Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay - MUJERES DIPUTADAS QUE HAN ESTADO CACAREANDO DESDE LA IZQUIERDA MUCHOS AÑOS SOBRE LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO EN URUGUAY, AHORA NO DICEN NI PÍO ANTE LA HIPOCRESÍA Y AUTORITARISMO DEL PÓDE

5 Octubre 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 


Entrevista al demógrafo Guillermo Macció.Lunes 1º de octubre de 2012. “quien haya tenido la oportunidad de escuchar las intervenciones capaz que sintió lo que yo sentí, un bochorno ético e ideológico de diputados que hacían ostentación de la más supina ignorancia sobre el tema. Y que mujeres diputadas que han estado cacareando desde la izquierda muchos años, allí no dijeron ni pio…Hipocresía y autoritarismo, todos los que levantaron la mano, las 50 manos alzadas, con muchas mujeres de larga militancia en este tema, han cometido un grosero atropello a la conciencia de las mujeres uruguayas.
¿Por qué? Porque establecen la autorización, se despenaliza el aborto pero simultáneamente crean un tribunal inquisidor que le va a pedir a la mujer en cada caso que explique ante ellos, burócratas, un ginecólogo, seguramente una psicóloga y un asistente social, que explique y dé razones de por qué quiere abortar.”

 

Chury: Oyentes, estamos recibiendo con muchísimo gusto a Guillermo Macció en los micrófonos de Radio 36.
¿Cómo te va Guillermo?

Macció: Buenas tardes Efraín, buenas tardes a la audiencia. Me va bien, con muchas ganas de conversar contigo y con la audiencia.

Chury: Me alegro muchísimo.
Bueno, ya que justamente hace falta dar información, que haya debates, que se discutan tantas cosas, fuera de micrófonos estábamos hablando de algo que me estaba contando Guillermo desde Perú enmarcado en el encuentro de la UNASUR. ¿Pero por qué se va a quedar en mí? Se lo decimos a la audiencia...

Macció: Bueno sí, me parecer interesante y que muestra otras dimensiones e la política internacional. Hoy me llamaron de mañana de Lima para informarme que hoy se inauguró la tercera cumbre de los países de América del Sur (UNASUR) con los países árabes. En este momento están reunidos todos los presidentes de América del Sur, excluido Paraguay, y 16 de los 22 países de la liga árabe. La conferencia se define como una conferencia de paz, de desarrollo y de entendimiento.
En esa conferencia que comienza hoy, mañana es el plenario de presidentes, es la tercera que se hace en Lima y se van a discutir asuntos políticos y asuntos de comercio, de intercambio. No hay ningún representante de la Unión Europea, no hay ningún representante del Canadá y no hay ningún representante de los Estados Unidos. Nosotros percibimos algunos cambios. Y la novedad primera es que “El Comercio” de Lima, el principal diario de la oligarquía peruana, que es bastante decir, apareció en los titulares, en la portada y el editorial escrito por el director de “El Comercio” de Lima publicados en árabe, dándole la bienvenida a los países árabes a América del Sur.
Cualquier persona que busque “El Comercio” de Lima en internet, lo va a encontrar con la traducción. Lo que me parece un gesto de un nivel diplomático de primera línea con una oligarquía, porque es una oligarquía inteligente y culta, no es una oligarquía de medio pelo.
Por supuesto ahí está el presidente uruguayo y van a estar todos los presidentes, de una importancia extraordinaria.
Claro, como acá, la prensa alcahueta, no están los EE.UU. ni toda esa...

Chury: Bueno, ya no hablan nunca más de eso...

Macció: No le hablan de eso.
La otra cuestión anecdótica es que el presidente de Jordania alquiló una moto súper potente y se fue ni bien llegó en moto con su escolta hasta Cusco, son 850 km. Con lo cual ha producido una revolución ver a un jerarca de esa naturaleza, seguramente muy custodiado por distintas fuerzas, haciendo su viaje en moto para conocer Cusco y subir a Machu Picchu.
Son elementos anecdóticos, pero lo que quiero señalar como hito político es que en el Perú se juegan cartas importantes para América Latina y otras regiones del mundo que en nuestra agenda periodística, lamentablemente en el Uruguay no figuran. Y por eso, un poco anecdótico, búsquense los buscadores por internet, El Comercio de hoy con toda la información y se van a encontrar con un diario latinoamericano de mucha importancia como El Comercio de Lima en árabe. Con lo cual se desmitifica toda la faramalla esta del terrorismo árabe. No, hay que tener un horizonte mayor, que se está dando afortunadamente, no en el Uruguay pero sí en otros países de América Latina.

Chury: Oyentes, seguramente ustedes ven los informativos de la televisión luego y van a ver que si pasan una información de esta reunión de UNASUR la pasan porque está Mujica allí. De lo contrario la ignorarían totalmente porque no proviene de la CNN ni de Washington.
Bien, dejamos esto por aquí, tú ya estabas de retorno de Perú en el momento en que aquí fue aprobada en Diputados la ley de despenalización del aborto. Y creo que es un tema que vale la pena hablarlo, comentarlo, analizarlo, ponerlo en la mesa de la criticidad y por lo tanto es lo que te invito a desarrollar a partir de este momento...

Macció: Gracias, Efraín. Yo le asigno una importancia capital al tema por lo que ha sucedido, por lo que sucederá en lo que viene y porque significa una cosa desproporcionada en términos éticos, ideológicos y políticos que han ocurrido en el Uruguay y que yo quiero levantar y poner en la mesa de discusión.
Primero porque he estudiado el tema muchos años. Segundo, como demógrafo tengo conocimiento del pensamiento en esta materia. Y lo que ha pasado en el Uruguay es sencillamente bochornoso para mí como uruguayo y lo voy a presentar ordenadamente.
Como todo el mundo sabe el martes de la semana pasada la Cámara de Diputados aprobó con 50 votos a favor y 49 en contra el proyecto de ley sobre despenalización del aborto. Así es el título.
Lo primero que quiero decir, el capítulo de lo anecdótico, quien haya tenido la oportunidad de escuchar las intervenciones capaz que sintió lo que yo sentí, un bochorno ético e ideológico de diputados que hacían ostentación de la más supina ignorancia sobre el tema. Y que mujeres diputadas que han estado cacareando desde la izquierda muchos años allí no dijeron ni pio. Ese es un caso.
Segundo caso, un diputado que se opone a la ley dice que el mandamás de su partido lo manda a votar en contra y se retira. Con lo cual, el carácter representativo de ese diputado queda anulado, porque el diputado dice: A mí me mandan votar. ¿Y a los que votaron a ese diputado quién los representa?
Es decir, ha habido una manifestación categórica de que el cuerpo legislativo llamado Cámara de Diputados no representa a nadie salvo a las cúpulas políticas. Son empleados de los mandamases de los respectivos partidos. Eso es anecdótico.
También tuvimos que soportar la telenovela de un diputado lloriqueando, contando la vida, la historia reproductiva de su matrimonio...

Chury: Sí, sí, eso me pareció lamentable...

Macció: Bochornoso, bochornoso.
Pero eso es indicativo, para un observador externo, del grado de degradación intelectual, profesional y político del cuerpo legislativo, porque son 50 los comprometidos.
Eso es en cuanto a lo anecdótico. Ahora quiero pasar al cuerpo principal, al núcleo que es el significado de lo aprobado, qué significa lo que se aprobó. Porque como hay tanto desconocimiento en el espectro político y lamentablemente en la ciudadanía sobre lo que se aprobó, yo quiero desmenuzarlo para mostrar.
Históricamente, en materia de aborto, ha habido 2 posiciones. Una en contra, de los que practican algún credo religioso o por razones cualquiera, que se oponen drásticamente al aborto. No estoy a favor pero es respetable. Los que dicen: me opongo al aborto por esto, por esto y por esto, se oponen.
Y está la otra posición, en la que yo me inscribo, que es: estoy a favor del aborto. Y después puedo usar distintos argumentos para estar a favor del aborto. Hoy la tesis que se ha venido construyendo trabajosamente desde la conferencia de Beijing para acá, en conferencia convocada por las Naciones Unidas, reconoce que la mujer tiene una autonomía irrestricta sobre su cuerpo. Y por lo tanto ella, por sí y ante sí, está en condiciones de tomar decisiones respecto a un embarazo deseado o no deseado. Ella ante sí y por sí, sin intermediación ni del marido ni de nadie, ella es dueña de su cuerpo y las decisiones que toma en estado de conciencia las hacen responsables sólo ante sí misma. Ni ante Dios, ni ante el credo, ni ante la autoridad. Esas son las 2 posiciones, digamos, antagónicas e irreconciliables, en pro o en contra. Que fueron las que sostuvieron respectivamente el Partido de Venancio Flores y el Partido Nacional.
Ahora, ¿qué pasó con lo que hizo la bancada del Frente? ¿Qué sucedió? Sucedió una cosa que no ha ocurrido nunca, que es lo peor que podía haber ocurrido y que si uno no lo analiza y no tiene fuentes de información capaz que tropieza, y ese es el propósito mío de explicitarlo acá, esta tarde. Los 50 votos a favor de la despenalización del aborto son un máximo de hipocresía política y de autoritarismo político. Hipocresía y autoritarismo, todos los que levantaron la mano, las 50 manos alzadas, con muchas mujeres de larga militancia en este tema, han cometido un grosero atropello a la conciencia de las mujeres uruguayas.
¿Por qué? Porque establecen la autorización, se despenaliza el aborto pero simultáneamente crean un tribunal inquisidor que le va a pedir a la mujer en cada caso que explique ante ellos, burócratas, un ginecólogo, seguramente una psicóloga y un asistente social, que explique y dé razones de por qué quiere abortar. Y ellos se atribuyen la facultad de autorizar o no el aborto. Eso es tribunal de la inquisición. Inquisición quiere decir preguntar, indagar, investigar, y ellos se atribuyen la facultad de decir si se lo hace o no se lo hace.
Y eso, para que tengan idea de la magnitud del problema que se ha creado, significa que entre 35.000 a 38.000 mujeres por año pasarán por ese tribunal de inquisición. La bancada del Frente Amplio ha aprobado en este proyecto de ley de despenalización del aborto, un tribunal inquisidor que se atribuye la facultad de decidir si se hace o no se hace el aborto.
Y la mujer tiene que ir a comparecer al tribunal para explicarle las razones o los motivos. Ese tribunal va a decir sí o no, va a tener un plazo de 5 días, como se habla en el proyecto.
Vergonzoso, vergonzoso porque es erigirse la burocracia estatal en Salud Pública, en este caso, en un tribunal de inquisición que va a investigar las razones por la cual la mujer quiere abortar. Contradice todo el pensamiento y la doctrina que se ha desarrollado sobre la autonomía de la mujer. Es un verdadero agravio a la autonomía que tiene la mujer y que está reconocido en Naciones Unidas en multitud de documentos sobre el derecho a decidir por sí y ante sí sobre si un embarazo no deseado haga de prosperar o no.
Y no se han dado cuenta, no he visto que nadie salga a decir, ni juristas ni analistas, sobre esta barbaridad legislativa que espero que en el Senado, donde me consta que hay mentes lúcidas, algunas de las cuales han estad en esta emisora, digan: -Oiga, esto es un atropello jurídico.
Estamos más atrás que los argumentos que se dieron en 1934 cuando Irureta Goyena hizo la reforma del Código Penal uruguayo que estuvo vigente entre 1934 y 1938, que se permitió el aborto de una manera traviesa.
El Tribunal que va a juzgar la propiedad o impropiedad de que la mujer se haga un aborto es un tribunal de inquisición. Y hace que el Estado intervenga con facultades que le da la ley, en la conciencia y en el útero de la mujer. Es exactamente igual que el tribunal de la inquisición de la iglesia católica del siglo XVII, XVIII. Ella tiene que explicarles...
Imagínese a un ginecólogo burócrata, a una psicóloga que va, que hace el trabajo así nomás y a una asistente social. Lo que yo espero que pase, si la ley prospera, es que los ginecólogos inteligentes firmen la autorización del aborto en blanco. Y cuando venga una mujer que quiera abortar venga la nurse o la enfermera que la atiende, le llene los papeles y se lo haga inmediatamente. Se pretende someter a un interrogatorio y a un suplicio de espera de 5 días, es absolutamente contra natura. Pero contra natura en sentido absoluto y contra natura doble porque eso viene de un partido que se suponía de izquierda. ¿Dónde están las legisladoras de ese partido que han aceptado tremendo disparate?

Chury: Campeones de la regresión...

Macció: Campeones e la regresión.
Ustedes imagínense la escena, 35.000. ¿Por qué 35.000? Porque entre 35.000 y 38.000 son los abortos que se practican cada año. Hay unas 35.000 a 38.000 mujeres que se practican un aborto cada año, clandestinamente hasta ahora. Bueno, esas mujeres ahora, para poder hacerse el aborto, van a tener que pasar por el tribunal inquisidor. Es de una aberración y de un absurdo que uno no puede siquiera meterse en la cabeza. Y fue aprobado 50 votos contra 49.
Me han dicho, no lo puedo aprobar, que ese fue el precio que hubo que pagar para conseguir 1 voto o 2 votos de algún partido...

Chury: Eso se dijo...

Macció: Si eso es así la vergüenza es doble, la vergüenza es doble. Porque en realidad los que ganaron fueron las fuerzas oscurantistas, más oscurantistas que uno puede imaginar que están en el Uruguay que han forzado a la Cámara de Diputados a aprobar este mamarracho que espero no prospere.

Chury: Algo que me parece de sentido común, ¿si una mujer decide abortar entre elegir que la interrogue un tribunal de la inquisición, no elige en definitiva hacerse un aborto como se hacen ahora que no tiene que declarar ante nadie?

Macció: Exactamente.

Chury: Entonces se fomenta...

Macció: Bueno, esa es la hipocresía. Cuando la hipocresía alcanza niveles tan mayúsculos se pierde el estado de conciencia del acto hipócrita. Porque es el afán interventor del Estado, en este caso, sobre la conciencia y sobre el útero de la mujer. ¿Qué tiene que andar indagando por qué razones? No hay que dar ninguna razón si una mujer decide, por eso el principio de autonomía, por sí y ante sí que tiene un embarazo no deseado y quiere ponerle término, el Estado lo que tiene que hacer es darle, con la mayor prontitud, con la mayor eficiencia, el servicio que esa mujer requiere.
Esa es una política sana, transparente y comprometida. No caben asuntos intermedios. Es la mentalidad burocrática que tiene paralizado al Uruguay. El Uruguay se despedaza en su estructura burocrático-administrativa porque el montaje de aparatos que compiten unos con otros hace que el país esté en estado de esclerosis, no funciona.
Pero ahora se le agrega un mecanismo de intervención en la conciencia, en manos de burócratas. Es igual que lo que hacía el cura en el confesionario. Además, en un país laico, por si se nos olvidara...

Chury: En un país laico...

Macció: Está definido en la Constitución. Claro, el laicismo en este país se va perdiendo por la vía de las intervenciones de este tipo.
Entonces, yo hago este comentario, asumo el más absoluto compromiso de pelear en esta dirección, me solidarizo con todos los movimientos de mujeres, el Plenario de Mujeres en Pro del Aborto que estuvo reunido el otro día, me solidarizo con las mujeres que exhibieron parte de su cuerpo y se bajaron de un ómnibus en el Parlamento porque son gente valiente, coherentes con sus principios y que en realidad están peleando contra un Estado burocrático dentro del cuerpo legislativo uruguayo enfermo. Enfermo, han perdido las coordenadas.
Además, no estudian, porque hay caradas de documentos de Naciones Unidas en decenas de conferencias que ya hay un consenso universal sobre el concepto de autonomía. La mujer de su cuerpo, ante sí y por sí, decide qué va a hacer. Que está íntimamente ligado a todo el derecho de la planificación familiar y del uso de técnicas anticonceptivas, que en este país existiendo, siguen retaceadas.
Conozco un país católico como Costa Rica que es pionero en materia de planificación familiar hace 30 años. Entonces, no se puede usar, lo que pasa es que acá hay un Estado oscurantista interventor.
Lo que quedó al desnudo en la Cámara de Diputados el martes pasado fue el afán interventor y autoritario de los que tienen un cargo político para meterse en la conciencia de la gente. No tiene otra explicación, no tiene otra. Y tenemos que combatir férreamente esa actitud autoritaria, que existe en muchas otras manifestaciones pero uno no se da cuenta. Pero en este caso quedó tan evidente, tan palmariamente evidente que es un bochorno, hipócrita y autoritario.
Tenemos en el proyecto de ley, que espero no prospere, un tribunal inquisidor que va a indagar sobre las condiciones de la mujer para tomar una decisión burocrática administrativa si autoriza o no autoriza el aborto. Es absurdo, no se puede creer que haya ocurrido, pero sí ocurrió.

Chury: Sí, fue un verdadero disparatario lo que hubo que escuchar. Es decir, uno deseaba que realmente alguien hubiera leído algún libro alguna vez...

Macció: Bueno, hablando de libros, yo creo que no hay que ir a buscar muy lejos el propósito de esto. Tenemos 2 historiadores uruguayos magníficos, extraordinarios, uno de ellos muerto hace poco tiempo, que es una obra formidable que se llama “El poder de curar” de José Pedro Barrán y Benjamín Nahum.
Yo invito a la audiencia que quiera saber la historia de la salud pública y el poder político detrás de los médicos de Salud Pública que lea esta obra. Creo que está, si no me acuerdo mal, Ediciones de la Banda Oriental. Es una obra de hace ya como 15 años que fue escrita, donde analizan la influencia del cuerpo médico en la política y las decisiones sobre la salud y la vida privada, sobre todo afectando a los más débiles, que en este caso son las mujeres.
El otro documento, la otra obra que me parece magistral, que también recomiendo sin reservas, es la obra de Michel Foucault, el famoso médico e historiador francés, que escribió un libro que se llama “La vida de los hombres infames”. Es una obra magnífica.
Y él dice: “...la medicalización de la vida, a través del cristianismo y el capitalismo, ha sido una constante histórica. El control de la sociedad sobre los individuos no se opera simplemente por la conciencia o por la ideología sino por el poder que se ejerce en el cuerpo, con el cuerpo...”
Me parece que está escrito para este proyecto. El control de la sociedad sobre los individuos no se opera simplemente por la conciencia o por la ideología sino que se ejerce en el cuerpo y con el cuerpo. Es perfecto.

Chury: Es perfecto.
Bien, nos llega aquí un mensaje de Mary que dice que felicita a Macció porque lo que dice es una gran verdad. Ella tiene una hija y se pregunta: ¿Las mujeres dónde están? ¿Se sabe si ellas están a favor o en contra? ¿Por qué se quedan calladas y no se mueven?
Y afirma después: No existe otra izquierda más que la Asamblea Popular...

Macció: Bueno, muchas gracias Mary. Le agradezco particularmente hoy ese mensaje porque me da pie para lo que yo tenía preparado antes que se engancha perfectamente. Todos los partidos políticos del Uruguay, salvo uno, han tomado posición. El partido de Venancio Flores sabemos la posición que tomó que mandó votar de una cierta manera, así que hay posición tomada.
El Partido Nacional tiene posición tomada histórica. La coalición del Frente es la que ha producido el engendro que estoy comentando y criticando.
Y hay una fuerza política nueva, la más nueva, que es a la que yo pertenezco, que no ha dicho nada. Y creo que la Asamblea Popular, a la que Mary también comenta, no puede eludir, por razones éticas y por razones ideológicas, un debate en su seno, en régimen de asamblea, no de coordinador, de asamblea, para examinar este tema y tomar posición. Porque aunque no tengamos espacio en el cuerpo legislativo, tenemos espacio entre la ciudadanía y pretendemos conseguir más votos que los que obtuvimos en la elección pasada.
Y a mí me parece que la Asamblea Popular tiene el compromiso con sus adherentes para ventilar todos los temas que se consideren de interés prioritario para la sociedad uruguaya, discutirlos abiertos en régimen de asamblea de tipo cabildo artiguista y ahí tomar posiciones y ventilar de manera democrática, científica, rigurosa, ponderada y hacerse sus pronunciamientos públicos.
Porque un partido que en las encrucijadas de la historia institucional de un país no toma posiciones, pierde créditos. Y a mí no me gustaría que alguien me increpara que en el momento histórico que estamos viviendo en este tema, nosotros no nos hayamos pronunciado.
Así que por este medio estimulo, propongo, solicito que tan pronto como sea posible la Asamblea Popular, si de ella queremos construir un árbol sólido, se reúna para examinar este tema y otros tantos que vendrán. Pero el silencio no nos hace ningún bien.
Así que con eso aprovecho el pie que nos da Mary y agradezco la oportunidad.

Chury: Sí, Mary hace una pregunta, dice: ¿No será que esta pantomima pretende catapultar a nuestro ya conocido monarca al primer puesto o pastor religioso, porque también se parece? ¿No será eso?

Macció: No lo creo. No lo creo porque es demasiado groso, demasiado fuerte. Pero imagínense oyentes, hagan la cuenta, 35.000 a 38.000 mujeres por año, sobre todo pobres, jóvenes, marginadas, que van a los hospitales de Salud Pública, a dar explicaciones ante un tribunal de burócratas explicando por qué no quiere proseguir con un embarazo no deseado. Es el límite de lo absurdo, el límite de lo autoritario.
Y cuando una persona como es un represor, un dictador, pierde el límite de la autoridad, se convierte en un ser peligroso. Y yo creo que lo que ha pasado acá es digno de estudio de una psicopatología social de poder.
Y que no haya habido ni una sola voz que dijera que esto es un mamarracho, no lo atribuyo tanto a que no lo pensaran sino a que estaba tan disciplinado el cuerpo y el voto que cada uno levantó la manito sin chistar.

Chury: A mí lo que me da la impresión, cuando pasan estas cosas en el Parlamento, y la pregunta que me hago es si el parlamentario sabe a quién tiene que responder. Porque en realidad el parlamentario debe responder a la ciudadanía que fue la que lo que puso allí...

Macció: Claro, pero está clarísimo que no es así, por declaración expresa de algunos y por comportamiento tácito de otros.
Se descalifica a sí mismo el cuerpo legislativo cuando en sus actos niega la representación de la ciudadanía que dice ejercer. Y esa toma de conciencia a veces toma mucha crudeza como en estos casos. En otros pasa también, lo que pasa es que esto es tan evidente, tan grosero, tan retrógrado. Si uno lee el Código Penal de 1934, cómo se permitió el aborto entre 1934 y 1938, se los voy a refrescar a los oyentes. Seguía siendo delito en esos 4 años, pero son solidariamente responsables del delito el médico tratante y la paciente, establecía una co-responsabilidad. Era la paciente porque se lo hacía y el médico porque lo hacía.
Pero además el Estado sólo podía intervenir con la figura jurídica a instancia de parte. Sólo podía ser denunciado por alguien que estuviera directamente interesado, podía ser el padre, la madre, una cosa así.
Y en consecuencia el aborto se practicó de esa manera, una figura tramposa, astuta y funcionó y en el 38 se derogó.
Hoy, 70 años después, hemos retrocedido 200 años en materia de pensamiento en este asunto. Digo y repito, hay conferencias internacionales donde el reconocimiento de la autonomía irrestricta sobre la conciencia y el cuerpo de la mujer es sólo por sí y ante sí. La mujer decide en función de su conciencia y de su deseo y nadie más interviene. Ese reconocimiento de la autonomía es la mejor jerarquización que podemos hacer del valor de la mujer en la sociedad contemporánea, liberarla de todo el tutelaje.
Resulta que acá, a contraviento de la historia, se crea un tribunal inquisidor que va a intervenir sobre la conciencia del cuerpo de la mujer, en un acto burocrático administrativo. No tiene, no voy a decir la expresión popular, pero no tiene pies ni cabeza.

Chury: Nos llega un mensaje de una oyente que dice: “Totalmente de acuerdo, qué poco somos las mujeres para los hombres de poder. Quiero saber si las millonarias pasarán por el tribunal. Los abortos clandestinos seguirán per a precios astronómicos” –die la Dra. Milano...

Macció: Exactamente, tiene toda la razón. Pero es que nadie va a ir a dar la cara para explicar un acto de su conciencia. Es e una aberración cuyo límite no alcanzo a entender. Una mente enferma sólo puede proponer eso.

Chury: “La ley no dice si la mujer se puede hacer más de un aborto” –dice Walter...

Macció: Sí, no tiene por qué decirlo porque ira a demandar un servicio cada vez que tenga un embarazo no deseado.
Ahí el componente indispensable que tiene que estar al lado es la educación sexual y el suministro de prácticas anticonceptivas. Desde la esterilización hasta todas las otras técnicas que están al alcance de toda la sociedad. Sin cortapisas, porque en el Uruguay hay pero hay cortapisas, algunas cosas se consiguen y otras no.
Perdón la vehemencia, pero lo que pasa es que sobre pasa mi equilibrio.

Chury: Muy bien, hemos comentado este tema que fue central en el día de hoy. Pero antes de irnos tenemos una consulta que dice: “Hola Guillermo y Chury. Por favor, me pueden decir qué somos, orientales o uruguayos. ¡Qué tema! Muy bueno el programa. Saludos, Carlos del Municipio B.

Macció: La cédula de identidad dice “oriental” y el Himno Nacional dice: “Orientales, la patria y la tumba” y nunca está mencionado el gentilicio “uruguayo”. Saque sus conclusiones.
Uruguay apareció cuando fue derrotad el artiguismo, por eso tenemos 3 banderas además.

Chury: Muy bien, Guillermo, te agradezco muchos que hayas venido como siempre. El lunes nos encontramos otra vez...

Macció: Bueno, cómo no...

Chury: Que pases muy bien. Muchas gracias por todo...

Macció: Gracias a ustedes.

 

Compartir este post

Comentar este post