Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Irak: Dentro del vientre de la bestia CIA

18 Septiembre 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

3837726682_dbb1eb6807.jpg
Por el Dr. Ismail Salami

Para gran decepción de la comunidad internacional, un informe recientemente desclasificado por la CIA revela que una guerra que comenzó en nombre de la democracia en Iraq en 2003, y se cobró la vida de más de un millón de iraquíes inocentes y miles de tropas lideradas por Estados Unidos, fue librada sobre la base de una serie desafortunada de mentiras evidentes fabricadas por la CIA.

En pocas palabras, el informe dice que la CIA no llevó a cabo suficientes investigaciones sobre la posibilidad de las armas de destrucción masiva en manos del déspota iraquí Saddam Hussein y que, sin debida prueba, concluyeron que, dado que Saddam tenía la costumbre de mentir sobre armas de destrucción masiva, supusieron que estaba en posesión de ellas y que Irak tenía que ser reducida a la miseria y abandono en las manos de los militares de EE.UU..

Los Puntos destacados del informe son los siguientes:

1) Cuando las inspecciones [ de la ONU y la Agencia Internacional de Energía Atómica] resultaron ser más intrusivas de lo esperado, el liderazgo iraquí parece haber entrado en pánico y tomaron la decisión fatídica de destruir secretamente gran parte de los ítems restantes no declarados y eliminar la evidencia.

2) Iraq firmemente estableció el patrón de “engañar y retirarse” que hizo difícil que los inspectores de la ONU y analistas occidentales acepten nuevas afirmaciones iraquíes a su valor aparente.

3) Una desventaja de los análisis de inteligencia es que una vez que prueban que una parte puede ser un eficaz engaño, el conocimiento se convierte en un factor fuerte en el cálculo del observador analítico.

El nuevo informe trae a primer plano y pone de relieve la necesidad de una idea audaz expresada por algunos en el pasado reciente: el juicio de Georg Bush y Tony Blair por crímenes de guerra por mentir acerca de armas de destrucción masiva en Irak.

Recientemente, el activista de Sudáfrica por la paz y premio Nobel, el Arzobispo Desmond Tutu, se retiró de una cumbre de liderazgo en Johannesburgo porque se negó a compartir el escenario con el Sr. Tony Blair, a quien considera un criminal de guerra.

Alto y claro, Tutu ha anunciado a Tony Blair y George W Bush como criminales de guerra que deben ser llevados a la Corte Penal Internacional de La Haya, en relación a la guerra de Irak por mentir sobre las armas iraquíes de destrucción masiva. Además, Tutu ha dicho que la guerra liderada por Estados Unidos y el Reino Unido contra Irak había traído las condiciones de la guerra civil en Siria y un posible conflicto de Medio Oriente que involucra a Irán.

“Los entonces los líderes de Estados Unidos [ Bush] y Gran Bretaña [Blair] fabricaron los motivos para comportarse como matones y nos separaron aún más. Ellos nos han llevado al borde de un precipicio, en donde nos encontramos ahora. - con el espectro de Siria e Irán frente a nosotros “, dijo.

Sin dudas, Bush y Blair serán finalmente juzgados por un tribunal imparcial de justicia por los crímenes que han cometido en Irak en nombre de la democracia bajo la alucinación de un decreto divino; de hecho, es sólo cuestión de tiempo antes que ocurra.

En cuanto a Bush, ha declarado explícitamente que él estaba en una misión de Dios al atacar Afganistán e Irak. Abrumado con un sentimiento loco de misión mesiánica, Bush reveló esta locura religiosa cuatro meses después de la invasión liderada por Estados Unidos a Irak, en el balneario egipcio de Sharm el-Sheikh, en su reunión con una delegación palestina durante la cumbre palestino-israelí.

Él dijo: “Me dejo llevar por la misión de Dios. Dios me dijo, ‘George, ve a combatir a esos terroristas en Afganistán’. Y lo hice. Y luego Dios me dijo ‘George, ve y ponle fin a la tiranía en Irak’. Y lo hice. “

En una decisión sin precedentes, dictada por el Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (KL) en mayo, George W. Bush y varios de sus cómplices, incluyendo a Dick Cheney, el ex vicepresidente de EE.UU., Donald Rumsfeld, el ex secretario de Defensa, Alberto Gonzales, el entonces asesor del presidente Bush, David Addington fueron declarados culpables de crímenes de guerra.

Aunque el Tribunal de Kuala Lumpur puede no tener la autoridad para juzgarlos en la práctica, debe ser considerado como un gran paso en la defensa de la justicia y el respeto por la humanidad a gran escala. Además, el tribunal evidencia un agudo sentido de la sensibilidad pública y el conocimiento de una búsqueda universal de la verdad y la justicia.

Es evidente que la conciencia global está en aumento en el mundo y que la verdad surgirá un día de entre las nubes. Día a día se acumulan más evidencias para poner Bush y Blair en vergüenza extrema por sus crímenes y nuevos llamamientos para detener y tratar al dúo y sus cómplices en la corte penal internacional y no caer en oídos sordos de vez en cuando.

La comunidad internacional está tomando conciencia de las realidades gracias a los esfuerzos de los activistas por la paz y los disidentes que buscan la justicia en todo el mundo. De hecho, es una buena señal de que una nueva era de iluminación social y política ya ha empezado a amanecer, y hay una nueva luz a la vista. Esto marca un final inminente de una multitud de atrocidades perpetradas por Washington y sus aliados, y los complots urdidos por los sionistas para dividir y gobernar el mundo.

La monofónica de Washington que lo insta a decidir por el mundo es cada día más y más débil, y en su lugar, una voz polifónica de gran alcance mundial está tomando el lugar de la antigua. En resumen, el mundo está desarrollando una mayor percepción sobre la necesidad de paz y seguridad sostenibles.

Lo que los documentos del expediente de la CIA datan, es que Irak fue devorado ferozmente en el vientre de la bestia de la CIA, no como un país con un dictador como su líder, sino como una nación a la que se le negó la oportunidad de tener su destino en sus propias manos y deshacerse de su dictador.

El verdadero derrocamiento de Saddam Hussein como un dictador apenas justifica la sangre inocente que fue derramada en Irak y la invasión militar de proporciones tan colosalmente devastadores.

Dr. Ismail Salami es un autor y analista político iraní. Escritor prolífico, ha escrito numerosos libros y artículos sobre Medio Oriente.

Compartir este post

Comentar este post