Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: UN OBRERO Y CONSTRUCTOR DENTRO DEL MLN

22 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

banner_largo_cx36.gif

 

 

 

UN OBRERO Y CONSTRUCTOR DENTRO DEL MLN

Padrino-1.JPGEntrevista a Miguel Ángelo, El Padrino.

Jueves 17 de marzo de 2011.


es el famoso túnel de la discordia porque nosotros, también con otro grupo de compañeros estábamos en Maldonado haciendo el Caraguatá, era un lugar que se hacía tiro, más conocido por Espartaco.

Y bueno, habíamos terminado ese polígono y de ahí vinimos a Montevideo a hacer un trabajo grande, vinimos con esa misión. Fuimos a la calle Joaquín Núñez a una cuadra más o menos del Punta Carretas, allí había un grupo de apartamentos de estudiantes y nosotros tuvimos que hacer en ese apartamento que estaba en el centro de la manzana un berretín con tapa y hacer un túnel de 30 metros hasta las cloacas de Joaquín Núñez. Y de ahí por adentro de la cloaca hacia Ellauri unos 100 metros hasta ponernos a tiro en línea recta con Punta Carretas, al primer pabellón donde estaban los presos comunes”

 

 

 

Diego: Recibimos con mucho gusto al Padrino, a Miguel Ángel aquí en el estudio de la radio. Buenos días, bienvenido, para hablar de diferentes temas, dos por lo menos ya tengo agendados. ¿Qué tal?

 

Padrino: Buenos días. Un saludo a toda la audiencia de la 36 y estamos aquí para ver qué es lo que sale de esto...

 

Diego: Bien, el Padrino trabajó en la reparación de una planta nuclear en Suecia y con todo esto que ha pasado en Japón más que nada era para saber un poco tu experiencia. Un hecho llamativo que hayas estado en la reparación de una planta nuclear.

Contános un poquito por qué llegaste a esa planta a trabajar en la reparación y qué era lo que se estaba reparando en ese momento...

 

Padrino: En primer lugar cuando recién llegamos a Suecia lo primero que tratamos de hacer era buscar un trabajo para sustentarnos nosotros porque íbamos con casi cero recursos. Ahí conocimos a un empresario alemán que nos ofreció para ir a trabajar a la construcción y aceptamos. El primer trabajo que nos ofreció fue ir a trabajar a la central de Varsebek que mucha gente debe recordarla porque a mediados de los 70 muchos ecologistas europeos iban a hacían sus protestas allí porque la gente no la quería allí...

 

Diego: ¿Y a vos te tocó trabajar en qué año más o menos?

 

Padrino: A mí me tocó por abril de 1981 y esta planta está en el sur de Suecia, allá por el mar Báltico. Yo no sé bien cuándo fue que se construyó realmente pero pienso que debe ser por 1965. Quiere decir que más o menos a los 16 años ya hubo que hacer reparaciones.

 

Diego: Pero a los 10 años ya estaban todas las protestas...

 

Padrino: Sí, ahí ya había pasado muchísima gente a protestar, que mucha gente de acá del Uruguay de aquella época se debe acordar de eso, mucha gente de izquierda sobre todo.

Y bueno, el trabajo nuestro consistió principalmente en cambiar todas las cañerías de las calderas, cada reactor tiene 4 calderas, más o menos son 20 metros de largo y unos 4 metros de diámetro. Nuestro trabajo era justamente sacar toda la cañería que tenía un alto porcentaje de contaminación y reponer la nueva.

 

Diego: ¿Y cómo era el trabajo en cuanto a salubridad, en cuanto a protección para ustedes?

 

Padrino: Bueno, nosotros agarramos viaje allí porque la verdad que no conocíamos mucho, por supuesto que la gente en Europa nadie quería ir a trabajar allí. Los que fuimos éramos todos latinos, yugoslavos y algún turco.

Ahí lo más peligroso era justamente el problema de que no te contaminaras la piel con la radioactividad. Entonces, allí te daban mamelucos especiales, botas, guantes, una escafandra, todo eso, y tenías que dejar toda la ropa de andar diariamente en depósito y ponerte eso que te daban solo con la ropa interior.

Y bueno, ahí trabajábamos más o menos 30 minutos y después tenías que salir de vuelta, bañarte con esa ropa especial, salir para afuera si podías a través de dos censores uno con timbre y otro con luz. El censor con timbre casi siempre lo pasabas pero el de la luz era muy difícil, ese era el que detectaba si tenías radiación. Ahí tenías que volver para atrás, ir a las duchas de nuevo, bañarte y probar otra vez. Si eso pasaba 3 veces a la tercera ya tenías que dejar el mameluco y todo adentro y salir casi desnudo para afuera. Y ahí por supuesto la empresa te daba todo, la ropa interior que se había contaminado ¿no? Y así mismo tenías que bañarte, ahí ya te daban un jabón líquido especial, te bañabas y ahí recién podías salir. Toda esa ropa contaminada quedaba allí y después la metían en esos depósitos de plomo, no sé qué era lo que tenían.

Y bueno, nosotros estuvimos así un mes y medio...

 

Diego: Entrando y saliendo de la planta permanentemente...

 

Padrino: Pero se trabajaban 3 días de corrido y 3 días descansabas, porque como era un trabajo de alta peligrosidad no te permitían que trabajaras toda la semana de corrido.

 

Diego: ¿Y cuántas horas en total entre las entradas y salidas?

 

Padrino Ah no, las horas eran largas, entrabas a las 6:00 de la mañana y te ibas a las 6:00 de la tarde o entrabas a las 6:00 de la tarde y te ibas a las 6:00 de la mañana. Es decir, eran horarios bastante largos y de corrido pero siempre con esos intervalos, trabajabas 30 minutos, salías 15 minutos, volvías 30 minutos, salías 15 y todo así.

En ese tiempo nosotros no teníamos mucho dominio del idioma sueco pero los ingenieros nos mostraron toda la planta, los ingenieros eran suecos por supuesto. No había mucha gente sueca trabajando tampoco ¿no? la gran mayoría eran yugoslavos. Y nos mostraron los reactores que estaban allá, metros bajo tierra, pero desde arriba los podías ver dentro de un agua azul, un agua especial que hay. Por lo que nosotros entendimos en aquellos años era que se tomaba agua del mar Báltico, le hacían un proceso porque tiene que ser agua pesada, eso pasaba por los reactores y de ahí nuevamente lo pasaban al mar, según decían era agua sin contaminación, agua pura devuelta al mar.

 

Diego: Ahora, para irnos un poco más atrás y después capaz que volvemos a este tema que es apasionante porque no mucha gente tiene la experiencia de haber estado adentro de una planta, mucho menos de trabajar dentro de una planta nuclear.

¿Cómo llegaste a Suecia? ¿En qué organización participabas? ¿Cómo fue tu vida previo a ese trabajo?

 

Padrino: Bueno, yo fui preso político junto con unos cuantos compañeros más y después de que salimos de la cárcel en este país no se podías hacer mucho de militancia y eso por la represión que había y entonces ahí se vio que la mejor forma era salir, organizarse afuera y volver organizadamente al Uruguay. En el 79 me fui con unos cuantos compañeros más, ahí fuimos a Río de Janeiro, fuimos a las Naciones Unidas y de ahí nos presentamos a pedir refugio en alguno de los países que ofrecían ellos. Te ofrecían 3 ó 4 países y entre ellos Suecia.

Bueno, el trámite más rápido era a Suecia entonces optamos por irnos a Suecia. Llegamos a Suecia con todos los compañeros que en aquella época eran los famosos seis puntistas que nos decían dentro del penal.

 

Diego: ¿Y vos te integrás al 26 dentro del penal o antes?

 

Padrino: Y nosotros después reorganizamos al 26 en el exterior ¿no? Viste que en aquellos años llegamos allá y se buscó por distintos lados a la organización a ver si se podía tener un contacto con alguien pero prácticamente no existía nada. A nosotros nos decían dentro del penal de que estaban los compañeros afuera organizándose y eso no era tan así.

Bueno, allí se reorganizó el 26 de Marzo, el Movimiento Independiente 26 de Marzo era en ese tiempo y ahí empezamos a trabajar en eso. Y también, como te decía al principio, nosotros teníamos que buscar la forma de mantenernos para vivir...

 

Diego: Claro, como organización y como personas...

 

 

Padrino: Claro, para vivir nosotros porque no teníamos un peso. Entonces, este trabajo que agarramos nos permitió eso y en un mes y medio de trabajo nos permitió después estar 7 u 8 meses sin trabajar porque pagaban muy bien. Claro, nosotros sin medir las consecuencias que nos podía traer eso. Hasta ahora todavía ando vivo y coleando pero nosotros alcanzamos a ver gente allí que estaba con muchos problemas de salud en los brazos, el cuerpo con yagas, gente vieja ya, de muchos años adentro.

Y bueno, ya te digo, eso nos permitió pasar todo ese tiempo. Pero lo hicimos para mantenernos nosotros y para ofrecer nuestros servicios a la militancia para justamente reconstruir lo que se empezó a hacer allá en Europa. Como no había nada empezamos a hacer todo de abajo de vuelta.

 

Diego: Bien, tú eras integrante del MLN y también estuviste participando de lo que fue la fuga de Punta Carretas. Queríamos conversar eso contigo y llevar esto a lo que va a pasar dentro de una semana y poco que es el 40º aniversario del 26...

 

Padrino: Pero podríamos aclarar un poquito lo que pasó en la base B porque está muy relacionado con lo que está pasando acá ahora ¿no? porque esta central está cerrada desde el año 1999 se cierra el primer reactor y el segundo en el 2005 y ahí quedó parado...

 

Diego: Y es una cosa que está ahí llena de radioactividad porque...

 

Padrino: Sí, además eso se había cerrado porque el pueblo sueco había votado en 1989 creo, por sí o por no a la energía nuclear y ganó el no. Entonces el gobierno, en aquel momento social-demócrata, decidió que eso iba a quedar clausurado y se iban a cerrar las restantes, son 10 las centrales atómicas que tenía Suecia. Y ahora justamente en junio del año pasado el Parlamento decidió levantar la prohibición y empezar de vuelta con la energía nuclear...

 

Diego: Qué buen momento entonces, esto de Japón les debe haber venido al pelo a esos legisladores...

 

Padrino: Entonces, ahí yo me seguí informando y el primer ministro que estuvo hasta el 2010, hoy ya es otro, el ministro el argumento que daba era que al Estado no le iba a costar nada el reactivar estas centrales nucleares porque se las iban a dar a capitales privados. Eso es lo mismo que nos está sucediendo acá, el Estado cada vez nos está entregando más, tanto acá como en Suecia. Claro, la Suecia de ahora no es la misma que conocimos nosotros.

 

Diego: ¿Y cómo te integrás al MLN?

 

Padrino: Yo en esa época estudiaba en la IEC, en el Instituto de la Construcción ahí en Dante y Arenal Grande y un grupo de estudiantes allí armamos una agrupación. Casi toda la gente venía del MRO y del Partido Comunista.

Entonces armamos una agrupación ahí, el MAAR (Movimiento Armado de Acción Revolucionaria), por nombre no tenía problema... Y bueno, empezamos por nuestra cuenta a hacer algunas cosas, atentados a los clubes con cosas chicas, con bombas de alquitrán. Éramos todo un lote de gurises de entre 20 y 25 años.

Después en la IEC hicimos el contacto con el MLN a través de un compañero nuestro de allí que fue por el año 66 y 67. Ahí nos integramos toda la agrupación que éramos unos 20 más o menos, la gran mayoría se fue para el MLN. Que incluso después nunca más volvimos a la IEC y ahí quedamos bastante escrachados, porque desaparecimos de golpe.

Y ahí nos fuimos integrando unos por un lado y otros por otro y fuimos a dar al famoso local del 8 allá en Shangrilá, ahí empezamos nuestra militancia, construimos toda una casa. Las casas viejas que usaba el MLN en aquellos años estaban muy quemadas y entonces nosotros hicimos una casa de acorde a lo que era el barrio. Y de esa forma fue que nos fuimos integrando. Me acuerdo que el primer responsable que tuvimos fue Andrés (...) después tuvimos a Martínez Platero y después gente de aquellos años, Sendic tenía su pasaje por allí también.

Y después, de acuerdo a las condiciones que tenía cada uno de nosotros uno fue para un lado, otro fue a otro, por supuesto que se hicieron algunas acciones también y allí se iba templando la gente. Y finalmente a mí me correspondió quedarme en toda la parte de equipo de seguridad, de berretines y tatuceras.

 

Diego: ¿Eso qué significa?

 

Padrino: Era un equipo de gente que empezamos ahí, junto con otros compañeros que ahora están desaparecidos. La parte de berretines venía a ser todo lo que era hacer escondrijos en las casas, abajo de los pisos, ya sea en madera, ya sea en tierra, sea en muebles, etc. A todo eso se le llamaba berretín, que los milicos después le llamaban cubículos.

Y la tatucera era la que se construía en el campo. Eso era más bien en los años 70 que comenzó, se dividen las columnas y ahí se crea el collar que era un anillo sobre Montevideo y la forma de construir algún escondite era esa, ya sea en los arroyos, en los montes y hasta abajo de las carreteras se construía. Y desde eso se operaba, se podían hacer operaciones militares, guardar compañeros u hospitales de campaña, todo eso.

 

Diego: ¿Y ustedes vivían en esos lugares o tenían contacto con sus familias?

 

Padrino: No, cada cual tenía su casa, su familia.

 

Diego: Y había períodos de tiempo que se estaba...

 

Padrino: Claro, había veces que uno desaparecía 3 ó 4 días porque a veces uno salía a hacer una tatucera y te llevaba 2 ó 3 días hacerla. Si era chica te podía llevar una noche. Pero tenías eso, indudablemente quedaban un poco expuesto porque la familia entraba a sospechar porque de repente desaparecías unos días. Pero bueno, vos tenías que llevar una vida normal, como hoy que estamos en el 26, salvo que aquello era todo clandestino lo que se estaba haciendo.

 

Diego: ¿Y cuál es tu participación en la fuga del Punta Carretas?

 

Padrino: Bueno, esa es una cosa muy larga para contar, es el famoso túnel de la discordia porque nosotros, también con otro grupo de compañeros estábamos en Maldonado haciendo el Caraguatá, era un lugar que se hacía tiro, más conocido por Espartaco.

Y bueno, habíamos terminado ese polígono y de ahí vinimos a Montevideo a hacer un trabajo grande, vinimos con esa misión. Fuimos a la calle Joaquín Núñez a una cuadra más o menos del Punta Carretas, allí había un grupo de apartamentos de estudiantes y nosotros tuvimos que hacer en ese apartamento que estaba en el centro de la manzana un berretín con tapa y hacer un túnel de 30 metros hasta las cloacas de Joaquín Núñez. Y de ahí por adentro de la cloaca hacia Ellauri unos 100 metros hasta ponernos a tiro en línea recta con Punta Carretas, al primer pabellón donde estaban los presos comunes.

Y bueno, de allí armábamos también otro berretín grande frente a una boca de aire, allí nos instalamos, hicimos una pieza de 2 por 2 afuera de la cloaca, rompimos los caños y salimos para el costado, no podíamos quedarnos allí afuera pero teníamos que sacar aire para el túnel. Entonces lo sacamos a través de la rejilla que todavía está me parece ahí en Joaquín Núñez.

Ahí empezamos el túnel nosotros, llevaríamos entre 60 y 70 metros. Trabajábamos día y noche, habían 3 turnos de compañeros trabajando. Hicimos una represa en la cañería de las cloacas y la tierra que íbamos sacando la mandábamos a través de esa represa.

 

Diego: ¿Con qué herramientas trabajan?

 

Padrino: Teníamos buenas herramientas, taladros eléctricos y mechas especiales hechas por la organización con puntas de diamante y todo.

 

Diego: ¿Y no generaba ninguna sospecha los ruidos bajo tierra?

 

Padrino: Estábamos 3 metros bajo tierra y tuvimos que llevar toda la instalación eléctrica desde el apartamento de Joaquín Núñez hasta ahí porque hacerlo a mano era imposible. Con ese taladro que tenía una mecha especial abrimos el diámetro del túnel de 80 cm. Más o menos y con eso íbamos cavando. Cavábamos toda la vuelta, caía un cacho de tierra, adentro habíamos hecho todo un sistema de rieles y zorras para cargar la tierra porque después de 40 ó 50 metros era imposible traerlo a mano, era muy pesado. Y después hicimos un sistema para poder cinchar la zorra también eléctrico.

Y no había problemas de ruido, salvo un día que agarramos una columna de un edificio y ahí empezaron a quejarse los vecinos de que había un chillido en todo el edificio. Y ahí se armó alboroto porque vino la Marina, entró por las cloacas grandes que están sobre la Rambla y quisieron entrar a donde estábamos nosotros pero no pudieron porque nosotros entramos porque teníamos unos carros especiales que habíamos hecho para andar adentro de las cloacas.

Pero cuando vimos el movimiento paramos unos días hasta que se tranquilizara la cosa y después arrancamos de nuevo.

Pero bueno, nosotros nunca nos enteramos bien cuál fue el problema que se dio allí.

 

Diego: La dirección estaba toda presa...

 

Padrino: Estaba toda presa sí.

 

Diego: ¿Quién estaba en la dirección?

 

Padrino: En esos años estaba Sendic, Marenales, Huidobro, Mujica, el flaco Zabalza, casi todos estaban adentro...

 

Diego: Eran casi los mismos que los 9 rehenes después...

 

Padrino: Ahí va, prácticamente los mismos y algunos más. Y la dirección que quedó afuera era todo gente más joven con poca experiencia pero con mucha garra, mucho entusiasmo por hacer las cosas.

Hasta que empieza allí el problema de que se paraba, que no se seguía más pero a nosotros nunca nos decían y la gente se les puso de punta, los compañeros que venían a discutir con nosotros para parar el túnel porque después de todo el trabajo que hicimos venir a plantear que paráramos y cuando ya estábamos cerca. A nosotros nunca nos conformó la explicación, nunca supimos lo que pasó. Hoy, con todo lo que está sucediendo ahora, con toda esta gente que está en el gobierno, ahí empezamos a sacar algunas conclusiones de cómo era realmente la cosa.

Porque el argumento que dábamos, pero dónde van a meter la tierra desde adentro...

 

Diego: Que ustedes tenían todo un sistema para poder sacar la tierra para poder disimularla...

 

Padrino: El laburo que nos daba a nosotros y la tierra que iban a sacar ellos no era tampoco 1 metro cúbico, eran muchos.

 

Diego: Y cómo iban a hacer para trabajar sin que se dieran cuenta los guardias...

 

Padrino: Claro, allí además había mucha requisa, cada 2 ó 3 días requisa. Pero bueno, la cuestión fue que la tierra no sé si nunca la vieron los milicos realmente o había algo más.

Y bueno, no tuvimos más remedio que desarmar todo lo que teníamos allí, dejar todo más o menos como estaba antes porque de futuro le podía servir a alguien más pero fue una gran disputa porque costó mucho convencer a los compañeros de que había que parar.

 

Diego: La resolución a ustedes les llega desde los compañeros de la dirección de afuera...

 

Padrino: Sí, era la dirección nuestra en ese momento era la que estaba afuera pero como ellos eran jóvenes y nosotros también las discusiones eran muy grandes. Pero bueno, los argumentos que nos daban no tenían mucho peso pero era así...

 

Diego: Y capaz que hay cosas que no se saben pero la decisión de parar el túnel desde afuera fue desde adentro...

 

Padrino: Claro, la orden venía de adentro porque adentro era donde estaba la dirección mayor del MLN. Ellos argumentaban que de adentro para afuera era más rápido. Pero tampoco fue más rápido porque nos hubiese llevado lo mismo.

Por eso te digo, nosotros le decíamos el túnel de la discordia. Han pasado tantos años y uno como conoce a la gente, yo saco mis conclusiones.

 

Diego: ¿Cuánta gente trabajó en ese túnel más o menos?

 

Padrino: Eran 4 y 5 compañeros por cada cuadrilla. Había unos 15 a 18 compañeros ahí.

 

Diego: Ahora, qué momento de fortaleza afuera para que no se supiera lo que se estaba haciendo porque cualquier filtración se perdía todo el plan y caían muchos compañeros...

 

Padrino: Ah no, ahí se trabajó muy bien. Los primeros 30 metros de túnel ahí tuvimos que hacerlos sacando la tierra en una camioneta de a poco e ir a tirarla a los baldíos. Después que llegamos a la cloaca no había necesidad. El peligro más grande fue cuando hicimos los primeros 30 metros.

 

Diego: ¿Y abajo qué había tierra o piedra?

 

Padrino: La zona de Punta Carretas es más bien es una tierra colorada caliza, era muy fácil hacer un túnel ahí y no había peligro de desmoronamiento.

 

Diego: ¿estaba apuntalado el túnel?

 

Padrino: No, no, no había necesidad de apuntalar. Había que conservar el diámetro pero no hay peligro de desmoronamiento.

 

Diego: Nos preguntan por qué se llamó el abuso

 

Padrino: El abuso un poco era justamente por hacer una fuga con esa forma de trabajo, peligrando tanto. Y creo que el abuso fue una idea de Juan Almiratti que era un ingeniero que había en esa época que estaba preso también y era un poco el ideólogo de todo esto.

 

Diego: Y esa salida fue casi perfecta, no hubo inconvenientes, todos quedaron guardados en sus escondites

 

Padrino: Justamente lo que se estaba haciendo afuera era para guardar a toda esa gente que iba saliendo porque ahí eran 111 personas que salieron, clandestinos

 

Diego:¿Y ese mismo día ya se fueron del lugar?

 

Padrino: Sí, cuando se hace la rotura de la casa del mormón este para encontrar a los que venían de Punta Carretas fue a las 9 de la noche

 

Diego: ¿Nunca se unieron los túneles, el de afuera con el de adentro?

 

Padrino: No, ahí lo que hubo fue un cruce de túneles con los que habían hecho los anarcos allá por 1933 o 34

 

Diego: O sea que todo el trabajo de ustedes no fue utilizado

 

Padrino: No, el otro túnel grande nunca se usó. Pero a lo que vos preguntabas: desde las 9 de la noche que copamos la casa del mormón hasta que abrimos y encontramos a los que venían de abajo, nos llevó prácticamente hasta las dos de la madrugada porque hubo que sacar a toda la gente de ahí abajo, después hubo que romper los muros de los fondos de este hombre al que le copamos la casa, y hacer otro boquete más en otro muro más ahí en Puntas Carretas para poder recién salir a la calle Joaquín Núñez. Entonces prácticamente se terminó todo al aclarar el día. Incluso me acuerdo que mucha gente tuvo que volver para atrás proque los milicos ya habían cerrado la salida en algunas partes de Montevideo. Hubo que volver para Montevideo con el camión cargado de gente.

 

Diego: Esemismo día se fue todo el mundo de ahí, no se quedaron en ninguno de los apartamentos que tenía el MLN ahí

 

Padrino: No, no quedó nadie

 

Diego: ¿Y ustedes también estaban en esa salida?

 

Padrino: No, nosotros después como éramos todos legales, no éramos clandestinos, cada cual se fue por sus medios. Ayudamos a sacar a los 111 y cuando no había más la operación siguió después por el lado de la calle Joaquín Núñez pero era otra gente que estaba trabajando ahí. La misión nuestra fue abrir ese túnel, sacar a la gente y después irnos lo más rápido posible porque a esa altura me supongo que algún aviso ya había.

 

Diego:¿Y cómo era el clima ahí cuando saliero, como era el clima con usted...?

 

Padrino: Tampoco era para estar mucho tiempo hablando. Yo conocía mucha gente que salía de adentro pero un saludito y a pelarse rápido de ahí antes que se destapara todo

 

Diego: ¿Y salían medio rápido del túnel?

 

Padrino: Salían rápido. A algunas personas gordas les costó un poco más pero en general iba rápido

 

Diego: Bien. ¿Y cómo llegás vos al Penal de Libertad, cómo te atrapan?

 

Padrino: Bueno, eso fue ya en el 72 que empieza la represión grande contra toda la organización.

El 30 de mayo estamos haciendo..., no, habíamos hecho ya un berretín en el balneario El Bosque y había quedado un problema en una tapa entonces a esa altura ya no estaba quedando mucha gente entonces fui por último día ahí a arreglar el problema que tenía la tapa porque había gente allí, creo que eran 5 o 6 compañeros, eran los únicos que estaban ahí y que conocían eso. Fui a reparar, reparamos la tapa y como a mí me habían dicho que tenía que irme del país, que tenía que salir, entonces terminé con la tapa y después la compañera y el compañero que estaban ahí hicieron una cosa rápida para comer, hice un brindis y cuando estábamos en eso cayó la policía, el ejércio. En realidad el ejército no, fue la aviación, Boiso Lanza, a mí me agarró el Boiso Lanza. Y ahí en uun principio la gente clandestina la guardamos en el berretín porque el compañero que nos apuntaló ahí no sabía que había berretines. Pensamos que era un rastrillaje común y bueno, nos sacaron para afuera a todos, sacaron a los compañeros que hacían la cobertura como le llamábamos nosotros y entraron los milicos adentro y ahí empezaron a buscar. Aparentemente no iban a encontrar nada pero el problema es que eran dos compañeras las que estaban clandestinas y no sé si se asustaron, el berretín no estaba terminado, algunos detalles le faltaban, y gritaron y ahí fue que se jodió todo. Trajeron al compañero, el encargado de ahí, abrieron el berretín, sacaron a las compañeras que estaban allí y nos llevaron a todos por supuesto.También un trabajo interesante que se hacía era que uno hacía un berretín pero también hacía un trabajode cobertura afuera. Yo afuera tenía un albañil que estaba haciendo un parrillero

 

Diego: Claro, para que nadie sospechara que entraban materiales

 

Padrino:Justamente. Y bueno, con los compañeros ya habíamos combinado que yo era el albañil que estaba haciendo el parrillero. Las compañeras y el compañero se aguantaron en esa y yo me aguanté que era el albañil también. Hasta que fuimos al Boiso Lanza, me comí un plantón de 3 o 4 días colgado y después adentro uno que estaba ahí me reconoce y ahí si no tuve más rescate, no tuve otra que quedarme preso los cinco años que estuve.

 

Diego: Cuando salen, ¿salen un grupo grande de compañeros juntos o salís vos y después vas contactándote con algunos compañeros que ya habían salido? ¿Cómo es la salida de la organización, cómo se establece el tema de ir a Río y después a Suecia?

 

Padrino: A mí con otros compañeros que fuimos de los primeros que empezamos a irnos allá por enero del 79, éramos un grupo de 4 porque tampoco no se podía ir mucha gente junta, se iba de a poco porque todavía en Argentina había dictadura, Brasil recién estaba saliendo pero era lo más fácil para salir. Y bueno, de madrugada nos fuimos en ONDA

 

Diego: ¿Tenían prohibida la salida del país?

 

Padrino: Sí, yo tenía que ir cada 15 días a firmar al cuartel que está allá en Salinas, por allá, que fue en una chacra que tenía el MLN también.En una de esas firmadas aproveché.Fui, firmé y a los 2 o 3 días nos fuimos. Tomamos la ONDA y fuimos a dar a Yaguarón. A Melo mejor dicho, y de ahí cruzás el puente Yaguarón y te vas a Brasil. Esa fue la salida y de ahí otro día de viaje a Porto Alegre, tuvimos que quedarnos en Porto Alegre porque ya no había más ómnibus para llegar a Río

 

Diego: ¿Pero cuando salís ya contactás con compañeros de la organización?

 

Padrino: Habíamos contactado si. Nosotros no teníamos mucho contacto tampoco, salimos medio a lo pampa. Contábamos con un nombre que nos ayudó mucho, una familia que están desaparecidos ahora, que nos dio todos los contactos y con eso que nos dio él fuimos a Río de Janeiro.

 

Diego: ¿Y afuera cuando salían qué panorama encontraban respecto al MLN?

 

Padrino: Nada de nada. Porque yo salí en el 77 y desde el 77 hasta enero del 79 me aguanté afuera, incluso alcancé a trabajar y todo. Pero no encontrabas a nadie, era todo chato, chato. Y entonces después es que los compañeros dedicen que había que irse del país, que adentro era imposible hacer algo, no te podías mover para nada entonces la cuestión era hacer la reconstrucción desde afuera hacia adentro, salir del país y organizarnos afuera que fue lo que en definitiva se hizo. Por supuesto que no eran las condiciones como volvimos, las condiciones iban a ser otras, hasta que se diera la apertura que se dio. Pero la misión que llevábamos era la de organizarnos y volver clandestinamente. Eso quedó truncado por la apertura que se da en el 84.

 

Diego: Sí, el plebiscito del 80 y después la salida con Sanguinetti

 

Padrino: Y estando nosotros en Río de Janeiro, que estuve como cuatro meses, desde enero hasta abril, en ese interín llegaron otros compañeros que venían directamente del Penal de Libertad.

 

Diego: ¿Y en Río estaban tranquilos o todavía estaba complicada la cosa?

 

Padrino: Había que tener mucho cuidado, no andar solo, todavía era peligroso. A nosotros en el caso nuestro nunca nos pasó nada pero un argentino por ejemplo desapareció y nunca más supimos de él. Vivía con nosotros; porque nosotros fuimos y en Río de Janeiro encontrabas casas, apartamentos, hasta construimos porque un cura nos ayudó mucho ahí. Este cura que ya falleció nos dio mucha ayuda e incluso para no pagar tanto porque era carísimo pagar alquileres en Río de Janeiro, nos dio para hacer viviendas en el predio de la iglesia. Hicimos quizás como 8 o 9 piezas con los baños, con todo.Nos daba los materiales, nos daba todo el hombre y muchos compañeros pasaron por esas viviendas.

Y en abril logramos embarcar a Suecia. Como Suecia te daba el refugio también te daba la posibilidad de aprender el idioma y que te fueras organizando un poco porque nosotros del idioma sueco no sabíamos nada -y habemos algunos que hasta hoy no sabemos-.

 

Diego: ¿Cuánta gente era en la organización en ese momento?

 

Padrino: Yo no sé, nunca le pregunté bien a los compañeros, pero por mi cuenta serían 260, 270 compañeros

 

Diego: ¿Hombres y mujeres?

 

Padrino: Entre todos si. Porque muchos compañeros después llevaron su familia también.

Recuerdo que yo trabajaba con los pioneros y eran como 40 o 50 gurises chicos y después algunos grandes así que creo que por ahí andaba, fácilmente 280 compañeros.

 

Diego: Y la organización funcionaba como el MLN, con una dirección y con diferentes comisiones por decirlo así.

 

Padrino: Sí y después cada compañero que iba llegando iba ocupando el lugar que fuera más necesario, de acuerdo también a la capacidad que tenía

 

Diego: ¿Y lograron estar en un lugar común o estaban distribuidos por todo Suecia?

 

Padrino: No, el grueso de los compañeros casi todos iban al sur, a Malme. Los primeros que llegamos sí anduvimos deambulando por el norte, Estocolmo, por allá. Hicimos unas cuántas cosas allí, me acuerdo que con el flaco Rubio, con la negra Beatriz y otra gente más que hoy ya no me acuerdo porque se quedaron todos por allá, pero empezamos a buscar posibles compañeros en Estocolmo, hacer unas recorridas a otras ciudades de Suecia buscando gente...

 

Diego: Y la finalidad era reorganizar la revolución popular para volver acá

 

Padrino: Sí, al final como no encontramos nada de lo que se decía de que había organización afuera, se optó por organizarnos nosotros y empezar a ver qué se iba a hacer porque bueno, gente no encontramos a nadie. Incluso hubieron compañeros que se contactaron con viejos dirigentes del 26 de Marzo de aquella época como este hombre que murió, Benedetti, otro hombre que estaba ahí, Falero Montes de Oca, y otra gente que estaba en México, pero no había nada y ellos no querían nada tampoco. Aparte una cosa que le echaban en cara al MLN era que lo habían disuelto sin consultarlos a ellos, como disolvieron el 26 de Marzo. Y esa gente quedó toda resentida. Y a nosotros ¿quién nos conocía? Nadie, ¿quién éramos nosotros para ir a hablarles? Porque si hubiera ido alguno de los más conocidos capaz que hubiese cambiado pero el problema es que no había nadie y en esa época los principales estaban todos de rehenes entonces se optó por empezar a reconstruir todo lo que fue el 26 de Marzo porque el 26 de Marzo éramos la parte política del MLN, no era una cosa aparte, no vamos a engañarnos, no vamos a estar jugando a las escondidas.

 

Diego: En Suecia ¿cuáles son las actividades que se realizan, dónde pusieron ustedes la energía para reorganizar al MLN?, porque era eso, se reorganizaba el 26 de Marzo pero para reorganizar al MLN en el exterior. ¿Qué contacto había con Uruguay desde el exterior y qué país esperaban encontrar cuando se reorganizara la organización y con qué se encontraron?

 

Padrino: El objetivo principal era contactar gente en Europa y en América también, muchos compañeros salieron a eso. Y lo otro, desarrollar las finanzas, que eso era unaparte importante allí. Y también las relaciones con otras organizaciones incluso con los cubanos y otras organizaciones latinoamericanas porque andaba mucha gente en Suecia. Y la parte de finanzas que fue la que más trabajamos, que más se hizo. No quiero decir con esto que no se haya hecho el trabajo político, por supuesto, pero una de las partes principales fue que la organización desarrolló un trabajo de finanzas muy grande en Europa. Tanto en Suecia como en Italia, en Francia; por gente que estaba en Bélgica, en Holanda, pero lo grueso fue en Suecia. Tal vez sería importante tocar un poco lo que se hizo ahí que también como no se sabía qué era loque podíamos hacer, una de las primeras cosas que se buscó fue desarrollar la imprenta. Me acuerdo que el primer folletito que salió que se me fue de la memoria como se llamaba, pero también con el objetivo de ir apuntando a sacar un periódico que después salió, que fue Liberación.

Pero en la parte económica empezamos en Estocolmo con otros compañeros, el "Turco" Marabotto y Cristina y ahí se empezó acomprar un kiosco de venta de cigarros, refrescos y cosas así y después a partir de ese otro más hasta desarrollar unabuena cadena de kioscos, no recuerdo bien pero creo que debe haber andado fácil en 7, 8, muy cercanoa los 10. Y después de eso pegar un salto y pasar a un comercio más grande entonces se empezó con la etapa de los supermercados que si no me equivoco el primero también fue en Estocolomo. Pero también a esa altura ya había un buen número de compañeros que estaban en los campamentos y muchos que empezaban a salir para distintos lados aunque casi todos iban para el sur, a Malme. Después de ahí se entra también a hacer lo mismo en Malme donde creo que también empezaron con un kiosco los compañeros, eso fue en el 81-82 más o menos porque creo que el grueso de los compañeros entró en el 80.

Se desarrolló toda esa parte en Malme, junto con eso también ya se instala la imprenta, que me acuerdo que alquilamos un viejo galpón en un barrio industrial y junto con la imprenta también pusimos una reparación de autos para vender y pintar y todo eso. Y en la otra parte, la otra mitad era el semanario Liberación. También a partir de eso se desarrolló la distribución de Liberación porque había muchos latinos en Suecia: chilenos, argentinos, y hubo que salir a contactar una por una a esa gente para ofrecerles el semanario y creo que todavía se mantiene la cuota que te exigen para darte lo que le da el gobierno a todo periódico que se inicia. No me acuerdo cuánto era pero en aquellos tiempos andaba entre 1.700 y 1.800 suscriptores y creo que eso se mantiene hoy.

Junto con eso por supuesto lo que se hizo en París, los 3 restoranes que habían en París, los dos que estaban en Génova, estuvimos trabajando también hacia la parte de la Lombardía haciendo construcciones con otro compañero también para hacer finanzas que eso jugó su papel en las finanzas.

 

Diego: En ese momento, ¿se pensaba que iba a continuar la dictadura en Uruguay o se pensaba que en democracia -en esta cosa que hay- también la organización iba a tener que reorganizarse para tallar fuerte?

 

Padrino: En un principio todo el trabajo fue pensando que iba a haber dictadura para rato. En definitiva hubieron unos cuántos años de dictadura pero nosotros pensábamos que iban a ser más todavía. Y siempre trabajando con esa mira de volver. No sabías como ibas a volver pero se pensaba volver así que todo el trabajo estaba encarado en esa dirección de que al país teníamos que volver.

 

Diego: La expectativa era que cuando salieran los dirigentes del MLN iban a salir con una visión revolucionaria ...

 

Padrino: Ah, bueno, si.Mirá que nosotros trabajamos mucho políticamente allá con la situación de los 9 rehenes con todo tipo de campaña que se hizo tanto en Suecia como en otros países de Europa con el tema de los rehenes y después cuando salieron,las perspectivas que teníamos nosotros fue muy corto el plazo y enseguida vimos que esa gente...

 

 

Diego: Vos que conociste, ¿por qué creés que cambió tanto la perspectiva del MLN previo al 72 al 85; fueron los años de carcel; algunos acuerdos, gente que ya estaba vendida, gente que ya estaba resignada, gente que se había vuelto vieja, gente que se había vuelto local, qué pasó en el medio ahí?

 

Padrino: Yo siempre tengo mi opinión de que eso ya en los primeros momentos que empezaron a caer en esa represión que se vino por marzo o abril del 72, creo que algunas cosas ya las arreglaron allí. Incluso allá donde estaba yo preso, en el Boiso Lanza, fue gente de la dirección a hablar con nosotros, a explicarnos la situación que había. Cuando se hizo la tregua famosa

 

Diego: ¿Gente de la dirección entró a Boiso Lanza?

 

Padrino: Si y nos llamaron a nosotros y plantearon todo. Fue cuando el problema de los ilícitos

 

Diego: Esos se supone que eran gente conocida

 

Padrino: Claro, los que fueron a hablar al Boiso eran conocidos, son estos que están en el gobierno hoy, dos de ellos por lo menos

 

Diego:Y entraban así a la carcel a hablarcon los compañeros de la organización y salían...

 

Padrino: Los traían los milicos. Entraron ahí, nos reunieron, no a todos los presos tampoco, seríamos 6 o 7 que habíamos y después ellos se fueron. Explicaron lo de la tregua y lo de los ilícitos. Pero bueno, en aquel tiempo nosotros también éramos muy, como te puedo decir, no nos imaginábamos de que pudiera suceder después lo que sucedió. Ahora nos damos cuenta pero yopienso que el asunto empieza a partir de allí. No te digo que todos perosí la gran mayoría hoy por hoy, yo saco mis conclusiones y para mí es eso. Fue gente que de un principio entró mal y salió mal.

 

Diego: Padrino, te agradecemos mucho que hayas estado por acá. Lo del regreso a la planta nuclear quedará para otro día pero realmente muy interesante todo lo que has contado, seguramente para la audiencia también porque hay cosas que seguramente ya se han conversado acá pero hay otras que probablemente será la primera vez que se hablan.

Gracias Padrino

 

Padrino: Un saludo a toda la audiencia y bueno, esperemos en otra oportunidad que salga todo un poco más ordenado. Gracias.

 

 

 

Tomado de Cx 36 Radio Centenario

anima120.gif

Compartir este post

Comentar este post