Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: ¿Quien ese señor y porque el Aeropuerto Internacional de Carrasco lleva su nombre?

2 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

44840_153550461325417_153062431374220_495385_5070131_n.jpgCESAREO L. BERISSO, nació en Motevideo el 6 de noviembre de 1887. Ingresa en la Escuela Militar en 1907 y concluye sus estudios en 1911 como Alférez del Arma de Artillería pasando a servir en unidades del Arma de Infantería de la guarnición de Montevideo hasta el año 1913 en que comienza su decisiva vinculación con la Aeronáutica.



Berisso es uno de los diez alumnos que tiene la recién fundada Escuela de Aviación Militar de Los Cerrillos que cuenta con el francés Marcel Paillete como instructor. Sus primeras enseñanzas de aviación las recibe a bordo de un biplano Farman que se asemeja a una gran cometa de tela y madera, cruzada por todos lados con alambres, arriostramientos, cuerdas y palancas y un motor rotativo propulsor, mucho más ruidoso que efectivo.

Con este aparato Berisso realiza el primer vuelo solo que efectúa un uruguayo en el país. Berisso volando durante ciento cinco minutos, entre Los Cerrillos y la Playa Malvín (50 Km), el 22 de junio de 1913 cuando finaliza el contrato de Paillete, lo que les destinaba a no tener ni aviones ni futuro. Berisso intenta salvar ese déficit y lo logra realizando el vuelo anterior desobedeciendo las ordenes de no volar.

En el año 1915 es seleccionado para realizar un curso de piloto en la Escuela de Aviación Militar de El Palomar, en Buenos Aires. El 20 de noviembre de 1916, se inaugura la Escuela Militar de Aviación, Berisso es uno de los cuatro Instructores del Instituto que dirige Boiso Lanza. En el año 1918 marcha a los Estados Unidos donde efectúa varios cursos de aviación militar.

En marzo de 1922, Berisso alcanza el grado de Mayor y se le confía la dirección de la Escuela de Aviación, seguirá en ese cargo hasta 1931, cuando asciende a Teniente Coronel.

En 1925 acompañado por el mecánico Dagoberto Moll, en un biplano Breguet 14, realiza el itinerario Montevideo-Asunción-Rosario-Santa Fe-Mendoza, que no puede culminar con cruce de la Cordillera por falta de potencia del avión. La travesía consiste en 4.500 kilómetros y 32 horas de vuelo, finalizando el vuelo en Montevideo.

El 17 marzo de 1929 intenta el vuelo Montevideo- Nueva York, acompañado del mayor Rogelio Otero y del mecánico Dagoberto Moll. Aproximadamente a la mitad del viaje, sobre territorio colombiano, y por problemas de motor, Berisso efectúa un aterrizaje forzoso en plena selva, en el que Moll termina con fractura del cuello del fémur. El resto de la tripulación resulta ilesa y el avión se incendia.

Fue Inspector del Arma de Aeronáutica durante varios años. Ascendió a General en 1944 y en 1946 fue designado Director General de Aeronáutica Militar. Pasó a situación de retiro en noviembre de 1947.

Presidente de Pluna durante buena parte de 1951 y 1952 y a su vez como miembro de la Comisión del Aeropuerto Nacional de Carrasco hasta 1953. Por resolución del Poder Ejecutivo Nº41.394 del 19 de marzo de 1968, fue declarado Precursor de la Aeronáutica Uruguaya. Ya el 18 de agosto de 1951, el Aero Club Argentino lo había declarado “Precursor de la Aviación Argentina”, 1910–1015, y por Ley Nacional Nº18.559 del 21 de enero de 1971, publicada en Boletín Aeronáutico Público Nº2.100, la Nación Argentina.

Es uno de los doce pioneros de la Aviación de Latino América entre los 65 del globo que figuran en el Almanaque Mundial y el único uruguayo. Así también, aparece en e; “Who’s who in Latin America” de la Stanford University de California, donde se publica su curriculum vitae de aviador.

Fallecio en Montevideo el 28 de enero de 1971.

60744_1586223744475_1502221008_1446060_4688270_n.jpg

 

 

 

Me traje además del grupo que pongo al pie de la nota esta comentario Diego Martínez (a quien le agradezco la deferencia ante la apropiación del mismo) que me parece que resume el tema de forma brillante:


 

¿Quién osaría sustituir los nombres Amsterdam y Colombes en las tribunas del Estadio Centenario? ¿Quién osaría sustituir el nombre de José Nasazzi, o de Héctor Scarone en el Nomenclator de Montevideo? Nadie. Están en sus emplazamientos natu rales. Sus nombres allí, no hacen más que mantener siempre vivas, latiendo entre las generaciones que van llegando, su reflejo histórico, sus peripecias vitales, fundacionales, triunfales. Otro nombre allí, sea de quien sea, resultaría algo extraño, colado, ajeno. Entonces, ¿cómo y quién puede osar sustituir en el Aeropuerto, el nombre del máximo pionero de la aviación nacional, de quien en 1913 -apenas diez años después que lo hicieran los hermanos Wright- fue el primer uruguayo en volar sobre nuestro territorio al mando de una aeronave? O si se quiere un abordaje aún más legendario y hasta deportivo, de quien en 1916 ganó el Primer Gran Raid de América (Buenos Aires - Mendoza), triunfando como único representante de Uruguay sobre seis pilotos argentinos (incluido su instructor el legendario Teniente Pedro Zanni) y chilenos, lo que representa algo así como lo que luego en esta misma tierra bendita lograron Nasazzi, Scarone y sus compañeros.

Para informarte mas sobre el tema podés visitar el grupo de Facebook:

No le cambien el nombre al Aeropuerto de Carrasco

Compartir este post

Comentar este post