Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay - La Mina Del Medio "Hay una alianza muy rara entre la derecha más rancia de este país y grupos de pseudoizquierda como Asamblea Popular”( ¿esto es unchiste? )

16 Febrero 2014 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

No se pierda la repuesta de Anibal Teran y averigue en que campo van las viviendas de la mina.

( El Polvorin)

El Sindicato de Aratirí plantea minería “adecuada a la realidad y de menor magnitud”, y estima que la extracción va a ser de menor volumen de lo previsto.

Francisco da Silva es uno de los 97 trabajadores de Aratirí que permanecen en seguro de paro. Es integrante de la Dirección Nacional de la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (UNTMRA), en el que representa a la región Este de la rama Minería. Nació en Cerro Chato -en la jurisdicción que pertenece al departamento de Treinta y Tres-, es técnico agropecuario y antes de ingresar a la minera se desempeñaba como peón rural. Milita en el Partido Comunista, del que integra la Departamental de Treinta y Tres. En la sede de la UNTMRA dialogó con la diaria sobre la propuesta del sindicato para la instalación de Aratirí.

-¿Cómo ingresaste a Aratirí?

-Trabajaba en una estancia entre VALENTINES y Treinta y Tres. Entré en la empresa porque mandé un currículum y me llamaron. Fue a fines de 2008, cuando en el campo estábamos ganando un salario de entre 5.000 y 6.000 pesos. Al ingresar a la industria, eso mejoró mucho. Nos organizamos sindicalmente en la UNTMRA, participamos en los Consejos de Salarios y conseguimos que hoy el trabajador que entra a la industria minera sin experiencia previa gane un salario de 23.000 pesos. Además se resolvió la situación de informalidad de muchos trabajadores: 84% de los que ingresaron a Aratirí estaban en esa situación, y permanecen índices altísimos en muchos lugares de la región. La sindicalización no fue fácil, porque en Cerro Chato la cultura sindical era cero. No existía ningún sindicato y ni siquiera se celebraban los 1º de mayo

-El debate sobre la minería a cielo abierto parece estar fuertemente polarizado. ¿Cuál es la posición del sindicato?

-No estamos de acuerdo con ningún fundamentalismo. Ni con el de aquellos que pregonan prohibiciones de todo y que, por lo que plantean, tendríamos que volver a las piedras y los taparrabos, ni con el de las empresas que vienen, se instalan y lo que quieren es llevar adelante una minería meramemente extractiva. Queremos una minería en beneficio del país y en función de las grandes mayorías, que han sido siempre postergadas, especialmente en esa zona. Queremos una minería con participación del Estado en el cuidado del medio ambiente, fortaleciendo y desarrollando los organismos de contralor. Apoyamos la Ley de Minería de Gran Porte porque plantea formalizar una comisión de seguimiento en la que van a estar todas las partes involucradas.
La comunidad de la zona y los trabajadores vamos a ser los primeros en defender el ambiente en donde vivimos, por la sencilla razón de que si se hacen las cosas mal vamos a ser los primeros afectados. Creemos que la minería no se puede prohibir, sino que se tiene que adecuar a la realidad del país.

-¿Qué otras propuestas tiene el sindicato?

-Otro eje es promover procesos que permitan mayor riqueza para la sociedad, estableciendo un sistema de compras públicas, aumento de impuestos y cánones, y la expropiación de reservas mineras para la explotación por parte del Estado. Tiene que haber encadenamientos productivos hacia atrás y hacia adelante, con una minería asociada a la industrialización avanzada. En el caso del hierro hay que seguir adelante con los diferentes eslabones, como la peletización y el arrabio [grados mayores de fundición del hierro], hasta llegar, en un futuro, a una industria siderúrgica.

-¿Qué piensan sobre los volúmenes y los plazos que se manejan para la extracción?

-Hemos participado en seminarios y foros internacionales sobre minería, y en otros países hay ejemplos de minería que son buenos y otros que son vergonzosos. Nosotros apuntamos a lo mejor. Tenemos diferencias con el proyecto que plantea Aratirí, porque no estamos de acuerdo con el volumen de la extracción del mineral. Planteamos una minería adecuada a la realidad y de menor magnitud. Pero en eso vamos bastante avanzados, y si bien no conocemos en detalle el contenido del contrato que se va a firmar entre el gobierno y la empresa, está casi confirmado que va a ser un volumen menor, como lo viene planteando el sindicato. Estamos en contacto tanto con la empresa como con el gobierno. No pretendemos saber detalles de la negociación, pero queremos estar informados. Ahora tenemos que poner énfasis en la industrialización del mineral.

-¿Cuál es su opinión del movimiento que se ha generado en contra de la minería metalífera a cielo abierto y de Aratirí? ¿Han tenido instancias de diálogo con estas organizaciones?

-Al principio, sí. Antes de que esto tomara las dimensiones que tiene ahora, tuvimos intercambios, pero después no coordinamos más. Lo que vemos es que esto ha tomado un rol político importantísimo y hoy hay una alianza muy rara entre la derecha más rancia de este país y grupos de pseudo izquierda como Asamblea Popular. Respetamos los diferentes puntos de vista, pero no los compartimos.

-¿Consideran que eso está vinculado con fines electorales?

-Sin duda. La derecha no quiere que el país siga creciendo y que se instalen más industrias, y la pseudo izquierda, tampoco. No podemos olvidar que la minería en Uruguay la instalaron gobiernos de los partidos tradicionales. Hoy se oponen, basándose en argumentos ambientalistas a veces absurdos, porque si vamos a hablar de contaminación, hoy la preocupación de los expertos en el medio ambiente no es la minería, sino la erosión de los campos debido al alto contenido de fertilizantes y químicos que tienen los cursos de agua.
Pero de eso no escuchamos hablar a los ambientalistas.
La minería se transformó en un punto de la campaña electoral que la derecha está utilizando para obtener votos.

-El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, dijo que los campos de donde se va a extraer hierro van a ser más productivos que las actividades agropecuarias. ¿Comparten esa afirmación?

-Lo que pasa es que hay mucho desconocimiento. Hay periodistas, e incluso voceros de diferentes organizaciones ambientalistas, que ni siquiera conocen la zona donde se va a desarrollar la minería. Son zonas relativamente aisladas, donde no hay mayor producción o existe una producción ganadera meramente extensiva, y está demostrado que ese tipo de producción no es suficiente para todos, porque hay mucho desempleo y bajos salarios. Compartimos lo que dijo Aguerre; lo que no compartimos es que haya salido un grupo de estancieros de Cerro Chato a declararlo “persona no grata” por esos dichos
. No tienen derecho a declarar persona no grata a ningún ministro ni a nadie, porque no son los dueños del pueblo. Quizá antes pensaban eso, pero el pueblo es del pueblo y hay mucha gente que piensa diferente a los estancieros.

Luis Rómboli Fuente: la diaria 12/2/14

 SE DEVUELVE DEFINICIÓN AL REMITENTE

(LA DIRECCIÓN DEL DESTINATARIO ESTÁ EQUIVOCADA)

 Hay una alianza muy rara entre la derecha más rancia de este país  y grupos de pseudoizquierda como Asamblea Popular”

Esta frase de Francisco Da Silva, dirigente del PCU y del UNTMRA, publicada en La Diaria del miércoles 12/02/14, refleja la estrategia empleada por voceros de sectores frenteamplistas preocupados por el crecimiento de la Asamblea Popular.

En la mencionada nota el entrevistado repite el concepto vertido en las últimas sesiones de la Junta Departamental de Treinta y Tres por parte de su compañero de sector Darío Mariño, quien con la ironía que lo caracteriza, se mostró extrañado de ver juntos en acciones contra la minería de gran porte, a militantes Herreristas y de Asamblea Popular

Por su parte en declaraciones vertidas en Utopía (Radio comunitaria de Treinta y Tres) el pasado lunes 10/02/14, el Edil del FLS Carlos Facet, señaló lo que a su criterio es “la inconsistencia del discurso ambientalista de la Asamblea Popular que en las marchas contra la minería acompaña a las cuatro por cuatro de los estancieros de derecha.”

Esa imagen de unidad entre “la derecha y los radicales de izquierda” como dicen otros, es proyectada para desviar la atención y evitar hablar del tema de fondo que en este caso es la mega minería a cielo abierto. A falta de argumentos para defender la firma de un contrato con Aratirí, los voceros frenteamplistas recurren a cuestionar el “izquierdismo” de la Asamblea Popular

 ¿CUÁL ES LA PSEUDO IZQUIERDA URUGUAYA?

Según el diccionario “Pseudo” o “seudo” (se escribe de las dos formas) significa “supuesto” o “falso”. Decir por tanto que la Asamblea Popular es “pseudo izquierda” es decir que es una supuesta izquierda o una falsa izquierda. Lo extraño es que el ataque viene de parte de los que han claudicado de los históricos ideales de la izquierda y han contribuido a la confusión ideológica que hoy existe que lleva a algunos a pensar que ya no hay ni derecha ni izquierda en el escenario político mundial.

Al respecto viene al caso lo que dice Ángel Rodríguez Kauth, Profesor de Pedagogía y Psicología de la Universidad Nacional de Cuyo, Doctor en Psicología, que dirige el Proyecto de Investigación "Psicología Política" de la Facultad de Ciencias Humanas de Buenos Aires:

“Los conceptos de izquierda y derecha -nacidos con la Revolución Francesa- como analizadores de la posición política, luego de dos siglos han caído en una franca confusión de sus referentes. Tanto la izquierda tradicional, que pretende moderar su discurso para ser aceptable por los sectores medios y altos del electorado, como la derecha histórica que ha lavado sus textos en una suerte de populismo para lograr adeptos entre el proletariado. La contemporaneidad puede observar de qué manera se están traslapando los discursos y se hace muy difícil poder discernir quien está a la diestra de quien, a la par que la clásica siniestra se ha mimetizado con los discursos de la derecha.”

Más adelante agrega en su muy interesante ensayo sobre este tema:

 “A las actuales corrientes políticas, sean cuales fueren sus nombres oficiales, sus seudónimos, o denominaciones subliminales, se las sitúa en la línea sustantiva averiguando si propugnan más o menos Estado que sus rivales en lucha por orientar o conquistar el poder. La que aspire a "menos" (mediante privatizaciones y desregulaciones) se localiza a la derecha de las otras. Esa es la clave del acertijo que hoy se enmascara bajo las retóricas publicitarias. Lo demás resulta políticamente secundario.”

El Dr. Rodríguez Kauth nos da entonces una pista interesante: si la tendencia es a privatizar, la propuesta es de derecha, si es de nacionalizar, es de izquierda. No es la única medida de izquierdismo, pero puede ser útil como herramienta de análisis

 ¿Cómo le va al Frente Amplio si lo medimos con esa vara? ¿Salvará el examen y obtendrá un certificado de “izquierda” o será reprobado con un rótulo de “derecha”?

No hace falta pensar mucho. Hasta el más distraído de los ciudadanos puede percibir la tendencia claramente privatizadora de los gobiernos del FA. La asociación de PLUNA con una banda de delincuentes que la fundieron es el ejemplo más impactante de los últimos tiempos. Pero en todas las áreas el estado entrega cada vez más protagonismo a empresas privadas. Lo vemos en UTE, ANTEL, ANCAP, y hasta en los programas del MIDES. No se fortalece la Educación Pública ni la Salud Pública.

No hay Frigorífico Nacional y la industria cárnica está en manos de extranjeros. La tierra en manos extranjeras crece mientras cada vez menos uruguayos pueden acceder a ella. Se brindan privilegios a la inversión extranjera en forestación, celulosa, cultivo de transgénicos y minería, mientras la inversión nacional es en infraestructura para facilitar el saqueo. El rol del Estado es cada vez más servil a los intereses extranjeros. ¿Alguien se atreve a negarlo? ¿Tenemos como resultado de los últimos nueve años de gobierno frenteamplista un Estado más fuerte y más soberano? La respuesta es bastante obvia

En contraste con eso está el programa de gobierno de Unidad Popular (Integrada entre otros por Asamblea Popular) de las que transcribo a continuación solo las tres primeras de una lista de 35 medidas de aplicación urgente, que como muestra de lo que haría un gobierno izquierdista, es suficiente:

 1) Nacionalización de la Banca. Eliminación del secreto bancario

2) Nacionalización, control exclusivo y planificación por el Estado del comercio exterior

3) Reforma Agraria y expropiación de los latifundios nacionales y extranjeros. Prohibición de Sociedades anónimas propietarias de tierras. Eliminación de beneficios impositivos a actividades forestales, mineras, sojeras y transgénicos. Disponiendo por decreto o ley que todo ciudadano de Uruguay tiene derecho a usufructuar la tierra para la producción de alimentos para consumo propio o coparticipe con la sociedad, de acuerdo a una utilización social y racional apuntando a la excelencia en la calidad del alimento y del ambiente. El estado estimulara este tipo de producción modificando el actual rumbo económico y educativo estatal, apoyando financieramente a los emprendimientos productivos de pequeños y medianos productores e incluyendo módulos en la enseñanza que a la producción atañen, que principalmente objetivasen las producciones orgánicas y naturales, así co mo disponiendo el aparato logístico del estado en beneficio de los pequeños y medianos productores de alimentos. Expropiación de los latifundios nacionales y extranjeros. Disminución y posterior eliminación de agro tóxicos. Se establecerá un Fondo Nacional de Tierras (operado por el Estado) y se actualizara y ampliara el Registro nacional de Colonos. Las parcelas se adjudicaran en usufructos, trasmisible a los herederos, no pudiendo ser vendidas por tanto a particulares, ni a sociedades privadas nacionales o extranjeras y revirtiendo al Estado en caso de acefalia. Se promoverá la asociación de los adjudicatarios para formar unidades de gestión y explotación colectivas de la tierra. La Reforma Agraria impulsara la priorización de la autosuficiencia alimentaria, la diversificación productiva, el repoblamiento de la campaña, la superación de las diferencias entre campo y ciudad y las prácticas compatibles con el cuidado del medio ambiente.”

 ¿Qué conclusión surge si comparamos lo que está habiendo el FA y lo que propone hacer la AP? ¿Cuál es la “falsa” o “supuesta” izquierda uruguaya?

Un partido que tiene como candidato a Presidente a Tabaré Vázquez que es asesor del FMI, que está apoyado por la fundación Woodrow Wilson, que le pidió ayuda a Bush para proteger los intereses de una empresa privada en la frontera con Argentina, que instala su base central de campaña electoral en un Hotel Sheraton… ¡no puede llamarse de izquierda!

Por eso, a mi vecino el “Pancho” Da Silva, cuyas declaraciones ocupan casi toda la página 4 de La Diaria de hoy, le devuelvo la definición de su frase, porque es la que le queda bien a su PCU y su FA: ellos si son una pseudo izquierda.

Aníbal Terán Castromán

Treinta y Tres, 12-02-14

Compartir este post

Comentar este post

arlette 02/21/2014 04:19


CADA DIA QUE PASA SE DESCUBREN MAS Y MAS ACTOS DE CORRUPCION DENTRO DEL F.A

arlette 02/21/2014 04:17


PORQUE SERA QUE LAS ENCUESTADORAS CIERRAN LOS OJOS ANTE EL CRECIMIENTO DE ASAMBLEA POPULAR ??????

arlette 02/21/2014 04:11


PARA EL FALSO COMUINISTA PANCHO TODO EL F.A Y ONG
 


Las dos caras de las ONG
James Petras
Comentaristas e intelectuales se mostraron sorprendidos cuando muchos líderes y activistas de organizaciones no gubernamentales (ONG) se unieron a la campaña electoral de Vicente Fox y, tras su
victoria, esperan recibir puestos dentro de su nuevo gobierno. La idea de que líderes "progresistas" de las ONG se unan a un régimen abiertamente partidario del "libre mercado" parece anómala. No
obstante, un análisis más profundo de la historia y antecedentes de funcionarios de ONG en América Latina, así como de su ideología y nexos con donantes externos, podía haber vaticinado este
escenario.
En la transición hacia la política electoral en Chile, Bolivia, Argentina y América Central, numerosos líderes de ONG se aliaron a regímenes neoliberales que utilizaron su experiencia
organizacional y retórica progresista para controlar protestas populares y socavar movimientos de clases sociales.
Desde el principio de la década de los 80, las clases dominantes neoliberales, junto con el gobierno de Estados Unidos y gobiernos europeos, se percataron que las políticas del "libre mercado"
estaban polarizando a las sociedades en América Latina. Mediante fundaciones privadas y fondos estatales empezaron a financiar a las ONG, mismas que expresaban una ideología contra el Estado y
promovían la "autoayuda".
A finales de este milenio, existen unas 100 mil ONG en todo el mundo que reciben cerca de 10 mil millones de dólares y compiten con los movimientos sociopolíticos por la lealtad de las
comunidades militantes Aun cuando las ONG han criticado violaciones a los derechos humanos, rara vez denuncian a sus benefactores en Europa y Estados Unidos. A medida que aumentó la oposición al
neoliberalismo, el Banco Mundial (BM) incrementó los donativos destinados a las ONG.
El punto fundamental de convergencia que comparten las ONG y el BM era el rechazo de ambas entidades al "estatismo". Superficialmente, las ONG criticaban al Estado desde un perspectiva de
"izquierda" en la que defendían a la "sociedad civil", mientras que al BM lo criticaban en nombre del "mercado".
En realidad, el BM y los regímenes neoliberales aprovecharon las ONG para minar el sistema de seguridad social estatal, y fueron utilizados y reducidos a medios para compensar a las víctimas de
las políticas neoliberales.
Mientras los regímenes neoliberales disminuían los niveles de vida y saqueaban la economía, las ONG se fundaron para promover proyectos de "autoayuda" que absorberían, temporalmente, a pequeños
grupos de desempleados pobres, a la vez que reclutaban líderes locales.
Las ONG se convirtieron en "el rostro comunitario" del neoliberalismo y se relacionaron íntimamente con los de arriba y complementaron su labor destructiva. Cuando los neoliberales transferían
lucrativas propiedades estatales, privatizándolas para los ricos, las ONG no fueron parte de una resistencia sindical. Por el contrario, se mostraron activos en la creación de proyectos privados,
promoviendo el discurso de la iniciativa privada ("autoayuda") al dedicarse a fomentar la microempresa en las comunidades pobres.Las ONG crearon puentes ideológicos entre pequeños capitalistas y
los monopolios que se beneficiaron de las privatizaciones --todo en nombre del anti estatismo y la construcción de la sociedad civil.
Mientras los ricos creaban vastos imperios financieros a partir de las privatizaciones, profesionales de clase media que trabajaban con las ONG recibían pequeños fondos para financiar sus
oficinas, sus gastos de transporte y sus actividades para promover actividades económicas a pequeña escala.
Lo importante aquí es que las ONG despolitizaron a sectores de la población, ignoraron sus compromisos hacia actividades del sector público y se valieron de líderes sociales potenciales para la
realización de proyectos económicos pequeños.
En realidad, las ONG no son no gubernamentales. Reciben donativos de gobiernos extranjeros o funcionan como agencias subcontratadas por gobiernos locales. Igualmente importante es el hecho de que
sus programas no son calificados por las comunidades a las que ayudan, sino por sus benefactores extranjeros.


 Es en ese sentido
que las ONG sabotean la democracia al arrancar programas sociales de las manos de las comunidades y de sus líderes oficiales, para crear dependencias a cargo de funcionarios no electos,
provenientes del extranjero, quienes eligen y ungen a sus interlocutores locales.
La ideología de las ONG en cuanto a sus actividades privadas y voluntarias destruye el sentido de lo "público"; la idea de que el gobierno tiene la obligación de procurar a todos sus ciudadanos
Contra esta noción de responsabilidad pública, las ONG fomentan la idea neoliberal de una responsabilidad privada hacia los problemas sociales y la importancia de los recursos para resolver estos
problemas.
De tal suerte, las ONG imponen una doble carga sobre los pobres: el pagar impuestos para financiar a un Estado neoliberal que sirve a los ricos; y el auto explotarse de manera privada para
satisfacer sus propias necesidades.
Muchos de los líderes y militantes de las ONG son ex marxistas o "post marxistas", quienes toman prestada mucha de la retórica referida a "dar poder al pueblo", "el poder popular", "la igualdad
de género" y "el liderazgo de las bases como el único que logra legitimidad", mientras que alejan la lucha social de las condiciones que marcan la vida de las personas.



Las ONG se convierten en un vehículo organizado que permite la movilidad social ascendente para desempleados o profesionistas ex izquierdistas mal pagados.

El lenguaje progresista disfraza el núcleo conservador de las prácticas de las ONG. Ejemplo de esto es el hecho de que la naturaleza local de las actividades de las ONG tiene siempre que ver con
"dar poder", pero los esfuerzos de estos organismos rara vez van más allá de una influencia en pequeñas áreas de la vida social, utilizando los recursos limitados y siempre dentro de las
condiciones permitidas por el Estado neoliberal. En lugar de dar educación política sobre la naturaleza del imperialismo y sobre las bases clasistas del neoliberalismo, las ONG discuten sobre
"los excluidos", "los indefensos" y "la extrema pobreza" sin jamás pasar de sus síntomas superficiales para analizar el sistema social que produce estas condiciones.
Al incorporar a los pobres a la economía neoliberal a través de acciones voluntarias que son exclusivamente de la iniciativa privada, las ONG crean un mundo en el que la apariencia de una
solidaridad y acciones sociales ocultan una conformidad hacia las estructuras nacionales e internacionales del poder.
No es casual que las ONG se hayan convertido en entes dominantes en ciertas regiones donde las acciones políticas independientes han decaído y el neoliberalismo rige sin oposición alguna.
La conversión de líderes de las ONG; de abanderados del "poder popular", a simpatizantes del presidente electo conservador, Vicente Fox, es por lo tanto perfectamente comprensible. Los
funcionarios de las ONG proporcionan la retórica "populista" en torno a la sociedad civil que legitiman las políticas del libre mercado. A cambio, sus nombramientos como funcionarios
gubernamentales satisfacen sus ambiciones de movilidad y ascenso social.
Para los ex izquierdistas, el anti estatismo es el pasaje que les concederá tránsito ideológico de la política de clases y el desarrollo comunitario hacia el neoliberalismo. Para los
intelectuales críticos, el problema no es sólo el neoliberalismo del "libre mercado" que viene de las cúpulas, sino también el neoliberalismo de la "sociedad civil", que proviene de abajo.
Traducción: Gabriela Fonseca
Fuente: "
target="_blank"http://spie.pangea.org/cint/documentos/Las_doscaras.htm

arlette 02/16/2014 05:59


BUENISMO ESE FINAL


¿Qué conclusión surge si comparamos lo que está habiendo el FA y lo que propone hacer la AP? ¿Cuál es la
“falsa” o “supuesta” izquierda uruguaya?


Un partido que tiene como candidato a Presidente a Tabaré Vázquez que es asesor del FMI, que está apoyado por la fundación Woodrow Wilson, que le pidió
ayuda a Bush para proteger los intereses de una empresa privada en la frontera con Argentina, que instala su base central de campaña electoral en un Hotel Sheraton… ¡no puede llamarse de
izquierda!





Por eso, a mi vecino el “Pancho” Da Silva, cuyas declaraciones ocupan casi toda la página 4 de La Diaria de hoy, le devuelvo la definición de su frase,
porque es la que le queda bien a su PCU y su FA: ellos si son una pseudo izquierda.


Aníbal Terán Castromán

arlette 02/16/2014 05:54


Extractivismo
segunda fase del neoliberalismo


Fuente: lafogata.org


¿Qué es esto? Esto es un nuevo colonialismo. Un colonialismo
distinto al que hicieron los españoles, pero colonialismo al fin.


Raúl Zibechi


Conferencia dada en el Encuentro de
los Pueblos del Abya Yala por el Agua y la Pachamama,


Buenos días, a todos y todas. Es una enorme alegría estar aquí,
compartiendo con todos los compañeros y las compañeras de diferentes pueblos y diferentes países. Todos unidos por lo mismo, por resistir, por no dejarnos, por no ser serviles ante los poderosos,
se vistan del color que se vistan esos poderosos. Entonces, un saludo rebelde, un saludo revolucionario a todos los pueblos de América Latina que luchamos contra el extractivismo y contra la
dominación.


Voy a hablar brevemente sobre el EXTRACTRATIVISMO: Tenemos dos
formas de vidas simultáneas, que no son de vida las dos, no. Son dos modos de ser opuestos y antagónicos hoy


: Un modo que es la
especulación y otro que es la producción. La especulación es muerte, es robo, es destrucción, es capital, es capitalismo, es extractivismo, es minería, son monocultivos, es producción de
mercancías y es producción de pobreza, y es también, de eso voy a hablar, militarización, genocidio.


Por otra parte estamos
quienes le apostamos a la vida, a la necesidad de crear todos los días nuestros alimentos, nuestras formas de sobrevivir, pero también nuestros sueños y nuestra esperanza. Lo hacemos en colectivo
en comunidad, en minga, como podemos y como aprendimos a hacerlo.


 Lo primero que
quiero abordar es:


 Por qué hoy tenemos
un modelo extractivita?


¿Por qué hoy la minería a cielo abierto? ¿Por qué hoy la
explotación de la tierra?


¿Por qué hoy la forestación? (es lo que tenemos en el sur, yo
vengo de Uruguay, para fabricar celulosa). ¿Por qué la soja, la palma? Etcétera.


Vivimos, yo creo, en
una segunda fase del neoliberalismo.


 La primera fase fue
en los noventa, ustedes la vivieron, y contra ella, aquí en Ecuador, hicieron varios levantamientos. Fue la privatización.


El neoliberalismo aterrizó en América Latina privatizando,
robando, destruyendo el estado, apropiándose de todo aquello que habían construido los pueblos, y que una parte eran grandes empresas estatales. Esta etapa se terminó más o menos en el año 2000.
No se terminó porque sí, la terminamos nosotros con las resistencias.


Hubo decenas de levantamientos populares en toda América Latina,
desde México hasta el sur de la Patagonia.


Aterriza ahora, una
segunda fuerza, una segunda etapa neoliberal, que es ésta que llamamos extractivismo, que ya la estamos sufriendo en estos momentos.


Hoy tenemos un cambio fundamental en el mundo. Es la crisis del
centro. El mundo se ordenó en torno al centro y las periferias. Las periferias, o sea los países del sur, éramos explotados y nuestras riquezas iban a engrosar las riquezas del norte. Hoy eso
cambió, ya