Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - HORROR Y TORTURA EN INAU CON LA OMISIÓN DEL GOBIERNO Y LA JUSTICIA

23 Julio 2014 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

  •  

Denuncias ante el Parlamento de familiares de menores recluídos en el INAU, agravada por la omisión e inacción de los responsables del Sirpa, el INDDHH, el Presidente del INAU, Dr.. Salsamendi, la Senadora Lucía Topolansky y legisladores de todos los partidos, funcionarios públicos, Poder Judicial, y Villaverde (con el agravante de mandar castigar a menores), parecería que son los que no quieren que la opinión pública se entere.

El Bocón, -único medio que no es sometido ni callado por el Poder-, transcribe las denuncias sobre torturas y padecimientos salvajes dentro del INAU, cuyo procedimientos administrativos presentan un alto grado de corrupción.

Las autoridades protegen a los compañeros de Partido, y piden no comunicar a la prensa para evitar un escándalo en año electoral, pero no se puede seguir protegiendo a reiterados violadores de los DDHH del niño, consagrados especialmente en las normas locales y las que regentea las Naciones Unidas, a las que el Uruguay se ha suscrito.

Eso sí, trascendió que, en “…La Justicia hoy tiene 9 funcionarios indagados y 7 denuncias penales…”

El pasado 2 de julio asistieron a la Comisión de DD.HH. de la Cámara de Representantes, representantes del grupo de madres de jóvenes privados de libertad en el Hogar Ser de la Colonia Berro, acompañadas por la Dra. Sandra Giménez Ferreira.

La Dra. Giménez adujo que representaba a familiares de los menores que están en los centros de reeducación y reinserción social del Sirpa. Agregó “desde comienzos de 2013 venimos presentando denuncias de malos tratos y torturas a los jóvenes privados de libertad en el Centro Ser”.

Ella dijo que las madres primeramente habían presentado denuncias ante los representantes de Jurídica del Sirpa, Drs. Andrea Caffiro y Mónica Rodríguez, en la calle Piedras, aunque ahora están en Barrios Amorín, para denunciar con lujo de detalles lo que pasaba a sus hijos dentro del Centro Ser.

La Dra. Giménez acusó que “las denuncias que se presentaron (traje copias) nunca recibieron una devolución por parte de la División Jurídica del Sirpa. Por eso, las madres decidieron pedir una reunión a la Institución Nacional de DD.HH (INDDHH)… el 13 de octubre de 2013 llevaron copias de las denuncias, con la firma de más de 50 madres”.

La INDDHH comenzó a hacer inspecciones en los centros denunciados, en donde los menores contaban exactamente lo mismo respecto a lo que estaba pasando. “Más allá del hacinamiento, hablaban del padecimiento físico a raíz de las torturas que sufrían… relataban que los sacaban desnudos en invierno, mojados, golpeados , siempre esposado y engrillados, y que cuando pedían ir al baño, los esposaban a la espalda… y se orinaban en la ropa. La INDDHH constató todo esto; tiene pruebas de que esto efectivamente se venía dando”.

La profesional agregó que “… insistimos ante las autoridades del INAU. En marzo de este año pedí una entrevista con el Dr. Salsamendi”. Le llevaron copias de las denuncias y solicitaron que tomara cartas en el asunto, anunciando que no querían presentar los hechos en otro ámbito y se esperaba que el INAU separara del cargo a los funcionarios que martirizaban, pero solo los trasladaron al centro de la Av. Gral. Flores. No se explican como había denuncias desde marzo/2013 y ningún sumario a los 12 involucrados.

Según la Dra. Giménez, “Salsamendi me pidió que no presentara ninguna denuncia, para evitar prensa y el escándalo antes de las elecciones, después se me dijo que en año electoral no se podían investigar estas cosas, … me pidió una semana para darme una respuesta”. Posteriormente, “la Dra. Rodríguez se comunicó para que concurriera al Sirpa a presentar las denuncias”. Le comentó que los originales de las denuncias estaban en el Sirpa a lo que Rodríguez respondió “que se habían extraviado, que no sabía que había pasado y que habían separado del cargo a la Dra. A.C.” En abril de 2014 le dijeron que tomarían las medidas que entendieran oportunas”.

SE INCREMENTA EL SALVAJISMO

A partir de ese momento, denuncia Giménez, la situación de los menores, no solo del Hogar Ser, sino también de otros de la Colonia Berro, fue más cruda: los golpes y los insultos fueron permanentes, así como el encierro”. Finalmente presentaron denuncia Penal en el Juzgado de Pando. El médico forense vió a los menores recién a los 10 días.

Madre 1 denunció: “Mi hijo me dijo: “Mamá, se cansaron de darme palo, Se cansaron de darme palo”. “El sábado me enteré que se había querido ahorcar… Lo acosan, lo provocan. Por ejemplo, las funcionarias se levantan la ropa”. “Casi un mes sin poder verlo porque me dijeron que estaba sancionado. Por las madres que están en la fila, me enteré de que cuando les pegan y quedan lastimados los sancionan para que las madres no los vean. Yo le había explicado todo esto a la primera abogada que me habían asignado en el Juzgado de la Costa, que nunca me atendió. Lo llamé por teléfono y me dijo: Mamá, la funcionaria me está diciendo que sigo sancionado, y le contesto: Bueno, a como de lugar, el sábado yo estoy ahí”. No hubo problema para verlo y me dijo “que le habían dado una gran paliza, que le llenaron la cabeza de chichones, … estaba todo raspado, porque lo habían agarrado a patadas y lo habían tirado en el baño”. En el Juzgado de la Costa le dijo a la Abogada “Mire, a ud. la destinaron para esto. Si ud. no me puede atender, deje espacio a otro, y pedí a Mariño, de la Ciudad de la Costa que me cambiara de abogado. Me dijo que no se podía. Me vengo a DD.HH, me mandaron creo que a 25 de Mayo. Me atendieron y me destinaron un abogado Alonso, el cual nunca me llamó. Me dicen quédese tranquila, él la va a llamar. Hasta ahora lo estoy esperando”.

Madre 2 relata que su hijo “cuenta esporádicamente las torturas que ha recibido. Yo le dije que en la cola, una mamá contó que hubo 6 o 7 chicos que los dejaron desnudos en el patio durante 5 días, haciéndolos saltar y engrillados. Después, con un cepillo de dientes, les hicieron limpiar el patio. Entonces, él me mira y me dice: “Uno de esos chicos era yo, mamá”. También me contó que un compañero, muchas noches, cuando yo estaba colgado en el baño, él inventaba que tenía que hacer pichí y caca para ponerse en cuatro patas, para que a mi no me dolieran tanto los brazos” “A mi hijo le hicieron comer una carta de citación dirigida a J. B., diciéndole: “¡Comete esta carta, porque a tu madre le gusta hablar en la tele y contar cosas! Después lo llevaron al patio y recibió golpizas, desnudo. No me lo contó él, pero tenemos los nombres de los torturadores” “… no se puede rehabilitar con torturas ni dejándolos encerrados 23 horas…” Enfatizó que “si yo no hago algo, el grupo de madres no hace algo, si la sociedad no hace algo, cuando salgan van a matar”.

“Les pido a Uds. que todo esto salga a luz, … Yo leí varias veces los Estatutos del niño infractor, está muy bueno lo que se habla dentro del sistema: estudio, trabajo, religión, respeto, no prohibir la visita de los familiares directos”.

Además contó, que un chico le reclamó a una funcionaria, diciéndole “… hace una semana que mi hermano no se baña y tiene olor. ¿Qué pasa Señora?”. La funcionaria solo le interesó saber quién era el hermano, gritando, a lo que nadie respondió por temor a las represalias. Seguidamente la funcionaria en forma muy prepotente gritaba: “salgan todos, va a quedar él para decirme quién es el hermano”. El resto de las madres reaccionaron “… nos quedamos todos”. La funcionaria R. gritaba para que retuvieran la cédula del hombre para identificar al interno. Amenazas, suspensión de no entrar más a la Colonia, cuando intentaba ir a la visita lo sacaban a la fuerza. La norma dice que no se puede prohibir la visita a familiares directos.

Madre 3 comentó que al hacer denuncias en el Sirpa en julio del 2013 a Funcionaria XX, les dijo que “no diéramos nombres y que acudiéramos a DD.HH, donde nos podrían ayudar más, porque si ella ponía los nombres de nuestros hijos, los iban a lastimar”.

“También fuimos a hablar con el Sr. Villaverde, quien nos recibió muy amablemente y nos dijo que nos ayudaría, que dejáramos todo quieto que estaría bien. Cuando estábamos por salir, nos pidió los nombres de los chicos. Una madre dijo el de su hijo,… y lo torturaron todos los días durante meses “porque a la mamá le gustaba denunciar”: el único que sabía el nombre era Villaverde. Ese mismo día, Villaverde salió en TV 10 diciendo que nunca había recibido una denuncia y que no estaba enterado de ninguna golpiza ni maltrato”. “En la visita mi hijo me dijo: Mamá, por favor, no hagas denuncias porque a Fulano lo reventaron mal a palos porque la madre denunció y dijo su nombre”.

Quiso hablar con el Presidente del INAU Salsamendi y mandó decir que no atendía a nadie directamente. “También fuimos a la chacra del Presidente y entregamos a la señora Lucía Topolansky una carta donde narramos lo que han hecho a cada uno de los chicos. Nos prometió que iba a hacer algo, pero hasta el día de hoy no vimos nada”.

“Desde mi punto de vista, están entrenando mercenarios para que salgan a reventar gente…” “A otro de mis hijos, -que no es malandro-, lo mató un chico que hacía 10 días que había salido del SER… Esto que están haciendo es horrible, no es recuperación… Y si no hacemos nada todos vamos a tener que salir armados a la calle para defendernos”.

Padre 1 comenta que “el 06/11/2013 tuve una reunión en el Juzgado de Menores Infractores con el Sr. Villaverde, a quien le presenté todo lo que estaba pasando, inclusive en centros de Montevideo. Posteriormente a dicho diálogo se presentó denuncia penal”. “Le pedí por favor que tomara medidas, … que él tenía todas las posibilidades para resolver el tema en la interna del Sirpa, y me dijo que él tenía que negociar permanentemente con el sindicato y que esas cosas pasaban”. “En esa instancia también estaban presentes la Sra. Fiscal Nancy Hagopian y el Sr. Juez Ldo. De Menores Infractores de Tercer Turno, quienes habían llamado al Sr. Villaverde porque unos muchachos se habían fugado del centro Cimarrones: si bien no tenían autorización para salir, los funcionarios los dejaban salir a cualquier hora”.

Madre 4 comienza relatando que “yo empecé con ellas en enero: mi hijo cayó el 27 de diciembre en el SER y fue torturado por lo que quedaba de diciembre y todo enero”. “Yo lo veía continuamente golpeado y me sentía impotente, mal. Fue golpeado brutalmente por la famosa fuga del CIT de la calle Chimborazo, que fue provocada por los propios funcionarios. Mi hijo denuncio la situación a la psicóloga del SER, que automáticamente le pasó la información a J. B. y ella lo mandó a golpear diciendo “que no fuera alcahuete”. “Mi hijo denunció que la Directora, los Subdirectores, coordinadores y funcionarios fueron los que lo golpeaban”.

A las dos semanas de reclusión “de mi hijo, me sentí muy mal cuando me dijo: “Lo primero que voy a hacer cuando salga de acá es matar al Mauro. Es el famoso “Mauro” que está nombrado y reconocido como golpeador nato: es el que vivía golpeando a mi hijo, junto con G. L. y el famoso “Chichita”.

“Esto ya empieza desde el Juzgado de 1er . Turno donde se perdió la denuncia de mi hijo; en 3er. Turno tampoco existe”. “… todavía está la golpiza que yo me lleve en la requisa”. “… yo los denuncié, para que no maltrataran más. Porque estar desnudo, estar colgado de la cama, recibir golpizas atado de pies y manos, lavar el piso desnudo con un cepillo de dientes, es un degeneramiento total”.

“Sabemos muy bien que todos los funcionarios del INAU pertenecen a la 609… Son personas que no tienen la sensatez ni el valor para estar frente a esa situación, porque están creando delincuentes que salen derecho a matar, al primero que se les cruza”.

El Diputado Michelini agradeció la presencia de la visita y en una parte dijo “… las experiencias que han tenido dentro de la institución con los Directores, con el INAU e inclusive con el Poder Judicial, en general no han sido precisamente buenas”. “… la determinación de si se trata de un acto de tortura, de un maltrato, de un tratamiento inhumano o degradante o de un simple abuso, está en la precisión de los testimonios (escritos)”.

La Dra. Giménez dijo que “las visitas son los días sábados y domingos. Cuando el menor está sancionado no tiene visitas y las madres se enteran cuando llegan a la Colonia Berro”. “No les informan los motivos de la sanción… Por lo general, los ponen en celdas de castigo, -por ejemplo la celda 11 del sector 2-, que no tienen baños y donde los dejan desnudos o en ropa interior. Entonces, cuando se les va la mano en la golpiza, que les quedan marcas a simple vista, quedan sancionados hasta tanto los golpes no se noten. Es por eso que se restringen las visitas violando claramente el Código de la Niñez y la Adolescencia”.

La Madre 3 agrega “… cuando son golpeados, lastimados, torturados no nos avisan, y vamos a la requisa: allí nos dicen que el chico no tiene visita porque está sancionado”.

La Diputada Daniela Payssé recalcó que “acá ningún legislador ni ninguna legisladora va a apañar ninguna violación a los DD.HH.” Reconoció que “es cierto que no tienen baño y que cuando lo necesitan deben ir acompañados, pero francamente, lo que se planteaba en aquella denuncia de que tenían que hacer sus necesidades en bolsas de nylon creo que está superados y fue una situación degradante que no comparto”.

Por su parte el Diputado Abdala afirmó, que “los hechos que aquí se han descrito son de una enorme gravedad. El relato no es nuevo en la medida en que se corresponde con circunstancias que fueron constatadas por la INDDHH y que están contenidas en su informe. Visitamos la Colonia y también recibimos testimonios, … nos trasmitieron que ellos recibían determinados tratamientos o, al menos, respuestas de tipo inhumano.

El Presidente de la Comisión Diputado Gustavo Espinosa, además de agradecer la presencia de la visita, recordó que “… recibí testimonios que confirman lo que en esta Comisión recibieron diferentes organizaciones de DD.HH. Recibí testimonios de parte de los menores internos de realidades expresadas, denunciadas y advertidas por organismos internacionales como Naciones Unidas, con sus diferentes Relatores, desde hace tiempo”. “…La Justicia hoy tiene 9 funcionarios indagados y 7 denuncias penales…”

Cabe destacar, que la Dra. Giménez aseveró, “que en reunión con el Sr. Juez, la Sra. Fiscal y quien habla, el Sr. Villaverde comenzó a explicar por qué no podía cortar con los malos tratos, … y me dijo que era muy difícil estar permanentemente negociando con el sindicato, que dentro de la Suinau la Lista 10 era muy fuerte y que esas eran prácticas difíciles de erradicar…”.

La Diputada Orquídea Minetti al preguntarse “¿Qué existe un abuso de poder en malos funcionarios?”, afirma: “Lamentablemente, eso es así, y es lo que el Poder Judicial tiene que resolver…. Esto data de muchos años atrás, … los funcionarios hacen abuso de poder, tienen deformaciones, malas costumbres”. Sobre los hechos sucedidos dentro de la Colonia, la diputada finaliza “en definitiva, yo no estoy de acuerdo con informar nada de esto a la prensa, ni siquiera en hacer algún comentario.” “¡Hasta por la seguridad de los gurises!, agregó la Diputada Payssé.

Por su parte, y relacionado con el tema de los malos tratos, la Dra. Giménez recordó, que “la Jueza entendió que todos los malos tratos e indicios de tortura que existieran dentro del Hogar SER serían resueltos en un único expediente porque daba la casualidad de que los denunciados eran los mismos. Esa denuncia del 17 de septiembre refiere a dos chicos que fueron llevados al hospitalillo de la Colonia Berro totalmente lastimados; los funcionarios dijeron que los gurises se habían peleado dentro de la celda. Por las lesiones que tenían, el médico de la Colonia Berro dijo que había que sacarle placa de cráneo a uno de ellos. Entonces lo llevan al hospital de Pando, y cuando el médico lo ve, dice que eso nunca pudo haber sido producto de una pelea entre los dos y que había que llamar a un médico forense”. Lo que había pasado fue que venían sancionados del Hogar Piedras; “fueron llevados a una celda de castigo, desnudados, mojados, esposados a la espalda, engrillados y golpeados hasta que se cansaron, y eso surge de ese expediente: no fue una denuncia del Sirpa”.

Mientras tanto, y con relación al vínculo con la prensa, el Diputado Gonzalo Novales dijo que “reivindico su derecho a recurrir o no a la prensa. No es cuestión de matar al mensajero cuando algo se sabe, sino de evitar que las cosas sucedan, … están en su derecho de acudir a la prensa”. Agregó que con la intervención de la Dra. Giménez “hubo un cambio, ya que se recurrió a la Justicia”.

La Sra. Madre 2, contó, que “…yo tuve seguimiento de prensa desde el 17 de noviembre cuando fui a entregar a mi hijo del CIT cuando se hizo el motín en el Hogar de Chimborazo. Allí estaban los canales 4, 10, y 12. Me siguieron hasta la puerta de mi casa porque quieren que hable a la prensa. Lo que quiero decir es que luego de entregarlo, me quedé escuchando como maltrataron a mi hijo allí. También hay que ver cómo me lo entregaron el 25 de noviembre en Burgues: con toda la cara partida y moretones en todo el cuerpo”. “Solo me quedé mirando a mi hijo, llorando y preguntándoles por qué lo habían golpeado. Él me contestó: “Porque vos me entregaste. Si no me hubieras entregado, no me golpeaban”. “Tenía la ceja partida, así como los labios; estaba todo desfigurado….” “Me dolió muchísimo escuchar los gritos desgarradores de mi hijo, porque ahí lo torturaban también. Mi hijo no se dejaba abrazar, dar besos ni nada, porque estaba todo machucado”.

También agregó: “… ¿para qué cámaras en los corredores? Si se golpea a los niños en las celdas. También está el ¡Viva la Policía!, los hacen correr, y si no dicen ¡Viva la Policía! Les dan palo abierto, según él: “te pican como hielo ahí adentro”.

Al respecto, la Diputada Orquídea Minetti aclaró, “… los integrantes de la Comisión no estamos de acuerdo con la violencia. Acá no se puede justificar la violencia bajo ningún aspecto, que quede claro.” “… yo sigo adelante, caiga quien caiga, porque eso no se puede permitir. Por eso hablé de la corrupción y el abuso de poder de los funcionario…” “Ese chico, que tiene graves problemas afuera, al verse recluído, por supuesto que se van a acentuar. ¿¡Lo vamos a arreglar con una golpiza!?¿¡Quienes somos!?”

Reconoce saber todo de antemano, al expresar: “Esto se lo hemos dicho en diferentes ámbitos a las autoridades del Inau y del Sirpa: no hay una justificación para que se violente los derechos humanos: ni para que se insulte, ni para que se golpee”. “Reitero, que no hay ninguna justificación para que se golpee a un menor porque el funcionario cree que tiene el poder de hacerlo. El funcionario tiene que atenerse a las reglas. El Juez tiene que hacer la investigación, el seguimiento y procesarlo”.

La Madre 5 preguntó: “¿saben por qué le pegaron a mi hijo? Por la causa de él. El tal “Popeye”, que figura en varios expedientes, lo mató a palos. No solo le pegó: fue una tortura lo que le hizo, esposado de pies y manos”.

“Si no salimos en la prensa, seguía todo como estaba”. “¿Dónde está el Sr. Villaverde? ¿No puede pegar? Ya no es pegar, sino tortura. ¡Cómo no van a salir con tensión! El mío dijo:”Al Popeye no lo voy a ir a buscar, pero el día que lo encuentre, lo mato”. Ese fue el que más lo judeó y más le pegó. Por un lado la familia los apoyamos diciéndoles que no hagan esto o aquello, ¿y ellos tiran todo por la borda?”.

Al finalizar, el Presidente de la Comisión Diputado Gustavo Espinosa dijo que “quiero dejar constancia en la versión taquigráfica de que algunas expresiones son producto del dolor y la pasión que todos estamos poniendo. … el objetivo no es promover agresividad, sino corregir lo más rápidamente posible las presuntas situaciones que se están denunciado”.

Solo resta recordar, que en el Estadio Centenario varios jugadores se tomaron a golpes de puño y la “Justicia” actuó de Oficio y los Procesó. El escándalo Pluna le cuesta al país cientos de millones de dólares y hace años que se está investigando y no pasa nada, donde la corrupción es palpable.

Ahora, sobre estas denuncias, ¿el Poder Judicial actuará de Oficio, o será Omiso y Cómplice en la violación a los Derechos Humanos de los menores internados en el INAU.? Quizás, se deberá dar cuenta de estos hechos a la Comisión Internacional de los Derecho del Niño de las Naciones Unidas, para ponerle punto final.

Compartir este post

Comentar este post

arlette 07/26/2014 02:54


 


 


 


 


 


 
 

 Barrer para abajo de la alfombra


  


 http://brecha.com.uy/index.php/contratapa/3790-barrer-para-abajo-de-la-alfombra


 


 


 


 


Sirpa: entre la COMPLICIDAD POLITICA y las confesiones de Villaverde


 


Una reiterada incapacidad para sortear situaciones incómodas, unida a cierto orgullo político mal entendido, embretan a los administradores del poder en trampas que, como los cepos, se cierran
más cuando se intenta salir del brete. La última de estas situaciones (el lector seguramente podrá recordar otras en las que los esfuerzos por ocultarlas, por desmentirlas, por desviar la
atención, sólo aumentaron el precio político) se está dando como un calco, como el inevitable segundo –o tercer– tropezón con la misma piedra, en las reacciones a las denuncias sobre malos tratos
en centros de reclusión de menores infractores.


 


El oficialismo –aquella parte acostumbrada a no disentir con el arriba, esa parte que interpreta la obsecuencia como pasaporte a la permanencia– se sintió molesto cuando la Institución Nacional
de Derechos Humanos (inddhh) entregó a la Comisión de Población de la Cámara de Representantes un informe en el que consignaba que se habían comprobado episodios de malos tratos y violaciones a
los derechos del niño en varias visitas realizadas al Sirpa. (Las situaciones comprobadas habían sido comunicadas previamente a las autoridades de ese organismo.)


 


La airada reacción del jerarca al frente del Sirpa, Ruben Villaverde, y las de algunos senadores y diputados del oficialismo, ocurrió entonces, no por los hechos, sino por su divulgación.
Villaverde desmintió la acusación, afirmando que se trataba de casos viejos, de situaciones antiguas, cuestionó a la inddhh y reivindicó los resultados de una política que había reducido a cero
los motines y las fugas en el Sirpa. Los legisladores del oficialismo, en una reunión de bancada que analizó el tema, respaldaron a Villaverde, al presidente del INAU (que no había sido
mencionado), y se sumaron a las críticas contra la INDDHH


 


Tabaré Vázquez santificó el asunto reivindicando el concepto de "fugas cero" y sin mencionar las denuncias de malos tratos.


 



A partir de entonces los argumentos estuvieron a tono con las novedades y revelaciones que empeoraban la situación.


 


Cuando se conocieron detalles de las denuncias en juzgados (sobre golpizas e incluso una violación), la senadora Lucía Topolansky atribuyó algunos sucesos al nerviosismo por la abstinencia de
drogas que supuestamente sufren los menores recluidos; cuando se conocieron los "estilos" de algunos funcionarios integrantes de un grupo conocido como "los brazos gordos", el dirigente sindical
Joselo López explicó que los menores presos no son "nenes del Crandon".


 


Pero cuando las denuncias multiplicaron el cuadro de torturas, Ruben Villaverde optó por admitir parte de la realidad: se refirió a los funcionarios que habían sido separados de sus cargos, a las
denuncias que ya estaban en los juzgados y a otras que él prometía realizar.


 


Extrañamente, el viraje de Villaverde –que de hecho confirmaba el informe de la inddhh– no modificó la actitud de los parlamentarios oficialistas, que ignoran la nueva realidad confirmada. La
oportuna "licencia" de la directora del hogar Ser, Jessica Barrios, denunciada penalmente por su responsabilidad en los malos tratos, que surge como una nueva "confesión", tampoco modificó la
postura política.


 



Pero puede interpretarse que Villaverde admitió una pequeña parte de la historia para preservar EL RESTO DEL SECRETO , y para evitar una intromisión en el esquema de funcionamiento de las
cárceles para menores.


 


Tal es lo que se desprende de los conceptos que vehementemente vertió en una reunión con funcionarios del Sirpa.


 



"Yo estoy aquí porque me pusieron el ministro del Interior y el presidente –explicó Villaverde–.


 


Para el gobierno, el principal problema son los menores infractores.


 


Yo dejé de ser director de la opp para venir a atender esto. No es casualidad, porque este va a ser el problema más complejo que el gobierno lleve adelante. Yo me preparé para dirigir los números
de este país, no para dirigir una cárcel, pero yo soy un soldado de este gobierno."


 


Y como un buen soldado, "yo soy el que tengo que aguantar y poner la cara de pelotudo ante la prensa". ¿Por qué esa cara de pelotudo? Porque "conmigo, no se toca la estabilidad, yo no puedo
permitir que haya gente desestabilizando adentro", y es imposible determinar a quién iba dirigida la amenaza.


 


Villaverde se preguntó, ante su auditorio, si él era injusto. "Sí, soy plenamente consciente de que he sido injusto en más de una oportunidad –se respondió, aludiendo a los menores recluidos–.
Porque lo más importante no es que yo sea justo, si yo fuera justo tendría que ir a la televisión a hacer 45 denuncias, y pedir renuncias, y no solucionaría absolutamente nada. La única forma de
solucionar una cantidad gigantesca de problemas que tenemos es matar problemas. Y solucionarlos."


 



Las confesiones de Villaverde ante los funcionarios que dirige, el pensamiento descarnado sin cara de pelotudo, confirman que en ciertos círculos del poder las fugas cero bien valen malos tratos,
aun para algunos gobernantes que sufrieron las torturas en carne propia. ¿Acaso la tortura es repudiable en un prisionero político pero tolerable en un delincuente común? ¿Y cuánto es permitido?
¿Un sopapo para combatir la abstinencia? Las denuncias hablan de cortes en la cara, palizas, electricidad en los testículos. La reposición en sus cargos de funcionarios que han sido sumariados y
procesados (alguno identificado en el escalafón como "educador") sugiere que se necesitan "brazos gordos" para mantener la estabilidad en las cárceles que alojan menores.
EN OTROS CIRCULOS DE GOBIERNO LA COMPLICIDAD CON LO QUE OCURRE EN EL SIRPA ES CONSECUENECIA DE UN CALCULO POLITICO NO SE PUEDEN ADMITIR UN ESCANDALO SOBRE TORTURAS EN VISPERAS DE LAS ELECCIONES


 


BARRER PARA ABAJO DE LA ALFOMBRA ES UN RECURSSO REPETIDO Y EL CALCULO CONSISTE EN APOSTAR A QUE LA MEMORIA DE LA GENTE SE DILUYA O SE MAREEE -CON YINGLES Y CONSIGNAS


 


.Todavía tienen a favor la indiferencia de la oposición, embarcada en la baja de la edad de imputabilidad.¿Habrá que resignarse?


 


Los pibes seguirán siendo golpeados en el Sirpa, aislados, sancionados y con las visitas suspendidas; los funcionarios golpeadores serán restituidos y defendidos por el sindicato, los miembros de
la Institución Nacional de Derechos Humanos seguirán arando en el desierto en el que los pusieron los legisladores que los votaron.


 


 


 

arlette 07/26/2014 02:36


Quizás, se deberá dar cuenta de estos hechos a la Comisión Internacional de los Derecho del Niño de las Naciones Unidas, para ponerle punto final.


A no callarse


TODDO DEBE SER DENUNCIADO ANTES DE LAS ELECCIONES