Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Bolivia defiende despenalizar masticado de hoja de coca

23 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

París, 20 ene (PL) Bolivia manifestó hoy en Francia su esperanza de que se apliquen enmiendas a una Convención de Naciones Unidas de 1961 para despenalizar el masticado de hoja de coca, una práctica ancestral de su país y otros territorios andinos.

  Camino a Londres luego de visitar Madrid y Bruselas, el ministro boliviano de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, subrayó a la prensa aquí que la campaña de La Paz en ese sentido se hace en apego a tradiciones culturales de hace miles de años.

Esperamos que el 30 de enero, fecha límite para dar a conocer los resultados de la demanda boliviana, se adopte la enmienda porque hay un evidente consenso. De no ser así, se convocaría a una Conferencia Internacional al respecto, explicó.

Choquehuanca destacó que al mismo tiempo que Bolivia defiende una costumbre que practica gran parte de su población, sigue atenta y emprende acciones firmes en la lucha contra el narcotráfico.

Nos hemos propuesto reducir los cultivos de coca en cinco mil hectáreas cada año, pero en el 2010 los disminuimos en ocho mil hectáreas, para evitar que la hoja sea desviada para actividades de los carteles de la droga, comentó.

Es un trabajo paciente y complejo, de persuasión porque hay que explicar a los campesinos la necesidad de recortar los cultivos de coca, añadió.

El diplomático reiteró que Bolivia no pide despenalizar la hoja de coca, "sino el masticado de hoja de coca", sobre lo cual recibió el apoyo y comprensión de España y Francia, y la promesa de Bélgica de estudiar el asunto.

Supimos que en algún momento existían aprehensiones de Colombia y el rechazo de Japón a levantar esta restricción, que entra en conflicto con otra de la ONU de 1988, y sabemos de la ambigüedad de Estados Unidos, pero esperamos salir adelante, precisó.

No se le puede pedir a un país que deje de ejercer su cultura, mucho más si la UNESCO declaró en 2003 a la cultura Kallawaya Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, que asimismo mastica hojas de coca, argumentó.

lac/ft

Prensa Latina

Separador

 

Vamos por partes en esta historia.

Primero, algo que a esta altura TODOS ya deberíamos saber:

 

La coca NO es cocaína
 
  JORGE GÓMEZ BARATA  
 

 

Pretender emborracharse chupando caña de azúcar, bebiendo el guarapo que se extrae de ella, o intentarlo con jugo de maguey es lo mismo que intentar drogarse masticando hojas de coca.

Del jugo de la caña de azúcar, después de un proceso que incluye la producción de mieles, la fermentación, el refinamiento y la mezcla con agua los cubanos obtienen el ron, una bebida alcohólica de excelente reputación, mientras que con el maguey los mexicanos elaboran el Tequila.

Aproximadamente ocurre lo mismo con el clorhidrato de cocaína, uno de los 13 alcaloides contenidos en la hoja de la planta de coca que requiere de un proceso químico específico para ser desprendido, aislado y refinado antes de que se le pueda utilizar como fármaco, anestésico o droga.

En realidad, mediante la masticación de la hoja, costumbre asociada al estilo de vida de algunos pobladores de los Andes, se logra producir ínfimas cantidades de la sustancia.

La masticación de la hoja está objetivamente limitada por la cantidad que cabe en la boca y por el tiempo que es necesario para que la maceración producida por el roce contra el paladar precipite el alcaloide.

De ese modo, es un lento, aburrido y laborioso proceso, angustioso para quienes lo presencian por primera vez. El campesino andino asimila minúsculas cantidades de una sustancia tan dañina como la nicotina y menos agresiva que el ron, aunque bueno es reafirmarlo, ninguna es inocua.

Por su carácter ancestral, que la convierte en un componente de la cultura andina y por sus efectos a corto plazo, la costumbre de masticar hoja de coca no configura un cuadro de enviciamiento que haga peligrosos a quienes lo practican.

La hoja de coca es en Bolivia un cultivo legal, limitado a determinadas regiones y a extensiones fijadas por la ley y un producto cuya exportación es fiscalizada por organismo oficiales, tanto bolivianos como de los países de donde proceden los compradores.

El cultivo de la planta es la base de muchas economías familiares y de la subsistencia de comunidades campesinas, lo que explica la resistencia de amplios sectores del pueblo boliviano al exterminio por decreto y mediante procedimientos brutales de sus sembrados.

La planta de la coca, especialmente sus hojas, constituyen una materia prima de la industria farmacéutica, que la emplea en la fabricación, entre otros medicamentos, de una amplia gama de anestésicos. También se afirma que forma parte de la fórmula de la Coca Cola, aunque sus fabricantes insisten en que se trata de una coca "descocainizada".

Estos procesos no tienen absolutamente nada que ver con la drogadicción ni con el narcotráfico. Ningún campesino cocalero es rico, sus hijos no estudian en universidades europeas ni norteamericanas, ni frecuentan las lujosas tiendas o discotecas de los países desarrollados.

Equiparar a un drogadicto que en Nueva York, Madrid, Tokio o cualquier otra parte, se inyecta una sustancia altamente refinada, cara, introducida ilegalmente por organizaciones criminales de amplias ramificaciones internacionales, con un indígena que en el altiplano o en las estribaciones de Los Andes mastica una hoja de coca, es tan estúpido como culpar a los cosecheros de caña de azúcar o de maguey por el alcoholismo.

Con certeza, en su desarrollo, como un factor del progreso, la sociedad boliviana dejará atrás la practica de masticar hojas de coca, como mismo se extinguirán otros hábitos tóxicos. Entonces, paulatinamente ese cultivo se irá reduciendo a las necesidades de la industria farmacéutica, de alimentos y otros usos legales.

Atacar al presidente electo de Bolivia, Evo Morales, por sus raíces de origen con los cultivadores legales de la coca e intentar por ello vincularlo al narcotráfico, no sólo es una muestra de supina ignorancia, sino además, un acto miserable.

 

Separador

 

La Paz, marzo12 del 2009

Al señor

Ban Ki-moon

Secretario General de las Naciones Unidas

Nueva York

Señor Secretario General:

Tengo el agrado de dirigirme a usted en nombre del gobierno de Bolivia para Solicitar la eliminación de los incisos 2e) y 1c) del Articulo 49 de la Convención única de Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 a través de los procedimientos establecidos en el articulo 47 de la citada Convención.

El inciso 2e) del articulo 49 establece que “La masticación de hoja de coca Quedara prohibida dentro de los 25 años siguientes a la entrada en vigor de la Presente Convención conforme a lo dispuesto en el inciso I del articulo 41”y el inciso 1c) del articulo.49 señala que un Estado Parte de la Convención puede reservarse el derecho de autorizar temporalmente en cualquiera de sus territorios... “La masticación de la hoja de coca”.. en el marco de las limitaciones establecidas en el inciso 2 e), es decir dentro del limite de los 25 años.

EI 23 de septiembre de 1976 Bolivia depósito la ratificación de la convención Única de Estupefacientes de 1961. En consecuencia para Bolivia entró en vigor el 23 de octubre de  1976 habiéndose cumplido el 2001 los 25 años a los cuales hace referencia el inciso2 e) del artfculo49.

La masticación de la hoja de coca es una práctica ancestral y milenaria de los pueblos indígenas andinos que no puede ni debe ser prohibida.

El habito de masticar las hojas de coca en la región andina de Suramérica se remonta a  por lo menos 3000 años antes d e Cristo las evidencias históricas demuestran que la hoja de coca es usada desde hace milenios en las culturas andinas (preincaicas e incaicas) y desde hace siglos por las culturas amazónicas y guaraníes.

El masticado o "acullico" es parte de las prácticas socio culturales y rituales de los pueblos indígenas andinos. Esta (íntimamente ligado con nuestra historia e identidad cultural.

Actualmente es practicada por millones de personas en Bolivia, Perú, norte de Argentina y Chile, Ecuador y Colombia. Su  uso y simbología comprenden connotaciones rituales, religiosas y socio culturales que trascienden el ámbito de las culturas indígenas y comprenden también a sectores de mestizos.

La masticación de hoja de coca ayuda a mitigar las sensaciones de hambre, de energía durante largas jornadas laborales y mejora el desarrollo de metabolismo en la altura.

La masticación de la hoja de coca no causa ningún daño a la salud humana ni ningún tipo de trastorno ni adicción. Mascar coca no significa consumir cocaína. El alcaloide de la cocaína que se encuentra en proporciones inferiores al 0,8% en la hoja de coca y que se ingiere por vía oral a través de la masticación no es estable en un medio acido como el estomago y se hidroliza en su interior.

La sociedad. Boliviana a evidenciado en múltiples formas que el uso de la hoja de coca no provoca daños a la salud. La praxis histórica evidencia que no se han presentado evidencias clínicas de toxicidad en pacientes ni reportes clínicos de toxicología de personas que mastican la hoja d e coca en Bolivia. De hecho, nunca se ha internado a una persona en un centro de tratamiento de drogodependientes por problemas de adicción a la hoja de coca.

Incluso el Informe de la comisión de Investigación sobre la hoja de coca de Mayo de 1950 que sirvió de base para la convención de 1961 ,afirma “el masticado de la hoja de coca no parece generar una adicción a la droga desde un punto de vista medico". Este informe considera la masticación de la hoja de coca como un “habito”.

Sin embargo este informe, en base a argumentos no científicos equivocados y c argados de perjuicios socioculturales, plantea que el masticado de hoja de coca debe ser “suprimido" porque supuestamente “mantiene el circulo vicioso de la mala nutrición”, “induce al individuo a cambios indeseables de carácter intelectual y moral” “con certeza dificulta las posibilidades de que los masticadores puedan obtener estándares sociales mas altos”,”reduce el incremento del  trabajo productivo y mantiene un bajo estándar económico de vida”.

El objetivo de la Convención única de Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 es el de fiscalizar el uso indebido de estupefacientes y no de prohibir “hábitos” ni practicas socio culturales que no hacen daño a la salud humana.

Las restricciones y prohibiciones al masticado de hoja coca establecidos en los incisos1c) y 2e) del articulo 49 de la Convención única de Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 constituye un atentado a los derechos de los pueblos indígenas consagrados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas el Pacto Internacional de los Derechos económicos Sociales y Culturales; la Convención de 1969 de la Organización Internacional del Trabajo; la Declaración sobre la Diversidad cultural la Convención sobre la Protección Promoción de la Diversidad de las Expresiones culturales y la Declaración de la UNESCO a favor de la cosmovisión del Pueblo Kallawaya como patrimonio oral e intangible de la humanidad entre otros.

Este articulo 31 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas a la letra dice: “los pueblos indígenas tienen derecho a mantener controlar, practicar y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos culturales sus expresiones culturales tradicionales y las manifestaciones de sus ciencias, tecnologías y culturas, comprendidos  los recursos humanos y genéticos, las semillas las medicinas, el conocimiento de las propiedades de la fauna y la flora, las tradiciones orales, y las artes visuales interpretativas. También tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su propiedad intelectual de dicho patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales tradicionales”.

El 10de junio de 1990 a tiempo de depositar el instrumento de ratificación de la convenci6n de las Naciones unidas sobre el trafico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas de 1988, la Republica de Bolivia presento una reserva en la cual señala: “que la hoja de coca es de uso y consumo .generales en Bolivia, por lo cual, si se aceptaran las disposiciones mencionadas, gran parte de la población boliviana tendría que ser considera criminal y sancionada como tal, lo que hace que las normas sean inaplicables en el caso concreto”.

El informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes correspondiente a la gestión 2007 hace evidente el gran equivoco de la Convención Única de Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 al recomendar “La Junta exhorta a los Gobiernos de Bolivia y el Perú a que adopten medidas sin demora con miras a abolir los usos de la hoja de coca que sean contrarios a la Convenci6nd e 1961, incluida la practica de masticarla. Los Gobiernos de esos países y de Colombia deben  redobla r sus esfuerzos contra la fabricación ilícita y el trafico de cocaína.  La Junta hace un llamamiento a la comunidad internacional para que preste asistencia a esos países a fin de alcanzar esos objetivos”. En síntesis pedimos:

- la eliminación del inciso 1c) del articulo 49 de la Convención única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 porque no se puede autorizar temporalmente la masticación de la hoja de coca como si esta practica socio cultural estaría condenada a desaparecer en algún momento y. fuera supuestamente un mal que transitoriamente debe ser permitido y,

-. la eliminación del inciso 2e) del articulo 49 porque es un grave error .pretender abolir la masticación de la hoja de coca en 25 anos.

Seguros de que con el concurso de toda la comunidad internacional podremos modificar estos dos graves errores de la Convención única de las Naciones Unidas sobre estupefacientes de 1961, deseo en esta oportunidad reiterarle las expresiones de mi más alta y distinguida consideración.

 

                                                 Evo Morales Aima

                                Presidente de la Republica de Bolivia

Separador

 

Bolivia y la hoja de coca: "Que nos permitan practicar nuestra cultura"

El canciller de Bolivia, David Choquehuanca, con su homóloga de España, Trinidad Jiménez

El canciller dijo que el gobierno español decidió apoyar la solicitud de enmienda de Bolivia.

Esta semana, el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, emprendió una gira por cinco países europeos con el objetivo de informar sobre la propuesta boliviana ante Naciones Unidas para despenalizar el masticado de hoja de coca.

Su viaje lo llevó a España, Bélgica y Francia. Este jueves, Choquehuanca llegó al Reino Unido, donde explicó a BBC Mundo la posición de su gobierno.

En 2009, el presidente de Bolivia, Evo Morales, presentó ante Naciones Unidas una enmienda para despenalizar el masticado de coca, prohibido en el Tratado de 1961 sobre Narcóticos.

La despenalización de esta práctica podría salir adelante si ningún país presenta objeciones antes del próximo día 31 enero.

El funcionario reconoció diferencias en la recepción que está teniendo la propuesta boliviana en algunos países de Europa.

Nos han indicado que el día 26 tienen una reunión donde los países europeos van intercambiar ideas y no sabemos qué va a salir de esa reunión

David Choquehuanca, canciller de Bolivia

"El gobierno español ha decidido apoyar la solicitud de enmienda de Bolivia. Pero nos preocupa la posición de otros países. Francia nos ha manifestado después de recibir la información que apoyan el masticado de la hoja de coca (…) En Bélgica nos ha manifestado su canciller que ellos requieren más información", señaló Choquehuanca en diálogo con BBC Mundo.

"Nos han indicado que el día 26 tienen una reunión donde los países europeos van intercambiar ideas y no sabemos qué va a salir de esa reunión", manifestó.

"Les preocupa que esto vaya a aumentar los cultivos de coca. Queremos decirle a la comunidad internacional que el objetivo no es incrementar los cultivos de coca, sino que se nos permita practicar nuestra cultura", agregó.

En este sentido, Choquehuanca aceptó que internacionalmente existen prejuicios que tienden a equiparar la hoja de coca con la cocaína.

Otro frente

La diplomacia boliviana de la coca podría tener que atender un nuevo frente al otro lado del Atlántico.

El canciller de Bolivia, David Choquehuanca

Choquehuanca defendió la estrategia actual de lucha contra el narcotráfico del gobierno boliviano.

En los últimos días, algunas fuentes señalaron que Estados Unidos tiene previsto objetar ante Naciones Unidas, un hecho que paralizaría la reforma automática del tratado.

"Yo tengo la esperanza de que ellos puedan entender lo que estamos buscando. Posiblemente por falta de información ellos están queriendo objetar (…). En esta enmienda no buscamos la despenalización de la hoja de coca sino que nos permita el masticado de la hoja de coca", apuntó Choquehuanca.

Contra el narcotráfico

Ante la posibilidad de que Estados Unidos ponga sobre la mesa de negociaciones la necesidad de una colaboración más estrecha con La Paz en la lucha contra el narcotráfico, el canciller también defendió la política de su gobierno en este punto.

"A veces no entiendo yo a Estados Unidos. Tenía preferencias arancelarias con los países andinos en compensación con la lucha contra el narcotráfico. Los resultados en Bolivia han sido mejores que en Colombia, Ecuador y Perú, pero nos quitan las Preferencias Comerciales y de Erradicación de Drogas en los Andes (ATPDEA, por sus siglas en inglés) a nosotros", remarcó.

Queremos decirle a la comunidad internacional que el objetivo no es incrementar los cultivos de coca, sino que se nos permita practicar nuestra cultura

Choquehuanca descartó volver a colaborar con la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

"Una vez que se ha salido la DEA los resultados han sido más exitosos en Bolivia (…). Ahora no sólo intervienen los de la fuerza especial de lucha contra el narcotráfico. Ahora intervienen las comunidades", dijo.

"Hay un esfuerzo para persuadir a los cultivadores de hoja de coca no incrementen los cultivos. Hay participación de las comunidades en pleno respeto a los derechos humanos. Sin muertes", expresó.

La DEA fue expulsada en 2008 por el gobierno boliviano, acusada de espionaje y supuestas actividades para desestabilizar al país. Washington ha tenido frecuentemente una posición crítica frente a la política antidrogas del gobierno de Evo Morales.

En septiembre pasado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el informe anual al Congreso de su país acerca del estado de los esfuerzos contra el narcotráfico indicó que el gobierno de Bolivia "ha fallado de forma demostrable" en su lucha contra las drogas, según un comunicado emitido por la Embajada de Estados Unidos en La Paz.

Separador

Dejemosle masticar sus hojas de coca!

El chaski que aqui vemos en la foto, recorria el antaño "Camino del Inca" a trote corto y descansado. Llevaba en su memoria un importantes mensaje del Inca ,a uno de sus generales y para recorrer aquellos 200 kilometros de viaje, iba mascando su bola de hojas de coca recargandole  fuerzas para arribar a destino. A su termino, cumpliendo la orden superior, el indio descansaba y bebia su tradicional te de la hoja de coca que portada en su "qëpi", donde llevaba objetos y encomiendas.

Es la corta historia de una tradicion, de una herencia en peligro de desaparecer! 
El cinismo de la politica internacional en una tradicion andina.
Y con el pasar de los siglos llegaron los traficantes convirtiendo a la hoja de coca que otrora fuese la mantencion de muchos, en una de las drogas mas vendidas en el mundo, en uno de los peores problemas sociales que conozca el planeta.
Y esa sociedad la condeno sin siquiera considerar que este objeto de la naturaleza usado como corresponde, como una simple infusion natural agregandole agua caliente y nada mas, es tambien un conjunto vitaminico, un tranquilizador, solucion a la "puna", al soroche y a otros tantos males en las alturas andinas. 
La simple hoja de esta planta milenaria es hoy protagonista en la agenda internacional. En estos momentos, las relaciones internacionales y sus mecanismos especializados en el comercio de drogas ilegales, han alcanzado las mas altas esferas diplomaticas, resaltando la solicitud que se viene haciendo desde hace una decada: " la hoja de coca no deberia ser parte del estricto control internacional de estupefacientes" porque para conseguirlo hay que refinarla con alcaloides y asi,  convertirla en cocaina. Alli esta su maldad, el daño a la sociedad mundial, ahi esta lo ilicito del negocio.
La ilegalidad mundial.
Asi, entonces, la Convencion anti-narcoticos de Naciones Unidas, procedio a  prohibir su uso dando 25 años de plazo para que las naciones que la cultivan pongan fin a su siembra, dediquen sus terrenos y esfuerzos agricolas para alimentos aceptables de consumo regular.
Medio siglo mas tarde, sin embargo, su consumo continua siendo legal en partes de Colombia y Venezuela, en Bolivia, Peru, en el sector fronterizo chileno/peruano/boliviano y el noreste de Argentina.
La constitucion boliviana protege su existencia como parte cultural, como herencia ancestral, consecuentemente propuso una enmienda a la resolucion de la ONU del 61, planeando remover dicha clausula, prohibiendo la siembra del arbol de la coca.
Al finalizar este mes la ONU pondra esta tematica en la mesa de discusiones con el fuerte apoyo norteamericano y britanico, insistiendo en mantener el articulo de marras.
Una cinica posicion politica.
Al iniciar este segmento de nuestro comentario, debemos decir que en Bolivia es costumbre ofrecer una tasa de te de coca como tradicion en la bienvenida a cualquiera reunion casera.
Ahora bien, visitando la pagina web de la Cancilleria norteamericana en internet, nos encontramos con que pese al apoyo de Washington por mantener la prohibicion de la hoja de coca en el acuerdo de Naciones Unidas, el ministerio recomienda a sus conciudadanos beber una tasa de te de coca llegando al sector andino para asi combatir su altitud, el soroche o puna; Mas aun, su embajada en La Paz es reconocida por servirla a visitantes.
La cosas no son tan simples como parecieran, considerando que la declaracion oficial de Naciones Unidas endorso este Enero a la declaracion de principios indigenas " garantizando la proteccion a la hoja de coca como una cuestion cultural, parte de la herencia indigena, tradicional y necesaria" segun su texto.
Es obvio que la politica y sus guerreros contra la droga, prevalecieron a la diplomacia en esa  " garantia cultural y tradicional de los pueblos andinos ", pese a que la Casa Blanca aun hace desesperados esfuerzos por mejorar sus relaciones con la Bolivia de Evo Morales despidiendo al embajador, el  pasado 2008.
Epilogo.
Y asi las cosas, aqui mostramos nuestro apoyo a las declaraciones del Instituto Internacional y a la Universidad de Harvard diciendo que " ya es hora de reparar el error historico de haberla incluido en una de las categorias mas nocivas de narcoticos, con las consecuencias que esto ha tenido en la region andina."

notisur-usa-latinoamerica

Separador

Tejiendo pistas - Xavier Albó

Acullico, NNUU y EEUU

La Razón

Ojalá esta modesta columna sea leída por las delegaciones locales de las NNUU y de los EEUU para que sean mediadores calificados ante sus mandantes para explicar la pertinencia de la actual campaña de Bolivia a favor de eliminar la masticación de la hoja de coca dentro de las prohibiciones de la Convención Única de las NNUU sobre Estupefacientes de 1961 y su protocolo de 1972.

Como aclara un comunicado de la Cancillería de enero 2011, este paso mínimo “no implica aceptar ni promover el libre cultivo de la hoja de coca”. Es simplemente hacer justicia frente a una prohibición sin base científica que se coló en aquella Convención en base a la débil información y prejuicios de la época con toques que hoy quizás llamaríamos racistas.

El art. 49-e de dicha Convención dice: “la masticación de la hoja de coca quedará prohibida dentro de los 25 años siguientes a la entrada en vigor de la presente Convención”. Ya pasaron 25 y más años y ahora, si no hay objeciones en contra hasta fines de enero, la prohibición desaparecerá. Hasta ahora sólo hubo objeción de Colombia, Egipto y Macedonia pero la retiraron tras las explicaciones de nuestra Cancillería. Sin embargo, Estados Unidos ya ha manifestado su intención de presentar una objeción y busca aliados en esa su contra campaña.

A estas alturas, tal tipo de contra campaña ya no tendría una base sólida científica ni antropológica. Iría incluso contra los art. 11 y 12 de la Declaración de las NNUU sobre Pueblos Indígenas del 2007 sobre la que Estados Unidos ha anunciado revertir su anterior voto negativo en positivo. Ha sido el último en hacerlo. A lo más, sería una movida política.

En 1986, el prestigioso antropólogo norteamericano William Carter, posteriormente jefe de la sección latinoamericana de la Library of the Congress en Washington, junto con su colega aymara Mauricio Mamani publicaron un clásico de 530 páginas titulado Coca en Bolivia (La Paz, ed. Juventud) que muestra hasta la saciedad que el masticado de coca (akulliku o pijcheo) tiene muchas virtudes, usos sociales y culturales sin los efectos nocivos que se difundían a mitad del siglo XX.

Poco después, entre 1991 y 1994, el Programa sobre Uso Indebido de Substancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS/PSA), en colaboración con UNICRI, efectuó el mayor estudio mundial sobre la cocaína hasta la fecha, cubriendo 19 países sobre el uso de la cocaína y de otros productos de la coca, sobre sus usuarios, sobre los efectos en los usuarios y en la comunidad, y sobre la respuesta de los gobiernos ante el problema de la cocaína.

Con relación a nuestro tema, destacó  de nuevo que el uso tradicional de la coca no parece tener efectos negativos para la salud y tiene en cambio funciones terapéuticas, sagradas y sociales positivas entre los pueblos indígenas de la región andina, así como entre algunos grupos del Brasil. Se esperaba publicar los resultados en 1995, pero el Departamento de Estado de los EEUU lo objetó y hasta ahora sólo son asequibles parcialmente por vías informales. El lector interesado puede encontrar más referencias en el Nº 79 de la revista Cuarto Intermedio, pp. 51-75.

Separador

Ecuador apoya campaña de Bolivia para despenalizar mascado de coca

Ecuador formalizó su apoyo a la campaña boliviana para que la ONU despenalice el mascado de la hoja de coca, según un documento entregado este viernes al embajador de La Paz en Quito, Javier Zárate.

El texto, que el diplomático recibió del vicecanciller Kintto Lucas, reseña varios artículos de la Constitución ecuatoriana y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, informó el ministerio de Relaciones Exteriores.

La Carta Magna, recordó la cancillería, proscribe la discriminación "por razones de etnia" y consagra el derecho de las personas a ejercer su identidad cultural y difundir sus expresiones culturales. El mascado de coca no es una práctica ancestral en Ecuador.

En tanto, el manifiesto de la ONU señala que los pueblos indígenas "tienen derecho a practicar y revitalizar sus tradiciones y costumbres culturales", y "los Estados adoptarán medidas eficaces para garantizar la protección" de esas garantías, evocó el ministerio.

La Convención de 1961 de la ONU sobre Estupefacientes considera la hoja de coca como tal, y Bolivia, donde el mascado de coca es una práctica ancestral, presentó una enmienda para desligar ambas cosas.

Si ningún país se opone, la enmienda boliviana al texto de la ONU sería automáticamente adoptada a partir del 31 de enero, al expirar el plazo necesario de 18 meses desde que fue presentada.

El Economista.es

Separador

España apoya despenalizar el mascar hojas de coca

Así lo ha informado la embajada boliviana en Madrid

Agencias, Madrid | 20/01/2011

 


Una mujer y una niña junto a fardos de coca en Bolivia

Una mujer y una niña junto a fardos de coca en Bolivia.

España ha garantizado a Bolivia que apoyará su campaña internacional para despenalizar el masticado de la hoja de coca y no presentará ninguna “objeción expresa” a la propuesta que el Gobierno de Evo Morales promueve en el seno de la ONU, ha informado la embajada boliviana en Madrid.

Así se lo trasladó la ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, a su colega boliviano, David Choquehuanca, durante un encuentro mantenido en la tarde del martes en Madrid.

“España no interpondrá objeción expresa” a la propuesta boliviana, aseguró Jiménez en esa entrevista, según afirma la legación en un comunicado, en el que también se informa de que Jiménez recordó que “España ha mostrado desde un principio su comprensión al planteamiento boliviano” y garantizó que “seguirá procurando el espíritu de consenso” entre La Paz y los opositores a esta medida, EEUU entre ellos.

Un portavoz del departamento que dirige Jiménez no ha confirmado a Europa Press que la Ministra se comprometiera a no presentar objeción alguna a la propuesta boliviana, pero sí ha indicado que garantizó a Choquehuanca que España “buscará el consenso entre las dos partes antagónicas”.

Bolivia persigue apoyos internacionales para que prospere la enmienda que ha presentado a dos apartados de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 que prohíben masticar la hoja de coca.

El próximo 31 de enero termina el plazo para que los países firmantes de la convención presenten objeciones a la propuesta boliviana. Si nadie se opone, la enmienda de La Paz entraría en vigor automáticamente, pero todo apunta a que al menos Washington tiene intención de presentar una objeción.

Tras pasar por Madrid, Choquehuanca visitará Francia, Bélgica y Reino Unido en busca de más apoyos. La Paz defiende que el masticado de la hoja de coca es una costumbre ancestral que no ha desaparecido con el transcurso de los años y no lo hará porque es inherente a la cultura del pueblo boliviano. De hecho la Constitución boliviana de 2009 la protege como “patrimonio cultural”.


Compartir este post

Comentar este post