Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY, UN PAÍS DE DESPLAZADOS

17 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

URUGUAY, UN PAÍS DE DESPLAZADOS

  Entrevista al demógrafo Guillermo Macció.

Lunes 13 de diciembre de 2010

“están los desplazados, que es una categoría más gris, con menos precisión aparente, de gente que se tiene que ir del lugar porque hay condiciones adversas que lo estimulan. No que lo obligan, que lo estimulan a que se vaya, porque se despejan los territorios, porque hay una razón cualquiera -daremos algunas- que hacen que ese territorio por razones políticas, económicas, militares, tengan que irse. Irse no importa para dónde, irse del lugar. Son desplazados”

 

Chury: Oyentes, estamos a cuatro minutos de las dos de la tarde y como todos los lunes con la satisfacción enorme y el inmenso placer de recibir a Guillermo Macció

Macció: Buenas tardes Efraín, un gusto enorme como siempre, un privilegio enorme.
Ese es el hecho principal porque privilegio quiere decir ley para pocos y somos pocos los que tenemos este espacio en esta radio, con esta audiencia. Y por supuesto comunicarnos con la audiencia... Ayer tuvimos una jornada   espléndida de confraternidad en el parador Surí pese a las inclemencias del tiempo y yo diría que gracias a las inclemencias del tiempo pudimos constatar el entusiasmo y lo aguerridos que son la audiencia de la Centenario porque soplaba un viento gélido, llovía, no se veía el sol y a pesar de que yo dije que iba a salir a determinada hora salió un minuto y desapareció; el trabajo gigantesco y entusiasta de los organizadores de la fiesta, de la reunión; una gastronomía de primera; unos uniformes, unos delantales impresionante. No pude probar el vino por razones de disciplina porque tenía que manejar pero realmente habría 250 ó 280 personas, todas adentro porque no se podía asomar la nariz pero fue una reunión espléndida con gente generosa como no había conocido así que para los organizadores mis felicitaciones y a lo mejor se les ocurre hacerle algún delantalito para los que participamos en las audiciones.

Chury: No estaría mal para que usted en su lugar de campo tenga un delantalito de esos un día que tenga que hacer algún asadito. Estaría bien y creo que lo va a conseguir
Guillermo, contáme la temática de hoy porque no tuvimos tiempo de hablar nada, nada hoy

Macció: Para que la audiencia no se equivoque, nosotros con Efraín no ensayamos nada. Yo llego con mis papeles, él está preparado con su infinito conocimiento de la condición humana y ahí se arma la audición, así, espontáneamente.
Tenemos muchos temas sobre el Uruguay porque parece que las cosas en el Uruguay pasan más rápido de lo que uno es capaz de pronosticar y entonces estamos compelidos, entusiasmados también, para estudiar temas grandes, grandes temas.
Y tenemos en la agenda preparados como tres o cuatro que quisiera enunciar.
Recordarás Efraín que en la audición anterior habíamos empezado a tratar diez temas demográficos que habían sido objeto de discusión en Córdoba y apenas tratamos uno y poco. Y ya el primero tiene una vigencia local importantísima, que es el cerramiento de las fronteras, la xenofobia y la discriminación racial que pese a todos los esfuerzos que se hacen en algunos círculos del planeta, crece y se prolifera. Ese es un tema.
El otro tema que acabo de concluir su preparación que me parece muy importante, lo he titulado Uruguay, un país de desplazados y hacer una reseña histórica desde el contacto de los españoles en la invasión española a América, hasta ahora. ¡Cómo se ha repetido la historia en instancias sucesivas donde lo que ha habido como resultado es que los uruguayos sean desplazados de su propio territorio. Desplazados, ni refugiados ni expulsados; desplazados, que es un concepto que podemos profundizar.
Otro tema que surgió porque ocurrió que a través de la Centenario una periodista del diario El País me detectó, me hizo una entrevista sobre los censos y toda esta faramalla que se viene organizando y que hemos criticado desde el año pasado sobre la opción metodológica que se ha elegido, me puse a estudiar la historia de los censos del Uruguay y tengo un trabajo preparado desde el Siglo XIX hasta ahora, sobre cuál fue el drama, porque cada censo significó un drama. Y analizarlo concienzudamente para mostrar que nosotros que tenemos una pésima historia censal, tal vez una de las más oscuras de América Latina en materia de censos, ponerla a la luz pública, discutirla y tratar de entender para seguir enfrentando un proceso de inercia que le hace mal al país, que es hacer censos patas para arriba. Ese es otro tema que tenemos que tratar, que seguramente lo trataremos después del receso de Navidad porque es un tema largo.
De todas maneras siempre aparecerán cosas nuevas.
Esa es más o menos la línea esquemática  del repertorio que tenemos preparado para esta audición y para las que vienen.
¿Te parece que toquemos El Uruguay país de desplazados?

Chury: Sí, porque además creo que el oyente ha quedado tan sorprendido como yo con la definición usada: país de desplazados. Y yo quedé con una gran curiosidad que capaz se la transmito a los oyentes.

Macció: Bueno, en la demografía, como en toda ciencia que busca aunque no alcanza, a una rigurosidad en el lenguaje, una precisión de conceptos, hemos trabajado y yo me incluyo, por eso uso el “hemos”, en la definición de conceptos con el mayor grado de precisión posible. Y entonces tenemos que diferenciar en movimientos de población de un lugar para otro que ocurren, que han ocurrido siempre en la historia y que seguirán ocurriendo, la noción de desplazado, la noción de refugiado, la noción de evacuado. Esas tres nociones que a veces tienden a confundirse, tienen un significado bien distinto y para eso no hay más que recurrir a diccionarios de calidad y justamente fue lo que he estado haciendo.
Los evacuados en general son grandes conjuntos de población que tienen que salir por una emergencia de un lugar y ser trasladados a otros, porque está en riesgo su vida y sus bienes.  Eso se entiende muy fácilmente: hay una inundación y hay evacuados que hay que sacarlos porque el medio se ha convertido en hostil, hay riesgo de sus vidas, de sus bienes, y hay que sacarlos con operaciones a veces muy urgentes para un lugar más seguro. Están en riesgo la vida, los bienes, la familia. Y el Uruguay casi todos los inviernos tiene evacuados en todos los lugares. Pero ese evacuado, una vez que pasa la emergencia, el evacuado es un proceso migratorio urgente ocasionado por una emergencia, pero hay retorno.
El refugiado, es otra categoría de movimientos migratorios que puede ser de individuos o de masas de individuos que tienen -como la palabra lo dice- que buscar refugio porque hay una amenaza sobre ellos y piden ayuda, que alguien los proteja. Por eso las Naciones Unidas tienen un Alto Comisionado para los refugiados. Son aquellos tipos perseguidos por credo, por religión, por ideología, por guerras, por confrontaciones, donde está el riesgo de la vida y buscan refugio, amparo, protección, que de alguna manera son todos movimientos de tipo forzoso.
Los evacuados y los refugiados son movimientos de tipo forzoso que terminan siendo movimientos definitivos, se van del lugar y no vuelven nunca más, o cuando mejoran las condiciones hay retorno. Se podría hablar de migraciones forzosas con o sin retorno porque las migraciones aclaro, no tienen signo causal. La gente se va por infinidad de razones. En cambio en los refugiados y en los evacuados hay razones específicas.
Y están los desplazados, que es una categoría más gris, con menos precisión aparente, de gente que se tiene que ir del lugar porque hay condiciones adversas que lo estimulan. No que lo obligan, que lo estimulan a que se vaya, porque se despejan los territorios, porque hay una razón cualquiera -daremos algunas- que hacen que ese territorio por razones políticas, económicas, militares, tengan que irse. Irse no importa para dónde, irse del lugar. Son desplazados.

Chury: Por ejemplo yo el otro día estuve hablando aquí en la radio con ocho personas que venían de Puntas del Yí, de Florida, de Cerro Chato, donde va a estar emplazada Aratirí que va a ocupar tierras de cinco departamentos. La desinencia de la conversación con ellos me dejaba patentizado que aquella gente en realidad más allá de un estupendo espíritu de lucha que aprecié en ellos, temían quedar en calidad de posibles desplazados. De tener que tomar la decisión hasta de ser autodesplazados por lo que el gobierno que tendría la responsabilidad de que los desplazados no existieran, les ponía arriba, que era la empresa Aratirí porque había  prometido que Aratirí no iba a comprar tierras y ya estaba aislando gente con dinero al comprar tierras e ir dejando aislados a muchos productores.

Macció: Bueno, ése ejemplo, qué suerte que mencionaste el caso, porque escuchando esa audición con esos productores de esos cinco departamentos, me puse a pensar: he acá un ejemplo de desplazados. Y a consecuencia de este caso y de los contactos que tengo con algunos compañeros muy vinculados al asunto, me puse a estudiar y digo ¡pero esto no es nuevo en el Uruguay, vamos a ir para atrás y ver qué descubrimos! El ejemplo más reciente es el de Aratirí ahora porque esa gente no la echan. Le compran la tierra pero, o la vende o la vende.

Chury: El término justo es lo desplazan. El desplazamiento es perder la plaza en definitiva.

Macció: Eso es. Lo desplazan pierde el lugar. Hay un resarcimiento económico que generalmente es vil, el estado no interviene, no los protege, es todo legal desde el punto de vista de la estructura jurídica, y ese ciudadano se tiene que ir; finalmente se tiene que ir. Aparentemente no hay violencia, pero sí hay una violencia porque es romper con la provisión, con la familia, con la producción, con la historia. Es una violencia sórdida, oscura. Pero como no llega a una evacuación ni a una persecución ni a un refugiado, no tiene eminencia noticiosa, pasa en silencio y por eso hay poca información. Pero el desplazamiento significa la ruptura de historias de vida de larga tradición y deteriora la estructura de la sociedad progresivamente. Y justamente a partir del caso Aratirí que es el más reciente que afecta a personas que viven en 150 mil hectáreas productivas de toda la vida; productivas de ganadería, de ganado vacuno, de ganado ovino y de agricultura, de pequeños y medianos propietarios que han estado en esa tierra por generaciones. Productores auténticos, con familias constituídas. Y este caso lo permite y lo alienta los gobiernos que están ahora porque es un proceso que se inició en el 2009 o 2008 y parece cosa sellada

Chury: Es uno de los grandes festejos del presidente Mujica que Aratirí venga

Macció: Cuando tú hablas del festejo del presidente Mujica me lo imagino levantando una copa que diga: brindo por la mala suerte de estos desgraciados orientales que se tienen que ir.

Chury: Una cosa emotiva que yo viví, permíteme contarla es una señora muy amable -fue un grupo humano extraordinario el que estuvo el otro día, gente que uno quiere que vuelva siempre- y una señora me dice no, yo no tengo problema con mi campo porque no será ocupado. El problema no es mi campo ni soy yo, pero yo debo estar en esta lucha porque con esta otra gente que está afectada, han afectado también mi vida, mi paisaje, mi forma de vivir, mis vecinos, mi entorno. Y ese es el precio de un desplazamiento porque ¿qué va a hacer ella sola después, cuando los demás se hayan ido? Porque también está eso: todo lo que se desplaza y el que queda ahí solitario

Macció: La demografía nos dice que en los campos mineros del planeta Tierra la vida es allí muy hostil. Para empezar no hay mujeres. Se pone siempre como ejemplo de una rareza demográfica las poblaciones mineras porque las condiciones de trabajo de los mineros y las condiciones de vida en el entorno de la minería,  hace que la familia no se pueda constituir. No hay ni mujeres ni niños; hay hombres solos. Y basta ver lo que pasó hace poco en Chile. Ese es un ejemplo

Chury: De tanta televisación nos hicieron conocer la realidad

Macció: Mostraron la realidad. Y en el Perú que yo visitaba algunas zonas mineras es igual porque las condiciones son inhóspitas, extremadamente duras. Se gana muy bien, pero se vive muy poco. Los mineros tienen una vida limitada.
A partir de este caso que es el último, quería ir para atrás en la historia y rastrear desde el comienzo cuánta historia de desplazados tenemos en el Uruguay para que veamos que muchos prohombres de la patria han sido causa de desplazados.
El primer desplazamiento de población que yo he podido rastrear y registrar, ocurrió en 1527, cuando Juan Gaboto -el explorador- en 1527 dice que hay que expulsar y liberar al territorio de la Banda Oriental de los pueblos hostiles, que eran los aborígenes. En 1527empieza la expulsión y el exterminio de los pueblos, sobre todo de la nación charrúa. Ojo: hablo de desplazados porque ellos querían dos cosas: matarlos, y como no los podían matar a todos, la población aborigen tenía que irse. O sea que había simultánea, vocación de exterminio como finalmente ocurrió en Salsipuedes, pero  empezó 300 años antes; y ocuparles el territorio para destinarlo a todo el trabajo de las vaquerías así que hubo desplazamiento y la población aborigen se fue desplazando hacia el norte buscando la nación más arriba, más adentro. O sea que el proceso de desplazamiento de la población aborigen en el Uruguay empieza en 1527.

Chury: ¡Qué tempranera!

Macció: Faltaban 200 años para que se empezara a fundar Montevideo. ¿Se dan cuenta qué drama? Había que sacarlos porquee se territorio se iba a ocupar con otro destino que era la vaquería y la ganadería.
La ganadería se introduce en 1603, es decir empieza el desplazamiento de la población aborigen 80 años antes que entren las vacas. Primera cosa en la historia, están los relatos de Juan Gaboto y sus comunicaciones y su correspondencia.
El segundo gran desplazamiento es la redota; eso que después los historiadores cultos le llamaron el éxodo del pueblo oriental. Artigas no le llamó el éxodo, eso es una terminología bíblica, eso fue muy posterior. Ese es el chantilly que se le pone al drama del pueblo oriental con un nombre bíblico, pero el nombre con que el paisanaje la llamó, era la derrota mal pronunciada, redota. Así era como el gauchaje conoció esa experiencia de desplazamiento porque -y esto es materia de Gonzalo Abella, no mía- porque Artigas abandonado, traicionado, invadido, toto dimultáneamente por los españoles y los portugueses y por la traición del gobierno de Buenos Aires, en San José no le queda otro caminoq ue buscar un lugar donde poder aglutinar sus fuerzas y decide irse costeando el Uruguay hasta elAyuí; lo cruza en Salto y se instala en la provincia de Entre Ríos. Y la maravilla de los desplazados, es que el pueblo lo sigue voluntariamente. Y hay que tener en cuenta que empieza en el invierno de 1811 y se instalan en el verano de 1812; pasan todo el invierno andando en carretas, con una cosa novedosísima, única en la historia de América:  que Artigas levanta un censo. El primer censo de población ¡por carretas! que está en el ARchivo General de la Nación que yo he tenido el privilegio de verlo y analizarlo. El censo lo hacen por carreta y están identificadas las familias. los jefes de familia, los adultos, las mujeres y los niños y van en la caravana más de cinco mil doscientas ochenta personas. Es una maravilla, a mí me emociona hablar de este tema porque es una epopeya de pertenencia y al mismo tiempo de traición con un pueblo que busca refugio en su  líder, porque están tan desolados, tan abandonados de todos, tan amenazados por la invasión portuguesa que había entrado a buena parte del territorio de la Banda Oriental y que buscan a su jefe, que es quien les puede proteger, salvaguardar sus vidas y sus haciendas. Tanto es así, que en 1814, pasa una expedición por Paysandúy y en el arroyo San Francisco, apenas encuentran dos indios viejos. Era lo que había quedado de la población de Paysandú; se vació toda la campaña. Artigas, según los recuentos, llegó a tener en el Ayuí nueve mil personas a su alrededor. Gauchos, paisanos, indios; todas familias que buscaron su protección. Eso es un caso único en la historia de América de un proceso de desplazamiento en busca de un líder, de un guía que es el único que les merece confianza. Hay que decir además que los hacendados que abandonaron -porque no eran pordioseros, eran  gente de hacienda, gente de bienes-, quemaron los ranchos, soltaron el ganado y se fueron con las pocas cosas que tenían, en carretas.
Si hay entre la audiencia alguien que se interese en este tema, busquen el censo de Artigas  del éxodo porque es un documento que hace honor a la condición de líder de nuestro prócer; de líder civil, aglutinador de fuerzas, que es capaz de hacer en condiciones tan adversas, en el invierno de 1811 un censo de la población por carretas. Y eso nosotros todavía no lo tenemos reivindicado.

Chury: Llamó Yamandú y dice que a él le dijeron que el qe introdujo la ganadería fue Goes no Hernandarias. Y él pregunta ¿esto es verdad? Y manda un saludo.

Macció: Gracias por el saludo y no lo podemos probar ni a favor ni en contra porque el registro oficial que se maneja es el de Hernandarias pero pueden haber sido muchos otros o ninguno porque la ganadería había sido introducida...

Chury: Porque la ganadería llegó primero

Macció: Exactamente, llegó primero como llegó el caballo primero. ¿Por qué llegó primero el caballo? porque se soltaron en el Río de la Plata a comienzos del Siglo XVI
Pasa lo mismo con los viajes de Juan Díaz de Solís: la historia nos cuenta y aprendimos todos, que fue en 1516. Está archi probado que hubo un viaje anterior de Juan Díaz de Solís. Incluso se dice que Américo Vespucio estuvo en la boca del río de la Plata antes. Parece que ya en 1503

Chury: Américo Vespucio era un gran mentiroso

Macció: Y todos los historiadores son más o menos

Chury: Pero este creo que superó a muchos

Macció: Claro, porque si estaban al servicio de la corona y venían estas magnitudes, mejor no decirlo, dejarlo como reserva para futuras exploraciones de ellos. No tenían la más remota idea en la Corona española y en Europa de lo que estaba pasando. Las dimensiones cosmogónicas eran otras así que si fue Goes o Hernandarias no lo sé. La historia oficial dice que fue Hernandarias pero lo que yo sostengo es que es probable que cuando la introdujeron ya estuviera porque la colonización del Paraguay fue anterior y por supuesto que trajeron ganado. Y el ganado busca la pastura y la humedad y el aire fresco por instinto. Un ganado es capaz de caminar kilómetros y kilómetros en una primavera, como se hacía en las praderas de los Estados Unidos.
Bueno, entonces recordar que un gran movimiento de desplazamiento de población lo constituye lo que se llama el éxodo que es la redota como la llamaron nuestros paisanos. Simplemente para buscar protección, era desplazamiento y refugio.
Después, tercera etapa de desplazados, fueron todas las luchas entre blancos y colorados en el Siglo XIX. La cantidad de desplazados que hubo de un lado y otro con confiscación de tierras, ocupaciones, aparte de matanzas porque una cosa era la matanza, pero no se mataban todos, habían otros que tenían que irse.

Chury: El propio Batlle y Ordóñez decreta en 1904 que todo lo que se identifique como integrante de la revolución de Aparicio Saravia, esa estancia o ese campo será confiscado y pasa a ser del estado.

Macció: Exactamente. Y vengo a tiempos modernos: cuando la guerra entre Honduras y El Salvador -yo vivía en América Central en ese tiempo y fui testigo de esa guerra- aparte   de las muertes por conflilcto bélico directo, hubo cientos de miles de desplazados porque no querían ser reclutados por el ejército entonces se escondían. Es decir, son efectos coadyuvantes a un proceso que es de alto peligro así que el desplazamiento de gente no es algo absolutamente inusual y no lo fue en la Banda Oriental.
Así que con el final del Siglo XIX yo diría que tenemos todo el proceso  de convulsión blanqui-colorada que es innúmero el proceso de desplazamientos de un lado para otro.

Chury: Y después queda instalado porque también es un desplazamiento que a uno de alguna manera le tocó vivir. Como las leyes de arrendamiento son simplemente para el propietario de la tierra, para beneficiar al propietario, como la ley de alquileres, eso pasó también con las tierras que ocupaban los chacreros particularmente

Macció: Lo tengo acá anotado. La cuarta forma de desplazamiento que pasó desapercibida pero que fue un verdadero desastre, fue la concentración de la industria molinera que ocurre en el país por los años 1950, cuando entonces cada pueblo, cada ciudad departamental, cada capital, tenía uno, dos, tres molinos. Yo recuerdo que en Florida había tres molinos de pequeña escala, pero que hacían la molienda de todo el vecindario de las chacras. Lo mismo pasaba en San José. Cuando viene la industria molinera con el gran auge después de la Segunda Guerra Mundial, entran las transnacionales molineras, compran todos los molinos chicos, y el chacarero que iba en carro, en camioncito a llevar sus pocos quintales de trigo, tiene que venderlo a un intermediario. Y se acaban los chacareros pequeños y esos terminan vendiendo el campo, yéndose a la ciudad

Chury: De tantas fanegas para abajo no sirve

Macció: No sirve y entonces todas las periferias del sur de Florida, de San José, el norte de Canelones que tenían sus moliendas, son desplazadas. Desplazadas porque vienen los tamberos que no son los mismos, son otros. Y eso que coincide con el auge del empleo pulico y otras actividades, produce el gran  crecimiento demográfico de los pueblos, como consecuencia de un quiebre en el sistema de producción, prácticamente de la molienda de cereales y el monopolio de la industria cerealera en este país que desde entones ha seguido para acá. Y se hizo una modificación del perfil de desplazados por razones de tipo de mercado, esos no pueden competir.
Así que ese productor de granos desaparece. Forma de explotación capitalista.
Junto con eso, con muy poca diferencia de tiempo, viene la liquidación de los arrendamientos rurales. Sepan los escuchas que antes había un régimen de arrendamiento rural por el cual mucha gente tenía un pequeñísimo campo y al lado tenía parcelitas arrendadas. Como se desregula mediante decisiones políticas el mercado de arrendamientos rurales, que fue una larga discusión política, supone que cuando se libera el mercado de arrendamiento muchísima gente se tiene que ir de los campos, desplazados -otra vez- por  razones económicas. Concentración de la tierra nuevamente. Desaparecen, hoy prácticamente no hay, arrendatarios rurales que fueron tan comunes.
Después vienen procesos más intensos, más recientes.
Uno que no se repite pero hay que machacar sobre él: la maldición que cae sobre el Uruguay por decisión del gobierno de Sanguinetti del cierre de los ferrocarriles. Usando una excusa de una huelga ferroviaria paraliza, desactiva el sistema ferroviario del país y deja a centenares de estaciones de ferrocarril y pequeños poblados, en la más absoluta incomunicación. Y todas las paradas, todas las estaciones, se mueren.
Hay una desactivación que obliga a la gente que vivía en torno al ferrocarril, la actividad ferroviaria propiamente dicha más toda la actividad productiva que se movía gracias al ferrocarril, esa gente se tiene que ir. Y son todos pueblos muertos, estaciones hoy llenas de chircales en cualquiera de las líneas. En la línea de San José a Mercedes es un dolor verla. Y era una línea activísima. Esa gente es desplazada porque se tiene que ir del lugar porque no hay cómo vivir, no hay medio de comunicación y se vacía. ¿Quién la compra?: el latifundio. La línea de Florida a Sarandí del Yí que llegaba hasta La Paloma, kilómetro 256, se muere toda. Y había sido construida en 1933; es decir que fue una vía del ferrocarril que apenas funcionó 50 años y se acabó, se murió toda esa zona del este, se despobló. Desplazamientos consecuencia de decisiones políticas atroces.   
Y luego, también en el gobierno de Sanguinetti -por eso yo digo que es un gobierno maldito-, la ley forestal, aprobada en el gobierno de Sanguinetti en 1986, que ¿qué hace? Abre el mercado de tierras a la compra de ilimitada cantidad de superficie para forestar, que significa desplazamiento. La gente no vende, se empecina en no vender, es cercada por el monte de eucaliptos, aislada, y finalmente termina vendiendo porque no tiene salida de los campos y no tiene como comunicarse. Se va a otros rubros o va a la ciudad y ahí van medianos, grandes y chicos. Desplazamiento de población por un cambio de destino del uso de la tierra. De pequeñas y medianas parcelas a monocultivos forestales, sin gente adentro. Hay que ver los montes de eucaliptos adentro. Hay pueblos en Paysandú como Estación Alejandro Gallinal que da dolor; es un cantegril metido adentro del monte.
He mencionado hasta la octava. La novena, es una forma más reciente que surge con motivo del implante de la soja. La soja como mucha gente sabe y tal vez otra no, ha tenido un extraordinario desarrollo de cultivo de superficie ocupada que comparado con lo que sucede en el Paraguay o en la Argentina no es nada, pero para el Uruguay es muchísimo porque en realidad los grandes inversores de soja son capitales argentinos que no compran los campos sino que arriendan los campos de cualquier superficie, de miles de hectáreas a decenas de hectáreas y aparece una figura nueva, que es el contratista. El contratista es un sujeto que tiene maquinaria agrícola especializada para ese tipo de cultivos y que le trabaja a varios patrones pero no vive en ningún lugar, no vive en el campo, vive en un pueblo. Tiene la maquinaria y le hace las chacras a distintos arrendatarios argentinos en tierras que han sido arrendadas a gente que se quedaron viuda, o se fundieron, o se endeudaron -estoy hablando de casos que conozco-, gente que arrendó su campo de mil hectáreas, por diez años el inversor se hace cargo de la deuda que tenía con el Banco de la República y trabaja con esa tierra sin ocupar mano de obra, salvo el contratista que tiene changadores y temporarios para manejar la maquinaria y va de un lugar a otro. Esos campos están vacíos; los cascos de esos establecimientos están clausurados porque el contratista lo único que necesita son dos contenedores: uno para guardar la semilla de algún producto, algún fertilizante y el segundo contenedor para usarlo como campamento para cuando los contratistas van a trabajar y tienen que pernoctar en el campo.
Esos campos están totalmente cultivados pero no hay una sola alma. Vacíos de gente, campos productivos sin gente. Desplazados, los que vivían ahí se fueron. Para dónde no se sabe, generalmente para los pueblos. Se compraron apartamento, fueron a la capital del departamento, fueron a Montevideo, viven de renta. Pero la extracción de capital y la ocupación de mano de obra es brutal.

Chury: Sí, el vivir del capital es como una especie de solución transitoria. Uno conoce muchos de esos desplazados que terminan luego sin dinero, vendiendo el pequeño apartamento y haciendo una choza en un asentamiento

Macció: Con un adicional: los hijos de esos antiguos propietarios, jamás volverán al campo porque primero, las cifras del costo de la tierra  son inalcanzables para ellos y segundo porque se perdió la tradición. Y en el campo hay tradición. Esa es la novena forma de desplazamiento también reciente.
Y desde 2009 para acá, con la cual voy a terminar, tenemos la amenaza pendiente, la espada de Damocles, de la minería a cielo abierto. Otra vez capitales extranjeros, netamente extractivos porque cuando se habla de producción minera es una farsa porque es una extracción, no se produce nada, se saca, se quita.

Chury: Es una quita, no es una dádiva

Macció: Y no se repone nunca más. Entonces cuando se habla de producción minera hay qe decir falso: extracción minera porque se saca el mineral en bruto y se lo lleva en bruto.

Chury: Es el sembrado del caos en una región de 150 mil hectáreas. Eso es Aratirí

Macció: Y tenemos con Aratirí hoy 150 mil hectáreas afectadas por un proceso de extracción minera hecho con componenda política por este gobierno, este, y que significa desplazados: váyanse donde quieran, acá está la plata. ¿Quieren vender? acá está la plata, que la fija el estado más o menos, y váyanse, cambien sus vidas, cambien su destino. Desplazados.
En todos estos diez casos que hemos reseñado hay una sola constante: el individuo se tiene que ir, la familia se tiene que ir. Sobra. Excedente. En un país poco poblado hay excedente de población porque el destino económico decidido por los gobernantes de turno está contra el bienestar de los ciudadanos. Tan simple como eso. Desplazado, acuérdense: cambiar de lugar por un factor externo que lo impulsa a abandonar su lugar. Que puede ser ese factor, natural, ambiental, económico, financiero, que no tiene mucho que ver con el refugiado ni con el evacuado. Tenemos una historia de diez etapas por lo menos, de desplazados en nuestro territorio. No es poca cosa.

Chury: No es poca cosa. Estamos en el final y fíjate qué curioso el mensaje que nos ha llegado. Dice: hay también desplazados en la salud porque si no opinás como opina la mafia blanca, tenés que irte. Dra. Milano

Macció: Le agradezco mucho la contribución. Pero esos son desplazados institucionales. Estos son desplazados de la superficie de la tierra que compone nuestro territorio y no pueden estar ahí. Le agradezco a la Dra. Milano la colaboración, que es un concepto más amplio del que hemos empleado.

Chury: Guillermo, como siempre te agradezco muchísimo que hayas estado acá y nos encontramos el lunes.

 

Mació: Gracias a tí. 

 

Tomado de Cx 36 Centenario.

Compartir este post

Comentar este post