Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - SEÑALES ALENTADORAS QUE LLEGAN DESDE DONDE MENOS SE PODRIAN ESPERAR

21 Octubre 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 MARCHA-5-.jpg

      Gonzalo Abella

 

Abella-Gonzalo

 

Nuestro crecimiento no solo se refleja en las encuestas que nos reconocen como firmes aspirantes a obtener la representación parlamentaria en las próximas elecciones nacionales. También se puede ver en otras señales más sutiles que pudieron apreciarse el pasado fin de semana.

Que el diario EL OBSERVADOR publique algo que ayude a tonificar el ánimo de la militancia de la Unidad Popular, no es algo que esté en las expectativas de ninguno de nosotros. Sin embargo está sucediendo.

Es cierto que nuestro ánimo no necesita de alientos que vengan desde ahí, pero si vienen, merecen un análisis.

Por supuesto que ya algún compañero estará penando: “Si El Observador nos da para adelante, algo mal estaremos haciendo…” A ese compa le aclaro que no me refiero a que el diario de los Peirano tenga la intención de alentarnos, sino que lo hace indirectamente en un contexto de defensa del modelo neoliberal extractivista y extranjerizante, del que es propagandista incondicional. Pero sigan leyendo por favor y entenderán por qué titulé así esta nota.

La otra señal alentadora surge de la Marcha del pasado viernes en la que fue notoria la ausencia de ciertos políticos que venían subidos al carro de la lucha popular que llevamos adelante. No se vio al Senador Jorge Saravia, ni a otros dirigentes que solían aparecer en las marchas anteriores, y que eran los entrevistados favoritos de la prensa capitalina. ¿Por qué no estuvieron esta vez? ¿Será que consideran inútil su esfuerzo por captar votos en este tipo de movilizaciones populares? Yo pienso que algo de eso hay, y me siento reconfortado.

Me dio gusto caminar al lado de Gonzalo Abella, el único presidenciable con autoridad moral como para estar ahí. Fue agradable verlo como uno más de los militantes, formando parte del pueblo movilizado. La presencia de Abella caminando por 18 de julio desde el Obelisco hasta la Plaza Independencia, cantando y batiendo palmas, contrasta con la ausencia del resto de los aspirantes a la Presidencia de la República u otros cargos de gobierno.

Esa ausencia de dirigentes políticos de los demás partidos para mi es significativa. La interpreto como una señal de reconocimiento a la Unidad Popular como la única merecedora de levantar las banderas de la soberanía nacional ante el saqueo y la expoliación colonialista que en mayor o menor medida, el resto de los Partidos políticos admite.

EL OBSERVADOR OBSERVA BIEN

EL OBSERVADOR publicó un artículo en el que nos reconoce como la única fuerza política que de acceder al gobierno, frenaría la entrega de los recursos naturales a las multinacionales y sus megaproyectos. Precisamente en una nota titulada: “Los mega y la protesta folclórica que va en alza” firmada por Nelson Fernández en la edición del sábado 19 de octubre –el día siguiente a la marcha- , se identifica a la Unidad Popular y a su candidato presidencial Gonzalo Abella, como los únicos capaces de plantarse contra el proceso entreguista que está en marcha.

La nota está sabrosa y comienza diciendo: “Los sillones de Casa de

Gobierno deben tener algo especial. Un no sé qué. Un

dirigente político se sienta ahí y experimenta una sensación muy diferente a la que puede experimentar si está sentado en una banca de la oposición. Desde esos sillones gubernamentales, los proyectos de inversiones millonarias sobre mega emprendimientos se ven con una simpatía y una inclinación favorable, muy diferente a la percepción que se tiene desde filas opositoras. Los opositores de hoy, si logran revertir la relación político-electoral y acceden a esas sillas poltronas del gobierno, es muy posible que cambien su postura de desconfianza sobre la minería de gran porte o la planta regasificadora … Y que les parezca que sí se pueden concretar esas obras y cuidar a la vez el medioambiente. Es raro.”

Más adelante el autor de la nota se hace una pregunta retórica: ¿Uruguay va a desperdiciar la explotación de la minería? ¿El país va a dejar pasar inversiones millonarias que eleven el potencial de crecimiento y que generen muchos puestos de empleo estables?”

Inmediatamente se contesta a si mismo: “Solamente si la Unidad Popular llegara al gobierno y Gonzalo Abella fuera el presidente de la República, la negativa a todos los megaproyectos estaría asegurada. Ni planta de gas, ni puerto de aguas profundas, ni minería. Nada. Pero para otros gobernantes, frenteamplistas o de los partidos tradicionales, habrá negocio minero.”

¿No es una buena señal que un diario de derecha como El Observador haga este reconocimiento a la coherencia y ética política de la Unidad Popular? Nos honra con la distinción de ser los únicos que no se venderían a las multinacionales, los únicos que no cambiarían de discurso en caso de acceder a “Los sillones de Casa de Gobierno”. Si El Observador lo reconoce, es porque la Unidad Popular ha sabido ganarse el respeto de todo el mundo como una alianza política creíble, que nunca transaría con el capitalismo salvaje como lo harían todos los demás.

Por eso digo: este fin de semana nos dejó señales alentadoras procedentes de donde menos podríamos esperarlas. Estas señales nos dan fuerza para seguir trabajando en confirmación de que somos los únicos capaces de promover el cambio que este país necesita. Nuestro discurso es el diferente, el que necesitan escuchar muchos compatriotas desilusionados que están pensando en anular su voto para castigar a todos los políticos por igual.

Si logramos llegarles con nuestra propuesta, verán ellos también la diferencia y se sumarán a la creciente columna de uruguayos con dignidad que le dicen “no” al oportunismo político porque quieren un gobierno serio que represente los verdaderos intereses del país.

Aníbal Terán Castromán

Compartir este post

Comentar este post