Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - SI TOCAN A LOS JAUME, ME TOCAN A MÍ

19 Septiembre 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

img417
El Fiscal Gustavo Zubía, que tienen a su cargo los hechos del pasado 15 de febrero en la sede de la Suprema Corte de Justicia, ha solicitado el procesamiento de siete personas. Entre ellos figuran Álvaro Jaume y sus hijos Eduardo y Diego, tres excelentes compañeros en la lucha que venimos librando en defensa de la tierra, desde que la mega Minería a cielo abierto se constituyó en una amenaza que se cierne contra los intereses del país.
Hemos compartido con ellos unas cuantas jornadas de movilización, siendo tal vez la que más nos unió, aquella de diciembre de 2012, en la que se vinieron desde El Sauce a Treinta y Tres, para estar en la marcha que recorrió gran parte de nuestra ciudad y terminó en un acto realizado en Plaza 19 de Abril, en el que Diego Jaume fue uno de los oradores.
Me siento orgulloso de contar con la amistad de éstos tres hombres, y siento como propia la circunstancia que están viviendo por ser uruguayos de coraje y de conciencia.
Resulta paradójico que personas como ellos estén en la mira de la Justicia y sus nombres estén en la picota. Hoy la prensa debería estar hablando del ejemplo de compromiso y militancia que nos dan los Jaume, en lugar de estar mencionando sus nombres como sospechosos de alterar el orden público. Evidentemente, hay un trasfondo político en esto de pretender considerar una manifestación popular como una “asonada”, y en el intento de criminalizar un genuino acto de indignación como fue aquella concentración en los alrededores y el interior de la sede de la SCJ.
Conozco lo suficiente a los Jaume como para afirmar que jamás pudiera estar en su ánimo generar actos de violencia como los descritos en el código penal con la figura “atentado”, delito que se invoca en los artículos de prensa, como base para el pedido de procesamiento que se acaba de conocer. Me consta que su presencia en esta movilización se fundamenta en los mismos motivos que los han llevado a salir a lomo de caballo en marchas contra Aratirí y la minería de gran porte. Son orientales con dignidad, que no se resignan al despojo y el saqueo a manos de las multinacionales, así como no se callan frente a una acción institucional que enlentece –o tal vez desactiva- procesos de enjuiciamiento a responsables de violaciones a los derechos humanos, como lo fue el traslado de la Jueza Mariana Motta, que motivó aquella manifestación popular que terminó con forcejeos entre policías y civiles.

¿LO POLÍTICO POR ENCIMA DE LO JURÍDICO?
No tengo dudas de la preocupación que despiertan en filas del gobierno, las movilizaciones populares en general. La campaña de enchastre contra Asamblea Popular y Unidad Popular atribuyéndole vínculos con grupos “radicales” en los episodios de la noche en que Peñarol salió Campeón uruguayo, las infiltraciones en recientes marchas en Montevideo, las absurdas versiones incriminatorias contra Plenaria Memoria y Justicia, el maltrato policial y la detención “preventiva” de jóvenes previo a movilizaciones o en operativos tipo “razias”, la persecución a “La Solidaria” –lugar de reunión en Montevideo-, el cierre de la radio “La Kandela” en Tacuarembó… todo eso responde a una estrategia para desalentar la reacción del pueblo organizado.
Pero hay otras señales preocupantes: la modificación en la Ley de acceso a la información pública que ahora limita el control ciudadano de la gestión política, el proyecto de Ley de medios que recorta libertades de expresión, la reforma del ministerio público que atenta contra la independencia técnica de los Fiscales… tampoco son hechos aislados, acompañan una tendencia autoritaria muy marcada, que también se percibe en la mano dura contra los sindicatos que se salen del libreto del PIT-CNT, como los de la educación y la salud.
Independientemente de si la Jueza Gabriela Merialdo comparte el criterio del Fiscal Zubía y los Jaume junto con los otros cuatro acusados, terminan procesados o no, queda claro que hay un mensaje intimidatorio que en esta circunstancia recibimos todos los uruguayos: quien protesta se expone a castigo, por lo tanto, lo mejor es quedarse quieto y no meterse en problemas.
Sin duda que esta lamentable situación, que afecta a un grupo de personas entre las que se cuenta una familia de gente de campo que conozco personalmente como mi amigo Álvaro Jaume y sus hijos –con los restantes acusados no tengo tal relación, pero también les expreso mi solidaridad- que concurrieron a un acto expresando junto con muchos otros ciudadanos su desaprobación por algo que consideran perjudicial para el país, no hará mella en el ánimo de los uruguayos dispuestos a dar batalla por su libertad y sus derechos. Por el contrario, nos fortalece, por cuanto se confirma que como ha sido siempre, el poder le teme al pueblo movilizado.


Aníbal Terán Castromán, Treinta y Tres, septiembre 18 de 2013

Compartir este post

Comentar este post