Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

OTRA MUERTE QUE NOS INTERPELA DE QUÉ LADO ESTAMOS

29 Enero 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 

 

 

 

El cuerpo de Guedes yace a la orilla del camino dónde encontró la muerte. Fue cubierto por sus compañeros con la bandera de los Sin Tierra

 

image

 

 

 

 

 

  

El Movimiento de los Campesinos Sin Tierra de Brasil, ha recibido un duro golpe con la muerte de Cícero Guedes Dos Santos, referente destacado de esta organización que es un ejemplo para el mundo. Este agricultor ecologista, padre de seis hijos, fue ultimado por la espalda con disparos de arma de fuego el pasado sábado 26 de enero, mientras se desplazaba en bicicleta por un

camino que solía transitar para cumplir con sus responsabilidades

como integrante de la dirección del MST en la región Campos dos

Goytacazes, estado de Río de Janeiro.

Frecuentemente se pretende presentar a "los sin tierra" como peligrosos terroristas que desconocen la Ley adueñándose por la fuerza de campos y causando temor por su violencia al invadir la propiedad privada. Esa falsa representación responde a una estrategia de desprestigio por parte de quienes se niegan a cumplir con los artículos 184 a 186 de la Constitución brasileña que da pautas muy claras respecto a la propiedad de la tierra, prohibiendo la tenencia especulativa y combatiendo el latifundio. La Reforma Agraria es parte del programa de gobierno del PT que está en el poder por tercer período consecutivo, pero su concreción se ve dificultada por la resistencia de los grandes terratenientes que mueven sus influencias pretendiendo perpetuar el modelo de inequidad social que tiene a cientos de miles de campesinos a la espera de que se le entreguen tierras para trabajar.

El MST se encuentra entre los movimientos sociales más grandes de Latinoamérica contando entre sus miembros a un millón y medio de campesinos sin tierra organizados a lo largo de 23 de los 27 estados de Brasil. Su estructura orgánica es todo un ejemplo de participación popular y democrática, sus objetivos de largo plazo pasan por el desarrollo de formas sustentables de aprovechamiento de las riquezas naturales, extendiendo su modelo ecologista y solidario en extremo contraste con la globalización consumista que tiende a contaminar y agotar los recursos del planeta.

Por eso su accionar es tan molesto para las clases dominantes que quieren seguir explotando campos y campesinos. Por eso Císero Guedes

no es el primero ni será el último en caer. Se trata del tercer labriego sin tierra asesinado en menos de dos meses en ese municipio del norte

fluminense, ya que en noviembre de 2012 fueron asesinados Antonio Carlos Baiazini, de 45 años, otro líder de los sin tierra, y Joais da Silva Rocha

, un joven de tan solo de 25 años, quien estaba junto a Baiazini al momento de ser ejecutado. La lista es extensa e incluye, por ejemplo, la Masacre de El dorado dos Carajás donde murieron 21 campesinos del MST ametrallados por la Policía Militar en el estado de Pará el 17 de abril de 1996, motivo por el cuál ese día fue elegido como El Día Internacional de la Lucha Campesina.

Pensar en el alto precio que pagaron estos militantes pacifistas que solo querían hacer uso del derecho constitucional que tienen de acceder a un pedazo de tierra para cultivarla y vivir decorosamente de su trabajo, no puede menos que envolvernos en una mezcla de dos fuertes emociones: admiración e indignación.

La batalla está planteada entre los que queremos justicia social para un desarrollo sustentable y los que quieren mantener el modelo capitalista explotador que pretende seguir abusando de los recursos naturales hasta que el planeta reviente. Entre estos enemigos no hay lugar para posiciones neutrales, porque no ponerse del lado del uno es favorecer al otro. En esta lucha inevitablemente tomamos parte por acción u omisión.

Por eso Císero Guedes, sumado a la larga lista de mártires campesinos contemporáneos, en su nueva posición como abanderado que agita su enseña desde la historia, dónde ya serán inútiles las balas cobardes de sus adversarios, nos pregunta a cada uno de nosotros: ¿De qué lado estás?

 

Aníbal Terán Castromán

 

Compartir este post

Comentar este post