Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - LA “ASONADA” DE “EL PAIS”

17 Junio 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Nombre-copia-6

                                                             Anibal Teran (Periodista)

 

Cuando alguien se equivoca, es advertido de su error, pero aun así persiste en su conducta equivocada, da lugar a que se piense que actúa de mala fe. Eso es lo que está haciendo el diario El País de Montevideo. Debería tomar ejemplo de su colega homónimo de España, que retiró de circulación la edición en la que publicó una foto falsa de Hugo Chávez y pidió disculpas públicamente.

 

 

 

   

 

UNA OPERACIÓN DE ENCHASTRE

Tras la solicitud formal de disculpas y derecho de réplica que le presentara una delegación de UNIDAD POPULAR por las graves acusaciones publicadas sobre los incidentes del martes 4 de junio en el centro de Montevideo, correspondía esperar que el matutino se retractara, pero en la edición del jueves 13 de junio, EL PAÍS vuelve a insistir en la participación de "grupos organizados radicales" en la pedrea contra edificios de la Suprema Corte de Justicia.

Destacando declaraciones del Director de la Policía Nacional, Sergio Guarteche, quien compareció ante una comisión del parlamento junto a otras autoridades ministeriales el día miércoles 12 de junio, el diario trata de sostener la idea que había planteado en artículos publicados anteriormente.

En la portada dice:

"Piedras que se tiraron no eran del lugar" Ministerio del Interior ratifica que el ataque a la SCJ fue organizado. El director de Policía informó ayer en el Parlamento que grupos organizados radicales participaron en la asonada contra la Suprema Corte de Justicia durante los festejos aurinegros." El desarrollo de la noticia comienza citando a Guarteche: "La virulencia del ataque, la cantidad de piedras que se tiraron -muchas no eran del lugar- y las roturas que se produjeron en el edificio anexo de la Suprema Corte de Justicia nos dan la pauta de que se trata de algo organizado", y agrega: "…

Guarteche calificó de grupos radicales a los vándalos por su forma de acción: iban con piedras adentro de sus mochilas, sin identificación de ningún club y se retiraron en forma organizada.."

Es verdad que ELPAÍS reproduce declaraciones de un jerarca policial, que deberá hacerse cargo de sus dichos, pero: ¿A qué hipótesis induce el trabajo periodístico que se elabora en torno a esas declaraciones? ¿Cuáles pueden ser los "grupos organizados radicales" a los que se refieren?

El lector habitual de EL PAIS, sin duda relacionará esta nota con las anteriores que pretendieron vincular con éstos hechos a grupos políticos de izquierda. Recordará lo que ese matutino afirmaba, por ejemplo, el pasado domingo 9 de junio:

"La Coordinadora por la Construcción de la Unidad Popular es la cara más visible de los grupos políticos de izquierda. En ella confluyen Asamblea Popular, Comuna, Movimiento 26 de Marzo, Movimiento Revolucionario Oriental, Partido Comunista Revolucionario, Avanzar, Agrupación ProUNIR, Partido Bolchevique del Uruguay, Refundación Comunista, Movimiento en Defensa de los Jubilados, Partido Humanista, Intransigencia Socialista,

 

Movimiento Revolucionario Artiguista, Partido Obrero y Campesino del Uruguay. Se trata de una compleja red de grupos que comparten su oposición a la izquierda tradicional encarnada en el Frente Amplio y ven con desprecio al denominado "progresismo". Pero cada grupo adentro de Unidad Popular tiene sus propias características y no necesariamente comparten objetivos y formas de acción. No obstante, a nivel policial y también político se presume que muchos de sus militantes también integran en paralelo una suerte de "grupo de acción" que hace sus demostraciones de fuerza cuando la oportunidad les garantiza cierta impunidad."

(el subrayado es mío)

Más adelante el mismo artículo afirmaba:

"Una unidad de la Jefatura de Montevideo y otra de Inteligencia Policial investigan el móvil político de la asonada realizada en la madrugada del miércoles 5 a la sede de la Suprema Corte y al Palacio de los Tribunales, afirmaron a El País fuentes policiales."

(el subrayado es mío)

Como se puede observar, citando fuentes anónimas, se da a entender que UNIDAD POPULAR ampara y hasta representa políticamente a los autores de los hechos violentos contra la Suprema Corte de Justicia, que califica como "asonada". Lamentablemente varios medios escritos y electrónicos han repetido esta versión de EL PAÍS, amplificando el daño que el matutino causó directamente.



 

 

 

BUSQUEDA TAMBIÉN DESMIENTE A EL PAÍS

 

En su edición de este jueves 13 de junio, el influyente semanario afirma que el martes 11 hubo una reunión reservada de autoridades del Ministerio del Interior donde se analizó un documento de la Dirección General de Inteligencia que descarta la presencia de grupos radicales en los destrozos de la Corte. Ante esto, EL PAÍS trata de salvar su prestigio invocando contradicciones en la interna policial e insiste en reproducir las declaraciones de Guarteche que había publicado el día anterior, titulando "Contrapunto" una sección en la que confronta los dichos de éste con los de José Colman, Director de Inteligencia, dejando en evidencia que los jerarcas se contradicen.

Pero esa contradicción no absuelve al diario, porque sigue el viernes 14 de junio con su campaña de desprestigio contra grupos políticos de izquierda, al titular:

 

"A NUEVE DÍAS DE LA ASONADA EL JUEZ DICE QUE NO PUEDE CITAR A NADIE POR DESTROZOS"

¿Por qué vuelve a utilizar la palabra "asonada"? Según el diccionario "asonada" significa: "Reunión tumultuaria y violenta para conseguir algún fin, por lo común político." Hasta hoy viernes 14 de junio, no hay ninguna prueba de que hubiera un fin político en los hechos del martes 4. No cabe otra interpretación que la de atribuir lo ocurrido a un lamentable desborde de euforia protagonizado por personas no representativas de ningún grupo político. ¿Por qué ELPAÍS insiste en inducir a error a sus lectores?

Parece muy evidente la intención de agitar los fantasmas de supuestos ultraizquierdistas violentos organizados para atacar al Poder Judicial camuflados como hinchas de Peñarol.

Realmente da pena. No es éste el periodismo que necesitamos para fortalecer la democracia y el buen relacionamiento entre los uruguayos.

 

Aníbal Terán Castromán

Compartir este post

Comentar este post