Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Tensa jornada sabatina: retirados militares se lanzaron a la calle y entregaron petición

24 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Situación de Sanidad Militar. Hubo dialogado con Rosadilla en la vereda del Ministerio, interrumpido por algún improperio

Tensa jornada sabatina: retirados militares se lanzaron a la calle y entregaron petición

Centenares de militares retirados y usuarios del Hospital Central de las Fuerzas Armadas marcharon ayer por la Av. 8 de Octubre y se concentraron frente a la sede del Ministerio de Defensa Nacional (MDN), en reclamo de soluciones para lo que calificaron como "desesperante" situación económica actual y futuro "colapso" del centro asistencial.

Inusitada movilización castrense. Calificaron como "desesperante" situación del Hospital Militar, que el ministro relativizó.
Inusitada movilización castrense. Calificaron como "desesperante" situación del Hospital Militar, que el ministro relativizó.

El ministro Luis Rosadilla y el subsecretario de la cartera Gabriel Castellá, salieron a recibirlos a la puerta de la sede ministerial, pero allí recibieron insultos de parte de algunos manifestantes que exaltados les gritaban: "¡Mentirosos!", "¡Liberen a los militares!" y "¡Vamos a volver!".

El ministro dialogó correctamente con el principal organizador de la convocatoria, el coronel retirado Jorge Puente, quien incluso llegó a decirles a los manifestantes que lo que estaban gritando no tenía vinculación con el motivo de la concentración. Pero en determinado momento Rosadilla dijo: "Invito a pasar a una delegación, porque en estas condiciones es imposible seguir conversando".

Entre los militares retirados que asistieron a esta manifestación estuvieron el general ( r ) Iván Paulós y el capitán Julio Barrabino. También concurrió el ex diputado Daniel García Pintos.

 

Concentración y marcha

Todo comenzó a las 12.30 horas del mediodía, cuando una muchedumbre de alrededor de 400 personas, convocada por la Unión Nacional de Integrantes Retirados de las Fuerzas Armadas, cortó el tránsito sobre la Av. 8 de Octubre esquina Pedro Olmida, en las puertas del Hospital Militar. Los manifestantes portaban pancartas, algunas de las cuales tenían las siguientes leyendas: "Quieren destruir la sanidad militar"; "No al cargo de director civil"; "Unico lugar donde se hace transplante de hígado"; "165 mil usuarios quedarán sin asistencia"; "102 años de administración ejemplar".

En la concentración, que duró unos 30 minutos, el coronel retirado Puente arengó a los manifestantes, explicando los motivos de la convocatoria y los exhortó a marchar en forma pacífica hacia la sede ministerial.

Poco después, los manifestantes llegaron a la puerta del ministerio, ubicado en la Av. 8 de Octubre y la Av. Garibaldi, donde el ministro y el subsecretario, acompañados por algunos allegados, salieron a la acera a recibirlos.

Desde el principio, el ministro les dijo que si quería ingresar una delegación para conversar estaba dispuesto a recibirlos. Los organizadores prefirieron entregar una carta con los reclamos y esperar un posterior llamado de las autoridades ministeriales.

Rosadilla lamentó no haber sido informado con anterioridad de la concentración. Les dijo que ha recibido a distintas organizaciones de retirados militares, que han solicitado entrevista, y también ha visitado en su sede a otras instituciones. Les informó que se enteró de la manifestación por la prensa y concurrió un día sábado al ministerio especialmente para recibirlos.

"Yo como militar estoy a las órdenes de mi patria los 365 días del año y usted como ministro también tiene que estar", lo cuestionó uno de los manifestantes, lo que provocó los aplausos de otros manifestantes y la respuesta del ministro: "Yo también estoy día y noche".

 

Clima tenso

Puente le estaba entregando la carta al ministro, cuando desde la multitud se escuchó un grito: "¡Respetar los plebiscitos!", lo que provocó la réplica de los organizadores de la marcha: "¡Estamos hablando de la sanidad militar, eso otro después lo veremos!". Pero desde la multitud se oían distintas voces: "¡Quieren liquidar la sanidad militar!".

El coronel retirado Puente le pidió al ministro que se tomen medidas en el Presupuesto, para revertir una situación que, a su entender, ha llevado a la sanidad militar "a quedar en escombros".

"Nosotros sabemos que esto es un problema político, no sabemos cómo sensibilizar a las autoridades, no tenemos experiencia en este tipo de actividades, pero para ser la primera vez estamos muy contentos con el respaldo a la convocatoria", dijo el militar retirado.

Siempre en la vereda de la secretaría de Estado, el ministro destacó que desde que asumió ha tenido "disposición de diálogo" y ha concurrido varias veces al Hospital Militar. "Compartimos la preocupación y no estamos autistas a los problemas que hay en el hospital. Estamos trabajando por soluciones para esto", les dijo Rosadilla.

Pero desde la muchedumbre otra persona gritó: "¡Menos promesas y hagan las cosas; lo que quieren hacer ustedes es fundir al hospital!". El ministro comenzó a sentirse incómodo y dijo que "así no es posible dialogar", a lo que otro manifestante espetó: "¡Liberar a los militares presos!".

Rosadilla insistió en hacer pasar a una delegación o a convocar algunos representantes para otra ocasión "sin la situación ésta que tienen ahora". Al final, dejaron la carta y el ministro quedó en llamarlos más adelante.

Cuando Rosadilla ingresaba al ministerio, se escuchaban gritos desde todos los sectores de la manifestación: "¡Revanchistas!"; "¡Mentirosos!"; "¡Viva la buena fe!"; "¡Ya nos va a tocar a nosotros!", mientras uno de los concentrados invitaba a Rosadilla a participar de un debate público por este tema. Los manifestantes terminaron coreando las estrofas del Himno Nacional.

 

"Va a colapsar"

Mientras se disolvía la manifestación, el coronel Puente dijo a los medios de prensa que "si no se resuelven los temas de fondo del Hospital Militar, en unos meses la sanidad militar va a colapsar".

"No sé si es parte de un plan programado, no quiero pensar mal, pero el colapso se viene. Ellos lo saben y nosotros también", aseveró. El militar retirado calificó de "desidia" la actitud de las autoridades frente a este problema.

Consideró que el Hospital Militar se está "quedando vacío", porque es difícil retener al personal con sueldos sumamente disminuidos en relación a lo que se está pagando en la salud pública y privada.

Puente advirtió que si se produce el colapso, habrá 160 mil usuarios ­la mayoría personal subalterno­ que quedarán sin cobertura, porque no van a poder ser absorbidos por otras instituciones.

Acerca de los gritos de los manifestantes, Puente dijo que estaba dentro de lo previsto, porque hay gran cantidad de temas que afectan a la familia militar y "en una manifestación con mucha gente algún otro reclamo podía aparecer". Y agregó: "Hay cosas que tienen que terminar de una vez por todas y, de acuerdo a lo que pasa en otros países, no quisiera decirlo, pero a veces me acuesto pensando que todo es un plan maquiavélico con una finalidad. Espero estar equivocado y quiero pensar que las autoridades entienden la importancia de las Fuerzas Armadas".

Por su parte, el ministro Luis Rosadilla dijo a la prensa, ya dentro de la sede ministerial, que es "bienvenida" la manifestación de cualquier sector que tiene necesidad de expresar sus demandas e insatisfacciones. "Por suerte, en la democracia todos tienen derecho a transitar las calles, a llevar adelante sus demandas, a visitar a los ministros y expresarle sus reclamos; es una cosa positiva".

Acerca de los gritos e insultos, el ministro dijo que las personas que representaban a la manifestación "se expresaron en forma absolutamente educada y respetuosa; los términos de la carta también lo son y es lo que vale.

En toda manifestación, hay elementos no controlables o descontrolados, pero eso es normal en cualquier lado y no se lo voy a achacar a los organizadores de la manifestación, porque algún grito destemplado por ahí se escuchó".

A su entender, la carta no contiene reclamos sino que formula planteos genéricos "y lleva a los 17 puntos planteados por Sanidad Militar". Rosadilla dijo que ya se venía trabajando por este tema con distintas autoridades, incluso con la dirección de Sanidad Militar, tratando de encontrar soluciones.

El ministro dijo que comprende que hay reclamos "justos", debido a que afortunadamente han crecido mucho los salarios en la salud pública y privada, pero los salarios que se regulan por el escalafón militar, a pesar de que también han crecido, "tienen mayor distancia hoy que antes". Reconoció que esta situación "tienta" a los profesionales a emigrar desde la Sanidad Militar hacia otros centros de salud.

"También hay que reconocer que quienes cumplen funciones en Sanidad Militar tienen condiciones de vida y de retiro, absolutamente diferentes a otros profesionales que desarrollan sus funciones en otros lugares".

El ministro consideró "desajustado" el criterio de que el Hospital Militar está a punto de colapsar.

 

La Republica

Compartir este post

Comentar este post