Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Entrevista de Radio Netherlands a E.F.H....

18 Abril 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Pobre hombre, no se puede decir otra cosa, lo único que justificaría lo que hace y dice, es que los efectos de la tortura y la reclusión le hayan dejado estas secuelas irreversibles. Pero qué creer cuándo se dice que esto comenzó mucho antes...?

El audio de este artículo está plagado de mentiras con respecto a su desempeño en todo lo que tiene que ver con la anulación de la Ley de Caducidad y lo remata tirándole mierda a Jorge, cosa que viniendo de él es como una condecoración, lo grave sería que te defendiera poniéndote así de su lado.
Lo que está pasando en Uruguay es tan vergonzoso que no tiene asidero ni se puede justificar.  Han desatado una represión tremenda contra la gente del pueblo (paradójicamente los que en su mayoría los votaron) y se ríen en la cara de los y las compañeros con el tema de la Caducidad, exigen respeto, pero no respetan ni a los vivos ni a los muertos.

Están haciendo agua por todos lados y sin embargo hay quienes todavía los disculpan o apoyan. Realmente uno termina pensando que esto es lo que nos merecemos por tener la mala costumbre de dejar que otros piensen por nosotros. La fidelidad y el respeto a las y los compañeros se mal entiende y mal interpreta como si fuera un asunto de fe religiosa.
Hay quienes miran para otro lado porque quieren desesperadamente ser parte de este "malentendido triunfo", habría que ver donde está el limite de lo que cada uno tolera y permite, o con cuantos temas se puede hacer la "vista gorda" cuando empeñamos los valores e ideales por los que otrora se luchó y por los que tantas y tantos compañeros dejaron sus vidas.
 
Y los que duermen... cómo sacudir a los que duermen antes de que sea demasiado tarde?
 
Jorge está loco, es verdad, porque en vez de estar disfrutando de ese aparente poder, dice lo que piensa y se atreve a ir contra la corriente, yo elijo suscribirme a ese tipo de locuras.
 
 
Abrazo
 
Vero
Uruguay: ¿Se aprobó un esperpento para remendar un mamarracho?

Uruguay: ¿Se aprobó un esperpento para remendar un mamarracho?

Publicado el : 15 de Abril 2011

Radio Netherlands Worldwide

 

Los ciudadanos uruguayos enfrentan una disyuntiva muy difícil desde el fin de la dictadura. Ello también se refleja en las disputas dentro del gobernante Frente Amplio-Encuentro Progresista, con un senador que no acata la disciplina partidaria y otro que lo hace e inmediatamente después renuncia a su banca. Pero explicar lo sucedido en el Senado uruguayo este 13 de abril requiere historiar un poco.

El 27 de junio de 1973 el presidente en ejercicio, Juan María Bordaberry, disolvió las cámaras con el apoyo de las fuerzas armadas. Con el paso de los años los militares se deshacen de Bordaberry y en noviembre de 1980 convocan a la ciudadanía a un plebiscito para que se apruebe una constitución a su medida. El régimen contaba con todo un aparato propagandístico y el poder de la amenaza pero, increíblemente, los uruguayos dijeron que NO. Ese fue el comienzo del fin de la dictadura, que terminaría el 1 de marzo de 1985.


 

Para salir de la dictadura se firmó el Pacto del Club Naval. El Frente Amplio, que reunía a la mayoría de los partidos de izquierda, y el Partido Colorado, que colaboró con la dictadura, rubricaron el documento. El Partido Nacional no lo hizo porque su principal dirigente, Wilson Ferreira, estaba preso.

“Golpe de Estado Técnico”
Poco después de recuperada la democracia, las víctimas de torturas y encarcelamiento ilegítimo y los familiares de los detenidos desaparecidos y de los asesinados, iniciaron procesos judiciales. En diciembre del ‘86 los militares respondieron con un desacato, también denominado golpe de estado técnico, al no acudir a los juzgados. En las horas previas al receso estival y a contrarreloj (el descanso llamaba a los legisladores y se temía que el golpe dejase de ser ‘técnico’), se votó la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado.

La izquierda, los sindicatos y los organismos defensores de los derechos humanos juntaron las firmas necesarias para convocar a un referéndum celebrado el 16 de abril de 1989. Pero el temor a los militares y el llamamiento de los colorados y del Partido Nacional, hicieron que el pueblo ratificase la denominada ’Ley de Impunidad’.

En el 2005, por primera vez en la historia, la izquierda gana la presidencia y obtiene la mayoría en las dos cámaras. Sin embargo, el programa de gobierno no incluye la derogación de la ley que impide el procesamiento de sospechosos de violar los derechos humanos. Nuevamente se juntan firmas y se convoca a un referéndum para octubre del 2009. Nuevamente el pueblo decide dejar vigente la Ley de Impunidad.

Tratados Internacionales
Los tratados internacionales ratificados por Uruguay adquieren rango constitucional, por lo tanto, el Pacto de San José de Costa Rica de noviembre de 1969, debió ser aplicado. Por otra parte, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había llamado la atención al Estado Uruguayo sobre la Ley de Caducidad y Juan y Macarena Gelman llevaron su caso ante esa instancia (*). En marzo pasado, la Corte estipuló que la ley es un "obstáculo" y que "carece de efecto por su incompatibilidad con la Convención Americana y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, al impedir la investigación y eventual sanción de los responsables de graves violaciones de derechos humanos".

La CDIH condenó a Uruguay por no actuar debidamente en el caso Gelman. Es decir, que Uruguay violó el Pacto y su propia Constitución al no cumplir con normas que están por sobre la Ley de Caducidad. Por otra parte, la Suprema Corte declaró inconstitucional la ley en 20 casos.

Ética
Entonces aparecen los dilemas éticos, políticos y legales. Los ciudadanos decidieron mantener la Ley de Impunidad a pesar de su carácter injusto. Sin embargo, eso puede ser discutible, porque si en un país se plebiscita reimplantar la esclavitud y es aprobado, o se vota expulsar a una minoría, ese estado tendrá muchas dificultades en sus relaciones exteriores. En este caso Uruguay dejó de cumplir con compromisos internacionales y con su propia constitución. Esto es exagerado, pero los legisladores uruguayos debieron enmendar algo que nunca debió existir apelando a recursos rebuscados y argumentos abstractos y, lo más triste, desdiciendo al pueblo que los eligió.

 

El senador Eleuterio Fernández Huidobro, ex guerrillero y compañero del Presidente José Mujica, decidió renunciar a su escaño por coherencia política, pero acató la disciplina partidaria y votó la aprobación de una ley interpretativa que anula la controvertida norma. Se esté de acuerdo o no con la postura del senador, hay que reconocer su valentía aunque, como él dice en la entrevista, “no nació pegado a un escaño”. Lo importante de su actitud es que el Senado uruguayo cuenta con 30 escaños más el vice-presidente de la República, que preside el senado. Si Fernández Huidobro no hubiese votado como lo hizo, la ley interpretativa no se hubiese aprobado, ya que el resultado fue de 16 a favor y 15 en contra.

Fernández Huidobro dice en sus declaraciones que ahora lloverán reclamos de inconstitucionalidad de la ley interpretativa que deja sin efecto a la Ley de Caducidad. Por otra parte, los militares ya dieron muestras de incomodidad ante la previsible ola de denuncias por el hecho de “haber cambiado las reglas de juego”. Es extraño que individuos de un grupo armado primero presionen para que no se penalice el secuestro de adultos y niños, la tortura, la violación, la desaparición forzada y el atropello de todas las instituciones y luego recurran a las leyes. Es casi surrealista que se sientan traicionados porque los representantes del pueblo lo pongan a su misma altura: quien delinque será juzgado con todas las garantías. En dos oportunidades, el pueblo que les paga para que lo proteja no que los torture, decidió mantener la impunidad militar aprobada bajo amenaza, ahora los representantes desandan el camino legal, que resultó igual de tortuoso que la senda hacia la impunidad. Quizá  también se haya tomado el rumbo hacia el infinito y el Nunca Más tan reclamado sea el de los juicios a los responsables. Quizá es hora de aprender que la represión no lleva a crear buenas leyes de impunidad para después redactar otras no menos esperpénticas, aunque sean bien intencionadas.

Compartir este post

Comentar este post