Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Producción agroecológica familiar ¡Sí, se puede!

1 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

click082 2010-02-25, 23 48 14En el departamento de Canelones, a poco menos de 80 kilómetros de Montevideo, entre Migues y Tala, vive una de las tantas familias canarias que conservan sus tierras, sus animales, y que siguen optando por relacionarse con la tierra, vivir y disfrutar de ella. Uno de sus dueños, Arnaldo, no conoce otro hogar; nació allí hace 75 años, se crió y formó su familia con Nelia. Tiempo suficiente para conocer muy bien qué es lo que puede producir, cuando, donde y como rotar los cultivos para no agotar el suelo. De los cinco hijos, solo una de ellos ha quedado en el campo; el resto han caminado por otros rumbos. Sin embargo, la vida en la chacra continúa con la fertilidad de siempre.

El predio es de 15 hectáreas, manejadas de manera agroecológica, sin utilizar agrotóxicos ni fertilizantes sintéticos, todas destinadas al autoconsumo, con una variedad enorme de cultivos. Una de las hectáreas está cubierta por viña, con uva comúnmente llamada “chinche o frutilla”, caracterizada por tener un aroma dulce y perfumado, y un sabor muy peculiar. Es uva de mesa pero principalmente es destinada para hacer vino. La elección del cultivo de esta uva, no ha sido al azar. Se trata de una uva rústica, que no es atacada por hongos, razón por la que es muy fácil cultivarla y los cuidados requeridos son mínimos. Una buena cosecha permite a su dueño hacer vino para el consumo familiar de todo un año.

Aparte de la viña, en la chacra hay árboles frutales que producen peras, duraznos, ciruelas, mandarinas, naranjas entre otros, frutas que les permiten tener una variedad de alimentos durante todo el año. En la época de abundancia, con la fruta que no se consume fresca, se hace mermeladas y dulces.

En la chacra se cultiva maíz, poroto, zapallo, sandía, melón, maní, boniato, cebolla, acelga, ajo, lechuga, zanahorias y tomates. Con lo que queda de este último cultivo se hace conserva para los meses cuando no es posible disfrutar de su exquisito aroma, color y sabor.

Al preguntarle como lo hace con el riego, su respuesta es: “no se riega, se espera la lluvia, y la naturaleza hace su trabajo”.

El maíz que se cultiva está destinado para consumo humano tanto fresco como seco; el grano seco es tostado y molido para hacer gofio, alimento conocido ampliamente por los pobladores canarios. El maíz cumple un papel fundamental en la alimentación de los animales. Después de ser cortado, es guardado en parvas, técnicas que permite conservarlo en perfectas condiciones, no solo la mazorca sino también la chala para alimentar las vacas y los bueyes. Se termina de deschalar el maíz generalmente a fines del invierno, donde se selecciona la semilla que posteriormente se sembrará, y un nuevo ciclo comienza.

Arnaldo comenta que si su predio fuese en este momento trabajado a otro nivel podría alimentar a veinte personas fácilmente, y sin perder el estándar de agroecológico. Recuerda que sus padres alimentaron a sus 17 hermanos y hermanas solamente con lo que producía la chacra. En la actualidad permite alimentar a la familia, compuesta por cinco personas y a los animales que viven en la chacra: dos bueyes y tres vacas. La leche es consumida por los integrantes que habitan la chacra, y con lo que queda se hace queso, que es repartido entre el resto de la familia, vecinos y amigos.

Siempre hay algo que se puede cosechar y sembrar. Arnaldo enfatiza que conservar las semillas es una práctica que siempre ha hecho, y en caso de perder alguna, algún vecino le saca de apuro, práctica desarrollada desde toda su vida. Comenta que cada vez que su nieto de apenas 4 años come una fruta, le da las semillas para que las guarde.

La tarea en la chacra es acompañada por dos “tractorcitos”, expresión utilizada por Arnaldo para describir a sus dos enormes bueyes, que acompañan el trabajo diario. Lo conocen tan bien, que de mañana le balan avisando que es la hora de comer. Aparte de ayudar en la tarea, los bueyes abonan la tierra. Nada se pierde, todo vuelve de donde salió.

Al ser consultado sobre uso de ración para los animales, tanto Arnaldo como Nelia comentan que solo ha sido necesario durante el verano del 2009, como resultado de la gran sequía que impactó negativamente en todo el país.

Producción de hierbas aromáticas

En el predio no solo se cultiva para consumo familiar, sino que también se producen hierbas aromáticas para la venta. Nelia forma parte del grupo Gardel, que junto con otros grupos de la zona integran la cooperativa llamada C.A.L. Mañana (Cooperativa Agraria Limitada Mañana), desde el 1994. Los miembros de la cooperativa producen hierbas aromáticas que son vendidas en supermercados, tanto frescas como secas. Desde hace un par de años un porcentaje pequeño de la producción se comercializa en el exterior.

La diversidad de la producción de hierbas aromáticas en el predio es amplia. Se cultiva perejil, cilantro, ciboulette, eneldo, estragón, salvia, romero, orégano, tomillo, albahaca y azafrán del país. Nelia comenta que cada integrante de la cooperativa se encarga de guardar las semillas y en caso necesario éstas se comparten; lo importante es asegurar la producción de las hierbas como grupo.

La producción y venta de las hierbas a la cooperativa, le permite a la familia complementar la jubilación, y los alimentos producidos en la chacra aseguran una alimentación variada todo el año.

La descripción de este predio no apunta a volver al pasado; muy por el contrario, intenta mostrar que la producción y alimentación familiar es posible. Realidad que no solo existe en el departamento de Canelones, sino en muchos otros departamentos del país. Y es deber de nuestras autoridades apoyar e impedir que se pierda este modelo productivo, como contraposición a un modelo agroexportador que no apunta a la producción de alimentos, sino a producir commodities y que resulta en graves impactos sociales y ambientales.

El conocimiento y la capacidad de pequeños productores, unidos a la fertilidad de nuestros suelos agrícolas, muestran claramente que producir alimentos sanos, es posible. Y como muy bien lo dice uno de los integrantes de la familia que habita esta chacra: ¡por supuesto que se puede, como no se va a poder!

María Isabel Cárcamo
RAPAL Uruguay
Junio 2010

 

Científicos respaldan a los agricultores que buscan recuperar el control de la agricultura

por PAN Norte América

Conclusiones de la Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología
en el Desarrollo Agrícola (IAASTD) dirigida por la Organización Naciones Unidas.

leer documento aquí

 

RAP-AL Uruguay.
Ana Monterroso de Lavalleja 2112. Ap. 802. CP 11200, Montevideo, Uruguay. Tel/Fax: 598 (2) 401 2834
info@rapaluruguay.org y http://www.rapaluruguay.org/

Compartir este post

Comentar este post