Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

“URUGUAY ES EL GOBIERNO MÁS PRO YANQUI DE TODA SUDAMÉRICA”

14 Octubre 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Contacto telefónico con Miguel Ángel Guaglianone en ‘Mañanas de Radio’, miércoles 9 de octubre de 2013

“La visión general desde afuera es que Uruguay tiene un gobierno muy progresista; que Pepe Mujica es un hombre que hay que escuchar, que es parte de los gobiernos progresistas cuando un poco Uruguay ha ido a la cola. Y desde el punto de vista  internacional Uruguay es el gobierno más pro yanqui en la realidad de toda Sudamérica”, dijo el periodista uruguayo, radicado en Venezuela, Miguel Angel Guaglianone. Agregó que “la política uruguaya del Frente Amplio ha ido derivando hacia la derecha y es posible que a partir de las próximas elecciones derive más hacia la derecha, de la socialdemocracia pasándose a la derecha”. Transcribimos la entrevista que Usted puede escuchar/descargar aquí:
http://content.bitsontherun.com/players/XegtZWkp-hndKM9yc.html

 

María de los Ángeles Balparda: Establecemos ahora un contacto telefónico con un compatriota que vive en Venezuela, pero que tiene una mirada sobre América Latina que nos permite conversar con él sin dudas. Buenos días, Miguel Ángel Guaglianone Rodríguez, bienvenido a los micrófonos de Radio Centenario.

Miguel Ángel Guaglianone: Buenos días. ¿Cómo están?

 

MAB: Muy bien. Un gusto establecer este diálogo, porque –lo decíamos- tenés una mirada Latinoamericana desde Venezuela, que para nosotros sigue siendo uruguaya.

MAG: Si, no tengo más remedio de seguir siendo uruguayo (risas). Pero cuando uno emigra descubre que, en el fondo la Patria es el mundo. Hace 39 años que vivo en Venezuela, he hecho una vida aquí y me siento uruguayo-venezolano. 

 

MAB: Miguel trabaja en diseño gráfico, espacial, audiovisual, es analista social, político y cultural, es Comunicador Social, es crítico de Arte, escribe; pero además es Docente, te interrumpimos en clase en este momento.

MAG: Si, hicimos una interrupción, estoy dando Comunicación Social. En estos momentos estoy trabajando fundamentalmente en Comunicación Social, en lo que nosotros llamamos la prensa alternativa, la única respuesta a los medios corporativos transnacionales, para tener nuestras propias voces, Ustedes son parte de eso también.

 

MAB: Si, es cierto. ¿Cómo se trabaja desde Venezuela en esta temática?

MAG: Bueno, según mi experiencia, Venezuela es el país de Latinoamérica donde la comunicación alternativa está más desarrollada. Hay un impulso del Estado, dentro del proceso de la Revolución Bolivariana, que empezó a generar el presidente Chávez desde el propio principio de su mandato, un impulso por desarrollar la comunicación alternativa. Hay una gran conciencia a nivel de Estado y de gobierno, de la tiranía y la hegemonía de los medios de comunicación, y del proceso bolivariano, en estos casi 15 años, sus mayores enemigos han sido los medios de comunicación.
Ha sufrido un ataque sistemático de los medios de comunicación, tanto de los grandes medios venezolanos como de las cadenas transnacionales.

 

Diego Martínez: En general se percibe a los medios alternativos que son contra el gobierno, pero hay experiencias de medios alternativos contra el poder.

MAG: Bueno, precisamente, la idea que se desarrolló en Venezuela es esa. Los medios alternativos en Venezuela están fomentados por el gobierno, porque el gobierno venezolano evidentemente es un gobierno de cambio, no lo voy a definir como un proceso absolutamente revolucionario porque no entra en los parámetros clásicos de lo que es una revolución, pero es un gobierno que está proponiendo cambios, hay un proceso social que está proponiendo cambios. Y dentro de esos cambios está el nuevo rol de los medios de comunicación. El gobierno estimula, financia, ayuda a los medios de comunicación alternativa e inclusive el Ministerio de Comunicación tiene una División de Coordinación de Medios Alternativos, alternativos y comunitarios, son los dos tipos de nuevos medios. Y permite una cierta independencia, muchos de estos medios son muy críticos del gobierno, de acciones del gobierno; pero ha permitido un gran desarrollo.
Mi experiencia en lo que conozco de Latinoamérica, que conozco el Río de la Plata, Brasil y eso es que Venezuela está muy adelante en el desarrollo de la comunicación alternativa.

 

MAB: Venezuela ha vivido instancias dramáticas a partir de la enfermedad y la muerte de Hugo Chávez. ¿Cómo fue el después de Chávez?

MAG: Bueno, en eso estamos. El golpe ha sido durísimo.
La pérdida de Chávez, sobre todo porque todo este proceso bolivariano se estructuró alrededor de Chávez, con un liderazgo indiscutible, con una capacidad increíble para nuevas propuestas constantes y para nueva acción; por lo que la pérdida ha sido para el proceso bolivariano muy dura. Se está tratando de recuperarse, pero todavía no tenemos muy claro si vamos a lograr consolidar el proceso que se ha llamado “el chavismo sin Chávez”.

 

MAB: Y a (el presidente venezolano, Nicolás) Maduro le están dando palo permanentemente.

MAG: Por supuesto.

 

MAB: Ahora están con esto de los poderes especiales que pide Maduro.

MAG: Peo esos son todos mitos mediáticos, Venezuela tiene una tradición, que está en la Constitución, tiene una tradición de lo que llaman las leyes habilitantes y todos los gobiernes desde el año 1961 para acá, han permitido las leyes habilitantes. Esto lo que hace es darle al Poder Ejecutivo la posibilidad de dictar leyes de emergencia, que después tienen que ser avaladas por el Congreso, pero no surgen de la discusión del Congreso sino que son leyes para situaciones especiales.
Pero la derecha aprovecha y genera los mitos, sobre todo a nivel internacional porque la gente que no conoce la situación interna de Venezuela puede tragarse eso. Y no es otra cosa que el uso de los medios, fijate que el gobierno venezolano es “el régimen” para los medios de la derecha, al igual que es un “régimen” el gobierno de Bashar Al Assad, o como es un “régimen” con forma despectiva todo gobierno que sea contrario a los intereses imperiales.

 

MAB: Venezuela ocupa un lugar muy importante en América Latina, escenario de reuniones, intercambio. Tiene un rol muy importante en la región.

MAG: Bueno, de alguna manera Venezuela fue pionera.
Em el año 1998 comienzan en Venezuela los procesos de cambios, a la vanguardia de los procesos de cambio que se viven en América Latina. Yo no creo que el rol sea fundamental, pero si es claro que es la vanguardia. Es decir, ya se estaban gestando otros procesos en Bolivia, Ecuador y otros países, pero Venezuela fue pionera, y de alguna manera sigue siendo pionera en políticas de integración.

 

DM: Y la falta de Chávez se nota en América Latina.

MAG: Por supuesto. Se notó por ejemplo en Naciones Unidas; América Latina tiene voces, pero falta la voz de Chávez.
Chávez se atrevió a hablar del olor a azufre en Naciones Unidas, creo que su estilo tan personal ha mejorado mucho las relaciones a nivel de los gobiernos latinoamericanos, esa cosa tan venezolana de ir a los contenidos y no a las formas, de reírse de las cosas formales, de pasar por encima… Bueno, Chávez logró una cosa insólita, porque hoy los presidentes se tutean y se hablan por su nombre de pila como una cosa natural. Y eso lo comenzó a hacer Chávez, todo aquello de ‘señor presidente’, todo ese formalismo.
Es decir, es Chávez pero es una cosa muy venezolana, es parte de la idiosincrasia venezolana no tener en cuenta los formalismos, sino ir a los contenidos.

 

MAB: Maduro no fue a la reunión de Naciones Unidas.

MAG: No. Es que en parte los problemas hacen que Maduro no tenga capacidad de viaje que debería de tener de acuerdo al rol que Venezuela está jugando a nivel internacional. Los problemas internos son muy graves, el ataque de la derecha es muy fuerte, cuando hablan de sabotaje pasa que la oposición está incrustada en la estructura del Estado. Los más del 50, un  60% de los funcionarios públicos son de oposición y el sabotaje es absolutamente normal en todas las instituciones del Estado, estropear aparatos, en los últimos meses se ha logrado detener a alguna gente por ejemplo en la parte del servicio eléctrico, el sistema eléctrico es un desastre debido al sabotaje interno.
Los problemas del país son muy grandes y Maduro no tiene en este momento la capacidad de viaje que pudiera tener Chávez, y que de alguna forma está exigiendo el rol que Venezuela está representando a nivel internacional.

 

DM: E incluso había un atentado preparad contra él en Estados Unidos si iba a la Asamblea General de la ONU.

MAG: Aparentemente, una de las razones que nos da la ONU es que lo que estaba preparado no era un atentado sino golpes mediáticos. Figuritas conocidas como Roger Noriega, individuos que en este momento están manejando y públicamente, desde el gobierno de Obama que viene desde el gobierno de Bush, están manejando el ataque directo contra Venezuela. Dicen que hay que aprovechar el golpe que la muerte de Chávez significa para el proceso bolivariano, para intentar acabar con ese proceso que es una molestia en el patio trasero estadounidense desde hace quince años.

 

DM: ¿Cómo se visualiza América Latina desde Venezuela?

MAG: En Venezuela, como ha sido partícipe de todo el proceso integrador, hay mucha preocupación por todo lo que sucede en América Latina.
Hoy América Latina está sufriendo el contra ataque de las derechas, la Alianza del Pacífico, gobiernos que se han ido pasando progresivamente  hacia la derecha y bajo el mito progresista funcionan como gobiernos de derecha. Eso ha provocado vaivenes en un proceso integrador que había arrancado con mucha fuerza, que fue capaz de crear la Unasur y la Confederación de Naciones Latinoamericanas; pero que en los últimos tiempos está recibiendo el embate del contra ataque de las derechas locales y del centro imperial que está desesperado porque está perdiendo su patio trasero.

 

MAB: Exactamente, porque además países como Brasil han debido enfrentar duramente a Estados Unidos últimamente.

MAG: Claro, a partir de las denuncias de (Eduard) Snowden hay una gran indignación no sólo en Dilma Rouseff sino en Itamaratí.
Ustedes saben que Brasil es un país que además de los presidentes tiene un servicio diplomático que maneja la visión internacional de Brasil sin importar el gobierno que esté. Y esa gente está muy afectada por todo esto del espionaje, y de alguna manera por sentir como una traición norteamericana esto del espionaje.
Eso ha acelerado un cierto proceso de apoyo de brasil a la Integración, a la búsqueda de una Latinoamérica que camine por sus propios pies y que no sea dependiente de Estados Unidos.

MAB: De un Estados Unidos que en el mismo continente se enfrenta a realidades bien distintas, por un lado con posiciones de expulsar a los diplomáticos norteamericanos por el papel que  juegan al financiar a la contra; o situaciones como Uruguay, donde hay una embajadora muy metida en todas las actividades, gubernamentales, sindicales, etc.

MAG: Claro, y el gobierno no dice nada de la injerencia.

 

MAB: no sólo no dice nada sino que la invita.

MAG: Imagínate.
Bueno, eso es parte de las grandes contradicciones de este proceso que apunta a la integración, que apunta a la Patria Grande pero que está lleno de contradicciones.
Creo que el saldo sigue siendo positivo, están pasando cosas que en los viejos tiempos, en los ’60, no nos hubiéramos imaginado que aquellas cosas que y le escuché decir al Che en el año1962 en el Paraninfo de la Universidad hoy están en boca de los Presidentes.

 

MAB: De algunos Presidentes que son los que están al frente de este proceso en Latinoamérica.

MAG: Seguro, estoy hablando de Evo Morales, de Rafael Correa.
Pienso, siempre tratando de tener una visión lo más de sentido común posible, el hecho de que la Unasur aún manteniendo gobiernos como el colombiano o el chileno que son de derecha, tiene un significado. Yo alguna vez hice el análisis de que tanto al gobierno colombiano como al chileno les conviene estar integrados al resto de Sudamérica porque necesitan mercados para sus productos. Porque estos dos países exportan a Estados Unidos y a los países de Europa y esos países que están en crisis han bajado un 30% de su consumo. Entonces, aún por la razón pragmática capitalista, el gobierno colombiano como el chileno necesitan el inmenso mercado que representan 400 millones de consumidores en Sudamérica, y eso hace que sean parte de la Unasur.
Las cosas que sirven, sirven, vengan de donde vengan, ese es un poco mi criterio.
Claro que hay que tener cuidado y no emocionarse demasiado, pero América Latina es un foco de contradicciones.
Pero también hay que ver que es un proceso social y como todo proceso social, siempre es contradictorio, no hay procesos sociales puros, el asunto es el balance final. Y el balance final es que América Latina sigue en un proceso de integración y que aparentemente eso no muere.
También pasa una cosa, es mi visión personal, todo ese proceso de integración viene desde abajo. A diferencia de lo que sucedía en los años ’60    donde algunos nos sentíamos parte de vanguardias que íbamos a despertar a las masas; aquí los procesos se han dado de abajo, aquí han sido los excluidos, los indígenas, la gente de abajo, la que ha llevando a la elección usando el mismo modelo de democracia representativa “chucuta” –como se dice en Venezuela a lo que no sirve- y han ido eligiendo outsiders como en el caso de Chávez, de Evo Morales, de Rafael Correa, que ni siquiera tenían partido político, pero en la búsqueda de algo. Y ese proceso social que viene desde abajo es indetenible.
O sea, sigue la presión de abajo hacia arriba, sigue. Y bueno, yo confío en eso, es mi visión optimista del futuro.

 

MAB: Nosotros también.
A nosotros justo nos toca verlo desde este rincón de Latinoamérica, donde había tanta expectativa y pasó lo que pasó. ¿Cómo se ve eso desde afuera?

MAG: Bueno, la visión general desde afuera es que Uruguay tiene un gobierno muy progresista; que Pepe Mujica es un hombre que hay que escuchar, que es parte de los gobiernos progresistas, cuando un poco Uruguay ha ido a la cola.
Y desde el punto de vista  internacional Uruguay es el gobierno más pro yanqui en la realidad de toda Sudamérica, y no ha sido solamente Pepe Mujica, estamos hablando de…
Y me voy a tomar la libertad de hablar de una cosa que no me gusta hablar que es de la política uruguaya porque está esa cosa que parece que los de afuera somos de palo, cosa que no es cierta porque nos duele y somos parte de eso aunque no estemos viviendo en el mismo suelo.
Pero la política uruguaya del Frente Amplio ha ido derivando hacia la derecha y es posible que a partir de las próximas elecciones derive más hacia la derecha, de la socialdemocracia pasándose a la derecha. Esa es la realidad. Lo que pasa que Uruguay, que es un país pequeño, ha sido arrastrado por esta cosa integracionista y americanista que –ya te digo- en el fondo les conviene a todos.
Creo que mucha gente ha despertado, incluso gente que no sea de plena izquierda, pero está claro que o nos unimos o estamos fritos, eso lo decía Bolívar a principios del siglo XIX y lo decía Artigas también. No es casualidad la búsqueda de la federación, la búsqueda de la Patria grande no era un anhelo despojado de realidades, era la concepción clara que la única manera de evitar la intervención de potencias extranjeras es que América Latina sea un todo coherente.

 

DM: Te queremos agradecer mucho este primer contacto, que seguramente se repetirá, porque nos interesa tener distintas voces sobre lo que esta ocurriendo en el proceso latinoamericano y particularmente el venezolano. Así que pronto nos contactaremos de nuevo para saber más de todo esto.

MAG: Como no, fue un placer y estoy a disposición de Ustedes. Gracias.

Compartir este post

Comentar este post