Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

Zapatero a tus zapatos

2 Marzo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Cinismo a la española
Zapatero a tus zapatos
Con la Unión Europea y Estados Unidos y en nombre del Estado que tiene como jefe a un tipo que nadie votó sino que lo instaló allí el mismísimo Franco, el primer ministro español critica a Cuba en nombre de los “derechos humanos”.
EFE_2927729.jpg
Por la Redacción de APM | Foto agencia EFE 
“La democracia española está presidida, desde hace más de 33 años, por el sucesor del dictador, asesino y genocida, General Francisco Franco Bahamonde. El actual jefe del estado jamás se ha solidarizado con los familiares de los cientos de miles de víctimas del llamado Alzamiento (rebelión militar contra la legalidad vigente en 1936), que aún sigue enraizado en lo más profundo de la sociedad española, alentado por la pusilanimidad del PSOE para con el neo franquismo que inunda las calles del país, y el silencio cómplice del PP (…) Hoy en España resulta casi un delito confesarse antifranquista o antifascista, habida cuenta de que las manifestaciones que se organizan contra el totalitarismo imperante en el primer mundo, son prohibidas de forma habitual, o cuando se consienten, quienes acuden al llamamiento acaban siendo apaleados por los cuerpos policiales, que cumplen aguerridamente las órdenes de un ministro que se niega a admitir la libertad de expresión, o a investigar los cientos de casos de malos tratos y tortura que acaecidos en comisarías, cuartelillos y cárceles, así como el incumplimiento continuado de los mínimos principios humanitarios que deben otorgarse a los allegados de aquellos presos, políticos y comunes, que sufren, además, todo tipo de vejaciones en centros similares a los que existen en Colombia, Perú, México, Honduras, El Salvador, Marruecos, Panamá, etc. Aquello de la readaptación social, base de una Ley Penitenciaria que se precie de democrática, o el habeas corpus, se los pasan Rubalcaba y Caamaño por debajo de los orígenes, a menos, eso sí, que el condenado fuere miembro de los cuerpos de Seguridad del Estado, o bailarín a lo Farruquito. Para colmo, quienes manipulan el dolor de los familiares de la llamada Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), jamás tuvieron la gallardía de solidarizarse con las del franquismo, millón de veces más violento, lo que resulta chocante en extremo, porque colocan el dolor de quienes han sufrido los atentados de la organización armada ETA, por encima del padecido, durante más de cuatro décadas, por el ejército rebelde de Franco, la Policía Nacional, la Guardia Civil, Fuerza Nueva, Falange Española, e incluso los Tribunales de Justicia, entre los que los de Orden Público (hoy Audiencia Nacional) y Supremo, resultan los más crueles y esperpénticos a la hora de procesar y condenar a un sinnúmero de personas, a las que se intenta relacionar con delitos de apología del terrorismo, aplicando algo tan ilegal como la simple sospecha o, lo que resulta aún más aberrante, la convicción personal de un juez. O que en 2010, el Tribunal Supremo amenace a quien está interesado en perseguir los delitos que se cometieron bajo la dictadura franquista; lo que no deja de ser la mayor afrenta para una verdadera democracia, e indica a las claras la catadura profesional y moral de quienes así obran. Resulta por tanto, que más de 70 años después de cometido el genocidio franquista, la sociedad española sigue partida en dos, aunque sólo una de ellas detenta las leyes, el dinero, las armas y el poder. Es la demostración palpable del fracaso rotundo de una transición inmunda”. (Parte de un texto publicado días atrás por la revista digital kaoesenlared).

A menos que el gobierno de España se explique en torno a tan graves acusaciones, ¿con qué autoridad le exige a Cuba –como lo hizo hace pocas horas José Luís Rodríguez Zapatero- que “el respeto por los derechos humanos”?

Además, y como informó públicamente Cuba Orlando Zapata Tamayo, el recientemente fallecido preso, de 42 años, que tanto revuelo provocó, ”no forma parte de los mercenarios que fueron juzgados en marzo del 2003 (no es uno de los 75)”.

Continúa el informe oficial cubano: “Cumplía una sanción conjunta de privación de libertad de 25 años, después de haber sido sancionado en el 2004, a tres años, por Desorden Público, Desacato y Resistencia. Su historial delictivo es el de un delincuente común. Desde julio de 1990, fue procesado y condenado en reiteradas ocasiones por delitos comunes, entre ellos por Alteración del Orden, Daños, Resistencia, dos cargos de Estafa, Exhibicionismo Público, Lesiones y Tenencia de Armas Blancas. Ya en cumplimiento de la sanción de privación de libertad, fue sancionado varias veces por Desorden en Establecimiento Penitenciario y Desacato. En el 2001, se vincula a la contrarrevolución, contactado entre otros mercenarios por Oswaldo Payá Sardiñas y Marta Beatriz Roque. En el 2003, ingresa nuevamente en prisión y a partir de entonces protagoniza varias acciones violentas en ella, agrediendo físicamente a funcionarios penitenciarios. Se negó en reiteradas ocasiones a consumir los alimentos del penal y solo consumía los alimentos que recibía de sus familiares. Se declaró en huelga de hambre el 18 de diciembre de 2009, negándose a recibir asistencia médica. No obstante, fue trasladado primeramente al Puesto Médico del penal, posteriormente, al Hospital Provincial de la ciudad de Camaguey, y después al Hospital Nacional de Reclusos de La Habana (…). Después de su ingreso al establecimiento penitenciario, la madre de Zapata Tamayo, Reyna Luisa Tamayo, se vinculó a actividades de grupos contrarrevolucionarios, por las cuales recibía dinero de organizaciones contrarrevolucionarias que actúan en territorio de Estados Unidos como la Fundación Nacional Cubano Americana.

Una más de las tantas tropelías con que la mal llamada “madre patria”, al unísono con la Unión Europea y Estados y Unidos, tiene acostumbrados a los latinoamericanos y caribeños, desde el genocidio desde la conquista hasta los contemporáneos desembarcos empresarios, protagonistas cómplices de las tropelías neoliberales de la pasada década del ’90.

Zapatero a tus zapatos y reyes a los muesos de trastos viejos.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post