Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

URUGUAY - Vecinos punta del diablo contra ratirí‏

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

DSC01680

NOS FUIMOS EN SILENCIO , DEJANDO EL VACÍO AUDITORIO DE PUNTIGLIANO
La localidad de Punta del Diablo recibió este miércoles  a las 18y30 a el Sr. Puntigliano y su comitiva llamada "comunidad".
“todos enfundados en máscaras leímos la proclama y finalmente pedimos que sean las autoridades que vengan y den la cara. Una vez terminada la proclama las 100 personas nos levantamos y nos fuimos en silencio , dejando el vacío auditorio de Puntigliano con 15 personas entre ellos gente de la empresa.”
Miércoles 29 de junio 18y30 Hostería el pescador:
 
La localidad de Punta del Diablo recibió a las 18y30 a el Sr. Puntigliano y su comitiva llamada "comunidad".
Se encontró con un pueblo unido , con referentes de la costa que acompañaron a esta comisión . Compañeros de Chuy, Coronilla, Barra de Chuy, Valizas, San Isabel y Rocha acompañaron en la fría noche , esta iniciativa que será el inicio de varias..
Que será el inicio de un Rocha unido y comprometido con sus gente y sus recursos comprometido y presente en la toma de decisiones.
Se juntaron casi 100 personas que  fueron a la hora y lugar señalados la hostería del Pescador .
Una vez todos instalados ante de iniciar la charla un compañero se levantó y pidió leer una proclama costera.
todos enfundados en máscaras leímos la proclama y finalmente pedimos que sean las autoridades que vengan y den la cara. Una vez terminada la proclama las 100 personas nos levantamos y nos fuimos en silencio , dejando el vacío auditorio de Puntigliano con 15 personas entre ellos gente de la empresa.
Una  vez afuera , espontáneamente decidimos reunirnos y ahora esta vez nos fuimos a la vieja iglesia todos juntos a compartir una vez más nuestra proclama .
Fuerza que se puede seguimos adelante compañeros!!!
 
 
 
 
 
 
Los Vecinos y Amigos de Punta del Diablo, y todas las comunidades de la costa de Rocha representadas por los aquí presentes, manifestamos un total y definitivo rechazo a la instalación de la empresa multinacional Zamin Ferrous en el territorio Uruguayo.
Enfatizamos firmemente que ya estamos informados sobre los detalles del proyecto que hoy nos vienen a plantear.  Conocemos lo que es la mega minería a cielo abierto a nivel mundial, así como lo que significaría la construcción de una terminal portuaria de gran calado en nuestras costas.
No corresponde que una empresa privada venga a intentar convencernos de aceptar su proyecto.
Es la responsabilidad de nuestros representantes políticos, no sólo actuar por el bien del pueblo, sino también de presentarse aquí para informarnos de las decisiones que se están tomando en relación al megaproyecto. Por eso lo que solicitamos es que vengan las autoridades correspondientes, los que están involucrados en tomar decisiones que nos pueden perjudicar como comunidad, como departamento, y como país.
Hace más de tres meses le pedimos al Sr. Ministro de Turismo (Dr. Héctor Lescano) y el Director General de Turismo (Antonio Carámbula) que vengan a informarnos, ¡y todavía los estamos esperando!  Hace 6 meses nos dijeron que Punta del Diablo era el 4to lugar del país en entrada de divisas para su ministerio, y que se comprometían a apoyarnos: ¡QUE NOS MUESTREN AHORA CÓMO NOS APOYAN!
Gente, nos siguen queriendo vender espejitos de colores. Esta empresa lava su imagen frente a la opinión pública invirtiendo dinero en la Selección Uruguaya de Fútbol y en el patrocinio de la Selección de las Olimpíadas Especiales.  Y esto es solo el comienzo de las maniobras que harán en nombre de la nueva “Fundación Zamin” cuyo fin es, simplemente, tratar de comprarnos y dividir al pueblo uruguayo.
Seguimos denunciando ante las autoridades presentes, la prensa y la ciudadanía los terribles manejos de esta empresa.  Mientras ellos firman contratos de sponsor para limpiar su imagen, vienen a comunidades con representantes, tergiversando y generando desconfianzas entre los pobladores.
Las comunidades de toda la costa -- y muchos otros que se siguen acercando cada vez más a este destino natural -- estamos unidas en nuestro fuerte rechazo a este proyecto en su totalidad.  Sabemos muy bien que este no es solamente un tema ecológico (nosotros no somos un grupo de “ecologistas”) es un tema también económico, social, cultural, y especialmente ideológico.
La visión del futuro del Uruguay que queremos es bien clara: apostamos a un Uruguay Natural en todo sentido.  Con este fin estamos trabajando para desarrollar proyectos alternativos, para promover un turismo realmente sostenible en la costa.  Esta proclama no quedará en una simple expresión de voluntades de referentes costeros.  En Rocha y Maldonado ya estamos organizando el primer Foro Costero para poder trabajar temáticas claves para el desarrollo sostenible. Reconocemos que hay mucho para mejorar, y en ese camino estamos.
Somos un grupo diverso de habitantes capaces y activos con muchas ganas de hacer del turismo del Uruguay Natural un ejemplo para el mundo entero. No podemos dejar de mencionar lo atroz que nos parece que el grupo de relaciones públicas de Aratirí, que está visitando los diferentes puntos del país, se haga llamar “Grupo Comunidad”. Queremos que quede bien claro que COMUNIDAD SOMOS NOSOTROS y nosotros somos los que decidimos. El futuro de nuestros hijos y nuestros nietos está en nuestras manos. Ese futuro NO incluye la minería a cielo abierto ni una “terminal portuaria” en La Angostura.
Muchas gracias!
 
 
 
Comisión Legal "Vecinos y amigos de Punta del Diablo"
 
 
Punta del Diablo
 
 
Rocha, Uruguay

CX36 Radio Centenario 1.250 AM
Av. 18 de Julio 1357 Ap. 202
Montevideo-Uruguay
 
Leer más

URUGUAY - EL LADO OSCURO DEL DERECHO AMBIENTAL

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

acomodar vendo pais

EL LADO OSCURO DEL DERECHO AMBIENTAL: ÁREAS DESPROTEGIDAS, EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL, LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL, EL PROPIO CONCEPTO DEL DESARROLLO SUSTENTABLE, SON TODOS CONCEPTOS MUY BONITOS Y QUE SUENAN BIEN PERO QUE TIENEN UN LADO OSCURO
Entrevista al  Fiscal Enrique Viana. Martes 28 de junio de 2011
si a mi tu me hubieras dicho hace treinta años, cuando yo hice la Facultad de Derecho, que el derecho podía causar daños en aquella época yo no lo hubiera entendió. El derecho como fuente de daños.
Cuando estudié y hasta no hace muchos siempre creí que el derecho era un mecanismo de, en el mejor de los casos para impedir los daños o para resarcir los daños una vez que se habían producido. Nunca pensé que el derecho pudiera contribuir a los daños.
Lamentablemente en los últimos tempo, y nos solo en materia de derecho, también lo vemos en otros temas, hay ciencias que están siendo usadas para disfrazar o camuflar los daños para que estos daños no aparezcan tan visibles.

 

 

Chury: Buenos días oyentes. Hoy vamos a tener una entrevista que seguramente nos va a ilustrar sobre algunas cosas en las que falta información o se oculta, llamémosle como sea pero de eso se trata.
Me estoy refiriendo a que la visita de hoy es la el Fiscal Enrique Viana a quien le estoy dando la bienvenida.
¿Cómo te va?

Viana: Buenos días. ¿Cómo te va?

Chury: Bien, gracias.
Bueno, Viana ha definido las corporaciones como un nuevo sujeto de derecho, nuevas figuras legales o jurídicas que se crean para beneficio de estas corporaciones. Y naturalmente eso conlleva a decir, ¿con qué características accionan estas corporaciones?

Viana: Sí, en efecto, yo diría incluso un poquito más de esas palabras que un día mencioné. Son nuevos sujeto de derecho internacional, son verdaderos agentes o agencias, yo les llamo agencias de poder, que se mueven al mismo nivel de los Estados o por encima de los mismos que tienen un grado de autonomía y un grado de movilidad que les permiten tener un tú a tú con los Estados y muchas veces imponer una serie de condiciones a esto.
En los últimos tiempos he tratado de cambiar, no usar la palabra multinacional o trasnacional y he adoptado la palabra “anacional”. Lo venía pensando desde hace muchos tiempo hasta que hace poco confirmé que no andaba muy errado en el concepto porque hoy se habla de un derecho anacional ¿no? Ese derecho que rige o que pretenden hacer regir estas corporaciones.
¿Qué quiere decir derecho anacional y por consecuencia qué quiere decir corporaciones anacionales? Corporaciones que no tienen nacionalidad. Cuando uno dice multinacional o trasnacional le queda un poco el sabor de que tienen nacionalidades, que tienen una múltiple nacionalidad como una especie de múltiple personalidad, y yo creo que eso ya no es así. Estas corporaciones en realidad el único momento en el cual invocan una nacionalidad es para invocar un domicilio. Por ejemplo, en el caso muy conocido por todos de Philip Morris, Philip Morris invoca su domicilio en Suiza justamente para hacer efectivo el tratado de inversiones que existe entre Uruguay y Suiza. Entonces, esa es la única característica por las que ellos invocan un domicilio.
Muchas veces se ha dicho, o lo he sentido en estos últimos días pero varias veces, Botnia es una empresa uruguaya. No, es una empresa uruguaya porque sí, para actuar para determinados aspectos se disfraza de Sociedad Anónima. Pero en realidad ellos se rigen como un ente autónomo, como un Estado autónomo, con características parecidas a las de un Estado pero no tienen ningún aferramiento a ninguna cuestión terrúnea por decirlo de una manera. No se comportan como un Estado en la medida que un Estado sigue suponiendo en la vieja concepción territorio, población y autoridad. Ellos se comportan de otra manera.
Sin embargo se sientan en una mesa con un Estado y negocian de igual a igual o de superior a inferior con un Estado.
Ahora, la realidad actual nos marca distintos institutos que han dado esa personalidad. Lo propios Estados como el Estado uruguayo han venido silenciosamente o tácitamente reconociéndoles esa personalidad. Los tratados de inversión fueron un primer paso, los tratados son acuerdos entre Estados, pero en el caso de los tratados de inversión son tratados que son acuerdos entre Estados dirigidos a beneficiar a un tercero que es un inversionista, una de estas corporaciones en la mayor parte de los casos. Son tratados previstos para beneficiar a estas corporaciones. Más allá de que el concepto de inversionista pueda incluir a sujetos que no sean corporaciones pero en los hechos hemos aprendido de que es así.
Y ahora hemos dado un segundo paso que es el de los contratos de inversión. Ahí ya la relación no es entre Estados sino que es directa, entre el Estado que recibe la inversión y el inversionista y la corporación. Eso ya supone un reconocimiento absoluto al menos de un igual que se sienta en la mesa y conversa con nosotros como si fuera un igual. Lo cual rechina y rompe muchos esquemas porque normalmente los  Estados se sentaban a conversar con otros Estados.
A mí me llamó mucho la atención, menciono un ejemplo, que en parte de la negociación del acuerdo con Montes del Plata, este contrato de inversión que es el primero que se firma o al menos que uno conoce formalmente que se haya firmado en el país, que en la negociación previa quien estuvo a cargo de esa negociación, se dijo públicamente, viajando a Suecia y a Finlandia fue el canciller de la República.
Fíjense entonces, si el canciller va a negociar un contrato con una empresa privada es de alguna manera repetir un poco esto que le estoy diciendo, le estamos reconociendo a esa empresa privada un estatus de cuasi Estado.
Eso es un poco lo que uno tiene que ir percibiendo en los tiempos que vivimos.

Chury: Yo tengo por aquí una pregunta que más bien es el pedido de una explicación de la denominación de la ecuación Gómez que es un fiscal argentino que en su última visita a nuestro país estuvo aquí en la Radio…

Viana: Es cierto, es cierto. Es un fiscal amigo que conocí en distintas ocasiones, en presentaciones académicas sobre todo en algunos congresos de derecho ambiental que coincidíamos ambos en Salta, en la provincia argentina.
Él es un fiscal federal cuya competencia es ante un Tribunal Federal que tiene su sede en Tucumán, en la provincia de Tucumán. Él en realidad es de la zona del sur de Argentina pero trabaja en Tucumán y no solo en Tucumán porque comprende una región federal bastante importante.
Él es un fiscal penal que es un especialista, ha trabajado y ha tenido muchos asuntos vinculados a la minería justamente, en materia penal ambiental. Es un gran defensor del derecho penal ambiental cosa que nosotros no tenemos. De eso podríamos hablar bastante también, nosotros no tenemos un derecho penal ambiental.
Los argentinos en sí en puridad no lo tienen previsto en el Código Penal específicamente pero ellos tienen sí algunas normas penales, sobre todo una que es una ley de residuos que les permite actuar en materia penal ambiental.
Cuando yo hago referencia a la ecuación Gómez es una ecuación muy cortita en la que él combina dos o tres aspectos. Uno, el hecho de que hoy la variable en las relaciones de ventaja para el inversionista, para el capitalista, no es el trabajo como lo fue en el pasado. La variable que permitía los ajustes o que permitía apretar el cinturón de alguna manera no es sino que h pasado a ser la contaminación, contaminación como variable a ser impuesta y a ser de alguna manera establecida en la ecuación a favor del industrial o del capitalista industrial. Y él combina esa idea con la idea de que a cuánto mayor capital de inversión hay un grado mayor de contaminación y a su vez a mayor capital hay un grado mayor de corrupción y un grado mayor de impunidad a partir de esa corrupción.
La idea no es novedosa, lo inteligente es la forma como él la plantea en prácticamente cuatro oraciones.
Pero yo le voy a contar una anécdota de una cosa que me pasó en Brasil para que usted vea cómo las realidades son muy cercanas a veces. En Brasil, en Mato Grosso, en ocasión de una reunión de fiscales y profesores de derecho ambiental a mí me sorprendió mucho, estaba el Dr. Gómez también y nos sorprendió mucho a ambos que los brasileños tienen una acción de amparo ambiental cosa que nosotros no tenemos tampoco. Ellos tienen una acción de amparo ambiental, han desarrollado mucho el derecho ambiental por caminos que de repente uno puede discutir, puede no estar de acuerdo pero han avanzado, nos llevan una ventaja de treinta o cuarenta años quizás en la materia. ¿Porque han tenido mayores problemas? Sí, los han tenido.

Chury: Es muchísimo tiempo eso…

Viana: Sí, es mucho tiempo. Argentina nos debe llevar unos veinte años de ventaja y Brasil unos treinta o cuarenta.
Y una de las cosas que ellos tienen también y se estaba discutiendo en ese momento cuando fuimos a ese congreso, era que ellos tienen una acción de amparo civil contra los actos de corrupción. Es decir, un mecanismo de reclamo civil, ante los juzgados civiles, contra actos de corrupción para tratar de impedir o de frenar o de controlar la posibilidad de que existan actos de corrupción.
Fíjense ustedes la audacia y el avance motivados por los propios acontecimientos a los que ellos han llegado.
Y la discusión que se planteaba en ese momento era si era posible acumular las dos acciones, la acción de amparo ambiental con la acción contra actos de corrupción.
¿A qué voy con todo eso? Un poco eso refleja el concepto de Gómez. Lamentablemente los temas ambientales está muy atados, muy vinculados a temas de corrupción. Y no lo dice Enrique Viana, lo dicen estas dos realidades que les cuento de un fiscal federal argentino y los fiscales brasileños trabajando en el tema.

Chury: ¿Qué es lo que se denomina “espejitos de colores” en los temas ambientales?

Viana: Sí, ese sí es un invento que corre por mi cuenta.
En realidad, si a mi tu me hubieras dicho hace treinta años, cuando yo hice la Facultad de Derecho, que el derecho podía causar daños en aquella época yo no lo hubiera entendió. El derecho como fuente de daños.
Cuando estudié y hasta no hace muchos siempre creí que el derecho era un mecanismo de, en el mejor de los casos para impedir los daños o para resarcir los daños una vez que se habían producido. Nunca pensé que el derecho pudiera contribuir a los daños.
Lamentablemente en los últimos tempo, y nos solo en materia de derecho, también lo vemos en otros temas, hay ciencias que están siendo usadas para disfrazar o camuflar los daños para que estos daños no aparezcan tan visibles.
En materia ambiental se han creado una serie de institutos que son, yo los llamo “espejitos de colores”. Para decirlos todos juntos y rápidamente, lo que se llaman las áreas desprotegidas, el ordenamiento territorial, la responsabilidad social empresarial, el propio concepto del desarrollo sustentable, son todos conceptos my bonitos y que suenan bien pero que tienen un lado oscuro. Yo le llamo “el lado oscuro del derecho ambiental”, la contracara. Detrás de esos conceptos se ocultan males, se ocultan daños. Por dar algunos ejemplos, el sistema de áreas ambientales está creado en el Uruguay por una ley del año 2000, creo que fue votada por unanimidad y crea así la posibilidad de crear áreas, algunas pueden ser privadas y otras pueden ser públicas. Yo tengo con concepción de que tarde o temprano todas van a ser privadas porque las pruebas las tenemos ahora, hay muchas áreas protegidas que hoy son públicas pero que no tienen aporte del estado porque el Estado no tiene dinero para cuidarlas. Y en la medida en que no tenga dinero para cuidarlas va a tener que ofertarlas, licitarlas para que venga algún inversionista a hacerse cargo de ella. Cuando eso ocurra el inversionista va a resarcirse. ¿Con qué?  Con un peaje, pagando una entrada al área protegida.
Hay un amigo mío. Gustavo Salle, una vez que yo le explicaba esto él me decía que esos son museos ambientales. Sí, exacto, son museos ambientales.
Museos ambientales porque van a cobrar entrada en su momento, por ejemplo, para ir a la Quebrada de los Cuervos. Y museos ambientales porque dentro de treinta años van a ser el botón de la muestra, nos van a decir que ese pedacito es lo que era el Uruguay hace treinta años.
Ahora, tienen otro problema y lo hemos visto en el caso reciente de las Dunas del Cabo Polonio, que se ha discutido si están adentro, si están afuera. Bueno, pero las Dunas del Cabo Polonio son un ejemplo muy bueno, son tan valiosas las dunas que están adentro del área protegida como las que están afuera, sin embargo las que están afuera están desprotegidas. Entonces, lo que genera el área protegida es eso, que todo lo que está por fuera del área protegida queda desprotegido. Fíjese usted cómo un concepto bueno y positivo por contrapartida se trasforma en un concepto negativo.
El ordenamiento territorial, también cumple una función semejante y acompaña de alguna manera. ¿Por qué? Porque el ordenamiento territorial es una suerte de cheque en blanco. Es un mecanismo la ley de ordenamiento territorial, y eso que fue corregida en algunos aspectos, es un mecanismo por el cual el Poder Legislativo le entrega al Poder Ejecutivo la posibilidad de limitar derechos a partir de la base que crea una serie de actos administrativos de interés general.
Nosotros siempre hemos conocido las leyes de interés general. Las leyes de interés general constitucionalmente previstas son aquellas que permiten limitar derechos. La propia protección del medio ambiente declarada de interés general es una forma de limitar distintos derechos, por ejemplo, el derecho a propiedad, el derecho al trabajo. Son mecanismos que suponen límites al ejercicio de determinados derechos.
Ahora, el problema es cuando esos límites quedan en manos del Poder Ejecutivo, de la administración. Y sobre todo cuando quedan en manos con una libertad muy grande, con n discrecionalidad muy grande y sin reglas claras. Bueno, el ordenamiento territorial cumple esa función, pero ya no solo de limitar el derecho de propiedad. Podemos sí entender que el ordenamiento territorial es una forma de limitar el derecho de propiedad, yo si quiero establecer mi taller mecánico no lo puedo establecer en un barrio residencial, por poner el ejemplo más grosero. O si hay viviendas desocupadas yo puedo imponer a través de instrumentos del ordenamiento territorial que esas viviendas desocupadas con determinados incentivos y sanciones pasen al mercado de propiedades y puedan ser ocupadas por gente que las necesita.
Pero también es un mecanismo de cercenamiento, se habilita la posibilidad de cercenar derechos colectivos como el derecho a la salud pública o como a la protección del medio ambiente. O sea que se les da un cheque en blanco para que en definitiva la administración coloque donde quiera los emprendimientos que quiera.
Un ejemplo práctico, lo estamos viendo ahora, la ley de presupuesto acaba de habilitar la posibilidad de que se habiliten puertos en forma genérica desde el Cabo de Santa María hasta el Chuy. Deberíamos pensar que si existiera un ordenamiento territorial costero, hay un proyecto de ley incluso que no agrega mucho, tenemos los ordenamientos territoriales que son muy elogiados de Maldonado y de Rocha. Uno debería pensar, bueno, entonces debería haber al menos una previsión, una programación para saber sí un puerto de aguas profundas. Sin embargo hoy estamos hablando de hasta cuatro puertos de aguas profundas. Posiblemente no se realicen ninguno de los cuatro o se realice uno de los cuatro.
¿Pero qué es lo que quiero decir? Que el ordenamiento territorial sirve para habilitar mecanismos contrarios a los que dice que quiere impedir. Es decir, no sirve para impedir que haya puertos, al contrario, sirve para decir que el puerto se puede colocar en cualquier lugar que se le ocurra.

Chury: Uno piensa que cosas tan caras para el planeta, para la civilización en su conjunto como pa protección del medio ambiente no debieran ser solo elementos de voluntad política sino obligación de los Estados. Hablábamos de cómo se maneja Argentina, de cómo se maneja Brasil pero también cómo con un golpe de mano, digamos, el conflicto entre Bolivia y Perú que afectaba al Titicaca por las empresas mineras quedó resuelto por una resolución política ¿verdad?

Viana: Exacto. Hay una cuestión que es la siguiente, hay una discusión latente que involucra muchos aspectos. Como nosotros tenemos establecido la protección del medio ambiente en la Constitución, la protección del medio ambiente al haber sido declarada de interés general tiene un rango suprior y ese rango suprior impone más que nada deberes jurídicos. Y para el primero que le impone deberes jurídicos es al Estado, al Estado le impone una serie de obligaciones por encima de otros intereses que el estado mismo pueda tener. Eso en la letra de la Constitución, en los hechos no ocurre, no está ocurriendo y eso hace que muchos de los procederes del Estado vayan contra ese precepto constitucional.
¿Qué es lo que existe al mismo tiempo? Existe un interés de no reconocer eso, de decir que el fiscal Viana no tiene razón al hablar de un orden público ambiental, me lo han dicho. Yo hablé de un orden público ambiental tratando de reflejar esa idea. Existe, determinados límites infranqueables que no pueden ser cedidos ni negociados y eso es el derecho ambiental. ¿Límites infranqueables que impiden que haya más fuentes de trabajo? Sí, impiden que haya más fuentes de trabajo. ¿Qué impiden o que limitan el ejercicio al derecho de propiedad? Sí. ¿Qué limitan el derecho al desarrollo y de industrialización? Sí. Pero esos son los límites que se pusieron en la Constitución.
Hay otra tesis que trata de combatir esto que yo digo que dice que el derecho ambiental es negociable, y por ahí camina lo del concepto del desarrollo sustentable, por la posibilidad de que hay posibilidades de negociar desarrollo, determinadas formas de desarrollo muy agresivas, yo no digo que todas las formas de desarrollo tengan un grado de agresividad muy alto más allá de que alguien me decía y creo que tiene razón, toda industria, toda actividad industrial contamina más allá de que algunas contaminan más que otras.
Ahora, si eso es negociable y si para eso aparecen las figuras estas nuevas del contrato de inversión, eso supone destruir y hacer desaparecer ese orden público, hacer desaparecer esa primacía. Y el derecho ambiental pasa a ser una mercancía más, una moneda más de cambio que se puede cambiar enteramente, por la mitad o por tres cuartos.

Chury: No hace mucho leía de alguien que afirmó que la defensa del medio ambiente, el trabajo medioambiental tendría éxito cuando las grandes multinacionales tuvieran justamente en la defensa del medio ambiente uno de sus mejores negocios…

Viana: Bueno, de alguna manera, eso en miniatura es el cuarto espejito de color que nos faltaba mencionar. La responsabilidad social empresarial no es que nos quiera hacer creer eso, de que las empresas son las primeras preocupadas por el tema ambiental. Yo me inclino más por la tesis Gómez, es una variable, es el famoso concepto del pasivo ambiental. El pasivo ambiental no lo pagan las empresas sino que lo pagamos todos aquellos que vivimos alrededor de ellas.

Chury: Una oyente, María, no pide si podemos aclarar si la firma del secretario de la Presidencia es válida para todos estos emprendimientos de los que se está hablando.
El parque Roosevelt fue donado para usufructo del pueblo, es además un pulmón y ahora proyectan saltear esto. Esta es otra de las preguntas que está planteadas por aquí.
Y ahora me sitúo en el caso Montes del Plata…

Vina: Si tú me permitís, es cierto hay muchos bienes que se declaran patrimonio nacional y que están en el mayor de los abandonos, si se quiere tenemos la estación Central e AFE como el ejemplo más característico. El parque Roosevelt también tiene un problema similar, yo paso habitualmente porque vivo en la Ciudad de la Costa y realmente está en un estado de abandono.
Ahora, las grandes cuestiones que uno se plantea es si la solución es pasarlos a manos privadas, no lo tengo claro. Lo que sí creo es que están en un estado de abandono y coincido perfectamente con los mensajes que se han dicho. A veces que algunos bienes estén en manos del Estado provoca esa situación y a veces uno no sabe si no se provoca esa situación ex profeso para pasarlos a manos privadas. En fin, todos esos razonamientos son válidos.

Chury: Bien, nos llega otro mensaje que dice: “Buenos días, un saludo al fiscal Vina, a la radio y a la audiencia. Una pregunta: ¿Área protegida no tendría que ser causes de agua donde saca OSE para la población? Acá en Sauce tenemos plantaciones de soja en toda la cuenca de donde se toma el agua.” Es Juan de Sauce.

Viana: Sí, bueno, voy más allá, con la reforma constitucional de 2004 se creó el concepto de cuenca hidrográfica. Y ese concepto de cuenca hidrográfica supone un mecanismo de protección. No se llamará área protegida pero persigue un fin parecido, y sin embargo ahí hay un déficit de actuación del Estado muy importante. Todo lo que es la cuenca de Santa Lucía, me consta por información que tengo, está en riesgo y eso supone el abastecimiento de agua potable a Montevideo. Y en riesgos que están vinculados a lo que dice el oyente y a otros que refieren a una mala gestión en el cuidado del río Santa Lucía.

Chury: Decía yo el caso de Montes del Plata porque su Fiscalía pedirá la nulidad del contrato de inversión acordado con el gobierno…

Viana: Sí, eso es en efecto lo que la fiscalía programa hacer en los próximos días después de la feria menor.
El contrato de inversión fue conocido en estos días por la Fiscalía, la Fiscalía había iniciado actuaciones judiciales en el Juzgado Civil 16 a cargo de la Dra. Cristina Crespo pidiendo información, pidiendo el contrato. En un primer momento el Ministerio de Economía contestó que el contrato tenía una cláusula de confidencialidad y que por eso no lo podía mostrar. En un segundo momento extendiéndose la intimación a la Presidencia de la República y a la propia empresa, en estos días ese contrato acaba de ser incorporado al expediente judicial. O sea que la Fiscalía tomó conocimiento fehaciente de las cláusulas que contiene ese contrato.
Como yo le decía antes, el contrato es un acuerdo entre el Estado, entre el Poder Ejecutivo y la empresa. Una pregunta de una oyente es si, quien aparece firmando el contrato es el secretario de la Presidencia, si tiene facultades, si tiene capacidades como para firmarlo. Ese es un aspecto que le confieso hay que estudiarlo. Hay que estudiarlo porque puede hacer también a la posibilidad de pedir una nulidad.
Hay un acto de delegación del Poder Ejecutivo o al menos de la Presidencia de la República hacia el secretario para que éste firme ese acuerdo. Es un tema a estudiar y a analizar desde el punto de vista constitucional.
Sin embargo hay otros temas mucho más evidentes a mi juicio que son los siguientes, este contrato supone en los hechos que para este caso al menos, para el caso de Montes del Plata, hacemos desaparecer los primeros cuatro artículos de la Constitución de la República, aquellos artículos que nos definen como país, como República y en especial como Estado soberano.
Con este contrato el Estado uruguayo sede soberanía. Sede soberanía desde el punto de vista del Poder Ejecutivo, sede soberanía desde el punto de vista del Poder Legislativo y sede soberanía desde el punto de vista del Poder Jurisdiccional. Si tú querés podemos brevemente decir por qué.

Chury: Sí, por favor.

Viana: Del punto de vista del Poder Ejecutivo porque condiciona la concesión a la empresa de una serie de permisos y autorizaciones, en algunos casos incluso estableciendo la brevedad de los plazos en que tiene el Estado que dar esos permisos y autorizaciones. Condiciona la voluntad de entes que tienen una cierta autonomía, por ejemplo condiciona la voluntad del Instituto Nacional de Colonización en algunos de los temas de la forestación. Condiciona la voluntad desde el punto de vista de la concesión de las autorizaciones para forestar también en un radio muy cercano a la instalación de la fábrica y otros condicionamientos de esa naturaleza.
Condiciona la facultad jurisdiccional porque establece un mecanismo para resolver los diferendos que le da discrecionalidad al inversionista para elegir el tribunal ante el cual quiere dirigirse. Entre esas posibilidades está la obvia que siempre aparece tanto en los tratados de inversión como nos venimos a desayunar también en los contratos de inversión de acudir al CIADI. Acudir a ese mecanismo privado de arbitraje que depende del Banco Mundial para resolver cualquier conflicto que pueda existir en el no cumplimiento de las comas, por decirlo gráficamente, de este contrato. Eso supone un cercenamiento  de la potestad jurisdiccional del estado porque los jueces uruguayos no van a juzgar los conflictos que puedan plantearse a partir de este contrato suscripto aquí en territorio nacional. Y también supone una limitación, un cercenamiento, una sesión de soberanía legislativa. Estos contratos suponen o establecen la vigencia, por un lado de los tratados de inversión, en este caso se invocan los tratados de inversión con Chile y con Finlandia. Chile por Arauco obviamente que es uno de los socios en este tema y Finlandia por el lado de Stora Enzo que es uno de los socios componentes también de la firma Montes del Plata.
Eso supone regirnos por los tratados. Regirnos por los tratados supone regirnos por ese derecho anacional al que yo hacía referencia que normalmente tiene el nombre de lex mercatorum. Lex mercatorum quiere decir que es una ley privada mercantil, es un conjunto de jurisprudencia, un conjunto de fallos del CIADI básicamente y de otros organismos que conforman un derecho mercantil. Derecho mercantil  que no le interesa nada que tenga que ver con los tratados internacionales e protección a los derechos humanos, nada que tenga que ver con la normativa de protección ambiental y nada que tenga que ver con el derecho nativo del país donde se instala la inversión. Ellos aplican un derecho exclusivamente comercial para relaciones comerciales. Eso supone también un cercenamiento de la capacidad legislativa.
Por lo siguiente, se produce un congelamiento del derecho, el Estado no puede imponer nuevas obligaciones al inversor. Si lo hiciera el inversor tiene derecho a acudir a ese organismo internacional, a ese arbitraje privado para exigirle que no lo haga y si lo hiciera para reclamarle una inversión al Estado. Es decir, no le podemos decir como he escuchado en algún lado ni a Botnia, ni a Stora Enzo, ni a Aratirí en el futuro que si tiene una zona franca donde le exoneramos de los impuestos a, b y c ahora le vamos a exonerar solamente del impuesto a y del b, el c se lo vamos a cobrar. Eso no, porque no le puede cambiar la realidad legislativa con la que se firmó el contrato.
Entonces, cuando e dice desde algunos lugares que se pueden limitar los beneficios de las zonas francas, eso es falso. Si hay un inversionista extranjero que tiene un tratado de inversión y ahora encima un contrato de inversiones eso jurídicamente es imposible, salvo que uno denunciara el tratado o finiquitara el contrato de inversión o el tratado de inversión, paso que en muy pocos lugares se ha dado. Hasta donde yo tengo entendido Bolivia cuando asume Evo Morales lo dio, dejó sin efecto a todos los tratados de inversión. Pero mientras uno está atado a esos mecanismos de acuerdo está imposibilitado de modificar el derecho nacional en perjuicio de la inversión extranjera. Cuando me hablo de modificar la legislación no me refiero solo de la legislación ambiental, legislación tributaria, legislación con respecto a salud pública, etc.

Chury: Un oyente nos pasa esta pregunta: ¿El área histórica de Conchillas es o era patrimonio histórico nacional? Gracias, dice Gerardo…

Viana: Tendría que revisarlo eso pero tengo entendido que no, que hay algún lugar sí que hay alguna declaración pero se me ocurre que más a nivel departamental. También había declaraciones parecidas vinculadas a las zonas de Fray Bentos, cercanas a Fray Bentos, incluso algún decreto de la Junta que impedía construir complejos industriales cerca del río y a todo eso se le pasó por arriba. O sea que, tampoco le atribuyo a esas declaraciones un valor desmedido. Cuando de repente uno quiere hacer cumplir la letra grande la normativa nuestra como es la Constitución y no lo consigue realmente pretender que se aplique una letra más chica es a veces un poco ingenuo.
No es una crítica al oyente, al contrario, creo que obviamente nosotros tenemos que darnos cuenta de que el derecho si no se aplica, si no se hace efectivo y si no tenemos un Poder Judicial que lo haga efectivo y si no tenemos un Poder Judicial que lo haga efectivo, el derecho es una fachada. Es decir, vivimos tiempos de anomia. La anomia es la anarquía del derecho, el derecho está escrito pero no se cumple entonces el derecho no es derecho.

Chury: Vamos a hablar ahora de otro de los temas que está todos los días en la mesa que es Aratirí. La defensa que realizó el dirigente sindical de la UNTMRA Marcelo Abdala, te explico que él habló sobre eso en su charla en Humanidades el pasado viernes…

Viana: Sí, yo hice mención a Marcelo Abdala a quien no conozco, al señor Marcelo Abdala por poner un ejemplo de lo que yo entendía que era una visión equivocada. Incluso tuvimos un debate bastante interesante con una persona que defendió la postura de Marcelo Abdala y yo respeté mucho esa defensa que se hizo en ese momento.
Marcelo Abdala hizo una defensa de Aratirí en un programa que fue el día anterior en el programa de Poder Ciudadano del amigo Nogueira.
¿Qué es lo que sucede? Yo creo que existe en la cabeza de muchos de nosotros, yo me incluyo también en algún momento, de creer que el país resurge y se desarrolla a partir del industrialismo, de una suerte de nueva vocación industrialista. Yo trabajé en la industria privada, trabajé dos años y medio en una textil y reconozco que las textiles de las que prácticamente queda una sola y es precisamente en la que trabajé, daban trabajo. Daban trabajo a mucha gente, era un trabajo que requerían de la mano del hombre en una proporción muy importante.
Sin embargo el industrialismo este que estamos aplaudiendo, que queremos que se instale en el país, el industrialismo de la celulosa, el industrialismo de la industria minera y algunos otros requieren muy poca mano de obra. Entonces, creer y defender un industrialismo sobre la base de hace cincuenta años, de lo que era el industrialismo hace cincuenta años que daba trabajo a muchas personas en condiciones muchas veces muy oscuras o muy negativas, es equivocado. Hoy en Botnia trabajan  cuenta y cinco fraybentinos y no haciendo las tareas industriales propiamente dichas. Quienes manejan Botnia estoy seguro que son cuatro o cinco ingenieros desde un panel computarizado.
Entonces, yo creo que ahí hay un error de concepción. Obviamente que va a haber un bum de la construcción, ya lo vivimos con Salto Grande y con los puentes, lo vivimos con Botnia en Fray Bentos. Ese bum es pan para hoy y hambre para mañana.
Ahora, el pensar que podemos crear una industria siderúrgica nacional por la instalación de Aratirí me parece que se rebate con esta sola imagen. ¿Para qué entonces un mineroducto que va a sacar toda la producción directa al barco? ¿Dónde vamos a colocar la industria siderúrgica? ¿En qué camino, en que pedazo del mineroducto vamos a colocar lateralmente una industria siderúrgica? Yo realmente no lo creo. Lo mismo que acá no tenemos una fábrica de papel, si tenemos una fábrica que produce celulosa lo lógico hubiera sido que hubiera habido una inversión en una fábrica de papel y eso no fue así.

Chury: Ciertamente.
Un oyente nos dice que los uruguayos de Cerro Chato y Valentines no van a resistir el trabajo en la miseria ya que no están preparados para eso. ¿Cómo se debe alertar a estos trabajadores a lo que les someten con un salario que les entusiasma pero no van a resistir? Y cuando quieran volver a trabajar la tierra no van a poder…

Viana: Es muy difícil pero hablarle a una persona que tiene necesidad de un trabajo es muy difícil decirle que deje ese trabajo. Es prácticamente imposible, una persona que está necesitada de trabajar, yo lo he pasado, no le podemos decir que no trabaje o que está equivocado en el trabajo que está haciendo. Es muy difícil decirle eso a una persona. Yo creo que lamentablemente lo único que puede uno es mostrar los ejemplos y advertir a mucha gente que de repente las soluciones de hoy en poco tiempo no van a ser ni siquiera soluciones para él, pero no le podemos impedir a esa persona que le dé sustento a su familia. Es muy difícil.

Chury: Bien, una pregunta que dice: ¿Cómo Aratirí y el gobierno tienen hace más de dos años la documentación de su megaproyecto y aun lo ocultan? ¿Y como pueden evitar responder a las intimaciones? Gracias, Gerardo.

Viana: Bien, yo no sé si hace dos años que se tiene esa información, es posible que sí. Yo creo que, como pasa casi siempre en estos asuntos, el que sabe más es el industrial. Yo todavía no he visto ningún industrial en el tema Aratirí, he visto intermediarios. Esta empresa Aratirí que se ha definido como una empresa junior, haciendo trabajo de intermediario, obteniendo los permisos pero todavía industrial que se dedique a la extracción de hierro no he visto. Ellos son los que saben, el que verdaderamente sabe es el industrial, sabe mucho más que el Estado pero no solo acá, en cualquier parte del mundo, lo que hace que uno cuando enfrenta a una de estas industrias como nos país con la industria de la celulosa esté en franca desventaja. Nunca uno va a saber lo mismo que sabe el industrial, el industrial sabe cuáles son sus virtudes y cuáles son sus defectos, cómo se realiza el proceso mejor o peor, cómo contamina más y cómo contamina menos y el estado o los ciudadanos siempre vamos a estar en desventaja frente a eso. De cualquier manera yo creo que en el tema Aratirí todavía no han aparecido los industriales, en algún momento supongo yo que aparecerán y ahí habrá que tener la batería de preguntas para saber qué conocimientos tienen y qué conocimientos están dispuestos a darnos. Yo no creo que haya hoy más que esquemas y negociaciones de cómos se van a dar los permisos, en qué tiempo y en qué momento. No creo que haya muchas previsiones. Por poner un ejemplo, todavía me imagino cómo se va a construir el famoso mineroducto, cómo va a funcionar, cuáles van a ser las fuentes de energía para hacerlo funcionar. Hay muchas preguntas sin respuestas que yo creo que ni siquiera los que hoy aparecen en escena las tienen.

Chury: ¿Cuál es tu opinión sobre el proyecto sobre megaminería que ha presentado Bordaberry, el senador colorado, que lo presentó el jueves un proyecto de ley para prohibir la minería a cielo abierto de gran escala pero con la facultad para el Poder Ejecutivo de aprobar excepciones en los casos que el inversor demuestre el cumplimiento estricto de normas de seguridad ambiental?

Viana: Sí, es una opinión de un par de lecturas de ese proyecto, yo tengo un temor, que quizás esté más influido por los antecedentes referidos al exceso de legislación. Nosotros tenemos un exceso de normativa, tenemos disposiciones  constitucionales, la ley de protección del medio ambiente, la ley de impactos ambientales, la ley de ordenamiento territorial, la ley de áreas protegidas, la ley que regula los principios rectores de protección del agua, infinidad de disposiciones, unas se acumulan arriba de otras. Entonces, yo le tengo mucho temor a seguir acumulando disposiciones legales porque se da un poco aquello de un adagio del derecho romano que dice más o menos así: “summun ius summa iniuria”, demasiado derecho mucha injusticia. Y eso puede crear que el derecho se transforme en un supermercado en el cual yo voy y compro la mayonesa light o la otra que no es light. Entonces, tengo siempre un recurso, siempre una cosa que encontrar en el derecho.
Yo creo que con las disposiciones legales que hoy tenemos  y me baso solamente en una que incluso fue plebiscitada, que fue la reforma constitucional que incorporó la protección del agua a ese rango superior, la el 2004. Con esa disposición Botnia no se debió haber instalado en el Uruguay y Aratirí tampoco se debería instalar en el Uruguay. ¿Por qué? Porque el bien protegido agua es afectada en ambos proyectos de forma feroz. Entonces, no es necesario sacar una legislación especial, la legislación ya la tenemos y es una legislación mucho más prohibitiva y que no admite excepciones.

Chury: Anoche mirando los informativos me enteré que en vez de Aratirí vamos a tener otra empresa para sacar hierro. Si no querés un plato, dos platos de sopa. Es decir que en realidad el rumbo que llevamos, a veces uno también se maneja, para el futuro próximo o para el futuro más lejano, con señales. Las señales que tenemos no son las mejores en este plano ¿no?

Viana: No, por supuesto. No las son y además uno piensa que prácticamente muchas de estas cosas ya están resueltas y obviamente que el ánimo muchas veces no es el mejor.
El problema con los daños ambientales es que los daños se ven a largo plazo, no se ven inmediatamente. Sin embargo nosotros estamos presenciando daños, incluso desde esferas de las propias autoridades se están marcando esos daños. Los daños de la forestación los estamos viendo, la pérdida de agua en muchas partes del territorio lo estamos viendo, la llegada de algunas plagas impensables como ocurrió en algún momento con los famosos murciélagos con rabia que se movían a través de la forestación también las hemos visto. Los daños de una extracción minera los vamos a ver inmediatamente porque a diferencia de la contaminación del río Uruguay que acumulativamente está provocando Botnia, con el primer cráter que haga Aratirí nos vamos a asustar.

Chury: Bueno, Enrique Viana, te agradezco muchísimo todo lo que has aportado para los oyentes de Radio Centenario. Seguramente da para que en otro momento nos encontremos y sigamos disfrutando de las explicaciones que tanta falta hacen.

Viana: Muchas gracias Chury.
www.radio36.com.uy

 
Leer más

URUGUAY - EL GERENTE DE ARATIRI TENDRÁ QUE AJUSTAR LOS NÚMEROS

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

A pancarta extendida

EL GERENTE DE ARATIRI TENDRÁ QUE AJUSTAR LOS NÚMEROS
“Más de 200 jinetes, hombres, mujeres y niños, y una larga caravana de vehículos, con la bandera de Artigas predominando, recorrieron esa gélida mañana las principales calles de Cerro Chato, siendo observados incluso por un jerarca inglés de la empresa Zamin, propietaria de Aratiri, quien desde el patio de una casa acompañaba a tres mujeres morenas con acento caribeño (los vecinos nos dirían después que son colombianas), que tomaban fotos de la marcha con sonrisas nerviosas al ver que eran a su vez fotografiadas
Nueve, diez, once… perdemos la cuenta de los camiones con acoplados transportando rolos, troncos de tamaño considerable que nos cruzan veloces en la ruta 7 en dirección sur-oeste, a las ocho de la mañana de un invernal domingo!!Cómo será un día de semana!. 24 horas después leo en la prensa que cuatro veteranos remeros salteños murieron en la ruta 3 en la medianoche de ese mismo domingo al cruzarse con dos camiones de UPM. Del primer camión con acoplado cargado de troncos se desprendió una rueda que golpeó al auto haciéndole perder el control al conductor, cambiándose de senda y chocando con el camión siguiente, lo que les produjo la muerte inmediata,  informó “El Pais Digital” este lunes”

Al acercarse a Cerro Chato, esa localidad de unos cuatro mil habitantes ubicada a 250 kilómetros de Montevideo -cuya geografía es compartida por los departamentos de Florida, Durazno y Treinta y Tres-, la presencia de la minera Aratiri comienza a verse a través de camionetas con el logo de la empresa que salen de los campos. Pero también se comienza a ver la resistencia a la megaminera desde los carteles que los productores colocan en los alambrados rechazando la minería a cielo abierto.

Más de 200 jinetes, hombres, mujeres y niños, y una larga caravana de vehículos, con la bandera de Artigas predominando, recorrieron esa gélida mañana las principales calles de Cerro Chato, siendo observados incluso por un jerarca inglés de la empresa Zamin, propietaria de Aratiri, quien desde el patio de una casa acompañaba a tres mujeres morenas con acento caribeño (los vecinos nos dirían después que son colombianas), que tomaban fotos de la marcha con sonrisas nerviosas al ver que eran a su vez fotografiadas.

Al llegar a la Plaza de los Tres Escudos, en la avenida Aparicio Saravia, los productores llegados de varios departamentos, acompañados por vecinos de Cerro Chato, cantaron el himno nacional y escucharon el mensaje enviado por el comunicador Serrano Abella –leído por la productora Carmen Zeballos- y la proclama leída por el productor Federico Cantera. Desde los carteles y los gritos que acompañaron toda su recorrida a caballo, los productores ironizaban con la afirmación del gerente de Aratiri Fernando Puntigliano de que “son apenas cuatro” los que se oponen a la mega minera.

Pese a la lluvia y el frío la jornada prosiguió con un gran asado y una peña folklórica en el local de una sociedad rural. Las movilizaciones proseguirán, dijo a Centenario y La Juventud el productor Federico Cantera, y la determinación y la fuerza que se ve en las decenas de protagonistas –de todas las edades- de la movilización del domingo, confirman que la lucha recién comienza.
www.radio36.com.uy

Leer más

Lista de FBI confunde identidad de terroristas

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 


AOL Noticias
lista mas buscados FBI
LONDRES.- La lista de individuos más buscados del FBI incluye una foto en blanco y negro de un hombre buscado en relación con los ataques dinamiteros de 1998 a las embajadas estadounidenses en Tanzania y Kenia. Saif al-Adel, dice un cartel de letras rojas brillantes, alias Muhammad Ibrahim Makkawi.

Sin embargo, hay un problema: funcionarios de inteligencia y personas que dicen conocer a al-Adel y Makkawi informan a The Associated Press que se trata de dos hombres diferentes.

Después de la muerte de Osama bin Laden, reporteros de The Associated Press en todo el mundo empezaron a buscar detalles sobre al-Adel, considerado el tercero en jerarquía en al-Qaida debido a su experiencia estratégica militar.

No obstante, al seguir el rastro por Europa, Egipto, Afganistán, Pakistán e Irán surge una imagen diferente de al-Adel: que el FBI podría haber trazado un perfil que confunde su identidad con la de otra persona.

Funcionarios de LOS SERVICIOS DE ESPIONAJE de cinco países y una serie de fuentes que dicen haber conocido personalmente a los dos hombres confirmaron a The Associated Press que al-Adel y Makkawi eran dos personas diferentes. Algunas de dichas fuentes presentaron dos fotografías que los distinguen.

"Por cierto éste no es Makkawi", dijo Montasser el-Zayat, un abogado que representó a Makkawi en Egipto, a The Associated Press después de ver la foto de al-Adel del FBI.

En respuesta a varias preguntas, el FBI se negó a comentar si al-Adel y Makkawi pueden ser dos personas diferentes o si es posible que la información que han estado usando sea incorrecta o anticuada.

El FBI se limitó a decir que al-Adel, al igual que otros en la lista, había sido instruido de cargos por un jurado de investigación estadounidense.

Sin embargo, los documentos originales en el caso de al-Adel siguen sellados, lo que prácticamente imposibilita a la gente comprobar dónde el FBI obtuvo su evidencia original o los detalles sobre la identidad de al-Adel.

"El FBI no revela los pasos, datos relevantes ni detalles de un caso durante una investigación activa", afirmó la vocera del FBI Kathleen Wright. "Esta política preserva la integridad de la investigación y la privacidad de los individuos involucrados en la investigación".

El aparente error al describir el hombre al que se considera estratega militar de al-Qaida y confidente de bin Laden resalta los datos de inteligencia fragmentarios o falsos que a veces caracterizan los perfiles de los principales sospechosos por parte de los servicios mundiales de inteligencia.

Muchos de dichos perfiles se basan en informaciones obtenidas de cautivos bajo interrogatorio enérgico o algo peor. Algunos datos provienen de fuentes poco confiables. Otras pistas nunca son verificadas.

A primera vista, algunos se preguntan cuál es el problema: uno es un miliciano con un botín de cinco millones de dólares por su captura y el otro es un ex miliciano convertido en crítico de al-Qaida, pero el caso plantea una serie de interrogantes sobre la precisión de los perfiles del FBI y cómo los datos anticuados o engañosos pueden afectar las investigaciones.
Leer más

El rol de Estados Unidos en las agresiones a Cuba visto en papeles secretos

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Entrevista a Peter Kornbluh, que dirige el Proyecto de Documentación de Cuba del Archivo de Seguridad Nacional en los Estados Unidos

Tracey Eaton.-Peter Kornbluh es un apasionado de los áticos y los sótanos llenos de polvo. Es uno de esos buscadores de tesoros olvidados los fines de semana. Pero no anda a la caza de antigüedades ni de arte folclórico. Ha pasado 25 años buscando antiguos documentos del Gobierno, documentos clasificados que explican el papel del Gobierno norteamericano en acontecimientos históricos como la invasión de Bahía de Cochinos y la Crisis de los Misiles.

Kornbluh es un analista del National Security Archive (Archivo de Seguridad Nacional), un instituto de investigaciones sin fines de lucro en Washington. Y cree que documentos gubernamentales de décadas de antigüedad pueden influenciar el curso de los acontecimientos, incluso hoy.

“Se puede usar la historia para hacer historia… para avanzar hacia un futuro diferente”, señaló.

Y eso es especialmente cierto en el caso de la política norteamericana hacia Cuba, afirmó.

“Tenemos una política anacrónica, detenida en el tiempo, y por eso la historia de la Bahía de Cochinos, de la Crisis de los Misiles, los intentos de asesinato contra Castro, el embargo, el diálogo secreto entre los dos países, toda esa historia sigue siendo relevante”.

Kornbluh dirige el Proyecto de Documentación de Cuba del Archivo, que tiene el propósito de obtener y publicar documentos clasificados relacionados con Cuba.

“El trabajo sobre Cuba no es simplemente un ejercicio histórico, sino un esfuerzo por usar la historia para hacer historia. Eso es lo que me motiva. Documentos aún secretos sobre estos numerosos episodios de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba pueden influenciar el cambio en esas relaciones en el futuro”.

El trabajo del Archivo es beneficioso para eruditos, expertos en política y funcionarios públicos, afirmó.

“Creo que es importante para el público norteamericano saber lo que pasó, y por qué. Creo que es importante que conozcamos la versión cubana de lo que pasó y por qué. Así que en mi oficina trabajamos muy duro por llevar a los cubanos y sus documentos a que formen parte de la cantera de información de toda esta historia bilateral y multilateral”.

En 2001 y 2002, Kornbluh ayudó a organizar conferencias en Cuba que reunieron a importantes participantes en la Crisis de los Misiles y en la invasión de Bahía de Cochinos.

“Exhortamos a los cubanos a abrir sus archivos y hasta cierto punto lo hicieron con la Crisis de los Misiles y Bahía de Cochinos. En cierto momento, el vicepresidente José Fernández me trajo el primer volumen de documentos desclasificados. Me dijo: Hicimos un sello de goma, desclasificado, solo para estos documentos”.

El interés de Kornbluh por el papel de Estados Unidos en América Latina surgió en la adolescencia.

Una amiga adolescente, chilena, contribuyó al surgimiento de ese interés en 1973, cuando Salvador Allende, el presidente electo democráticamente, fue derrocado en un golpe militar respaldado por el Gobierno de Estados Unidos.

“Detrás de todas estas historias de intereses profesionales muchas veces hay una chica o una mujer. En esa época éramos adolescentes, así que puedo decir que era una chica”.

Su amiga chilena apoyaba a Allende y estaba furiosa por el golpe de Estado, que puso en el poder a un general derechista llamado Augusto Pinochet.

“Todo el asunto de la intervención norteamericana en Chile y en América Latina es una historia muy interesante que repercute en los últimos 200 años y sin duda continúa hasta el día de hoy, particularmente en un país, Cuba. Así que no fue difícil saltar de la historia de la intervención norteamericana en Chile a la historia de la hostilidad perpetua de Estados Unidos hacia Cuba. Y luego, por supuesto, están estos grandiosos y asombrosos episodios de la historia de la Guerra Fría: Bahía de Cochinos, la Crisis de los Misiles, los intentos de asesinato, el conflicto en África. Estoy seguro de que puede compartir mi percepción de que se trata de una dinámica sorprendentemente interesante, en el pasado y en el presente”.

El Archivo se encuentra en la Universidad George Washington. Su presupuesto de $ 2,5 millones al año es costeado por individuos y fundaciones.

La organización ha recopilado más de medio millón de documentos desclasificados del gobierno de Estados Unidos, más que cualquier otra organización fuera del Gobierno federal.

En abril, Kornbluh cumplió 25 años en el Archivo. Sobre todo en los primeros tiempos, los trabajadores del Archivo pedían documentos a ex funcionarios del Gobierno.

“Les preguntábamos si se habían llevado documentos a casa… y les decíamos: me ofrezco de voluntario para limpiarle el ático o el sótano o el garaje y ver qué documentos tiene”.

Uno de esos funcionarios fue Raymond L. Garthoff, ex embajador de Estados Unidos en Bulgaria, que había sido analista de inteligencia en la Oficina de Inteligencia e Investigación del Departamento de Estado.

Garthoff también pasó un tiempo en la CIA durante la Crisis de los Misiles, dijo Kornbluh. Después de jubilarse, trabajó en la Brookings Institution, una organización de política pública sin fines de lucro.

“Fui a su oficina, me senté ante su escritorio y dije: Me gustaría limpiarle el sótano. ¿Tiene documentos? Y me respondió: Todos mis documentos se los devolví al Gobierno. Tenía muchos documentos sobre la Crisis de los Misiles y los devolví al Gobierno durante la administración de Johnson porque me enviaron una solicitud explicando que estaban centralizando todos los documentos de la Crisis de los Misiles”.

En esa época, los investigadores del Archivo se concentraban en la Crisis de los Misiles. Querían conocer bien sus detalles para que algo similar no volviera a ocurrir.

“La mayor parte del material sobre la Crisis de los Misiles en el Gobierno de Estados Unidos sigue clasificada. Mantener secreto ese material no fue solo un insulto al derecho del público a saber, sino una ofensa peligrosa. A menos que uno tuviera la historia completa, en realidad no sabría cuál era la lección y, por supuesto, las lecciones fueron completamente tergiversadas por las memorias escritas por Arthur Schlesinger (un ex asistente de John F. Kennedy y autor del libro A Thousand Days [Mil Días]) Ted Sorensen (asesor y consejero especial de Kennedy, que escribió Counselor: A Life at the Edge of History [Consejero: Una vida a borde de la historia]) y otros, que pintaron un cuadro de color de rosa del Gobierno de Kennedy.

“Nos dimos a la tarea de conseguir tantos documentos sobre la Crisis de los Misiles como fuera posible y por eso es que fui a ver a Garthoff. Y me dijo: Por alguna razón creo que Lyndon Johnson pensó que se estaba preparando para postularse contra Robert Kennedy, y decidió que sería mejor tener todos los documentos de la Crisis de los Misiles en un solo lugar, así que me enviaron una lista de los lugares donde están. Buscó en su escritorio y sacó esta lista de seis páginas, un formulario de almacenamiento oficial del Departamento de Estado en el que se relacionaban 40 cajas de banquero y cada carpeta en ellas”.

Las cajas estaban almacenadas desde 1967 o 1968.

Garthoff “tuvo esta lista todo ese tiempo. Era lo que las personas que estamos en la actividad de la libertad de información llamamos el mapa dorado, porque lo más difícil para usar la Ley de Libertad de Información es ser capaz de probar que los documentos existen, y más aún dónde están. Y aquí tenía la existencia de 40 cajas de materiales, incluida la correspondencia secreta entre Kennedy y (Nikita) Kruschev, que se divulgó después que nosotros la buscamos. ¿Qué puede haber más importante para entender cómo se produjo la crisis y cómo terminó?”.

Las cajas también contenían archivos sobre la ultra secreta Operación Mangosta, un programa encubierto de sabotaje, propaganda y guerra psicológica contra el gobierno socialista de Cuba después de Bahía de Cochinos.

“Presenté una solicitud al amparo de la Ley de Libertad de Información por cada caja, relacionando los títulos de las carpetas en las cajas. Terminamos recibiendo unos 10.000 documentos sobre la Crisis de los Misiles, operaciones encubiertas contra Cuba, diplomacia, el embargo, la correspondencia entre Kruschev y Kennedy”.

No fue fácil conseguir las cartas.

“En realidad tuvimos que convencer a los soviéticos para que dijeran que se podían divulgar antes de que el Departamento de Estado las divulgara”.

La CIA rehusó sacar a la luz todos los documentos de la Operación Mangosta, incluido uno de octubre de 1962.

“En realidad fue justo antes de que la Crisis de los Misiles estallara. Fuimos a ver al juez y le dijimos: Por favor, observe esto. La CIA afirma que si lo divulgan ahora, estarán revelando un proyecto de un tipo de operación encubierta que todavía podría ser útil, y no creemos que algo que pasó en 1962 podría ser pertinente hoy para operaciones encubiertas contra Cuba o en cualquier otra parte.

“El juez lo observó y dijo a la CIA: No pueden retener esto. Aquí no hay una sola palabra que deba ser secreta, y divulgaron prácticamente todo el documento. Y resultó ser el documento que explicaba cómo la CIA compró esos barcos, creó esos pequeños globos de helio con cestos que se abrían con un temporizador. E iban a situar esos barcos frente a la costa de Cuba, hacer volar los globos sobre zonas rurales de Cuba y en cierto momento el temporizador abriría los cestos y su contenido caería sobre la población cubana. Los cestos irían llenos de diversos tipos de propaganda, y baratijas y discos y esa clase de cosas.

“Probaron el peso del contenido de los cestos para estar seguros de que si caía y le daba a un niño cubano en la cabeza, no lo lastimaría”.

Kornbluh dijo que el documento no aclaraba si la CIA puso el plan en práctica.

“El documento era de planificación. Era evidente que ya habían avanzado mucho en el plan. Habían comprado los barcos. Habían contratado a las tripulaciones. Habían medido los vientos. Escogieron lo que iban a poner en los cestos.

“Era la clase de operación encubierta absurda que todo el mundo sabía que la agencia había hecho en otras ocasiones. Un ejemplo famoso: lanzar desde el cielo medias de nylon en el lado este del muro de Berlín, para que las mujeres de la parte comunista vieran todas las cosas buenas que tenían las mujeres en la parte capitalista”.

Kornbluh estudia los documentos que ha obtenido y ha escrito libros sobre ellos.

También ha contribuido a crear dos colecciones de documentos relacionados con Cuba: uno sobre la Crisis de los Misiles, y el otro sobre Bahía de Cochinos.

El año próximo planea recopilar una tercera colección sobre las relaciones entre Estados Unidos y Cuba en los últimos 50 años.

“La historia sigue siendo relevante al cabo de todos estos años”, afirmó.

El Archivo también cabildea por una mayor apertura en el Gobierno.

Empleados del Archivo se reunieron con el equipo de transición de Barack Obama después de su elección y pidieron que el primer decreto del presidente fuera sobre transparencia y apertura.

“Eso fue lo que hizo en su primer día. Su primer decreto presidencial pidió más apertura y pecar por exceso y no por defecto en apertura”.

Cuando le preguntaron si esas palabras causaron un cambio real, Kornbluh respondió: “Las agencias han tardado en responder, pero por lo menos se ha fijado la pauta”.

El Archivo ha citado el decreto de Obama en demandas que ha presentado para forzar a las agencias a divulgar documentos.

La organización demandó a la CIA en abril para obtener la historia secreta de cinco volúmenes de la agencia sobre Bahía de Cochinos.

“Básicamente señalamos que el Presidente ha dicho en su orden ejecutiva sobre clasificación e información de seguridad nacional que ningún documento puede mantenerse secreto indefinidamente, y eso, como saben, incluye la historia oficial de la CIA sobre Bahía de Cochinos”.

La demanda está pendiente. Un abogado del Gobierno dijo en junio que la CIA podría estar dispuesta a divulgar por lo menos algunos documentos.

Kornbluh dijo que no espera que el Gobierno de Obama produzca un cambio de la noche a la mañana.

“Hay una diferencia total, casi un 100 % de diferencia, en el tono. En la práctica, toma tiempo cambiar el rumbo de un barco tan grande como el sistema de secretos en Estados Unidos de América. Pero este Gobierno es mejor que el último. Ha sido ligeramente mejor en la práctica. El Gobierno de Bush entró en funciones e inmediatamente —bajo las presiones de (el vicepresidente Dick) Cheney, revirtieron la directiva del Gobierno de Clinton que decía que los funcionarios de la FOIA debían pecar por exceso y no por defecto en apertura y en el derecho a saber. Lo cambiaron por completo: deben pecar por defecto y no por exceso en lo tocante a los secretos y la necesidad de mantener secreta la documentación sobre seguridad nacional para salvaguardar la seguridad del país”.

La política norteamericana hacia Cuba es otro asunto. Kornbluh dijo que está varada en el pasado.

Estados Unidos asumió una postura de línea dura contra Cuba en un momento de gran hostilidad. Fidel Castro usó “una retórica increíblemente antiamericana, que los funcionarios norteamericanos nunca antes habían escuchado, excepto en la década de 1930, cuando (el rebelde Augusto César) Sandino combatía en Nicaragua”.

Castro “era popular no solo en Cuba, sino también en toda la región, lo que era una de las cosas que realmente asustaba a la CIA y al Departamento de Estado. En realidad nadie ha escrito mucho sobre la vez que Fidel fue a Caracas, en marzo del 59, y el jefe de la estación de la CIA en Caracas quedó impresionado por los cientos de miles de personas que lo vitorearon y el carisma que reflejaba”.

El mismo jefe de estación de la CIA dirigió “la operación de Bahía de Cochinos. En ese momento ya estaba preocupado con Fidel”.

Medio siglo después, Kornbluh dijo que la continua hostilidad hacia Cuba no está justificada. Señaló que pensó que Obama podría tomar una actitud distinta.

“La promesa que muchos vieron en un nuevo equipo de política exterior obviamente se ha disipado. El compromiso que vimos hacer a Obama como candidato, que sostendría un diálogo civilizado con sus enemigos y que se sentaría con líderes como Raúl Castro, ha quedado en el camino. Y así las relaciones entre Estados Unidos y Cuba siguen siendo cáusticas, porque este Gobierno no ha cambiado realmente la hostilidad perpetua hacia Cuba. El tono ha cambiado considerablemente, pero los programas en realidad no se han cambiado”.

El anuncio de Raúl Castro de reformas económicas no ha impresionado al Gobierno de Obama.

“Los cubanos acaban de anunciar grandes cambios en sus perspectivas económicas, y uno creería que Estados Unidos aplaudirían. Lo primero que dijo el Presidente fue que no han hecho ningún cambio que merezca una respuesta. El Presidente ha vuelto a correr la línea de la meta”.
Fuente :  http://islamiacu.blogspot.com/
Leer más

Imágenes del encuentro de Fidel y Chávez (Video + Fotos)

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 



 Extraido de : http://www.cubadebate.cu/
29 Junio 2011   

En la mañana del martes 28 de junio se produjo un fraternal encuentro entre el compañero Fidel y el presidente venezolano Hugo Chávez Frías, que contó con la presencia de familiares de Chávez. Cubadebate les ofrece un video sobre ese encuentro, de más de 20 minutos, el cual fue transmitido este mediodia por las televisoras de Venezuela y Cuba. También se incluyen 8 fotografías del intercambio entre los dos líderes y amigos.

 

Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución
Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución
Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución
Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución
Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución
fidel-y-chavez-6
fidel-y-chavez-7
fidel-y-chavez-8

Bookmark and Share

Leer más

Progreso destructivo: Marx, Engels y la ecología

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Lo que pega desde los primeros escritos de Marx es su anunciado naturalismo, su visión del ser humano como ser natural, inseparable de su ambiente natural. La naturaleza, escribe Marx en los Manuscritos de 1844, es "el cuerpo no-orgánico del hombre". O de nuevo: "Decir que la vida física e intelectual del hombre está indisolublemente ligada a la naturaleza no significa otra cosa que la naturaleza está ligada indisolublemente a ella misma, porque el hombre es parte de la naturaleza". Ciertamente, Marx se reclama humanista, pero él define al comunismo como un humanismo que es, al mismo tiempo, un "naturalismo activo"; y sobre todo, él lo concibe como la verdadera solución "del antagonismo entre el hombre y la naturaleza".

¿En qué medida el pensamiento de Marx y Engels es compatible con la ecología moderna? ¿Puede concebirse una lectura ecológica de Marx? ¿Cuáles son las adquisiciones del marxismo indispensables para la constitución de un ecosocialismo a la altura de los desafíos del siglo de XXI?

¿Y qué concepciones de Marx requieren una "revisión" según estos requisitos? Las notas breves que siguen no tienen la ambición de contestar estas preguntas, sino solamente de poner algunas orientaciones para el debate.

Mi punto de arranque es la observación de que:

a) los temas ecológicos no tienen un lugar central en el aparato teórico marxista;

b) los escritos de Marx y Engels sobre las relaciones entre las sociedades humanas y la naturaleza están lejanas ser unívocas, y puede ser, por consiguiente, el objeto de interpretaciones diferentes. De estas premisas, intentaré poner en evidencia las tensiones o contradicciones en los textos de los fundadores del materialismo histórico, mientras subrayo, sin embargo, las pistas que dan para una ecología de inspiración marxista.

¿Cuáles son las principales críticas de los ambientalistas al pensamiento de Marx y Engels? En primer lugar, se le describe como partidario de un humanismo conquistador, prometeico, que opone al hombre con la naturaleza, y hace de él «el amo y Señor del mundo natural». Es verdad que se encuentran en su pensamiento muchas referencias al "control", a la "subordinación" o al mismo "dominio" de la naturaleza. Por ejemplo, según Engels, en el socialismo, los seres humanos "por primera vez serán los amos reales y conscientes de la naturaleza, como amos de su propia vida en sociedad". (1) Sin embargo, como veremos bajo los términos de "subordinación" o "dominio" de la naturaleza a menudo Marx y Engels simplemente se refieren al conocimiento de las leyes de la naturaleza.

Por otro lado, lo que pega desde los primeros escritos de Marx es su anunciado naturalismo, su visión del ser humano como ser natural, inseparable de su ambiente natural. La naturaleza, escribe Marx en los Manuscritos de 1844, es "el cuerpo no-orgánico del hombre". O de nuevo: "Decir que la vida física e intelectual del hombre está indisolublemente ligada a la naturaleza no significa otra cosa que la naturaleza está ligada indisolublemente a ella misma, porque el hombre es parte de la naturaleza". Ciertamente, Marx se reclama humanista, pero él define al comunismo como un humanismo que es, al mismo tiempo, un "naturalismo activo"; y sobre todo, él lo concibe como la verdadera solución "del antagonismo entre el hombre y la naturaleza". Gracias a la abolición positiva de la propiedad privada, la sociedad humana se volverá "la realización de la unidad esencial del hombre con la naturaleza, la verdadera resurrección de la naturaleza, el naturalismo realizado y el humanismo realizado de la naturaleza". (2)

Estos pasajes no se ocupan directamente del problema ecológico -y de las amenazas sobre el ambiente- pero la lógica de este naturalismo permite un acercamiento de la relación hombres/naturaleza que no sea unilateral. En un texto célebre de Engels sobre El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre (1876), este mismo tipo de naturalismo sirve como fundamento a una crítica de la actividad depredadora humana sobre el ambiente: "No debemos presumir demasiado nuestras victorias humanas sobre la naturaleza. Por cada una de estas victorias, la naturaleza toma venganza sobre nosotros. Es verdad que cada victoria dada, tenemos en primera instancia, los resultados esperados, pero en segunda o tercera instancia son efectos diferentes, inesperados, que anulan demasiado a menudo los primeros. La gente que, en Mesopotamia, Grecia, Asia Menor y en otras partes, destruyeron los bosques para conseguir tierras cultivables, nunca imaginó que mientras los eliminaban, acababan con los centros de colección y depósitos de humedad, poniendo las bases para el estado desolado actual de esos países. Cuando los italianos de los Alpes cortaron los bosques de pinos de la parte sur, tan queridos por la parte del norte, no tenían la menor idea de que mientras actuaban así cortaron las raíces de la industria lechera de su región; y menos aún preveían que se privaron de ese modo de las fuentes de agua para la mayor parte del año (...). Los hechos nos recuerdan a cada paso que no reinamos sobre la naturaleza como un conquistador reina sobre un pueblo extranjero, como alguien que está fuera de la naturaleza, sino que nosotros pertenecemos a ella con nuestra carne, nuestra sangre, nuestro cerebro, que nosotros estamos en su seno y que todo nuestro dominio en ella reside en la ventaja que tenemos sobre el conjunto de las otras criaturas de conocer sus leyes y poder servirnos de ellas juiciosamente." (3)

Ciertamente, este ejemplo tiene un carácter muy general -no pone en cuestión el modo de producción capitalista sino las civilizaciones antiguas- sin embargo no constituye menos un argumento ecológico de una modernidad sorprendente, ya que tanto pone en guardia contra las destrucciones generadas por la producción como crítica a la deforestación.

Según los activistas ecológicos, Marx, siguiendo a Ricardo, asigna el origen de todo valor y toda riqueza al trabajo humano y desatiende la contribución de la naturaleza.

Esta crítica resulta, en mi opinión, un malentendido: Marx utiliza la teoría del valor-trabajo para explicar el origen del valor de cambio, en el cuadro del sistema capitalista. La naturaleza, por otro lado, participa en la formación de verdadera riqueza que no son los valores de cambio sino los valores de uso. Esta tesis está muy explícitamente adelantada por Marx en la Crítica del Programa de Gotha contra las ideas de Lassalle y sus discípulos: "El trabajo no es la fuente de toda la riqueza. La naturaleza es toda la fuente, tanto de valores del uso (¡que son, igualmente todos, la riqueza real!) como del trabajo, que no es más que la expresión de una fuerza natural, la fuerza de trabajo del hombre". (4)

Los ecologista acusan a Marx y Engels de productivismo. ¿Se justifica esta imputación? No, en la medida que nadie denunció tanto como Marx la lógica capitalista de producción para la producción, la acumulación del capital, de fortunas y de mercancías como un bien en sí mismo. La misma idea de socialismo -al contrario de su miserable caricatura burocrática- es el de una producción de valores del uso, de bienes necesarios para la satisfacción de necesidades humanas. El objetivo supremo del progreso técnico para Marx no es el crecimiento infinito de bienes ("el tener") sino la reducción de la josrnada de trabajo, y el crecimiento del tiempo libre ("el ser"). (5)

Sin embargo, es verdad que se descubre a menudo en Marx o Engels (y todavía más en el marxismo ulterior) una postura poco crítica hacia el sistema de producción industrial creado por el capital y una tendencia a hacer del "desarrollo de las fuerzas productivas" el vector principal del progreso. El "texto" canónico de este punto de vista es el famoso Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política (1859), uno de los escritos de Marx más marcado por un cierto evolucionismo, por la filosofía del progreso, por el cientificismo (el modelo de las ciencias de la naturaleza) y por una visión nada el problematizada de las fuerzas productivas: "A un cierto estadio de su desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes (...). De las formas de desarrollo de las fuerzas productivas, esas relaciones se vuelven estorbos. Se abre así un tiempo de la revolución social. (...) Una formación social nunca desaparece antes de desarrollar todas las fuerzas productivas que encierra dentro de sí (...)." (6)

En este famoso pasaje, las fuerzas productivas aparecen como "neutras", y la revolución no tiene por tarea abolir las relaciones de producción que se han vuelto un "estorbo" a un desarrollo ilimitado de éstas.

El pasaje siguiente de los Grundrisses es un ejemplo bueno de la admiración poco crítica de Marx para el trabajo "civilizador" de la producción sistema, y para su instrumentalización brutal de la naturaleza: "Así, por consiguiente, la producción fundada en el capital crea por un lado la industria universal, es decir, el sobretrabajo al mismo tiempo que el trabajo creador de valores; por otro lado, un sistema de explotación general de la apropiación de la naturaleza y del hombre (...) El capital empieza por consiguiente a crear la sociedad burguesa y la apropiación universal de la naturaleza y establece una red que engloba a todos los miembros de la sociedad: tal es la gran acción civilizadora del capital.

"Se eleva a un nivel social tal que todas las sociedades anteriores aparecen como desarrollos meramente locales de la humanidad y como una idolatría de la naturaleza. De hecho la naturaleza se vuelve un puro objeto para el hombre, una cosa útil. No se le reconoce ya como una fuerza. La inteligencia teórica de la ley natural tiene todos los aspectos de la artimaña que intenta someter la naturaleza a las necesidades humanas, sea como objeto de consumo, sea como medio de producción". (7)

Parece extraño a Marx y Engels una noción general de los límites naturales del desarrollo de las fuerzas productivas. (8) Se encuentra aquí o allá, como por ejemplo en este pasaje de La ideología alemana la intuición el intutition del potencial destructivo de ellas: "En el desarrollo de las fuerzas productivas, se llega a un estadio donde nacen las fuerzas productivas y los medios de circulación que ya no puede ser más que nefastos en el cuadro de relaciones existentes que no son más fuerzas productivas, sino fuerzas destructivas (la mecanización y el dinero)." (9)

Desgraciadamente, esta idea no es desarrollada por los dos autores, y no es seguro que la destrucción puesta en cuestión aquí sea también de la naturaleza. Por otro lado, en ciertos pasajes que conciernen a la agricultura, se esboza una verdadera problemática ecológica, y una crítica radical a los desastres que resultan del productivismo capitalista.

Lo que se descubre es estos textos es una suerte de teoría de la ruptura del metabolismo entre las sociedades humanas y la naturaleza, como resultado del productivismo capitalista. (10) El punto de partida de Marx son los trabajos del químico y agrónomo alemán German Liebig el cual "tiene uno de los méritos inmortales... por haber hecho notar ampliamente el lado negativo de la agricultura moderna desde el punto de vista científico." (11) La expresión de Riss del Stofwechselses, ruptura o rasgadura del metabolismo -o de los intercambios materiales- aparece principalmente en un pasaje del capítulo 47, "Génesis del sistema capitalista", en el libro III de El Capital: "De una parte, los grandes propietarios financieros reducen la población agrícola a un mínimo en declive constante, de otra, ello se opone una población industrial en crecimiento, apilada en las grandes ciudades: crea en consecuencia las condiciones que provocan una ruptura irreparable (unheilbaren de Riss) en la conexión del metabolismo (Stoffwechsel) social, un metabolismo prescrito por las leyes natural de la vida; de ello resulta el agotamiento de la tierra (verschleudert), gracias al comercio que va más allá de los límites de cada país. (Liebig). (...) "La gran industria y la gran agricultura industrializada actúan en común. Mientras en su origen se distinguieron en eso, que la primera agotaba (verwüstet) y arruinaba la fuerza de trabajo y, por consiguiente, la fuerza natural de los seres humanos, mientras la segunda hace lo mismo directamente con la fuerza natural de la tierra en su desarrollo posterior uniendo sus esfuerzos, en la medida que el sistema industrial en el campo debilita al obrero mientras la industria y el comercio mantienen a los medios de la agricultura que agota a la tierra." (12)

Como en la mayor parte de los ejemplos que veremos después, la atención de Marx se concentra en la agricultura y el problema de la devastación de la tierra, pero conecta esta pregunta con un principio más general: la ruptura en el sistema de intercambio material (Stoffwechsel) entre las sociedades humanas y el ambiente, en contradicción con "las leyes natural de vida". Es interesante también notar dos sugerencias importantes, aunque poco desarrolladas por Marx: la cooperación entre la industria y la agricultura en este proceso de ruptura, y la extensión del daño, gracias al comercio internacional, a una escala global.

El tema de la ruptura del metabolismo se descubre también en un pasaje conocido del libro de El Capital: la conclusión del capítulo sobre la gran industria y la agricultura. Es uno de los raros textos de Marx donde él explicita la cuestión de las devastaciones provocadas por el capital en el ambiente natural -así como una visión dialéctica de las contradicciones del "progreso" inducido por las fuerzas productivas: "La producción capitalista... destruye no sólo la salud física del obrero urbano y la vida espiritual del trabajador rural, sino que vuelve un problema el intercambio material (Stoffwechsel) entre el hombre y la tierra, así como la eterna condición natural de la fertilidad duradera (dauernder) de la tierra, haciendo más difícil la restitución de la tierra porque los ingredientes que requiere le son quitados y usados bajo la forma de alimentos, de ropa, etc. Al transformar las condiciones en que este intercambio se ajusta espontáneamente, esta circulación se ve obligada a restablecer de una manera sistemática, bajo una forma adecuada al desarrollo humano integral y como ley reguladora de la producción social. (...) Por otro lado, cada progreso de la agricultura capitalista no sólo es un progreso en el arte de explotar al trabajador, sino también en el arte de despojar a la tierra; cada progreso en el arte para aumentar fertilidad de ella por un tiempo, es un progreso en la ruina de sus fuentes duraderas de fertilidad. Más un país, los Estados Unidos de Norteamérica, por ejemplo, se desarrolla sobre la base de la gran industria, más este proceso de destrucción se hace realidad rápidamente. La producción capitalista desarrolla la técnica y la combinación de los proceso de producción social mientras va minando (untergräbt), al mismo tiempo, las dos fuentes de donde sale toda riqueza: la tierra y el trabajador". (13)

Varios aspectos son notables en este texto: en primer lugar, la idea de que el progreso puede ser destructivo, un "progreso" en la degradación y el deterioro del ambiente natural. El ejemplo escogido no es el mejor, y parece demasiado limitado -la pérdida de fertilidad de la tierra- pero no pone menos la cuestión más general del atentado al medio natural, a las "condiciones naturales eternas", por la producción del sistema capitalista.

La explotación y la degradación de trabajadores y de la naturaleza son puesto aquí en paralelo, como resultado de la misma lógica depredadora, la de la gran industria y la agricultura capitalista.

Es un tema que a menudo regresa en El Capital, por ejemplo en esos pasajes del capítulo sobre la jornada de trabajo: «la limitación del trabajo manufacturero ha sido dictada por la necesidad, por la misma necesidad que derramó guano sobre los campos de Inglaterra. La misma avaricia ciega que agota la tierra, atacó hasta sus raíces la fuerza vital de la nación. (...) En su pasión ciega y excesiva, en su glotonería de trabajo extraordinario, el capital no sólo pasa los límites morales, sino también el límite fisiológico extremo de la jornada de trabajo. (...) Y se atiene a su meta abreviando la vida del trabajador, lo mismo que del agricultor, ávido de obtener de su tierra un mayor rendimiento mientras su fertilidad se agota.» (14) Esta asociación directa entre la explotación del proletariado y la de la tierra, a pesar de sus límites, abre el campo de una reflexión sobre la articulación entre la lucha de clases y la lucha en defensa del ambiente, en una lucha común contra la dominación del capital.

Estos textos diferentes ponen en evidencia la contradicción entre la lógica inmediata del capital y la posibilidad de una agricultura «racional» fundada en una temporalidad más larga y en una perspectiva duradera e intergeneracional que respete el ambiente: «Incluso uno de los químicos agrícolas bastante conservador como Johnston por ejemplo, reconocen que la propiedad privada es un límite intransitable para una agricultura verdaderamente racional. (...) Toda el espíritu de la producción capitalista, orientada hacia la ganancia monetaria inmediata, está en contradicción con la agricultura que debe tomar en cuenta el conjunto permanentemente (ständigen) de las condiciones de vida de la cadena de generaciones humanas. Un ejemplo llamativo son los bosques, que se manejan hasta cierto punto de acuerdo con el interés general allí donde no están sometidos a la propiedad privada por la gestión estatal.» (15)

Después del agotamiento de la tierra, el otro ejemplo de desastre ecológico sugerido por los textos de Marx y Engels citados aquí es el de la destrucción de los bosques. Aparece a menudo en El Capital: "el desarrollo de la civilización y de la industria en general (...) siempre se muestra tan activo en la devastación de los bosques que todo lo que pueda emprenderse para su conservación y producción es completamente pequeño en comparación". (16) Los dos fenómenos señalados -el deterioro de los bosques y de la tierra- además se ligan estrechamente en sus análisis. En un pasaje de la Dialéctica de la Naturaleza, Engels menciona la destrucción de bosques cubanos por los grandes productores de café españoles y la resultante desertización de tierras como ejemplos de la actitud inmediata y depredadora la naturaleza del «actual modo de producción» y de su indiferencia por «los efectos naturales» dañinos de sus acciones a largo plazo. (17)

El problema de la contaminación del ambiente no está ausente de sus preocupaciones, pero se aborda casi exclusivamente bajo el ángulo de la insalubridad de los distritos obreros de las grandes ciudades inglesas. El ejemplo más llamativo son las páginas de La condición de la clase obrera inglesa en donde Engels describe con horror e indignación la acumulación de deshechos y residuos industriales en calles y arroyos, el dióxido de carbono que reemplaza al oxígeno y envenena la atmósfera, las exhalaciones de ríos contaminados, etc. (18) Implícitamente, estos pasajes, y otros análogos ponen en cuestión la polución del ambiente por la actividad industrial capitalista, pero el cuestionamiento nunca se plantea directamente.

¿Cómo definen Marx y Engels al programa socialista en relación al ambiente natural? ¿Qué transformaciones del sistema productivo deben conocerse para hacerlo compatible con el resguardo de la naturaleza? Ellos parecen concebir a menudo la producción socialista simplemente como la apropiación colectiva de las fuerzas y medios de producción desarrollados por el capitalismo: una vez abolida la "traba" que representan las relaciones de producción, y en particular las relaciones de propiedad, estas fuerzas podrán desarrollarse sin estorbos. Habría, entonces, una suerte de continuidad sustancial entre el aparato productivo capitalista y el socialista, ya que la posición socialista es sobre todo la gestión planeada y racional de esta civilización material creada por el capital.

Por ejemplo, en la célebre conclusión del capítulo sobre la acumulación primitiva del capital, Marx escribe: "El monopolio del capital se vuelve un estorbo para el modo de producción que creció y prosperó con él y bajo sus auspicios. La socialización del trabajo y la centralización de sus recursos materiales llegan a un punto donde no pueden contener su desarrollo capitalista ya. Este desarrollo estalla en pedazos. La hora de la propiedad capitalista ha sonado. (...) La producción capitalista engendra ella misma su propia negación con la fatalidad que preside sus metamorfosis la naturaleza". (19) Además del determinismo fatalista y positivista, este pasaje parece dejar intacta, en la perspectiva socialista, el conjunto del modo de producción creado "bajo los auspicios" del capital, poniendo en cuestión aquello que "envuelve" a la propiedad privada, que se vuelve un "estorbo" para el desarrollo de los recursos materiales de la producción.

La misma lógica "continuista" preside en ciertos pasajes del Anti-Dühring, donde la cuestión es la del socialismo como sinónimo de desarrollo ilimitado de fuerzas productivas: "Las fuerzas de expansión de los medios de producción tienen que hacer saltar sus cadenas con las que el modo de producción capitalista las había aprisionados. La liberación de sus cadenas es la única condición requerida para un desarrollo de fuerzas productivas ininterrumpido y siempre progresando a ritmos cada vez más rápidos, y por tanto, para un crecimiento sin límites de la producción." (20) Por eso se dice que el problema del ambiente está ausente de esta concepción del pasaje al socialismo.

Sin embargo, se encuentran también otros escritos que toman en cuenta la dimensión ecológica para el programa socialista y abren algunas pistas interesantes. Vimos ya que en los Manuscritos de 1844 se refiere al comunismo como "la verdadera solución del antagonismo entre el ser humano y la naturaleza". Y en el pasaje citado ya del volumen I de El Capital, Marx deja entender que las sociedades pre-capitalistas aseguran "espontáneamente" (naturwüchsig) el metabolismo (Stoffwechsel) entre los grupos humanos y la naturaleza; en el socialismo (la palabra no aparece directamente, pero se puede inferir por el contexto) debe restablecerce de forma sistemática y racional, "como ley reguladora de la producción social." Es una pena que ni Marx ni Engels desarrollaran esta intuición, fundada sobre la idea de que las comunidades pre-capitalistas vivieron espontáneamente en armonía con su habitat natural, y que la tarea del socialismo es establecer esta armonía con nuevas bases. (21)

Algunos pasajes de Marx parecen considerar la conservación del ambiente natural como una tarea fundamental del socialismo. Por ejemplo, el volumen III de El Capital opone a la lógica capitalista de la gran producción agrícola, fundada en la explotación y el agotamiento de las fuerzas de la tierra, otra lógica, de naturaleza socialista: "el tratamiento conscientemente racional de la tierra como propiedad comunal eterna, y como condición inalienable (unveräusserlichen) de la existencia y de la reproducción de la cadena de generaciones humanas sucesivas". Un razonamiento análogo se descubre algunas páginas más adelante: "Incluso una sociedad entera, una nación, en fin, todas las sociedades contemporáneas juntas, no son dueñas de la tierra. Ellos sólo la ocupan, los usufructuarios (Nutzniesser), y ellos deben, como bonis patres familias (el buen padre de familia), de dejarla en buen estado a las generaciones futuras". (22) En otros términos: Marx parece aceptar "el Principio de Responsabilidad" estimado por Hans Jonas, la obligación de cada generación de respetar el ambiente -la condición de existencia para las generaciones humanas futuras.

En algunos textos, el socialismo está asociado con la abolición de la separación entre la ciudad y el campo, y por consiguiente con la supresión de la polución industrial urbana: "Sólo por la fusión de la ciudad y el campo es que se puede eliminar la intoxicación actual del aire, el agua y la tierra; solo eso puede permitir a las masas, que hoy languidecen en las ciudades, que donde haya estiércol eso servirá para producir plantas, en lugar de producir enfermedades". (23) La formulación es malograda - ¡la cuestión se reduce a un problema del metabolismo del estiércol humano!- pero vuelve a plantear una cuestión esencial: ¿cómo poner fin al envenenamiento industrial del ambiente? La novela utópica del gran escritor marxista libertario William Morris, Noticias de Cualquier Parte (1890), es una tentativa fascinante de imaginar un nuevo mundo socialista, donde las grandes ciudades industriales habían cedido su lugar a un habitat urbano/rural respetuoso del ambiente natural.

Finalmente, todavía en este mismo volumen III de El Capital, Marx ya no define al socialismo como el "dominio" o el control humano sobre la naturaleza, sino como el control de los intercambios materiales con la naturaleza: en la esfera de la producción material, "la única libertad posible es la regulación racional, por el ser humano socializado, por los productores asociados, de su metabolismo (Stoffwechsel) con la naturaleza, que ellos controlarán juntos en lugar de ser dominada por él (ihm) como por una fuerza ciega." (24) Esta idea volverá a ser tomada en cuenta, casi palabra por palabra, por Walter Benjamín, uno de los primeros marxistas del siglo veinte que volvió a plantear este tipo de preguntas: desde 1928, en su libro Sentido Único denunció la idea de la dominación de la naturaleza como "una bandera imperialista" y propuso una nueva concepción de la técnica como "el dominio de las relaciones entre la naturaleza y la humanidad". (25)

No sería difícil encontrar otros ejemplos de una real sensibilidad a la cuestión del ambiente natural de la actividad humana. Aunque falta en Marx y Engels una perspectiva ecológica de conjunto. Por otro lado, es imposible pensar una ecología crítica a la altura de los desafíos contemporáneos, sin tomar en cuenta la crítica marxista de la economía política, que pone en cuestión la lógica destructiva inducida por la acumulación ilimitada del capital.

Una ecología que ignora o desprecia al marxismo y su crítica al fetichismo de la mercancía se condena a no ser más que un correctivo de los «excesos» del productivismo capitalista. Se podría concluir provisionalmente esta discusión con una sugerencia, que me parece pertinente, adelantada por Daniel Bensaïd en su reciente -y notable- trabajo sobre Marx: reconociendo que sería abusivo exonerar a Marx de las ilusiones "progresistas" o "prometeicas" de su tiempo, también lo es el presentarlo como un fanático de la industrialización, por eso nos propone un camino más fecundo: establecerse en las contradicciones de Marx y tomarlos en serio. La primera de estas contradicciones es, por supuesto, ese credo productivista de ciertos textos y la intuición de que el progreso puede ser la fuente de la destrucción irreversible del ambiente natural. (26)

La cuestión ecológica es, en mi opinión, el gran desafío para la renovación del pensamiento marxista en el umbral del siglo XXI. Ella exige de los marxistas una ruptura radical con la ideología del progreso lineal y con el paradigma tecnológico y económico de la civilización industrial moderna. Ciertamente, no se trata –y eso va de suyo- de poner en cuestión la necesidad del progreso científico y técnico, así como de la elevación de la productividad del trabajo: esas son condiciones fuera de controversia para dos objetivos esencial del socialismo: la satisfacción de las necesidades sociales y la reducción de la jornada de trabajo. El desafío es reorientar el progreso para volverlo compatible con la preservación del equilibrio ecológico del planeta. El talón de Aquiles del razonamiento de Marx y Engels era, en ciertos "textos" canónicos, una concepción acrítica de las fuerzas productivas capitalistas -es decir: del aparato técnico/productivo capitalista/industrial moderno- como si ellas fueran "neutras" y como si fuera suficiente para los revolucionarios socializarlas, reemplazar su apropiación privada por una apropiación colectiva, para beneficiar así a los trabajadores obreros y desarrollarlas de manera ilimitada.

Pienso que sería necesario aplicar al aparato productivo formado por el capital el mismo razonamiento que Marx propuso, en La guerra civil en Francia de 1871, para el aparato del Estado: "La clase obrera no puede estar satisfecha con tomar tal cual la máquina del Estado y hacerla funcionar por su propia cuenta". (27) Mutatis mutando, los trabajadores no pueden estar satisfechos con tomar tal cual la «máquina» capitalista productiva y hacerla funcionar por su propia cuenta: ellos deben transformarla radicalmente -el equivalente de eso que Marx llama en una carta a Kugelmann sobre la Comuna de París, «romper el aparato de Estado» burgués- en función de criterios socialistas y criterios ecológicos. Lo que no sólo implica el reemplazo de formas de energía destructivas por fuentes de energía renovables y no contaminantes, como la energía solar, sino también una transformación profunda del sistema productivo heredado del capitalismo, así como del sistema de transportes y del sistema del habitat urbano.

Para terminar, el ecosocialismo implica un radicalización de la ruptura con la civilización material capitalista. En esta perspectiva, el proyecto socialista apunta no sólo una nueva sociedad y a un nuevo modo de producción, sino también a un nuevo paradigma de civilización. www.ecoportal.net

Michael Lowy - Publicado en J. M. Harribey & Michael Löwy ed., Capital contre nature, PUF, 2003. Traducción: Andrés Lund Medina

Notas:

(1) F.Engels, Anti-Dühring, Paris, Ed. Sociales, 1950, p. 322

(2) K.Marx, Manuscrits de 1844. Economie politique et philosophie, Paris, Ed. Sociales, 1962 , pp. 62, 87, 89.

(3) F.Engels, La dialectique de la nature, Paris, Editions Sociales, 1968, pp. 180-181.

(4) K.Marx, Critique des Programme de Gotha et d’Erfurt, Paris, Ed. Sociales, 1950, p.18. Ver también Le Capital, Paris, Garnier/Flammarion, 1969, I, p. 47:“El trabajo no es entonces la única fuerza de valores de uso que él produce, de la riqueza material. Ël es padre y la tierra la madre, como dice William Petty”.

(5) Sobre la oposición entre “tener” y “ser”, ver Manuscrits de 1844 p. 103 : “Menos eres, menos manifiestas tu vida, más posees, más tu vida alienada se acrecienta, más acumulas de tu ser alienado”. Sobre el tiempo libre como principal base del socialismo, ver Das Kapital, III, p. 828.

(6) K.Marx, Préface à la Contribution à la critique de l’économie politique, Paris, Ed. Sociales, 1977, p.3

(7) K.Marx, Fondements de la Critique de l’Economie Politique, Paris, Anthropos, 1967, pp. 366-367.

(8) Para una discusión detallada de esta cuestión, véase el texto de Ted Benton del libro en francés, del que se tomó este texto: J. M. Harribey & Michael Löwy ed., Capital contre nature, PUF, 2003

(9) K.Marx, L’Idéologie allemande, Paris, Ed. Sociales, p. 67-68.

(10) Retomo ese término, y el análisis que sigue, de la importante obra de John Foster Bellamy, Marx’s Ecology. Materialism and Nature, N.York, Monthly Review Press, 2001, pp. 155-167.

(11) K.Marx, Le Capital, trad. Joseph Roy, Paris, Editions Sociales, 1969, tome I, p.660.

(12) K.Marx, Das Kapital, III, Berlin, Dietz Verlag, 1960, Werke, Band 25, p. 821.

(13) K.Marx, Le Capital I, p. 363, revisada y corregida después del original alemán, Das Kapital I, pp. 528-530..

(14) Marx, Le Capital, I, pp. 183-200.

(15) Marx, Das Kapital III, pp. 630-631.

(16) Das Kapital, II, p. 247.

(17) F.Engels, Dialectics of Nature, Moscou, Progress Publishers, 1964, p. 185.

(18) F.Engels, The Condition of the Working-Class in England (1844), en Marx, Engels, On Britain, Moscow, Forein Language Publishing House, 1953, pp. 129-130.

(19) Marx, Le Capital, I, pp. 566-567.

(20) F.Engels, Anti-Dühring, p. 321.

(21) Este aspecto del texto se perdió en la traducción de El Capital por J.P. Lefebvre, citado en la traducción del artículo de Ted Benton, en la medida donde naturwüchsig -« spontané »- es traducido por "origen simplemente natural".

(22) K.Marx, Das Kapital, III, p. 784, 820. La palabra "socialismo" no aparece en esos pasajes, pero está implícito.

(23) F.Engels, Anti-Dühring, p. 335. Ver tambien el pasaje siguiente de La question du logement (Paris, Editions Sociales, 1957, p. 102) de Engels: «La supresión de la oposición entre la ciudad y el campo no es más una utopía que la supresión del antagonismo entre capitalistas y asalariados. (...) Nadie reclama con más fuerza que Liebig en sus obra sobre la química agrícola en demandar primero y constantemente que el hombre devuelva a la tierra lo que él tomó de ella y demuestra que la sola existencia de las ciudades, principalmente de las grandes ciudades, ponen obstáculos para ello.» Lo que sigue del argumento vuelve, una vez más, a «los estiércoles naturales» producidos por las grandes ciudades.

(24) Marx, Kapital III, p. 828. Ted Benton, qui semble avoir lu ce texte en traduction, se demande si , en parlant de "contrôler ensemble", Marx se refère à la nature ou à l’échange avec elle. Le texteallemand ne laisse pas de place au doute, puisqu’il s’agit du masculin (ihm) du métabolisme et non du féminin de la nature...

(25) W.Benjamin, Sens Unique, Paris, Lettres Nouvelles - Maurice Nadeau, 1978, p. 243.

(26) D.Bensaïd, Marx l’intempestif, Paris, Fayard, 1995, p.347.

(27) Marx, La guerre des classes en France 1971 en, Marx, Engels, Lénine, Sur la Commune, Moscou, Editions du Progrès, 1971, p. 56. Edición digital de la Fundación Andreu Nin, febrero 2008

Leer más

Uruguay - Movimiento 26 de Marzo. Audicion 29/06/2011

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

eduardo%20rubio

                                                               EDUARDO RUBIO                                                                                                                                                   

36

logo26grande

379px-Flag Asamblea Popular.svg

Leer más

Torturas del Ejército Norteamericano

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 


 
Leer más

Collateral Murder 1/2 - Asesinato Colateral - ATENCIÓN: Imágenes de gran crudeza; sólo para adultos

30 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Mirenlo antes que lo borren.

 


 

 


 
Leer más
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 20 30 > >>