Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: 18 años del diario La Juventud. Sin aflojar un tranco de pollo...y más firmes que sonrisa de muñeco.

14 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

  
Este miercoles diario La Juventud cumple 18 años como diario. Esperamos tu saludo, enviandolo a  radio36@gmail.com para que compartas con nosotros tan importante fecha. Saludos, Sandra
 
 
EN UN NUEVO ANIVERSARIO EL DIARIO LA JUVENTUD Y SUS “CONVICCIONES”

 “La persona que determina su conducta basándose en el futuro más inmediato, es la más débil”.  Makarenko

 

 

MUEREN MÁS URUGUAYOS PRENDIDOS FUEGO

“Dos niños y mujer embarazada mueren en incendio

El siniestro ocurrió en una precaria finca del barrio Bella Italia”

 

Una mujer embarazada y dos niños fallecieron en la mañana del lunes cuando su precaria vivienda, ubicada en un asentamiento del barrio Bella Italia.

Sobre las seis de la mañana la Dirección de Bomberos fue alertada de un incendio en las calles Géminis y Costanera de Chacarita. Cuando los efectivos llegaron la vivienda, de cinco por cinco metros construida con chapas de zinc y tirantes de madera, estaba ardiendo en su totalidad.

En el momento que realizaban la extinción de la llamas, los oficiales encontraron los cuerpos carbonizados de Fabiana de los Santos de 35 años y sus dos hijos de 1 y 4 años de edad. El esposo y padre de las víctimas se salvó porque en el momento del incendio estaba trabajando.

La finca se consumió absolutamente por las llamas. Fueron necesarios dos móviles para aplacar el fuego. Trabajaron efectivos del destacamento de Bomberos de la Unión.

El departamento de Investigación de Siniestros realizó las pericias para determinar las causas. Al cierre de esta edición se continuaba trabajando para aclarar el trágico hecho que conmocionó a todo el barrio.

Bomberos presumen que un aparato calefactor fue el causante del fuego pero aún no fue confirmado.

 

Unos mueren de frío y otros prendidos fuego, pero la causa siempre es la misma, la miseria, la pobreza, el desgobierno.

¡Que pena que un gobierno presidido por un Tupamaro deje morir así a sus hijos!

¿Por qué no se hace algo verdadero y serio que combata, tanta muerte injusta, de jóvenes, niños ancianos y madres embarazadas?

Da vergüenza escuchar a un representante del MPP como Gamou diciendo que un amigo que creció en Francia le comentaba la manera que los franceses cada cierto tiempo hacen un simulacro de incendio en las escuelas para preparar a los niños ante una eventualidad. 

¡Pero Gamou si en las escuelas uruguayas no existe la calefacción!

¡Si tampoco hay maestros en un buen número de clases, por que muchas maestras y maestros del Frente Amplio, prefirieron aceptar cargos o pases en comisión de gobierno, por que ganan más y trabajan menos!

¡Gamou usted no sabe que hay más de trescientas maestras y maestros en comisión!

¡Los simulacros que hay que hacer en las escuelas es como comer con diez pesos por día cada niño!

¡Como ir al baño sin mojarse los días de lluvia y de donde sacar agua potable las más de trescientas escuelas que carecen de ella!

¡El simulacro que deben hacer los niños en las escuelas uruguayas es cómo alumbrarse en doscientas escuelas que tampoco tienen luz eléctrica!

 

Este miércoles se está cumpliendo un nuevo aniversario del diario La Juventud. Dieciocho años como diario, y los primeros siete iniciales como semanario, completan 25 en total, de presencia ininterrumpida en el proceso uruguayo.

Desde el arranque el periódico partidario contó con un espíritu de “convencimiento” en cuanto a su necesidad y su importancia en el terreno de las ideas y de la organización.

Los partidos y grupos marxistas, siempre tuvieron en cuenta históricamente la importancia estratégica de contar con un periódico partidario como herramienta para confrontar en la lucha política e ideológica, a la burguesía y sectores oportunistas de la izquierda.

La caída del socialismo real y de la ex Unión Soviética, incidieron negativamente en este principio, por lo cual en poco tiempo desaparecieron la inmensa mayoría de los periódicos partidarios de izquierda, se tratara de la prensa nacional, como del mundo.

 

El criterio del reconocimiento de la prensa partidaria de izquierda, proviene del comienzo mismo del marxismo como ideología, y en el Uruguay precisamente fueron los partidos socialistas y comunistas los primeros en llevar adelante este objetivo. Por tanto la experiencia de La Juventud, es continuidad de aquella prensa y a la vez, bastión de la prensa diaria de izquierda partidaria, en tiempos de ausencia de la que nos precediera. De ahí su valor, y su importancia actual, más allá de las consideraciones que se puedan hacer de unos y otros medios, los cuales no es nuestra intención comparación alguna y menos hablar de sustitutos.

 

Durante el camino transitado en estos 25 años se han debido sortear múltiples dificultades de distinta índole, siendo en la mayoría de las veces el económico el de mayor trascendencia. Como es sabido la prensa escrita en todas partes ha perdido espacio, con la aparición de otros medios de comunicación en especial el Internet.

Por lo que en algunas oportunidades ante situaciones de crisis, se han presentado sugerencias de volver a convertir el diario en semanario, o simplemente tomar el camino de otras organizaciones políticas que dejaron de aparecer definitivamente. 

Pero siempre ha primado en la mayoría de los compañeros la “convicción” del valor de la herramienta de lucha partidaria, más allá de las dificultades y aún de las posibilidades materiales.

 

Sería imposible hablar del Periódico, sin referirnos a la vez a la Imprenta, porque entre los dos forman en realidad un par dialéctico. El poseer una rotativa, y un local propio como imprenta para poder desarrollar todo el proceso de edición e impresión del diario. Para el diario sería muy difícil sostenerse, si a su vez la imprenta no asumiera trabajos para terceros, y así asumir parte de los costes del diario.

Imprenta que a la vez permite a otros agrupamientos de izquierda y sindicatos pobres, editar su propia prensa, boletines, afiches, y otros materiales a bajo costo.

 

Son veinticinco años de difusión de ideas, de lucha de clases, de propaganda partidaria, de solidaridad y confrontación con la burguesía y el oportunismo.

 

La Juventud, un ejemplo de “convicción” contribuyó a lo largo de una buena parte de su existencia con el triunfo del Frente Amplio, abriendo generosamente sus páginas a sus dirigentes y partidos que lo integraban. Y también cuando llegó el momento, estuvo con firmeza y decisión en la oposición del Gobierno de Tabaré Vázquez, como lo está ahora al de José Mujica, sin cálculos ni especulaciones, pero nuevamente con sus “convicciones”.    

 

Nuevamente en soledad, cuando no existe prensa de oposición al gobierno frenteamplista, progresista, se trate de medios de izquierda o de derecha. El papel de La Juventud sea cual sea su nivel de influencia en el pueblo, sigue siendo un bastión de denuncia, de confrontación, de oposición, de una izquierda que no se entrega ni claudica ante el poder, los cargos públicos y el dinero.

Aquí también La Juventud resiste y se reafirma cada día, en torno a las “convicciones”.

 

Un criterio principal de la forma espiritual en la permanencia durante 25 años son las “convicciones”.

Estas “convicciones” comprenden la riqueza de las fuerzas espirituales de sus pensamientos y sentimientos y de la voluntad. Las “convicciones” concentran todos los fenómenos psíquicos que caracterizan la tendencia de las personas, atracciones, deseos, intereses, aspiraciones, predisposiciones y orientaciones. Las “convicciones” muestran la fisonomía de las personas, testimonian la determinación cualitativa de su actitud ante el mundo, ante otras personas, ante si mismo, y ante su deber de militante, como compañero.

La “convicción” es la unidad orgánica de los resultados del conocimiento racional de la realidad objetiva y de la actitud emocional.

La formación del “convencimiento” revolucionario, del “convencimiento” marxista leninista, es la tarea central de la actividad ideológica del diario.

 

Las “convicciones” son el núcleo de la concepción del mundo de las personas. La concepción del mundo determina la dirección de la actividad y de la actitud hacia la realidad objetiva tanto de un individuo aislado como de un grupo social, de una clase y de toda la sociedad en su conjunto. Con relación a esto se reconocen la concepción del mundo de una clase, la sociedad, y la concepción del mundo de una persona aislada.

 

La corrección de la valoración de la eficiencia y los resultados del diario no debemos valorarlo solamente por los colores de la tapa, y la cantidad de páginas que dispone. La eficiencia de la propaganda prevé también y antes que nada la diferenciación de los conceptos “convencimiento”, “convencimiento ideológico” y “convencimiento marxista leninista”. La extensión de estos conceptos es diferente. Ellos se correlacionan entre si como lo universal, lo particular y lo único.

 

La “convicción” dice el marxismo es una forma compleja de la conciencia individual  que engloba los conocimientos sobre los fenómenos del mundo exterior, la valoración subjetiva de su veracidad y la seguridad de su corrección. Por su contenido todas las convicciones se pueden subdividir en dos grandes grupos, las ideológicas, políticas, jurídicas, morales, éticas, religiosas, filosóficas y las no ideológicas, científico, naturales, profesionales, etc. Está claro que la propaganda está relacionada, ante todo, con las convicciones ideológicas.

 

El “convencimiento ideológico” es parte del concepto general “convicción”.

El marxismo indica que “En general se sobrentiende por convencimiento ideológico del individuo, la fidelidad a determinadas ideas que él reconoce y trata constantemente de realizarlas en la realidad”.   

Es posible hablar de las “convicciones” del burgués y del proletario, del materialista y del idealista, del creyente y del ateo. Las “convicciones” ideológicas se vinculan en primer lugar con las opiniones políticas que muestra la actitud del hombre hacia el poder que existe en la sociedad, hacia el régimen estatal, etc. Hablando mas corto y brevemente, el convencimiento ideológico se correlaciona, no con toda la conciencia social, sino solo con uno de sus componentes, la ideológica.

 

Se entiende por “convencimiento revolucionario” la fidelidad del hombre al marxismo leninismo, su seguridad en la veracidad de nuestra ideología, su decisión revolucionaria para la lucha por la afirmación de los ideales de izquierda y el triunfo de los intereses de los trabajadores.

El revolucionario ruso Kalinin siempre decía que para el combatiente de la revolución proletaria lo  mismo que digamos para el astrónomo representa un gran telescopio y para el laboratorista un microscopio. Ella da la posibilidad de llegar a comprender la situación y ver la perspectiva.

Esto, fortifica a la persona y la hace poco susceptible no solo a las pequeñas adversidades sino a las grandes también.

 

La persona instruida y educada sobre la base y en el espíritu del marxismo leninismo se distingue por la perspicacia de la opinión, por la capacidad para orientarse conscientemente en los acontecimientos que ocurren, para preveer el futuro, para no flaquear ante las dificultades, para vencerlas sucesivamente manifestando firmeza y sin perder los puntos de referencia que llevan al objetivo trazado.

 

El criterio “convencimiento revolucionario” tiene numerosos aspectos y puntos de vista.

Por el contenido, profundidad, variedad, de los conocimientos adquiridos sobre el desarrollo de las leyes del mundo objetivo, y ante todo de la sociedad, por la valoración personal, contenida en los conocimientos adquiridos de la verdad. Por el grado de seguridad de la corrección de las ideas, teorías y de las opiniones, por la sistematización de los conocimientos a través de la propaganda y el carácter probatorio, por el nivel de generalización, de los conocimientos, y su carácter científico. Por la intransigencia con la ideología extraña y por la concordancia de las opiniones con la conducta real del individuo.

 

Pero los conocimientos no son aún “convicciones” , ellos aparecen como su material de construcción. Si la conciencia se determinara solo por los conocimientos y a través de los conocimientos, todo sería muy sencillo; se le enseñaría al hombre “que es lo bueno y que es lo malo” y ante ustedes tendrían un hombre educado, se le expondría claramente qué es el comunismo y para que es necesario y su alumno se convertiría en un comunista. Pero esto no es así. Para introducir en la conciencia del individuo algún conocimiento se precisa un terreno apropiado.

Los conocimientos, es decir los conceptos deben intervenir además como conocimientos actuales para él o sea deben adquirir un sentido personal subjetivo. Se puede excelentemente “conocer el significado”, “comprender el concepto”, pero lo que constituye este concepto para una persona dada es una cuestión particular. 

Unos conceptos o ideas pueden resultarle afines, y lo principal, ser eficaces, es decir dirigir realmente su actividad, inducirlo a ella y orientarla, y otros se quedan solo como conocimiento verbal que de ningún modo determinada la vida y la conducta de una persona dada. Lo principal en la labor ideológica es que los conocimientos o las ideas introducidas además de ser “conocidas”, “comprendidas” adquieren un sentido subjetivo, personal por el individuo. De otra forma puede surgir una “contabilidad moral por partida doble” cuando se delimita de modo ostensible lo que es psicológicamente subjetivo para la persona y además como debe hablar de ello. Al valorar los resultados de la propaganda es preciso tener totalmente en cuenta este momento para no caer en un error.

 

El convencimiento revolucionario se asienta no en una fe ciega, sino en el conocimiento científico y está en condiciones de argumentar bajo todos los aspectos el punto de vista defendido. Ilumina a las personas con un conocimiento claro, completando su seguridad científicamente fundamentada en la justeza y alta veracidad de las ideas marxistas leninistas y en la inevitabilidad de su triunfo.

El convencimiento revolucionario determina la integridad ideológica y la firmeza de la personalidad.

 

La vida pone al hombre muchas dificultades. En el vencimiento de estas las convicciones obran en calidad de factor permanente con ayuda del cual las personas determinan su lugar en los acontecimientos que ocurren, comprenden el pasado y el presente y piensan en el futuro. La solidez de las convicciones, origina un objetivo claro, llama al hombre a las barricadas, le da la posibilidad de mirar a la vida desde una altura tal que sale de los marcos del mundo pequeño y estrecho y de vencer las dificultades que le perturban.

El hombre convencido a lo revolucionario es infinitamente fiel a la gran causa del marxismo leninismo, es un combatiente activo y firme por el comunismo, exista o no el socialismo real, se caiga o se levante la Unión Soviética, se este frente a una multitud de millones de personas con banderas rojas, o en soledad dentro de una celda.

 

Es sobre esta base de la concepción marxista leninista que los revolucionarios forman el ideal moral; la imagen por la cual la persona verifica el pensamiento y el carácter de su conducta.

El ideal, al concentrar en sí todo lo mejor que hay en la realidad, prevé el futuro y tal parece que se adelanta a la vida reflejando las tendencias de su desarrollo.

 

El ideal no se puede representar tal como a veces se supone solo como una imagen percibida. El ideal es concreto y permite descubrir ante las personas la perspectiva de la lucha, llama a las personas a la acción. Si no se piensa primero en el futuro y se trata de acercarlo, es imposible inculcar una,  “convicción revolucionaria”.

Dice Makarenko que “la persona que determina su conducta basándose en el futuro más inmediato, es la más débil.

Si se contenta únicamente con su propia perspectiva, aunque sea lejana, puede parecernos fuerte, pero no suscita en nosotros sensación de belleza personal, ni de su valor auténtico. Cuanto más amplia es la colectividad cuyas perspectivas son también para el hombre las suyas personales, tanto más bella y sublime es la persona”, termina diciendo Makarenko.   

 

De este modo cuando hablamos de La Juventud después de haber pasado 25 años de trabajo, estamos hablando con seguridad y firmeza de las “convicciones” de los hombres y mujeres que laboran en el diario y la imprenta. Y también del esclarecimiento del ideal moral que fundara el compañero Bernard Nicola Pastorín guía espiritual de todos nosotros, premisa necesaria para la valoración de este esfuerzo revolucionario.

 

De este modo las “convicciones” y ante todo el convencimiento revolucionario de los compañeros constituyen el criterio sintetizado espiritual. Ellas son la base de las altas cualidades políticas y morales de las personas que se han forjado bajo el influjo del trabajo de educación ideológica a lo largo y ancho de la prueba de 25 años de labor partidaria.

Las “convicciones” abarcan todas las partes de la conciencia el intelecto, los sentimientos, la voluntad. El convencimiento revolucionario ante nada es la fidelidad de las personas a los ideales de la revolución proletaria, su profunda comprensión de la esencia de la teoría marxista leninista, de la política del 26 de Marzo, así como la actividad y firmeza en la lucha por su realización.

 

COMPAÑERO NICOLA, ALGUNAS PERSONAS MÁS DÉBILES HAN DETERMINADO SU CONDUCTA BASÁNDOSE EN EL FUTURO MÁS INMEMDIATO Y HAN ABANDONADO EL BARCO.

 

PERO OTROS TE HACEN HONOR Y SIGUEN SIENDO DIGNOS DE TU AMOR REVOLUCIONARIO.

 

Y HOY CELEBRAN UN ANIVERSARIO MÁS DEL DIARIO LA JUVENTUD.

 

SIN AFLOJAR UN TRANCO DE POLLO, Y MÁS FIRMES QUE SONRISA DE MUÑECO. 

    


                       Rotativa de la imprenta Nicola Pastorín donde se imprime el diario La Juventud

 

Compartir este post

Comentar este post