Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

Uruguay - ¿estos ridiculos son los que van a ganar ?

16 Noviembre 2009 Etiquetado en #Politica

MENSAJE DE LA 36

 

¡ESTA GENTE VA A GANAR!
MARENALES DE PELUCA RUBIA, HUIDOBRO AFIRMA QUE SENDIC ORDENÓ ABANDONAR LAS ARMAS Y MUJICA QUIERE EDUCAR  A LOS NIÑOS TRABAJANDO A PARTIR DE LOS 10 AÑOS
Mujica entiende que el “problema” de la ley de Caducidad está “laudado” tras el resultado adverso para la papeleta rosada del 25 de octubre.

  

El comando electoral del Frente Amplio rechazó la nueva oferta del Partido Nacional de concretar el debate entre las dos fórmulas presidenciales que disputarán el balotaje el domingo 29.
Desde la coalición de izquierda plantean que no hay ambiente para aceptar el debate, ya que consideran que no son responsables de la crispación de la campaña. Además, las encuestas les favorecen.
La oferta se la hizo el candidato a vicepresidente Jorge Larrañaga directamente a José Mujica, mientras el titular de la fórmula del Frente Amplio viajaba a Rocha.

Larrañaga le planteó tres temas: mejorar el clima de la campaña electoral, establecer un canal para negociar acuerdos luego del balotaje, y concretar el debate entre fórmulas, tal como lo había planteado el Frente Amplio cuando rechazó un cara a cara entre Mujica y el candidato blanco Luis Alberto Lacalle.
Mujica le respondió que la decisión debía tomarla el comando electoral y prometió una respuesta para este viernes.
La posibilidad de que puedan producirse hechos de violencia en los días que restan de campaña, fue analizada con preocupación por el comando electoral del Frente Amplio.

En particular, alertaron sobre una marcha radical programada para el viernes 20. Fuentes del Frente Amplio dijeron que el temor viene tanto por el accionar de “ultras” de izquierda como de derecha.
José Mujica anunció que si alcanza la Presidencia no va a derogar la ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado y que la aplicará, como lo hizo en su gobierno Tabaré Vázquez cada vez que se presente una investigación “más o menos racional”.
“La voy a usar a muerte”, advirtió ayer jueves el presidenciable frentista en una entrevista en el programa “Quién es quién”, de Diamante FM y Televisión Nacional.

“La ley es cuestionable por un montón de cosas, pero más cuestionable es la falta de voluntad para aplicarla”, dijo.
Mujica entiende que el “problema” de la ley de Caducidad está “laudado” tras el resultado adverso para la papeleta rosada del 25 de octubre.
“Este es un problema que ahora está laudado, sí me comprometo a que cuanta investigación más o menos racional se presente al Poder Ejecutivo vamos a habilitar a que la justicia proceda”, dijo.
Agregó que la norma “no tiene agotadas todas sus posibilidades” y que “mucha cosa se puede investigar si el Poder Ejecutivo tiene voluntad”.
Con respecto al mensaje que le dejó el resultado final, señaló que “la ciudadanía está partida en dos” y que la campaña electoral “opacó la discusión sobre la ley”.

En otra parte de la entrevista, Mujica aseguró que propondrá derogar la norma que impide que los niños puedan trabajar. Se mostró partidario de flexibilizar las normas vigentes para que, con algunas condiciones, se habilite que un niño de 10 años trabaje con sus padres.
“Creo que los hijos pueden trabajar con los padres desde los 10, 12 años dentro de cierta lógica. Un gurí puede hacer mandados al almacén y un montón de cosas”, señaló.
Aseguró que la normativa no se puede aplicar como “una tabla matemática” y que las normas humanas tienen que ser “interpretadas”.
No obstante, anunció que pretende realizar un cambio de la normativa legal con respecto al trabajo de los menores a pesar de saber que va a recibir críticas. “Creo que nosotros nos pasamos de valores del mundo desarrollado. Me van a acusar de todo, pero prefiero que me acusen a quedar pasivo. A los niños hay que protegerlos, la manera que hay de hacerlo es educar. Que aprendan a tener responsabilidad, tener la garantía de que tiene sus pesitos, que se los gana él, que los gasta con su discernimiento, eso es más digno a que tenga que salir a mangar por ahí”.

Mujica admitió que Luis Alberto Lacalle tenía razón cuando dijo que con las normas sobre trabajo infantil que fijó el gobierno se impide que un menor de 15 años pueda montar a caballo, un acto habitual en la vida del campo.
“Nos hemos pasado de la raya, si es así estoy de acuerdo con Lacalle. ¿Cómo no va a poder andar a caballo un gurí de campo? Además, andar a caballo es el sueño de todos los gurises. ¿Que tiene ciertos riesgos? Sí, los tiene, pero vivir es un riesgo”, señaló Mujica.
Aseguró que en este asunto ha presenciado “la exageración de la mentalidad urbana” y que ha visto maestros urbanos quejarse porque los niños de las escuelas rurales van a estudiar a caballo. Agregó que se opone a la “explotación gravosa” de los menores.
El titular Clanider S.A. aseguró que fue presionado por la dirección del hospital Maciel para firmar el convenio de devolución de horas sobrefacturadas. Se le advirtió que si no suscribía el acuerdo, no cobraría ni siquiera las horas trabajadas, dijo.

La Justicia continuó ayer con las audiencias en el marco de la investigación por las irregularidades en el Hospital Maciel en relación al pago de horas de servicio de limpieza a Clanider S.A., que en abril firmó un convenio para devolver $ 4.169.290 que le abonó el centro asistencial, pero que sin embargo debían correr por cuenta de la empresa, por ser tareas vinculadas al programa socioeducativo para sus empleados.
Durante toda la tarde, la jueza especializada en crimen organizado Graciela Gatti y la fiscal Mónica Ferrero, tomaron declaración al director de Clanider S.A., Gabriel Leindekar, y a la coordinadora de la empresa, Alejandra De Mello, esposa del senador frenteamplista Eleuterio Fernández Huidobro.
En su declaración, Leindekar, que es director de la sociedad anónima y a su vez el único accionista,  reveló nuevas irregularidades en el manejo administrativo y contable en el Hospital Maciel.

En tal sentido, el titular de la empresa dijo ante la jueza Gatti y la fiscal Ferrero que antes de firmar el convenio, el director del centro asistencial, Daniel Parada, y el contador del nosocomio, Álvaro Núñez, le advirtieron que si no suscribía el acuerdo no se le pagarían ni siquiera las horas de limpieza que efectivamente la empresa realizó en el centro asistencial. 
Leindekar dijo que en su momento un abogado le recomendó que no firmara el acuerdo, en virtud de las “presiones indebidas” desde el centro asistencial. Sin embargo, aceptó la propuesta en virtud de que se trataba de la única vía para permitir que la empresa siguiera desarrollando su tarea, en la que emplea a 150 personas de sectores carenciados.

Al declarar en la auditoría del Tribunal de Cuentas de la República, Parada dijo que el convenio con Clanider S.A. fue analizado por el subdirector Óscar Gianneo y por la administradora Lucía Zagía, quien fue sumariada y separada de su cargo en agosto a raíz de estos hechos.
Núñez, por su parte, ingresó como contador del Hospital Maciel en agosto de 2008, y luego de revisar toda la documentación sobre los pagos a la empresa de limpieza, alertó a Parada que se estaban pagando horas que no correspondían, lo que motivó la firma del convenio con la empresa.
En un comunicado emitido por Clanider S.A el 6 de agosto pasado, se denunció públicamente que Núñez es el responsable “de haber generado la grosera e injusta imputación” respecto a la sobrefacturación de horas de trabajo.

El jueves, la jueza Gatti y la fiscal Ferrero también tomaron declaración a De Mello, esposa de Fernández Huidobro, quien explicó que es empleada de Clanider SA y presta tareas como supervisora de la empresa en todo lo relacionado con los aspectos operativos de la tarea de limpieza.
La esposa del senador Fernández Huidobro indicó que el vínculo con la empresa surgió en 2007, mediante una persona conocida en común que tiene con Leindekar.
De Mello afirmó que su función se limita a tareas operativas de la firma, por lo que no tuvo acceso a aspectos contables ni administrativos. Sin embargo, deslindó toda responsabilidad en relación al control de asistencia de los empleados, tarea para la cual, según dijo, se había designado a otra persona de la empresa.

Por otra parte, al ser consultada respecto a si conocía a la administradora Zagía, De Mello admitió que tenía contacto con la funcionaria, aunque dijo que no por aspectos puntuales sino por asuntos generales de la operativa de la empresa. Según el TCR, Zagía era la funcionaria que debía controlar el cumplimiento de las horas facturadas por Clanider S.A. al Hospital Maciel, aunque ella misma admitió que no lo hacía.
De Mello también rechazó la denuncia del diputado nacionalista Jorge Gandini, quien aportó elementos a la jueza Gatti en relación a que empleados de la empresa cumplieran tareas fuera del Hospital Maciel en horarios en los que debían trabajar en el centro asistencial.
De todos modos, dijo que en algunas ocasiones, cuando surgía la posibilidad de que los empleados cumplieran tareas extra por fuera del nosocomio en otro horario, eso se llevaba a cabo.
Por otro lado, De Mello también fue consultada sobre la agresión que denunció una empleada de la empresa que aseguró ante la Policía y ante la Justicia que la esposa de Fernández Huidobro la intimidó acusándola de ser quien le brindó información sobre las irregularidades a Gandini.

De Mello negó la acusación y sostuvo que se trata de una mujer que “tiene problemas con todo el mundo” y es “muy conflictiva”. No obstante, en su denuncia presentada ante la Seccional 1°, la mujer señaló que tiene el registro de las amenazas telefónicas en su celular.
La jueza Gatti y la fiscal Ferrero tiene previsto interrogar hoy al director del Hospital Maciel, Daniel Parada, al ex subdirector, Óscar Gianneo, y a la administradora Zagía, todos en calidad indagados.
Sin embargo, a pedido del abogado de Zagía, Pablo Donnángelo, la jueza resolvió ayer suspender ese interrogatorio para poder estudiar el caso en profundidad, por lo que si las defensas de Parada y Gianneo solicitan lo mismo esta tarde, las audiencias se pospondrán hasta la próxima semana.
Los asesores contables del Hospital Maciel constatan que la empresa Clanider S.A., que cumple el servicio de limpieza en el hospital, sobrefacturó más de $ 3 millones. El director del centro asistencial, Daniel Parada, firmó un convenio con la empresa, en la que figura como gerenta la esposa del senador frenteamplista Eleuterio Fernández Huidobro, por el cual se estableció el pago de lo sobrefacturado con horas de trabajo. La irregularidad fue denunciada por el semanario Búsqueda el 30 de julio.

El directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) activó de inmediato una investigación administrativa para determinar responsabilidades. La investigación abarca todas las compras y contratos con empresas tercerizadas del Hospital Maciel.
Una de las primeras medidas del Directorio de ASSE, conforme con el avance de la investigación, fue sumariar y separar del cargo a la administradora del Maciel, Lucía Zagía. Luego, una auditoría independiente, realizada por el Tribunal de Cuentas de la República, comprometió aún más la situación de Zagía al revelar que la funcionaria ordenó la destrucción de documentos públicos del hospital. También fue separado del cargo el subdirector del Maciel, Óscar Gianneo, y derivado a otra dependencia de Salud Pública.

El caso Maciel también tuvo su derivación política. El legislador nacionalista Jorge Gandini llamó al Parlamento a la ministra María Julia Muñoz, para que dé las explicaciones del caso. La interpelación terminó con una moción de apoyo del Frente Amplio a Muñoz. Gandini dijo que no hubo explicaciones y que le “tomaron el pelo”.
La auditoría del TCR ratificó las irregularidades denunciadas. Informó que entre el 1° de mayo de 2008 y el 31 de mayo de 2009, Clanider facturó 37.540 horas de trabajo por $ 4.169.290 y habló de un “inadecuado ambiente de control”.

Alejandra De Mello: “Sólo soy la supervisora”.
La esposa de Fernández Huidobro se excusó de hacer declaraciones al salir del juzgado. Se limitó a explicar que es la gerenta de Clanider, pero aclaró que cumple “la tarea de una supervisora”.
El director de Clanider declaró que firmó “bajo presión” el contrato de devolución de horas sobrefacturadas. Además, dijo que iniciará juicio al Maciel por daños económicos.
La Justicia suspendió el jueves la citación de Zagía prevista para esta tarde. El abogado de Zagía, Pablo Donnángelo, alegó que necesita analizar el expediente antes del interrogatorio.
La relación entre la empresa de limpieza Clanider S.A. y el Hospital Maciel surgió de forma “casual”, según relató el senador frenteamplista Eleuterio Fernández Huidobro. El legislador contó que el director del Maciel, Daniel Parada, fue a asistirlo a su casa cuando estaba enfermo y ahí fue cuando le “propuso a mi esposa”, Alejandra de Mello hacerse cargo de la operativa de limpieza del hospital, que en ese momento se encontraba vacante.

Durante la audiencia ante la jueza especializada en crimen organizado Graciela Gatti, el director de Clanider S.A., Gabriel Leindekar, declaró que “el mecanismo actual” de facturación de horas trabajadas por los funcionarios de limpieza “está fundiendo a la empresa”.
Ante la Justicia explicó que eso se debe a que antes el Hospital Maciel le pagaba las horas de limpieza y las hora del programa socioeducativo que la empresa lleva adelante con los funcionarios. Con el nuevo criterio aplicado por el contador del Maciel, Álvaro Núñez, ya no le pagan las horas del programa socioeducativo y además le reclama el pago de $ 4 millones sobrefacturados.

Laindekar señaló, además, que actualmente está teniendo “serias dificultades” para cobrar las facturas en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), donde se le paga en dos o tres veces, denunció.
Por otra parte, el director de Clanider planteó en la audiencia judicial que en el futuro va a tomar acciones legales por los “daños y perjuicios” causados por el Maciel.
El Maciel se interesó en los servicios de Clanider a mediados de 2006, luego que la cooperativa El Abrojo anunciara que no podía seguir más a cargo de la limpieza del hospital.
La intención del director del Maciel, Daniel Parada, era contemplar en el servicio de limpieza el desarrollo de una “obra social” con la capacitación y alfabetización de sus funcionarios.
Según expresó Parada en su momento, siempre hubo “total conformidad” con el proyecto socioeducativo que la empresa lleva adelante.

El esposo de la señora De Mello que siendo gerenta de la empresa Clarider S.A actuaba como supervisora, el senador Eleuterio Fernández Huidobro, tuvo un choque de opiniones con el militar Arquímedes Cabrera.  

Eleuterio Fernández Huidobro, tupamaro, y Arquímedes Cabrera, coronel retirado, se conocen desde 1972, cuando el primero estaba preso y el otro lo cuidaba. Ambos reeditan hoy, 37 años después, esta vez en el terreno político.



Fernández Huidobro dijo que Cabrera lidera una agrupación “nazi”, en referencia a la Unión de Ciudadanos Nacionalistas, sector que adhiere a la candidatura de Luis Alberto Lacalle. Tal calificación despertó la inmediata reacción del militar retirado que ahora evalúa llevar el caso ante la Justicia al sentirse injuriado.

Lo cierto es que Fernández Huidobro y Cabrera tienen un pasado en común. “Nos conocemos muy bien”, dijo a Ultimas Noticias el militar que ingresó al Ejército en 1972 y como alférez, con 21 años, fue encargado durante unos meses de “cuidar” los celdarios en una unidad militar donde se encontraban Huidobro, José Mujica y Mauricio Rosencof. Dijo que recuerda haberle llevado cigarrillos negros al tupamaro y haber tenido con él y los otros reclusos “charlas muy amenas”, pero el ex guerrillero dijo no tener recuerdos de aquellos episodios. “No me acuerdo pero puede ser cierto. Yo estuve mucho tiempo en los cuarteles. ¡Si habrán pasado oficiales!”, comentó. El cruce protagonizado ahora, en medio de una campaña política de cara al balotaje, revela la existencia de cuentas sin saldar.

“El senador sufre de un problema de identidad, creo que tiene un problema de frustración ideológica tremenda. En abril de 2006 me invitaron a darles charlas sobre temas militares en el Cadesyc, un centro académico del MPP. Allí Huidobro me elogió muchísimo y dijo que el país se había perdido un gran general porque yo había pasado a retiro. No entiendo entonces si en realidad quería un militar nazi”, dijo Cabrera.

En aquella instancia, Cabrera disertó sobre las Misiones de Paz mientras en el Parlamento se discutía la prolongación de la misión de las Fuerzas Armadas en Haití. “Ahora me trata de nazi, no sé si pasé a serlo porque estoy trabajando para el Partido Nacional, porque está claro que aquí el objetivo es el Partido Nacional”, sostuvo.

El senador justificó sus comentarios realizados en el programa “Código País” de Canal 12 en la necesidad de marcar que también hay agrupaciones de extrema derecha dentro del Partido Nacional y la encabezada por Cabrera es una de ellas. “Los partidos tradicionales andan tuertos y cuando hablan de posibles organizaciones subversivas y extremistas solo miran para la izquierda, miren que hay de derecha también”, sostuvo Fernández Huidobro e instó a leer en internet los escritos donde, según dijo, se justifica el pensamiento extremistas. “No pienso que alguien se pueda ofender porque yo haya dicho eso”, afirmó.

El senador, de todas formas, volvió a tener términos elogiosos hacia Cabrera en su ejercicio militar. “Tuvo un brillante desempeño en delicadas misiones de paz, atravesó situaciones muy peligrosas y salió de esos compromisos con éxito. Hay que reconocerlo y ya está”, dijo.

Otro dirigente tupamaro, Julio Marenales, se transformó el jueves en la “rubia” vinculada al contador Saúl Feldman y respondió al llamado a una “rendición incondicional de las redes frenteamplistas”.
Sobre las 19 horas, “camuflado” bajo una peluca rubia y acompañado por un representante del colectivo Ovejas Negras, se acercó al monumento en Plaza Cagancha para depositar su “arma”: una fotocopia de su credencial. Entre aplausos, tomó una bomba de dulce de leche y amenazó con hacerla “explotar”.

“Tengo cuero de rinoceronte. No me inmuto por lo que han dicho porque quieren dramatizar. Como saben que pierden por un campo, no les queda otra. Es muy estúpido pensar que podemos tomar una medida para enrarecer el ambiente cuando nos sabemos ganadores”, afirmó. Insistió varias veces en que esperará hasta el balotaje para resolver nuevas acciones y aseguró que se toma la situación “con humor” aunque espera que “no se produzcan hechos más graves”.

Mientras Marenales hablaba con la prensa, bajo el monumento central los frenteamplistas dejaron sus armas. Fideos fusiles, armas de juguete, máquinas de afeitar, libros de Groucho Marx, lapiceras, maracas, matamoscas y tenedores quedaron en un rincón encabezado por el Pabellón Nacional y la bandera de Otorgués, que compartían el fondo con una honda de cartón y una caricatura del ex presidente Jorge Batlle con el encabezado: “Peligro. Loco suelto”.

Entre las “armas” había un dibujo de Miguelito, personaje de Mafalda; un rollo de papel higiénico con la leyenda: “Prueba 71. Berretín de Feldman”; soldados de plástico con un cartel que decía: “Te juro que es todo lo que tengo” y un dibujo del candidato del Frente Amplio con la frase: “No me peguen. Soy Mujica, ¿ta? De gobierno honrau y país pipí cucú”.

Los cañones y bombas de confitería llegaron en grandes cantidades y fueron repartidos entre la gente después de la lectura de la “proclama” por parte de Daniel Gorriti y Gabriela Iribarren. El intendente Ricardo Ehrlich y el diputado Enrique Pintado hicieron su aporte a las “bombas” y compartieron la celebración.

Luego de proponer que se entregue a Batlle, Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti el título de “mosqueteros orientales”, los convocantes propusieron sugerir al candidato blanco que si resulta electo designe a Gustavo Penadés como director nacional de Relaciones Públicas y a Gustavo Borsari como director general de los Servicios de Inteligencia. Para cerrar, “entregaron” al periodista Daniel Feldman, que se presentó “armado” con una banana y celebraron las ocurrencias de Darwin Desbocatti.

El Frente Amplio no debate, ni en el Parlamento, ni por la prensa, ni en la televisión, ni en los Comités de Base, ni en la Mesa Política. Aquello que dice Fidel Castro, de “batalla de ideas”, ya no camina, el “progresismo” es ganador y no discute ni con la derecha ni con la izquierda.
Huidobro no debate pero se dedica a agredir, dice que se comió trece años por no hablar, pero fue el principal negociador con las Fuerzas Armadas, ¿Cómo hizo entonces para poder salir a la calle y volver a regresar a los cuarteles?.
Ahora su mujer anda enredada en cuestiones de dinero, es gerenta pero trabaja como supervisora.
Hablaba con Arquímedes Cabrera en  los calabozos de los cuarteles, pero no lo recuerda por que eran tantos los oficiales con los que dialogaba que vaya a saber con cuantos lo hizo.
Arquímedes les daba clase sobre misiones de paz a los tupas modernos en el Centro de Estudios que tiene el MLN (Cadesyc), y el hablaba maravillas del militar pero no lo conoce.

En una entrevista en Código País, Huidobro afirmó que fue Sendic a través de su abogado Batalla, el que ordenó al MLN pasarse a la legalidad y abandonar la lucha armada desde el Penal de Libertad, y según Huidobro hubo tupamaros que se negaban a acatar y les dio mucho trabajo a la Dirección histórica del MLN y llevó su tiempo convencer a algunos sectores de la organización.

Mujica está dispuesto a cumplir fielmente con el resultado del plebiscito. Y de acuerdo con Lacalle, en que los niños trabajen desde los 10 años como forma de enseñarles a que se ganen el sustento y manejen sus propios pesitos. 

El jueves por la tarde tras una citación por Internet, un grupo de militantes del Frente Amplio, tomaba para la “chacota” las acusaciones de al MLN hechas por Jorge Batlle, y de otros intentos provenientes de sectores blancos por generar sospechas de posibles vínculos entre Feldman, las armas encontradas y los tupamaros.
Hasta la Plaza Libertad llegó el dirigente histórico del MLN, Julio Marenales disfrazado con una peluca rubia, haciendo el triste papel de ridículo, con amagues de hacer explotar una bomba de crema y chocolate.

¿HABRÁ SIDO SIEMPRE ASÍ ESTA GENTE?
¿SERÁ QUE ANTES NO NOS DÁBAMOS CUENTA NOSOTROS?
¿SERÍAMOS, QUIZÁS, COMO LA MAYORÍA DE ESE MILLÓN DE URUGUAYOS QUE LOS VOTA AHORA?  

CUANTO MÁS ALTO HAN SUBIDO EN LA PIRÁMIDE DEL PODER, MÁS BAJO ESTÁN CAYENDO POLÍTICA Y MORALMENTE.
YA NO HAY NADIE QUE SE SALVE DE ESTA LAMENTABLE Y TRISTE HISTORIA.

POR ESO CADA DÍA CONFIAMOS MÁS EN LA ASAMBLEA POPULAR.
Y LES DECIMOS A TODOS LOS COMPAÑEROS QUE LA COMPONEN, LA INTEGRAN Y LA DEFIENDEN:

HAY QUE TENER MÁS PACIENCIA.
DEBEMOS SER MÁS TOLERANTES CON LOS DIFERENTES.
PARA TENER MÁS FUERZA Y ENFRENTAR A LOS ANTAGÓNICOS.

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post