Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

España: Las revelaciones sobre Ruanda y Wikileaks publicadas en '20minutos.es' llegan al Senado

8 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Recibo y publico de la Fundació S´Olivar de Mallorca y mensaje de apoyo de Adolfo Perez Esquivel:





Como dijo un gran profeta hace 2000 año "No hay nada oculto que no haya de salir a la luz" (Marcos 4,22). La vida da muchas vueltas.



¿El País ha ocultado unos importantes cables de WikiLeaks que tenía desde hace meses, cables que comprometían gravemente a altos responsables del Ministerio de Exteriores y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional que, siguiendo los dictados de Estados Unidos, conspiraron con el gobierno de Ruanda para abortar nuestra querella? Muy probablemente.



Pero el diario más leído en España (por delante del El País), 20 minutos,

los publicó hace unos días, tras habérselos cedido el diario noruego

Aftenposten. Julian Assange había denunciado en el pasado noviembre que los cinco grandes diarios con los que pactó no estaban publicando lo realmente importante, pero que eso lo iban a arreglar en los próximos meses.



Esperemos que más adelante se publiquen aquellos otros cables en los que podamos comprobar como siguieron conspirando para que, juntamente con la ONU y diversos diarios(New Times, El País, Público), la Fundació S´Olivar e Inshuti fuésemos acusados de financiar a los genocidas.



-----Mensaje original-----

De: Adolfo Perez Esquivel [mailto:xxxxxxxxxxxxxxxxx@gmail.com]

Enviado el: miércoles, 09 de marzo de 2011 21:16

Para: Fundació Olivar

Asunto: Re: Las revelaciones sobre Ruanda y Wikileaks publicadas en '20minutos.es' llegan al Senado - 20minutos.es - El medio social



Fundación Olivar

Juan Carrero.

Querido amigo:

Quiero expresarte toda la solidaridad y apoyo en la lucha por la Verdad y la

Justicia, denunciando el genocidio en Ruanda y el Congo.

Las grandes potencias, y lamentablemente organismos como la ONU, han

asumido el sometimiento a los grandes intereses económicos y políticos.

Apoyan a Paul Kagame, un genocida que debe estar en la cárcel por los

crímenes cometidos. Sin embargo recibe los honores de otros gobiernos. La

hipocresía es tremenda.

No hay que desesperar, todos ustedes vienen realizando, con gran esfuerzo y a pesar de las calumnias, un trabajo en bien de la humanidad, para superar la impunidad contra esos pueblos.

Sabes que tienes todo mi apoyo y solidaridad. Y les deseo mucha fuerza y esperanza. La Justicia es necesaria, sin ella no es posible alcanzar la Paz.

Adolfo Pérez Esquivel

 

 

 

 

Las revelaciones sobre Ruanda y Wikileaks publicadas en '20minutos.es' llegan al Senado

Senado

Imagen de archivo del interior de la Cámara Alta. (ARCHIVO)


Las revelaciones de 20minutos.es sobre el proceso abierto en la Audiencia Nacional para esclarecer la muerte de nueve españoles en Ruanda entre 1994 y 2000 han llegado al Senado. Pere Sampol i Mas, del grupo Mixto, ha presentado en la Cámara Alta una moción para que el contenido de los cables de Wikileaks se debata en la comisión correspondiente.

La moción fue registrada el pasado 4 de marzo, sólo dos días después de que 20minutos.es publicara su exclusiva. Entre otras cosas, el texto insta al Gobierno a presionar a la Interpol, y colaborar así "de manera decidida con la Justicia Universal", y a cursar urgentemente las Comisiones Rogatorias a las Naciones Unidas dictadas por el juez.

El magistrado Fernando Andreu procesó en 2008 a 40 militares de la cúpula ruandesa después de que el Forum Internacional para la Verdad y la Justicia en el África de los Grandes Lagos pusiera una querella. Entre otros delitos, les acusa de genocidio, lesa humanidad y terrorismo, incluidos los asesinatos de seis religiosos y tres cooperantes españoles.

"Protección" de EE UU al régimen

Si la moción se aprueba, el Senado exhortará oficialmente al Gobierno español a que hable con la UE y la ONU y les proponga las "acciones necesarias" que obliguen al presidente de Ruanda, Paul Kagame, a que "libere a los presos políticos encarcelados, deje el Gobierno, cese la esterilización masiva de hombres el país y deje de expoliar los recursos del Congo".

Para Sampol i Mas, del Bloc per Mallorca-PSM-Verds, las filtraciones de Wikileaks no sólo han confirmado lo reflejado "en los diarios de sesiones del Senado" -como consecuencia de varias comparecencias de miembros del Ejecutivo-, también han evidenciado "la protección de EE UU al régimen y sus maquinaciones para dejar impunes los gravísimos delitos denunciados".

"Hoy, cuando celebramos las 'revoluciones' democráticas de Túnez, Egipto, Libia,… Cuando Estados Unidos condena al dictador Gadafi (...) Paul Kagame sigue masacrando a su pueblo", explica la moción del Grupo Mixto, que culpa al dictador de ser "el principal responsable del conflicto que ha causado el mayor número de víctimas desde la Segunda Guerra Mundial".

Esta semana la plataforma de organizaciones Basta de impunidad en Ruanda ha solicitado por carta al presidente sudafricano, Jacob Zuma, que atienda la petición de extradición que el Consejo de Ministros cursó en septiembre de 2010 para uno de los acusados por la Audiencia Nacional, Kayumba Nyamwasa, que se encuentra exiliado en dicho país.

 

El Gobierno despreció la causa judicial por el asesinato de nueve españoles en Ruanda

Ruanda

Soldados del Ejército ruandés, en una imagen de 2009. (ARCHIVO)

  • Un alto cargo de Exteriores dijo a diplomáticos de EE UU que el Ejecutivo no apoyaba las acusaciones y veía "inútiles" algunas medidas del tribunal.
  • El Gobierno creía que organismos internacionales debían hacerse cargo del proceso abierto por el juez Andreu en 2008 contra 40 militares ruandeses.
  • Una fiscal de la Audiencia Nacional aseguró que "no irían más allá" y no pedirían extradiciones de los procesados por genocidio, lesa humanidad y terrorismo.
  • EE UU presionó e hizo un seguimiento exhaustivo del caso que aún hoy investiga el asesinato de nueve españoles entre 1994 y 2000 en Ruanda y Congo.

El Gobierno español se desmarcó en privado ante Estados Unidos y Ruanda del proceso judicial abierto en 2008 por la Audiencia Nacional contra 40 miembros de la cúpula militar tutsi por genocidio, lesa humanidad y terrorismo, delitos presuntamente cometidos en Ruanda y en la República Democrática de Congo entre 1990 y 2002 y que incluían a nueve víctimas españolas. El Ejecutivo aseguró que "no apoyaba" la causa, que ésta no tenía nada que ver con su política exterior y que algunas medidas adoptadas por el juez le parecían "inútiles".

Así se desprende de varios de los cables filtrados por Wikileaks a los que 20minutos.es ha tenido acceso a través del diario noruego Aftenposten.

Entre los nueve asesinados españoles había seis religiosos: Joaquim Vallmajo, Servando Mayor, Julio Rodríguez, Miguel Ángel Isla, Fernando de la Fuente e Isidro Uzcudun; los otros tres, Mª Flors Sirera, Manuel Madarazo y Luis Valtueña, eran miembros de la organización Médicos del Mundo. Todos ellos murieron entre 1994 y 2000, justo después de que tuviera lugar el brutal genocidio cometido por los hutus y de que los tutsis se hicieran con el poder en Ruanda. El Ejército Patriótico Ruandés / Frente Patriótico Ruandés (APR/FPR), de los tutsis, los habría matado, presuntamente, por haber sido testigos o denunciantes de sus crímenes.

Pero no sólo el Gobierno español se mostró reticente, la propia fiscalía de la Audiencia Nacional no tenía ninguna intención de "ir más allá" ni de "solicitar la extradición de los acusados", tal como aseguró una representante de ese departamento en una reunión informal con el asesor legal de la Embajada de EE UU en Madrid el 5 de mayo de 2008, justo tres meses después de que el juez Fernando Andreu dictara un auto de procesamiento (6 de febrero) de 182 páginas que implicaba, entre otras cosas, órdenes de arresto internacional contra la cúpula militar del Gobierno ruandés. Según un despacho confidencial, la fiscal llegó a afirmar que la causa fue investigada y tramitada sólo "para satisfacer a las familias".

Los intereses de EE UU en la zona

EE UU, no obstante, sí se tomó muy en serio el proceso -que comenzó en 2005 con una querella del Forum Internacional para la Verdad y la Justicia en el África de los Grandes Lagos- y presionó a las autoridades españolas para que rebajaran la tensión con Ruanda. Ni siquiera las palabras "alentadoras" de la fiscal, que sugerían, según la Embajada, que el caso podría quedar "en agua de borrajas", echaron para atrás sus intenciones. ¿Por qué? Porque Estados Unidos tiene intereses políticos, económicos y estratégicos en Ruanda y sus Estados vecinos.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, uno de los 40 procesados por el juez Andreu, se formó en el Reino Unido y Estados Unidos, país este último en el que recibió entrenamiento militar (en Fort Leavenworth, Kansas) y del que es considerado aliado. Por otro lado, la región de los Grandes Lagos de África sufre desde 1996 una explotación ilegal de sus recursos naturales, tal y como ha denunciado Naciones Unidas en varios informes, en la que entran en juego el oro, los diamantes y el coltán -mineral con el que se fabrican teléfonos móviles-, que se terminan exportando -gran parte desde Ruanda- a varios países de occidente, entre ellos, Estados Unidos.

Inmunidad del presidente Kagame

El Gobierno español "no apoyaba" las acusaciones y consideraba que había otras vías a través de las que actuar, como el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR). Estados Unidos, por su parte, estaba preocupado -según otro cable- por la rapidez con la que Interpol tramitaría las órdenes de detención internacional y por si se pediría la extradición de aquellos procesados con aparente estatus diplomático, como Rugumya Gacinya, agregado militar en la Embajada de Ruanda en Washington, o Kayumba Nyamwasa, embajador de Ruanda en India. El único que no podía -ni puede a día de hoy- ser detenido o reclamado es el presidente Kagame, que tiene inmunidad.

Cinco de los procesados participaban en esos momentos en misiones de la ONU, sobre todo en Darfur (Sudán)Otros cinco procesados participaban en esos momentos en misiones de la ONU, sobre todo en Darfur (Sudán). Entre ellos, el general Karenzi Karake, comandante adjunto del contingente UNAMID Force, cuyo nombramiento causó una gran polémica; su mandato, a pesar de las protestas, se alargó hasta 2009 y fue utilizado por el presidente Kagame en varias ocasiones para amenazar a la comunidad internacional: si el general -o alguno de los destinados a Sudán- era apartado de su puesto, Ruanda retiraría a sus soldados y dejaría de colaborar con la ONU, en cuyo Consejo de Seguridad está Estados Unidos como miembro permanente.

Interpol sugirió a EE UU que si España pedía el envío de "notificaciones rojas" -de alto nivel- para los procesados, Ruanda podría negarse alegando motivos políticos. Es más, el agregado legal de la Embajada estadounidense especifica en el cable que Interpol podría tener también "cierto derecho de tanteo" sobre si enviaba las notificaciones o no. Lo que hizo, exactamente, en 2010 cuando se negó a incluir en su lista de reclamados por 188 países a los tres militares de EE UU que dispararon el proyectil que mató al cámara José Couso en Irak en 2003. Por si acaso, la Embajada en Madrid desaconsejó que cualquiera de los acusados por el juez Andreu viajara a EE UU y pidió "precaución" a su Gobierno.

"Que Moratinos llame a la ministra"

En mayo de 2008, Estados Unidos decidió presionar de una forma más activa. El embajador estadounidense de la Oficina de crímenes de guerra, Clint Williamson, viajó a Madrid y pidió expresamente que Moratinos llamara a su homóloga ruandesa, Rosemary Museminali, y le repitiera que la postura del Ejecutivo español era "diferente" a la de los jueces. EE UU, por su parte, contactaría con los embajadores de Alemania y Reino Unido en Madrid para que ayudaran a "motivar" al Gobierno y planeó un encuentro en Nueva York entre el fiscal general ruandés y el representante permanente de España en la ONU.

El proceso sigue abierto en la Audiencia: quedan testigos por declarar y la investigación sigue su cursoNo hay más cables desde Madrid -los documentos de Wikileaks abarcan hasta febrero de 2010- sobre este asunto. Aunque sí hubo novedades posteriores, ya que a pesar de las presiones y las reticencias de la fiscalía, el proceso sigue abierto en la Audiencia Nacional: quedan testigos por declarar, la investigación sigue su curso y hay varias comisiones rogatorias en marcha. Hay que destacar también que los contactos entre los Gobiernos español y ruandés han continuado y que el fiscal responsable del caso no siempre ha sido el mismo:

  • Junio de 2010. El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, anunció que Zapatero copresidiría con Paul Kagame el Grupo de Impulso de los Objetivos de desarrollo del milenio.
  • Julio. Paul Kagame viajó a Madrid para una primera reunión; Zapatero canceló por las presiones su encuentro privado y envió a Moratinos.
  • Septiembre (17). El Consejo de Ministros aprobó pedir a Sudáfrica la extradición de uno de los procesados, Kayumba Nyamwasa, exiliado -pero no detenido- en dicho país. Sudáfrica, por el momento, guarda silencio. Los 39 acusados restantes se encuentran en Ruanda, cuya Constitución prohíbe las extradiciones: algunos regresaron "pocas horas" después de que el juez dictara su auto, según fuentes consultadas por 20minutos.es.
  • Septiembre (20-22). Cumbre en Nueva York de los Objetivos del milenio: Zapatero evitó de nuevo la foto con Kagame.
  • Octubre. Se hizo público un informe de la ONU que sugería que el ejército ruandés de Kagame podría ser culpable de genocidio.

20minutos.es

 

Moción para debate presentada.

 

 

Pere Sampol i Mas, senador de designación autonómica en representación de las Illes Balears por el Bloc per Mallorca-PSM-Verds, adscrito al Grupo Mixto, presenta la siguiente moción para su debate en la Comisión correspondiente.

 

 

Las últimas revelaciones de Wikileaks, publicadas por el diario 20 minutos, en relación al Auto del magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, por el que imputa y ordena el arresto internacional de 40 altos cargos del Frente Patriótico Ruandés a los que acusa de genocidio, crímenes de guerra, terrorismo, violaciones, pillaje,… y el asesinato de nueve ciudadanos españoles, demuestran lo que ya había quedado de manifiesto en todas las comparecencias parlamentarias de miembros del Gobierno: su desprecio por el Auto del magistrado Andreu, la complicidad con el Gobierno ruandés del dictador Paul Kagame y la sumisión a los deseos de Estados Unidos. Wikileaks sólo confirma las evidencias reflejadas en los diarios de sesiones del Senado. El desdén del Gobierno hacia el Auto judicial; el ensalzamiento del régimen ruandés, principal responsable del conflicto que ha causado el mayor número de víctimas desde la Segunda Guerra Mundial; el desprecio a las familias de las víctimas españolas, -aún hoy el presidente del Gobierno no se ha dignado a recibirlas-; incluso la falta de colaboración con la Justicia, -aún no sabemos si el Gobierno ha cursado la Comisión Rogatoria al secretario general de las Naciones Unidas, dictada por el magistrado Andreu en febrero de 2009-.

 

Pero Wikileaks revela algo más importante, aunque ya puesto en evidencia por los Autos judiciales del magistrado Andreu: la protección de Estados Unidos al régimen ruandés y sus maquinaciones para dejar impunes los gravísimos delitos denunciados. Ahora se entienden las difamaciones divulgadas por un “Grupo de Expertos del Consejo de Seguridad de las Naciones” contra Juan Carrero, activista mallorquín impulsor, junto a los familiares de las víctimas y otras organizaciones, de la querella criminal contra el Frente Patriótico Ruandés.

 

Hoy, cuando celebramos las “revoluciones” democráticas de Túnez, Egipto, Libia,… Cuando Estados Unidos condena al dictador Gadafi por reprimir a su pueblo y embarga sus bienes en Estados Unidos. Cuando la comunidad internacional toma represalias contra el régimen de Gadafi y brinda ayuda humanitaria a las zonas liberadas…, Paul Kagame, imputado por un Tribunal competente por los mayores crímenes contra la humanidad, sigue masacrando a su pueblo. Tiene a los líderes de la oposición encarcelados. Victoire Ingabire Umuhoza, lleva un año en la cárcel. Deogratias Musayidi, más tiempo. Ha asesinado a líderes como el vicepresidente del Partido de Los Verdes, así como a periodistas. Sigue practicando el pillaje de los recursos naturales del Este del Congo, masacrando a la población civil…

 

Y mientras la Comunidad internacional sigue amparándolo, está perpetrando la última fechoría. Según ha denunciado Steven W. Mosher, Presidente del Instituto de Investigación sobre la Población (Population Research Institute/PRI), Ruanda está preparando un programa de esterilización de 700.000 hombres, gracias a fondos recibidos de la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos. Concretamente de Salud Interna International (IntraHealth International) y Salud Familiar International (Family Health International). Estas campañas tendrían por objeto diezmar la etnia hutu mayoritaria, acto calificado de genocidio por la Convención para la Prevención y sanción del delito de Genocidio.

 

 

Por todo ello el Senado acuerda instar el Gobierno a:

 

1.- Colaborar de manera decidida con la Justicia Universal, presionando a Interpol para que proceda al arresto de los 40 inculpados por la Audiencia Nacional Española.

2.- Cursar urgentemente las Comisiones Rogatorias a las Naciones Unidas dictadas por la Audiencia Nacional.

3.- Proponer a la Unión Europea y a las Naciones Unidas todas las acciones necesarias para obligar al dictador ruandés Paul Kagame a que:

- Liberea todos los presos políticos encarcelados.

- Deje el Gobierno y permita unas elecciones libres.

- Ceseinmediatamente el programa de esterilización de 700.000 hombres.

- Dejede expoliar los recursos naturales del Congo.

 

 

 

Palacio del Senado, a 4 de marzo de 2011

Compartir este post

Comentar este post