Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: LA "ESENCIALIDAD" Y LA REFORMA DEL ESTADO, Y LA NATURALEZA DEL TIGRE

19 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


238564.jpgSe denomina cabeza de turco a una persona o grupo de ellas a quienes se quiere hacer culpables de algo de lo que no son, sirviendo así de excusa a los fines del inculpador.

De manera más específica, se emplea este apelativo para calificar a aquellos sobre quienes se aplica injustamente una acusación o condena para impedir que los auténticos responsables sean juzgados.

Desde una perspectiva histórica, en el período de las Cruzadas, los cruzados libraron cruentas batallas contra los turcos. La animadversión que se profesaban ambos bandos era tan grande, que para un cristiano cercenarle la cabeza a un turco era un logro encomiable. Cuando lo lograban, los cruzados colgaban la cabeza en un mástil de barco o la ensartaban en una lanza y los soldados le acusaban de todos los males habidos y por haber. Por este motivo, se dice que alguien es cabeza de turco, cuando es objeto de todo el daño y las acusaciones de las que son culpables otros. (Así se refiere nuestra amiga "wikipedia" a este tan usado apelativo sobre todo en tiempos de caza de brujas)

Culmina el año con una situación que vuelve a mostrar, con renovados bríos, el propósito de que el funcionariado público -muy especialmente el municipal- actúe como verdadero "conejillo de indias" en el laboratorio nada improvisado de una macro-estrategia oficialista, que, es obvio, no se limita a la temática del riesgo ambiental o la contaminación urbana ni a la salvaguarda de vidas humanas en las playas montevideanas.

Eso es nada más que hojarasca distraccionista, excusas para el disfráz de la realidad, y verso sensiblero que busca aliados entre quienes son víctimas reales de una desidia y una omisión estatales, que tampoco son casuales y que, necesariamente, producen descontento popular acumulativo, del que se quiere hacer responsable al trabajador y su organización sindical, para justificar propósitos e intereses bien pero bien ajenos al "interés" del Estado y al manido interés general.

Sería tonto creer que el camino oficial emprendido hace ya mucho tiempo en Uruguay, responde a intereses "humanitarios" o de "bienestar ciudadano". Ni siquiera al interés en lograr el tan mentado achique del Estado que es el caballito de batalla de cuanto gobernante abre la boca tratando de explicar qué se busca con las arremetidas antisindicales y otras yerbas amarillentas por el estilo.

Hoy, este camino se profundiza redoblándose y extremándose el ataque a la masa asalariada más importante y estable en un país en el que la crisis estructural es tan aguda y productora de desempleo, que los públicos son por lejos la mayoría de la población permanentemente ocupada y, también, la más ampliamente organizada sindicalmente y con más posibilidades de luchas sostenidas y durables para no seguir cayendo en el despeñadero neoliberal y antipopular imperante.

Estamos metidos de hecho entre las probetas y los tubos de ensayo de una reforma del Estado para cuya concepción, proyección y ejecución, no fue ni será invitado el "convidado de piedra" que serían los trabajadores estatales organizados y en pié de lucha para evitar ser el "cabeza de turco" de anacronismos reales del Estado (reales y premeditados, y gustosamente heredados) y la "materia prima" humana a manipularse en aras de algo tan claro (oscuro, debería decirse) y sencillo como los objetivos que ya nadie puede pretender ocultar detrás de esta cacareada reforma estatal en marcha:

1.- LA PRIVATIZACIÓN TOTAL DE TODOS LOS RESORTES DEL ESTADO URUGUAYO.

2- EL DOMINIO TOTAL DEL CAPITAL PRIVADO SOBRE LA TOTALIDAD DEL ANDAMIAJE BUROCRÁTICO GENEROSAMENTE DOTADO DE RECURSOS ECONÓMICOS Y POSIBILIDADES DE RENTABILIDAD CAPITALISTA, A PARTIR DE ABULTADÍSIMOS Y COMPULSIVOS APORTES TRIBUTARIOS QUE TODAVÍA EL CAPITAL PRIVADO NO HA PODIDO CONTROLAR EN SU TOTALIDAD, Y QUE PERFECTAMENTE DESPIERTAN LA EXPECTATIVA DE ALIMENTAR LOS CICLOS REPRODUCTIVOS DEL CAPITAL, A TRAVÉS DE SERVICIOS QUE SON EFECTIVAMENTE ESENCIALES Y DE MUY DIFÍCIL PRESCINDENCIA POPULAR, QUE REPRESENTAN UN MERCADO SEGURO Y UN CONSUMO OBLIGADO QUE SATISFAGAN LAS "NECESIDADES" LUCRATIVAS DE LOS PULPOS DE LA GANANCIA MULTINACIONAL MONOPÓLICA, DONDE SEA.

3.- PRECARIZACIÓN DE LOS VÍNCULOS LABORALES, DOMESTICACIÓN DE LOS TRABAJADORES Y SUS SINDICATOS, REDUCCIÓN DE SUS DERECHOS Y CONQUISTAS HASTA LLEVARLES AL MISMO PLANO DE SUMERGIMIENTO DE LA MAYORÍA DE LOS TRABAJADORES PRIVADOS DEL PAÍS.

4.- MIENTRAS TODO ESTO NO PUEDA EJECUTARSE DE MANERA DIRECTA Y DESCUBIERTA, AHÍ ESTÁN LOS "GESTORES" POLÍTICOS, LOS BURÓCRATAS PROFESIONALES, LOS TECNÓCRATAS DEL NEOLIBERALISMO, LOS NUEVOS CARGOS DE CONFIANZA, LAS TERCERIZACIONES A DEDO, LOS DECRETAZOS, LA PREPOTENCIA ASISTIDA POR LA REPRESIÓN INSTITUCIONALIZADA Y CONSAGRADA POR "ESENCIALIDADES" A LAS QUE LOS MISMOS GESTORES HAN BOMBARDEADO A PLENA CONCIENCIA DURANTE MUCHISIMO TIEMPO. AHÍ ESTÁ LA CASTA PRIVILEGIADA A LA QUE SE LES AUMENTA SIN DRAMA SUS BUENOS SUELDOS Y A LOS QUE LOS MEDIOS ARRIMAN LOS MICRÓFONOS PARA HABLAR DEL "RIESGO AMBIENTAL", LOS "DESMEDIDOS RECLAMOS SINDICALES" Y "LA POCA VOLUNTAD DE DIÁLOGO" DE LOS SINDICALISTAS.

Si efectivamente uno de los propósitos principales fuera el "achique estatal", alcanzaría para empezar con buen éxito, la eliminación de toda la carísima e inútil parafernalia burocrático-tecnocrática desarrollada durante décadas y décadas e incrementada y renovada generación tras generación, también, ahora, por el "progresismo".

¿Por qué se elige entonces a los públicos y muy especialmente a los municipales montevideanos?. Por la sencilla razón de que intentar quebrar al gremio que más pujantemente ha resistido esta estrategia entreguista, desde por lo menos principios de esta década, resulta clave para sus defensores, mucho más cuando por este lado pueden lograr, también, una cierta reunificación política tras evidentísimos síntomas de agudas divisiones en aras del dominio ideológico del "gobierno en disputa", como parte de ellos mismos lo confiesan.

Satanizar, enchastrar, quebrar, desmoralizar, derrotar a como dé lugar, a los más cuestionadores de palabra y de hecho, es para los "estrategas" del neo-neoliberalismo, un paso táctico-estratégico con el que suponen amedrentarán a priori a los demás trabajadores, públicos, privados y desocupados, allanando el camino de la mentada reforma del Estado..

Están convencidos de que podrán montar toda la utilería necesaria para enfrentar trabajadores con trabajadores hasta el final de los tiempos, y que esto les saldrá gratis aun recurriendo, de nuevo, al autoritarismo y las cachiporras, y las destituciones por no acatar la militarización del trabajo.

Ellos sabrán qué buscan y seguramente la historia no los absolverá.

Para terminar, solamente contar un cuento. El cuento del tigre volvedor y el viejito de memoria infalible:

En una aldea muy alejada de zonas selváticas y que jamás había visto un felino, un día aparece un tigre escapado del circo que había llegado a la ciudad más cercana. Cuando el animal empezó a devorar gente, solamente pudieron salvarse aquellos que corrieron apenas verlo y se escondieron en sus casas hasta que el tigre se fue.

Entre los que se salvaron, había un hombre conocido por su memoria perfecta, infalible, incapaz de olvidar nada de nada. Este hombre fue envejeciendo y se convirtió en el viejito-enciclopedia de la aldea.

Ya casi en el ocaso de su vida de super memorioso, transcurridas varias décadas desde aquella infausta visita, apareció nuevamente en la aldea un animal de piel manchada, agudos colmillos y reflejos espectaculares, talmente igual al tigre de aquellos tiempos remotos. Todo el mundo salió corriendo hacia sus casas y se encerró a la espera de que el felino se tomara los vientos. Cuando esto ocurrió y todo volvió a la "normalidad", sobre el camino principal yacía el cuerpo destrozado y mutilado del viejito de memoria infalible, única presa del segundo tigre de este cuento.

Muy sencillo: tan perfecta, tan minuciosa y detallista, era la memoria de este hombre, que cuando vio aparecer al segundo espécimen de piel manchada y enormes colmillos, dijo, muy apacible y convencido:

-- Este no es el mismo animal, ¡tranquilidad, no huyan!!!.

Verbigracia: cambia el tigre, pero no su naturaleza. Y la memoria imperfecta, falible, únicamente refleja, es la que, paradojalmente, generalmente nos salva por no poder discernir un peligro de otro peligro (y esto vale para todos, no importa el personaje que queramos interpretar en el espectacular teatro del estado burgués).

 

Gabriel Carbajales,

 

 

Fuente: RED LATINA SIN FRONTERAS

Foto El Polvorín

Compartir este post

Comentar este post