Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: "Filtro y decantación"

24 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

0.jpgEl miércoles 24 de agosto de 1994, por la tarde, cientos de manifestantes se congregaron en las inmediaciones del Hospital Filtro para protestar por la inminente extradición a España de tres presuntos miembros del grupo armado vasco ETA. Para miles de uruguayos que anduvieron errando por el mundo, apelando al asilo político y la solidaridad internacional, aquellas circunstancias eran demasiado injustas como para mirarlas desde afuera.

Para los tupamaros, aparte de una situación inaceptable, se trataba de un compromiso con quienes desde 1985 los habían apoyado económicamente en varios momentos difíciles. Para Zabalza, era la oportunidad de poner a prueba la fuerza militante que desde años atrás venían acumulando, de bautizarla con fuego en una instancia confrontativa. A las cinco de la mañana la tensión empezó a incrementarse y los cordones policiales avanzaron para desplazar a los acampantes. Mientras éstos formaban otro cordón negándose a retroceder, en una camioneta Kombi estaba reunido el Ejecutivo del MLN, evaluando qué hacer y cómo hacerlo.

El MLN contaba con un ómnibus repleto de cócteles molotov y cinco mil miguelitos, además de una horda de jóvenes radicales deseosos de entrar en acción. Cuando desde la camioneta vieron la avanzada de la policía, que a golpes empezó a correr las vallas hacia Bulevar Artigas hiriendo a dos personas y deteniendo a otras dos, Mujica y Fernández Huidobro se fueron hasta la radio Panamericana a denunciar los hechos. Zabalza –con el handy de la radio en la mano- se sumó al grupo que, a pedradas, resistía los embates de la policía, transmitiendo en vivo desde el lugar de los hechos. Desde la radio la “manija” era grande, la enardecida verborragia de Eleuterio Fernández y José López Mercao determinó que la afluencia a la protesta fuera masiva: la gente empezó a llegar por centenares; había mujeres, ancianos, niños, pero también militantes armados, convocados todos a resistir la orden judicial. El fiscal de gobierno, Juan José Pumarega inició una acción penal contra el MLN a raíz de aquellos excesos verbales dirigidos hacia él.

Para mediodía la violencia estaba en el aire, a punto de reventar. Previendo que la agresión de la policía se podía desatar de un momento a otro, Zabalza, junto a Héctor Suárez Moyano y Hugo Ramírez se fueron hasta la radio para tranquilizar a los desbocados. Viendo que era imposible volvieron al Filtro, donde colectivamente llamaron a la calma, retiraron el ómnibus e incluso desarmaron militantes que pretendían responder a la violencia policial que se desató con furia sobre las cinco de la tarde.

La Republicana cargó por la espalda de quienes se estaban manifestando pacíficamente –en su mayoría gente mayor y familias con niños- que se vieron acorralados de frente por policías de a pie. Por allí andaba Marenales, puteando a los que tiraban piedras entre la gente, gritándoles que se fueran a la primera línea. Ya era tarde, entre la densa humareda de los gases lacrimógenos la caballería atacaba a sablazo limpio, atropellando todo lo que estaba a su paso. La gente –desesperada- buscaba refugiarse en las casas de la zona. Al rato empezaron los disparos.

Parapetado tras una columna, Jorge vio a Rúben Sassano –su viejo compañero de aventuras en Cuba- tirado en el piso luego de que un caballo lo pasara por arriba. Y vio a Esteban Massa, un enfermero que en medio de la balacera intentó socorrer a Sassano, a quien cubrió con su propio cuerpo recibiendo cuatro impactos de bala en la espalda. En medio de la batahola, algunos todavía respondían con cascotes con hondas, mientras la policía disparaba desde los autos en marcha, sin mirar a quién. Jorge detuvo a una muchacha adolescente que al grito de: “¡No tengan miedo, las balas son de fogueo!” se tiraba encima de los patrulleros. Las balas picaban en la vereda, en los muros de las casas, en las columnas del alumbrado público, era la guerra.

A las diez y media de la noche, por fin, se llevaron a los vascos. Esa medianoche, las declaraciones del ministro del Interior, Ángel María Gianola –que argumentaba que todo se hizo respetando el “estado de derecho”- concluían con un saldo terrorífico: dos manifestantes muertos, Fernando Morroni, alcanzado por la espalda por un disparo de proyectil de 6 milímetros, disparado desde diez metros de distancia, y Roberto Facal, cuyo cuerpo fue encontrado ese día en las inmediaciones, 44 miembros de la policía y 31 civiles heridos, quince de ellos por balas “ajustadas al estado de derecho”.

En los días posteriores la radio Panamericana fue acusada por el gobierno de incitación a la violencia, posición compartida por el general Líber Seregni y Tabaré Vázquez, quién manifestó que dentro de la coalición había elementos y grupos que trabajaban “en contra del Frente Amplio y de su candidato presidencial”. A pocos meses de las elecciones nacionales, para Vázquez los votos importaban más que los muertos y los heridos...


Extracto del capítulo "Filtro y decantación" de Cero a la Izquierda;una biografía de Jorge Zabalza.

Federico Leicht

Compartir este post

Comentar este post

miguelito 08/24/2010 18:14



aguate zabalza!! el unico con huevos ahy y la muchachada claro! la imagen que me quedo grabada fe la caravana policial que le dieron de bomba juaaa no encontre imagenes en ningun lado.zabalza
presidenteeee!!!



gora euskal herria!!! 08/24/2010 18:07



morroni y facal vivenn!!!! arriba los que luchan! que raro seregni y tavarito no defendiendo a su gente y criticando.bue que se puede sperar de 2 massones.EL FILTRO SIEMPRE PRESENTE SIEMPRE ME
ACUERDO DE ESE DIA ESTAVA PRENDIDO A LA RADIO!