Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Es inevitable la guerra de Israel contra Irán

1 Mayo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

El factor del desenlace

El reloj de Tel Aviv: La hora señalada del ataque a Irán

Por Manuel Freytas / IAR Noticias

Todo parece estar controlado, las negociaciones contienen el enfrentamiento, pero solo es aparente. El desenlace, la confrontación militar abierta, se retrasa, pero, en opinión de la mayoría de los analistas, es inevitable. Las causas y los intereses estratégicos determinantes están. No desaparecieron. Solo están desactivados, provisoriamente, a la espera de un resultante en el frente político-militar en la ONU. Solo hay una pregunta: Qué día y a que hora Israel va a atacar a Irán.


 Juegos, desplazamientos, rumores, señales, estrategias disímiles y convergentes, se cruzan y entrecruzan por estas horas en el escenario de la “información internacional”. La crisis Irán-EEUU-Israel amenaza a cada rato con salirse de una película de suspenso y pasarse a una de terror.

Paciencia: Todo llega, dicen los guerreros sionistas de Tel Aviv. Los únicos que se toman en serio la ojiva de los ayatolas. La estrella absoluta de una trama que puede convertir al planeta Tierra en un desierto lunar.

Hasta ahora, EEUU, Israel e Irán vienen jugando su estrategia en tres dimensiones:
Una “guerra psicológica” (de amenazas y despliegues militares) como forma de disuasión o de presión para negociar una “salida diplomática” en la ONU retardando un enfrentamiento militar abierto, y un “plan programado” de ataque y contraataque como resolución de un desenlace militar abierto.
 

Mahmoud Ahmedineyad

 

EEUU, Israel y el eje sionista europeo, exacerban el conflicto (por ahora mediático) y tiran de la cuerda, para luego aflojar y seguir buscado vías de negociación con Irán.

Y los ayatolas no se quedan atrás: desde Teherán lanzan rayos y centellas contra EEUU e Israel, ensayan armas y operativos militares, y pronostican la desaparición del Estado judío en las llamas del Apocalipsis.

Es un juego diplomático y psicológico que, desde hace más de cuatro años, intenta evitar una verdadera confrontación militar que incendiaría el Golfo y los mercados internacionales y tendría un desenlace incierto en Medio Oriente y en el resto del mundo.

La prensa internacional, descerebrada y sin análisis, se suma al show con titulares y “noticias” que no son nada más que una repetición periódica de la guerra psicológica que vienen protagonizando Irán y el eje USA-Israel para retardar en el tiempo las operacioness militares.

¿Hasta cuando lo podrán hacer?, es la pregunta del millón.

El conflicto existe, las razones estratégicas (supervivencia y conflicto económico) existen, los planes militares existen en ambas trincheras, el proceso de acumulación de tensiones y enfrentamiento existe, y para los expertos, en general, solo queda un interrogante en cuatro preguntas ¿Cuándo estallará el conflicto militar? ¿Qué modalidad tendrán las acciones y cuanto durará el conflicto? ¿Quién atacará primero y sobre qué objetivos? ¿Qué reacción (y qué consecuencias) provocará en Medio Oriente y en el resto del planeta?.

Hay multitudes de hipótesis sobre los blancos, armamentos y emergentes destructivos de una operación militar contra Irán, que podría en sus primeros momentos desencadenar una guerra generalizada en Medio Oriente.

Hay multitudes de especulaciones sobre el impacto económico que generaría, que van desde una paralización de la industria y el comercio petrolero a escala global, hasta un colapso masivo de los mercados financieros que podría detener la economía mundial.

Se especula, incluso, con ataques islámicos masivos a empresas e instituciones estadounidenses e israelíes (la furia islámica) en Medio Oriente, Asia, África y Europa.

El Estado judío está convencido de que Teherán esconde bajo siete llaves el secreto del verdadero desarrollo de su proyecto nuclear.

Cuando la logia sionista que gobierna en Tel Aviv alucina con los ayatolas en poder de una ojiva nuclear, pierde el sueño y el apetito. Y sabe Dios que no disimulan. Es en lo único que no disimulan.

La ojiva, en realidad, es lo único que puede desatar un Apocalipsis militar en Medio Oriente, señalan al unísono tanto analistas árabes como judíos.

Pero a esto se agrega otro detonante: En Rusia, la prensa y agencias moscovitas, aseguran que Moscú está a punto de entregarle a Irán el sistema de misiles S-300 que volvería casi invulnerable el espacio aéreo iraní.

Declaraciones de las últimas horas de altos funcionarios y jefes militares rusos van en esa línea.

Con el S-300 en manos iraníes el eje USA-Israel tendría que replantear globalmente su estrategia de ataque habida cuenta de que sus aviones y pilotos podrían caer como moscas sobre el suelo bendito de los ayatolas.

El carácter estratégico (en un escenario de ataque sionista a Irán) que revestiría dicho sistema de defensa en manos iraníes, genera presiones constantes a Moscú por parte de EEUU, Israel y la Unión Europea para evitar que los misiles S-300 neutralicen el accionar de los cazas y bombarderos sionistas en un hipotético raid contra las usinas nucleares y las instalaciones militares de Irán.

La presión diplomática de la administración de Obama o la reciente reunión secreta de Netanyahu con el presidente Medvédev forman parte de ese objetivo, que -según coinciden especialistas en Washinngton y Tel Aviv- no han conseguido ningún resultado positivo para el eje sionista.

El punto es el contraataque iraní: Si en el curso de pocas horas EEUU e Israel no consiguen anular la defensa aérea iraní expondrían las ciudades judías a un contraataque de los misiles convencionales del arsenal iraní que pueden llegar hasta Israel y las bases y tropas USA estacionadas en Irak y en el Golfo .

El reloj de Tel Aviv

 

Benjamín Netanyahu

Pero ¿cuál es el reloj que marca la hora del desenlace militar en el conflicto con Irán?

Hay uno solo: El reloj de la bomba nuclear iraní.

El punto que marca la hora del desenlace militar está señalado por el momento en que Irán esté en capacidad (o lo más cerca posible) de construir su primera cabeza nuclear.

Y aquí las informaciones son contradictorias: para los servicios israelíes Teherán ya está en el “umbral” de la bomba, para la CIA y las agencias occidentales es un proceso que puede durar entre dos y cinco años más, y para la AIEA el régimen iraní oculta aspectos avanzados de su plan para construir una ojiva nuclear en menos de un año.

También en este aspecto hay infinidad de teorías.

Desde que Irán le compró cabezas nucleares a Corea del Norte, hasta que ya tendría ojivas ocultas producidas por su programa nuclear, las teorías conspirativas no tienen límites.

Pero, más allá de las hipótesis, lo concreto, es que la hora del ataque a Irán está señalada por el reloj de su primera bomba nuclear.

Israel y su estado mayor militar son claros: Atacar a Irán para desactivar su capacidad de convertirse en potencia nuclear es una cuestión de supervivencia para el Estado judío.

El interrogante no es si Israel y EEUU atacan o no atacan las usinas de Teherán (los planes están casi reconocidos por el Estado judío), sino el momento que eligen para hacerlo.

El punto preciso, la hora señalada, solo lo conocen los estrategas y los mandos superiores USA-israelíes.

Cuyas decisiones reales (ocultadas y deformadas por la estrategia de la propaganda y la acción psicológica) nunca van a salir publicadas en la prensa internacional.

En resumen, la hora señalada del ataque a Irán se ajusta y determina por el nivel de desarrollo de su proyecto nuclear y por su capacidad para fabricar una ojiva con carga atómica.

Para Israel, el ataque a Irán no es un objetivo militar, es una cuestión de supervivencia.

Tomado de Pocamadrenews

Compartir este post

Comentar este post