Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Forjando la Memoria: NORMA CEDRÉS

1 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Norma Cedrés de Ibarburu tenía 47 años de edad, viuda, un hijo, militaba en el Partido Comunista. Es detenida el 22 de octubre de 1975 en el operativo a gran escala contra el PC y también contra el PVP. Muere en el Hospital Militar el 16 de enero de 1978.

Norma llegó al penal con otras compañeras del Partido Comunista, era el año 1976. Re inquieta, movediza, muy alegre, tendría unos 40 años. Hablaba mucho de su hijo, contaba anécdotas, le preparaba cosas para la visita, él era muy importante en su vida. Participaba de la vida del sector como una más, leíamos en grupo, estudiábamos, hacíamos manualidades.
De repente, no sé por qué, hizo su primer intento de suicidio. Al principio no sabíamos qué hacer, decidimos que el sector en bloque la protegiera, incluso en la noche nos turnábamos para cuidarla. Lo hablamos entre nosotras sin que nadie del otro lado de la reja se enterara, la escuchábamos, cuidábamos que comiera, que durmiera, la acompañábamos al baño, durante un tiempo logramos que no se enteraran los milicos, sabíamos que si se daban cuenta iban a tratar de reventarla. Mientras estuvo en el C lo logramos. Pero claro, hay maneras de caminar, posturas, hay gestos… ellos nos observaban desde el S 2 todo el tiempo, siempre. Capaz que por eso la trasladaron a la barraca.
Gloria Labanca, era médica y estaba en el sector, denunció que Norma nunca recibió un tratamiento adecuado para su desequilibrio. Le daban medicamentos, es cierto, pero eso lo contrarrestaban con calabozos de castigo donde la hostigaban y los oficiales entraban de noche a interrogarla.
Se oían los gritos noche tras noche, la escuchábamos despiertas, desconsoladas. Norma en el calabozo y nosotras en los sectores E y D escuchábamos y sólo podíamos sufrir con ella.
Eran los peores años, vivíamos condiciones horribles de cana. Era la època en que desaparecieron más compañeros, acá y en Argentina, eran todas cosas que incidían desfavorablemente, nuestro único recurso era estar al lado, tratar de salvarla.
Un día la sacan del calabozo y la traen a barraca, ahí la cuidábamos igual que las compañeras del sector, ya estábamos en 1977. La barraca tenía un sistema diferente a los sectores, si bien las compañeras se movían con más libertad, entraban y salían al patio cuando querían, también estaban más expuestas porque la guardia no abría la reja como en el celdario – ruido que nos alertaba a todas - para hacer su recorrida, están todo el tiempo ahí.
Ese día estábamos despidiendo a una compañera cuando de pronto oímos el grito de una milica: “¡No pueden entrar al baño!”. Inmediatamente pensamos lo peor y corrimos sin obedecer la orden. Entramos una, dos, luego una tercera compañera… “La puerta del baño estaba cerrada por dentro, colgada de la cadena de la banderola estaba Norma. Había que tratar de que la cuerda no apretara. Entramos al baño contiguo, una compañera trepó al water, pasó por el murito hacia el otro lado y abrió la puerta. La sujetamos para que la cuerda no la ahorcara y una compañera trató de desatarla. Norma quedó tendida en el suelo, luego la llevaron al Hospital Militar… dicen que agonizó varios días en estado vegetativo. Entonces - cuenta una compañera que estaba internada en el hospital - ocurrió lo más brutal, se instaló en la sala de detenidos el juzgado Militar, los testigos eran los enfermeros, le dieron la libertad fijándose como domicilio el Hospital Saint Bois.
El 16 de enero el corazón de Norma dejó de latir. Era la libertad, pensó Norma, la libertad…

(Información tomada del libro “Ovillos de la Memoria” y del Tomo 1 de la Investigación Histórica de Álvaro Rico)

No se puede entender a quienes pretenden que el tiempo ejerza una acción atenuante sobre el horror y la violación a los derechos humanos más fundamentales. No es posible poner un punto final y alejarnos de estos hechos. Tendremos memoria hasta el final de nuestros días, y seguiremos exigiendo la aclaración de todos y cada uno de estos hechos y que
los responsables sean juzgados como lo marca la ley.
MARYS YIC

Compartir este post

Comentar este post