Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín
Ultimos Posts

La mutilación de Colombia, historia de un atraco yanqui

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Otra más para saber como EEUU llegó a ser el imperio que es.

Historia del atraco yanqui

Olmedo Beluche / Argenpress

Es sorprendente que en Panamá, la mayor parte de lo que podría llamarse “izquierda” repite los mitos históricos creados por la burguesía para justificar la “venta del Istmo” (palabras de Belisario Porras) ocurrida el 3 de Noviembre de 1903: llamar “independencia” a la separación de Colombia por las tropas norteamericanas; la instalación de un gobierno títere integrado por los agentes de la Panama Railroad Company, proclamando una “nueva república” que no era más que un “protectorado” (es decir colonia); la creación de la Zona del Canal en la cual Estados Unidos mandaba “como si fueran soberanos”, por efecto del Tratado Hay – Bunau Varilla firmado 15 días después.


Los hechos son tan abrumadores que basta calentar los sesos un poco para darse uno cuenta de las mil mentiras de que está plagada la leyenda dorada que repiten los medios de comunicación y los programas de estudio de nuestras escuelas. De la misma manera que la “izquierda” panameña carece de un proyecto político propio, incluso de un proyecto de país propio, carece de una interpretación propia de la historia nacional. 

Los mismos prejuicios que llevan a muchos “izquierdistas” del patio a repetir los inveterados prejuicios conservadores sobre el matrimonio homosexual, o la despenalización del aborto, o la cuota electoral femenina, parecen operar en la mente de quienes repiten como papagayos los mitos históricos de la burguesía antinacional. ¿Habrá en ello cierto determinismo geográfico o climático que amodorra las conciencias? Porque la verdad está a la vista y sólo hay que leer un poquito.

Parte de tanta confusión se debe a la obra de los reformistas de izquierda (Ricaurte Soler o Diógenes de la Rosa o los teóricos del Partido Comunista) quienes creían que la lucha contra la presencia imperialista en Panamá debía ser fruto de un gran frente policlasista, en que los sectores populares y obreros marchaban de la mano de una inexistente “burguesía progresista o nacional”. Había que disfrazar de “patriotas” a los comerciantes que nos vendieron por unas monedas. Era la interpretación criolla de la teoría stalinista de la “revolución por etapas”.

La evidencia documental salta por todos lados: desde los escritos de la época, como de Porras y Pérez y Soto, hasta trabajos recientes como el de Ovidio Díaz, pasando por historiadores profesionales. Pero, por sobre todos los demás, destaca el panameño Oscar Terán, quien en 1934-35, publicó su libro “Del Tratado Herrán-Hay al Tratado-Bunau Varilla, historia crítica del atraco yanqui mal llamado en Colombia “La pérdida de Panamá” y en Panamá “nuestra independencia de Colombia””. Allí está todo, con abrumadoras y fehacientes evidencias fácticas. De modo que la ignorancia en esta materia es inexcusable.

Los especuladores de Wall Street y el Canal de Panamá


Oscar Terán dedica todo el primer tomo de esta obra, más de 400 páginas a probar con documentos lo que se insiste en negar: los actores centrales de los hechos de 1903 son un grupo de especuladores norteamericanos y franceses con fuertes intereses en la Compañía Universal del Canal de Panamá, luego Compañía Nueva del Canal, con estrechos vínculos con la Compañía del Ferrocarril de Panamá.

Evidencia recopilada por el abogado Oscar Terán de manera directa, ya que vivió los acontecimientos como político del Partido Conservador y miembro de la Cámara de Representantes de Colombia. Además de documentos extraídos del compendio denominado The Story of Panama, compilado en Washington a partir de diversos procesos judiciales que involucraron a Teodoro Roosevelt y al periodista Pulitzer, e incluso una serie de audiencias del Senado contra el ex presidente del Gran Garrote.

Los jueces del imperio registraron interrogatorios tanto a funcionarios y especuladores norteamericanos, como a los supuestos “próceres” panameños, que constituyen reales confesiones de los hechos.

Tratando de resumir en pocas líneas el asunto, la llamada “Compañía Francesa del Canal” (en sus dos momentos, “universal” y “nueva”) estuvo hermanada con la Compañía del Ferrocarril, de capital norteamericano. Un convenio de 1867, en su artículo 6, entre el gobierno colombiano y la Panama Railroad Co., le había otorgado a ésta el monopolio del tránsito entre ambos mares, lo que incluía la posibilidad de un canal. Para compensar este “derecho”, en 1881, la Compañía Universal del Canal, dirigida por Fernando de Lesseps, compró 68,887 acciones de la compañía del ferrocarril por 20 millones de dólares de la época, pese a lo cual la empresa siguió controlada por gerentes norteamericanos.

Parte del fracaso del la empresa francesa, que cerró operaciones en diciembre de 1888, se debió a sobreprecios especulativos que cobraron suplidoras y subcontratistas, y desvíos de dineros de los propios gerentes de la obra. Luego del escándalo en Francia, y el juicio contra sus administradores, se creó en 1894 la Compañía Nueva del Canal, que debía juntar el capital para terminar la obra, para lo cual obtuvo una prórroga que finalizaba en octubre de 1904.

Pero en realidad la Compañía Nueva actuó con dolo, pues nunca pretendió terminar la obra sino revenderla al gobierno de los Estados Unidos. Es más, la mayor parte del capital constitutivo no eran más que papeles y cuentas por cobrar de los mismos especuladores franceses (accionistas carcelarios o del Panóptico) que habían llevado a la quiebra la empresa original (Compañía Universal). Los únicos que pusieron capital real fueron pequeños ahorristas franceses que, al igual que en la primera empresa, serían estafados junto al estado colombiano (que poseía 5 millones de dólares de las acciones y que tenía derecho de cobrar la garantía si la obra no se terminaba, depositada en un banco londinense).

Para vender sus “derechos” la Compañía Nueva contrató (1894) al influyente abogado neoyorkino William Nelson Cromwell, representante de importantes sectores financieros de Wall Street, accionista y abogado de la Panama Railroad Co. y por ello también miembro de la Junta Directiva y abogado de la compañía francesa del canal.


Cromwell es el cerebro detrás de todos los hechos: convencer a las autoridades yanquis (Ejecutivo y Senado) de optar por el canal panameño, desechando la ruta de Nicaragua (preferida hasta ese momento), manipular y sobornar al gobierno y los negociadores colombianos de firmar un tratado que cediera la soberanía del canal a Estados Unidos (el Tratado Herrán- Hay) y, cuando este tratado fue rechazado por la opinión pública en Colombia y Panamá, montar la secesión del Istmo a partir de sus subalternos en la Compañía del Ferrocarril (entre ellos los “próceres” José A. Arango y Manuel Amador Guerrero).

Parte del asunto fue el “Plan de Americanización del Canal”, por el cual un grupo de especuladores norteamericanos, dirigidos por Cromwell, crearon una sociedad anónima en New Jersey, en 1899, denominada Panama Canal Company of America, modificada meses después por la Internacional Canal Co., que con un capital efectivo de 5 millones de dólares compró a través de un banco francés gran parte de las acciones de la Compañía Nueva que estaban en manos de pequeños tenedores que las vendieron a precios ínfimos por creer su inversión perdida.

Parte de los inversionistas norteamericanos eran poderosos empresarios, como el banquero Edwards Simmons, para quien trabajaba Cromwell, pero también participaron personas como Douglas Robinson, cuñado de Teodoro Roosevelt, y Charles P. Taft, hermano del secretario de guerra William Taft y futuro presidente de Estados Unidos, lo cual dio al asunto un tufillo de corrupción, que es lo que denunció el periodista Pulitzer en su diario The World.

El negocio fue redondo pues estos especuladores yanquis, junto a algunos socios franceses (como Bunau Varilla) tuvieron su parte de los 40 millones de dólares pagados por el gobierno de Roosevelt por los derechos de la Compañía Nueva del Canal.

Para entender fácilmente las intríngulis del negociado recomendamos el Capítulo 11 (¿Quién obtuvo el dinero?) del libro de Ovidio Díaz Espino El país creado por Wall Street. Historia no contada de Panamá, de Editorial Planeta, de fácil adquisición en muchas librerías del país.

William N. Cromwell fue el principal beneficiario de todo el negociado: como accionista del canal francés, como accionista de la compañía del ferrocarril y, para colmo, como cónsul y agente fiscal de Panamá en Nueva York por muchos años después de la separación, lo que le permitió manejar a su antojo parte de los diez millones pagados a la república ideada por él y que se quedaron en Estados Unidos bajo el eufemismo de “Fondo de la Posteridad”.

La confesión de Cromwell

Pero además Cromwell cobró 800 mil dólares a los franceses por sus servicios abogadiles, los cuales lo consideraron demasiado, forzando un juicio en el que éste tuvo que argumentar el alto precio de su factura. Terán reproduce el argumento (confesión) de Cromwell (Págs. 31 y 32):

“… en más de treinta años de activa y dilatada carrera profesional, la firma de “Sullivan y Cromwell” se había creado íntimas relaciones, susceptibles de ser aprovechadas ventajosamente, con hombre colocados en posiciones de poder e influencia en todos círculos y en todas partes de los Estados Unidos; y que no solo se hallaban los socios de la firma en pie de estrechas e íntimas relaciones… sino que habían llegado a conocer y a poder sobornar por la influencia a un número considerable de hombres públicos figurantes en la política, en los círculos financieros y en la prensa. Y todos estos prestigios y relaciones fueron de utilidad grande y a veces decisiva y un enorme auxiliar en el descargo de sus deberes profesionales para con el asunto de Panamá… Ni sería posible ni quizás conveniente detallar y enumerar los modos y maneras innumerables con que fueron aprovechados en dicho asunto nuestra posición influyente y nuestro poder… la que contribuyó substancialmente al resultado obtenido y la que nos permitió, durante los críticos trances que atravesó este gran negociado, apartar lo que en varias ocasiones pareció el golpe de gracia de la empresa de Panamá, y cambiar en victorias decisivas los casos más desesperados”.

A confesión de parte… relevo de pruebas.

Los hombres de Cromwell en Panamá

Más adelante (Pág. 340) continúa Cromwell:

“Siendo como era yo abogado general de la Compañía del Ferrocarril lo mismo que de la del Canal, había mantenido durante diez años estrechas relaciones profesionales con personas de influencia en el Istmo. Aprovechéme de su interés y celo, para suscitar o sacar de la nada (to crate) la actividad de esas personas en apoyo del Tratado, la que se fue manifestando por peticiones a Bogotá y por otros medios a su alcance. Yo tenía a esos señores constantemente informados del estado de las cosas y ellos, por su parte, me tenían perfectamente enterado de la situación en el Istmo; yo me mantenía en la más cerrada intimidad con ellos y ellos a su vez contaban conmigo y se fiaban a mi dirección” (Tomado de The Story of Panama, pág. 281).


¿Quiénes eran esos? Todos empleados de confianza de la Compañía del Ferrocarril, actores centrales de los hechos del 3 de noviembre de 1903: J.R. Shaler, superintendente general; H. G. Prescott, superintendente auxiliar; J. R. Beers, agente de fletes del puerto de La Boca; José Agustín Arango, abogado residente; Manuel Amador Guerrero, médico a sueldo del ferrocarril; Pablo Arosemena, abogado consultor; Juan A. Henríquez, abogado en Colón, aunque estos dos últimos, tal vez por liberales, sólo fueron sumados el propio día 3 de Noviembre, como consta más adelante.

¿Por qué se separó a Panamá de Colombia?

Simple. Para que el negociado se concretara, es decir, la venta de las acciones del canal francés al gobierno de los Estados Unidos, Colombia debía refrendar un tratado aceptando. Oscar Terán prueba enjundiosamente cómo Cromwell movió todos los hilos, cómo manipuló a los negociadores colombianos, a sus cónsules y embajadores en Norteamérica, cómo redactó y les hizo firmar los primeros Memorandos que acabaron con la firma del Tratado Herrán-Hay, en enero de 1903, también de su autoría.

El problema es que el tratado violaba tanto la Constitución política de Colombia, que señalaba que un gobierno extranjero no podía poseer propiedades inmobiliarias en su territorio, como el propio Convenio Salgar-Wyse (1878) que impedía a la Compañía Francesa traspasar el Canal a un gobierno extranjero.

Desde el principio estuvo claro (1894) que Estados Unidos exigía un canal completamente controlado por su gobierno, y la propia letra del tratado creaba lo que era la llamada Zona del Canal, bajo jurisdicción norteamericana. Por ello, mal puede ningún historiador panameño argüir que los “próceres” fueron sorprendidos por los resultados del Tratado Hay-Bunau Varilla, que sustituyó al Herrán Hay luego de la separación (18 de Noviembre de 1903).

Este aspecto, el de la soberanía, fue el que generó la principal repulsa de los colombianos y panameños honestos hacia el tratado, incluyendo algunos que meses después se cambiaron de bando. Aunque el gobierno colombiano, encabezado por Marroquín y su gabinete estaba dispuesto a ceder este aspecto.

Hubo otro aspecto lesivo, también repudiado por la opinión pública acá, y que congeló el tratado por parte de las autoridades colombianas: el dinero. El Tratado Herrán Hay propuso pagar: 40 millones de dólares a los accionistas de la Compañía Nueva, 10 millones de adelanto al estado colombiano y 250 mil de anualidad.

La anualidad se consideró una burla, pues ya la compañía del ferrocarril pagaba esa cifra en impuestos anuales (se habían pedio 600 mil) y los diez millones se consideraron pocos (se pidieron 25 millones).

Cuando el gobierno norteamericano se negó a dar ni un centavo más a Colombia, el gobierno de Bogotá trató de obtener una compensación de la Compañía Nueva del Canal, exigiendo el pago de 15 millones de dólares de su parte, por las obligaciones incumplidas y por las acciones compradas por el estado colombiano. Y ahí ardió Troya.


Cromwell y sus socios no pretendían ceder ningún pedazo de sus 40 millones al gobierno colombiano. Entonces, y sólo entonces, empezó a operar el “Plan B” (en una fecha no precisa entre marzo y mayo de 1903), separar a Panamá de Colombia, nombrar un gobierno títere que ratificara el tratado como lo querían el gobierno de EE UU y los accionistas de la Compañía Nueva.

El pueblo panameño, convidado de piedra de la separación

Los más inteligentes defensores de los hechos del 3 de Noviembre, no tratan de negar la existencia de Cromwell y sus intereses, sería tapar el Sol con la uña, sino que lo matizan diciendo que los panameños nos queríamos independizar de Colombia y que, ante los hechos consumados, los gringos se aprovecharon. Esta otra falacia, llamada “versión ecléctica” por el historiador Carlos Gasteazoro, es fehacientemente desmentida por Oscar Terán.

El segundo tomo de la obra Terán se prueba cómo los supuestos próceres tenían comunicaciones directas con Cromwell, inclusive se desmiente (usando sus propias cartas y documentos) cómo Amador Guerrero sí fue atendido por Cromwell en Nueva York, en septiembre de 1903, luego que el tratado fuera rechazado por el Senado colombiano el 12 de agosto.

Pero la parte más ilustrativa la dan los propios próceres en sus declaraciones juradas ante un juez norteamericano en Panamá, con motivo del juicio de Roosevelt contra Pulitzer por calumnia. Tomás Arias admite (Págs. 52-53):

“P.- ¿Fue conocido de la población en general el movimiento revolucionario antes del 3 de Noviembre?
R.- ¿Quiere Ud. decir, en todo el Istmo o en la ciudad de Panamá?
P. – En todo el Istmo.
R.- No.
P. – ¿Pero sí lo sería en la ciudad de Panamá antes del 3 de Noviembre?
R.- Tampoco; de toda la ciudad, tampoco. No podíamos hacerlo conocer de todos. Sólo unos pocos tuvieron ese conocimiento.
P.- ¿Sólo unos pocos?
R. – Sí
P.- ¿Y esos pocos el día 3 de Noviembre?
R.- No, unos días antes enteramos a algunos más. Al principio sólo éramos siete u ocho y después entraron algunos más, pues nos interesaba hacer ver que el movimiento era popular.
…………………………..
P.- ¿Y encontró Ud. entre los panameños a quienes habló sobre el caso, alguno que no entrara voluntariamente en él?
R.- Nunca hablamos a ninguno que sospecháramos fuera leal a Colombia. Por supuesto, nosotros conocíamos las opiniones de las gentes y nunca nos acercamos a los que podían constituir un obstáculo contra el plan.
P.- Así, pues, el movimiento, por parte de la población de la ciudad de Panamá, fue espontáneo?
R.- ¿Espontáneo? No.”

Como bien confiesa Tomás Arias, la conspiración separatista se redujo en Panamá a un puñado de personas allegadas a la Compañía del Ferrocarril, sus familiares cercanos, a algunos potentados como los hermanos Ricardo y Tomás Arias, y Federico Boyd, y el dueño de La Estrella de Panamá (Star and Herald) José Gabriel Duque (de nacionalidad norteamericana). Los demás eran funcionarios de la compañía o miembros de ejército norteamericano.

Los liberales, que la historia oficial pretende poner como actores plebeyos de la “gesta”, en realidad fueron los mayores oponentes al tratado hasta el último momento. Por supuesto, los más radicales habían sido obligados a callar: Victoriano Lorenzo, convenientemente fusilado el 15 de mayo de 1903, cuando empezó a operar el plan de la separación; Belisario Porras exiliado en Nicaragua; la imprenta de su periódico El Lápiz, destruida meses antes.

Los liberales que acercaron al movimiento fueron los más moderados y venales, con vínculos profesionales con los conspiradores y, aún así, fueron informados la propia mañana del 3 de Noviembre (ver páginas 20- 203 del libro de Terán, tomo II).

José A. Arango admite:

“A don Carlos A. Mendoza y don Juan Antonio Henríquez con quines conferencié en nombre de la Junta Patriótica, les dí el encargo de preparar el acta de independencia y todo otro documento necesario para regularizar el procedimiento que en breve (ese mismo día) pondríamos en ejecución, lo cual debían hacer en asocio del doctor Eusebio A.. Morales, a quien ligeramente había tratado yo sobre el particular, dejando a su muy amigo don Federico Boyd que le explicara en sus detalles nuestro propósito… Don Eduardo Icaza, también conjurado, quedó encargado de entenderse con el General Domingo Díaz, vecino suyo…”.

Esto es corroborado por el propio Carlos A. Mendoza y por Pablo Arosemena. Este último dice: “Tuve conocimiento de la labor política que tenía por objeto alcanzar la independencia del Istmo de Panamá -…- en la mañana del 3 de Noviembre…”.

El supuesto “pueblo” que se presenta a la Plaza de Francia, donde estaba ubicado el cuartel del ejército, en la tarde del 3 de Noviembre, eran los bomberos convocados convenientemente por su jefe, José Gabriel Duque. Nada fue “espontáneo”, como dijera Tomás Arias.

No hubo en los sucesos ninguna sublevación popular. Ni balas. Se dispararon billetes de dólar con que se mataron muchas conciencias. Los sobornados no sólo fueron “panameños” (varios de los próceres son oriundos de otras partes de Colombia), sino los propios gobernantes en Bogotá, el primer entre ellos Marroquín y el general Reyes.

Los actores armados que hicieron frente a las tropas colombianas llegadas esa madrugada al puerto de Cristóbal, en Colón, fueron las tropas norteamericanas del acorazado Dixie, fondeado ahí, a las que se sumó la llegada del Nashville la tarde del 5 de Noviembre, consolidando la “independencia”. Hasta diez acorazados y miles de soldados yanquis invadieron Panamá en los días subsiguientes.

Roosevelt reconoció la “nueva república”, hija suya y de sus “amoríos” con Cromwell, el 6 de Noviembre, cuando más de la mitad de la población del Istmo ni siquiera se había enterado de lo que pasaba, como señala Oscar Terán, y cuando en Bogotá ni se sabía nada, gracias a que las tropas del Norte habían corta el cable del telégrafo.

Para otros detalles remitimos a nuestros trabajos: La verdadera historia de la separación de 1903 (ARTICSA, 2004) y La separación de Panamá de Colombia, una historia desconocida, un debate inconcluso (Ediotorial Portobelo, 2010).

 

Tomado de Pocamadrenews

Leer más

La extrema derecha registra un alarmante avance histórico en Grecia

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 Por primera vez, desde que en 1974 cayó la dictadura militar, un partido de la extrema derecha alcanza el Ayuntamiento de Atenas.(Foto: teleSUR)
Por primera vez, desde que en 1974 cayó la dictadura militar, un partido de la extrema derecha alcanza el Ayuntamiento de Atenas.(Foto: teleSUR)
 

Jrisi Avgi se convirtió en el primer partido de extrema derecha en ganar el Ayuntamiento de Atenas desde 1974, año en el que cayó la dictadura militar en Grecia. Esta tolda política ha mencionado varias veces que la base de su ideología es el nacional-socialismo.

El partido de extrema derecha Jrisi Avgi (Amanecer Dorado), cuya bandera es la ideología neonazi, el racismo, la xenofobia, la expulsión de los inmigrantes y el cierre de fronteras, registró un avance histórico en las elecciones municipales celebradas el pasado domingo en Grecia.

Por primera vez, desde que en 1974 cayó la dictadura militar, un partido de la extrema derecha alcanza el Ayuntamiento de Atenas. El partido Jrisi Avgi liderado por Nikos Mijaloliakos, recibió en Atenas el 5,3 por ciento de los votos ganando dos escaños en el Consejo Municipal de la capital griega.

Cabe mencionar que en algunos barrios de la ciudad como Ayios Panteleímonas, donde en los últimos meses se han registrado duros enfrentamientos entre grupos anarquistas y nacionalistas por el control de la zona, los de
Jrisi Avgi lograron un porcentaje de 20 por ciento de los votos.

Este éxito de la derecha extrema en Atenas ha generado la preocupación de muchas organizaciones sociales y de varios miembros del Congreso.


Grecia celebró las primeras elecciones tras las duras medidas de austeridad tomadas por el primer ministro, Yorgos Papandreous, para evitar la bancarrota. La crisis económica explica en parte este auge, pero hay mas factores relacionados a esa situación.

"Jrisi Avgi debería recibir el 50 por ciento de los votos porque no hay plan político para proteger a los ciudanos que vivimos en este barrio. Yo no odio a los inmigrantes pero acuso a los políticos que tienen la culpa por lo que sucede aquí" señaló al sitio web de teleSUR Kostas Sideris, profesor jubilado de estudios turísticos en la Universidad de Atenas, quien vive en el barrio ateniense de Ayios Panteleímonas.

 
 El partido Jrisi Avgi, liderado por Nikos Mijaloliakos, ganó el Ayuntamiento de Atenas.(Foto: teleSUR)
El partido Jrisi Avgi, liderado por Nikos Mijaloliakos, ganó el Ayuntamiento de Atenas.(Foto: teleSUR)

La cantidad de inmigrantes ilegales que pasan las fronteras griegas diariamente han causado un clima social explosivo en Atenas. Miles de personas sin trabajo, sin comida, se pasean por el centro de la ciudad pidiendo limosna y a veces se involucran en acciones criminales.

Muchos barrios en la capital griega se han convertido en un gueto donde pueden sobrevivir solamente los inmigrantes, los toxicómanos y las prostitutas. Miles de ciudadanos han sido obligados, despues de décadas de residencia en la zona, a vender sus viviendas y abandonar su barrio.


El Gobierno griego hasta ahora no ha logrado frenar la llegada de los inmigrantes en el pais, ni ha podido crear un mecanismo de recibimiento para ellos.

Varias organizaciones nacionalistas se aprovechan de esta situación y patrullan de noche por las calles del centro de Atenas, maltratando a decenas de inmigrantes.


Alkis Rigos, profesor de Ciencias Políticas e Historia en la Universidad Pantio de Atenas, especialista en movimientos de derecha extrema, considera que "este fenómeno es una evolución negativa para la Democracia".

El analista teme que "si el Estado no toma medidas urgentes, la situación se agrave y los nacionalistas obtengan mas fuerza política".

Rigos explicó al sitio Web de teleSUR que "quienes que votaron por el líder de Jrisi Avgi no son ni ultranacionalistas ni fascistas, sino ciudadanos que viven una cotidianidad miserable de la quese aprovechan los racistas".


Thanasis Kourkoulas, portavoz del "Movimiento para la Parada del Racismo", quien está en choque diario con los ultranacionalistas y ha recibido amenazas contra su vida, también explicó al sitio web de TeleSUR que "el éxito electoral del partido de los neonazi se debe a los conflictos sociales y las persecuciones que sufren los inmigrantes por parte de los grupos de extrema derecha en el centro de Atenas, las cuales se producen bajo la tolerancia de la policia y del Gobierno".

El partido Jrisi Avgi rechaza la inmigración, atiza el miedo contra el multiculturalismo, los musulmanes y los judíos, al tiempo que acusa a todos los políticos griegos de traidores, de olvidarse de los ciudadanos y de estar al servicio de la Union Europea y Estados Unidos.

Miembros de esta organización política ultranacionalista han sido involucrados en delitos severos. Algunos de ellos han sido encarcelados por haber llevado a cabo ataques armados contra grupos de izquierda e inmigrantes.

En su periódico oficial,
Jrisi Avgi ha mencionado varias veces que la base de su ideología es el nacionalsocialismo. Ha utilizado banderas con la esvástica de Hitler y apoya la teoría de la superioridad de la nación griega y de la raza blanca.

El líder del partido, Nikos Mijaloliakos, rechaza la etiqueta de neonazí. La organización que empezó su actividad en 1993 se autoidentifica como una organización nacionalista que lucha por la independencia nacional de Grecia y el bienestar de sus ciudadanos.

La extrema derecha se expande en Europa representándose en los Parlamentos nacionales y en el Europarlamento.

Esto lo indica la entrada de los Demócratas de Suecia (SD extrema derecha) al Parlamento sueco que en 2009 recibieron el 5,7 por ciento  de los votos, un logro que se suma al logrado por los partidos nacionalistas y xenófobos en Países Bajos, Hungría, Francia, Dinamarca, Austria, Eslovaquia y Letonia.


La crisis económica en Europa es una de las causas que pueden explicar el resurgimiento de la extrema derecha.

 

teleSUR/Iásonas Pipinis Velasco-MFD
Leer más

La izquierda andaluza grita contra las bases americanas

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Unas 2.000 personas reactivan la Marcha a Rota, que llegó a su edición 25.
Andalú | Prensa | 9-11-2010

La voz contundente de la escritora Nieves García Benito se alzaba al filo de las tres de la tarde desde una tarima de quita y pon en uno de los accesos a la Base Aeronaval de Rota: "Las bases de Rota, Morón y Gibraltar son un gravísimo peligro real para las poblaciones que rodean a estas instalaciones. Ya no dan trabajo apenas a nadie. Son contaminantes. Carecen de planes de emergencia en caso de accidente en situaciones convencionales o en caso de ataques militares de otros países. Son bases donde, como en la americana de Rota, podría haber, quizás desensambladas, armas atómicas". Leía el manifiesto de la Marcha a Rota, que tras dos años de estiaje y escasa presencia de manifestantes lograba reunir según sus promotores a dos millares de personas en pie de paz.

Al son de una batucada y bajo la atenta pesquisa de la policía, el gentío se orilló en una gasolinera próxima a las instalaciones militares. Entre los caminantes, el histórico jornalero Diego Cañamero, líder del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), algunos cargos públicos como el parlamentario José Manuel Mariscal, secretario general del Partido Comunista Andaluz (PCA) y alcaldes de Izquierda Unida como José Antonio Barroso, de Puerto Real, o Manuel Cárdenas, de Trebujena, además de miembros de Andalucía Comunista, Jaleo!!!, JIRA, Nación Andaluza y otras organizaciones de la izquierda nacionalista andaluza. También estuvo Diego Valderas, coordinador andaluz de la federación. "El próximo año afirmó, el Gobierno español y el de Estados Unidos se reunirán para renovar el convenio militar. Será más importante que nunca que los ciudadanos nos concentremos para pedir la retirada de las bases americanas de España, así como la retirada de las tropas españolas de Afganistán".

Pero la convocatoria no concierne exclusivamente a esta federación, sino que suma voluntades de más de veinte entidades entre las que figuran sindicatos, grupos ecologistas y pacifistas, entre otros. "Durante veinticinco ediciones, esta marcha ha supuesto el mayor signo de visibilidad y unión de la izquierda alternativa en Andalucía", asegura el antropólogo Ángel del Río, allí presente. "Esta es la primera vez que la Marcha a Rota se desarrolla de manera coordinada con la Marcha a Morón, que tendrá lugar el día 28. Y vienen a coincidir con los actos que se están desarrollando en distintos lugares de Europa y por la celebración en Lisboa de la Cumbre de la OTAN los días 19 y 20", afirma Cristóbal Orellana, portavoz de la plataforma organizadora.

La marcha volvió a convertirse además en auténtico desfile de variedades de la izquierda alternativa. Representantes del Polisario se cruzaban a cierta distancia con portavoces de la Asociación Pro Derechos Humanos de Marruecos. Allí también quedaba sitio para marxistas, andalucistas o anarquistas, o para quienes se oponen a los campos militares de tiro de Chinchilla, en Albacete, o de Pájara, en Fuerteventura. En la movilización colorista, ancianos con enseñas tricolores daban paso a niños que agitaban banderas andaluzas, sin que a pesar del tono antimilitarista del conjunto faltasen atuendos que imitaban el uniforme del ejército bolchevique.

Cuando le llegó el turno a su discurso, el escritor Juan José Téllez, autor del libro Sin ninguna base, no olvidó mencionar el ERE que afectará a los trabajadores civiles de la base de Morón. "Nuestros gobernantes quizá debieran proponer un expediente de regulación de empleo contra sus C-17 Globemaster III o sus Eurofighter Typhoon". "España también es cómplice", dijo.

"Seguimos exportando armas hacia lugares a menudo sin libertad", añadió Téllez. "Y seguimos ofreciendo nuestras pistas de aterrizaje y nuestros muelles a quienes dictan a mano armada una ley basada en los intereses de los mercados y no en la soberanía de los pueblos".

Leer más

La era de la salud pública nació en la URSS

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

El concepto y, sobre todo, la práctica de la salud pública no han existido siempre sino que son una conquista de la Revolución de Octubre...
Juan Manuel Olarieta | Para Kaos en la Red | 9-11-2010

El concepto y, sobre todo, la práctica de la salud pública no han existido siempre sino que son una conquista de la Revolución de Octubre. Algo tan sencillo como esa práctica cotidiana y actual que consiste en acudir a un centro médico para cuidar nuestras enfermedades gratuitamente se la debemos al esfuerzo de los bolcheviques. La atención médica ha existido siempre... para unos pocos privilegiados; la atención a los obreros, los campesinos y la población, en general, sólo existen desde 1917 y sólo existirá en el futuro si somos capaces de defenderla al menos con tanta energía como pusieron otros en conseguirla.

La primera red sanitaria general de la historia fue obra de Nikolai A. Semashko, fundador del partido bolchevique y primer comisario (ministro) de Sanidad desde 1918 hasta 1930. En su libro sobre la “Protección de la salud en la URSS”, publicado en 1934, Semashko estableció tres principios básicos que debía reunir el servicio soviético de salud: unidad en la organización, participación de la población en la totalidad del trabajo de protección de salud y medidas profilácticas, es decir, la prevención.

La sanidad soviética, por tanto, no era un servicio especialmente destinado a los obreros y campesinos sino una tarea en cuya planificación participaban activamente los sindicatos obreros, las cooperativas agrarias, los soviets y la población en general, es decir, millones de personas que atendían y eran atendidos por la red sanitaria más grande que nunca se había puesto en funcionamiento, alcanzado a cada uno de los rincones de la extensa URSS, incluidos los más alejados y remotos.

La implantación del modelo de medicina soviética en el mundo capitalista fue obra del suizo Henry E. Sigerist que, entre otros, impartió cursos en el Instituto de Historia de la Medicina de la Universidad John Hopkins de Estados Unidos. Sigerist viajó varias veces a la URSS y estudió meticulosamente su sistema sanitario, del que se convirtió en su divulgador más entusiasta: “Los estudios que he hecho durante tres veranos en la URSS -escribió- fueron quizás los más inspiradores de toda mi carrera. Admito francamente que estoy impresionado por todo lo que vi, por el esfuerzo honesto de una nación entera para darle atención médica a todo el pueblo”. El médico suizo siempre reconoció honestamente las aportaciones pioneras de la revolución socialista a la medicina mundial, que describió en su libro “Socialized Medicine in the Soviet Union” publicado en Nueva York en 1937.

Durante la I Guerra Mundial Sigerist fue movilizado como médico del ejército francés, lo que le permitió comprender el carácter imperialista de aquella terrible masacre y, a la vez, valorar la trascendencia histórica de la revolución de 1917: “Un nuevo orden político, económico y social ha nacido de allí y ha modificado muy profundamente las formas de la atención médica [...] Puesto que la salud es un bien al que todos tienen derecho el servicio médico es gratuito [...] La medicina preventiva tiene prioridad decisiva [...] El servicio médico se lleva a la población cada vez más por centros médicos, dispensarios, policlínicos [...] La cultura física se ha hecho popular [...] Lo que está sucediendo allá es el inicio de un nuevo período de la historia de la medicina”.

Médico e historiador de la medicina, Sigerist se convirtió en un socialista convencido. Sin llegar a ser nunca un marxista militante, gracias al estudio de la medicina se apercibió de que el socialismo era una forma superior de vida para la humanidad. Para el médico suizo el sistema sanitario soviético no sólo era un modelo válido de atención sanitaria que había que llevar al mundo entero; era algo mucho más importante que eso: la sanidad soviética culminaba una larga evolución histórica de los servicios de salud.

En 1938 escribió el artículo “Medicina socializada” para la “Yale Review” donde decía que “el pueblo tiene derecho a la atención médica y la sociedad tiene la responsabilidad de cuidar a sus miembros [...] Cada ciudadano debe tener una asistencia médica gratuita, los médicos, como los demás trabajadores de la salud, deben recibir un salario”. La salud no es sólo un problema técnico de asistencia al enfermo sino que se promueve activamente proporcionando condiciones de vida decentes, buenas condiciones de trabajo, educación, cultura física y formas de esparcimiento y descanso.

En 1943 en su libro “Civilization and desease” (Civilización y enfermedad) escribió que el mundo se disponía a dar el paso “de la sociedad de competencia a la sociedad de cooperación; irá hacia el socialismo”. La obra incorpora importantes tesis del materialismo histórico sobre la enfermedad en dos capítulos en los que analiza los determinantes materiales y económicos de la enfermedad. El libro le convirtió en un referente para los estudiantes y jóvenes médicos progresistas de todo el mundo. El 30 de enero de 1939 la revista “Time” ya había publicado su retrato en portada, calificándole como el historiador de la medicina más importante del mundo.

A través de Sigerist la influencia de la medicina soviética alcanzó a Estados Unidos. Con la ayuda de conocidos investigadores, el médico suizo creó la “American Soviet Medical Society”, que presidió Walter B. Cannon, amigo de Pavlov y profesor emérito de Fisiología de la Universidad de Harvard. La asociación editó la revista “The American Review of Soviet Medicine”. La promoción de la comprensión entre los pueblos era su modo de ayudar al intercambio cultural y científico.

Sin embargo, durante la caza de brujas de la posguerra fue ferozmente atacado por la Asociación Médica Norteamericana y el círculo más reaccionario de estudiantes de medicina de la Universidad Johns Hopkins. Fue purgado por la Comisión del Servicio Civil Gubernamental, lo que le impidió ocupar cargos públicos en lo sucesivo. Entonces decidió regresar a Suiza, donde comenzó a redactar su obra cumbre “Historia de la Medicina”, de la cual llegó a publicar el primer volumen.

Por influencia de la Revolución de Octubre y de Sigerist, en Inglaterra también apareció un movimiento en favor de la nueva medicina social y en 1930 Major Greenwood fundó la Asociación Médica Socialista que influyó decisivamente en el programa sanitario del partido laborista. Posteriormente con la ampliación del campo socialista en 1945 y la llegada del partido laborista al gobierno, los obreros británicos pudieron disfrutar de una red pública de atención sanitaria como la que ya disfrutaba la URSS desde hacía décadas.

Desde Suiza, Sigerist hizo varios viajes a Londres que culminaron en las Conferencias de Health-Clark en 1952, pronunciadas en la Escuela Londinense de Higiene y Medicina Tropical. Hasta su muerte en 1957 la ingente obra de Sigerist, que llena las bibliotecas de las facultades de medicina, inspiró la creación del nuevo sistema público de salud británico y otros parecidos en el mundo entero.

El remate de este proceso que se inició en la URSS también acabó en la URSS, en 1978, en Alma-Ata, durante la asamblea de la Organización Mundial de la Salud, cuando el bloque de países socialistas logró aprobar una resolución en la que, por primera vez, se definía a la medicina como un servicio público, con un único voto en contra: el de Estados Unidos. En medicina este principio se conoce como la Declaración de Alma-Ata y dice lo siguiente: “El pueblo tiene el derecho y el deber de participar individual y colectivamente en la planificación y aplicación de su atención en salud”.

Hoy en cada dispensario médico, hospital o clínica pública del mundo siguen latiendo -inmortales- los principios de la Revolución de Octubre y su éxito al llevar a toda la humanidad algo tan preciado como es la salud.

 
Leer más

El autor del atentado contra Juan Pablo II acusa del ataque al Vaticano

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

TURQUÍA | Declaraciones de Mehmet Ali Agca en televisión

El autor del atentado contra Juan Pablo II acusa del ataque al Vaticano

El turco Ali Agca tras ser puesto en libertad. | Efe

El turco Ali Agca tras ser puesto en libertad. | Efe

  • Acusa a Agustino Casaroli de ser el cerebro que orquestó la operación
  • Afirma que ni la CIA ni el KGB estuvieran detrás del ataque
  • Asegura que el Santo Padre sabía quién había planeado lo sucedido

Mehmet Ali Agca, autor del atentado contra el papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981, ha acusado al propio Vaticano de estar detrás del fallido magnicidio.

En declaraciones en exclusiva a la televisión pública turca TRT, Agca culpó al entonces prosecretario de Estado del Vaticano, Agustino Casaroli, de haber sido el cerebro que supuestamente orquestó el asesinato del Papa.

El Santo Padre fue herido de gravedad por tres tiros de pistola por Agca en la mano, un brazo y el abdomen cuando viajaba en un vehículo abierto en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

"Definitivamente, el Gobierno del Vaticano estuvo detrás del intento de asesinato (del Papa). El cardenal Agustino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, decidió esto", declaró Agca refiriéndose al "primer ministro" del Estado del Vaticano.

Agca insistió en que el encargo de atentar contra Juan Pablo II procedió del cardenal Casaroli, quien supuestamente dio la orden de ejecutarlo a través de un agente del Vaticano que identificó como el 'Padre Michele'.

"Hice prácticas para el ataque junto con el Padre Michele y otro agente del Vaticano. Me reuní varias veces con él e incluso fuimos a la Plaza de San Pedro para planear el atentado", afirmó Agca.

Juan Pablo II lo sabía

La entrevista de Agca coincide con la inminente publicación de un libro de memorias sobre su vida, en el que el autor adelantó que revelaría todos los detalles de lo sucedido en el ataque a Karol Wojtyla en 1981.

Ante las cámaras de la televisión pública turca agregó que ni la CIA norteamericana ni el KGB soviético ni ningún otro poder conspiró contra el Papa de origen polaco, aunque aseguró que se creó la pista soviético-búlgara para ayudar a hundir a la Unión Soviética.

Subrayó también que durante su encuentro de 22 minutos en la cárcel en Italia con el Santo Padre, en diciembre de 1983, éste no le preguntó nada sobre la autoría del atentado, porque según Agca, el jefe de la Iglesia católica "sabía muy bien que el Vaticano estaba detrás de ello".

Agca, de 52 años, pasó 19 años en una cárcel de Italia antes de que el presidente del país, Carlo Azegli Ciampi, lo indultara en junio de 2000, pero fue entregado a Turquía, donde le esperaba condena perpetua por varios delitos cometidos cuando era miembro del grupo ultraderechista turco 'Lobos Grises'.

Entre otras fechorías, Agca fue hallado culpable de asesinar en febrero de 1979 en Estambul a Abdi Ipekci, editor del periódico de gran tirada izquierdista 'Milliyet'.

Pero tras cumplir seis meses de cárcel, logró fugarse con la ayuda de un activista de los 'Lobos Grises' y juntos fueron a Bulgaria, entonces una de las bases de operaciones de la mafia turca.

El pasado 18 de enero fue puesto en libertad de una cárcel próxima a Ankara, pese a que debería haber permanecido preso, al menos hasta 2017, y fue declarado incapacitado para cumplir el servicio militar, tras ser considerado mentalmente inestable.


Tomado de El Mundo

Leer más

Las Naciones Unidas siguen sin hacer una condena contundente del ataque marroquí

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

"Intentamos recopilar lo sucedido"

Guin Guin Bali


Comenzaron con mucho retraso y a sabiendas de que serán un nuevo fracaso. Las conversaciones informales entre Marruecos y el Frente Polisario auspiciadas por las Naciones Unidas tenían previsto celebrarse ayer y hoy en la localidad de Manhasset, a las afueras de Nueva York. Pero después de que las fuerzas marroquíes tomaron por la fuerza el campamento saharaui, el diálogo parecía imposible. Finalmente, bajo una gran presión, la delegación del Frente Polisario, que era reacia a retomarlas, aceptó.

La primera reunión estaba programada a las nueve de esta mañana (hora local de Nueva York) y comenzó con más de tres horas de retraso. “Dependerá de la situación en el terreno y de lo que diga la ONU”, ha asegurado Ahmed Buhari, el portavoz del Frente Polisario ante la ONU a Guinguinbali.

Buhari se encuentra siguiendo esa reunión y ha explicado que se han puesto en contacto con el Consejo de Seguridad para pedir una intervención urgente, incluido el envío a la zona de una misión de investigación.

“Es bastante lamentable que estas operaciones y los acontecimientos que las precedieron y siguieron hayan afectado a la atmósfera en la que se celebran las conversaciones”, ha dicho en una conferencia de prensa Martin Nesirky, el portavoz de la ONU, que ha pedido “contención” a las partes.

Nesirky ha explicado que las Naciones Unidas cuentan con información contradictoria y superficial sobre las razones de la operación, las fuerzas empleadas y el número de víctimas. “El personal de las Naciones Unidas en el Sahara Occidental trata de recopilar todos los hechos para tener un retrato completo de lo sucedido”.

“La atmósfera no es propicia para el diálogo” reconocía Buhari, que mantiene que la decisión final dependerá sobre todo de la respuesta de la ONU. “Es un acto muy grave y deliberado; es fundamental lo que vayan a hacer o decir”. De momento, esa respuesta de la ONU aún no se ha producido.

Las dos delegaciones tenían previsto reunirse con el enviado especial de Naciones Unidas para el Sahara Occidental, Cristopher Ross, en un encuentro al que también asisten Argelia y Mauritania en calidad de vecinos.

 

Tomado de Organizacion Politica Los Necios.

Leer más

Nuevamente se pretende imponer con engaños hidroeléctricas brasileñas en territorio Asháninka

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Dictamen de Comisión Interamericana de DD.HH. no le importa al gobierno vende patria
 
Alan García reclama demagogicamente 4 huaquitos a Universidad de Yale pero en secreto concesiona al Brasil suelo peruano.
 
Ardid a consistido en cambiar de nombre a las megarepresas del río Ene.
 
              
 
Central Asháninka del Río Ene-CARE denuncia en video la desvergüenza del mandatario: "Gobernante hace lo que le da la gana" ... "todas las mujeres de nuestros territorios han vuelto a perder la tranquilidad ante intentonas de inundar nuestros territorios ancestrales"... "Estado Peruano no nos deja vivir en paz y procede sin la más mínima transparencia"... ya tuvimos intentonas de despojo petrolero, ahora es hidroeléctrico... mañana que nos espera?"
 
 
 
 

Video: Central Asháninka del Río Ene reclama consulta frente a posibles concesiones hidroeléctricas en su zona

10 November 2010 No hay comentarios

Ruth Buendía, directora de la Central Asháninka del Río Ene (CARE) lamentó que el Estado no cumpla con realizar un proceso de consulta a su comunidad en relación a los proyectos hidroeléctricos en la zona (Junín).

La Central Asháninka del Río Ene es una organización indígena que agrupa a comunidades adyacentes a la Reserva Comunal Ashaninka de la Provincia de Satipo, en Junín.

Precisamente en esta región, recientemente, el Estado otorgó una concesión temporal a favor de Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción S.A.C. para desarrollar los estudios de factibilidad de la “futura Central Hidroeléctrica Tam40”.

Debido a la oposición de la población indígena de la zona, se decidió no renovar la concesión temporal a la empresa Pakitzapango Energía SAC, que pretendía hacer una central hidroeléctrica en la zona. Sin embargo, el Ministerio de Energía y Minas sigue ofertando esta área para estudios de prefactibilidad.

Video: Central Asháninka del Río Ene reclama consulta frente a ...

Video: Central Asháninka del Río Ene reclama consulta frente a posibles concesiones hidroeléctricas en su zona. 10 November 2010 No hay comentarios ...
www.actualidadambiental.pe/?p=7749
 
 
.
paquitzapango

Servindi, 10 de febrero de 2009.- Organizaciones indígenas de la selva central denuncian que la concesión para el proyecto de la Central Hidroeléctrica Paquitzapango no ha sido consultado a las comunidades ashaninkas a pesar que éstas serán directamente afectadas.

La Central Ashaninka del Río Ene (CARE) denunció la Resolución Ministerial 546 de Energía y Minas que otorga una concesión a la empresa Paquitzapango Energía SAC para realizar estudios de factibilidad relacionados a la futura central.

Leer más

Dossier: del 1ero al 9 del 11

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Programas de VTV

Dossier-Entrevista realizada a Dilma Rousseff en Margarita, Venezuela en 2004 (01-11-10)

¿No puedes ver el video?
Descarga el último Flash Player

Descargar archivos: Tamaño
dossier011110-1.flv 65.19 MB
dossier011110-2.flv 43.39 MB
dossier011110-3.flv 39.81 MB

 

Dossier (02-11-10)

¿No puedes ver el video?
Descarga el último Flash Player

Descargar archivos: Tamaño
dossier021110-1.flv 60.59 MB
dossier021110-2.flv 60.48 MB
dossier021110-3.flv 69.39 MB

 

Programas de VTV

Dossier: Crisis Costa Rica-Nicaragua (03-11-10)

¿No puedes ver el video?
Descarga el último Flash Player

Descargar archivos: Tamaño
DossierUNO031110.flv 78.5 MB
DossierDOS031110.flv 62.58 MB

 

Programas de VTV

Dossier (04-11-10)

¿No puedes ver el video?
Descarga el último Flash Player

Descargar archivos: Tamaño
dossier041110-1.flv 74.61 MB
dossier041110-2.flv 69.59 MB

 

Programas de VTV

Dossier (05/11/2010)

¿No puedes ver el video?
Descarga el último Flash Player

Descargar archivos: Tamaño
Dossier05110201Parte1.flv 66.82 MB
Dossier05112010Parte2.flv 71.44 MB

 

Programas de VTV

Dossier (08-11-10)

¿No puedes ver el video?
Descarga el último Flash Player

Descargar archivos: Tamaño
dossier091110-1.flv 29.93 MB
dossier091110-2.flv 70.56 MB

 

Programas de VTV

Dossier (09-11-10)

¿No puedes ver el video?
Descarga el último Flash Player

Descargar archivos: Tamaño
dossier091110-1.flv 63.72 MB
dossier091110-2.flv 36.6 MB
dossier091110-3.flv 51.01 MB
Leer más

Uruguay: Audición 26 de marzo -10-11-2010

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 

 

 

eduardo-rubio (Small)

Eduardo Rubio.

 

http://www.bppcolor.info/images/notas/Image/MOVIMIENTO%20%2026%20DE%20MARZO.gif

 

Asamblea_Popular_svg.png

 

Leer más

UN GRANO DE MAIZ - GANAR, RESIGNACIÓN Y VEHEMENCIA

10 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

10.11.10

quijote.jpg

GANAR, RESIGNACIÓN Y VEHEMENCIA
Para la Revolución es imperativo reconquistar el corazón de los humildes, sólo así acumulará la pasión necesaria para enfrentar los obstáculos que el camino pacífico hacia el Socialismo supone: ganar elecciones, derrotar las amenazas de golpe y disipar la violencia desestabilizadora.
La Revolución es un acto de vehemencia: no se derriban mundos, ni se fundan universos desde la calma y con redes de seguridad, al contrario, la hermosa aventura de fundar requiere el espíritu del pionero, cortar amarras, navegar en mar proceloso sólo con la seguridad de las convicciones profundas. El revolucionario no pide ancla, sino viento fuerte que hinche las velas que lo impulsan.
Es así, la Revolución es el despertar de un huracán en el pecho de los humildes. Este país lo vivió el 23 de Enero, en aquellos días de Fabricio y de la Junta Patriótica, los humildes encendieron la llama vehemente. En Abril, esa misma llama apareció en las lágrimas y en el coraje de los humildes que en las calles hicieron posible el regreso del Comandante de las entrañas del infierno.
Este ciclón de sentimiento, este viento fuerte que impulsa los cambios revolucionarios, es el objetivo de la contrarrevolución: sus manipulaciones, sus aparatos de descomunicación, están al servicio de atenuar la vehemencia, transformarla en cordura, en sosiego, en conciliación, en temor a seguir.
La araña de la costumbre teje sus telas que atrapan el vuelo leve del cambio, la parsimonia y el frío cálculo apagan el riesgo, los fuegos internos son trocados por los llamados a la seguridad. Las armas melladas prometen gestión.
Así es que las Revoluciones pierden impulso y son atrapadas por la tradición.
Contra este mal, que llamaremos “la resignación revolucionaria”, sólo hay un antídoto: el frenesí, la pasión, la fe revolucionaria, sólo eso da al pueblo humilde la fuerza y la cohesión para seguir, para avivar el fuego.
Ahora enfrentamos una ofensiva oligarca, en el campo burgués se baten dos corrientes: la que propugna llegar al 2012 y allí derrotarnos electoralmente, y la otra, que con descaro propone tumbar al Gobierno Revolucionario ¡ya! antes de enero, para evitar que la actual Asamblea apruebe leyes revolucionarias. Las dos muy peligrosas, las dos se potencian en el odio a Chávez. Ahora que las enfrentamos debemos afinar nuestro sistema de defensa. Veamos.
Lo primero es reconquistar el corazón de los humildes, encender en sus corazones la llama que los hizo defender su Revolución y a su líder con la misma vehemencia con la que los llaneros pasaron Los Andes, con el mismo desprendimiento que los jóvenes traicionados el 23 de Enero se fueron tras Fabricio, Argimiro, Américo Silva, a salvar el sueño, a custodiar la utopía.
Convocarlos para lo grande, para la gloria, a ser dignos herederos del Libertador, desechar las mezquindades del logro pequeño, de la dádiva. Proponerles, como pregona Fidel, “razones sagradas por las cuales luchar”, devolverles la fuerza espiritual de los que se saben protagonistas de una epopeya definitiva, que decide el futuro de esta sociedad y de la humanidad toda.
¡Chávez es Garantía!
Leer más