Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Gorilas con histeria

1 Febrero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Los responsables del Parque Lecocq, ubicado en las afueras de la capital uruguaya, creen que los casos de canibalismo en la colonia de primates que vive allí podría darse por la falta de espacio en las jaulas y pensamos que casos parecidos serán inevitables   en los próximos meses ya que mucha población  de gorilas dictatoriales van camino de ser internados en zoológicos especiales pero las jaulas al parecer no alcanzan para todos.


Sobre el  tema; El Polvorín comienza esta mañana con este comunicado de repudio al gorilaje:

HASTA CUÁNDO VAMOS A PERMITIR QUE LOS MILITARES SIGAN DICIENDO LO QUE QUIERAN Y AMENAZANDO? NO BASTA CON ESCRIBIR EN EL FACEBOOK Y PONER " ME GUSTA". HAY QUE SALIR A LA CALLE A MANIFESTAR QUE NO NOS DEJAMOS INTIMIDAR POR ESTA GENTUZA!!!! O VAMOS A SENTARNOS A ESPERAR?

Lunes 31 de Enero 2011 - 20hs. Gran cacerolazo de protesta. Por favor difundir!!!!!!

Volviendo al tema constatamos con alegría que la sola mención de la palabra justicia pone muy inquieto al personal militar. El descontrol  de sus sistemas nerviosos con amenazas al entorno  debería atribuirse al cambio en el factor "riesgo de cárcel". Estaban convencidos durante cuarenta años de práctica que el riesgo de ser enjuiciados por sus crímenes era igual a cero. Y ahora resulta que cambiaron las matemáticas.
Se está acercando (lentamente y en forma muy limitada) la hora de pasar por los juzgados y a los uniformados antiguos y actuales les ataca una epidemia de histeria con la que pretenden chantajear a la justicia y amedrantar a la sociedad. Los especialistas en interrogatorios les temen a las preguntas y amenazan con resistir a las indagaciones judiciales. Según dicen: "están dispuestos a todo y hasta las últimas consecuencias".

Creen poder excusar su conducta  deshonrosa calificándose como perseguidos políticos. Nadie va a juzgar si creen o no creen en la democracia ya que no se juzga la forma de pensar sino la forma de actuar.

Ni siquiera se va a juzgar a la institución sino a individuos concretos, lucidos y responsables de sus actos. Lo que se pretende es encontrar a los "psicópatas "infiltrados en las "fuerzas conjuntas"  sin ser detectados en los test sicológicos de ingreso.

Pero ni siquiera eso quieren aceptar los más de treinta mil integrantes del ministerio de defensa.
Este modesto propósito de distribuir las responsabilidades sobre los individuos y salvar a la vez las fuerzas armadas no es del agrado ni de la tropa ni de sus mandos. El ejército, la marina o la fuerza aérea siguen queriendo falsificar su carnet de buena conducta cuando todos sabemos que las tres fuerzas  en realidad formaban a su personal  en el arte de la tortura, los seleccionaban para las diferentes tareas represivas y les proporcionaba, sueldo, impunidad, coartada ideológica, ascensos, condecoraciones y hasta capuchas para todos los prisioneros de guerra.

A pesar de lo sistemático y generalizado de la tortura a la justicia (por ahora) solamente le interesan las acciones individuales que violaron todos los derechos humanos.  No se cuestionan ni la represión ni el golpe, solo los "excesos" que recorren  todo la gama de delitos de violencia física, sexual  y sicológica contra personas indefensas en calidad de secuestrados.

Los miembros de este colectivo no ignoran que la institución a la que pertenecen es un organismo parasitario, inútil y exigente que se cree al margen o por encima de la ley.

Es la única institución con un régimen jurídico propio cuyo servicio al país ha sido ampliar los manuales de tortura mientras cantan himnos  al deber cumplido, a la seguridad nacional, al sacrificio heroico, a la guerra contra la subversión, al salto de rana... Mentalidad West Point, tax-free, lentes rayban.

Para mantener contenta a la oficialidad, se les permite un apartheid por clases: baños para oficiales y baños para tropa, casino de oficiales  y de tropa, comida de oficiales y de tropa, dormitorios de oficiales y "cuadras" para la tropa. La sumisión es un concepto básico para su funcionamiento.

Sin embargo no se quieren someter a la justicia civil.

En tiempos de "paz interior"  a las FFAA puede no molestarles la democracia porque es algo que ocurre fuera de los cuarteles (entretiene a los piches) siempre y cuando  no cuestione su existencia, sus privilegios, su actuación, su impunidad ni sus doctrinas.

Si la democracia fracasa como muro de contención la eliminan ya que es un pasatiempo civil con un germen de desorden donde se esconde el terrorismo dispuesto a desalambrar y disolver la patria.

 Por eso "Libertad y Concordia" se da el lujo inconstitucional de advertir en voz alta que, si el enemigo amparado en la legalidad democrática se acerca mucho con el Código Penal en la mano con la intención de iniciar proceso contra algunos de los integrantes  actuales o retirados no dudaran en resistir (dando a entender que la resistencia no será pasiva).

Mientras tanto  el senador Huidobro  prepara  el carnaval escribiendo en La Republica. Sugiere en su bufonesco artículo con pretensiones humorísticas que el Banco Central debería considerar la posibilidad de cambiar los dólares por condones indexados ya que siempre suben de valor y además se pueden utilizar preventivamente (como las guerras o la ley de caducidad)

Como integrante de la comisión de defensa del senado no parece preocuparle el tema ni el tono del mensaje utilizado por "libertad y concordia"y al parecer sigue firme en su posición de defensa de la impunidad. Tampoco Nin Novoa ni  Saravia, los otros dos frentistas que componen la comisión han dicho "esta boca es mía". El senador  colorado Viera  presidente de la susodicha, piensa que la "resistencia" militar se debe a los bajos salarios que imperan en las fuerzas armadas (ganan poco pa lo mucho que han torturado) y el senador blanco Penadas "comparte la preocupación de los comandantes

Las fuerzas armadas deberían  depurarse a sí mismas antes que algún referéndum decida eliminarlas por completo, lo que probablemente ocurrirá cuando se asuma que para erradicar la pobreza  es necesario combatir a la riqueza  y a sus guardaespaldas.

Hay que empezar por los cimientos y entonces tenemos que liquidando la riqueza extrema desaparece su sombra: la pobreza extrema; lo que permitiría respirar más tranquilos a los ricos.

Después de todo, la tranquilidad de los ricos  es lo que defienden las bayonetas.

La misma estrategia puede ser probada dentro de sus filas y si es que quieren sobrevivir en "concordia" tendrán que entregar por lo menos a los "torturadores extremos y destacados" que reclama la justicia.

Por último llama la atención que un país donde el aborto es completamente ilegal y las penas para el personal que los realiza "a pedido" va de los seis meses a los dos años de cárcel por ser considerado un asesinato (T. Vázquez veto la despenalización el 14-11-08)  ese mismo país no se preocupe por ninguno de los embarazos interrumpidos a garrotazos por los defensores de la seguridad interna  (probablemente miles ya que alcanza con el estrés de ver detenido a un familiar para provocar la interrupción de la gestación).

A  muchas de las detenidas que no lograron hacer abortar con violaciones, picana, golpes o simplemente de susto les robaron a sus hijos, para que no criaran "pichones de tupas". ¿Cuantos abortos ni consentidos ni deseados se produjeron en las torturas?  Estas preguntas no están en los cuestionarios a formular a los torturadores extremos. ¿Cuantos?

Mientras tanto los jefes actuales ... ¿van a seguir escondiendo las citaciones en las cajas fuertes de los comandos?

Parafraseando a Voltaire; podría entenderse la preocupación de los comandantes porque "Si los civiles investigan, todo estará perdido"
No sabemos que libros forman parte de la "mochila" básica que cargan los integrantes del ejercito uruguayo pero es hora de que  se familiaricen con Victor Hugo, el autor de Los Miserables que firmó esta sentencia historica:

"Ningun ejercito puede detener una idea a la que le ha llegado su momento "


jaime g

Tomado de Red Latina Sin Fronteras

Compartir este post

Comentar este post