Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

La opinión de los que cuestionan las intenciones de Wikilakes... otros puntos de vista a tener en cuenta

3 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Personalmente elegí en primera instancia darle a Wikilakes un voto de confianza, y a menudo me planteo que es muy probable que me haya equivocado con esa elección.
Por eso y porque a  medida que van pasando los días veo que hay muchos mas que han empezado a advertir sobre el tema, creo que es justo que también publique las opiniones discordantes, ya que muchas de ellas vienen de fuentes que suelo utilizar y me parecen lógicos sus planteos.
  
La Red Voltaire, pagina a la que le tengo especial confianza, ya lo advertía en el mes de julio. De las fuentes que recibo, fue de las primeras en dar la alarma, y otras mas como la agencia ANNCOL se suman,  ahí ya me empieza a quemar la cabeza.
Supongo que lo mas prudente es ir viendo que sucede, sin descartar la información que brindan, pero creo que lo mejor es que lo hagamos con el abanico de posibilidades abierto.
 Si Wikilakes dice la verdad y realmente tiene documentos importantes, creo que no podía haber elegido peores medios de prensa para hacerlos públicos y ahí es donde a mi me carcome la duda.
¿Alguien puede siquiera imaginar que alguna vez el diario El País de España va a hacer publico algún documento que deje al descubierto la feroz manipulación dirigida desde EEUU, y que ellos mismos desde su redacción ejercen día a día, contra Cuba y Venezuela, por poner un ejemplo?
En EE.UU, porque no se los da Democracy Now! por ejemplo, en lugar de dárselo al New York Times?
Desde las cúpulas del imperio nos mienten todo el tiempo, son dueños de la información y de los medios, hay que ser cautos.

Hoy veía el video que realizaron en “Tinight Show” de la NBC, donde Obama sale de una conferencia y patea una puerta (que pueden verlo aquí http://noticias.terra.es/2010/mundo/1203/actualidad/obama-enfadado-golpe-puerta-tras-rueda-prensa.aspx  ) y si bien es muy gracioso... parece tan real que uno no puede dejar de plantearse que desde este momento, ya ni siquiera podemos confiar en lo que vemos.

 



 
También me preocupa que Wilkileakes sea la excusa elegida para aplicar el control total y censura de internet, bajo el rotulo de “por la seguridad de los estados”, cosa que ya sabemos se esta intentando hace rato desde yankilandia.
Aprendimos mucho con el auto atentado del 11 de setiembre, y todavía no esta todo dicho... vayamos con calma.

Por El Polvorín - Ivonne Leites.
PD: A los que nos siguen en Facebook... abro en el foro de debates este tema, quiero saber que piensan ustedes.
###########################################################
 
Interesante mensaje anónimo de un forero sobre Wikileaks
El texto cuestiona no la veracidad, sino más bien, la intencionalidad real de la organización Wikileaks, así como la procedencia de ésta.
José | 1-12-2010

156307_julian_assange_26c3.jpg "Dejo claro, para empezar, que yo en el pasado he donado dinero a Wikileaks.

Dicho esto, me gustaría recalcar que el sentido común debería hacernos dudar a todos de Wikileaks en estos momentos.

Hace tiempo casi todos estábamos encantados con la idea de tener al fin una fuente de información independiente y libre. Wikileaks pretende presentar los documentos tal como son, en formato crudo y puro, pero precisamente esa crudeza los hace inaccesibles para el común de los mortales. Sucede como en economía: la realidad está escondida debajo de una espesa capa de tecnicismos y lenguaje incomprensible para el público en general, por lo que se requiere del "filtro" de supuestos analistas cuya misión es traducir esa información. Esa "pureza" que parece una ventaja, se convierte de repente en una desventaja que nos deja a merced de posibles manipulaciones.

Esa supuesta independecia y neutralidad de Wikileaks hizo que todos tuviéramos la esperanza de que algo gordo saldría a la luz, pero la realidad es que todos los hechos "demostrados" no son más que puras anécdotas. Los documentos sobre Irak y Afganistán son en su mayoría reportes sobre acciones de guerra que de vez en cuando sacan a la luz algún "caso aislado" de tortura, muerte de civiles, periodistas.... Pero al fin y al cabo, nada que no ocurra en cualquier guerra.

No hay ni un solo documento sobre el tráfico de heroína en Afganistán. Como bien sabemos, la CIA es una organización que desarrolla actividades secretas. Parte de sus ingresos están recogidos en los presupuestos del estado, y con esos ingresos se financian las operaciones NO secretas. Todo viene recogido en los presupuestos que se pueden consultar en U.S. Department of State. 

Para las operaciones que no pueden dejar rastro, la CIA se financia a través de actividades ilegales ya que cualquier financiación legal deja rastro y está documentada.

Pues bien, la razón para entrar en Afganistán era la heroína, necesaria para financiar la creciente demanda de dinero negro por parte de la CIA ya que la agenda imperialista de EEUU ha pegado un acelerón.... Y seguirá acelerando.

Dicho esto, ¿Cómo es posible que no haya ni un sólo documento sobre el trabajo en los campos de papaver somniferum (amapola) en Afganistán?. La única prueba que tenemos son las fotos satélite que demuestran que la cantidad de terreno destinada al cultivo de amapola en el país se ha multiplicado por 5 desde la entrada de los americanos. Pero de eso no hay rastro en Wikileaks.

Además, un estudio pormenorizado de los documentos evidencia hechos muy preocupantes. Las víctimas contabilizadas por Wikileaks coinciden de forma increíblemente precisa con las cifras oficiales. No hay un sólo documento que evidencia los tejemanejes y negocios que está haciendo EEUU con los recursos energéticos de Irak (razón por la que se invadió el país). Sólo anécdotas y más anécdotas.

Estas últimas "revelaciones" son más inquietantes aún. Presentadas por medios más que proclives a la desinformación como El País, nos encontramos con supuestos "noticiones" que no son más que tonterías. Las fiestas secretas de Berlusconi, supuestas presiones entre diplomáticos.... Cosas que todo el mundo sabe y que, en realidad, no aportan nada nuevo.

Y lo más preocupante: salen repetinamente a la luz, entre esos "noticiones", informaciones que nos presentan a Irán y a Corea del Norte como enemigos de la paz mundial. Querido defensor de Wikileaks, ¿No te parece raro? Justo los países que figuran en el primer puesto de la agenda de EEUU. En cambio, no hay demasiado sobre Rusia, vaya. Sólo anécdotas. Pero es que Rusia no es la prioridad ahora mismo, ya habrá tiempo después de Irán.

Con esto quiero decir que todo esto pinta muy mal. Obviamente habrá que hacer un análisis detallado de todos los documentos, todos aquí hablamos de lo que creemos pero la realidad es que no podemos estar seguros de nada, al menos de momento. 

Sólo nos queda el sentido común: y ahora mismo, este dicta que seamos cautos y críticos ante este nuevo "paladín de las libertades". Es más que probable que nos llevemos una muy desagradable sorpresa".

 
##########################################################################################

Informante o lavadora de cara imperial

Informante o lavadora de cara imperial

Juan Carlos Vallejo*


¿Es realmente Wikileaks una fuente de información seria o es una burda lavadora de cara imperial? ¿Es Julián Assange un informante o es un agente con una misión definida? ¿Están siendo Wikileaks y Assange utilizados en su buena fe o son una “herramienta barata”(1) de una potencia mundial?

Desde que el portal Wikileaks “filtró” el 27 de Julio de 2007 el video "Collateral Murder"(2),  –gracias al soldado Bradley Manning- en el que desde un helicóptero de los invasores a Irak asesinaban a 12 civiles (entre ellos dos niños y dos periodistas de la agencia Reuters), los medios de comunicación internacional corrimos a hacer el despliegue que la noticia ameritaba aunque el mundo ya sabía que ocurría muy a menudo. Julian Assange, director del portal Wikileaks, hablaba de “la mentalidad de video juego”(3) de los soldados invasores que disparaban a diestra y siniestra contra objetivos civiles que no representaban una amenaza.  Obviamente el video era cruel evidencia que mostraba ante el mundo la masacre de un pueblo inerme cuyo pecado era estar asentado en un territorio rico en petróleo. Las imágenes del video ocuparon por varias semanas los titulares de todos los medios de comunicación del orbe. Yo mismo le dediqué un segmento de mi columna “Notas de ANNCOL”(4) de abril. En ese momento me dije: “por fin un abanderado del periodismo independiente aparecía en escena con semejante plato para desenmascarar las atrocidades de una de las aventuras bélicas de un imperio delirante y sus aliados”.


De tiempo atrás, Michael Moore(5), publicaba en su página web cartas y fotografías que soldados apostados en Irak (y luego en Afganistán) le enviaban. Parte de ese material le sirvió para producir el documental Fahrenheit 9/11 en el 2004.  Pero también le sirvió al Pentágono para poner controles estrictos en la correspondencia, correos electrónicos y uso de videos por aquello de “la Seguridad Nacional”(6).


En julio 25 de 2010, otra vez Wikileaks sorprendía al mundo con el “Afghan War Diary”, la filtración más grande de documentos de guerra desde “los Papeles del Pentágono” hecha por Daniel Ellsberg(7) sobre los pormenores de la invasión a Vietnam.


Aquí es bueno detenernos: Si ponemos en una balanza lo que representaron los documentos filtrados por Ellsberg frente a los de Wikileaks, los segundos quedan en deuda. Es decir, no aportan nada diferente a lo ya conocido y denunciado por organizaciones humanitarias, medios independientes y hasta por las mismas cartas publicadas por Moore. Lo que llama la atención es que otra vez(8) el impenetrable Pentágono, tal vez el sitio más inexpugnable en la tierra, vuelve a fallar en sus controles internos.  Pueden ver la marca de los zapatos de un objetivo militar desde un satélite a miles de kilómetros de la tierra; pueden escuchar y decodificar comunicaciones desde un cómodo sillón en Virginia; pueden bloquear y desbloquear páginas web enteras por meses; pero no pueden impedir que “documentos secretos” salgan a la luz pública con enorme facilidad. De verdad que a simple vista uno no cae en cuenta y se deja llevar como cordero al punto de aplaudir la “filtración”. Pero al momento de valorar la información filtrada quedamos desilusionados.


Hay un hecho que quiero resaltar antes de entrar en el tópico de las recientes “filtraciones diplomáticas” de Wikileaks, y es la forma del cómo se establecen “verdades” en los medios de comunicación, en las aulas de clase, en las conferencias internacionales.


Cuando la gran depresión de 1929 en los Estados Unidos, de los pocos puestos que se conservaron fueron los de maestros y bibliotecarios. Esto no era gratuito. La educación era parte vital del proceso de reactivación económica y para ello había que cambiar metodologías de estudio, programas académicos y evitar que la corriente conservadora religiosa nublara las mentes para aceptar el cambio.


Sin embargo, durante las dos últimas décadas el sistema educativo en los Estados Unidos viene en franco deterioro no sólo por la arremetida de sectores ultraconservadores que promueven su agenda estrecha, sino también por falta de contenido. Así lo han sostenido personajes como Michael Moore, Noam Chomsky, Gore Vidal y los fallecidos Howard Zinn y George Carlin.(9)


Durante la presente “crisis” fue diferente. Los primeros puestos sacrificados fueron precisamente el de los maestros y bibliotecarios, sumado al recorte presupuestal para la educación pública y el incremento desmesurado de los costos para los estudiantes. Lo curioso es que los maestros despedidos fueron las mentes más liberales, demócratas e independientes en el pensamiento. Los más conservadores se preservaron en sus puestos, como bien lo denunció Charles Ferguson en su documental “Inside Job”(10). Las políticas económicas de “reactivación” son dictadas por quienes fueron responsables de la crisis y respaldadas por las fichas estratégicamente repartidas en los espacios académicos, medios de comunicación y centros de pensamiento (“Think Tanks”). Estos son, por ejemplo, quienes abogan por recortes a los salarios, eliminación de beneficios sociales, recorte de impuestos a los más ricos y plenas garantías presupuestarias para el Complejo Industrial Militar. Esta vez la corriente ultraconservadora religiosa, el Partido del Té, pretende recoger el descontento general, igual como ocurrió en Alemania durante 1932 cuando Hitler ganaba las elecciones para luego tomar el poder en 1933. Por simple teoría económica el círculo vicioso se cierra si se debilita el consumo pues pierden también las empresas debido a que no venden y si no venden, entonces despiden trabajadores.


Otra forma de crear “verdades” es el acceso a la “información privilegiada” para destruir la reputación de las personas (“Character Assassination”). Por ejemplo, cuando las denuncias de Thierry Meyssan en “la Gran Mentira” se diseminó por todo el mundo la descalificación como “el francés teórico de la conspiración Thierry Meyssan”.(11)


Recordemos cómo a Rigoberta Menchú la calificaron de mentirosa y la gran respuesta de nuestro Eduardo Galeano(12):


“Desde los Estados Unidos, faltaba más, se ha desatado esta nueva guerra química de intoxicación masiva. 

La cosa empezó cuando un antropólogo norteamericano consagró 10 años de su vida a la investigación de las contradicciones de Rigoberta y la responsabilidad de la guerrilla en la represión que los indígenas han sufrido. «Vino a Guatemala, a estudiarnos como si fuéramos insectos», comenta el escritor Dante Liano: «En su libro invoca testigos y archivos. ¿Qué archivos hay sobre la guerra reciente? ¿Le abrió sus archivos el ejército?». Hace poco tiempo, el diputado Barrios Klee intentó consultar esos archivos, y apareció con un tiro en la cabeza. El obispo Juan Gerardi, que también lo había intentado, terminó con el cráneo partido a golpes de piedra. 

The New York Times dio difusión mundial al asunto. El diario confirmó y publicó las conclusiones del antropólogo: el testimonio «Yo, Rigoberta Menchú», publicado hace veintipico de años, contiene «inexactitudes y falsedades». Por ejemplo, el hermano de Rigoberta, Patrocinio, no fue quemado vivo: fue fusilado y arrojado a una fosa común. O, por ejemplo: «Ella asistió, durante tres años, a un colegio privado», lo que suena a internado suizo, pero se refiere a una escuelita de Chichicastenango. Y así por el estilo, otros pelos en la leche. 

Conectando todo esto con las nuevas “revelaciones diplomáticas” de Wikileaks, resulta muy interesante la forma de acceso a la información (nadie sabe quién es la fuente porque bajo el criterio de Wikileaks no se  revela su nombre. Pero se cree que es el soldado Bradley Manning, de 23 años de edad, quien se enlistó en el ejército en el 2007 como “analista de inteligencia” y Manning confirmó que sacó la información del Diario de Guerra en Afganistán en un disco compacto de Lady Gaga.

Cuando Daniel Ellsberg filtró los “Papeles del Pentágono”, tenía 38 años, un doctorado en economía y llevaba cinco años de servicio en el Pentágono. Se movía en las altas esferas civiles y militares.

No pretendo demeritar lo que hizo el joven Manning. Ni más faltaba. Dentro de su capacidad mental, experiencia y preparación académica, el muchacho hizo lo que consideraba importante que el mundo conociera. Y eso es lo que tanto Ellsberg como Michaell Moore y otros pacifistas le han valorado. Porque para el pueblo de los Estados Unidos, que está alienado por sus propios medios de comunicación y sistema educativo, es una “novedad” ese tipo de información, pues generalmente poco o nada llegan a saber.

Sin embargo, lo que hasta el momento hemos visto de los cacareados documentos diplomáticos no son más que chismes de Marujas y comentarios de revistas rosa que bien podrían quedar en la primera página de tanto medio farandulero que pulula en este mundo.  Como contenido, lo de Wikileaks es una tontería. En el mundo diplomático se hace eso y hasta mucho más. Y el mundo sigue sin parar.

Decía El País de España, noviembre 29 de 2010(13):  “Queda en evidencia, por ejemplo, la sospecha norteamericana de que la política rusa está en manos de Vladimir Putin, a quien se juzga como un político de corte autoritario cuyo estilo personal machista le permite conectar perfectamente con Silvio Berlusconi. Del primer ministro italiano se detallan sus "fiestas salvajes" y se expone la desconfianza profunda que despierta en Washington. Tampoco muestra la diplomacia estadounidense un gran aprecio por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, a quien se sigue con gran meticulosidad acerca de cualquier movimiento para obstaculizar la política exterior de Estados Unidos”.

¿Qué hay de nuevo en lo anterior que un ciudadano medianamente informado no conozca? Tal vez esa comidilla de chismes del mundo diplomatic le sirviera a doña Corin Tellado (si no hubiese fallecido) para armar otra de sus novelas de corazón.

Siguen las “importantes revelaciones”(14):

“Los cables prueban la intensa actividad de ese país para bloquear a Irán, el enorme juego que se desarrolla en torno a China, cuyo predominio en Asia se da casi por aceptado, o los esfuerzos por cortejar a países de América Latina para aislar al venezolano Hugo Chávez”. 

“La propia secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha telefoneado en las últimas horas a los Gobiernos de los países más importante afectados por esta fuga de información, entre otros los de China, Alemania, Francia y Arabia Saudí, para alertarles de lo sucedido y ofrecer algunas justificaciones”. 

“El Departamento de Estado, que ha negociado con uno de los periódicos que hoy publican los cables algunos contenidos particularmente lesivos para sus intereses o peligrosos para ciertas personas, está especialmente preocupado por el daño que esto puede causar en la guerra contra Al Qaeda en algunas regiones en la que la libran de forma encubierta, como Yemen o Pakistán, así como los efectos que puede tener para las difíciles relaciones con otras potencias, como Rusia y China”.  

“Los documentos -251.287 mensajes que cubren un periodo hasta febrero de 2010 y, en su mayor parte, afectan a los dos últimos años- fueron facilitados por WikiLeaks hace varias semanas, además de a EL PAÍS, a los diarios The Guardian, de Reino Unido; The New York Times, de Estados Unidos; Le Monde, de Francia, y al semanario Der Spiegel, de Alemania. Estos medios han trabajado por separado en la valoración y selección del material, y pondrán a disposición de sus lectores aquellas historias que cada uno considere de mayor interés; en algunos casos serán coincidentes, en otros no”. 

En lo anterior no hay nada que no se conozca. No se aporta nada nuevo que nos permita y amerite un análisis.  Si la señora Clinton negoció con un periódico, más bien parece que lo hubiese hecho con los cinco escogidos por el señor Assange, pues los cinco escribieron en sus portales de internet cosas bien parecidas y en el mismo orden. Repito, más bien parece esto diseñado para un público ingenuo y mal informado. Más bien parece esto un lavado de cara que Wikileaks, consciente o no, hace de la política exterior de Estados Unidos.

¿Por qué el señor Assange no le envió la información a un periódico en China, o en Rusia, o en Irán o en Corea del Norte, o en Venezuela, o en Brasil o en Libia o en Siria? ¿Por qué a medios occidentales y no precisamente críticos del imperialismo estadounidense?

El famoso cable del embajador imperial en Honduras,  Hugo Llorens, no se compadece con la realidad histórica del papel que ha jugado la primera potencia en los golpes de Estado en América Latina, ni mucho menos con los acontecimientos previos y posteriores al golpe que han sido denunciados por el pueblo que sigue en las calles.

Una de dos: O Hillary Clinton ocultó el cable al presidente Obama (recuérdese que Obama hablaba de golpe y Hillary lo negaba), o Estados Unidos estuvo implicado y “sembró” este cable para que el soldado Manning lo enviara y así limpiar su imagen internacional (especialmente en América Latina).

Ocurre lo mismo con el otro cable sobre los países árabes que piden el bombardeo a Irán. ¿Es cierto eso? ¿O se quiere hacer que Irán reaccione contra esos países para arrojarlos al lado de la idea de Estados Unidos e Israel de bombardearlo? (Al menos Israel ya dijo que se sentía “aliviado” con los países árabes).

Realmente, ¿cuál es el papel de Wikileaks? ¿Cómo se puede descifrar este juego? ¿Quién manipula a quién?

Abrá que leer un poco más para llegar a las respuestas, pero hasta el momento esto parece todo un montaje bien orquestado.

Daniel Ellsberg dijo hoy, a través de Democracy Now(15), que la información presentada hasta el momento no representaba mayor daño e importancia a la política exterior de los Estados Unidos.  Pienso igual. Lejos de perjudicar, parece más bien un buen lavado de cara.


=====


*Escritor y analista político internacional

 

Notas: 

(1) Término acuñado por el periodista sueco, Dick Emanuelsson, corresponsal del Flamman en Latinoamérica al referirse a un funcionario de la embajada de Colombia en Suecia, quien espiaba a los exiliados colombianos de la Unión Patriótica durante una visita del buque Gloria a Estocolmo.  El concepto ‘herramienta barata” se circunscribe en utilizar a una persona con poco seso para realizar un trabajo sucio a cambio de nada o de muy poco. http://www.seinforma.ca/dickesp.html

(2) http://www.youtube.com/verify_age?next_url=http%3A//www.youtube.com/watch%3Fv%3D5rXPrfnU3G0%26feature%3Dplayer_embedded

(3) Democracy Now entrevista a Julian Assange, director de Wikileaks, abril 6 de 2010.

(4) “Crimen de lesa humanidad en vivo y en directo”. Notas de ANNCOL, abril, 2010. http://anncol.eu/en-cortas-palabras/10/notas-de-anncol-4589 

(5) http://en.wikipedia.org/wiki/Fahrenheit_9/11 

(6) Democracy Now, agosto 8 de 2008. http://www.democracynow.org/2008/8/8/headlines

(7) http://en.wikipedia.org/wiki/Pentagon_Papers 

(8) Thierry Meyssan. La gran mentira. http://www.effroyable-imposture.net/sommaire-en.php 

(9) http://www.dailymotion.com/video/xd87z_george-carlin-education-and-the-eli_sport

(10) http://trailers.apple.com/trailers/sony/insidejob/

(11) http://www.america.gov/st/webchat-lish/2009/April/20050628163417atlahtnevel0.1261103.html 

(12) http://www.patriagrande.net/uruguay/eduardo.galeano/escritos/disparen.sobre.rigoberta.htm 

(13) Diario El País, España, noviembre 28 de 2010

(14) Ibídem

Democracy Now, noviembre 29, 2010 http://www.democracynow.org/

 

ANNCOL

WikiLeaks al servicio de la ciberguerra del Imperio.

20101203163534-assange.jpg

(Un artículo del blog ANTIMPERIALISTA) Para muchos, cada vez va quedando más claro el papel desempeñado, a favor de los intereses geoestratégicos del Imperio, por la página web WikiLeaks, supuestamente dedicada a filtrar documentos de seguridad nacional de varios estados.

Lo primero que llamó la atención fue el empeño puesto por el administrador de la web, Julian Assange, por exculpar a los servicios secretos occidentales de haber tenido algo que ver con los atentados del 11-S, tan útiles al Imperio para justificar su guerra mundial contra el “terrorismo”, o mejor dicho, su guerra mundial por el petróleo iraquí y el control del opio afgano.

También llama la atención el interés por resucitar a Osama Bin Laden, quien ha sido dado por muerto, desde finales de 2001, por varios servicios secretos asiáticos, o por presentar a al-Qaeda como único responsable de los atentados en Irak o Afganistán contra civiles, a pesar de que en varias ocasiones han sido detenidos ciudadanos occidentales, vinculados a los ejércitos británico y estadounidense, vestidos con ropas típicas del lugar, portando material explosivo, en concurridas plazas y avenidas de los citados países asiáticos.

La anterior información difundida por WikiLeaks, y presentada como filtraciones de documentos secretos del gobierno y del ejército norteamericano, paradójicamente sólo beneficia a estos últimos, pues no hace sino reforzar los argumentos (el 11-S fue obra del integrismo islámico y Osama Bin Laden, su autor intelectual, continúa vivo en algún lugar de Oriente Medio) con los que hasta ahora venía justificando sus criminales guerra de rapiña.

Por si todo lo anterior fuera poco, ahora nos encontramos con que WikiLeaks trata de asociar a Irán con las acciones terroristas cometidas en Irak y Afganistán por diferentes grupos armados de dudosa identidad y sospechosos fines; a Cuba con las organizaciones armadas ETA (vasca) y FARC (colombiana); e insinú, a través de la filtración a la prensa de supuestos documentos secretos del gobierno chino, contactos cada vez más estrechos entre dicho gobierno y el de Corea del Sur, con el objetivo de sembrar recelos y cizaña entre Corea del Norte y China, una información que curiosamente ha aparecido a los pocos días de los graves incidentes militares en la frontera de las dos coreas.

No me cabe duda que WikiLeaks sigue al pie de la letra un guión marcado por las potencias imperialistas, consistente en revelar algunos datos sin importancia,  y de sobra conocidos, de algunas de las atrocidades cometidas por tales potencias, con lo que dotarse de una cierta aureola de credibilidad, muy útil para posteriormente hacer pasar por verdaderas, falsas informaciones sobre China, Cuba, Irán y otros rivales del Imperio, destinadas a demonizarles ante la opinión pública mundial.

Una estrategia contra la que será difícil luchar, no sólo por la ayuda que las grandes corporaciones de la desinformación (New York Times, El País, Le Monde, etc.), abiertamente procapitalistas y visceralmente anticomunistas, han prestado a la difusión de los documentos de WikiLeaks, sino también por la credibilidad, carente del más elemental espíritu crítico, que les han concedido diferentes medios de comunicación alternativos anticapitalistas, así como intelectuales supuestamente contestatarios y antiimperialistas como, el cada vez más dudoso Noam Chomsky (quien también niega que el 11-S pudiera ser un montaje de la administración estadounidense).

Este nuevo invento de los laboratorios imperiales de ingeniería social ha seguido el mismo patrón que otro reciente gran engaño: la teoría del calentamiento global.

En primer lugar se representa una farsa de enfrentamiento con el sistema capitalista, protagonizada por un héroe solitario, al que se le atribuyen las mejores cualidades de los personajes de la literatura homérica (Julian Assage, Al Gore); a continuación se simula una persecución del (o de los protagonistas), por parte de elementos del sistema o por personajes cercanos a la extrema derecha (estrategia muy útil para ganarse las simpatías de los opositores al capitalismo), pero que en ningún caso llega a suponer un verdadero peligro para la integridad física del individuo en cuestión; mientras tanto, los medios de comunicación (principalmente los de falsa retórica progresista) se encargan de difundir entre las masas esta historia más épica que real.

Una vez conquistada la mente de la opinión pública, es cuando los falsos héroes comienzan a desarrollar su verdadera misión: en el caso de Al Gore, la promoción de la energía nuclear y de impuestos sobre las emisiones de CO2 y en el caso de Julian Assage, la demonización de Cuba, Irán o Venezuela y la desestabilización de China.


Comunicado de la Red Voltaire
Wikileaks: cortina de humo política

A pedido de numerosos lectores, la Red Voltaire estima que es importante situar el debate en su verdadero contexto. La Red Voltaire denuncia por este medio una maniobra de diversión mediática y reafirma que la guerra en Afganistán es ilegal.

29 de julio de 2010

 

1-2181-2.jpg

El sitio Wikileaks entregó hace varias una serie de documentos militares de carácter confidencial a tres medios de prensa (The New York Times, The Guardián y Der Spiegel) para que pudieran examinarlos antes de publicarlos.

El 25 de julio de 2010, Wikileaks publicó los 92 000 documentos originales y los tres medios de prensa ya mencionados publicaron simultáneamente sus propios artículos. Es la mayor filtración de documentos militares en toda la historia.

Estos documentos son notas utilizadas por las tropas implicadas en Afganistán. Algunas son relatos de combates, otras contienen reportes de inteligencia. Su nivel de confidencialidad no es alto (lo cual significa que han pasado por muchas manos), pero su cantidad es muy elevada (lo cual implica que son pocas las personas que tenían posibilidades de reunirlas). Su autenticidad no ha sido cuestionada. La prensa internacional y numerosos líderes del mundo entero han comentado las conclusiones de los tres medios de prensa, considerando que se trata de informaciones seguras.

Nuestros detractores esperan que la Red Voltaire se congratule por esas filtraciones y que explote esos documentos en contra de las fuerzas estadounidenses, para acusarlas de crímenes y de incompetencia. No haremos nada de eso.

Todo hace pensar que esas filtraciones han sido organizadas por un sector del aparato estadounidense que quiere imponer sus propios puntos de vistas simultáneamente con la destitución del general McChrystal por el presidente Obama. Y el hecho que este último haya detenido la realización de cualquier investigación interna destinada a identificar el origen de las filtraciones demuestra que él mismo conoce ese origen, que no desea enfrentarlo y que lo aprueba.

Los mencionados documentos no describen la realidad en el terreno sino que constituyen un testimonio del grado de autointoxicación de las fuerzas estadounidenses. Las notas de inteligencia afganas en las que se fundamentan las operaciones de las tropas de la alianza en Afganistán sólo reportan chismes tan estúpidos que uno no puede menos que preguntarse cómo es posible que tales informantes hayan sido reclutados. Resulta especialmente ridículo presentar a un oficial pakistaní de 74 años, el general retirado Hamid Gul, como el manipulador oculto de los insurgentes y único responsable del fracaso militar de la OTAN.

No nos sorprende que tres medios de prensa conocidos por su ciego alineamiento con las tesis atlantistas estén participando en una operación sicológica de diversión cuyo objetivo es criticar a un general que acaba de ser destituido para justificar las responsabilidades políticas de esta catástrofe humana.

En todo caso, es inquietante es la unanimidad de los grandes medios de prensa, que han venido repitiendo constantemente durante años las mentiras de Washington.

La guerra de Afganistán es ilegal. Independientemente de que nos resulten simpáticos o no, los insurgentes ejercen su derecho fundamental y legítimo a defender su propio país contra la ocupación extranjera. Cuando se habla de crímenes no se trata solamente de los excesos cometidos por esta o aquella unidad militar sino de todas las operaciones que se están desarrollando en ese país y de la presencia misma de tropas extranjeras.

 


Pascual Serrano/El Periódico de Catalunya

 

Wikileaks y el cártel de medios

El fenómeno wikileaks ha acaparado numerosos análisis y reflexiones sobre el futuro de la información, internet y la participación ciudadana en la difusión de las noticias. El debate se ha limitado entre quienes presentaban como un problema y una irresponsabilidad la distribución de información secreta, y quienes defendían su libre circulación y apoyaban a wikileaks. En mi opinión se trata de una simplificación, y el modus operandi del propio wikileaks ha demostrado que el asunto es más complejo. Una prueba de ello ha sido la forma en que ha difundido los 250.000 documentos que recogían comunicaciones de la diplomacia y la Administración central estadounidense. Quiénes parecía que subvertían las formas de comunicación del siglo XXI optaron por ofrecer en exclusiva y de forma privilegiada la documentación a cinco grandes medios de comunicación mundial: The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde y El País. Días después de que las direcciones de estos periódicos los tuvieran en su poder, los ciudadanos seguimos sin poder acceder a los documentos en la web de wikileaks.

Por su parte, los cinco periódicos se organizan en un cártel -como bien ha denominado Juan Carlos Monedero- y se coordinan. Según han reconocido, “hay un acuerdo sobre la publicación simultánea de los mismos documentos de relevancia internacional y las fechas de su difusión”. Afirman que “tienen autonomía para decidir sobre la selección, valoración y publicación de las comunicaciones que afecten a sus países”, es decir a cinco países del bloque occidental, toda la información referente al resto del mundo está filtrada por ellos. “Únicamente serán publicados aquellos papeles que consideremos que no representan una amenaza para la seguridad de personas o de países”, han afirmado. En concreto El País reconoce que “ha decidido aceptar los compromisos a los que The New York Times llegue con el Departamento de Estado para evitar la difusión de determinados documentos”.

La connivencia entre wikileaks y el cártel de los cinco es absoluta. Desde su twitter, wikileaks ya se remitía a ellos asumiendo que su página quedaría fuera de servicio. Y lo que anuncia en la red social son enlaces a las páginas de los periódicos.

No sé si el origen de wikileaks era limpio y honesto, lo que sí parece claro es que se está convirtiendo en un sujeto domesticado. Hasta el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha afirmado que los documentos dan la razón a su gobierno en la valoración de la amenaza iraní.

No debemos descartar que, ante la pérdida de credibilidad de la información que hacen pública los gobiernos, se esté recurriendo a formas imaginativas que, bajo la aureola de espontaneidad, filantropía y mitificación de internet, no sea más que el mismo perro con distintos collares. Que, por ahora, la única iniciativa concreta contra el fundador de wikileaks sea algo tan peregrino como acusarle de una violación, resulta bastante pintoresco.


http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/20101130/cartel-medios/602586.shtml

 

Pascual Serrano es periodista. Acaba de publicar el libro “ Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles". Foca. Noviembre 2010

 

 

Deconstruyendo Wikileaks: ¿cuál es el verdadero objetivo de las filtraciones?
Cita:
”Para cambiar radicalmente la conducta del régimen debemos pensar con claridad y valentía, puesto que si algo hemos aprendido, es que los regímenes no quieren ser cambiados. Nuestro pensamiento debe ir más allá que el de quienes que nos han precedido, descubriendo cambios tecnológicos que nos envalentonen mediante modos de actuar en que antes no pudieran haber sido utilizados. Primero, debemos entender qué aspecto de la conducta del gobierno o del neocorporativismo queremos cambiar o eliminar. En segundo lugar, debemos desarrollar una forma de pensar sobre esta conducta que tenga la suficiente fuerza como para llevarnos a través del lodazal del lenguaje políticamente distorsionado, hasta llegar a una posición de claridad. Por último, debemos utilizar este entendimiento para inspirar en nosotros y en otros un curso de acción efectiva y ennoblecedora”.

Julian Assange, “Conspiraciones estatales y terroristas”


El escrito que introduce esta cita es intelectualmente substancial, pero realmente no es difícil de leer, así que podrías echarle un vistazo tú mismo. La mayor parte de los medios de comunicación parecen estar perdiendo la cabeza con Wikileaks sin haberse leído estos ensayos, incluso a pesar de que describe la función y los objetivos de una organización como Wikileaks en términos meridianamente claros. Para resumirlo, comienza describiendo un estado como los EEUU esencialmente como una conspiración autoritaria, y entonces deduce que la estrategia práctica para combatir esa conspiración es degradar su capacidad de conspirar, obstaculizar su capacidad para “pensar” como una mente conspiradora. La metáfora de una red de ordenadores queda en este texto esencialmente implícita, pero es totalmente crucial: busca oponerse al poder del estado tratándolo como como un ordenador y arrojando arena sobre sus diodos.

Comienza proponiendo que la conspiración y el autoritarismo van de la mano, argumentando que dado que el autoritarismo produce la resistencia a sí mismo -generando tal resistencia en la medida en que ese autoritarismo se haga conocido para el público-, sólo puede continuar existiendo y funcionando impidiendo que sus intenciones (¿la autoría de su autoridad?) sean conocidas por el público general. Inevitablemente se convierte, según argumenta Assange, en una conspiración:

Cita:
Los regímenes autoritarios dan lugar a que se alcen fuerzas que se oponen a ellos al trabajar contra la voluntad individual y colectiva hacia la libertad, hacia la verdad y la autorealización. Los planes que asisten al dominio autoritario, una vez descubiertos, inducen a la resistencia. Por tanto estos planes son ocultados por los poderes autoritarios exitosos. Esto es suficiente para definir su conducta como conspirativa.


El problema que esto crea para la conspiración gubernamental se convierte entonces en el problema de organización que debe resolver: si la conspiración debe operar en secreto, ¿cómo se puede comunicar, cómo puede planificar y tomar decisiones, disciplinarse y transformarse para afrontar nuevos retos? La respuesta es: controlando el flujo de la información. Después de todo, si la organización tiene unos objetivos susceptibles de ser articulados, el darles esta estructura abiertamente los expone a la resistencia. Pero al mismo tiempo, el no conseguir articular estos objetivos ante sí misma priva a la organización de su capacidad para procesarlos y avanzar para lograrlos. Para las conspiraciones autoritarias el equilibrio apropiado entre autoridad y conspiración se encuentra en algún lugar intermedio.

Su modelo para imaginar la conspiración, entonces, no es en absoluto ese cliché al que se refiere la gente cuando se burlan despectivamente de alguien por ser un “teórico de la conspiración”. Después de todo, la mayor parte de las “conspiraciones” con las que estamos familiarizados son puras fantasías, y dado que los “Protocolos de Sión” o el SPECTRE de James Bond nunca han existido, su no existencia se convierte en un garrote con el que golpear a la gente que pueda utilizar el término o el concepto. En cambio, para Assange una conspiración es algo bastante banal, se trata simplemente de cualquier red de asociados que actúan coordinados ocultando su asociación concertada a quienes están fuera de la red, esto es, una autoridad que funciona evitando que sus actividades sean lo bastante visibles como para provocar una reacción en contra. Puede tratarse de algo tan espectacular como una coalición poco rígida de conspiradores trabajando para empezar una guerra con Iraq, o podría tratarse simplemente de los engaños y conspiraciones banales de los procedimientos diplomáticos habituales.

La analogía de un tablón con clavos que están atados con cordeles ilustra apropiadamente este modelo teórico:

Cita:
En primer lugar toma algunos clavos (“conspiradores”) y luego clávalos aleatoriamente a martillazos en un tablón. Entonces utiliza un cordel (“comunicación”) y pásalo de clavo a clavo sin romperlo. Llamemos “enlace” al cordel que conecta a dos clavos. El cordel sin romper significa que es posible viajar de un clavo a cualquier otro clavo mediante cordel y clavos intermedios... es decir, estamos hablando de los flujos de información de conspirador a conspirador. No todo conspirador confía o conoce al resto, incluso si todos están conectados. Algunos están en los márgenes exteriores de la conspiración, otros son centrales y se comunican con muchos conspiradores, y otros apenas conocen a un par de conspiradores pero son un puente entre secciones o agrupaciones importantes dentro de la conspiración...

A menudo los conspiradores aplican criterio, pues algunos confían y dependen de los demás mientras que otros dicen poca cosa. Los flujos de información importantes fluyen a menudo a través de determinados enlaces, y a través de otros viaja información trivial. Así que expandimos nuestro sencillo modelo de grafo conectado para incluir no sólo enlaces sino su “importancia”.

Regresemos a nuestra analogía de tablón-y-clavos. Imagina un cordel grueso y pesado uniendo algunos de los clavos y un cordel delgado y ligero uniendo otros. Llamemos “peso” a la importancia del enlace en su grosor o delgadez. El “peso” entre conspiradores que nunca se comunican es cero. La “importancia” de la comunicación que pasa a través de un enlace es difícil de evaluar a priori, ya que su verdadero valor depende del resultado de la conspiración. Podríamos decir sencillamente que la “importancia” de la comunicación contribuye al peso de un enlace de la manera más obvia; el peso de un enlace es directamente proporcional a la cantidad de información importante que fluye a través de ella. Las preguntas sobre conspiraciones en general no necesitarían que conociésemos el peso de link alguno, ya que este cambia de una conspiración a otra. [1]


Tal red no estará organizada por un diagrama de flujo, ni producirá nunca un único mapa coherente de sí misma (sin acelerar de ese modo su propio colapso). Probablemente es bastante acéfala por regla general: si tuviera una única cabeza (o una mente única organizadora que pudiera inspeccionar y mapear el conjunto), entonces cada conspirador estaría a un paso del jefe y apenas a dos pasos del resto de los miembros de la conspiración. Es decir, se necesita cierta capacidad de centralización (de otro modo no habría conspiración), pero demasiada centralización vuelve vulnerable al sistema.

Utilizando la serie de televisión Bajo Escucha como ejemplo claro a mano, imagínate que Avon Barksdale se estuviera comunicando directamente con Bodie. Todo lo que tendrías que hacer es conseguir a una persona -cualquier persona- y estarías a un paso del jefe, cuya conexión directa al resto de la gente en la conspiración te permitiría barrerlos a todos de una vez. Obviamente, ninguna conspiración efectiva funcionaría así. Recuerda a String Bell en la serie, “no me jodas tío, ¿estás tomando notas sobre una [nuestra] jodida conspiración criminal?”. Para funcionar de manera efectiva, la autoridad primaria debe estar des-asociada del resto de los miembros de la conspiración, y las capas de mediación deben ser todo lo opacas que sea posible para los implicados (cosa que aclara poco un recibo). Pero mientras que la complejidad de estos enlaces protegen a la autoridad dirigente de quedar expuesta, también limitan la capacidad de Avon Barksdale de controlar lo que sucede a su alrededor. ¡Los negocios funcionan con sus propias reglas! Y cuantos más muros construyes a su alrededor, menos puede confiar la autoridad en sus lugartenientes, y menos le necesitarán (o siquiera tolerarán) ellos.

Esto, razona Assange, es una manera de convertir una característica en un bug. Y la perspicacia que subyace es una idea sencilla y, en mi opinión, bastante persuasiva: mientras que una organización estructurada por líneas directas y abiertas de comunicación será mucho más vulnerable a la penetración del exterior, cuanto más opaca se haga de cara a sí misma (como defensa ante la mirada exterior) menos capaz será de “pensar” como un sistema, de comunicarse consigo misma. Cuanto más conspiratoria se vuelva, en cierto sentido, menos efectiva será como conspiración. Cuanto más cerrada está una red a las intrusiones externas, menos capaz será de involucrarse en aquello que está fuera de ella (toda una teorización hacker)

Por supuesto, su pensamiento no es así de abstracto; como anota explícitamente, también entiende el funcionamiento del Estado en EEUU haciendo una analogía con las organizaciones terroristas con éxito. Si has visto por ejemplo “La Batalla de Argel”, piensa en cómo el contra-terrorismo francés trabaja para producir un diagrama de flujo de la organización de la resistencia argelina: dado que tienen una superioridad militar abrumadora, su incapacidad para aplastar al FLN residía en su incapacidad para encontrarlo, una incapacidad pretendida estratégicamente por el propio FLN mediante su propia descentralización. Cortarle una pata al pulpo, se dio cuenta el FLN, no degradaría el sistema como un todo siempre que las patas operasen de manera independiente. Los enlaces entre las unidades fueron los puntos vulnerables para el sistema desde una perspectiva global, con lo que eran lo más cuidadosamente protegido por parte de los argelinos, y lo más insistentemente perseguido por los franceses. Y a pesar de que los franceses ganaron la batalla de Argel, perdieron la guerra, porque adoptaron las tácticas que menciona Assange brevemente tan sólo para dejarlas después a un lado:

Cita:
¿Cómo podemos reducir la capacidad de actuación de una conspiración? … Podemos partir la conspiración, reducir o eliminar comunicación importante entre algunos enlaces-cordeles que pesen mucho o entre muchos enlaces de poco peso. Los ataques tradicionales a los grupos de poder conspirativo como el asesinato, han cortado enlaces de pesos altos asesinando, secuestrando, chantajeando o de algún otro modo marginando o aislando algunos de los conspiradores a los que estaban conectados.


Esta es la estrategia del antiterrorismo de EEUU -encontrar quién está al cargo y luego ir a por él-, pero no es esto lo que quiere hacer Assange: tal programa aislaría una versión específica de la conspiración e intentaría destruir la forma concreta ya existente de esta, lo cual, argumenta Assange, tendría dos limitaciones importantes.

Por un lado, para el momento en que esa conspiración adopta una forma que pueda servir de diana, su capacidad para funcionar estará bastante avanzada. Como él escribe:

Cita:
“Un hombre encadenado sabe que debería haber actuado antes, puesto que su capacidad para influir las acciones del Estado se acerca a su fin. Para manejarnos con acciones conspirativas poderosas debemos adelantarnos a la hora de pensar, y atacar el proceso que lleva hasta allá, dado no podemos tratar con las acciones en sí mismas.”


En otras palabras, en el momento en que el cáncer haya hecho metástasis, los antioxidantes ya no son efectivos, e incluso es difícil aplicar una quimioterapia violenta. Entonces, es mejor pensar sobre cómo las conspiraciones llegan a existir para impedir que siquiera se formen (del mismo modo que si aislas el carcinógeno lo bastante pronto, no necesitarás quitar el tumor después). Es decir, que la idea es dirigirse al proceso de agregación en sí, obstaculizando el principio de su reproducción: en lugar de intentar exponer y cortar enlaces específicos entre conspiradores (que sirve para poco a la hora de evitar que se formen nuevos enlaces y podría no alterar el funcionamiento del sistema a nivel global), pretende atacar al “poder conspirativo al completo” del sistema averiguando cómo reducir su capacidad total para compartir e intercambiar información, y así conseguir frenar su capacidad de proceso. Como él mismo indica:

Cita:
Las conspiraciones son artefactos cognitivos. Son capaces de pensar más rápido que el propio grupo de individuos actuando sólos. Las conspiraciones toman información sobre el mundo en que operan (el entorno conspirativo), pasan a través de los conspiradores, y actúan entonces sobre el resultado. Podemos ver las conspiraciones como un tipo de artefacto que tiene flujos de entrada (información sobre el entorno), una red informática (los conspiradores y sus enlaces entre ellos), y flujos de salida (acciones que pretenden cambiar o mantener el entorno).


Dado que piensa sobre la conspiración como una red informática, destaca en un aparte que un método para debilitar su capacidad cognitiva sería degradar la calidad de su información:

Cita:
Dado que una conspiración es un tipo de artefacto cognitivo que actúa sobre la información adquirida de su entorno, distorsionar o restringir estos flujos de entrada implicará que los actos que se basen en ellos muy probablemente van a errar el tiro. En programación se llama a este efecto “basura dentro, basura fuera”. Habitualmente el efecto va en la otra dirección; son las conspiraciones los agentes del engaño y la restricción de la información. En EEUU, este aforismo del programador a menudo se llama “el Efecto Fox News”.


No estoy seguro de que sea esto lo que quiere decir, pero merece la pena reflexionar que la capacidad de la conspiración para engañar a otros mediante la propaganda también puede funcionar como la tendencia de la conspiración para engañarse a sí misma sobre su propia propaganda. Mucha gente cae en la trampa genuinamente después de todo. ¿Habrían caído tanto en la trampa del talibán impostor nuestros super-espías en Afganistán si no hubieran creido en esencia su propia línea de propaganda, si no se hubieran convencido a sí mismos -incluso de manera provisional- de que de hecho estamos ganando la guerra contra los Talibán? Lo mismo es cierto sobre las armas de destrucción masiva; aunque nadie que poseyera los hechos podría concluir racionalmente que Saddam Hussein como Irán ahora tuvieran o estuvieran persiguiendo tener tales armas, esto no significa que la gente que habla sobre bombas de relojería con este tema no se lo crea. A veces esto trabaja a su favor, pero a veces no: si Obama pensara que Afganistán se puede ganar, podría hundir su presidencia, por ejemplo, mientras que la creencia de sus asesores de que la economía se recuperaría si el gobierno rescatara sólo a los bancos casi con toda certeza hizo perder las elecciones a mediados de la legislatura para el Partido Demócrata (y fue un golpe mortal para muchos de quienes estaban implementando esa política en particular). Que esto haga daño a una conspiración en particular no está claro; puede que los impulsores de esa política hayan perdido sus cargos, pero la mayor parte de ellos se retirarán del servicio público pasando a cómodos trabajos en los sectores que ellos apoyaron mientras formaban parte del estado. Y muchos políticos de éxito no hacen otra cosa que fallar.

Sin embargo, no es en esta dirección que se dirige el razonamiento de Assange. En vez de esto, decide que la manera más efectiva de atacar este tipo de organización sería convertir las “filtraciones” en una parte fundamental del entorno de información de la conspiración. Por esto es por lo que lo importante no es que unas filtraciones en particular vayan a ser específicamente efectivas. Wikileaks no filtra algo como el video de “Asesinato Colateral” como mecanismo para poner fin a esa táctica militar en particular; eso sería tomar como objetivo una pata específica de la hidra mientras que al monstruo le crecen otras dos patas. En vez de eso, la idea es que aumentar la porosidad del sistema de información de la conspiración dificultará su funcionamiento, que la conspiración se volverá contra sí misma en su auto-defensa, tomando medidas drásticas sobre sus propios flujos de información de maneras que impidan sus propias funciones cognitivas. En otras palabras, destruyes la conspiración haciéndola tan paranoica de sí misma que ya no pueda conspirar:

Cita:
Cuanto más secretista o injusta es una organización, mayor miedo y paranoia inducen en su liderazgo y su círculo de planificación las filtraciones. Esto debe resultar en una minimización de la eficiencia de los mecanismos de comunicación interna (un aumento en el “impuesto de secretismo” cognitivo) y en el consiguiente declinar cognitivo a lo largo del sistema que desemboca en una menor capacidad para mantenerse en el poder, dado que el entorno requiere que se adapte a él. Por tanto, en un mundo en el que la filtración es fácil, los sistemas secretistas o injustos son golpeados no-linealmente mediante sistemas justos y abiertos. Dado que los sistemas injustos debido a su propia naturaleza inducen a que emergan sus opositores, y en muchos lugares apenas disfrutan de una posición superior, las filtraciones masivas les dejan exquisitamente vulnerables ante aquellos que buscan sustituirlos con formas más abiertas de gobierno.


En otras palabras, la filtración es tan sólo el catalizador para la contra-reacción deseada; Wikileaks quiere provocar a la conspiración para que apague su propio cerebro en respuesta a la amenaza. Mientras intenta cubrir sus propios agujeros y encontrar a los filtradores, razona Assange, los elementos que la componen se des-sincronizarán y se volverán unos contra otros, se des-enlazarán de la red de procesamiento central, y se desharán. Incluso si todos los elementos de la conspiración todavía existen, el hecho de privarles de un flujo vigoroso de información que los conecta juntos como una conspiración evita que actúen como una conspiración. Tal como lo plantea:

Cita:
Si el poder conspirativo total es cero, entonces claramente no hay flujo de información entre los conspiradores y por lo tanto no hay conspiración. Un aumento o descenso substanciales en el poder total conspirativo casi siempre significa lo que esperamos que signifique; un aumento o disminución en la capacidad de la conspiración para pensar, actuar y adaptarse... una conspiración autoritaria que no puede pensar carece del poder para preservarse a sí misma contra los opositores que genera.


En este sentido, casi todos los comentarios de los medios sobre la última ronda de filtraciones ha errado totalmente el tiro. Después de todo, ¿por qué se están filtrando cables diplomáticos? Estas filtraciones no tratan específicamente sobre las guerras en absoluto, y muchos parecen ser sencillamente una ámplia franja de los secretos del día a día que un estado oculta a todo el mundo excepto a los centenares de miles de gente en quienes más confía, que tienen los permisos apropiados para acceder a ellos. La cuestión es: Assange tiene toda la razón al afirmar que nuestro gobierno tiene funciones conspirativas. ¿De qué otro modo podría llamarse al hecho de que un pequeño porcentaje de nuestra clase dirigente gobierne y actúe en nuestro nombre de acuerdo con información que comparte libremente a nivel interno pero que no puede ser compartida entre sus electores?. Y todos nosotros probablemente sabemos que este ha sido más o menos el caso; cualquiera que se haya sorprendido porque lo que nuestras embajadas están haciendo sea trabajo político sucio, secreto e insincero, es por norma general un ingenuo. Pero Assange no pretende producir un escándalo periodístico que provoque reformas gubernamentales sonrojadas o alguna cosa por el estilo, precisamente porque a nadie le escandalizan ya estas cosas. En vez de eso, lo que está intentando es estrangular los enlaces que hacen posible la conspiración, para exponer la necesaria porosidad de la red conspirativa del estado norteamericano con la esperanza de que tal estado intente entonces encoger su metafórica red informática en respuesta, haciéndose por tanto más estúpida y lenta y pequeña.

Las primeras respuestas parecen indicar que Wikileaks va en el buen camino si quiere llevar a cabo algunos de esos objetivos. Como afirma Simon Jenkins (en un gran texto por derecho propio), “las filtraciones han abierto un agujero en el armazón por el que los estados guardan sus secretos”. Y si los diplomáticos citados por Le Monde tienen razón en cuanto que “nunca volveremos a ser capaces de practicar la democracia como antes”, esto es exáctamente lo que WIkileaks estaba intentando conseguir. Es un tanto patético escuchar a los diplomáticos y sus cómplices en el gobierno lamentar que el trabajo normal de la “diplomacia” será ahora imposible. Es como escuchar a alguien quejarse porque el tipo que tiene al lado que juega tan bien al baloncesto le está impidiendo coger los rebotes. Pobrecitos. Si Assange tiene razón al destacar que su organización ha conseguido un mayor escrutinio estatal que el resto del aparato periodístico combinado, tiene razón, pero también está desviando el tema: si bien Wikileaks hace algunas cosas que hacen los periodistas, también hace otras muy distintas. Assange, como indican muy claramente sus afirmaciones introductorias, tiene como objetivo “alterar radicalmente la conducta de los regímenes”.

Si Wikileaks es un tipo distinto de organización que cualquier otra cosa que hayamos visto antes, es interesante verle alinearse con un progresismo más convencional. Assange no está muy desencaminado después de todo cuando cita las palabras de Theodore Roosevelt en su plataforma progresista presidencial de 1912 como epígrafe al primer ensayo; Roosevelt se dio cuenta hace cien años que “Detrás del gobierno aparente se asienta entronizado un gobierno invisible que no debe lealtad ni reconoce responsabilidad alguna a la gente”, y también era cierto entonces que “La primera tarea del arte de gobernar es destruir este gobierno invisible, contaminar esta alianza terrible entre los negocios corruptos y los políticos corruptos”. Assange está intentando cagar sobre toda esta alianza terrible con métodos que el Roosevelt tardío y más radical habría elogiado.

Merece la pena acabar entonces recordando que Roosevelt acuñó el término “remueve-estiercol” [Muckracker en inglés], y que lo hizo como un término despreciativo. Sobre la novela de Bunyan “El Progreso del Peregrino”, Roosevelt citaba el ejemplo del “remueve-estiercol” que sólo podía mirar hacia abajo, cuya perspectiva estaba totalmente limitada al “estiercol” que debía remover en su trabajo, y que había perdido la capacidad de ver nada superior. Merece la pena citar aquí al propio Roosevelt:

Cita:
En el Progreso del Peregrino de Bunyan quizá recordeis la descripción del hombre remueve-estiercol, el hombre que no podía mirar en otra dirección que hacia abajo, con sus herramientas en la mano; a quien se le ofreción una corona celestial por su remover del estiercol, pero que no podía mirar hacia arriba ni tomar en consideración la corona celestial que se le ofrecía, sino que seguía removiendo hacia sí la mugre del suelo... el Hombre con el removedor de estiercol es propuesto como ejemplo de aquellos cuya visión está fijada en lo carnal en lugar de en las cosas espirituales. Sin embargo, también tipifica al hombre que en esta vida se niega consistentemente a ver nada noble y elevado, y fija sus ojos con solemnidad sólo en aquello que es vil y degradante. Ahora bien, es muy necesario que no nos acobardemos a la hora de ver lo que es vil y degradante. Hay mugre en el suelo, y debe ser fregada con el removedor de estiercol; y hay ocasiones y lugares en las que este servicio es el más necesario de todos los que se pueden llevar a cabo. Pero el hombre que nunca hace otra cosa, quien nunca piensa o habla o escribe excepto sobre sus logros con el remueve-estiercol, se convierte rapidamente no en una ayuda a la sociedad, no en una incitación al bien, sino en una de las más poderosas fuerzas para el mal. Hay muchos y graves males en el cuerpo político, económico y social, y hay una necesidad urgente de hacerles la guerra más severa. Debería haber una implacable puesta al descubierto y ataque hacia todo hombre malvado, ya sea político u hombre de negocios, hacia toda práctica malvada, ya sea en política, en los negocios, o en la vida social. Alabo como a un benefactor a todo escritor u orador, a todo hombre que sobre un estrado, en un libro, en una revista o en un periódico, haga tal ataque con severidad y sin piedad alguna, siempre que al mismo tiempo y en todo momento recuerde que el ataque sólo es útil si es totalmente honesto y veraz...


Roosevelt pudo ser muchas cosas cuando profirió aquellas palabras, pero no estaba errado. Hay cierta amoralidad despiadada en la filosofía de Mark Zuckerberg[2] de que toda transparencia es una cosa buena siempre y en todas partes, particularmente cuando es proferida por el tipo que está bien ocupado forrándose con tu radical transparencia. Y la manera en la que la mayor parte de los periodistas “destapan” los secretos como práctica profesional -con los límites que se ponen al hacerlo- está afectado por el mismo egoísmo limitante: porque publicitan lo privado sólo cuando existe un beneficio al hacerlo, con lo que tienen los ojos fijos en el valor del estiercol que están removiendo, y aprenden a comprometer su futura existencia profesional sobre un flujo firme y contínuo de estiercol. En el estiercol confían.

De acuerdo con su ensayo, Julian Assange está intentando hacer otra cosa. Dado que todos sabemos a grandes rasgos que el Estado en EEUU -como todos los estados- está en esenciahaciendo un montón de cosas básicamente sombrías durante más o menos todo el tiempo, el mero hecho de revelar las maneras específicas en las que están haciendo estas cosas sombrías no es de por sí una cosa necesariamente buena. En algunos casos podría ser malo, y en muchos casos el bien provisional que pueda hacer tendrá un rango de acción limitado. La cuestión que debe plantearse un ser humano ético -y Assange siempre enfatiza su ética- debe ser la cuestión sobre qué conseguirá poniendo los secretos al descubierto, qué bien hará, qué mejor estado de las cosas traerá. Y estés de acuerdo o no con su argumentación, Assange tiene una visión claramente articulada sobre cómo las actividades de Wikileaks “nos llevarán a través del lodazal del lenguaje políticamente distorsionado, hasta llegar a una posición de claridad”, una estrategia que señala que al poner al descubierto los secretos se impedirá en último término la producción de futuros secretos. Así, el sentido de Wikileaks -así lo argumenta Assange- es sencillamente hacer que Wikileaks se vuelva innecesario.



[1] N.del T. : Esta idea sobre los clavos y el cordel está tomada de los modelos matemáticos de la “Teoría de Grafos”: http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_grafos

[2] N, del T. : Mark Zuckerberg es el creador y CEO de Facebook.

Tomado de Alasbarricadas

Compartir este post

Comentar este post

jony me meto 12/04/2010 01:13



lo primero que me da a desconfiar fue durante este conflicto de las 2 koreas.justo uno de los primeros cables habla de las intenciones de china  y su opinion del norte..clara intencion de
crear desconfiansa y division. mmmmmmmmmmmm



james bond 12/04/2010 01:01



los mando a esos medios por gusto por que sabe bien que son una basura!! hoy dijo que estava en AMAZON por que sabia que era un sitio que no le agrada la libertad de expresion.y las pruebas estan
a la vista.asi que dijo que lo puso deliveradamente.con los medio creo que hizo lo mismo..aunque espero que lo mande a mas medios como dijo..con los cables ay que esperar que saquen mas hasta
ahora para mi estan arreglados pero creo que ellos mismos los mandaron.o capas que estan en complisidad con el sitio wed.pero me juego que ellos mismos lo filtraron.eso creo por ahora pero ay que
esperar que saquen mas para sacar conclusiones.los que sacaron hasta ahora por lo que leo es crear desconfiansa entre lideres y pueblos con sus lideres lo que le encanta a los yanquis..me
pregunto evo morales no asistio por lo que salio en el cable de cristina que decia que estava haciendo un mandado a los yanquis ???? capas que si ,si es asi esta resultando la maniobra,el informe
de afganistan poco mas la culpa se la dan a iran dicen de la corrupcion etc etc todos sabemos que es la incompetencia historica de los inutiles militares que no pueden con la resistensia!! no me
vengan con corrupcion EEUU preocupado por esooo??? cuando ellos pusieron a ese titere a sus ordenes ahii??? no se veremos ay que estudiar.aaa y la del libano otra que me parece clarita que es
para dividirlos entre ellos ,el que sigue la realidad del libano sabe que israel eeuu los quiere dividir entre ellos hace tiempo tenemos el atentado del ministro etc ahora en el cable habla que
eun militar de ellos les pidio una manito contra hisvola!! mmmmmmm no se nunca creo nada de los yanquis primero ay que derrocarles el gobierno despues nos sentamos en sus oficinas a estudiar y
analisar sus documentos.primero lo primeroo