Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Mike Adams examina la evidencia científica de que las vacunas no funcionan –en 99 de cada 100 casos

4 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

http://gliving.com/wp-content/uploads/2009/02/mike-adams-interview.jpgLas vacunaciones -basadas en evidencia: una mirada científica a la mala ciencia tras las vacunas de gripe estacional. Mike Adams Natural News Setimbre 2, 2010 (NaturalNews)

Siendo alguien con una buena educación en el pensamiento y método científico, he puesto un esfuerzo considerable a intentar encontrar alguna evidencia científica real que respalde el uso generalizado de las vacunas de influenza (gripe estacional).

Antes de conocer sobre la nutrición y la salud holística, fue empresario de software de computación, y tengo un considerable currículum científico en áreas tales como la astronomía, física, fisiología humana, microbiología, genética, antropología y psicología.

Uno de los líderes de pensamiento que más admire es, de hecho, el fallecido físico Richard Feynman. No me expreso de un punto de vista “científico” muy a menudo en NaturalNews, porque suele ser un estilo de presentación aburrido y seco. Pero sí conozco la diferencia entre la ciencia real y la ciencia basura; y encuentro ejemplos de ciencia basura, tanto en el lado “científico” de las cosas, como del lado “alternativo” de las cosas.

Por ejemplo, la llamada “cirugía psíquica” -al menos en el modo en que se ha popularizado- no es más que un diestro pasamanos en donde el “cirujano” palmea algunas tripas de pollo, y luego afirma sacar órganos enfermos fuera de la cavidad abdominal de algún paciente. Las demostraciones filmadas que he visto –son obvia charlatanería. DE MODO SIMILAR, las vacunas de gripe estacional son la versión de la medicina convencional- de la cirugía psíquica: Sólo es un “pasamanos médico” basado en nada más que astutas distracciones y la ocultación de los hechos científicos. Las vacunas de gripe, como verá, simplemente no funcionan en 99 de cada 100 personas (y eso es ser generoso hacia la industria de las vacunas, como verá).

Evidence-based vaccinations: A scientific look at the missing science behind flu season vaccines



(Nota: el extracto en birdflu666 llegaba hasta aquí, dando el enlace al artículo completo, que está en inglés. Si alguien quiere leer lo que sigue, también lo traduje –vale la pena).



Hace un año, ofrecí una recompensa de $10,000 a cualquiera que pudiera encontrar prueba científica de que las vacunas H1N1 eran seguras y efectivas. (http://www.naturalnews.com/027985_H…). Nadie intentó siquiera proponer recoger esa recompensa… porque no hay tal evidencia.

La medicina convencional, dicen, es realmente “Medicina Basada en la Evidencia” (EBM). O sea, que todo lo que promueve la medicina convencional supuestamente se basa en “riguroso escrutinio científico”. Se supone que todo está estadísticamente validado y demostrado sin sombra de duda, de que funciona como se anuncia. Y en el caso de las vacunas de gripe, se les anuncia como si dieran algún tipo de absoluta protección contra la influenza. “No pierda un día de trabajo por la gripe. ¡Póngase una vacuna de gripe!” La idea, claro, es que ponerse la vacuna de gripe da 100% protección de la gripe. Si uno se vacuna, dicen, no perderá ni un día de trabajo por enfermedad.

Esta implicación es locamente incorrecta. De hecho, es llanamente falsa. Como verá, se trata de falsa publicidad envuelta alrededor de ciencia basura.

Verá, nunca ha habido ningún estudio independiente, randomizado, repetido a ciegas, controlado por placeboque pruebe ni la seguridad ni la efectividad de las vacunas de gripe porcina H1N1 que tan fuertemente empujaron el año pasado (y que de hecho están en el coctel de gripe de este año). Ni se ha hecho tal estudio –nunca. Como resultado, no hay una base científica rigurosa de la cual vender semejantes vacunas para empezar.

Para tratar de excusar esto, los vende-vacunas afirman que sería “una falta de ética” el hacer un estudio controlado por placebo de tales vacunas, porque trabajan tan bien, que negarle al grupo de placebo la vacuna en sí sería dañino para ellos. Todos se benefician de la vacuna de influenza, insisten ellos, así que el simple acto de conducir una prueba científicamente controlada es una falta de ética.

¿Huele la charlatanería trabajando? Este es precisamente el tipo de doble lenguaje pseudo científico que se podría esperar de algún científico ruso loco, que afirma haber logrado “agua mágica” –pero que no se pueden hacer pruebas, porque la mera presencia de los instrumentos de medición nulifica las propiedades mágicas del agua…

Asimismo, los vendedores de vacunas a menudo insisten que es antiético probar si sus vacunas realmente funcionan. Sólo tiene que “tomarlas por la fe” de que las vacunas son universalmente buenas para todos.

Sí, usé la palabra “FE.” Eso es esencialmente lo que la supuesta comunidad científica invoca aquí, con el asunto de las vacunas: ¡Sólo CREAN que funcionan, todos! ¿Quién necesita evidencia científica, cuando se tiene FE en las vacunas?

Olvide la medicina basada en evidencia. Olvide cualquier análisis racional de costo-beneficio. Olvide los cálculos de riesgo-beneficio que deberían ser parte de toda decisión racional sobre las vacunas. No, la industria de vacunas (y sus bloggers fanáticos) ya saben que las vacunas son universalmente buenas para ustedes, por lo tanto ¡no hace falta siquiera hacer rigurosas evaluaciones científicas!

El Método Científico, en otras palabras, no aplica realmente a las cosas que ellos ya creen. La Fe puede sobrepasar la razón en la comunidad científica ¡y Ud. puede creerlo! ¿Qué sigue, nos van a decir que las vacunas funcionan porque algún tipo de “Dios de vacunas” las hace funcionar?

Aquí, póngase su vacuna. Y no se le olvide orar al Dios de Vacunas porque así es como estas cosas realmente funcionan. Vudú de vacunas, en otras palabras. (Hey, eso habría sido un super título para la canción de vacunas, no pensé en eso…)

¿Antiético averiguar si funcionan?

Empecé a preguntarme sobre toda la explicación de cómo sería “antiético” probar si las vacunas de H1N1 realmente funcionaban. Este desvío me parece particularmente raro, ya que viene con un seguimiento implicado. Esto es lo que realmente están diciendo cuando invocan esta excusa:

#1) Es “antiético” hacer estudios controlados por placebo para las vacunas de gripe estacional, para saber si realmente funcionan.

#2) Pero al mismo tiempo, es enteramente ético darle estas vacunas a cientos de millones de personas, incluso sin ninguna evidencia real de que sean seguras o efectivas.

En otras palabras, es antiético conducir la ciencia real, pero totalmente ético simplemente seguir inyectando a la gente con sustancias que pueden ser completamente inútiles (o incluso dañinas). Eso es una muestra de la clase de lógica torcida y ética podrida que tipifican a la industria moderna de vacunas.

Los abogantes por las vacunas afirman que las vacunas de H1N1 son tan efectivas que NO vacunar al grupo de placebo “pondría sus vidas en riesgo.” Esto en sí, es aparentemente razón suficiente para no hacer ninguna ciencia real sobre estas vacunas.

Pero no me trago esto; creo que es solo un encubrimiento — una excusa para evitar someter a tales vacunas al estudio riguroso y científico, porque muy adentro, ellos saben que las vacunas resultarían expuestas como un complicado fraude médico.

Así que me puse a ver si habían otros estudios randomizados conducidos, que de hecho pudieran poner a la gente en riesgo. No me tomó tiempo encontrarlos. Por ejemplo, New England Journal of Medicinerecientemente publicó dos estudios acerca del enfriamiento de pacientes post infarto abocado a minimizar el daño cerebral al bajar físicamente la temperatura del cerebro del paciente infartado hasta que alcancen a los técnicos de cuidado agudo de algún hospital.

En 2 estudios, investigadores que ya sabían que “enfriar” salvaría vidas, aún así sometieron a 350 infartados a un protocolo de estudio randomizado, que asignó a pacientes en coma pero resucitados sea a temperaturas “de enfriamiento” o normales.

En un estudio, mientras la mitad de los pacientes enfriados se recuperaron con función cerebral normal, sólo una cuarta parte de los expuestos a temperaturas normales lo hicieron. En otras palabras, el enfriamiento salvó a sus cerebros. Y sin embargo, la importancia de saber si el procedimiento realmente funcionaba o no, aparentemente bastó para justificar negar el tratamientoa más de 100 otros pacientes, la mayoría de los cuales sufrieron dañó cerebral permanente como resultado.

Ya ve, cuando los científicos realmente quieren conocer la respuesta a preguntas como, “¿Funciona este enfriamiento cerebral?”, no tienen reparo alguno a someter a la gente a cosas como daño cerebral permanente en una prueba clínica randomizada. El conocimiento logrado de semejante experimente supuestamente vale la pérdida de los cerebros de unos cuantos pacientes porque, armados con evidencia científica, tales procedimientos pueden sacarse para ayudar a salvar los cerebros de potencialmente cientos de miles de pacientesen años subsecuentes.

Pero cuando se trata de probar vacunas como la reciente variedad H1N1, la explicación oficial es que es demasiado peligroso negarle las vacunas a un grupo de tratamiento. Dicen que no es realmente importante determinar si las vacunas están estadísticamente validadas y que no vale el “riesgo” de negarle la vacuna a nadie en una prueba clínica randomizada.

Claro que se han hecho algunas pruebas clínicas sobre varias vacunas distintas sobre los años, pero la mayoría son financiadas por la industria y casi nunca se ha hecho pruebas rigurosas sobre las vacunas de gripe estacional de todos los años –antes de que se liberen a consumo público. Como resultado, la vacuna de cada año es un experimento distinto, hecho sobre las masas de conejillos (pacientes) que sólo hacen lo que se les dice, sin cuestionar si está respaldado o no por ciencia real.

Porque claro, no lo está. Y no soy el único que ve este inconveniente hecho.

Cochrane Collaboration

Cochrane Collaboration, como lo describe su propio website, es, “…una organización internacional, independiente y sin fines de lucro, de más de 28,000 contribuyentes de más de 100 países, dedicada a dar información precisa y actualizada sobre los efectos del cuidado de salud disponible por todo el mundo.”

Somos líderes mundiales en los cuidados de salud basados en evidencia,” sigue el site, seguido por una cita de The Lancetque dice, “Cochrane Collaboration es una empresa que rivaliza al Human Genome Project en sus implicaciones potenciales para la medicina moderna .”

Trabajando para Cochrane Collaboration, un epidemiólogo llamado Dr. Tom Jefferson decidió echar un vistazo de cerca a la evidencia científica tras las vacunas de influenza estacional.

Los objetivosdel estudio eran: “Identificar, sacar y evaluar todos los estudio que evalúan los efectos de las vacunas contra la influenza en adultos saludables”.

Criterio de Búsqueda“Buscamos en el Registro Central de Pruebas Controladas de Cochrane (CENTRAL) (The Cochrane Library, 2010, issue 2), MEDLINE (January 1966 to June 2010) y EMBASE (1990 to June 2010).”

Criterio de Selección(solo para inclusión en el estudio): “Pruebas randomizadas controladas (RCTs) o cuasi-RCTs, comparando vacunas de influenza con placebos o la no intervención en la influenza natural en individuos saludables de 16 a 65 años. También incluimos estudios comparativos evaluando daños serios y raros.”

El Alcance total del estudio incluyó a más de 70,000 personas. Y solo para informar, estos resultados pueden fuertemente favorecer a la industria de vacunas. El autor incluso hizo más de lo necesario para advertir que “15 de cada 36 pruebas fueron financiadas por la industria (cuatro no declaraban su financiamiento).”

En otras palabras, alrededor de la mitad de los estudios incluidos en este análisis fueron pagados por la propia industria de vacunas, que como sabemos, consistentemente manipula los datos, soborna a investigadores o hace otros tipos de fraude científico de modo a sacar los resultados que desea.

El autor incluso advierte cómo los estudios pagados por la industria siempre sacan más prensa, diciendo “…los estudios financiados por la industria fueron publicados en periódicos más prestigiosos y citados más que los demás, independientemente del tamaño y calidad metodológica.” http://onlinelibrary.wiley.com/o/co…

Resultados del estudio muestran que las vacunas de influenza son casi inútiles

Ahora viene la parte interesante: aún si casi la mitad de los estudios fueron financiados por la industria de las vacunas misma, los resultados del estudio muestran que en la mayoría de las circunstancias, las vacunas de influenza son virtualmente inútiles:

La cifra correspondiente de gente mostrando síntomas de influenza para vacunas mal emparejadas fueron de 2% y 1% (RD 1, 95% CI 0% a 3%)” dicen los autores del estudio. Y por “mal emparejadas”, quieren decir que la cepa de virus de influenza en la vacuna no era exactamente igual a las cepas que circulaban en el mundo. Este suele ser el caso en el mundo realporque las vacunas sólo incorporan las cepas del año anterior y no pueden predecir exactamente cuáles cepas circularán el año siguiente.

En otras palabras, se debería vacunar a 100 personas para reducir el número de gente mostrando influenza o sus síntomas en UNO. ¡Para 99% de la gente que se vacuna, la vacuna no hace diferencia alguna!

En el “mejor de los casos”, cuando de casualidad la cepa viral de la vacuna de influenza sí encaja con la cepa que circula en el mundo –una situación que incluso los autores del estudio denominan “poco común” — los resultados son como sigue: “4% de gente no vacunada versus 1% de vacunados desarrollaron síntomas de influenza (diferencia de riesgo (RD) 3%, 95% intervalo de confianza (CI) 2% a 5%).”

En otras palabras, la vacuna que sí encaja (lo qe es raro en el mundo real) sólo redujo las infecciones de influenza en 3 de cada 100 personas. O, dicho de otro modo, el 97% de los inyectados con la vacuna no recibieron beneficio alguno(ni resultados diferentes).

Además, las conclusiones del estudio declaran:

• “La vacunación … no alteró la admisión a hospital o tasa de complicaciones.”

• “El uso de las vacunas no afectó el número de gente internada o incapacitada”.

• “La revisión mostró que la evidencia confiable sobre las vacunas de influenza es pequeña, pero que hay evidencia de amplia manipulación de las conclusiones…”

• “No hay evidencia de que las vacunas de influenza afecten las complicaciones, como la neumonía o la transmisión.” (¿Leyeron? Las vacunas no afectan la transmisiónde la enfermedad, pero es la razón misma por la que se obliga a vacunar tanto durante las pandemias — para parar la transmisión de las enfermedades).

• “En condiciones promedio (vacuna parcialmente emparejada), aún vacunando a 100 personas, sólo se evita que UNA tenga síntomas de influenza.”

Y finalmente, el resumen del estudio por el autor concluye con esta increíble afirmación: “Nuestros resultados pueden ser un estimado optimista porque las pruebas financiadas por las compañías de vacunas tienden a dar resultados favorables a sus productos y alguna de la evidencia viene de pruebas hechas en condiciones ideales de circulación ideal de emparejamiento viral, y porque la base de evidencia de daño es muy reducida.”

O sea, tomando en cuenta el sesgo de la industria, los resultados reales pueden ser que las vacunas prevengan los síntomas de la influenza –en sólo una de cada 1,000 personas…

Poniéndolo en perspectiva

Poniendo todo esto en perspectiva de modo racional e inteligente, este amplio análisis de las pruebas de vacunas de influenza muestran que, bajo condiciones comunes, las vacunas de gripe estacional no benefician a 99 de cada 100 vacunados.

Además, incluso este resultado se describe como ser “un estimado optimista” porque casi la mitad de las pruebas fueron pagadas por la industria de vacunas que tiende a “producir resultados favorables a sus productos.”

Y también, algunos de los estudios se hicieron en condiciones “ideales” de emparejamiento viral –que rara vez ocurren en la vida real.

Y finalmente, alguna de la evidencia de daño de las vacunas simplemente se botó de los análisis, resultaron en una “base de evidencia de daño” que resultó muy limitada y que probablemente no revela la realidad.

¿Entiende todo esto? Incluso con estudios pagados por la industria, que tienden a distorsionar los resultados a su favor, si se echa un buen vistazo sobre la evidencia cieníifica que rodea a la efectividad de las vacunas, rápido se da uno cuenta de que las vacunas de influenza no funcionan en 99 de cada 100 personas. (Y la respuesta real puede ser mucho peor aún.)

Ahora, esto está lejos de la falsa publicidad de la industria de vacunas, que implica que si Ud. se vacuna, quedará “protegido” de la influenza. Afirman que Ud. no perderá días de trabajo, que permanecerá bien, etc. A través de estos mensajes, astutamente implican que las vacunas funcionan en 100% de la gente.

Pero en base a la evidencia científica disponible, estas son afirmaciones escandalosamente falsas. Y la exageración a ultranza de los supuestos beneficios de las vacunas cruzan el umbral de “publicidad engañosa” e incluso entran al reino del “mercadeo criminal por fraude.” ¿En dónde está FTC o FDA, con respecto a este engaño masivo?

El mercadeo de vacunas es, esencialmente, un fraude científico. Afirmar que las vacunas protegen a todos cuando, enrealidad, solo reducen los síntomas al 1% de los pacientes es s intelectualmente deshonesto y de hecho, fraudulento.

Simplemente, es pura charlatanería y mentira burda.

Ahora, imagine si un producto herbal se anunciara en televisión como ofreciendo algún beneficio de salud, pero resultara que el producto sólo funciona en 1de cada 100 que lo usen. Ese producto natural sería inmediatamente tratado como “charlatanería” y la compañía que lo venda sería acusada de propaganda falsa. Los dueños también podrían verse acusados de fraude criminal.

Pero las vacunas tienen pase gratis. Mientras un producto herbal sería severamente investigado o incluso confiscado por FDA, las vacunas que solo funcionan en 1% de la gente que la recibe tienen el total apoyo de FDA, CDC, OMS, FTC y miles de hospitales y clínicas locales. El hecho de que la vacuna sea pura charlatanería aparentemente molesta a ninguna de estas organizaciones: Toda velocidad adelante, sin importar lo que la ciencia realmente diga.

Una vez que se entiende esto, se entiende por qué es correcto declarar que “El FDA promueve el fraude médico.”

Igualmente “El CDC promueve el fraude médico” Y también la OMS.

Son aseveraciones científicamente correctas, asumiendo que se acuerde que un producto que solo funciona en 1 en 100 –entra a la definición de “fraude” cuando se le mercadea como si ayudara a todos. Y la mayoría de gente estaría de acuerdo que es una definición razonable de fraude.

Es algo muy distinto si la tasa de eficacia es más alta. Si las vacunas de influenza de hecho beneficiaran a 25 de cada 100 personas, se podría tal vez considerar. Pero no está ni cerca.

FDA, de paso, suele aprobar fármacos que con costos dan resultados en 5 % de los sujetos de las pruebas. EL mundo de la medicina moderna está de hecho lleno de fármacos que simplemente no funcionan en el 95% de los pacientes que los toman.

Resumen de Cochrane: http://onlinelibrary.wiley.com/o/co…

Se titular “Vacunas para prevenir la influenza en adultos saludables”

Autores: “Tom Jefferson, Carlo Di Pietrantonj, Alessandro Rivetti, Ghada A Bawazeer, Lubna A Al-Ansary, Eliana Ferroni”

¡Entren los zombies de vacunas!

Con estos resultados en mente, echen un ojo a algo de la letra de mi reciente hip hop, “Vaccine Zombie” (http://www.naturalnews.com/vaccine_…)

I forgot how to think for myself
I don’t understand a thing about health
I do the same as everyone else
I’m a vaccine zombie, zombie

Ahora pueden ver de dónde salió tal letra. Si las vacunas de influenza son inútiles para el 99 % de los que las reciben, entonces ¿por qué hace fila la gente para inyectarse?

La respuesta es que no piensan críticamente sobre las vacunas y la salud. No comprenden la salud, así que solo hacen lo que los demás hacen, y lo que se les dice. Así, entran a la designación del “Zombi de Vacuna”. .

La canción sigue diciendo:

I’m a sucker for the ads, a sucker for the labs
A sucker for the swine flu jabs
and I don’t mind followin’ a medical fad
Cause livin’ without a brain ain’t half bad

Sí, la gente que hace fila por su vacuna de influenza son “idiotas” que se dejan enrollar por la fraudulenta propaganda.de las vacunas. Pero siguen una “moda médica” y es más fácil hacer lo que se dice que meter el cerebro a pensar críticamente sobre lo que se hace.

Vivir sin un cerebro no es tan malo” –porque saca el peso de tomar una decisión de la ecuación, y permite que uno confíe en lo que digan los doctores y oficiales de salud.

Cómo la comunidad científica perdió el contacto con la ciencia real.

Pero, ¿será que todos nos mienten? O que ellos mismos son ignorantes sobre el hecho de que las vacunas de influenza son inútiles para el 99% de los que las reciben? (Muy pocos doctores y científicos, resulta, están conscientes de esta simple verdad).

O ¿si los vende-vacunas se convencieron a sí mismosde una mentira? ¿Y si realmente creen que las vacunas son realmente muy buenas para todos, pero que esta creencia se basa en un deseo vacío,en lugar de rigurosa revisión científica?

Porque eso, amigos, es exactamente lo que ha pasado. Tenemos un segmento entero de la comunidad científica que se tragó la propaganda de las vacunas. Se han convencido a sí mismos de que las vacunas de gripe estacional funcionan, y que virtualmente todos deberían inyectarse con eso. Y creen esto basados en fe irracional, no en pensamiento científico o evidencia estadística rigurosa.

En otras palabras, ellos siguen una religión(o culto) de vacunas. Esto es especialmente curioso, dado que la mayoría de vende-vacunas no creen en Dios o ninguna religión organizada –excepto su propia religión de vacunas, en donde la evidencia científica no se requiere. Todo lo que hay que hacer es creer en las vacunas y se puede unir a este culto.

Y así por todo el internet, supuestos “bloggers de ciencia” se ridiculizan al promover vacunas inútiles de influenza como “medicina basada en la evidencia”, aparentemente inconscientes de que la evidencia muestra que las vacunas no sirven para nada.

Es como decir que apoyan a las vacunas “porque sí”.

Y “porque sí” no es razón para inyectarse uno con un coctel químico, que hasta la misma industria admite que causa efectos secundarios neurológicos extremadamente peligrosos en un pequeño número de receptores de vacunas.

La Vitamina D de hecho las haría funcionar mejor.

Para colmo de todo, he aquí el colmo; se puede sobrepasar el mínimo beneficio de las vacunas con un simple y barato suplemento de vitamina D. La vitamina D, verá, es el nutriente que active al sistema inmune a combatir la infección. Sin esta, ninguna vacuna puede funcionar del todo.

De hecho, la muy baja tasa de eficacia de las vacunas (1%) es casi ciertamente debida al que la mayoría de los que se vacunas son deficientes en vitamina D. (Entre el 75% – 95% de estadounidenses son deficientes en vitamina D, según con quién se hable.)

Lo chistoso es que el modo de hacer funcionar las vacunas sería ¡dar suplementos de vitamina D junto con las vacunas! Aún más chistoso, si la gente tomar a suplementos de vitamina D, no necesitarían vacunarse para nada…

Las vacunas de influenza, en otras palabras, no tienen rol alguno en prevenir las infecciones de influenza.. Esta meta puede lograrse más seguramente, confiablemente y mucho más barato, promoviendo suplementos de vitamina D para toda la población.

Lo que realmente tenemos que ver del mundo científico es un estudio que compare los suplementos de vitamina D a las vacunas de influenza(y usando dosis realistas de vitamina D, no las tristes 200 o 400 IUs diarias). No tengo duda alguna de que dosis saludables de suplementación de vitamina D (4000 IUs diarias) demostrarían ser significativamente más efectivas que las vacunas de influenza en prevenir infecciones de influenza.

Pero semejante estudio nunca se hará (al menos no en estos tiempos) porque expondría la falsa propaganda de la industria de vacunas y ofrecería al consumidor un mucho mejor modo de protegerse de la influenza… que no incluye dar dinero a los fabricantes de vacunas.

En la medicina, como en la Guerra, la verdad suele ser la primera víctima. Y cuando las mentiras se repiten lo suficientemente, empiezan a ser creídas. La mentira de la vacuna de gripe ha sido repetida con tal ferocidad y aparente autoridad, que se infiltró en virtualmente toda la comunidad “científica”.

El que hasta los científicos racionales puedan ser tan fácilmente engañados por la industria está causando que más y más gente cuestione la credibilidad de no sólo la medicina moderna, sino de la comunidad científica entera.

Porque si los supuestos “racionales” y líderes de pensamiento pueden engañarse tan fácil en una falsedad obvia, ¿qué otras ficciones podrían estar promoviendo como verdad?

Y es que la medicina hace ver mal a todas las otras ciencias. El obvio fraude científico que pasa por “ciencia” en la industria farmacéutica hace una burla del verdadero pensamiento científico. La facilidad con que los científicos médicos obedecen a la industria de la droga pone en cuestión la racionalidad de todas las ciencias.

Y al hacerlo, trae una pregunta aún mayor: ¿es la ciencia el mejor camino para conseguir conocimiento, para empezar? Es obviamente una pregunta filosófica, no una pregunta científica, y está más allá del alcance de este artículo, pero es una que sin duda buscaré más a fondo aquí en NaturalNews en un tiempo cercano.

Hay muchos caminos a la verdad. Ve, la ciencia —la buena ciencia — es uno de ellos, pero no es el único. Cualquier científico que cree que la ciencia tiene el monopolio de todo el conocimiento es un tonto. Sólo lea un poco a Feynman y pronto descubrirá que las mentes más brillantes de la historia de la ciencia consistentemente reconocieron que habían otros caminos que llevaban a la verdad.

Creo que si Feynman estuviera vivo hoy y viera la propaganda de vacunas que se da en nombre de la “ciencia,” respondería algo como “Sin duda Ud. está bromeando.”

Evidence-based vaccinations: A scientific look at the missing science behind flu season vaccines

Traducción Claudia Calvo - Costa Rica

 

Compartir este post

Comentar este post

simon rodriguez 09/04/2010 19:28



Laboratorios Gilead Sciences Inc. son
dirigidos por Donald Rumsfeld, ex secretario de Guerra de EEUU, uno de los jerarcas de la red de terror de George W. Bush, quien tienen los derechos sobre el fármaco "Tamiflu"






Expertos alertan sobre guerra biológica y negocio de Donald ...


30 Abr 2009 ... En este caso, para los laboratorios Gilead Sciences Inc. dirigidos por Donald Rumsfeld, que tienen los derechos sobre el fármaco "Tamiflu",
...
www.voltairenet.org/article159906.html -


 


LA NETA DEL OR:Donald Rumsfeld: Retrato de un terrorista
internacional

Donald Rumsfeld es uno de los tipos más preocupantes de los altos niveles de la red de terror de George W. Bush. Es el secretario de Guerra (en el lenguaje
...
revcom.us/a/v23/1130.../rumsfeld_crimes_s.htm -