Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Ni chatos ni dinamiteros

28 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Marcha en Defensa de la Tierra y los Bienes Naturales

Publicado  por ojominero

En la gélida mañana del domingo 26 de junio de 2011, en la localidad de Cerro Chato, unos 500 pobladores de la zona celebraron los ideales artiguistas manifestando en Defensa de la Tierra y los Bienes Naturales

De nuestros corresponsales

A partir de las 10.30 hs., más de 200 jinetes y una centena de autos tapizaron a la vez las dos avenidas principales del pueblo de blanco, rojo y azul. Consignas como “No venderé el rico patrimonio de los orientales!”, “Nada podemos esperar que no sea de nosotros mismos!” y “Tiranos temblad!” se repitieron en las pancartas y en la proclama leída por el productor de Valentines Federico Cantera. Otro mensaje recurrente era el de “Aquí estamos los 5!”, en irónica alusión a recientes declaraciones de Fernando Puntigliano, el country manager de Aratirí, de que la resistencia al proyecto se limitaría a ese número de propietarios de tierras.

Estos productores agropecuarios, que desfilaron acompañados y vivados por otros tantos vecinos de la localidad, forman parte de los más de 300 afectados por las actividades de la empresa Aratirí. La inmensa mayoría vive y trabaja en algunas de las 120.000 hectáreas pedidas por la empresa para prospección y en las que, por tanto, enfrentan dificultades para planificar su actividad agropecuaria a futuro. Más de 200 han logrado detener la entrada a sus campos valiéndose de impugnaciones al permiso otorgado a la minera por la DINAMIGE, pero algunos no lograron interponer el recurso a tiempo y hoy tienen predios incluidos ya en esta primera etapa de explotación en el grupo de cerros de Valentines y en Las Palmas.

 

"El agua y la vida no se negocian"

 

“Tenemos razones para creer que una vez conseguido el permiso de explotación, con miras al cual se está evaluando el plan para un 10% del área pedida total, la empresa seguirá trabajando sobre el resto de las 120.000 hectáreas. Si mantienen el pedimento sobre esa superficie, a través de las distintas sociedades anónimas mediante las que operan, por algo será”, asegura Julio Gómez, escribano especializado en Derecho Minero que desarrolla actividad agropecuaria en campos donde están previstas las primeras explosiones. Gómez agrega que, más allá del impacto futuro del desplazamiento de esta población rural y la destrucción de suelos, existe un efecto actual que es el debilitamiento del tejido productivo agropecuario, por la incertidumbre instalada en una actividad que depende de la planificación e inversión constante.

Como remate de una jornada que incluyó asado popular y números de música folclórica, se fundó la Sociedad Rural “Las Nacientes”, con 200 productores agropecuarios comprometidos con la defensa del río Yi que nace en Cerro Chato. La perspectiva es tener, además, una representación más potente en la Federación Rural, que recientemente se pronunció contraria a la instalación de Aratirí.

El día anterior, esas mismas calles habían sido transitadas por unas 300 personas, algunos comerciantes y la mayoría de los empleados de Aratirí, en sus uniformes y con licencia de la empresa para manifestar, en apoyo incondicional a su instalación definitiva.

 

Concentración frente al busto del Prócer, donde se leyó la proclama.

 

Fragmentos de la proclama leída en Cerro Chato

“Nos reunimos y los convocamos a conmemorar un año más del nacimiento del Mejor de todos nosotros, donde su grandeza individual fue el ser y la voz del colectivo anónimo de su tiempo (…). Pobre de todos ellos si no hubiera existido el sable de Artigas que los defendiera, pero pobre del ideario artiguista si no hubieran estado los anónimos.”

“Hoy, un grupo de criollos de todos los pagos que rodean a Cerro Chato, en esta hora difícil para los que trabajamos y queremos la tierra, nos reunimos aquí para buscar inspiración en los ideales de su revolución.”

“Sólo podremos trabajar con dignidad, nosotros y nuestros hijos, si mantenemos nuestros los bienes naturales, que aseguran nuestro sustento y el de los habitantes de esta tierra. Pisamos con orgullo esta tierra, que guarda los pasos de los que fueron, de los que son, y de los que serán .”

“Por eso entendemos nuestro terruño con un sentimiento de pertenencia y hacemos carne y acción su pensamiento de “no venderé el rico patrimonio de los orientales al vil precio de la necesidad”; y sabiendo también que en esta hora incierta, más que nunca, “nada podemos esperar que no sea de nosotros mismos.”

Compartir este post

Comentar este post