Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY Marzo Mes de la mujer (4) El Aborto

8 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Escribe: Enrique Cuadrado

 

La amenaza del cura Cotugno, gerente local de la empresa multinacional que se dice representante de un dios desde hace mas de 2 mil años, repite viejas posturas de la  intolerante “santa e inquisidora” iglesia vaticana, a través de los tiempos.

 

Esta vez, contra la despenalización del aborto.

 

el-vaticano-perjudica-la-salud.jpgLo más imbécil de todo es que, además de no aceptar el aborto legal, la  hipocresía clerical alcanza y prohibe también, el uso de condones y cualesquier otros medios anticonceptivos.

 

A mi juicio, el curita, jerarca de la filial local, se está pasando de los límites presuntamente establecidos en un régimen laico. Posiblemente haya jugado en el anuncio público, su influencia frente al “ambiguo” presidente.

 

La “santa e inquisidora”, siempre partidaria del pensamiento único y la verdad absoluta, se mostró dispuesta a sacar de en medio, a aquellos que no aceptaran de buen grado sus imposiciones.

No hesitando; a la hora de quemarlos vivos en la hoguera.

 

aborto-uruguay-graffiti.JPGLa cuestión más importante sin embargo, en la cuestión  del aborto es que las mujeres de todo el mundo, (también en el Uruguay), siguen apelando a la interrupción del embarazo no deseado, en locales no adecuados, con  personal no habilitado, corriendo riesgos innecesarios, cuando podrían y deberían hacerlo, en un hospital público, por su simple voluntad.

 

En un informe de Junio del 2005 de Human Rights Watch hrw.org bajo el título: “Derechos humanos y el derecho al aborto” (10 páginas), cuya lectura completa les recomiendo; se estima que cerca de 80 mil mujeres al año mueren en el mundo, a raíz de intervenciones mal hechas.

Aunque por ahora lo que importa, es echar una palada de tierra encima de aquellos que hablan en interrumpir una vida, una falacia que se repite de Norte a Sur.

 

En México un editorialista de La Jornada, denunciaba tiempos atrás que:

 

“Nuevamente las voces de la ultraderecha y las altas jerarquías de la Iglesia católica utilizan y repiten ad nauseam el único seudo argumento que tienen para oponerse y condenar el aborto en cualquiera de sus modalidades.

 pintadas_2640x480.jpg

Advierten que, la vida (humana) comienza desde el momento de la concepción y por lo tanto, el aborto al ser una interrupción del proceso vital, es un homicidio.

 

El seudo argumento arriba citado, se basa en una completa confusión entre lo que es vida y lo que es un individuo biológico.

 

Si bien no existe hasta el momento una definición de vida clara y tajante, admitida unánimemente por todos los científicos, sí se admite desde hace casi dos siglos, cuando Theodor Schleiden y Mattias Schwann emitieron su teoría celular, que existe una unidad mínima de materia viva, que puede existir de manera autónoma a las demás.

 

Esta unidad es la célula. Todo ser vivo está compuesto de pequeñas unidades de vida llamadas células. Algunos seres vivos, llamados unicelulares, al mismo tiempo que son una célula, son el individuo biológico, pero solamente ellos.

 

Aceptada esta verdad elemental, vemos que en el ser humano, tanto espermatozoides como óvulos son células, unidades de vida al igual que las neuronas, los leucocitos, los hepatocitos o los odontoblastos.

 

Cuando un espermatozoide fecunda a un óvulo, se forma una nueva célula, distinta a las dos que le dieron origen, pero sigue siendo una célula. La diferencia fundamental es que esa nueva célula contiene la información genética de los dos potenciales progenitores del individuo que está por producirse, pero que aún no lo es.

 

El hecho de que esa célula-huevo sea el resultado de esa fecundación del gameto femenino por parte del masculino, no le confiere el estatus de individuo biológico, pues no puede sobrevivir de manera independiente a quienes sí son individuos biológicos: la madre y el padre.

 

Solamente los individuos biológicos pueden desarrollarse y sobrevivir de manera independiente a otros de su misma y de otras especies, gracias al proceso de diferenciación y especialización de sus partes.

 

En el caso de los vertebrados superiores, grupo al cual pertenece el ser humano, ni embriones ni fetos pueden considerarse individuos biológicos pues carecen del desarrollo que les permite alcanzar esa independencia en su existir, aunque estén compuestos de células y, por lo tanto, haya vida en ellos, pero no individuación.

 

Por esa sencilla razón, la destrucción de una célula o un conjunto de células cualquiera del ser humano no puede ser considerada un homicidio. (Fragmento extraído de La Jornada, mx del 24.03.2007, bajo el título de “El aborto no es un homicidio”).

 

Me pareció muy esclarecedora, esta explicación científica-periodística, que da por tierra con una serie de pretextos algunos infundados, otros inventados por causa de intereses económicos; o nacidos de la hipocresía y la ignorancia.

 

aborto.jpgEn todo caso, la omisión de los representantes en el legislativo, o el veto del ejecutivo, apenas desoirá una parte importante de la sociedad, (aproximadamente el 60% esta de acuerdo en modificar el status actual), y mantendrá abiertos los caminos, para que algunos médicos sin escrúpulos enriquezcan un poco mas, al tiempo que nuestras mujeres, seguirán corriendo riesgo de vida; ya que como bien  se sabe, aquello que está prohibido siempre cuesta un poco más.

Compartir este post

Comentar este post