Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: La "esencialidad" frenteamplista

23 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Mujica en esencia

pachecato.jpgNo es el propósito  de esta nota desmenuzar los discursos ni las medidas tomadas por el máximo representante del gobierno, mucho menos estudiar al microscopio molécula a molécula lo dicho y lo hecho por el antiguo revolucionario, sino simplemente comentar  grosso modo el ideario exhibido sin remordimientos ya que “a los 75 años no se va a poner a adular a su (mi) pueblo”

“Las economías contemporáneas tienen esta característica:Reparten mal

Ese es el diagnostico de Mujica. De remedio para semejante mal no se habla, lo que induce a creer que no es necesaria ninguna terapia. La economía, sola se arreglará y se volverá más justa. Ante el mal reparto, el presidente se sitúa como un espectador impotente, inocente y desinteresado; de ex tupamaro que quería cambiar todo, ahora como gobernante no quiere cambiar nada.A los que protestan por el mal reparto les aplica  el “cepo” de la “esencialidad”.

Por extensión es una amenaza a todos los que trabajan. Por decreto hay que trabajar sin quejarse del mal reparto; mucho menos intentar modificarlo a través de la huelga. Además se tenga o no se tenga trabajo hay que esperar que lleguen los inversores. Según la proclama presidencial los actuales y los futuros inversores necesitan seguridad.

La excusa para obligar al silencio y a la obediencia a los trabajadores empezando por ADEOM es que “el país necesita tranquilidad”.

Se cura en salud, para el caso de que se le pregunte: “¿Por qué no reparten más?” responde: “Porque si los agarro muy fuerte del pescuezo, (a los inversores)  se nos rajan”.

No vamos a criticar la metáfora ni la lógica de este postulado pero sí, su valor político ya que “no repartir más” conduce a que cada vez “se reparta menos” …

¿De dónde extraigo la conclusión? Del siguiente razonamiento: Si el gobierno supone que cuanto menos se les exija a las empresas, mostrarán mayor tendencia a la inversión lo que significaría un aumento en los puestos de trabajo y nos pondría en el camino del progreso “que sale del laburo, no cae de los dioses”, pensamos que está equivocado con mala o con buena intención pero equivocado.

Me explico con esta afirmación textual de Pepe Mujica o Pepe II… “La riqueza tiende a concentrarse a favor de los que invierten”. Mujica define este acontecimiento como una contradicción sobre la que no se propone intervenir, mucho menos revertir. Tenemos entonces que las empresas acumulan más riquezas pero los trabajadores que la crean siguen en el mejor de los casos en el punto de partida (los que consigan trabajo). Es decir las diferencias entre los ingresos del capital y el trabajo crecen entre otras razones porque si se garantizan tasas de ganancias altas (mano de obra barata y dócil) constatamos que las empresas reproducen su capital  a costillas de los asalariados y encima aumentan su poder de presión en los acuerdos a negociar con el gobierno de turno.

Como la riqueza es solo una si se la lleva el polo empresarial  se resta por necesidad al polo laboral.

El problema se agrava porque si el estado no quiere, no puede o no se anima a aumentar los impuestos a las ganancias  ¿dónde  se van a obtener recursos para financiar el  mentado “progreso”?. Como se ha dicho “progreso que sale del laburo pero queda en el bolsillo de las empresas que no quieren devolver parte de los dividendos al estado para que este los distribuya en forma de “bienestar”.

Como “a los capitalistas no se les puede apretar el pescuezo porque si no se rajan”… ¿quien va a pagar por ejemplo los descomunales intereses de la deuda externa? y ese es solo uno de los tantos problemas.  Los inversores no van a pagar un centésimo, porque si no se rajan.

¿Quién la “queda” en este juego? Adivine. Los laburantes. Con disminución de salarios reales lo que aumenta la tendencia a laburar mas para equilibrar los ingresos en el nivel anterior. Crece la oferta de mano de obra abaratando los costos empresariales que además presionan por y se benefician de “rebajas impositivas” “porque si no se rajan”. Así sucesivamente en una cadena interminable de daños a la comunidad que vive de vender su fuerza laboral.

A mi entender (que no es mucho, pero suficiente para percibir el error) hay un conocimiento limitado de las consecuencias de este modelo que se contradice con el objetivo que se proclama en las tribunas.

Creo que el conocimiento es limitado sobre las consecuencias del modelo porque de no ser así y aplicarse a sabiendas de su efecto estaríamos ante una práctica política perversa de muy “mala leche” con el pueblo. Esta última posibilidad parece la más cercana a la realidad.

Si la sumisión al capital se debe a la corrupción material, a la descomposición ideológica, a la aceptación implícita de la “inevitabilidad” de la dominación capitalista o simplemente la subordinación gubernamental hay que atribuírsela a la “seducción” ante los encantos que despliega el “libre mercado” me es indiferente. Lo primordial en este caso es cambiar de modelo.

No está demás afirmar que lo de “libre mercado” es un nombre engañoso y manipulativo que se pretende asociar con el concepto de libertad que tiene una alta valoración social. Lo de “libre” es un eufemismo ya que ni los obreros, ni los desocupados ni los pobres (4/5 de la población mundial) pueden negociar libremente la compra-venta de productos y servicios; por lo tanto no disfrutan (disfrutamos) de ninguna libertad económica. En realidad el libre mercado es un bunker a prueba de gobiernos “progresistas” desde el cual los capitales de toda índole y nivel planifican y ordenan la apropiación de los recursos mediante el engaño, la intimidación directa o indirecta y en último caso la represión o la guerra.

Sabemos también y Mujica no puede ignorarlo que el modelo en aplicación no solo no elimina la pobreza si no que lleva incorporada en su estructura, la destrucción ambiental.

Ni la pobreza, ni la destrucción del medioambiente se combaten con más capitalismo. En medicina sería equivalente a querer curar la anorexia con más ayuno.

En este contexto, no es una casualidad ni una anécdota menor que este gobierno frenteamplista con su conductor a la cabeza se enfrente a los trabajadores municipales representados por Adeom. A este sindicato le aplica la “esencialidad”, un decreto que elimina el derecho a huelga de las funciones declaradas como “esenciales”. Para entender este conflicto podemos esquematizar: Gobierno vs. Trabajadores municipales.

Es sabido que hay tres mecanismos persuasores: La razón, la fuerza y el chamuyo. Mujica ha introducido la retorica de tablado (el chamuyo) como herramienta de persuasión del electorado y ahí se terminan los cambios. La defensa de los intereses capitalistas sigue siendo la misma. Se enorgullece de no adular a su pueblo pero en la práctica les hace los mandados a las clases acomodadas, a los inversores, a las patronales, a los militares. Lleva adelante  una política de desapego  a los trabajadores en general y de desprecio a los empleados públicos en particular. Ha puesto a andar “la restructuración del estado” y les ha advertido a los empleados públicos: “todos ustedes son prescindibles”.

Repetimos: La confrontación sería entre un gobierno burgués enmascarado y  Adeom que reclama mejoras salariales escalonadas.

Pepe II parece haber encontrado las respuestas a las preguntas que se planteaba su antecesor Pepe I (José Batlle y Ordóñez)hace más de cien años atrás.  

Las interrogantes fueron las siguientes:

1) ¿Cuánto vale el trabajo de un hombre? 

 2) ¿Quién puede ponerle valor a un día de vida?

Las respuestas de Pepe II son ambiguas pero da a entender que 14000 pesos uruguayos por mes es el máximo de valor para un “recolector de basura”,  alrededor de 1/3 de la "canasta oficial".

Y  la respuesta a la segunda pregunta, se deduce de la primera: entre 370 y 450 pesos uruguayos por día; las horas no trabajadas no valen nada.

Mujica ha manipulado a la opinión pública demonizando a los “Basureros”, acusándolos de “estar politizados”, “no se conforman nunca”, “profesionales del reclamo" y “preparar la llegada de Hitler al Uruguay como hicieron los ultraizquierdistas en la Alemania de los 30,”.

Acusación alevosa. ¿Tienen tanto poder los Basureros como para resucitar a Hitler? ¿Y además el hecho de reclamar escalonadamente la mitad de la “canasta” para el 2015 los transforma en opositores enconados del gobierno?

Partimos de la base que en este sistema defendido por Mujica “el hombre trabaja para vivir”. Esto es un axioma y se da por sobreentendido sin considerar el nivel de  status atribuido a la función realizada ni a la satisfacción proporcionada por el trabajo en sí mismo. Aun en el supuesto de que lo percibido económicamente por los municipales de Adeom fuera superior al salario promedio  en el mercado local, como da a entender Mujica y la intendente, ese detalle no le quita legitimidad al reclamo.

Tampoco lo hace inoportuno, desmesurado o injustificado. Tiene un techo y es la mitad de la “canasta” calculada por el gobierno. Y esta meta es para el 2015. En realidad es un reclamo mínimo, debería dar vergüenza desmerecer el argumento y negarse de oficio a concederlo ya sea por parte del municipio o del gobierno nacional.

Da bronca comprobar que la dirigencia frenteamplista que disfruta de 3 o 4 “canastas oficiales” por cabeza, considera que los trabajadores deben conformarse con  1/4 o 1/5 de la “canasta”. Es decir, una “canasta” cada cuatro o cinco trabajadores.

Los dirigentes oficialistas tendrían que explicar  que la democracia que defienden se escribe con números: “Cuatro pa mi y una pa ustedes cuatro”  Y que la “esencialidad” viene a ser algo así como: “El que la queda la queda y no vale hacer huelga”

No voy a desarrollar la acusación de sindicato politizado. Si así fuera el caso, no seria un deshonor o un delito sino simplemente una necesidad como siempre ha sido; pero en cualquier circunstancia el motivo más básico y por lo tanto menos politizado sería hacer huelga por una mejor retribución ya que la premisa es trabajar para vivir y no para subsistir. Si se trabaja para subsistir, el hecho de sobrevivir a una jornada de trabajo recolectando basura seria un pago en si mismo lo que nos retrotrae a la época de la esclavitud. No creo que nadie se anime a presentarlo de esta manera pero al parecer no está muy lejos de las justificaciones esgrimidas por la cúspide frenteamplista para sofocar el reclamo.

En fin; no sé porque este gobierno me trae a la memoria el estribillo del semanario La Escoba de los años 60 y se los dejo como despedida; parece escrita por ADEOM:

La basura que se barre/No deja de ser basura/

Aunque por los aires suba/Basura será en el aire.

 

Jaime G

-postaporteñ@ - 2010-12-19

cabeceraCaricatura del Diario El Pais...que el detalle no es menor

Compartir este post

Comentar este post