Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: MUJICA: “UN GUSANO LOCO” / NIN NOVOA: “NO HUBO ENGAÑOS” / GONZALO FERNÁNDEZ, “SON MINUCIAS”

14 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

13 de octubre de 2010

 

MENSAJE DE LA 36

MUJICA: “UN GUSANO LOCO”
En su libro “Herrera Patria para todos” el ex Tupamaro José Luis Baumgartner afirmó que Mujica es “el máximo caudillo herrerista de la historia reciente”, su “continuador” quien “culminará su tarea inconclusa”, porque ambos tienen “el mismo estilo” e “idéntica porfía”.

http://www.uruguayaldia.com/wp-content/uploads/2010/05/Mujica_Lacalle-3.jpg
 

NIN NOVOA: “NO HUBO ENGAÑOS”
Sentado en su despacho luego de la reunión, Nin indicó que “acá se criminaliza el olvido; alguien se olvida de algo y es criminal”.
Nin dijo que las supuestas contradicciones de Gonzalo Fernández son “ajustes” a su discurso y adelantó que la investigadora concluirá que el Senado “actuó como debía” y “no hubo engaños”.

 

http://www.larepublica.com.uy/publicaciones/101/20081014/images/335305_0.gif

GONZALO FERNÁNDEZ, “SON MINUCIAS”
Gonzalo Fernández estuvo menos de media hora en comisión y, mientras esperaba el ascensor, dijo a la salida que “está todo claro” y que explicó “minucias” a los senadores.

 http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/a/a6/Gonzalofernandez.jpg/225px-Gonzalofernandez.jpg

Muchos dirigentes blancos concuerdan con el propio Mujica y lo reconocen como un hombre de tradición blanca.  La semana pasada el periodista del Semanario Búsqueda, Christian Muller publicaba una documentada nota donde varios nacionalistas le reconocen el actual Presidente Tupamaro un estilo cercano a su partido.

También algunos analistas lo identifican como una persona de características blancas. Dirigentes del partido nacional concuerdan en que Mujica también integró el Partido blanco, antes de ser guerrillero Tupamaro, pero identifican en sus ideas “liberales” y en su estilo de hacer política conexiones con el “herrerismo popular” de mediados del siglo XX y con algunas de las posiciones que el propio partido mantiene.

 

“Lo que tiene Mujica es una suerte de estilo y código de comunicación que a los blancos nos suena familiar. Ahora, para ser blanco hay que ser blanco. No se puede ser las dos cosas a la vez”, afirmó el diputado Jorge Gandini.

 

El politólogo Luis Eduardo González hizo la comparación hace un par de semanas. El presidente dijo; “es una mezcla” porque “tiene la veta blanca de las cuchillas afín con la veta de la Sierra Maestra, pero nada afín con el autoritarismo cubano”. 

 

“Mujica es de izquierda. Pero hace política como si fuera blanco popular”, opinó González. Agregó que el Presidente “políticamente es mucho más liberal que la izquierda tradicional” y por eso “no es casualidad que muchas de las cosas que él dice son recogidas con mucho entusiasmo por parte de la oposición”.

 

El lunes posterior a las últimas elecciones internas el candidato presidencial blanco, Luis Alberto Lacalle, llamó a Mujica, su colega frenteamplista, y le dijo “Un herrerista saluda a otro herrerista”.  

Ambos militaron a fines de la década de 1950 en el Partido Nacional y coincidieron en un agitado congreso de las juventudes blancas. Mujica militaba en la lista 41 de Enrique Erro mientras que Lacalle apoyaba la lista 8 de Carlos Arraga. Luego de que el grupo de Mujica impulsara una declaración en contra de la política internacional del gobierno blanco, el encuentro terminó con un encontronazo entre las agrupaciones.

Pese a que abandonó la militancia blanca muy joven, Mujica admite su afinidad con la tradición de ese partido.

“Yo no tengo empacho en reconocer que en la interpretación histórica del país soy blanco. Como consecuencia de ello soy federal, tengo posición en la Guerra Grande, etcétera”, dijo al Semanario Búsqueda en julio de 2009 cuando todavía era candidato presidencial.

 

Algunos dirigentes blancos también reconocen ciertas características históricas de su partido en el estilo del presidente.

“Con las posiciones se puede coincidir o discrepar, pero tiene un tono, una forma y un estilo directo y llano que a los blancos nos suena muy familiar, y eso facilita el diálogo también, porque permite el encuentro con más facilidad que con otros dirigentes del Frente Amplio”, opinó Gandini. 

 

El diputado herrerista Jaime Trobo considera que el estilo de Mujica tiene puntos de contacto con “el herrerismo popular de época”, que “es un estilo de práctica política muy llano, muy ciudadano, hasta vulgar en algún caso”.

“Su ataque a la burocracia, al estatismo, eso no es batllista, ni es frentista. Entonces, llámale blanco. Está dando señales emparentadas con una concepción liberal que el partido tiene y que están lejos de las que durante muchos años se le vieron a él y a la izquierda”, agregó. 

 

El legislador dijo que está de acuerdo en que “Mujica está demostrando que es un individuo tolerante” y “el ejemplo más cercano” fue cuando recibió a los opositores cubanos.

 

García en cambio, no comparte que el presidente tenga puntos de contacto con el Partido Nacional. “Creo que ha utilizado muy inteligentemente una muy breve pasantía que tuvo en su juventud por el Partido nacional para 60 años después seguir rotulándose como blanco. Mujica no es blanco y menos blanco popular. Eso es parte del mito que creó Mujica. Yo diría que es un filósofo popular más que un blanco popular, que pasa de la derecha a la izquierda sin pagar peaje”, afirmó.

 

Durante la última campaña electoral Lacalle comparó a su rival en las elecciones con su abuelo Luis Alberto de Herrera. En una entrevista en el espectador dijo que Mujica, “tiene un sustrato intelectual en lo que dice, aunque lo viste a veces a veces hábilmente de una jerga popular”, lo mismo que “hacía el doctor Herrera: cuando quería simplificar un tema político ponía una comparación criolla”.

 

El politólogo Gerardo Caetano fue más allá. “José Mujica, además de muchas cosas, es muy herrerista, siempre lo ha sido”, opinó en una mesa redonda en el programa “Tiempo presente” de radio Oriental. Dijo que el Presidente “ha profundizado” un “estilo de hacer política” que “es naturalmente herrerista”.

“El herrerismo es pragmatismo. Eso Herrera lo decía hasta el cansancio y Mujica es un pragmático. Pero además el estilo de hacer la política herrerista es un estilo táctico, no estratégico. Mujica cree que la política es así, Herrera lo hacía así. Incluso a Herrera siempre se lo cuestionaba, se le decía “El Gusano Loco” porque iba para un lado y para otro, fue anticolegialista, fue colegialista. Mujica practica la política de manera muy similar”, agregó.

 

En su libro “Herrera Patria para todos” el ex Tupamaro, José Luis Baumgartner afirmó que Mujica es “el máximo caudillo herrerista de la historia reciente”, su “continuador” quien “culminará su tarea inconclusa”, porque ambos tienen “el mismo estilo” e “idéntica porfía”. 

 

El propio Presidente mencionó al histórico líder nacionalista cuando improvisó un discurso durante la celebración de su victoria la noche que fue electo presidente. Evocó como “conmovedor” el momento en que “el Partido Nacional le ganó al Partido Colorado en 1958, usando un esqueleto viejo como portaestandarte: el doctor Herrera”.

“se que aquí sobreabundan los hombres de izquierda, agregó, pero hay que tener la grandeza de reconocer que ha habido en la historia del Uruguay gente que tenía un poder de comunicación y uno de ellos fue el doctor Herrera, que pesó enormemente en la historia del Uruguay”.

 

Según lo destaca en su edición de hoy el diario uruguayo El País el ex Canciller de la República el socialista Gonzalo Fernández, no se acordaba que sugirió derogar delito. Sería el segundo olvido del doctor Gonzalo Fernández.

En su segunda comparecencia a la investigadora del Senado, Gonzalo Fernández volvió a hablar de un olvido: no recordaba que en 2006 aconsejó por escrito derogar el delito por el que procesaron a los Peirano y por eso no lo mencionó al Senado.
Eso se suma al primer “olvido” admitido por el ex secretario de Presidencia Gonzalo Fernández el 21 de septiembre en su primera comparecencia en la investigadora parlamentaria, cuando dijo que había olvidado informar a los senadores que con su pareja defendía al ex directivo del Banco de Montevideo Juan Domingo Ratti.
De todos modos, la investigadora se encamina a un final previsible en pocas semanas y sin consecuencias para Gonzalo Fernández. El Frente presentará un informe en mayoría que no se centrará en la figura de Gonzalo Fernández y hará hincapié en que no hubo “interés espúreo” de los legisladores al derogar el artículo 76 de la ley 2.230.
El presidente de la comisión, el frenteamplista Jorge Saravia, recordó que “el objeto de la investigadora” es el trámite de la derogación del artículo 76 y que, en ese sentido, Gonzalo Fernández es tan protagonista como los legisladores.
El abogado Javier Gomensoro, que en 2006 se desempeñaba en el Ministerio de Economía, confirmó en la comisión que el proyecto concursal no incluía la derogación del artículo 76 y que fue Gonzalo Fernández quien aconsejó por escrito derogarlo en julio de 2006. Pero Gomensoro explicó que unos días después recibió una llamada telefónica del ex subsecretario Mario Bergara, quien le explicó que Gonzalo Fernández le había avisado al entonces ministro Danilo Astori que no se eliminara el artículo porque se podía “liberar” a los Peirano.
Gonzalo Fernández ratificó esa versión, aunque semanas atrás había dicho a los senadores que su “primer y único contacto” con el proyecto de concursos fue cuando aconsejó no derogar el artículo. Pero ayer admitió que en las anteriores comparecencias no tenía presente el documento firmado donde aconseja derogar el artículo 76. “Luego de eso, me vino a la cabeza que la derogación podía rozar la causa de los Peirano. Llamé a Astori y le advertí”, dijo Gonzalo Fernández a los senadores. “La prueba del nueve es que el proyecto llegó al Parlamento sin la derogación”, indicó.
Ayer también le preguntaron por qué dijo que nunca se habían aplicado los artículos de la ley 2.230 cuando él defendió a una persona condenada por el artículo 43 de esa ley 2.230. Gonzalo Fernández dijo que eso fue fruto de una confusión. En tanto, en la investigadora del Frente Amplio, las bases consideran que Gonzalo Fernández incurrió en errores políticos.
“Como secretario de Presidencia Gonzalo Fernández firmó miles de documentos. Es imposible que se acuerde de todos”, explicó al diario  El País el senador de Alianza Progresista Rodolfo Nin Novoa, el más firme defensor del ex funcionario en la investigadora y el único senador de los siete que no votó la segunda comparecencia.
Sentado en su despacho luego de la reunión, Nin indicó que “acá se criminaliza el olvido; alguien se olvida de algo y es criminal”. A su juicio, la comisión “perdió el rumbo” durante varios momentos y hubo preguntas “como de examen” a Gonzalo Fernández.
Nin dijo que las supuestas contradicciones de Gonzalo Fernández son “ajustes” a su discurso y adelantó que la investigadora concluirá que el Senado “actuó como debía” y “no hubo engaños”.
Gonzalo Fernández estuvo menos de media hora en comisión y, mientras esperaba el ascensor, dijo a la salida que “está todo claro” y que explicó “minucias” a los senadores.

¿Cómo hacer para sobrevivir a esta realidad política?
Un Presidente del Frente Amplio, Tupamaro, “blanco como costilla de bagual”.
Con una oposición orgullosa de contar con un sucesor de Herrera en el poder, pragmático, liberal, tolerante, anfitrión de la gusanera cubana, antiestatista, en fin un “Gusano Loco”.
Continuador y quien culminará la inconclusa obra del doctor Herrera.
Por tanto una oposición con un representante suyo en la mismísima Presidencia de la República.
Con un abogado de oficio olvidadizo, que firmó durante el gobierno de otro doctor Tabaré Vázquez cientos de leyes, documentos, y papeles como dice él “minucias”.
Un Presupuesto al cual los sindicatos hacen como que lo enfrentan, pero de ante manos todos sabemos que se va a aceptar, tal como está, con algunas “minucias”.
Y una discusión sobre la Ley orgánica que una vez que Rodrigo Arocena  habilite su discusión, en el Parlamento la terminarán de hacer pelota. Adiós Universidad, ley orgánica, cogobierno, y control del Banco Mundial.
Un país donde se remata Sudantex, la industria frigorífica esta cerrada, los trabajadores de Metzen y Sena tienen como meta máxima cobrar el seguro de paro, le van a descontar la mitad de la jubilación a los enfermos del Vilardebó igual que como hacían los milicos con los presos en tiempos de la dictadura.
Mientras se llena de vendedores de “tortas fritas” en 18 de Julio, pese a tener el record de ocupación en el país, prácticamente se está llegando al pleno empleo, una utopía socialista en el gobierno blanco de Mujica.
El gobierno hace como que es de izquierda, los sindicatos como que son de los trabajadores, y la Universidad como que es autónoma.

MIENTRAS LLEVAMOS VEINTICUATRO HORAS VIENDO POR LA TELEVISIÓN EL REALITY  SHOW DEL GOBIERNO CHILENO.

 

 

Tomado de Cx 36 Centenario

 

Fotos Archivo El Polvorín

Compartir este post

Comentar este post