Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Venezuela recuerda que hermandad histórica con Colombia es minada por fuerzas imperiales

21 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 La cancillería venezolana emitió un comunicado de felicitación al pueblo de Colombia por el Bicentenario de su independencia. (Foto: ABN)

El Gobierno venezolano felicitó al pueblo colombiano en el Bicencetario de su independencia y recordo que la gesta emancipadora "sigue siendo un objetivo pendiente".
La cancillería venezolana emitió un comunicado de felicitación al pueblo de Colombia por el Bicentenario de su independencia. (Foto: ABN)

El Gobierno de Venezuela, en un comunicado emitido este martes con motivo del Bicentenario de Colombia, recordó que la unidad de ambos países es "un mandato de la historia" y por ello es que las fuerzas imperiales y sus aliados tratan de estropearla.

"La unidad de nuestros pueblos es un mandato de la historia. Por eso, las fuerzas imperiales y sus aliados en nuestros países tratan de minarla. Pero la profundización de la democracia y la conquista de la paz pasan necesariamente por constituirnos en naciones irrevocablemente independientes y soberanas", reza un fragmento del documento.

En un comunicado titulado Al hermano pueblo de Colombia, en el bicentenario de su independencia, Caracas asegura que "nuestros corazones se contagian del amor patrio que llevó a una generación a ofrendar sus vidas por la causa independentista, la cual sigue siendo un objetivo pendiente, en pos del cual seguimos avanzando. Más temprano que tarde lo alcanzaremos"
.

A continuación teleSUR transmite íntegro el comunicado del ministerio de Exteriores venezolano:

Al hermano pueblo de Colombia, en el bicentenario de su independencia


El 20 de julio de 1810, la elite criolla de Santa Fe, apoyada por los sectores populares de las barriadas de Egipto, Belén, las Cruces y San Victorino, dirigidos por el criollo de ideas igualitarias y revolucionarias José María Carbonell, logró forzar al establecimiento de una Junta Suprema Gubernativa. Seis días después, ante la presión popular, se procedió a la destitución del Virrey y toda su camarilla.

Ya en Venezuela había sucedido el 19 de abril la toma del gobierno por parte de los criollos. Inmediatamente después de enterarse de la Junta de Santa Fe, Caracas destinó al canónico José Cortés de Madariaga a viajar a Santa Fe para llegar a un acuerdo de confederación y mutua defensa. Efectivamente, en 1811, dicho acuerdo tuvo lugar, pero la caída de la Primera República en Venezuela frustró esta primera iniciativa de unidad.

Sin embargo, ya estaban selladas las vinculaciones históricas entre el pueblo de Venezuela y el de Colombia. A partir de ese momento, la lucha por la libertad nos hermanó.
Sobran los ejemplos de esta hermandad gestada en momentos difíciles, cuando se hicieron inocultables las aspiraciones de libertad de colombianos y venezolanos.

Una vez derrotada la primera República, muchos venezolanos revolucionarios luchadores por la Independencia encontraron refugio en la Nueva Granada.

La ciudad fuerte y puerto de Cartagena y su provincia, que había ya declarado la independencia absoluta de España el 11 de noviembre de 1811 y se mantenía como bastión de libertad del Caribe hispano, sirvió de refugio a Simón Bolívar, José Félix Ribas, Tomás Montilla, los hermanos Carabaño y José de Campomanes, entre otros.

Bolívar, antes de ser enviado a defender la orilla patriota del río Magdalena en comisión asignada por el Gobierno de Cartagena, el 15 de diciembre de 1812 escribió en el inmortalizado Manifiesto de Cartagena, "La Nueva Granada ha visto sucumbir a Venezuela; por consiguiente, debe evitar los escollos que han destrozado a aquélla. A este efecto presento como una medida indispensable para la seguridad de la Nueva Granada la reconquista de Caracas".

Cuando desde el pueblo ribereño de Barrancas, Bolívar comenzó la Campaña del Magdalena, con la que inició su recorrido victorioso hacia Venezuela, llevaba claramente en sus miras la posibilidad de una unión, en un futuro inmediato, entre Nueva Granada y Venezuela.

En mayo de 1813, mientras esperaba en San Antonio el permiso para ingresar en su Campaña a liberar a Venezuela, Bolívar escribe al Congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, que "La suerte de la Nueva Granada está íntimamente ligada con la de Venezuela: si ésta continúa en cadenas, la primera las llevará también, porque la esclavitud es una gangrena que empieza por una parte y, si no se corta, se comunica al todo y perece el cuerpo entero".

El apoyo en hombres, recursos y pertrechos del Presidente del Congreso de las provincias neogranadinas, Camilo Torres, del presidente del Estado de Cundinamarca Antonio Nariño y del Presidente del Estado de Cartagena, todos neogranadinos, permitió el desarrollo victorioso de la Campaña Admirable que refundó la República por segunda vez en Venezuela, el 6 de agosto de 1813.

Estos acontecimientos, desarrollados en el transcurso en que estaban naciendo al mundo nuestras naciones, dejan en claro la certeza según la cual el destino histórico de Colombia y Venezuela es la unidad.

Desde entonces, el proyecto de unidad adquirió más consistencia ante el avance de la lucha patriota. De esta manera, el Congreso de Angostura sancionó, el 17 de diciembre de 1819, la Ley Fundamental de la República de Colombia, en la cual le dio cuerpo a la idea bolivariana de formar una sola nación para asegurar la libertad, nación que, en su nombre, recogió el legado de Miranda.
Ya liberado el norte de Suramérica, la Gran República de Colombia emprendió, con sus recursos y hombres venezolanos y neogranadinos, la gesta de la independencia del Sur, al mando de El Libertador - Presidente, Simón Bolívar.

Así, gracias a la unidad neogranadina y venezolana se logró independizar a Suramérica del dominio español, unidad que fue concebida por Bolívar y llevada a cabo bajo su dirección. No obstante, las oligarquías regionales, que desde el mismo momento conspiraron en contra de la unidad, redoblaron sus esfuerzos una vez que la guerra había culminado.

La unidad de nuestros pueblos es un mandato de la historia. Por eso, las fuerzas imperiales y sus aliados en nuestros países tratan de minarla. Pero la profundización de la democracia y la conquista de la paz pasan necesariamente por constituirnos en naciones irrevocablemente independientes y soberanas.

Al felicitar a Colombia en el Bicentenario de su Independencia, nuestros corazones se contagian del amor patrio que llevó a una generación a ofrendar sus vidas por la causa independentista, la cual sigue siendo un objetivo pendiente, en pos del cual seguimos avanzando. Más temprano que tarde lo alcanzaremos.

¡Viva el hermano pueblo colombiano! ¡Viva Bolívar!

Caracas, 20 de julio de 2010


Gobierno Bolivariano de Venezuela



teleSUR - MPRRE / MM

 

Compartir este post

Comentar este post