Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Pena de muerte, sumarisima y sin derecho a juicio.

17 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

En Uruguay, acabamos de legalizar la pena de muerte, general, irrestricta, y lo que es mejor todavía, privatizada, dejándola en manos de los particulares.

http://web.es.amnesty.org/china/imagenes/pena-de-muerte.gif

 

Se acaba de implantar en nuestro país, como decíamos mas arriba, la Pena de Muerte, sumarisima, sin derecho a juicio.

Todavía no escuche a ningún dirigente de izquierda, socialista, progresista, o lo que sea, protestar por esta realidad, así que tenemos que pensar que todo el mundo esta de acuerdo.

Solo he escuchado a Lacalle, aprobando e incitando a mantener, el actual estado de cosas. Lo que me ratifica en el pensamiento, que la izquierda hace todos los esfuerzos posibles, tal como en Chile, para parecerse cada día mas a la derecha, llegado un momento en que el común de la gente no tendrá elementos para diferenciar a una de la otra.

Los jueces tipifican "Legitima Defensa", aun en casos que no hay rapiña, ni amenaza con armas. Incluso, los jueces ven el acto de disparar por la espalda, el uso de la "Legitima Defensa". Ponemos por sobre el valor de la vida, el valor de las cosas, de la propiedad privada.

Como sociedad, entonces, todos tenemos las manos manchadas de sangre, pero estamos todos contentos, que al fin se esta haciendo algo para terminar con la "Inseguridad"...un orgullo inmenso de sabernos uruguayos.

 

Jorge Nelson Olivera

BLOGUENTARIOS.

Separador

Justicia liberó a vecino que mató a ladrón

La Justicia liberó esta tarde al vecino que ayer mató a un joven que entró a robar en su vivienda. Tanto la fiscal del caso, como la jueza, entendieron que el caso se enmarca dentro de la legítima defensa.

Ayer, unos minutos antes de la hora 17, Marcelo Rodríguez, de 22 años y con cuatro antecedentes penales -tres por hurto y uno por rapiña-, entró por una ventaja a una vivienda en Andrés Martínez Trueba y Maldonado, mientras su propietario, E.V.F.P., de 58 años, dormía la siesta. Los ruidos de Rodríguez lo despertaron.

"Al principio pensé que era uno de mis empleados -la casa está en obras-, pero después vi a este tipo sacando mis cosas", dijo E.V.F.P.

Según relataron los vecinos de la zona, el delincuente caminaba por Martínez Trueba, cuando sorpresivamente cruzó la vereda y comenzó a trepar por las ventanas de una casa de dos plantas.

Allí, ante la aparente soledad de la casa, ingresó a la misma y comenzó a guardar objetos de valor en una mochila, cuando apareció el dueño pidiendo que dejara los efectos que había tomado. Ante la negativa, el hombre extrajo de entre sus ropas un revolver con el cual le efectuó dos disparos. Aún herido, Rodríguez se tiró desde la ventana, cayendo al pavimento desde una altura aproximada a los cinco metros. Además corrió los 50 metros que separaba la casa donde fue a robar de la calle Maldonado y de allí corrió otra media cuadra más, cayendo sobre el capó de un automóvil que estaba estacionado en el lugar.

Dicho automóvil pertenecía a una emergencia móvil, la cual le prestó los primeros auxilios, trasladándolo después hacia una mutualista donde se constató su fallecimiento.

El propietario de la vivienda quedó detenido en dependencias de la Seccional 2ª y en la misma tarde de ayer fue puesto a disposición del Juzgado penal de 20º Turno, y hoy fue liberado.

Vecinos de la zona manifestaron sentir dos detonaciones de arma de fuego y ver luego a Rodríguez corriendo, mientras sangraba en forma abundante.

Además, afirmaron que detrás de Rodríguez, vieron a su vecino corriendo con el arma en la mano, quien buscaba controlar la situación, según narró a El País el propietario de un comercio, en la esquina de Maldonado y Martínez Trueba.

El artículo 26 del Código Penal establece la legítima defensa. Según dice, está exento de responsabilidad "el que obra en defensa de su persona o derechos, o de la persona o derechos de otros", si se cumplan las siguientes condiciones: agresión ilegítima, "necesidad racional del medio empleado para impedir el daño", así como "falta de provocación suficiente por parte del que se defiende". Se entienden que se dan estas tres circunstancias para quien "durante la noche defiende la entrada de una casa habitada o sus dependencias, o emplea violencia contra el individuo extraño a ella, que es sorprendido dentro de la casa". El defensor no puede ser impulsado "por venganza, resentimiento u otro motivo ilegítimo".

El País Digital

Compartir este post

Comentar este post