Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

EEUU y su costumbre de usar al resto del mundo como conejillo de indias.

4 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Nuestra alma esta enferma de tanta hipocresía

04/10/2010 GMT 1

polillabaez @ 11:22

Por Salvador Capote

 tuskegee-experiment.jpg

Gran indignación han causado las revelaciones de la investigadora de la Universidad de Wellesley Susan Reverby, acerca de experimentos realizados en Guatemala, liderados por el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos, durante los cuales infectaron con gérmenes de enfermedades venéreas a más de 1,500 personas: enfermos mentales, prostitutas, presos y soldados de ese país. El Dr. John Cutler, funcionario del Servicio de Salud Pública de  Estados Unidos que participó en estos experimentos con seres humanos, estuvo vinculado también a otro escándalo, el proyecto ‘Tuskegee’, [véase foto] en el cual cientos de ciudadanos negros de Alabama fueron contagiados con sífilis y se les negó todo tipo de tratamiento a fin de poder observar el libre desarrollo de la enfermedad y obtener así datos científicos.

Pero este tipo de fechorías no es nuevo en la historia de las relaciones de Estados Unidos con América Latina y el resto del Tercer Mundo. Lo único nuevo es que, por primera vez, Estados Unidos ofrece disculpas. ¿No será que percibe que América Latina se le escurre entre los dedos? Me pregunto que haría si este crimen hubiera ocurrido en Venezuela o en algún otro de los países del ALBA

En sus disculpas la Secretaria de Estado Hillary Clinton y la Secretaria de Salud Kathleen Sebelius, subrayan el hecho de que los experimentos con seres humanos tuvieron lugar hace 64 años. Pero olvidan mencionar que Estados Unidos ha estado cometiendo crímenes de lesa humanidad desde mucho antes de lo ocurrido en Guatemala y también con posterioridad hasta nuestros días. En ese mismo país centroamericano, Estados Unidos instaló y brindó apoyo irrestricto a gobiernos de ultraderecha responsables de la muerte o desaparición de 250,000 personas en el periodo 1960-1996.

No se trata de un episodio aislado. La crisis de valores éticos es connatural en el capitalismo. Nace con él, se agrava cada vez más y será una de las causas de su desaparición. Por otra parte, el racismo en Estados Unidos es una enfermedad con raíces profundas que permanece sólidamente institucionalizada y que en su contacto con nuestros pueblos mestizos no deja mucho espacio a las consideraciones humanitarias.

Justamente un siglo antes de los horripilantes experimentos en Guatemala, cuando por el Tratado de Guadalupe-Hidalgo Estados Unidos se apoderó de la mitad del territorio de México, Frederick Douglass, uno de los dirigentes negros de mayor prestigio en la historia de Estados Unidos, escribía en el editorial de “Estrella del Norte” del 17 de marzo de 1848:

“Nuestra alma está enferma de tanta hipocresía… Que se haya puesto fin a la matanza al por mayor en México es ciertamente causa de regocijo; pero no es nuestro pueblo el que debe regocijarse; por el contrario, debemos inclinar con bochorno nuestras cabezas, y con profunda humildad pedir perdón por nuestros crímenes”.

Monumento al racismo y a la total ausencia de escrúpulos es el llamado “Memorandum Breckenridge” (24 de diciembre de 1897), documento enviado por el Subsecretario de Guerra de Estados Unidos, J. C. Breckenridge, al Jefe del Ejército norteamericano, Nelson A. Miles, que contenía instrucciones sobre la conducta a seguir con relación a Cuba, Puerto Rico y Hawaii. En él se expresa que sería una completa locura (‘sheer madness’) anexar a una nación tan virtuosa como Estados Unidos a un pueblo tan depravado como el cubano si antes no se seguían los pasos apropiados:

“…debemos limpiar el país, aunque ello signifique usar los métodos que la Divina Providencia utilizó en las ciudades de Sodoma y Gomorra. Tenemos que destruir todo lo que esté al alcance de nuestros cañones. Tenemos que imponer un riguroso bloqueo de manera que el hambre y su constante compañera, la enfermedad, minen a la población pacífica y diezmen al ejército cubano”.

Y Breckenridge terminaba diciendo:

“En resumen, nuestra política tiene que ser siempre el apoyar al débil en contra del fuerte, hasta que hayamos obtenido el exterminio de ambos, a fin de anexar la Perla de las Antillas”.

En 1931, el Dr. Cornelius Rhoads, trabajando para el Instituto Rockefeller de Investigaciones Médicas, realizó espeluznantes experimentos infectando sin su conocimiento a decenas de puertorriqueños con células cancerosas. Como mínimo trece de sus víctimas murieron. Rhoads ascendió luego a Jefe de la División de Armas Biológicas del Ejército y recomendó en memos al Departamento de Defensa la ‘erradicación’ de los disidentes puertorriqueños mediante el uso ‘juicioso’ de bombas de gérmenes (1).

Durante la II Guerra Mundial, médicos investigadores norteamericanos realizaron experimentos con gas mostaza tomando como conejillos de Indias a soldados puertorriqueños, afroamericanos y de ascendencia japonesa con el fin de establecer si la respuesta a los tóxicos era diferente a la de los blancos. Se trataba de recopilar información para un plan B de invasión a Japón utilizando gases venenosos. El plan A era el ‘Proyecto Manhattan’ o de fabricación del arma nuclear, que fue el que se utilizó en definitiva con la aniquilación con bombas atómicas de cientos de miles de civiles en Hiroshima y Nagasaki, el mayor acto terrorista de la historia.

La isla de San José, en Panamá, fue uno de los lugares donde se realizaron estos ensayos. El Regimiento de Infantería 295, compuesto por soldados puertorriqueños fue rociado criminalmente con gas mostaza mientras realizaba maniobras en las selvas de ese país. Se conoció de los macabros experimentos por las investigaciones de Susan L. Smith, publicadas en septiembre de 2008 (2). La profesora canadiense, especializada en historia de la medicina, basó la denuncia en su revision de los registros del ‘U.S. Chemical Warfare Service’ y del ‘Defense Research and Development’ de Canadá y utilizó, además, los testimonios que se conservan en los archivos de la ‘National Academy of Sciences’ en Washington, de 250 veteranos.

Uno de los mayores crímenes de Estados Unidos fue el derrame, entre 1966 y 1972, de más de 12 millones de galones del ‘Agente Naranja’ (cuyo principio activo tóxico es la dioxina) sobre cientos de miles de hectáreas en Vietnam, Laos y Cambodia. Se estima que las víctimas civiles sobrepasaron la cifra de medio millón. Miles de soldados norteamericanos fueron afectados también. El aspecto más horrible de este crimen es que, posteriormente y durante décadas hasta el presente, un gran número de niños ha nacido, en las áreas contaminadas, con malformaciones congénitas.

Durante muchos años, el gobierno cubano ha denunciado a Estados Unidos por la introducción en Cuba de numerosas plagas que han afectado a cultivos, animales y personas. En 1971, por primera vez en el hemisferio occidental, apareció en Cuba el virus de la fiebre porcina. Para detener la epidemia fue necesario el sacrificio de cientos de miles de animales. El terrorista cubano-americano Eduardo Arocena confesó en 1984, ante un Comité del Senado (3) que en contubernio con la CIA había introducido en Cuba, a finales de 1980, el virus de la fiebre del dengue, enfermedad que causó la muerte a 158 personas, entre ellos a 101 niños. Arocena está cumpliendo una larga condena en cárceles de Estados Unidos pero no por este crimen, que quedó impune y que por sí solo bastaría para justificar y exonerar a los 5 héroes cubanos presos en Estados Unidos, sino por actos terroristas realizados en el propio territorio norteamericano. Posteriormente, el dengue fue introducido en Nicaragua como parte de la guerra sucia de la CIA contra ese país, contagiando a más de 50,000 personas y causando la muerte a muchas de ellas.

El sargento Jimmy Massey, militar profesional de los Marines, enviado a Irak en 2003, en un libro-testimonio publicado recientemente, denuncia los crímenes de guerra que en ese país están cometiendo las fuerzas estadounidenses. En un diálogo con el teniente Shea, Massey le dice a su superior (3):

“-Señor, creo que lo que estamos haciendo en Irak es un genocidio. Lo de la ayuda humanitaria es sólo una excusa de m…..; es tan sincera como la afirmación del Presidente Nixon de que él no era un sinvergüenza. Creo que nuestro único objetivo en Irak es el petróleo y las ganancias. Y estamos dejando tanto uranio enriquecido en el campo de batalla que no tendremos que preocuparnos por futuros terroristas o incluso futuros iraquíes, porque los estamos matando poco a poco y uno a uno”.

El uranio empobrecido, residuo del proceso de enriquecimiento o de plantas de reprocesamiento del uranio, ha sido utilizado con fines militares en Bosnia (1995), Kosovo (1998), Irak y Afganistán. Los proyectiles fabricados con este material se pulverizan al explotar y contaminan amplios territorios con efectos devastadores a corto y lejano plazo en la población.

En Faluya (2004) Estados Unidos utilizó fósforo blanco, prohibido por la ONU en zonas habitadas, para tomar la ciudad iraquí, y defiende actualmente un supuesto derecho  al uso de esta arma química, según denunció ayer la revista digital ‘Discrepando’ (4). El fósforo blanco explota en forma de nube y quema la carne hasta los huesos de toda persona que se encuentre dentro de un radio de 150 metros.

No es mi intención ofrecer un inventario completo de todos los actos bárbaros realizados por Estados Unidos. Tendría para ello que escribir numerosos volúmenes. Pero lo expresado es suficiente para no perder de vista que lo ocurrido en Guatemala entre 1946 y 1948 es sólo una expresión más de la naturaleza amoral, agresiva y prepotente del imperio.

El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, con exageradísima generosidad, calificó de ‘hidalguía’ las disculpas de la Casa Blanca. ¡No, señor presidente! ¡Con todo respeto! Para comenzar a merecer tal calificación, el gobierno de Estados Unidos tendría que pedir perdón por todos los crímenes de lesa humanidad que ha cometido y comete desde hace más de un siglo, y pedirlo además no sólo al pueblo guatemalteco sino a toda la humanidad.

NOTAS

(1) Germ War: The U.S. Record. Counter Punch, 1998.
(2) Susan L. Smith: “Mustard Gas and American Race-Based Human Experimentation in World War II”. The Journal of Law, Medicine & Ethics, Vol. 36, Issue 3, pp 517-521, Sept. 2008.
(3) Covert Action Information Bulletin, No. 22, p. 35: “The trial of Eduardo Arocena Pérez.
(4) Jimmy Massey: “Cowboys del Infierno”, Ediciones Apóstrofe, S.L. (2006), p. 228.
(5) Discrepando, 3 de octubre de 2010.

 

Tomado de El Blog de la Polilla Cubana

 

Historia de la Experimentacion Secreta en Humanos en U.S.A.

 

1931- El Dr. Cornelius Rhoads, bajo los auspicios del Instituto Rockefeller para las Investigaciones Médicas, infecta a humanos con las células de cáncer. Más tarde, establece las instalaciones para el Ejército de Guerras Biológicas de los EE.UU. en Maryland, Utah, y en Panamá después; y es nombrado para la Comisión de Energía Atómica Americana. Mientras se ecuentra allí, comienza una serie de experimentos de exposición a la radiación en soldados americanos y pacientes de hospitales civiles.

1932- El estudio de la Sífilis Tuskegee comienza. A 200 hombres negros diagnosticados con sífilis nunca se les dice de su enfermedad, se les niega tratamiento y en cambio, se usan como conejillos de india humanos para seguir el progreso y los síntomas de la enfermedad. Todos mueren a consecuencia de la sífilis; a sus familias nunca se les dijo que ellos podrían haber sido tratados.

1935- El Incidente de Pellagra. Después de millones de individuos muertos de Pellagra en un lapso de más de dos décadas, el Servicio de Salud Pública Nortemericano actúa finalmente para detener la enfermedad. El director de la agencia admite que había sabido, por lo menos 20 años antes que el Pellagra es causada por una deficiencia de niacina pero no actuó hasta que la mayoría de las muertes ocurrieron dentro de las poblaciones negras azotadas por la pobreza.

 

1940- Cuatrocientos prisioneros en Chicago son infectados con Malaria para estudiar los efectos de nuevas y experimentales drogas para combatir la enfermedad. Los doctores Nazis más tarde en el juicio en Nuremberg citan este estudio americano para defender sus propias acciones durante el Holocausto.

1942- Los Servicios de Guerra Química empiezan experimentos de gas mostaza en aproximadamente 4.000 militares. Los experimentos continúan hasta 1945 y para ellos fueron usados los Adventistas de Séptimo Día quienes escogieron volverse conejillos de india humanos en lugar de servir en el ejército.

1943- En respuesta al programa a gran escala de guerra de gérmenes de Japón, EE.UU. comienza la investigación en armas biológicas en el Fuerte Detrick, MD.


1944- La Armada Americana usa humanos para probar máscaras y ropa antigás. Los individuos fueron encerrados en una cámara de gas y expuestos al gas mostaza y al lewisita.

1945- El Proyecto Prensilla es iniciado. El Departamento de Estado Americano, la Inteligencia del Ejército y la CIA reclutan científicos Nazis y les ofrecen inmunidad e identidades secretas a cambio del trabajo en proyectos ultra secretos del gobierno en los Estados Unidos.

1945- El "Programa F" es implementado por la Comisión de Energía Atómica Americana (CEA). Este es el estudio de EE.UU. más extenso sobre los efectos del fluoruro en la salud, el cual era el componente químico esencial en la producción de la bomba atómica. Uno de los químicos más tóxicos conocidos por el hombre, el fluoruro, causa marcados efectos adversos al sistema nervioso central pero mucha de la información se suprime en nombre de la seguridad nacional debido al temor de que los pleitos judiciales minaran la producción a gran escala de bombas atómicas.

 

1946- Pacientes en los hospitales de Atención de Veteranos de guerra son usados como conejillos de india para experimentos médicos. Para aliviar las sospechas, se da la orden para cambiar la palabra "experimentos" a "investigaciones" u "observaciones" cuando sea que se reporte un estudio médico realizado en uno de los hospitales de veteranos de la nación.

1947- El Coronel E.E. Kirkpatrick de la Comisión de Energía Atómica Americana emite un documento confidencial (Documento 07075001, del 8 de enero de 1947) declarando que la agencia empezará a administrar dosis intravenosas de substancias radioactivas a humanos.

1947- La CIA empieza su estudio de LSD como un arma potencial para ser utilizada por la Inteligencia Americana. Humanos (tanto civiles como militares) son usados con y sin conocimiento previo.

1950- El Departamento de Defensa empieza a planear detonar armas nucleares en áreas desérticas y monitorear a los residentes más cercanos por problemas médicos y tasas de mortalidad.

1950- En un experimento para determinar cuan susceptible sería una ciudad norteamericana ante un ataque biológico, la Armada Norteamericana rocía una nube de bacterias desde barcos sobre San Francisco. Dispositivos de monitoreo son ubicados a lo largo de la ciudad para probar la extensión de la infección. Muchos residentes se enferman con síntomas como los de la pulmonía.

1951- El Departamento de Defensa empieza pruebas al aire libre usando bacterias y virus causantes de enfermedad. Las pruebas duran a lo largo hasta 1969 y hay preocupación de que las personas en las áreas circundantes hayan sido expuestas.

1953- El Ejército Norteamericano libera nubes de Sulfuro de Zinc-Cadmio sobre Winnipeg, St. Louis, Minneapolis, el Fuerte Wayne, el Valle del Monocacy en Maryland, y Leesburg, Virginia. Su intento es determinar cuan eficazmente podrían dispersar los agentes químicos.

1953- La unión de los experimentos del Ejército-Armada-CIA es llevada a cabo, en los cuales se exponen decenas de miles de personas en Nueva York y San Francisco a los gérmenes aerotransportados del Marcescens Serratia y del Bacilus Glogigii.

1953- La CIA comienza el Proyecto MKULTRA. Este es un programa de once años de investigación diseñado para producir y probar drogas y agentes biológicos que serían usados para el control mental y la modificación de la conducta. Seis de los subproyectos involucraron la comprobación de los agentes en seres humanos inadvertidos.

1955- La CIA, en un experimento para probar su habilidad para infectar poblaciones humanas con agentes biológicos, libera una bacteria apartada del arsenal de guerra biológica del Ejército en la Bahía de Tampa, Florida.

1955- Las Divisiones Químicas del Ejército continúan la investigación del LSD, estudiando su uso potencial como un agente químico paralizante. Más de 1,000 americanos participan en las pruebas que continúan hasta 1958.

1956- El Ejército Norteamericano libera mosquitos infectados con la Fiebre amarilla sobre Savannah, Ga y Avon Park, Fl. Siguiendo cada prueba, agentes del Ejército que se hacen pasar como oficiales de salud pública comprueban los efectos en las víctimas.

1958- El LSD se prueba en 95 voluntarios en los Laboratorios de Guerra Química del Ejército para ver su efecto sobre la inteligencia.

1960- El Equipo Asistente Principal de la Inteligencia del Ejercito (ACSI) autoriza el campo de prueba del LSD en Europa y en el Lejano Oriente. Las pruebas de la población europea son nombradas con el código de Proyecto TERCERA OPORTUNIDAD; las pruebas de la población asiática son nombradas con el código de Proyecto SOMBRERO de HONGO.

1965- Plan de la CIA y del Departamento de Defensa comienzan el Proyecto MKSEARCH, un programa para desarrollar una capacidad para manipular la conducta humana a través del uso de drogas psicodélicas.

1965- Los prisioneros en la Prisión Estatal de Holmesburg en Filadelfia son sometidos al dioxino, el componente químico altamente tóxico del Agente Naranja usado en Vietnam. Mas tarde los hombres son estudiados por el desarrollo de cáncer, lo cual indica que el Agente Naranja había sido desde el principio un sospechoso cancerígeno.

1966- La CIA comienza el Proyecto MKOFTEN, un programa para probar los efectos toxicológicos de ciertas drogas en los humanos y los animales.

1966- El Ejército norteamericano distribuye la variante de los negros del Bacillus subtilis a lo largo del Metro de la Ciudad de Nueva York. Más de un millón de civiles es expuesto cuando los científicos del ejército dejan caer ampollas llenas con la bacteria desde las rejas de ventilación.

1967- La CIA y el Departamento de Defensa implementan el Proyecto MKNAOMI, sucesor del MKULTRA y diseñado para mantener, reservar y probar las armas biológicas y químicas.

1968- La CIA experimenta con la posibilidad de envenenar el agua potable inyectando químicos en el suministro de agua de la FDA en Washington, D.C.,

1969- El Dr. Robert MacMahan del Departamento de Defensa demanda del congreso $10 millones de dólares para desarrollar, dentro de 5 a 10 años, un agente biológico sintético para el cual ninguna inmunidad natural existe.

1970- El financiamiento para el agente biológico sintético se obtiene bajo H.R. 15090. El proyecto, bajo la supervisión de la CIA, se lleva a cabo por la División de Operaciones Especiales en el Fuerte Detrick, las instalaciones ultra secretas de armas biológicas del ejército norteamericano. Se levanta la especulación que se usan técnicas de biología molecular para producir retrovirus como el SIDA.

1970- Los Estados Unidos intensifican su desarrollo de "armas étnicas" (Revista del Ejercito, Nov., 1970), diseñadas para selectivamente buscar objetivos y eliminar grupos étnicos específicos que son susceptibles a las diferencias genéticas y las variaciones en el ADN.

1975- La sección Virus del Centro para la Investigación de Guerra Biológica del Fuerte Detrick es renombrada "Instalaciones Fredrick para la Investigación del Cáncer" y puesta bajo la supervisión del Instituto Nacional del Cáncer (INC). Es aquí que un programa especial de virus del cáncer es iniciado por la Armada Norteamericana, supuestamente para desarrollar virus causantes de cáncer. También aquí los científicos encargados de los retrovirus aíslan un virus para el cual ninguna inmunidad existe. Se nombra mas tarde como HTLV (Virus Humano de la célula T de Leucemia).

1977- Audiencias del senado en la Comisión Investigación Científica y de Salud confirman que se contaminaron 239 áreas pobladas con los agentes biológicos entre 1949 y 1969. Algunas de las áreas incluyeron San Francisco, Washington, D.C., Centro-Oeste de EE.UU., Ciudad de Panamá, Minneapolis y St. Louis.

1978- Las pruebas de la vacuna para la Hepatitis B, dirigidas por el CDC, empiezan en Nueva York, Los Angeles y San Francisco. Los anuncios para solicitar individuos de investigación piden específicamente a hombres homosexuales promiscuos.

1981- Primeros casos de SIDA son confirmados en hombres homosexuales en Nueva York, Los Angeles y San Francisco, activando la especulación de que se puede haber introducido el SIDA vía la vacuna para la Hepatitis B.

1985- Según el Journal Science (227:173-177), el HTLV y el VISNA, un virus fatal de las ovejas, son muy similares, indicando una cercana evolución taxonómica y evolutiva.

1986- Según los Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (83:4007-4011), el SIDA y el VISNA son muy similares y comparten todos los elementos estructurales, salvo un segmento pequeño que es casi idéntico al HTLV. Esto lleva a la especulación de que se pueden haber unido el HTLV y el VISNA para producir un nuevo retrovirus para el cual ninguna inmunidad natural existe.

1986- Un informe para el Congreso revela que el actual desarrollo de agentes biológicos del Gobierno de los EE.UU. incluye: los virus modificados, toxinas naturalmente originadas y agentes que son alterados a través de la ingeniería genética para cambiar el carácter inmunológico y prevenir el tratamiento por todas las vacunas existentes.

1987- El Departamento de Defensa admite que, a pesar de un tratado que prohíbe la investigación y el desarrollo de agentes biológicos, continúa operando instalaciones de investigación en 127 laboratorios y universidades alrededor de la nación.

1990- A más de 1500 bebes negros e hispanos de seis meses de edad en Los Ángeles se les da una vacuna "experimental" del sarampión que nunca había sido autorizada para ser usada en Estados Unidos. La CDC admite después que los padres nunca fueron informados de que la vacuna que fue inyectada a sus niños era experimental.

1994- Con una técnica llamada "rastreador de genes", el Dr. Garth Nicolson en el Centro del Cáncer MD Anderson en Houston, descubre que los veteranos que volvieron de la Tormenta del Desierto fueron infectados con una cadena alterada de Micoplasma Incognitus, un microbio normalmente usado en la producción de armas biológicas. Incorporado en su estructura molecular, es el 40 por ciento de la proteína que cubre al SIDA, indicando que había sido hecha por el hombre.

1994- El senador John D. Rockefeller emite un informe que revela que durante por lo menos 50 años, el Departamento de Defensa ha usado centenares de miles del personal militar en experimentos en humanos y para la exposición intencional a las substancias peligrosas. Los materiales incluyeron gas mostaza y nervioso, radiación de iones, psicoquímicos, alucinógenos y drogas como las usadas durante la Guerra del Golfo.

1995- El Gobierno americano admite que había ofrecido a los criminales de guerra y científicos japoneses que habían realizado experimentos médicos en humanos sueldos e inmunidad de prosecución a cambio de los datos de la investigación de la guerra biológica.

1995- El Dr. Garth Nicolson revela evidencia de que los agentes biológicos usados durante la Guerra del Golfo habían sido manufacturados en Houston, TX y Boca Raton, Fl y probados en prisioneros en el Departamento Correccional de Texas.

1996- El Departamento de Defensa admite que soldados de la Tormenta de Desierto fueron expuestos a agentes químicos.

1997- Ochenta y ocho miembros del Congreso firman una carta que exige una investigación sobre el uso de la armas Biológicas y el Síndrome de la Guerra de Golfo.

 

 

Animalweb.cl

Red de Noticias de Salud

Tomado de lasvocesdelinfierno.blogspot.com

 


Afirman que Puerto Rico también ha sido conejillo de indias de EU

domingo, 3 de octubre de 2010
Inter News Service

Los puertorriqueños han sido utilizados por años como “animales de experimentos” por parte del gobierno de Estados Unidos, al igual que ha ocurrido con los guatemaltecos, recordó hoy, domingo, un médico y dirigente político del país.

El doctor Héctor Pesquera Sevillano, presidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), afirmó que lo ocurrido en Guatemala en los años 40 del siglo pasado ha sido una realidad durante décadas en Puerto Rico, que “Estados Unidos ha utilizado como un laboratorio experimental bacteriológico y químico”.

“Eso que ha ocurrido en Guatemala hay que enmarcarlo en el contexto de las prácticas abominables de lo que hace Estados Unidos en sus colonias y neocolonias”, manifestó el médico a la agencia Inter News Service (INS).

El abogado puertorriqueño Eduardo René Estades entiende, al igual que Pesquera, que los familiares de los 1,500 guatemaltecos utilizados como “conejillos de Indias” al infestarlos con sífilis y gonorrea pueden tener una causa de acción contra el gobierno de Estados Unidos.

Estades considera, ante la posibilidad de que ninguno de los perjudicados directos haya sobrevivido, corresponde a sus descendientes, con el respaldo del Estado guatemalteco, reclamar a Washington en los tribunales una reparación por tal barbarie.

“Uno pensaba que esas cosas sólo lo hacían los nazis, no un gobierno como el de Estados Unidos que siempre se ha caracterizado por la defensa pública de los valores humanos”, dijo el letrado boricua a la agencia INS en referencia al gobierno alemán de Adolfo Hitler.

El abogado Iván Colón Morales advirtió que, en este caso, existe la necesidad de cotejar el posible involucramiento del gobierno guatemalteco en los hechos.

“Por tratarse de un asunto de derecho internacional público hay que examinar los tratados y el pleito tendrá que dilucidarse en un tribunal internacional”, apuntó Colón Morales.

El doctor Pesquera Sevillano opinó que, desde la perspectiva científica, hay causa de acción de los guatemaltecos, al igual que de los puertorriqueños, por ser victimizados por Washington con “esos experimentos criminales”.

Recordó que en 1932 el dirigente nacionalista puertorriqueño Pedro Albizu Campos denunció, tal como se confirmó después, que el médico estadounidense Cornelius Rhoads inyectaba células cancerosas a pacientes que trataba por anemia en el hospital “Ashford Presbyterian Community”, ubicado en El Condado, sector turístico de San Juan.

“Este científico criminal estaba financiado por la Fundación Rockefeller y tras ser descubierto por un nacionalista, que le dio la información a Albizu Campos, nunca fue enjuiciado”, aseguró Pesquera Sevillano.

Añadió que a raíz del escándalo que esto generó, Rhoads retornó a Estados Unidos a trabajar con experimentos nucleares similares a los que emplearon para irradiar a Albizu Campos en la década de 1950 cuando se encontraba cárcel de La Princesa en el Viejo San Juan.

“El uso de la población como animales de experimentación científica ha sido una constante; miles y miles de mujeres fueron esterilizadas sin su consentimiento”, afirmó.

Pesquera Sevillano también recordó los experimentos con el agente Naranja, luego empleado por las fuerzas armadas estadounidenses en Vietnam, en los montes Toro Negro, en el centro de la Isla, y en El Yunque, en el oriente.

“En el caso de la isla de Vieques se experimentó con distintas sustancias, desde el agente Naranja al uranio reducido y radiaciones nucleares”, dijo el médico y dirigente del MINH.

Argumentó que Puerto Rico tiene derecho a exigir una reparación moral y económica por los experimentos que se han hecho en perjuicio de su población y territorio, al igual que por las bases militares estadounidenses y el colonialismo, de lo que ya hay con el caso de Libia, que fue compensada por Italia con 58.000 millones de dólares.

El presidente guatemalteco Álvaro Colom se mostró indignado al conocer la práctica llevada a cabo por Estados Unidos en Guatemala hace 60 años y que se vino a conocer ahora por un hecho fortuito, cuando la investigadora científica Susan Reverby se topó con documentos en tal sentido en los archivos del doctor John Cuttler, que lideró el programa mediante el cual se observaba la reacción de los pacientes contagiados y su deterioro físico.

Compartir este post

Comentar este post

fernando arakaki miranda 10/24/2010 22:24



Distinguido representante de esta prestigiosa e importante organización que para nuestro entender trabajan a favor de la salud de todos los seres humanos.
El motivo de este escrito es principalmente la preocupación por la salud mental y fisica de los seres humanos; Necesitamos que su organización investigue a fondo el tema que les explicaremos mas
adelante.
Nosotros somos activistas que trabajamos por los derechos humanos y estamos en contra del uso de armas psicotrónicas, psicofísicas, microondas, por que es una agresión a la especie humana, pues
esta forma de agresión electrónica causa muchas enfermedades mortales, y daños psicológicos.
Nosotros estamos trabajando para hacer publico estos vejámenes que se han permanecido oculto por mucho tiempo, ahora estamos buscando que gente pueda opinar sobre estas matanzas silenciosas,
buscamos la opinión de todas las organizaciones que trabajan por el bienestar de los seres humanos a través de los medios de prensa, los derechos humanos, para un debate mundial sobre estos
temas, contando con la justicia y la opinión de todos los seres humanos.
El tema es que están esclavizando, enfermando, manipulando, induciendo, enloqueciendo, matando ha seres humanos.
Es así que estamos en contra de esta elite de poder que se esta apoderando de este planeta talvez con el fin de reducir la población mundial, con genocidios que están destruyendo, están dañando
al planeta tierra con una nueva orden que lo manipula y controla todo sin medir consecuencias, sin saber el daño que causan a la naturaleza humana y al planeta tierra.
Ya es hora de que los seres humanos opinen y se puedan defender de esta masacre, por que pensamos que no son dueños de este mundo, todos los seres humanos formamos parte de este planeta y todos
somos responsables de proteger la vida.
Estos señores controladores están realizando el papel de depredadores de su propia especie. Todos los seres humanos no estamos de acuerdo que nos quiten la libertad ni la vida, estamos en contra
de estos crímenes, pensamos que se debería ayudar y proteger a las victimas de estas sistema de matanza silenciosas.
Agradecemos a las organizaciones jurídicas y científicas, prensa internacional, derechos humanos, cruz roja internacional, federación de victimas en Europa, (fedame), la Unión Europea y todas las
instituciones que trabajan por los seres humanos, que han dedicado mucho tiempo para investigar sobre estos temas importantes que pueden dañar al planeta y la integridad física y mental de los
seres humanos. Le invitamos para que investiguen en el Internet en la página google lo siguiente:
– manipulación mental armas psicotrónicas — implantes cerebral agresión electrónica — haarp armas psicotrónicas implantes — mind control victims implants – implants weapons mind torture —
implants psychotronic mind electronic — gwen implants mind torture –
Estas son algunas paginas para poder investigar sobre estos crímenes.
Espero su colaboración y su opinión publica sobre estos temas de interés general. Se despide agradecido Fernando Arakaki Miranda. (Nota.- hacer público este documento)



El polvorín 10/24/2010 23:34



Gracias Fernando. Cuando quieras enviame material por mail y lo publicamos. Apenas tenga un tiempito que saque un poco de cosas atrasadas para publicar que tengo, busco por los datos que me das.