Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Tabaré Vázquez: "Somos socios del FMI. Ni víctimas ni clientes: socios”

13 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

SEGÚN EL EX PRESIDENTE TABARÉ VAZQUEZ, LOS GOBIERNOS DEL FRENTE AMPLIO SON SOCIOS DEL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

“De nuestra parte, lo hicimos como lo que somos: socios del FMI. Ni víctimas ni clientes: socios”

 

Presidente José Mujica; “Viejos y nuevos compañeros. La vida continúa y mucho queda por andar y por descubrir. La nuestra es una larga marcha de compromiso para una realidad posible”

 

Julio Marenales: El Frente Amplio es un “experimento” y que en el entorno de Mujica “hay verbalistas”

 

 TABARE.jpg

El presidente José Mujica envió un mensaje que fue leído como una “adhesión muy especial” en el acto del Movimiento de Liberación Nacional MLN Tupamaros, realizado en la noche del pasado viernes 8, donde los ex guerrilleros recordaron la toma de Pando y el fallecimiento del Che Guevara.

“Viejos y nuevos compañeros. La vida continúa y mucho queda por andar y por descubrir. La nuestra es una larga marcha de compromiso para una realidad posible”, señaló Mujica en su mensaje. 

“Que naides sea más que naides es también una ética contra el sectarismo y contra los razonamientos esteorotipados. Lo que más importan serán los que continuarán. Habrá Patria para todos”, agregó el presidente en el mensaje, el que firmó como “compañero Pepe”.

En su alocución, el líder histórico Julio Marenales dijo que el Frente Amplio es un “experimento” y que en el entorno de Mujica “hay verbalistas” y que él es un “hombre de acción”.

Según informaba esta mañana nuestro compañero de tareas Fabricio Acosta, y una nota del diario El País la transformación de cargos de alta especialización en cargos de “particular confianza” política, entre ellos el de Auditor Interno de la Nación, provocó un debate a barras vacías sobre una “reforma del Estado al revés” y con ingresos “a dedo”.

En pleno feriado y con la carpa de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado COFE, desierta el lunes al mediodía, la discusión del Presupuesto transcurrió con barras vacías desde las 9 de la mañana hasta pasada la hora 16, cuando llegó al Parlamento una reducida delegación sindical encabezada por el dirigente Luis Bazzano.

Cinco o seis sindicalistas estuvieron una hora en las barras y luego se retiraron. “¡Y después piden los votos!”, dice el redactor de la nota que gritó uno de ellos a los diputados oficialistas, mientras se votaban los artículos de funcionarios públicos. Y el retiró.

Tras aprobar el Presupuesto en general por 52 en 92, solo con votos del Frente Amplio y del Partido Independiente, también se sancionó todo el capítulo de funcionarios públicos y el ya célebre artículo 4, que establece que los funcionarios públicos tendrán un ajuste salarial anual asegurando el salario real, pero sin un segundo ajuste si la inflación supera el 10%. La oposición votó solo algunos artículos vinculados a una reforma del Estado, que definió como “la reforma al revés”.

También se aprobó el artículo 39, que transforma ocho cargos de “alta especialización y alta prioridad” en cargos de “confianza política”: auditor de la Nación, director de la Propiedad Industrial, director del Museo Histórico Nacional, director técnico del Instituto Nacional de Estadística, inspector general de Trabajo, director técnico de Energía, director de Catastro y director de Pequeña y Mediana Empresa.

El diputado colorado Germán Cardoso aseguró que en Salto el Frente hizo “960 ingresos a dedo” y en Canelones “más de 1.000”. En esos departamentos “la gente entró por simpatía al comité de base”.

Gandini sostuvo que con lo que se destina para que los ministros contraten adscriptos US$ 16 millones en cuatro años, se podrían construir 16 liceos.

La contratación de un funcionario, compartida por la subsecretaria de Educación y Cultura, María Simon, y el vicepresidente de UTE, César Briozzo, fue cuestionada por la Oficina Nacional de Servicio Civil, de acuerdo a lo que afirmó ayer en sala el diputado herrerista José Carlos Cardoso.

Mientras se trataba el capítulo del presupuesto sobre reforma del Estado, Cardoso hizo pública la respuesta de la ONSC a un pedido de informes en el que el diputado preguntaba si es legal que el vicepresidente de UTE haya contratado como asesor a un funcionario que a su vez tiene un contrato cachet en la subsecretaría de Educación. Cardoso mencionó, además, que los dos jerarcas son marido y mujer.

Servicio Civil respondió al pedido de informes que “la situación se encuentra alcanzada por la prohibición de acumulación prevista en la ley 11.923 votada en el año 1953”.

“Simon y el vicepresidente de UTE tienen el mismo secretario, que trabaja seis horas en cada lado. Pero desde 1953 hay una ley que prohíbe tener dos contratos públicos”, advirtió Cardoso.

El lunes más de 20 diputados pidieron licencia por “motivos personales” y no asistieron a la discusión del Presupuesto, sin contar a los que pidieron licencia por enfermedad, los que están en misión oficial o tareas encomendadas por la cámara.

Sobre el cierre de la sesión, el diputado Cardoso criticó al presidente José Mujica por su “doble discurso”, cuando en el Presupuesto propone un aumento de sueldo a los ministros y, a la vez, en un discurso afirma que hay que bajar ese sueldo un 15%. “Queda como un duque con la gente, que cree que el presidente es un genio y le bajó el sueldo a los ministros. Ese doble discurso es insoportable. Se tienen que desdoblar Pepe el personaje, y el presidente”, dijo.

 

El informe titulado Programa de Vigilancia Ambiental en el Río Uruguay en la zona de Gualeguaychú, Botnia” advierte sobre la detección de “numerosos eventos de contaminación atmosférica con materia en suspensión, óxidos de nitrógeno y de azufre” y que estos elementos químicos irrumpieron en territorio argentino.

“El sulfuro de hidrógeno, que era indetectable en el período preoperaciones, de la planta, entró entre 10 y 40 kilómetros en Argentino” indica el informe

El estudio también remarca un fenómeno puntual sobre el río Uruguay el 4 de febrero de 2009. “La formación de espuma cianobacterias fue de tal magnitud que no tiene precedentes. Existen varias señales claras que apuntan a la planta de Botnia, incluyendo la presencia de fibras de madera de eucalipto, concentraciones de sodio y halógenos orgánicos absorbibles”.

Esta información se hizo pública luego que el pasado jueves ingresara por primera vez el comité científico binacional a la planta de UPM.

Las universidades de Buenos Aires y la nacional de La Plata junto a la municipalidad de Gualeguaychú, y el centro de investigaciones toxicologías de Buenos Aires, fueron los encargados de redactar el informe.

Durante el fin de semana largo que culminó el lunes, en el que turistas locales e internacionales se dedicaron a la recorrida por los departamentos del Este en busca de alquileres para el verano, la Policía de Maldonado puso en marcha parte de lo que será el plan preventivo para el próximo verano 2011.

Entre el viernes y ayer, la Jefatura de Policía fernandina desplegó 230 efectivos, que concentraron su actividad en la zona costera del departamento. “El plan preventivo dio resultado, fue un fin de semana tranquilo. Y ya se está trabajando en un plan para el verano”, dijo al diario Ultimas Noticias el jefe de Policía de Maldonado, inspector Juan Balbis.

En tanto, la jueza penal de 2° turno, Adriana Graziuso, no descartó la posibilidad de que se vuelva a aplicar durante la temporada la ley de vagancia, que el verano pasado recibió numerosas críticas.

A fines de diciembre del año pasado, varias notas periodísticas daban cuenta de que Graziuso había decidido “expulsar” de Punta del Este a personas con antecedentes penales y que no tenían una justificación para encontrarse en el balneario, lo que reavivó la polémica por la Ley de Procedimiento Policial, aprobada bajo el primer gobierno del Frente Amplio. También se enfatizó entonces que la magistrada actuó basada en la ley sobre vagancia y mendicidad, que data del año 1941, y que en muchas partes del país se encuentra en desuso. Sin embargo, la jueza aclaró que las personas con antecedentes penales y sin residencia que deambulaban por el principal balneario de Maldonado no eran expulsadas del departamento, sino que la Justicia procedía de acuerdo al principio de prevención, mediante el cual lo que se busca es identificar a personas con antecedentes que estén en actitudes sospechosas u ocupando espacios públicos.

Discurso completo del ex presidente ante el Grupo Consultivo Regional del organismo internacional, Tabaré Vázquez.


“Amigas y amigos”: 

Aunque este es el segundo encuentro del Grupo Consultivo Regional, se trata del primero en el que participo ya que otros compromisos asumidos anteriormente me impidieron participar en la reunión de julio pasado en San José de Costa Rica.

Pido excusas nuevamente por aquella inasistencia y reitero mi consideración a este Grupo, no sólo como lo que formalmente es, un ámbito consultivo regional, sino también como lo que el mismo representa: una convergencia plural hacia ese objetivo común que son la igualdad y la dignidad como claves de vida de la gente.

Enunciarlo es sencillo. Lograrlo, no tanto, aunque tampoco es imposible, Y en esa ecuación, que como toda ecuación tiene incógnitas, ha de inscribirse nuestro modesto aporte desde este Grupo.

 “Amigas y amigos”:

“La vida te da sorpresas/sorpresas te da la vida ...”, canta el panameño Rubén Blades en una de sus más destacadas canciones.

Sí: la vida da sorpresas. Pero no siempre y no tanto como le sucedió a “Pedro Navaja”, el personaje de la canción de Blades.

Digo esto pues cabe preguntarse qué hago aquí cuando por edad e identidad pertenezco a una generación que dedicó sus sueños y sus esfuerzos a la consecución a los valores de libertad e igualdad.

En esa entrega ­que en muchos casos fue la vida misma­ la democracia tenía cierto tufillo burgués y el Fondo Monetario Internacional digámoslo francamente­ apestaba a imperialismo.

Claro que esta “mirada de nosotros” no era antojadiza, sino que interactuaba con cierta “mirada de otros” según la cual la libertad y la democracia eran un adorno del desarrollo y éste un privilegio al cual nuestros pueblos no tenían derecho por ser “indolentes y estar manifiestamente destinados a la dependencia y a la pobreza”.

Pero el tiempo es sabio. En su transcurso demostró una vez más que la libertad es acaso el más fuerte y hermoso impulso humano sin el cual la vida no tiene sentido, y que vale la pena pelear por ella.

También demostró que la democracia tampoco es un adorno sino que, como sistema político y estado de la sociedad, es un factor indispensable para el desarrollo.

Demostró además que éste, el desarrollo, es un derecho inalienable de los pueblos, pero que no basta con declararlo en documentos y congresos, sino que hay que asumirlo con la realidad de los hechos.

Asimismo, demostró que el mundo no es en blanco y negro, que en el complejo escenario internacional no hay modelos perfectos ni instituciones infalibles y que nadie, por poderoso que sea, es el único propietario de la verdad.

En el mundo actual, tener fuerza no implica tener razón, ser rico no implica ser próspero, y ser diferentes no implica tener que ser desiguales.

Tal, muy sucintamente dicho, lo que todos aprendimos. Tal vez unos más que otros, pero así son estos procesos.

“Amigas y amigos”:

En un momento de este proceso, en Uruguay sucedió algo que no fue casual ni sorpresivo, pero sucedió: por decisión soberana de la ciudadanía, el Frente Amplio, una coalición de las ahora llamadas “fuerzas progresistas”, adjetivo cuya ambigüedad da cuenta que ni los politólogos ni los periodistas están pasando por un buen momento de producción intelectual, asumió el gobierno de la República. Y quien habla, la Presidencia de la misma.

No corresponde hacer aquí un informe sobre la situación del país en aquel entonces, marzo del 2005, y las políticas que instrumentamos para revertir las agudas vulnerabilidades en los planos productivo, social, financiero y fiscal que limitaban los márgenes de acción para cumplir nuestra propuesta y compromiso de gobierno.

En todo caso, digamos que en aquel contexto caracterizado por:  elevadísimo endeudamiento público, U$S 19.486 millones, equivalentes al 147% del PBI registrado en 2004. El 75% de esa deuda era externo y el 55% había que amortizarlo en el período 2005 y 2010!! Datos del Banco Central Uruguayo grave incremento de la pobreza 31%, la indigencia 4,6%, la desigualdad y la exclusión social y, fuerte afectación del mercado de trabajo en términos de desocupación, calidad y precariedad del empleo, nuestra estrategia se orientó a compatibilizar la imprescindible transformación productiva y social que requería nuestro país, con la necesidad de implementar una política fiscal ordenada y responsable, sin la cual dichas transformaciones no resultarían viables ni sustentables en el tiempo.

Digamos también que en ese contexto, ya en el período de transición entre el gobierno saliente y el entrante, el equipo económico que me acompañaría y yo como presidente electo, mantuvimos negociaciones con autoridades de distintos organismos financieros internacionales, entre ellos el Fondo Monetario Internacional.

De nuestra parte, lo hicimos como lo que somos: socios del FMI. Ni víctimas ni clientes: socios.

Y aunque la realidad indica que no todos los socios de esta institución pesan lo mismo en ella, nosotros asumimos esa realidad, nos desempeñamos en ella y, en lo posible, intentamos mejorarla. Porque con la realidad de nada sirve pelearse, y para mejorarla de poco sirven las quejas o los berrinches.

No hubo reproches ni recetas. Y en las negociaciones quedó claro que nuestra política económica estaría al servicio de un proyecto de país con crecimiento económico y distribución social; que a diferencia de experiencias anteriores, las políticas sociales del nuevo gobierno no serían consecuencia de la política económica sino que serían factor determinante de la misma; y que la renegociación de la entonces abultada deuda pública, no podía comprometer los U$S 200 millones necesarios para instrumentar un Plan de Emergencia Social destinado a atender las necesidades más urgentes de casi un millón de uruguayos casi 30% del total de la población del país, que entonces vivía en condiciones de pobreza o indigencia.

Tampoco se vino el mundo abajo. Y si luego tambaleó, como sucedió en setiembre del 2008), no fue por esta razón sino por la irresponsabilidad de quienes creen que la economía es un casino y la vida de los demás problema ajeno.

Amigas y amigos”:

Aún a riesgo de caer en particularismos o parecer autocomplaciente, permítanme decirles que durante el período 2005 y 2008 la economía uruguaya creció sostenidamente, luego de la marcada contracción de la actividad registrada en los cinco años previos. Esa trayectoria sólo se vio afectada en 2009, como consecuencia de la profunda crisis que enfrentó la economía mundial a partir del segundo semestre de 2008.

Pero aún a pesar de las adversidades provenientes del contexto exterior, cabe destacar que ya en el segundo trimestre de 2009, la economía uruguaya retomó la senda de crecimiento, mostrando desde entonces un marcado dinamismo.

Entre 2004 y 2008 Uruguay alcanzó un crecimiento acumulado del PIB del 31%, lo que equivale a una tasa promedio anual del 6,9%, habiendo crecido sistemáticamente por encima del promedio de América Latina, con tasas largamente superiores a los promedios históricos del país.

En 2009, la economía uruguaya creció 2,9%, situación que contrasta con el desempeño que tuvo la economía mundial, que cayó 0,6%, y las economías latinoamericanas, que en promedio se contrajeron 1,8%, a partir del marcado deterioro que se verificó en las economías más avanzadas.

En resumen, el PIB de Uruguay en 2009 fue 24% superior al máximo registrado previo, correspondiente a 1998.

Este buen desempeño, junto con las políticas sociales implementadas, permitió alcanzar avances sustanciales en materia social. En particular, cabe destacar la reducción de la indigencia, pasando del 4,6% en 2004 al 1,6% en 2009, en tanto que la pobreza disminuyó de manera sistemática, pasando del 40% al 21% en igual período.

En el plano social, cabe destacar la importante contribución de las políticas públicas, a través del establecimiento de prioridades en el gasto, concentrando los recursos adicionales en el fortalecimiento de las redes de protección social.

Durante el período 2005 y 2009 se verificó una mejora del conjunto de los indicadores del mercado de trabajo, con un extraordinario aumento del empleo y de la calidad del mismo y una sostenida caída de la tasa de desocupación y de los niveles de informalidad.

De esta forma, en la actualidad el país presenta tasas de empleo que se ubican en máximos históricos y tasas de desempleo en niveles mínimos. Esta favorable evolución fue acompañada por un incremento significativo de los salarios reales, cumpliendo así con el compromiso asumido de recuperar la fuerte caída del salario verificada durante el período 2000 y 2004, así como también de las pasividades reales y, más en general, del conjunto de los ingresos de los hogares.

Cabe resaltar, asimismo, las significativas mejoras en el plano fiscal y financiero, aspecto que estuvo en la base del desempeño económico y social registrado, al potenciar y favorecer el elevado dinamismo que mostró la inversión productiva, elemento esencial para el crecimiento y el desarrollo económico y social de nuestro país.

Si se tiene en cuenta la situación en que se encontraba nuestro país al comienzo de la pasada administración, las mejoras que se registraron en estas áreas resultaron más relevantes aún. En particular, cabe destacar el abrumador nivel de endeudamiento que tenía Uruguay hacia fines de 2004, uno de los más altos en la comparación internacional, y la gran concentración de vencimientos a corto plazo, situación que se agravaba por la muy reducida liquidez de que se disponía para hacer frente a dichas obligaciones.

Los resultados alcanzados en estas áreas en los primeros cuatro años de la administración anterior, junto al avance registrado en materia productiva y social, permitieron que el país enfrentara de mejor manera la crisis internacional, minimizando los impactos negativos de la misma. La gestión económica llevada adelante permitió restablecer a la política fiscal como instrumento eficaz de manejo macroeconómico, sentando las bases para poder llevar adelante una política contracíclica, rompiendo con el manejo fiscal tradicional aplicado por gobiernos anteriores.

Aprovechamos el contexto internacional favorable para reducir las vulnerabilidades que enfrentaba el país y para avanzar en la consolidación fiscal. Ello fue de fundamental importancia, ya que sentó las bases y los fundamentos en materia social, productiva, financiera y fiscal que permitieron una adecuada respuesta frente a las adversidades provenientes del contexto internacional durante 2008 y 2009.

En el plano social, la política implementada, apoyada en un fuerte incremento del gasto social, permitió extender y fortalecer las redes de protección social, junto con la mencionada reducción de la pobreza y la indigencia y el aumento del empleo y los ingresos de los hogares.

En lo productivo, las reformas estructurales y la modernización institucional implementadas, junto a la fuerte recuperación de la inversión pública en materia de puertos, energía, infraestructura vial, telecomunicaciones, educación e innovación y al dinamismo de la inversión privada, alentada por la política de incentivos implementada y por la mejoría general en el clima de negocios, permitieron consolidar un incremento significativo de la tasa de crecimiento de largo plazo de la economía.

En materia financiera, la economía uruguaya presentó una gran fortaleza, producto de la activa y ordenada administración de la deuda pública, que permitió recuperar la liquidez, reducir el peso de la deuda en términos del PIB y mejorar el perfil y composición de la misma.

En este sentido, la disminución de la deuda condicionada contraída con organismos multilaterales, le permitió al país disponer de mayores alternativas de crédito para enfrentar situaciones de acceso restringido al financiamiento en los mercados, como sucedió durante el período posterior a la crisis.

Asimismo, el importante aumento de los activos de reserva acumulado en los años previos, constituyó un reaseguro de singular importancia para enfrentar el contexto financiero adverso en condiciones adecuadas.

La consolidación fiscal alcanzada previo a la crisis, junto al buen manejo en materia de endeudamiento, hicieron que las necesidades de financiamiento del gobierno central que se debieron afrontar en 2009 y 2010 ­incluyendo el resultado fiscal y los vencimientos de deuda­ fueran reducidas, lo que redujo las tensiones financieras que se debieron administrar en el marco de la crisis, aumentando notoriamente el margen de acción con que contaba el gobierno.

Merece una mención especial la solidez del sistema bancario nacional, caracterizado por presentar elevados niveles de capitalización y solvencia, junto a una alta liquidez y una baja morosidad, en el marco de un menor grado de dolarización del crédito, en particular del crédito a las familias, lo que determinó una reducción del riesgo de descalce de moneda de los deudores.

Asimismo, el mantenimiento de la política de flotación del tipo de cambio resultó fundamental a efectos de poder amortiguar los shocks externos negativos que enfrentó la economía uruguaya, evitando desalineamientos cambiarios que afectaran la competitividad de la producción local.

La política implementada permitió, a su vez, evitar las fluctuaciones y la volatilidad excesiva del tipo de cambio, interviniendo en el mercado para evitar situaciones de esta naturaleza. La flotación cambiaria constituyó una diferencia fundamental respecto a las políticas aplicadas en el pasado, que no otorgaban la flexibilidad necesaria para dar una respuesta adecuada a los shocks provenientes del exterior.

En efecto, una vez que se hicieron evidentes los efectos de la crisis internacional, el valor de la divisa norteamericana en el mercado uruguayo tendió a acompañar las fluctuaciones de las principales monedas de referencia, lo que evitó que se generaran problemas adicionales en los sectores productivos.

En síntesis: las políticas implementadas durante los primeros años de nuestra gestión de gobierno permitieron que Uruguay enfrentara la crisis internacional más profunda, luego de la de 1929, con un panorama financiero despejado, caracterizado por un menor nivel de endeudamiento y escasos vencimientos a corto plazo. Esto ocurría en el marco de una situación sólida de las cuentas públicas y de avances significativos en materia productiva y social, con una economía caracterizada por una tasa de crecimiento de largo plazo más elevada y una red de protección social fortalecida.

“Amigas y amigos”:

Si alguien cree que Uruguay es el paraíso y la gestión de gobierno nacional 2005 y 2010 fue perfecta y modélica, permítanme agradecerle la generosidad y decirle que está equivocado.

Nuestro gobierno hizo lo mejor que pudo dentro de lo posible y desde su identidad y compromiso.

El Uruguay viene marchando bien, pero aún tiene un largo camino por delante para ser el país que los uruguayos sueñan y merecen.

A esa tarea está dedicado el gobierno nacional que asumió en marzo pasado y que ­lo digo para que no haya dudas­ es el gobierno que yo voté.

De ello da cuenta el proyecto de Ley de Presupuesto Quinquenal presentado por el Poder Ejecutivo y actualmente a consideración del Parlamento.

Dicho proyecto, en tanto expresión financiera del programa de gobierno, prioriza los recursos para vivienda, educación, infraestructura física, protección social y seguridad pública. Asimismo, está respaldado por un programa financiero congruente con los niveles de financiamiento disponibles en los mercados internos y externo y con la disponibilidad de recursos de los organismos multilaterales.

Pero la dedicación del gobierno, siendo fundamental, no es suficiente. El desarrollo en tanto estrategia y sustancia en la construcción de la nación ­al fin y al cabo de eso se trata­, lejos de ser una epopeya utópica, es un laborioso proceso de transformaciones estructurales y graduales al mismo tiempo que requiere objetivos precisos, rumbo cierto y mayorías políticas y sociales que lo hagan sustentable.

A eso también estamos dedicados los uruguayos. Sin ruidos ni arrebatos, ni fundamentalismos, pero con convicción, perseverancia y confianza. Porque el Uruguay somos todos.

“Amigas y amigos”:

La humanidad también somos todos. Y es muy saludable que instituciones como este Fondo Monetario Internacional así lo asuma y lo traduzca en hechos concretos que desde la libertad, la democracia, el crecimiento económico, la justicia social coadyuven a mejorar sustancialmente la vida de esa mayoría aún pobre de la población mundial. Miles de millones de personas que no piden caridad ni reclaman privilegios, sino que tienen derecho a las mismas oportunidades que tuvieron las demás.

Sabemos que no es tarea fácil, pero aquí estamos, para aportar modestamente a la misma en la medida de nuestras posibilidades y desde el proyecto político de la izquierda uruguaya, que es el proyecto político de nuestro Frente Amplio.

“Muchas gracias".

Dos artículos de Pagina 12, que transcribimos en su totalidad más abajo informan acerca de lo que se sintetiza en el siguiente párrafo.

 

“El Fondo Monetario Internacional, FMI, volvió a presionar a la Argentina para que acepte revisiones de sus cuentas públicas. El vicejefe del FMI, John Lipsky, amenazó ayer con sanciones al país si no adhiere al artículo cuarto, el cual plantea ese tipo de monitoreos. El Gobierno no permite intervenciones en la política económica doméstica desde que canceló anticipadamente y en efectivo el total de su deuda con el organismo. Pero el Fondo, que tras el desplome financiero internacional quedó en una situación de evidente debilidad y descrédito por su incapacidad de adaptarse a un nuevo contexto post, crisis, intenta ahora recuperar protagonismo.

En los países que quedaron más vulnerables por la crisis logró imponer sus viejas recetas de ajuste. Con la Argentina no puede hacer lo mismo, debido a que el país logró sobrepasar el vendaval sin demasiadas dificultades y siguiendo una política exactamente contraria a la recomendada por el Fondo. Este, sin embargo, volvió a la carga exigiendo las revisiones obligatorias del artículo cuarto. El cruce reaparece horas antes de que comience la reunión anual del Fondo y el Banco Mundial, que se realizará a partir de hoy en Washington.”

 

EL ROL DE LAS MISIONES TECNICAS DEL FONDO

El truco del artículo IV

Por David Cufré de Página 12

 

La última misión técnica del FMI a España fue en el marco del artículo IV del organismo, el mismo que la Argentina rechaza y por el cual ayer presionó el vicejefe John Lipsky. El informe posterior a la evaluación a aquel país no se limitó a una descripción del estado de situación de la economía, como se supone que establece el mismo artículo IV, sino que eso fue sólo la introducción para un despliegue de “recomendaciones” de política económica, con el reclamo de una aplicación “urgente” para evitar que la crisis se siguiera agravando. Las medidas a instrumentar eran las siguientes: flexibilización del mercado de trabajo y reducción de las indemnizaciones por despido, aumento de la edad jubilatoria de 65 a 67 años, un agresivo recorte del gasto público para llevar el déficit fiscal de 13 a 3 puntos del PIB en cuatro años y fortalecimiento de la banca. “Hace falta el esfuerzo de todos para ayudar a combatir los fuertes efectos que la crisis tiene en el país”, exhortó el documento del Fondo. El gobierno español ha avanzando a paso firme en esa línea, lo que provocó un agravamiento de la conflictividad social, pero también un aumento del desempleo, que esta semana marcó un nuevo record de más de cuatro millones de personas.

 

El artículo IV del estatuto del FMI dispone que los países miembro deban aceptar una vez al año una revisión de su economía por parte de un equipo técnico del organismo. De allí debería surgir un paper con una presentación prolija de las cuentas macroeconómicas de las naciones y una reseña de su desempeño y proyecciones generales. Esa recopilación de información y análisis técnico debería servir a los especialistas del Fondo para tener una visión amplia del desenvolvimiento de la economía internacional y anticiparse a eventuales crisis. Sin embargo, esa fórmula resultó en los hechos en algo distinto. Por empezar, al Fondo se le pasaron la crisis mexicana de 1994, la del sudeste asiático, la Rusa, la de Brasil, la del este europeo y la de las hipotecas subprime de Estados Unidos, la más grande desde 1930 y en su propia cara, sin estar ni siquiera cerca de alertar nada de antemano.

 

Pero las misiones del artículo IV fueron también un camino para imponer lineamientos de política económica, como lo advierten ahora los europeos España, Grecia, Portugal y Rumania, entre otros. Argentina, Brasil y los latinoamericanos en general lo padecieron durante décadas, aunque en este punto hay que advertir que los delegados del Fondo no lograban tanta influencia por sí solos, sino gracias a que actuaban en tándem con los sectores del establishment local, incluidos los mediáticos. Lo usual era que las conclusiones de las visitas por el artículo IV reprodujeran las visiones de economistas, empresarios y políticos conservadores, que utilizaban al FMI como amplificador de sus discursos.

 

En lo esencial, ese mecanismo no ha variado desde 2006 a la fecha. En aquel año la Argentina le pagó por anticipado toda la deuda al FMI y se libró de sus misiones técnicas. Cámaras patronales y sectores financieros perdieron de ese modo un protector de sus intereses. También resignaron el instrumento que utilizaban para vetar iniciativas del poder político. La simple presentación de un proyecto de ley de distribución de ganancias empresarias entre trabajadores hubiera sido imposible bajo la dinámica de las visitas del Fondo. Mucho menos, medidas como la eliminación de las AFJP, la Asignación Universal por Hijo o la utilización de reservas del Banco Central para la cancelación de deuda.

 

Argentina no fue el único país que tomó esa vía. Antes lo había hecho Brasil y después lo aplicaron varias naciones de América latina a través de la acumulación de reservas en sus bancos centrales. La posibilidad de disponer de esas divisas surgió a partir de la aplicación de políticas heterodoxas que rompieron con la lógica de enviarles señales a los mercados para esperar su aprobación. Ya no fue necesario depender del financiamiento externo, incluida la figura del FMI como prestamista de última instancia. Los pasos fundamentales que dio la región en ese sentido pueden llegar más lejos, en caso de que se retomen proyectos como el olvidado Banco del Sur.

 

Cuando Barack Obama asumió la presidencia en Estados Unidos el establishment local se apuró a anunciar que el FMI cambiaría. “El Fondo tiene más plata que nunca y está liderado por un socialista francés que está a la izquierda de Kirchner, porque exige a los gobiernos que bajen impuestos y aumenten el gasto”, llegó a interpretar el 24 de mayo de 2009 el economista Alfonso Prat Gay en una entrevista con Página 12. El ahora diputado de la Coalición Cívica usaba ese argumento para recomendar al Gobierno que volviera a tener relaciones activas con el Fondo, pedido en el que coinciden sectores políticos y empresarios hasta el día de hoy. Esa descripción quedó desmentida con la actuación posterior del organismo frente a la crisis europea. En Grecia impuso una rebaja de salarios y jubilaciones del 15 por ciento, eliminó el pago de aguinaldos, forzó el aumento de la edad de retiro, presionó por un aumento del IVA y consiguió una rebaja sustancial del gasto social. En España se anuló el “cheque bebé”, de 2500 euros ante un nacimiento. Italia, Irlanda, Ucrania, Portugal, Rumania y muchos otros están pasando por lo mismo.

 

“No tendría ningún problema en que vuelvan las evaluaciones del artículo IV si hacemos las cosas bien. En la Argentina agrandamos giles y, entre ellos, a los burócratas del Fondo. Uno se sienta, les explica las cosas y los puede convencer. Hoy están dispuestos a prestar casi sin exigencias. Ahora, si vamos a ser tan estúpidos de pagarle todo cuando no había que pagarle y después dejar pasar la oportunidad de que nos presten...”, insistía Prat Gay en aquella ocasión.

 

EL FMI AMENAZO CON SANCIONES A LA ARGENTINA SI NO ACEPTA LAS REVISIONES PERIODICAS A SU ECONOMIA. EL PAIS DESISTIO DE LAS MISIONES EN 2006.

El FMI aprieta y se queja porque Argentina lo deja afuera

La nueva presión vino en forma de amenaza: si Argentina no acepta las revisiones periódicas, deberá ser sancionada. La advertencia del “número dos” del Fondo calentó el clima de la Asamblea anual, que se realiza en Washington.

Por Cristian Carrillo de Página 12

 

John Lipsky junto a Strauss, Kahn, las dos más altas autoridades del FMI. Renovado ataque contra Argentina, que critica el rol del organismo.

El Fondo Monetario Internacional FMI volvió a presionar a la Argentina para que acepte revisiones de sus cuentas públicas. El vicejefe del FMI, John Lipsky, amenazó ayer con sanciones al país si no adhiere al artículo cuarto, el cual plantea ese tipo de monitoreos. El Gobierno no permite intervenciones en la política económica doméstica desde que canceló anticipadamente y en efectivo el total de su deuda con el organismo. Pero el Fondo, que tras el desplome financiero internacional quedó en una situación de evidente debilidad y descrédito por su incapacidad de adaptarse a un nuevo contexto post, crisis, intenta ahora recuperar protagonismo. En los países que quedaron más vulnerables por la crisis logró imponer sus viejas recetas de ajuste. Con la Argentina no puede hacer lo mismo, debido a que el país logró sobrepasar el vendaval sin demasiadas dificultades y siguiendo una política exactamente contraria a la recomendada por el Fondo. Este, sin embargo, volvió a la carga exigiendo las revisiones obligatorias del artículo cuarto. El cruce reaparece horas antes de que comience la reunión anual del Fondo y el Banco Mundial, que se realizará a partir de hoy en Washington.

 

El equipo económico viajó a Washington para participar de la asamblea de ambos organismos. Los funcionarios arriban en un clima hostil para la Argentina, sobre todo teniendo en cuenta que la discusión de este año volverá a ser la representatividad de los emergentes en el FMI. Primero el Fondo difunde un informe en el que pone en duda las estadísticas oficiales. Luego el número dos de la entidad alertó sobre posibles sanciones si no acepta las revisiones que establece el artículo cuarto del FMI. Fuentes oficiales descartaron la posibilidad de reprimendas. “La membresía del Fondo implica obligaciones entre las cuales están las consultas. Esta es una obligación hacia los otros miembros, no hacia el staff. Por lo tanto, éste es un tema que deberá ser abordado por los miembros en sus discusiones”, dijo Lipsky.

La última auditoría del organismo fue en septiembre de 2006. Luego el país canceló toda su deuda con el Fondo utilizando su excedente de reservas internacionales. La operación no buscó una ventaja financiera sino un claro gesto político, tal como hiciese meses después la administración Lula da Silva. Esa cancelación anticipada permitió al país librarse de las recetas de ajuste a las que se obligaba con cada acuerdo de refinanciación de la deuda con el FMI. Desde 2007 a la fecha, el Gobierno se resiste sistemáticamente a que el Fondo audite las cuentas del país. Desde el Palacio de Hacienda incluso reconocían que hay lugar para un acercamiento si el organismo da señales de cambio, algo con lo que se especuló a partir del arribo de Dominique Strauss, Kahn al frente del FMI.

 

“Todos estamos esperando que la Argentina se sume al grupo de países que tienen relaciones normales y consultas regulares con el Fondo. Además, como miembro del G-20, también aceptó la obligación implícita de revisiones financieras cada cinco años”, dijo Lipsky. Los dichos del ex vicepresidente del JP Morgan Investment Bank surgen en respuesta a la negativa del Gobierno de aceptar injerencia del Fondo en la negociación de la deuda con los acreedores del Club de París. El requisito de un acuerdo previo de ajuste estructural con el Fondo tiene que ver con las necesidades financieras de los países deudores, no obstante la Argentina no tiene previsto tomar un préstamo del FMI para esta operación.

Como miembro del Fondo, el país tiene obligación de permitir auditorías de sus cuentas. “No está en discusión si se aceptan o no las revisiones, sino cómo se realizan. Los representantes del FMI no necesitan venir en las habituales misiones en las que se reúnen con economistas de la city y montan un show en torno de eso”, explicó el titular de la Comisión Nacional de Valores CNV, Alejandro Vanoli. El funcionario sostuvo que la obligación pasa porque el país remita los datos que se le solicitan en materia de sector externo. “Pero el Fondo tiene una segunda intencionalidad: mostrar a la Argentina como el mal alumno de la clase por no acatar sus reglas”, agregó Vanoli.

 

Sin embargo, el país obtuvo mejores notas que los alumnos más aplicados. Esto es lo que más molesta al FMI, porque ya no puede tener injerencia en la política interna argentina.

La aplicación del artículo cuarto no es el problema; el hecho de que el propio Fondo no cumpla con él, sí. “Los principios respetarán el ordenamiento sociopolítico de los países miembro y en la aplicación de los mismos el Fondo tendrá debidamente en cuenta las circunstancias de los socios”, señala el texto de ese artículo. El FMI, en cambio, continúa con sus recetas únicas para cualquier país que muestre dificultades.

Fuentes gubernamentales desestimaron las amenazas de Lipsky. “No creemos que haya sanciones, son sólo presiones”, manifestó a Página 12 un colaborador de la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, quien también integra el equipo económico que se encuentra en la capital estadounidense. De todos modos, admite que existe el riesgo de que el país pierda un lugar en el directorio del Fondo. Este año, los emergentes reflotarán el pedido de tener el 50 por ciento de representatividad dentro del organismo. El directorio tiene veinte lugares. Estados Unidos sólo está dispuesto a ceder uno y Europa, nada.

 

No es el Fondo quien cambió, en realidad quienes cambiaron son los dirigentes del Frente Amplio y sus economistas que antes fueron de izquierda. El Fondo Monetario Internacional al igual que el Banco Mundial, al revés de las bonitas palabras de Tabaré Vázquez huelen más a imperialismo, y a podrido que antes. Antes por lo menos existía el sistema socialista mundial y la ex Unión Soviética, y por tanto el FMI debía ser un poco más cuidadoso. Hoy día el imperialismo no tiene rival, y por tanto exige hasta que le paguen la deuda varias veces sin contemplaciones de ningún tipo, a pesar de los cual nadie se libera de su tutela.

 

Por eso vienen a este país, establecen sus oficinas, dentro de los propios organismos del Estado, ya lo hicieron en el Banco de Previsión Social, y ahora lo van a hacer en la Universidad de la República.

Hoy martes allí están solitos los del sindicato de AFFUR, peleando en las barras y frente al palacio legislativo, por que tanto el PIT CNT como la FEUU los han dejado solos.

Cual es la realidad y la verdad sobre la Universidad, que va a ser controlado por el Banco Mundial, el propio Rector, Rodrigo Arocena, propone modificar la Ley Orgánica por la que murieron tantos estudiantes. Y después de eso pasará al parlamento para que la derecha se saque su gran gusto, el fin de el “cogobierno”, adiós a la autonomía, ¡viva la universidad privada!. 

Todo ello lo imponen los compromisos con el FMI.

Ellos son los que cambian los años para acceder a una jubilación, y ahora también el acceso a la Universidad.    

 

En lo único que cambió el Fondo es que ahora también presiona a los países europeos, donde la explotación a los trabajadores se vuelve tan salvaje como en América Latina.

Grecia, España, Portugal, Italia, los ex países socialistas del Este europeo, todos deben hacer ajustes presupuestales, conocen la inflación, la desocupación creciente, cientos de miles de personas hurgan en los tachos de basura igual que en el Tercer Mundo, y millones de familias pierden sus viviendas.

 

Usted miente doctor Tabaré Vázquez, cada día debemos más y sin embargo pagamos más por los servicios de la deuda, pero a la vez se nos quedan con los entes del Estado. De aquella riqueza social perteneciente a todos los uruguayos ya no queda nada, el Frente Amplio, ustedes han entregado toda la riqueza generada por nuestros abuelos, la UTE, el puerto, el ferrocarril, la telefonía los correos, la pesca, y ahora están vendiendo la tierra, el agua y el aire.

El FMI no solo representa a los imperialistas, representa a BOTNIA, a las grandes transnacionales, a los banqueros, a los dueños brasileños de los frigoríficos, a los plantadores de soja, a las zonas francas, a los exportadores e importadores, a la Secta Moon, a los buffet de los socios suyos como Gonzalo Fernández. A esos representa el FMI y ese es el cambio.  

Lo representa a usted eso es cierto por que usted es un enriquecido de esta política que viene de lejos, de tiempos de la dictadura, donde muchos como usted se beneficiaron en lugar de perder.

El Fondo seguirá siendo como todo organismo financiero de crédito un enemigo de los obreros y los sectores populares y un aliado de la oligarquía nacional.

www.radio36.com.uy

 anima120.gif

 

Foto El Polvorín

Compartir este post

Comentar este post