Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

Posts con #politica tag

Pruebas para 60 nuevos medicamentos cubanos, la mayoría contra el cáncer

12 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Cimavax-EGF, vacuna cubana contra cáncer de pulmón. Foto Roberto Morejón
Científicos del Centro de Inmunología Molecular (CIM) en La Habana realizan unos 60 ensayos clínicos en desarrollo de fármacos, la tercera parte en el extranjero, para el tratamiento de enfermedades como el cáncer.

"Estamos realizando unos 60 ensayos clínicos, de los cuales 20 son en otros países, para el tratamiento de diversas enfermedades, sobre todo cancerígenas", dijo Mayra Ramos, jefa del Departamento de Ensayos Clínicos del CIM, una de las instituciones que conforman el llamado Polo científico del oeste de la capital cubana.

El estudio clínico es la evaluación experimental de un producto, sustancia o medicamento prometedor, cuya aplicación en humanos pretende valorar su efectividad, así como su nivel de seguridad.

Durante el V Taller Internacional de Diseño y Conducción de Ensayos Clínicos, realizado en la capital de la Isla esta semana, Ramos reveló que cinco de esos ensayos ya están en fase de terminación y otros se coordinan con otras naciones, a partir de la tecnología cubana para enfrentar antígenos específicos en diferentes etapas.

Señaló que el centro desarrolla una línea amplia de productos, la mayoría dirigidos al tratamiento del cáncer y enfermedades autoinmunes, y participa en proyectos e investigaciones en colaboración internacional para probar la efectividad de ocho fármacos anticancerígenos.

Esos medicamentos, subrayó, son totalmente cubanos, pues fueron diseñados desde la molécula en los laboratorios del CIM y elaborados también en plantas nacionales.

Entre los fármacos obtenidos por el centro destacan el Nimotuzumab, el Cimavax-EGF, vacunas basadas en gangliósidos, las cuales se utilizan en el tratamiento de cáncer de pulmón, de mama, de próstata, cérvico uterino, de canal anal y de recto.

También se probará el Itolizumab para el tratamiento de las enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoidea, psoriasis, diabetes y otras patologías.

El doctor José Luis di Fabio, representante de las Organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS y OMS), destacó la capacidad de Cuba de desarrollar productos biotecnológicos, con gran impacto en la salud y el mejoramiento humano.

Subrayó que el ejemplo cubano es único porque a pesar de las limitaciones, logra completar todo el ciclo de pensar, investigar, crear, desarrollar, producir, hacer los ensayos clínicos y obtener medicamentos de relevancia para la salud humana.

El Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos (Cencec), que organizó el foro internacional, al cual asistieron expertos de una decena de países, fue creado en diciembre de 1991 como soporte de la nueva industria de base tecnológica, imprescindible para los centros científicos de la isla.

En dos décadas, el Cencec ha efectuado 124 ensayos clínicos que evaluaron 55 productos de 25 instituciones, con la participación de más de 3.500 investigadores y casi 20.000 pacientes.

La biotecnología cubana mantiene un alto interés en el tratamiento del cáncer, primera causa de muerte en la isla, donde unas 20.000 personas, como promedio, fallecen cada año por esa enfermedad.

Expertos consideran al cáncer como una enfermedad crónica no transmisible y estiman que quienes la padecen, aun en estado avanzado, no deben asociarla necesariamente a la muerte, pues un enfermo tiene una sobrevida de más de 10 años. [Xinhua]

 

 

http://islamiacu.blogspot.com/
Leer más

La cumbre de Durban salva los muebles pero no al planeta

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

11 Diciembre 2011

protocolo-kyotoLa cumbre de Durban (Sudáfrica) (COP17) salvó hoy los muebles y alcanzó in extremis un acuerdo sobre cambio climático que fija la hoja de ruta para un pacto global sobre recorte de emisiones, aunque postergó las medidas necesarias para combatir el calentamiento del planeta.

El acuerdo se produjo tras maratonianas negociaciones que prolongaron la conferencia en 36 horas y fue recibido con alivio después de que las diferencias entre la Unión Europea (UE), EEUU, China y la India estuvieran a punto de hacer descarrilar el proceso.

“Este es un momento histórico”, declaró en una rueda de prensa el ministro polaco de medioambiente, Macin Korolec, cuyo país ocupa la presidencia semestral de la UE, con gesto cansado después de horas de conversaciones.

La UE, respaldada por una coalición de los Países Menos Desarrollados y de la Asociación de pequeños Estados Isleños (AOSIS) logró imponer su órdago a las potencias emergentes y a EEUU para alcanzar un acuerdo global que incluye a los principales emisores.

Este acuerdo, que debe ser adoptado en 2015 y entrar en vigor en 2020, era la condición impuesta por la UE para sumarse a un segundo periodo del Protocolo de Kioto, que expira en 2012 y que ahora se prolongará hasta 2017 o 2020.

Rusia, Japón y Canadá han decidido no formar parte del segundo periodo de compromiso del único tratado vigente sobre reducción de emisiones, que obliga sólo a las naciones industrializadas, excepto a EEUU.

Pero Bruselas no consiguió su objetivo de obtener un marco legal sólido para obligar a los grandes emisores a cumplir sus compromisos y dejó para la próxima cumbre, que tendrá lugar en Catar en noviembre de 2013, la discusión sobre recortes de emisiones más ambiciosos.

“Al final todo terminó bien”, declaró hoy a la prensa el negociador estadounidense Todd Stern, quien afirmó que la “Plataforma de Durban es la pieza del rompecabezas que le faltaba al Protocolo de Kioto”.

Pero la ONG ecologista Oxfam Intermon advirtió de que “la falta de un acuerdo ambicioso tendrá dolorosas consecuencias para los pobres del mundo entero. Un aumento de temperaturas de 4 grados centígrados puede suponer la destrucción total para los pobres agricultores que sufrirán más hambre y pobreza”.

Según los científicos, los recortes de emisiones actuales no impedirán que la Tierra se caliente a finales de siglo por encima de los 2 grados centígrados considerados peligrosos y sería necesario recortar en un 50% los gases de efecto invernadero para 2050.

El acuerdo de Durban también deja para Catar la captación del dinero necesario para nutrir el Fondo Verde para el Clima, cuyo mecanismo de funcionamiento fue ultimado hoy.

A partir de 2020 el fondo debe proporcionar a los países más desfavorecidos 100.000 millones de dólares anuales para hacer frente a los estragos del cambio climático.

La UE y los demás países desarrollados fueron blanco hoy de las críticas de naciones como Egipto, Venezuela, Colombia y Bolivia durante el tenso plenario que precedió a la aprobación del acuerdo por la presidencia de la COP17.

Todos ellos expresaron su decepción por la falta de miras del proyecto y dejaron en manos de la Presidencia de la COP17 la responsabilidad de llevar hacia adelante el acuerdo.

La representante venezolana, Claudia Salerno, protagonista de otras sonadas intervenciones en cumbres pasadas, acusó a la UE de apoyar un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto “vacío de compromisos” y de buscar “una buena rueda de prensa”.

La presidenta de la COP17, la ministra sudafricana Maite Nkoana-Mashabane, dijo en una intervenci ón ante el plenario que el borrador de acuerdo “cumple todos los requisitos de un paquete de compromiso para lograr un resultado importante en Durban”.

¿Qué es la Plataforma de Durban?

La plataforma de Durban es el nombre del conjunto de acuerdos alcanzados en la XVII Cumbre del Cambio Climático (COP17), que se celebró del 28 de noviembre al 11 de diciembre en la ciudad sudafricana de Durban, e incluye un segundo periodo del Protocolo de Kioto, el mecanismo que debe regir el Fondo Verde para el Clima y una hoja de ruta para un nuevo acuerdo global.

- PROTOCOLO DE KIOTO: El primer periodo de compromisos del Protocolo de Kioto, único instrumento legalmente vinculante hasta la fecha para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, expira el 31 de diciembre de 2012.

La cumbre logra la firma de un segundo plazo de este tratado, que se aplica a los países desarrollados, a excepción de EEUU, que no firmó el Protocolo.

Durban fija la fecha de inicio del segundo periodo de compromiso para 2013, con lo que se evita un vacío en la lucha contra el cambio climático, pero deja para posteriores reuniones su fecha de finalización, 2017 o 2020.

Canadá, Japón y Rusia, que ya anunciaron su intención de no renovar Kioto, se caen del segundo periodo de compromisos.

El aumento de objetivos de reducción de emisiones que deben realizar los países desarrollados se posterga hasta el 21 de junio de 2012, y serán evaluados en la COP18 de Catar.

- HOJA DE RUTA: La COP17 logra poner en marcha una hoja de ruta, propuesta por la UE, para la adopción de un nuevo acuerdo global vinculante de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, aplicable a todos los países, al contrario que Kioto, que sólo incluye a los Estados desarrollados.

Tras un pacto entre la India, reticente a asumir compromisos vinculantes, y la Unión Europea, el documento final acuerda empezar las negociaciones para adoptar, en 2015, un “resultado con fuerza legal” para todos los países.

La ambig edad del término traslada a posteriores cumbres la verdadera negociación, que consistirá en establecer exactamente el marco legal y las obligaciones a las que se someterán los países que lo ratifiquen.

El nuevo acuerdo global deberá estar listo antes de 2020, periodo en que finalizan los compromisos voluntarios de recortes efectuados por los Estados en la cumbre de la ciudad mexicana de Cancún (COP17) de 2010.

- FONDO VERDE PARA EL CLIMA (FDV): El Fondo Verde para el Clima (FDV) es una bolsa de dinero de 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020, aportada por los países ricos para ayudar a las economías en desarrollo a financiar acciones para reducir sus emisiones y combatir las consecuencias del cambio climático.

La cumbre de Durban aprueba los mecanismos de funcionamiento del fondo y su capitalización.

Su comité ejecutivo estará formado por 24 miembros, repartidos a partes iguales entre países desarrollados y Estados en desarrollo.

El Fondo será capitalizado a través de aportaciones directas de los presupuestos de los Estados desarrollados y otras “fuentes alternativas de financiación” (sin precisar), además de inversiones del sector privado.

(Con información de EFE)

 

http://www.cubadebate.cu/

Leer más

Estallido de conflictos socio ambientales en Latinoamérica

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

mineria 1307
Domingo 11 de diciembre de 2011
 
 La explotación minera provoca una crisis en Perú, mientras que en Nicaragua el gobierno prohibió las semillas genéticamente modificadas de MONSANTO. En estos momentos, un equipo de Ipodagua.com se encuentra en la provincia de Catamarca, y otro en Mendoza, donde ciudadanos realizan una manifestación contra los proyectos mineros.
 

Por Sergio Giachino
- Resistencia social en Perú contra la minería a cielo abierto

El presidente de Perú Ollama Humala decretó esta semana el control militar de las zonas donde la población se volcó a las calles para reclamar la prohibición de la mega minería. La declaración del estado de emergencia implica, además, la suspensión de garantías constitucionales en 4 provincias. El presidente de Perú culpó a la "intransigencia" de los manifestantes, pero los anti mineros manifestaron que continuaran con su protesta y calificaron al estado de emergencia como "la peor decisión política" de Humala. Y acusó al Gobierno de "buscar que todo termine en un baño de sangre". Y acusaron al gobierno de ponerse del lado de las empresas mineras y se alejarse de sus promesas electorales que rechazaban la extracción.

- Hungría contra Monsanto En marzo, Hungría introdujo una nueva regulación para impedir el ingreso y comercio de semillas OMG (transgénicos inventados por Monsanto) donde cada estado debía revisar y vigilar el tránsito de semillas antes de su introducción al mercado local. Sin embargo, algunas semillas transgénicas fueron mezcladas con las normales. Esta es una estrategia muy conocida de la Corporación norteamericana perteneciente a Rockefeller, para contaminar e introducir sus productos por la fuerza. Muchos agricultores de Hungria tenían plantas transgenicas en sus campos sin ser conscientes de ello.

- En Argentina el pueblo en la calle contra la maga minería

Durante este fin de semana largo, en 4 provincias argentinas ciudadanos se manifestaran contra los proyectos mineros que se pretenden instalar en la zona cordillerana. Un equipo de Ipodagua.com estará presente en Catamarca, y un segundo equipo cubrirá lo que suceda en Mendoza. En el país se impulsa una ley para que se prohíba la mega minería y se derogue el Código Minero actual.

 

 

http://www.ipodagua.com.ar/spip/

 

 

 

Leer más

Manifiesto ambientalista

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

colibri

A los siete mil millones de seres humanos, contabilizados por la Organización de las Naciones Unidas al inicio de la segunda década del siglo XXI, a los que nacerán en el transcurso de los próximos años, a todos los seres vivos distintos a la raza humana, a quien a partir de ahora “apellidaremos”: los humánidos, que siendo del reino animal o vegetal, nos acompañan de manera esencial – por eso le damos nuestro apellido – en la fantástica aventura sobre el planeta Tierra.

Somos categóricos al definir al ambientalismo de hoy como el sagrado respeto al don de la vida, el legado para quienes vendrán. Es la retribución con el más profundo amor a nuestras dos madres, a la biológica y a la natural (La Madre Tierra). El reconocimiento a quienes han sido nuestros padres: árboles, montañas, ríos, lagos, cielo.

Es proteger a los hermanos los no humanos: invertebrados, vertebrados, anfibios, el reino vegetal. Es pedir perdón por quienes han sido sacrificados o robados para prolongarnos la vida. Es la lucha por la vida que le da sentido a la vida. Es lo opuesto a la crueldad, a la codicia. Es el camino de la paz espiritual, sin culpa. Es la última utopía.

Un ambientalista tiene como misión de vida re-imaginarse el mundo, entender y hacer entender que todas las especies que lo habitan tienen derecho a la vida, y aun en el último segundo o latido, tenazmente debemos defender. Aceptar la existencia del “otro”, es el primer compromiso. La cual debemos comprender y respetar. El “otro” puede ser una persona que piense distinto a nosotros, con diferentes religiones, posición social, razas. Pero también allí van incluidas, por supuesto, las distintas especies animales, vegetales, ecosistemas, habitas, las aguas, el aire, la tierra sobre la que andamos todos los días.

El pensamiento ambientalista se creo en América, América lanzo al mundo el S.O.S del ambientalismo. América como continente, trae en sus genes una cosmovisión ambientalista, que viene de sus ancestros indígenas, y en el siglo XX, las primeras acciones que interpretan con valentía la defensa de la naturaleza, surgen de la zaga del Greenpeace, en Vancouver, al oeste de Canadá. Hippies ecologistas, llamaron la atención del mundo al protestar con independencia, sin compromisos partidistas ni vinculaciones con las ideologías existentes, las pruebas nucleares en el pacifico. Luego la intolerancia y el hostigamiento, de quienes gobernaban ese país para la época, obligo a la mayoría de sus fundadores a refugiarse en Europa. Era demasiado sospechoso, en plena guerra fría, protestar para defender el planeta.

La propuesta ambientalista, no es la tercera vía, ni es el nuevo traje de una izquierda o de una derecha que ven disminuidas sus ofertas electorales. Tampoco, es una secta o alguna nueva religión. Hoy es la única vía, para valorar la vida. Vivimos nuevas realidades que exigen a gritos nuevas estrategias. Es replantearse un cambio en nuestro contrato social sectario por un contrato natural incluyente. Requerimos códigos de ética globales. Cambiar ese conservador “sentido común”, por un sentido ambientalista.

El ser humano, tiene la capacidad de reinventarse así mismo y el planeta requiere esa metamorfosis, la inteligencia para sumar esfuerzos y saberes específicos, generales, propios, aprendidos o empíricos, pero todos con una meta común, preservar la Tierra. Ser ambientalista es una postura comprometida, firme y activista. Es no actuar como el avestruz, que ante la incomprensión o el peligro mete su cabeza en un hueco, para eludir la realidad. Proteger las especie (humanus y humànidos) en la naturaleza, es el desafío.

La vieja contienda entre la civilización y la Tierra, ya debe desaparecer radicalmente, sustituirla por la convivencia amorosa, equivalente, mutuamente aportativa entre la Tierra y la civilización (la paz fértil) para salvaguardar el milagro mayor del Planeta Azul: la existencia.

En este esfuerzo titánico de los mejores hombres y mujeres para cambiar el rumbo del destino del mundo, para apartarlo del futuro desastre al cual lo ha llevado la insensatez humana, confluyen – a nivel científico, artístico, poético, filosófico, humanístico – los conservacionistas quienes se ocupan de proteger la naturaleza, entendida como la diversidad de flora y fauna (la defensa de una especie en vías de extinción, por ejemplo), la belleza de los parajes naturales, como un privilegio del que disfruta la especie humana, como un lugar de esparcimiento, recreo y contemplación que debe ser respetado tal y como ha sido heredado a lo largo de la historia; los ecologistas que profesa la ecología como ciencia, los científicos de las ciencias naturales que estudian los habitas, ecosistemas, biomas, etc.

Los ambientalistas como activistas que exigen una reciprocidad activa, fecunda entre el ser humano y el ambiente, una relación generacional, que no esté basada en un modelo de explotación de los recursos irracional y destructivo. Radicales en la defensa del derecho al disfrute de la vida de todas las especies.

Este manifiesto concluye con la proposición de los cinco haceres primarios generales para materializar la acción del ambientalista:

1. Liberar el espacio donde habitamos: la casa o apartamento en lo posible de las contaminaciones ambientales (preparar la basura para el reciclaje, ahorrar energía, administrar bien el agua, mantener el ornato, etc.)

2. Vigilar el sector urbano donde vivimos: vitalizar los espacios verdes (jardines, islas de avenidas, plazas, parques, etc). Denunciar los botes de aguas blancas y servidas. Atacar la contaminación sonica, etc.

3. Presionar: todo ambientalista tiene suficiente perfil ciudadano para llevar a las instancias de gobierno (alcaldías, consejos municipales, consejos legislativos estadales, gobernaciones, ministerios, etc.) sus proposiciones, denuncias, sugerencias etc.

4. Divulgar: todo ambientalista debe usar los medios divulgativos a su alcance (prensa escrita, radio, televisión, redes sociales, aulas escolares, espacios universitarios, etc.) para llevar a cabo todo lo que se ha señalado en los acápites anteriores y así como nuevos aportes e ideas, en fin.

5. La herramienta política: el ambientalista asumirá si fuere necesario, funciones políticas firmes para defender el ambiente. Sin miedo.

Los ambientalistas del mundo, nos comprometemos a través de este manifiesto a cumplir las siete acciones sacras para salvar la Tierra: Siembra árboles, protege los animales y la flora silvestres, goza el placer del aire, respeta el agua, administra el fuego, ama la tierra y a la Madre Tierra, valora la vida.

Defendamos con toda la fuerza de nuestros músculos, de nuestro pensar, de nuestro sentir a la patria donde nacimos y a la Madre Patria donde retornaremos para el viaje por el avismo de la eternidad, el Planeta Azul, la Tierra.

La época de los “sistemas” ha pasado.
La época de la construcción de la forma
esencial del ente a partir de la verdad
del ser no ha llegado aún…

 

 

M. Heidegger, Aportes a la filosofía.

Lenin Cardozo / Lubio Cardozo

Leer más

¿Qué nos está matando? Les presentamos las 10 principales.

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Las causas varían de acuerdo a los ingresos.

"Nos morimos diferente ahora", le dijo a BBC Mundo Doris Ma Fat, estadista de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuya principal tarea es analizar información sobre las causas de muerte.

"Por ejemplo, los niños en Europa no se mueren casi de enfermedades infecciosas: todos están vacunados. Hace 50 años era diferente. Así que los europeos ya no se mueren muy jóvenes, sino muy viejos".

Con este tipo de informes, le dan seguimiento a la humanidad y a las razones por las cuales se pierde la vida (tabla abajo).

Para ilustrar su estudio, sin tener que manejar números imposibles, la OMS pide imaginar un grupo internacional diverso de mil individuos representativos de las mujeres, hombres y niños de todo el mundo que murieron en 2008.

De las mil personas, 159 habrían muerto en países de altos ingresos, 677 en países de ingresos medianos y 163 de países de bajos ingresos (lo que suma 999 por razones de aproximación).

Anciana

Los europeos mueren mayores.

Lo primero que llama la atención es que aparentemente se mueren muchas más personas del grupo de ingresos medianos, al que pertenecen todos los países de Latinoamérica.

Pero hay que tener en cuenta que éste es el grupo más abultado, englobando una población de 4.887'999.000 personas, seis veces más que la población de los países de bajos ingresos y cinco veces más que la de ingresos altos.

"No se muere más gente en un grupo que en otro, pero lo que sí es notable es que el 99% de los menores de edad que fallecen en el mundo viven en los países más pobres", subraya Doris Ma Fat.

Nacer y crecer en países sin servicios sanitarios adecuados es peligroso, sentencia. No sorprende entonces que la octava y décima causa de muerte en los países de ingresos bajos se relacionan con ello.

Pero tampoco hay que olvidar que todas las otras causas de muerte en esos países afectan fuertemente a los niños.

Lo otro que llama la atención al revisar la tabla es que el tan temido cáncer sólo aparece entre las 10 principales causas de muerte en los países de altos ingresos... ¿es esto porque hay que vivir lo suficiente para poder adquirirlo?

"Exacto. En los países más pobres, la expectativa de vida es a veces de menos de 50 años, así que la probabilidad es que no vivan el tiempo necesario para desarrollar cáncer. Las otras enfermedades infecciosas se le adelantan al cáncer: sida, tuberculosis... hay demasiadas enfermedades compitiendo".

Lo mismo ocurre con las demencias.

Pero lo más notable quizás es que en todos los grupos, el corazón parece ser el órgano más débil.

"Es porque tiene que ver con el estilo de vida: comida basura, falta de ejercicio, alcohol, cigarrillos, etc. Todo eso lo afecta, donde quiera que uno viva".

He aquí las 10 principales causas de muerte según el estudio publicado por la OMS en 2011.

Gráfico enfermedades

 

Leer más

Una insurrección anticolonial mundial *

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

De Tahrir a 154373665_f8ae764cde.jpg

John Brown
http://iohannesmaurus.blogspot.com/

I.

Empecemos por lo peor, por lo más abyecto, pues en lo más abyecto e insoportable está también lo más esclarecedor. Las imágenes del asesinato de Muammar Al Gadafi son brutales. Corresponden a un linchamiento cruel, el de una persona cuya vida es despreciada. Las imágenes de televisión y las fotografías tienen un regusto exhibicionista y casi pornográfico, regodeándose en la sangre, el sufrimiento, la humillación. Son imágenes del dirigente libio capturado por un grupo de rebeldes que atormentan a su antiguo amo al grito de allahu akbar, fórmula teológico-política que afirma la absoluta superioridad de Dios sobre todo hombre, incluso el más poderoso. Quienes martirizan a Gadafi se ven, pues, a sí mismos, como brazos ejecutores de la justicia divina. Las imágenes que se nos muestran son de fanatismo y se las presenta en contraste con el sosiego y la racionalidad de unas fuerzas de la OTAN que, desde el cielo y con medios de alta tecnología, habían bombardeado poco antes el convoy de Gadafi. También contrastan estas imágenes con el mandato que tenía la propia OTAN y que se articulaba en torno a dos objetivos principales : 1) defender a la población civil frente a los desmanes del Régimen y 2) capturar a Gadafi para trasladarlo ante la Corte Penanl Internacional que lo acusaba de gravísimos crímenes contra su población.

Barbarie teológica de árabes y musulmanes y racionalidad técnica y jurídica occidental parecen oponerse diametralmente. Sin embargo, las cosas son bastante menos claras de lo que parece. La OTAN no sólo no ejecutó su mandato de protección de la población civil, sino que se convirtió en actor directo de la guerra y, sobre todo, los horribles crímenes de genocidio de que acusaba la CPI a Gadafi no fueron confirmados ni por Amnistía Internacional ni por Human Rights Watch. En cuanto al número de víctimas de los bombardeos de la propia OTAN contra la población civil ni se conoce, ni probablemente llegue a conocerse. Hubo represión, sin duda. Muy dura. Pero no bombardeos aéreos de los manifestantes. Al margen de estos incumplimientos y falsificaciones, existe, sin embargo, una lógica de la intervención de la OTAN en Libia que no contrasta tanto con la de los fanáticos y desesperados ejecutores del antiguo Líder libio amigo de Berlusconi y de Aznar. Las acusaciones de la CPI, sean verdaderas o falsas, se inscriben en un marco que ya conocemos, el del humanitarismo militar. El humanitarismo se expresa y actúa en nombre de los más altos valores, en nombre de la humanidad : su empeño en socorrer y proteger a las víctimas se basa en la condición humana de estas. Ahora bien, esa humanidad que parece enteramente universal y no admitir excepciones, no se basa sólo en la pertenencia a la especie, sino en la idea de una dignidad moral del sujeto humano tal como la conciben en cada caso los autopoclamados "humanitarios". Así, la solicitud por las "víctimas" en nombre de la solidaridad humana puede conciliarse con la exclusión de los "verdugos" de todo orden humano. Gadafi, para la OTAN o para la CPI no era un enemigo, sino un criminal, no era un ser humano o un dirigente político en relación de antagonismo con otros, sino un monstruo que no pertenecía a la humanidad.

Una vez que un individuo se ve fuera de la humanidad por sus crímenes reales o supuestos, pasa a tener un estatuto particular. Los romanos condenaban a los autores de crímenes muy graves como el parricidio al estatuto de « homo sacer ». Esta expresión reúne dos significados aparentemente contrarios, por un lado significa « hombre sagrado » y por otro « hombre infame », al margen de la sociedad, que cualquiera puede matar sin culpa. En el antiguo derecho germánico se declaraba a los grandes criminales Vogelfrei, literalmente libres como los pájaros, pues ya no tenían ninguna obligación social, ningún lazo comunitario, pero también libres de ser devorados por los pájaros y los peces. Osama Ben Laden y Muammar Al Gadafi han cumplido literalmente ese destino tras haber sido excluidos de la humanidad en nombre de la justicia universal y de la humanidad. Nos enseña el jurista alemán Carl Schmitt que toda guerra combatida en nombre de la humanidad, o de Dios o de algún supuesto valor universal deja de ser guerra para convertirse en cruzada y, como sabemos, todo cruzado está más allá de las leyes de la guerra. De este modo, quienes asesinaron a Gadafi en nombre de Dios y quienes decidieron capturarlo en nombre de la humanidad y de sus víctimas no estaban moral e intelectualmente tan alejados como nos lo presentan los medios de comunicación. La ambigüedad de la intervención de la CPI y de su brazo armado en Libia en nombre de la humanidad se aprecia en esta mezcla inextricable de enunciación de valores universales y creación de un espacio más allá del derecho de la guerra, de un espacio para la violencia ilimitada ejercida en nombre de la paz y del derecho. Ahora bien, ese espacio al margen del derecho, ese espacio de excepción en el que es posible el bombardeo de población civil, la tortura pública y el asesinato ante las cámaras de vídeo, es, como podremos ver, el espacio que habitamos, más allá de la retórica de los derechos humanos que, como hemos visto, no sólo sirve para encubrir la violencia, sino para justificarla.

II.

Una vez enmarcado en estas coordenadas, retomemos el tema de nuestra charla: la actual insurrección casi planetaria. Uno de los principales problemas para quien desee entender la historia del actual movimiento de cuestionamiento del orden neoliberal e incluso del propio capitalismo es determinar sus coordenadas espacio-temporales. No es fácil saber cuándo empezó el movimiento, ni dónde se sitúa su nacimiento. Es tentador buscar en la historia más reciente, la del último año, un momento simbólico de surgimiento de la primera chispa de indignación en la autoinmolación por fuego de Bouzizi en el pueblo tunecino de Sidi Bouzid. Este acto de desesperación hizo comprender a una generación de jóvenes que siempre había vivido bajo la dictadura de Ben Alí que ya no había nada que perder. Pero otra chispa de indignación había prendido unos años antes en Grecia cuando la policía griega mató al joven Alexis Grigorópoulos en diciembre de 2008 desatando una insurrección popular que empezó con unas navidades insurrectas y duró varios meses. La juventud griega y la juventud tunecina reaccionaron con idéntica indignación ante la suerte de uno de los suyos y ante regímenes que merecían su desconfianza y su hostilidad. Acontecimientos semejantes se dieron en Egipto. La llama de la revuelta estaba dispuesta a extenderse por todo el espacio árabe, un espacio que parecía políticamente muerto y abocado a padecer por siempre dictaduras brutales y corruptas. Lo fascinante es que la oleada revolucionaria árabe llegó a replicarse de nuevo en suelo griego, esta vez no por un asesinato policial, sino por el asalto contra los derechos sociales, contra el empleo, contra las pensiones y en general contra las condiciones de existencia de la población griega desencadenado por el capital financiero y sus agentes transnacionales y europeos. Después tuvimos el inesperado éxito del 15M, la ocupación de Sol; todo precedido por la rebelión de los islandeses contra la deuda. Las revueltas de Londres de este verano se integran también en la trama y, por supuesto, la extensión del movimiento al centro del sistema: Wall Street y la City de Londres. El 15 de octubre se convierte en un nuevo momento de protagonismo de unas multitudes mundiales que ya aparecieron como agente político "global" en las movilizaciones contra la guerra de Iraq, un movimiento contra la guerra que recogía asu vez en buena medida el bagaje de movilizaciones del movimiento "antiglobalización".

Nos encontramos así ante un fenómeno que, a lo largo del tiempo y del espacio va adoptando nuevas formas, aprende de fases anteriores, expande y radicaliza su intervención política. Un movimiento capaz de recombinar su código genético en sus diversos desplazamientos espacio-temporales. Se pasa así del escándalo ante un asesinato policial, al escándalo ante una dictadura corrupta, para pasar a la indignación frente a un sistema neoliberal cuyo carácter despótico hemos aprendido a reconocer gracias a los "exóticos" tunecinos y egipcios. La solidaridad entre los distintos movimientos de contestación es evidente. Las consignas se transmiten de un país árabe a otro, como el famoso "dégage" (lárgate), tunecino, que se repitió en Egipto, en francés aunque el país no sea casi nada francófono, junto al árabe "Irjal" dirigido al viejo sátrapa Hosni Mubarak. Hace dos días los ocupantes de la plaza Tahrir del Cairo enviaron una carta de solidaridad a los neoyorquinos que ocupan Wall Street. Incluso, en la ciudad de Sirte recién liberada -ciertamente con una buena dosis de atrocidades- podía verse en el cierre metálico de una tienda enmarcado por dos milicianos la pintada: "From Sirte to Wall Street". La conciencia de estar participando en un mismo acontecimiento es fuerte en los sectores más activos del movimiento, como ya ocurriera hace algo más de diez años en América Latina o mucho antes en aquella "primavera de los pueblos" que fueron las revoluciones europeas de 1848.

De Madrid a Nueva York, pasando por Lisboa, París y Bruselas, los mismos códigos gestuales, que formalizan el rechazo de la jerarquía y de la representación, el rechazo de la manipulación de la palabra y la reivindicación de una palabra democrática. La reivindicación de democracia frente a las dictaduras se transforma en rechazo abierto de la representación y afirmación de una democracia real dotada de sus propios órganos de (contra)poder: las asambleas abiertas. Frente a todos los intentos de encerrarlo en fronteras geográficas y culturales, el movimiento sabe que en su diversidad es profundamente uno. Lo muestran también sus tácticas, sus formas. En primer lugar la acampada, inaugurada en la Kasba de Túnez y repetida en Tahrir y luego en la Puerta del Sol, la Plaça de Catalunya y centenares de otros lugares en el Estado español, y de nuevo en la plaza Syntagma de Atenas y hoy en Wall Street y Londres. La acampada tiene una doble significación: las tiendas son los significantes de un pueblo en éxodo, de un pueblo que sale del cautiverio y está dispuesto a cruzar el desierto, pero también expresan la voluntad de una permanencia en el espacio público de una multitud que deviene actor político permanente. El éxodo pone de manifiesto la imposibilidad para el capital de capturar los flujos de producción de riqueza del trabajador cognitivo, precario, afectivo, colectivo, que caracteriza la fase actual del capitalismo. Incluso la inmensa movilidad y flexibilidad del capital financiero es incapaz de echar sus garras sobre esta inmensa fuerza de lo común que hoy se expresa como revuelta, pero a la vez como producción de una nueva sociedad, de un nuevo orden político y productivo. Un aspecto fundamental del movimiento, en ambas orillas del Mediterráneo y del Atlántico es su carácter constituyente. Destituyente también, pues niega toda posibilidad de representación política de la multitud por el Estado capitalista y sus instituciones, pero esta función destituyente sólo la puede ejercer en cuanto poder constituyente. Pero ¿qué es lo que destituye y constituye este movimiento?

III.

Los anteriores interrogantes nos permiten retomar el hilo de algunas de las consideraciones que tuvimos ocasión de hacer al hablar del asesinato de Gadafi. A propósito de ese espantoso crimen y de su más espantosa exhibición mediática, pudimos afirmar que constituía, por un lado, una ruptura con los principios básicos del derecho internacional, pero además que esta ruptura no sólo es una infracción de estos principios, sino que funda una nueva lógica. El derecho internacional, como todo derecho, se basa a la vez en normas y decisiones. Las decisiones, que expresan correlaciones de fuerzas, establecen las normas, pero, a su vez las normas enmarcan las decisiones. Incluso el estado de excepción es, en este contexto, un hecho jurídico. El derecho internacional regulaba las relaciones entre esos « grandes hombres » que eran para los teóricos del derecho público europeo los distintos Estados que consituían Europa. Cada Estado, como sujeto soberano, sólo reconocía su propia legislación y sólo se sometía a ella. Desde que Europa fue desgarrada por las guerras de religión, las relaciones entre los Estados no podían, en efecto, regularse por un código religioso común, pues la reforma había roto la unidad religiosa de Europa occidental. La única solución a esta falta de una norma de orden superior fue el reconocimiento recíproco de los distintos Estados como soberanos. Este reconocimiento sin base ideológica quedó sancionado en el Tratado de Westfalia. La guerra entre Estados europeos ya no podía ser una guerra justa contra un enemigo injusto, una guerra de castigo que pretende realizar una justicia universal, sino una guerra entre enemigos justos (justi hostes), esto es entre Estados soberanos. Una guerra no ideológica y movida sólo por intereses permitía no identificar al enemigo con el crimen, la infamia y el mal. La guerra podía ser limitada y hacerse, como afirmaba el jurista suizo Vattel « dentro de las reglas».

Hoy, esto ha dejado de ser así : hoy, la doctrina de la guerra justa vuelve a justificar la barbarie en nombre de la humanidad. Este retorno de la guerra justa no es, sin embargo, casual. Si bien se pueden rastrear sus antecedentes en la guerra fría, sólo el final de esta y la declaración del inicio de la globalización por Bush padre permitió el pleno retorno de un viejo lenguaje y de viejas prácticas. Las dos guerras del Golfo, las invasiones y ocupaciones de Afganistán y de Iraq, la guerra de Yugoslavia y la de Kosovo y, últimamente los bombardeos de Libia constituyen a la vez flagrantes violaciones del derecho internacional clásico y aplicaciones de un nuevo derecho cosmopolita, humanitario y, por supuesto, militar. Hoy, el espacio planetario está prácticamente en su totalidad dominado, no ya por un Estado soberano, sino por una estructura de poder que articula Estados soberanos, grandes empresas transnacionales, distintas configuraciones y formas de organización del capital financiero como los fondos de pensiones, los fondos de inversión o los grandes bancos, organizaciones políticas, económicas y militares internacionales etc. La función de este conglomerado de poder es defender y reproducir un mercado mundial donde mercancías y capitales circulen con libertad y donde los Estados puedan seguir funcionando como traba a la circulación de los cuerpos humanos, de la mercancía fuerza de trabajo. Un nuevo marco jurídico cosmopolita centrado en los derechos humanos por un lado y en el libre mercado por otro ocupa hoy a nivel planetario el papel de la religión cristiana en la Europa anterior a la reforma. Gracias a esa nueva uniformidad ideológica es posible la guerra justa, es posible hoy matar abiertamente en nombre de la humanidad y de los derechos humanos.

Aunque estos avances de los derechos humanos y de la democracia parezcan logros indudables de la civilización mundial, hay que atender, cuando se habla de valores universales a un aspecto que suele caer en el olvido : todo recurso a la humanidad, toda actuación en nombre de la humanidad excluye de la humanidad al enemigo político. Esta exclusión de la humanidad justificó desde muy pronto las intervenciones imperiales. Así, por ejemplo, en el contexto de la controversia de Valladolid, Ginés de Sepúlveda defendió la legitimidad de la usurpación de las tierras y bienes de los indios de América, e incluso su reducción a la esclavitud por el hecho de que estos pueblos practicaban ritos bárbaros como los sacrificios humanos o el canibalismo, con lo cual perdían todo derecho a que se respetasen sus comunidades políticas y sus leyes. En nombre de un naciente universalismo de los derechos humanos se produjo el saqueo de América. De idéntica manera, el rey Leopoldo II de Bélgica procedió en el Congo, justificando su toma de posesión de ese gigantesco país africano por su intención de defender a la población negra de los esclavistas árabes.

Lo que ocurre es que, mientras dura el derecho internacional europeo, el mundo está dividido en dos zonas : un espacio metropolitano europeo en el que los distintos Estados se reconocen entre sí como soberanos y no pueden intervenir en otro Estado en nombre de una legislación universal, y un espacio extraeuropeo en el que, en realidad, todos los desmanes eran posibles, aunque se intentaron siempre cubrir con un manto de humanitarismo o de humanismo. Dos zonas pues, divididas por lo que en los siglos XVI y XVII se denominaron líneas de amistad, líneas que delimitaban el espacio europeo y el espacio de los pueblos extraeuropeos. La colonización europea se realiza en esta segunda zona conforme a una combinación de pura violencia y de justificaciones universalistas. Entre el espacio colonial y el espacio metropolitano se establece una línea geográfica, pero también dentro de la administración de cada metrópoli se mantiene una fuerte diferenciación entre el personal y la administración coloniales y sus homólogos metropolitanos. Como recuerda Hannah Arendt en su libro sobre el Imperialismo, el mantenimiento del Estado nación en sus formas constitucionales liberales o democráticas exigía esa radical separación : los administradores coloniales formaban un cuerpo aparte dentro de la administración general y su movilidad dentro de la administración nacional era muy escasa. Se gestionaban dos mundos de dos maneras absolutamente dispares : un mundo -teóricamente- regido por un incipiente derecho internacional y otro regido por la violencia, justificada ocasionalmente esta última por un condescendiente e humanismo o humanitarismo.

Esa dualidad de espacios hoy ha desaparecido. El avance de la globalización capitalista y de la hegemonía del capital financiero la ha hecho obsoleta. Tal vez se haya producido hoy con todas sus consecuencias el fenómeno que Hannah Arendt denominaba la "Emancipación política de la burguesía" respecto del Estado nación. Hoy, espacio colonial y espacio metropolitanto tienden a confundirse. Ya no existe una línea que separa los centros y las periferias de manera absoluta. Por un lado, parte de la población de las antiguas colonias habita hoy en las metrópolis y se ve allí sometida a formas de gestión discriminatoria y racista de las poblaciones que anteriormente sólo se conocían en tierras "exóticas". Por otro lado, al menos en una parte de la periferia postcolonial se constituyen polos de poder capitalista que gozan de una autonomía relativa, es el caso de los BRIC (Brasil, Rusia, India, China), y en medida variable la de la mayoría de los países del tercer mundo. En todo el planeta la divergencia entre las capas de población más ricas y las más pobres sigue aumentando. No sólo en el tercer mundo, también en el primero. Formalmente estamos todos en un espacio colonial en el cual los derechos del ciudadano han desaparecido para dar paso a una sutil combinación de violencia y de proclamas humanitarias. Frente a los regímenes despóticos árabes y a las oligarquías capitalistas de los países occidentales surge un clamor, una exigencia de democracia y de democracia real. Esta exigencia se plantea, por lo tanto, no sólo frente a dictaduras declaradas, sino frente a supuestas democracias. La línea Tahrir-Wall Street define el paso de la lucha por una democracia en una dictadura apenas disimulada como la de Mubarak en Egipto, a la lucha por la democracia en regímenes que, nominalmente son democracias. Tahrir y Túnez han permitido a Madrid o a Nueva York descubrir que vivían ellos también en un régimen de dictadura.

Lo que caracteriza estas dictaduras es el hecho de que el poder político -formalmente representativo- está al servicio de un poder irresistible, que, desde luego nada tiene que ver con la supuesta soberanía popular: en el régimen neoliberal, los mercados -el capital financiero y sus instituciones- han pasado a ocupar el papel de legitimación transcendente del poder que tenía el Dios cristiano en las monarquías medievales. Por encima de las estructuras de poder "indígenas" con sus formas más o menos democráticas, nos encontramos con un poder real que las pone a su servicio y neutraliza todo lo que a él se oponga. El poder del mercado es un elemento básico del paradigma de poder liberal en el que se ha desenvuelto la burguesía desde que es clase hegemónica. Conforme a él, la capacidad legislativa del soberano está limitada por la existencia de una esfera de actividad en la que se despliegan los deseos de adquisición y de intercambio humanos y que sólo funciona de manera óptima cuando se dejan operar sus propias leyes, las que describe la economía política. Las leyes del soberano deben reconocer las realidades económicas como un límite natural. Sin embargo, esta limitación podía no ser tan absoluta, sobre todo en casos de crisis, en los cuales el soberano intervenía para restablecer el orden básico que permitía funcionar al propio mercado, o cuando el soberano intervenía como mediador en la lucha de clases mediante la legislación social o con políticas económicas impulsadas por el gasto público.

La fase de capitalismo de dominante financiera que conocemos hoy y que ha venido madurando desde los años 70 ha eliminado prácticamente los últimos márgenes de decisión del poder soberano. A través del mecanismo de la deuda, que funciona literalmente como una trampa, es decir un lugar en el que es fácil entrar y dificilísimo salir, el capital financiero controla la vida de los ciudadanos, pero también la capacidad de decisión de los gobiernos. La deuda se ha convertido en el gran instrumento de radicalización del orden neoliberal. Gracias a la deuda se aceleran las privatizaciones, se liquida la contractualidad laboral en favor de la contractualidad mercantil, el trabajo se precariza y, bajo la forma de una cada vez mayor libertad, se desarrollan modos de dependencia del trabajo casi feudales. Un poder exterior determina a la vez nuestras vidas y las decisiones de nuestros gobiernos. En este aspecto, el capital financiero ha derribado la barrera entre las democracias y los regímenes despóticos, entre la metrópoli y la colonia, entre Tahrir y Wall Street.

La actual insurrección que recorre, no ya Europa como el fantasma de Marx y Engels, sino el mundo entero es una insurrección anticolonial global dirigida no sólo contra las formas de poder neocolonial más evidentes como eran los regímenes de Túnez, Egipto y otros países árabes, sino contra el nuevo colonialismo global del capital financiero. Los intentos de desconectar los movimientos blandiendo los viejos fantasmas del orientalismo y de la diferencia cultural no parecen funcionar. El movimiento insurreccional comparte un mismo suelo que no es sino la división del mundo entre el 99% y el 1% que tiene el poder. Lo que todos los movimientos de solidaridad con el tercer mundo han intentado hacer desde hace años, acercar la sensibilidad de los ciudadanos "ricos" de occidente a la de los "pobres" del tercer mundo, parece estar haciéndose realidad gracias a la instalación del régimen colonial planetario del capitalismo financiero.

* Texto para la charla de John Brown en Zabaldi (Iruñea/Pamplona) del 28/10/2011, en el marco de la Quincena de la Solidaridad
Leer más

Uruguay - Carta abierta a Helga Chulepin (Representante de Aratiri)

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 100 5197

TEMEMOS LO CONOCIDO

Carta abierta a Helga Chulepin

100 5200

Respetable señora:

Sus declaraciones del pasado viernes en el marco del Seminario “Treinta y Tres en foco”, en el que usted fue panelista representando a la empresa Aratirí, han despertado tal preocupación que le solicito tenga a bien leer estas líneas.

Le señalo en principio que personalmente, quien esto escribe, prefirió no entrar a la sala a escuchar su exposición para poder quedarme acompañando el campamento de los productores ganaderos que usted habrá visto – por las dudas le mando fotos- frente al predio con pancartas desplegadas al correr de la ruta 8, contra la mega minería a cielo abierto y denunciando la increíble exclusión del tema pecuario en la programación de este seminario.

No la escuché personalmente, pero si oí sus palabras en posteriores informativos de los medios locales, y sencillamente es inadmisible lo que usted afirma.

Según pude enterarme, ante la pregunta de qué piensa sobre la resistencia que genera el proyecto Aratirí en la sociedad uruguaya, usted dijo –palabras más o menos, lo que sigue no es textual sino la esencia de lo que le escuché- que es normal que lo nuevo despierte resistencia y hasta citó a cierto filósofo que habría dicho algo así como que “el desarrollo nos genera angustias” para fundamentar su teoría de que la oposición es fruto de la falta de información, por lo que la resistencia se irá apagando a medida que la gente se familiarice con el proyecto y entienda que no es tan perjudicial como al principio pudo haber pensado.

¡No puedo permitirle que afirme una cosa así sin responderle! Por la poderosa y sencilla razón de que en éste caso en particular de la mega minería a cielo abierto, las cosas son exactamente a la inversa. Cuanto más se informa la gente, más se opone. Y en el triste caso de las comunidades donde la mega minería a cielo abierto ya está instalada – cito concretamente lo que está pasando en las provincias argentinas donde hace más de 15 años se instaló esta modalidad extractiva- la resistencia crece con el paso del tiempo, porque cada vez son más evidentes las catastróficas consecuencias sociales, ambientales y políticas. Por la misma razón, en este preciso momento en Perú hay pueblos enteros sublevados contra proyectos mineros y después de intenso debate por sus nefastas consecuencias, Costa Rica se acaba de declarar “país libre de minería a cielo abierto”.

Pero le voy a contar lo que me pasó a mi personalmente, que según lo he conversado con mucha gente, parece que es un proceso bastante generalizado: al principio cuando oí que había un proyecto de explotación del hierro de Valentines, me dije “¡qué bueno! ¡por fin vamos a sacar provecho de esa riqueza que tenemos debajo de nuestros pies!”. ¿Pero qué pasó a medida que fui leyendo e informándome sobre las características del proyecto Aratirí? Mi entusiasmo inicial se ha transformado en una postura de militancia opositora porque cuanto más aprendo del tema, más me convenzo de que ésta no es la forma de aprovechar nuestra riqueza, más bien, es la peor forma de dilapidarla.

Entonces, cuando la escucho a usted decir que la resistencia popular que está soportando Aratirí, es como un acto reflejo de temor a lo desconocido, no puedo menos que responderle: se equivoca, TEMEMOS LO CONOCIDO. Entre otras cosas, ya sabemos suficiente del daño ambiental irreversible que ocasionaría, ya estamos viendo el conflicto social y la desvalorización de nuestra tierra que este proyecto está causando, ya entendimos que perdemos soberanía entregando nuestras potestades judiciales al arbitrio de tribunales extranjeros por las condiciones que imponen este tipo de mega inversiones, ya tenemos suficientes indicios de la permeabilidad de nuestros políticos al derrame de dinero que para ellos significaría y la consiguiente complicidad que ello ambienta, ya sabemos que todo el pueblo uruguayo tendría que subvencionar el costo adicional de energía eléctrica que demandaría la instalación de esta colosal infraestructura, ya no nos engañan con ofertas de muchos puestos de trabajo bien remunerado porque hemos visto como le han mentido a otras comunidades generando falsas expectativas.

Le repito: TEMEMOS LO CONOCIDO, pero no interprete mal la palabra temor. En este contexto no es sinónimo de desaliento o desánimo, mucho menos de cobardía. Significa que estamos prevenidos del peligro y sabemos que si no nos defendemos seremos víctimas de un despojo ya no solo a nosotros mismos, sino a los que aún no han nacido, a quienes les queremos heredar un país soberano que decide por sí y ante sí, cuáles son sus prioridades y sus tiempos, no dejándose manejar por el mercado como si estuviera en venta.

 

Señora, por último le pido por favor que no nos subestime más. Los que estamos luchando contra la mega minería a cielo abierto, estamos muy conscientes de los motivos que nos impulsan y  seguiremos dando batalla por que en este suelo charrúa, vive un pueblo digno que no se vende ni se rinde.

 

Aníbal Terán Castromán

1.580.435-6

100 5201

Leer más

Uruguay - Yo no milito, yo consumo

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

2-copia-1.jpg

 

Yo no milito, yo consumo

 

 

Hay cierto consenso en considerar que la militancia política se ha desplomado en número. No en la calidad ética y moral de las personas que, aún en esta época, permanecen en una organización con energías suficientes como para juntarse a intentar cambiar la sociedad. La realidad es que las organizaciones revolucionarias no viven la alegría de los años sesenta, por poner un ejemplo de época, que la inmensa mayoría de los jóvenes no ven en la adhesión política una herramienta útil para cambiar su entorno hostil y destructivo. Y esto es algo que los que seguimos considerando necesario a “la organización” para combatir el capitalismo, debemos analizar con altura de miras. Sino, podríamos desmoralizarnos ante un enemigo poderoso que ha sabido convencer a millones para que militen en sus filas.

 

Su ideología, diseñada por el capitalismo, es el consumo y tiene millones de fervorosos afiliados, prestos a llenar sedes (grandes centros comerciales) con obediencia militante, a repetir consignas elaboradas en alguna agencia de publicidad al uso, dejarse encandilar por las luces, tararear sus jingles, asistir a los reclamos y volver con material a casa tras el pago de la cuota mensual.

 

Así pues, la gente sigue teniendo deseos de salir, de juntarse, de verse, pero cambió de lugar. Donde eran reuniones en sedes partidarias y movilizaciones en la calle, ahora es pasear por el Shopping con aire acondicionado o calefacción. Puede que los hayan convencido que eso de cambiar el mundo (de destruir el capitalismo) es una utopía que se cura con los años, y que para muestra el de muchos aguerridos revolucionarios (ahora inclusive en el gobierno) que buscan lugares y ventajas fiscales para que sigan apareciendo emporios del consumo como los dichosos Shopping. Consumir crea riqueza, nos dicen, y con ella viene la prosperidad del pleno empleo, también dicen. Es la felicidad que nos ofrece un sistema que asesina, extermina, manipula, idiotiza, pero cuando se acerca el fin de año, nos desea felices fiestas y mejores compras con una seductora sonrisa. Cosas del marketing y de la ideología dominante.

 

 

Jorge López Ave.




--

CX36 Radio Centenario 1.250 AM
Av. 18 de Julio 1357 Ap. 202
Montevideo-Uruguay
Leer más

¿Por qué te callas ahoras? le pregunta un coronel del ejército al rey de España

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

9 diciembre, 2011

 

Por Amadeo Martinez Inglés, coronel del ejército español

 

Tomado de Canarias-Semanal.com

 

 

Recordando la famosísima frase que le dirigiera el monarca español al Presidente venezolano Hugo Chávez, “¿Por qué no te callas?”, el coronel del ejército español, Martinez Inglés, se la devuelve ahora al monarca en relación con el affair de presunta estafa multimillonaria protagonizada por su yerno Iñaki Urdangarin.

La carta enviada por el coronel está circulando profusamente en internet:   

Sí, sí, regio suegro del atlético Urdanga; divino monarca enviado por el Espíritu Santo a este bendito país para velar por la democracia, la felicidad, la salud y el bienestar de sus sufridos ciudadanos; rey sin par que crees provenir del testículo derecho del emperador Carlomagno cuando en realidad lo haces de la pérfida bocamanga del genocida Franco.

Sí, tú, último representante en España de la banda de borrachos, puteros, idiotas, descerebrados, cabrones, ninfómanas, vagos y maleantes que a lo largo de los siglos han conformado la foránea estirpe real borbónica culpable del atraso, la ignorancia, la degradación, la pobreza, el odio y la miseria generalizada de centenares de generaciones de españoles; presunto (estamos en un Estado de derecho aunque no lo parezca) malversador de fondos públicos para pagar francachelas sexuales; corrupto máximo en un país donde, desgraciadamente, la corrupción se mama desde la cuna; impune muñidor de una descomunal fortuna personal que nadie en este país sabe de donde ha salido; vil autogolpista castrense en aquél recordado 23-F que organizaste in extremis para salvaguardar tu detestable corona franquista; fratricida confeso (o presunto asesino) en tu juventud; reo de un delito de alta traición a la nación española al pactar en 1975 con el Departamento de Estado norteamericano, ostentando interinamente la Jefatura del Estado español por enfermedad del dictador Franco, la entrega vergonzante a Marruecos de la totalidad de la antigua provincia española del Sahara Occidental (territorio bajo administración española, según la ONU) en evitación egoísta de una guerra con ese país que hubiera puesto en peligro tu tambaleante corona; corresponsable, en consecuencia, del espantoso genocidio posterior (más de tres mil víctimas) cometido por el rey alauí, Hassan II, para dominar el inmenso territorio abandonado por España… tú que mandas callar a voz en grito a jefes de Estado extranjeros.

¿Por qué callas ahora? ¿Por qué no hablas, y cuanto antes, a los españoles? Primero ¡faltaría más! de las andanzas presuntamente delictivas (los jueces hablarán próximamente) de tu deportivo yerno, ese caradura integral que se ha valido de su matrimonio (con el, seguramente, también delictivo consenso de su gentil esposa) y de la impunidad casi absoluta de que ha gozado hasta ahora la llamada familia real española, para apropiarse de millones de euros del erario público. Con la gentil colaboración de políticos y altos cargos de las derrochadoras y detestables administraciones públicas de este país (central y autonómicas).

Y en segundo lugar, supremo líder de la ya amortizada monarquía franquista del 18 de julio, y ya va siendo hora, háblanos de todas las irregularidades y presuntos delitos cometidos por tu regia persona, algunos de los cuales acabo de señalar y que este humilde mortal (o plebeyo, como quieras) ha denunciado repetidas veces en los últimos años ante las Cortes Españolas, única institución que puede entender de los mismos en base a la absoluta impunidad constitucional de la que gozas gracias a tu amado generalísimo, el tercer dictador más sanguinario de la historia europea después de Hitler y Stalin. Presuntos delitos de los que más tarde o más temprano tendrás que responder ante el pueblo español y que, no te quepa la menor duda, ocuparán algún día páginas y páginas en la triste historia de este país de la modélica transición y gaitas parecidas.

Porque, amigo monarca, ya conoces los populares dichos: “A todo cerdo le llega su San Martín” y “El tiempo coloca a cada uno en su lugar”. Y a ti, y a toda tu familia y parentela más o menos cercana de enchufados, vagos y maleantes de toda laya, parece ser que está a punto de llegaros esa suculenta y tradicional onomástica de ancestral raíz gastronómica a la vez que el justiciero “devenir temporal de la historia” os arrincona sádicamente contra vuestro propio latrocinio y contra vuestra y escandalosa corrupción; decidido a bajaros a todos a las negras profundidades del infierno político y social.

El largo tiempo del vino (Vega Sicilia, naturalmente) y las rosas de palacios y lujosas residencias veraniegas (más de siete lustros), gastándoos a espuertas el escaso dinero de los amados y tontorrones súbditos, toca a su fin. Y todos, absolutamente todos los componentes de esa tu despreciable familia real, tendréis que comparecer algún día ante la justicia; unos, como el atlético y descerebrado deportista de elite que creyó que le había tocado la bonoloto cuando la infantita de marras le eligió como dulce esposo de su particular cuento de hadas, muy pronto, porque las pruebas son irrefutables y porque, aunque torpe y lenta, la bella diosa ciega celtibérica de la balanza de oro, no podrá esta vez mirar para otro lado y tendrá que castigar como se merece tanto derroche, tanto latrocinio y tanta vagancia familiar e institucional; otros, como las infantitas borbónicas casadas o separadas temporalmente de sus parejas, que se dejan querer cobrando espectaculares sueldos millonarios de grandes empresas españolas y multinacionales y que, con tribunales o sin ellos, pronto tendrán que renunciar a tanta bicoca; y tú, todavía rey franquista de todos los españoles, aún protegido como estás por la larga mano del dictador y por la nefasta herencia constitucional de unos cuantos pelotas de intramuros del régimen (padres de la patria, qué risa) que parieron una Carta Magna a tu medida haciéndote divino e inviolable… no te confíes demasiado que el horno no está para bollos y muy pronto pintarán bastos en las calles y avenidas de muchas ciudades españolas.

¡Deja ya de hacerte el muerto! ¡Deja ya de emplear medios del Estado (aviones militares y demás) para acudir a grandes premios de Fórmula I o torneos internacionales de tenis a la par que eludes con total desvergüenza las escasas y ridículas obligaciones de tu medieval cargo…y habla! Cuéntanos a los españoles si conocías o no las presuntamente delictivas andanzas de tu todavía yerno, el Urdanga ése, y por qué te hiciste el sueco si, como es de cajón, las conocías. Y, también, nos pones al corriente de a cuanto asciende a día de hoy tu amañada fortunita, de como se desarrollaron (sin entrar en detalles morbosos, desde luego) tus pícaras alegrías amatorias con cargo a los fondos reservados del Estado español, de como transcurrió el tortuoso día (23-F del 81) en el que salvaste a todos los españoles… y de todas las demás guarrerías personales y familiares cometidas en tu ya largo reinado. Así los españoles nos iremos enterando de todo ello sin tener que acudir a Internet y los jueces y los diputados electos del Partido Popular del hoy “muy asustado y mudo Rajoy” podrán ir tomando nota. Para cuando haga falta, naturalmente…


--

CX36 Radio Centenario 1.250 AM
Av. 18 de Julio 1357 Ap. 202
Montevideo-Uruguay
Leer más

UN GRANO DE MIAZ - ¿CÓMO GANAR A LA CLASE MEDIA?

11 Diciembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

10.12.11

quijote

¿CÓMO GANAR A LA CLASE MEDIA? (Sábado 10-12-2011)

La Revolución Bolivariana desde sus inicios ha buscado la respuesta, implementado todo tipo de incentivos para cautivar a la pequeña burguesía, a la clase media… y el resultado es flaco, siguen adversándonos con las entrañas y además erosionan nuestra natural base social. Revisemos.
La intención de enamorar a esta capa social con halagos materiales ha fracasado. Lo afirman las encuestas. Si es una clase que no es golpeada en su economía, en su vida cotidiana ¿Por qué nos adversa? Si sigue consumiendo, sigue vacacionando ¿por qué prefiere lavar carros en Miami?
La respuesta está en la psiquis, en lo espiritual, es allí donde se da el combate. Los dirigentes oligarcas tienen la inteligencia para crear tiranos ficticios, falsas pérdidas de libertades, falsos desabastecimientos, fragmentar a la sociedad, proponer salidas egoístas individuales, aterrorizar y después presentar absurdos para aliviar el pánico.
Es así que un candidato a alcalde propone hacer de su municipio una "isla de seguridad", aislarlo del resto de la humanidad, y así los vecinos podrán respirar tranquilos. Es probable que este egoísmo absurdo, elevado al máximo, gane elecciones.
Este candidato cosecha lo que los instrumentos de deformación siembran en el alma de la sociedad: el egoísmo. Ese es el centro de la batalla: el egoísmo contra el sentido de sociedad, contra el amor.
En la Revolución hemos cometido el error de esquivar este campo de batalla, nos limitamos a halagar a la clase media, pelear sólo en lo material, ignoramos el combate por el espíritu de la clase media.
Debemos demostrarles dos puntos importantes:
Primero la imposibilidad de seguir viviendo de la manera que el capitalismo nos impone. No podemos vivir unos derrochando y otros en la miseria, y todos lesionando a la naturaleza. Es evidente que de seguir la agresión capitalista en contra de la naturaleza, las condiciones mínimas para la vida desaparecerán y vendrá su extinción, pero antes la guerra de todos contra todos alcanzará lo inaudito.
Segundo, mostrar las bondades del Socialismo como única manera de conseguir un clima de felicidad y tranquilidad para esta generación y las generaciones futuras. Sólo las sociedades integradas que funcionen como un solo cuerpo, serán capaces de enfrentar con posibilidades de éxito las dificultades que se avecinan.
El dilema es claro: si seguimos halagando a la clase media con prebendas materiales, los resultados serán mínimos, y en el intento perderemos base social chavista. Ahora bien, si tomamos el camino del convencimiento, de un llamado a la conciencia, si damos la pelea en el espíritu, entonces tendremos oportunidad de romper la dura costra del rechazo en la clase media.
El sistema revolucionario de medios de difusión de ideas debe entenderse como los instrumentos de una guerra que se escenifica en el alma de la sociedad. No podemos seguir dando esa batalla con los mismos métodos, las mismas cuñas que se usaban a principios del siglo pasado, es necesario entender la publicidad como materia de especialistas y no como capricho. Difundamos el Socialismo con la pasión del náufrago.
¡Con Chávez!
Leer más