Espacio Socialista, no importa quien o quienes estan detras, se busca la mejor calidad de vida para el ser humano, en defensa de la Tierra, Flora y Fauna.

Saturday 26 may 2012 6 26 /05 /May /2012 23:45

4293703325_3868444d23.jpg

 
Entrevista a Franck Seguy, sociólogo, adherente de la central sindical Batay Ouvriye (Batalla Obrera) *

 

- Los medios de prensa internacionales cuentan de “progresos sustanciales” desde que asumió el gobierno de Michel Joseph Martelly. Hablan de “avances democráticos” y resaltan el arribo de muchas inversiones. ¿Puedes hacernos una descripción de la situación actúal?
 
- El nuevo Presidente resume su política con una frase que dice así: “Haití está abierto a los negocios”. En efecto, desde su investidura, el 14 de mayo de 2011, el Presidente hace sus mejores esfuerzos para abrir el país a los inversores extranjeros. Ya se realizaron varios foros en Puerto Príncipe, con la ayuda en particular de Bill Clinton, que es representante especial del Secretario General de la ONU en Haití. Del mismo modo, el propio Martelly había viajado en enero pasado al Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), para entrevistarse con hombres de negocios susceptibles de colocar inversiones en el país. Es importante indicar que fue invitado a Davos por Denis O' Brian, presidente de la empresa de telefonía celular Digicel, que adquirió un 80% del mercado de la telefonía en Haití.

Por su parte, el Ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Lamothe -que está a un paso de llegar a Primer Ministro a raíz de la dimisión de Garry Conille, un antiguo funcionario de la ONU-, se dio a conocer en su mandato como canciller de la “democracia de los negocios”, pues bien, esto se materializa por hechos concretos: en varias regiones del país, el gobierno está poniendo las tierras más fértiles al servicio de la construcción de Zonas Francas Industriales (ZFI). En Caracol (norte), una nueva ZFI está pronta para funcionar. Se trata de una localidad de cerca de 5.000 habitantes que deberá de un momento otro albergar a más de a 20.000 personas, sin que ninguna infraestructura básica se construya. Incluso no hay el agua potable. En su investidura en octubre de 2011, el Primer Ministro prometía crear cientos de miles de empleos. Con este motivo, había declarado: “Las necesidades de empleos que son tan importantes hoy, no pueden esperar, Haití no puede darse el lujo de rechazar las solicitudes de empresas que quieren establecerse en el mercado y exigen bajos salarios”.

Así, cuando la prensa internacional habla de “progresos sustanciales” en la situación haitiana, se refiere, efectivamente, al bulevar abierto para la llegada del capital transnacional. Es decir, los avances de un gobierno de negocios son la otra cara de la ocupación militar que ejerce la Minustah. (1) No son menos de 40 las ZFI que están previstas, y una buena parte de ellas están actualmente en fase de construcción. Pero nada de esto debe ponerse a la cuenta de Martelly, ya que desde marzo de 2010, el Plan de Acción para la Reconstrucción y el Desarrollo Nacional (PARDN) preveía: “El éxito de la implantación de los polos regionales dependerá de los incentivos al desarrollo industrial, comercial y turístico. En este capítulo, la ley Hope II (Haitian emispheric Opportunity through Partnership Encouragement) proporciona un primer marco para utilizar las ventajas comparativas de Haití, para aprovechar su mano de obra, la proximidad del mercado norteamericano y los conocimientos técnicos de su sector privado. (...). El Estado haitiano quiere favorecer las inversiones en este sector sosteniendo la instalación de parques industriales y zonas francas".

En otro plano, hay que subrayar que el Presidente Martelly nunca ha ocultado su pertenencia duvalerista y no pierde ocasión de mostrarse públicamente con Jean-Claude Duvalier (sucesor de su padre, François Duvalier). “Baby Doc” regreso al país desde su exilio dorado en Francia y está sin ninguna investigación por los crímenes cometidos durante su larga dictadura entre 1971 y 1986. Martelly incluso ha inaugurado algunas obras junto al ex dictador. Obviamente, el gobierno de negocios viene acompañado de una enorme corrupción. La periodista Nuria Piera obtuvo y publicó una extensa documentación que muestra cómo el senador dominicano Félix Bautista sobornó con millones dólares a Martelly. La empresa de construcción de este senador resultó beneficiada con multimillonarios contratos para trabajar en la “reconstrucción” de Haití. Bautista es conocido como el campeón de la corrupción en República Dominicana. Martelly no pudo contradecir estas acusaciones de corrupción sobre su persona, pero el fardo fue derivado hacia el jefe de gobierno Garry Conille, que tuvo que dimitir.

-Pasaron dos años del terremoto y las informaciones que difunden  organismos internacionales como la ONU y la OEA, así como numerosas ONGs, es que la “ayuda humanitaria” ha funcionado y que la situación socio-económica ha mejorado para cientos de miles personas. ¿Cual es tu opinión?
 
- Existe en Haití una frase que resume lo que es la ayuda humanitaria. Dice esto: “La ayuda humanitaria, no se la ve ni se la come”. Es una frase que por sí sola denuncia toda la retórica falsa y hueca de los organismos internacionales, cuyo objetivo es comercializar la miseria de los trabajadores bajo el paño “de la ayuda humanitaria”. En realidad, se debe reconocer que “la ayuda humanitaria” funcionó. ¿Pero para quién? Actualmente, son las ONG quienes ofrecen los mejores empleos del país. Pero estos empleos se conceden a los que vienen de países extranjeros y que llevan el estatuto de “expatriados”. Los haitianos deben conformarse con empleos precarios, mal pagos, en zonas periféricas.

Estos “expatriados” tienen un nivel de vida superior, alquilan buenas viviendas y consumen en supermercados. Por eso la mayoría de los precios están indicados en inglés…y en dólares. Pues sí, “la ayuda humanitaria” funcionó, en primer lugar a favor de los “expatriados” - europeos mayoritariamente -, algunos profesionales haitianos trabajan con ellos en puestos subalternos y la burguesía se aprovecha de su presencia para aumentar el tipo de beneficio de sus negocios. Pero, para la mayoría de la población, “la ayuda humanitaria” no llega. Por el contrario viene a complicar aún más su condición de miseria extrema.

-En este cuadro que tú vienes describiendo, ¿qué podría decirse de los movimientos sociales? Hay luchas, se desarrolla un movimiento de resistencia? ¿Cuáles son las principales demandas?
 
- Ciertamente se desarrolla una determinada resistencia ante tal situación. Pero no se puede afirmar que existe un movimiento a la altura de los retos de la hora. Ya que Haití sufre de un grave déficit: es la ausencia de una dirección de izquierda, de una dirección revolucionaria. Si este problema existe tanto en América Latina y el Caribe como en otros puntos del planeta, en Haití se eleva a su máxima expresión. Es que la “transición democrática”, burguesa, iniciada con la caída de la dictadura de Jean-Claude Duvalier en 1986, fracturó a los movimientos sociales. Y durante el período del Presidente Aristide no se generó una recomposición de estos movimientos. Se fue imponiendo la idea de “negociación”, de “concertación”, de “diálogo”. Lo que debilitó las expresiones de protesta e incluso un compromiso mínimo con las luchas de los trabajadores y las capas populares más pobres.
 
Hay una resistencia, es verdad, pero en un cuadro muy defensivo, de gran fragmentación. Sin ninguna propuesta alternativa que venga de la izquierda. No obstante, existen organizaciones de jóvenes que luchan tanto para exigir reparación para las decenas de miles de personas víctimas del cólera -introducido por las fuerzas militares de la ONU- como para las centenares de familias cuyos hijos e hijas han sido víctimas de abusos y violaciones sexuales por parte de los soldados de la Minustah. La central sindical Batay Ouvriye apoya a estas organizaciones juveniles y, al mismo tiempo, lleva una lucha diaria para que los obreros, los estudiantes y los habitantes de los barrios se organicen. La lucha es por obtener derechos democráticos elementales, mejores salarios y condiciones de trabajo aceptables.
 
* Entrevista realizada en ocasión del Congreso de la CSP Conlutas, Sao Paulo, 27-29 de abril 2012.
 
(1) Nota de Correspondencia de Prensa: La Minustah (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití) está desplegada desde junio de 2004 en el país. Es una fuerza de ocupación de alrededor de 12.000 "cascos azules". Brasil es la fuerza militar mayoritaria y ejerce el comando operacional que le fue propuesto por el Southcom (Comando Sur del Ejército de Estados Unidos). La misión está integrada por 18 países en su mayoría latinoamericanos. Además de Uruguay (segunda fuerza en cantidad de efectivos), están Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Guatemala, Paraguay y Perú.
--------------------------------------------------------------------------------

 
 
 
 

_______________________________________________ Boletin-prensa mailing list Boletin-prensa@listas.chasque.net http://listas.chasque.net/mailman/listinfo/boletin-prensa

Por El polvorín - Publicado en: Politica - Comunidad: POLITICA Y PSICOLOGIA
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Envianos articulos, criticas, o sugerencias a:  escribinosalpolvorin@hotmail.com


Todo el material de El Polvorín puede ser usado y copiado .

 

 

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”.
Rodolfo Walsh

 

El polvorín
http://elpolvorin.over-blog.es/
http://elpolvorinenvideo.over-blog.es/

Presentación

 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados