Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: La danza con lobitos camuflados, sigue...

11 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

EL ESPECTÁCULO DEBE CONTINUAR.

 

http://1.bp.blogspot.com/_7PY-NZc0agk/Szg_2UtRe9I/AAAAAAAAAIw/OC9cf_hlqMQ/s200/lobo_vestido_de_oveja.jpgPara quienes se sorprenden de la conducta de algunos personajes que han adquirido cierta fama sobre todo a partir de sus nada sutiles exhortaciones a carnerear en el paro general del 7 de octubre, no está demás hacer un par de referencias que nos muestran que en realidad de novedoso y sorprendente no hay nada y que no se trata de cuánto han cambiado estos ejemplares que se repiten con nombres distintos a lo largo y lo ancho de la historia, sino de cuánto han sido capaces de disfrazar durante décadas sus respectivas “consistencias” ideo-lógicas y sus verdaderos “horizontes políticos” (léase, ambiciones personales), más allá de gestos que el sentido común nos señala como loables.

En algún caso, es tan coherente y prolija la cronología de sus carreras políticas (no exentas de riesgos, peligros y hasta lo que concebimos como "heroicidades"), que lo que vemos ahora en la superficie, desde cargos de jerarquía del gobierno “progresista”, se nos aparece claramente como la consecuencia natural o el “broche de oro” del reconocimiento que tales personajes –casi en el ocaso de sus vidas- hacen hacia quienes, a su vez, los han promovido a las altas esferas de la cúpula político-partidaria gubernamental, como “premio”, digamos, precisamente a la consecuencia, la “lealtad” y la “contracción militante”…

 

DOS CASOS PARADIGMÁTICOS
Veamos brevemente dos casos paradigmáticos –Luis Romero y Fernando Butazzoni- en la medida que cada uno de ellos se refiere a personajes de extracciones sociales y hábitos de vida primigenios muy parecidos (familias humildes y laboriosas, laburantes de toda la vida) y que, por eso mismo, ilustran elocuentemente acerca de cómo ese mero dato de la realidad –los orígenes de clase- no basta para garantizar lealtades o deslealtades hacia la causa y los principios revolucionarios: los individuos sueltos, inmersos en contextos político-ideológicos laxos y debilitados por el burocratismo, el
“administrativismo” y el culto al individualismo dirigentil, terminan actuando como lo que terminan siendo realmente: personajes homogeneizados por su propio “ascenso” social privilegiado, que los coloca en un plano común de expectativas de vida y conductas afines a un mismo sentimiento de pertenencia a algo muy parecido a la casta de “notables” o “elegidos” de viejas (y no tan viejas) civilizaciones autoritarias y elitistas, aún sobrevivientes a pesar del camino recorrido en la lucha de clases y a pesar de los meros discursos que todavía se dan el lujo de mencionar “la justicia” y “la libertad”, mientras en los hechos, se las violenta.

 

¡QUE EL MEDIADOR SEA FASANO, POR FAVOR!!!”

Las referencias que siguen son extraídas de una triste realidad vivida hace poco menos de 20 años en un medio laboral que sigue siendo un moderno presidio de súper explotados, si nos atenemos a los últimos hechos conocidos públicamente: el diario La República, la empresa REG SA, copropiedad del Dr. Federico Fasano Mertens. Si se hace memoria, se tendrá presente que dicho periódico surgió –en 1987- en conflicto con sus trabajadores gráficos, que no superaban el medio centenar de operarios, prácticamente todos afiliados al Sindicato de Artes Gráficas / PIT-CNT. El primer número se imprimió luego de arrancarle a la patronal un compromiso firmado de respetar la fuente de trabajo de media docena de compañeros del taller de
fotomecánica, que para hacer-lo cumplir, parcialmente, fueron necesarias diversas y sostenidas medidas de lucha en condiciones muy difíciles, ya que en general el personal mayoritario propiamente de prensa, permaneció “neutral”, y Fasano agitó en todo momento el fantasma de que los “antipluralistas” y “polpotistas”, éramos una ínfima minoría de su personal, confabulada para hacer fracasar su proyecto de periodismo “amplio”, “plural” y “libre”…
En procura de atenuar la confrontación directa, y muy desgastante, con una patronal incansable en la persecución antisindical, en aquellos momentos los gráficos acompañamos la iniciativa de recurrir a un grupo de “personalidades” que intentaría, supuestamente, una mediación fructífera. Nos animó, además, la propuesta de que uno de esos mediadores, fuera Luis “El Moco” Romero, veterano dirigente entonces del PIT-CNT, junto a un par más de integrantes de la Mesa Representativa y un par de legisladores (uno, blanco; el otro, colorado). La fe que le teníamos al “Moco” venía de su pasado de fuerte militancia sindical en FUNSA y, también, de su estrecho y
comprometido involucramiento en la acción política ácrata previa a la dictadura, que le valieron la persecución de los botones y otras serias dificultades en su vida personal ulterior.

No exagero nada: tal fue nuestra sorpresa ante los planteos
conciliadores y humillantes de Romero respecto a cómo manejarse con el infalible “Pingüino” Fasano, que muy pronto los gráficos empezamos a bromear con que hubiera estado bueno invitarlo a Fasano mismo, en lugar de Romero, a formar parte de la comisión mediadora, en la que resultaron más “radicales” y “clasistas” los legisladores de los partidos tradicionales, que “El Moco”. Claro, desconocíamos sus vínculos casi familiares, herencia de viejas y entrañables amistades del exilio, con otro personaje “clave” de REG SA, también ex militante y ex “ultra” de los dorados tiempos de la “lucha armada” y la “acción directa” (el Sr. Néstor Molina).
Por supuesto que cuando decidimos pararle el carro al “Moco” y hacerle ver en una buena, que la estaba cagando feamente, su reacción nada autocrítica nos dejó ver, encima, que estaba totalmente jugado a los frecuentes coloquios amistosos y por la libre con los “compañeros” Fasano y su delfín Molina. Fue Romero el primero en desertar de una comisión mediadora que en realidad no pudo mediar un carajo, y todo siguió su curso “natural” de manoseo a los trabajadores, de difamación y ridiculización de su organización, y, obviamente, de obligadas medidas sindicales de fuerza. En última instancia, predominó una estrategia “republicano-fasanesca” tendente a deshacerse de todo aquel que tuviese el tupé de organizarse para defender sus derechos laborales más elementales…
“El Moco” es hoy “nuestro” subsecretario en el Ministerio “de Trabajo y Seguridad Social”, el mismo Luis Romero que públicamente trata de descalificar y ridiculizar la lucha sindical, diciendo cualquier barbaridad ante el primer chupete mediático que le meten en las narices, pretendiendo inducir a los trabajadores al desacato sindical y al abandono de una honrosa dignidad obrera que al menos debería existir en su subconciente de ex explotado y ex luchador.

 

DE NUEVO EN EL PRESIDIO MEDIÁTICO

Omitiendo el detalle de las vicisitudes de más de dos años en REG SA desde la “muerte natural” de aquella comisión mediadora (luego hubo un par más, también al santo cuete), llegamos al momento crucial de mayo de 1989, que es cuando aparece en escena el otro personaje irremediablemente encariñado con el dúo Fasano-Molina desde el
inolvidable y prolongado exilio mexicano: Fernando Butazzoni…

Volante de medio campo en “La República”, siempre listo para cualquier pase, sin función laboral muy precisa aunque “medio jefe” en todo, en teoría –sólo en teoría- formaba parte del plantel de periodistas de la publicación, y nadie podía imaginar que atrás de su soberbia y subestimación hacia el personal gráfico sindicalizado, hubiera un ex guerrillero tupa, que había llegado a ser oficial del ejército revolucionario que derrocó al somocismo en Nicaragua, apenas diez años antes.
Sin ir jamás de frente, en ese estilo oblicuo, zigzageante y sin carácter a que nos tienen acostumbrados algunos considerados “intelectuales” de la farándula política reinante, fue responsable de ir urdiendo –no solo, por supuesto- una infame trama anti Sindicato de Artes Gráficas, que lo llevó incluso a hacer de rompehuelgas práctico, obligadamente escrachado en un cuestionadísimo volante que lo señalaba como tal, junto a otras dos “celebridades” del llamado mundo del “cuarto poder”. Ello, en medio de una huelga motivada por el despido totalmente arbitrario de una de las más eficaces tipeadoras del diario, la querida Charo (de esas que apenas tienen una falta ortográfica cada dos mil palabras de copiado, simil moderno de los fenomenales linotipistas de antaño), elegida por el clan pluralista
para provocar una huelga de 5 meses, a cuya finalización, y luego de un millón de editoriales llenos de patología reaccionaria de lo más jodida, el medio centenar de operarios gráficos fuimos despedidos abusivamente (“despido abusivo”, precisamente, es la figura jurídica que laudó a favor de los trabajadores, que durante un año más sobrevivimos cobrando nuestro despido mes a mes y evitándonos la demencia prematura que supone trabajar en las condiciones de “La República”, ayer, anteayer y hoy).
Fernando Butazzoni, hoy, es el mismo Butazzoni oficialmente al frente
del SODRE que se ocupó "sutilmente" de bombardear el paro del 7 en su
órbita de "acción cultural progresista".

 

EL MAYOR RESPONSABLE NO ES EL MÁS “DESBOCCADO”

Actualmente, la cobranza mayor por anti sindicalismo, llueve lógicamente sobre el afamado y desboccado Julio Bocca, especímen “cultural” que nos muestra que el amarillismo no es monopolio de algunos “orientales ilustrados” que ya no bailan “por un sueño” que abandonaron, aunque sí se comportan como las divas y los divos de Tinelli (pletóricos de triunfalismo y encandilados por las luces del jet-set vernáculo, luces que en realidad apenas si iluminan las sombras en que se convirtieron de hecho, vaya uno a saber cuándo y cómo, pero con toda seguridad mucho antes de este presente de claridad que nos permite mostrarnos de una vez por todas tal como somos y tal como fuimos más allá de las apariencias).
El magnífico paro del 7 de octubre de este bendito 2010, habrá tenido función a lleno de la sala “Adela Reta” y todo lo que se quiera, pero no sólo ni principal-mente gracias a los tubazos del genial danzarín de moda aquí y en decadencia artística del otro lado del río.
Funcionó la carnereada cultural gracias fundamentalmente a los esquiroles del gobierno, cuyo jerarca mayor calificó al paro como “entretenido”. Funcionó, en definitiva, un patético y diminuto triunfalismo de pigmeos ideológicos que tendrán que conformarse con mucha suerte –lo saben- con que los días de paro no pare “el sector estratégico” de la economía nacional que es el ballet en un país en el que conviene persuadir a nuestros hijos de que estudien danza, canto o baile del caño, y trabajen gratis como pasantes los días de paro… y que, entre danza y danza, se consigan algún bagayito pa ir tirando y seguir alimentando la baja fenomenal del desempleo y la pobreza crónica.

 

LA DANZA CON LOBITOS CAMUFLADOS, SIGUE…

Ya lo señaló Antonio Gramsci hace casi un siglo, tratando de explicar la decadencia y la descomposición del viejo partido socialista italiano, mientras crecía el ascendiente político del fascismo organizado: decía que no se había conocido antes, unidad tan fuerte, estrecha y mezquina, como la de aquel partido “de izquierda” que terminó siendo un pequeñísimo “partido de los funcionarios del Estado” (que no es lo mismo que la dignísima COFE que hoy volantea, de nuevo, el doble discurso de los que han hecho pomada sus orígenes de humildad y orgullo proletario).
No hay drama; el espectáculo debe continuar y continuará “a sala llena”, con tribunas afuera y tribunas adentro, y aplausos, muchos aplausos y mucho fervor, ese fervor que no pierden los trabajadores anteponiendo neciamente el amor propio y frívolo, al amor y la fé en la causa y los principios de los oprimidos en pos de su emancipación y su realización como auténticos seres humanos y no como bestias de carga sometidas a latigazos, incluidos los latigazos "culturales".

 

Gabriel Carbajales
Montevideo, octubre del 2010

 

Enviado por Red Latina Sin Fronteras.

Foto El Polvorín

Compartir este post

Comentar este post

jorge miguel soler 10/13/2010 03:43



mUY BUENO EL ARTÍCULO PONIENDO NOMBRE Y APELLIDO A LOS QUE SE ARRASTRAN, A LOS TRAIDORES DE LA CLASE. mÁS, QUE SE PUEDE ESPERAR DE AQUÉL QUE CAMBIÓ DE BANDO POR DOS CENTAVOS? pORQUE , POR MÁS QUE
LO VISTAN DE SEDA, MONO QUEDA...eS LAMENTABLE LA TRAICIÓN HISTÓRICA QUE SE VA ABRIENDO CAMINO A PASOS AGIGANTADOS...LO QUE NO CREO QUE EL PUEBLO AGUANTE ETERNAMENTE ESTA SITUACIÓN.