Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Arremete el Vaticano contra José Saramago

20 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

El gobierno luso declaró dos días de luto nacional por la muerte del escritor. Populista extremista de ideología anclada en el marxismo, dice sobre él el Vaticano. 

El diario vaticano arremete contra Saramago y lo llama "populista extremista"

 

Lisboa, Vaticano.- El Ayuntamiento de la capital portuguesa recibió ayer en una capilla ardiente los restos de José Saramago, a quien Portugal tributó un sentido adiós.

A su vez, el diario vaticano L’Osservatore Romano arremetió contra el fallecido escritor, al que dedica un artículo en el que lo define como un “populista extremista” de ideología antirreligiosa y anclada en el marxismo.

El féretro de Saramago fue recibido a las puertas de la Cámara Municipal por su alcalde, Antonio Costa, gran admirador del escritor, al que acompañaron varios miembros del gobierno portugués y la ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde, entre otras autoridades.

Los restos del escritor, que llegaron en un avión de la Fuerza Aérea portuguesa desde la isla española de Lanzarote, donde falleció el pasado viernes a los 87 años, recibieron honores militares en el aeropuerto, en medio de un imponente silencio.

Desde allí fueron trasladados hasta el Ayuntamiento por un cortejo fúnebre custodiado por un destacamento de motoristas de la policía municipal, que veló el féretro, con uniforme de gala, en el Salón de Honor de la Cámara Municipal.

Con un tratamiento propio de un dignatario del Estado, el cortejo del único Nobel portugués pasó ante la sede de la Fundación José Saramago de Lisboa, situada cerca del aeropuerto de Portela. Cubierto por la bandera portuguesa, el ataúd fue introducido en el Ayuntamiento por otra guardia de honor en medio de aplausos.

Desde su salida de Lanzarote, donde el Nobel vivía desde 1993, acompañaron los restos a bordo del avión militar portugués la ministra lusa de Cultura, Gabriela Canavilhas; la viuda del escritor, Pilar del Río; la hija de su matrimonio anterior, Violante Saramago, y familiares y amigos muy cercanos.

A su llegada al Ayuntamiento, de cuyas ventanas pendían dos enormes carteles con la imagen de Saramago, los familiares del escritor fueron recibidos por el alcalde de Lisboa, quien abrazó a la viuda y la hija del Nobel.

A la llegada de la comitiva al Ayuntamiento también estaban la ministra española y su homóloga portuguesa y varios políticos, intelectuales y amigos de Saramago.

El gobierno luso de José Sócrates declaró ayer y hoy jornadas de luto nacional por la muerte del autor contemporáneo que más ha contribuido a proyectar mundialmente las letras lusas.

Los restos serán velados por amigos, familiares y autoridades en el Ayuntamiento lisboeta, donde se celebrará una ceremonia en la que está prevista la asistencia del primer ministro luso, José Sócrates.

Roma y el Nobel

El día después de la muerte del literato, el rotativo L’Osservatore Romano publicó un duro obituario bajo el título “La omnipotencia (presunta) del narrador”, firmado por Claudio Toscani, en el que repasa la vida del Nobel de Literatura, quien fue muy crítico con el catolicismo.

“Fue un hombre y un intelectual de ninguna admisión metafísica, hasta el final anclado en una proterva confianza en el materialismo histórico, alias marxismo”, reza el texto.

“Por lo que respecta a la religión, atada como ha estado siempre su mente por una desestabilizadora intención de hacer banal lo sagrado y por un materialismo libertario que cuanto más avanzaba en los años más se radicalizaba, Saramago no se dejó nunca abandonar por una incómoda simplicidad teológica”, afirma.

Por el contrario, la Iglesia portuguesa manifestó su pesar por la muerte de Saramago y ensalzó su obra, aunque lamentó las polémicas en torno a la religión por algunos de sus libros.

El Secretariado Nacional de la Pastoral de Cultura de la Iglesia católica lusa recordó que Saramago “fue un grande creador de la lengua portuguesa; el cristianismo y el texto bíblico interesaron mucho al autor como objeto de su recreación literaria”.

Sin embargo, el secretariado católico se apena de que la “aproximación” del Nobel de literatura a la religión “no fuese llevada más lejos y de forma más desprendida de posicionamientos ideológicos”.

 

EFE
 

El diario vaticano arremete contra Saramago, "un populista extremista"

'L'Osservatore Romano' carga contra el escritor fallecido ayer, acusándole de "antirreligioso" y "marxista"

Página web del diario vaticano.

Página web del diario vaticano.

El diario vaticano L'Osservatore Romano arremetió hoy contra el recién fallecido escritor portugués José Saramago, al que dedica un artículo en el que lo define como un "populista extremista" de ideología antirreligiosa y anclado en el marxismo.

El día después de la muerte del literato, el rotativo vespertino de la Santa Sede publica un duro obituario bajo el título La omnipotencia (presunta) del narrador, firmado por Claudio Toscani y en el que repasa la vida del Premio Nobel de Literatura 1998, quien fue muy crítico con el catolicismo.

"Fue un hombre y un intelectual de ninguna admisión metafísica, hasta el final anclado en una confianza en el materialismo histórico, alias marxismo", reza el artículo.

El texto repasa la producción literaria del portugués, analizando también su novela El Evangelio según Jesucristo (1991), una obra "irreverente" que supone un "desafío a la memoria del Cristianismo de la que no se sabe qué salvar".

"Por lo que respecta a la religión, atada como ha estado siempre su mente por una desestabilizadora intención de hacer banal lo sagrado y por un materialismo libertario que cuanto más avanzaba en los años más se radicalizaba, Saramago no se dejó nunca abandonar por una incómoda simplicidad teológica", afirma el artículo.

"Un populista extremista como él, que se había hecho cargo del por qué del mal en el mundo, debería haber abordado en primer lugar el problema de todas las erróneas estructuras humanas, desde las histórico-políticas a las socio-económicas, en vez de saltar a por el plano metafísico", prosigue.

El artículo de L'Osservatore Romano asegura que Saramago no debería haber "inculpado, incluso demasiado cómodamente y lejos de cualquier otra consideración, a un Dios en el que nunca había creído, por la vía de su omnipotencia, de su omniscencia, de su omniclarividencia".

Publico.es

El Vaticano ataca al pensamiento de José Saramago

  • Lo ha hecho en un artículo publicado en "Il Osservatore Romano"
  • Califica a Saramago de escritor que se olvidaba de un Dios en quien nunca creyó

IÑAKI DÍEZ (Corresponsal de RNE en Roma) 

El Vaticano también tiene un recuerdo al premio Nóbel fallecido, José Saramago. Pero es en forma de ataque. Por medio de Il Osservatore Romano se habla de la presunta omnipotencia del escritor y se subraya su ideología anti ¿religiosa.

En el periódico de la Santa Sede se dice que el escritor luso ha sido un intelectual sin ninguna admisión a la metafísica, un hombre arrodillado al materialismo histórico, esto es, al marxismo.

Se declaró contrario a las cruzadas, o de la inquisición, olvidando el recuerdo de los gulag, de las "purgas", de los genocidios, de las persecuciones culturales y religiosas en la Unión Soviética.".

Il Osservatore Romano dice de Saramago que mantenía una desestabilizadora banalización de lo sacro para mantenerse en un materialismo libertario que se fue radicalizando en el transcurso de los años.

Se olvidó de un Dios en quien nunca creyó

El artículo termina con la conclusión de que el escritor era un populista extremo que ahondó en los problemas humanos con los factores histórico- políticos, sociales y económicos. Eso le condujo a determinadas situaciones que se saltaban el plano metafísico; al fin y al cabo se olvidaba de un Dios en quien nunca creyó por vía de su omnipotencia y omniscienci.

RTVE

 

SARAMAGO:OSSERVATORE ROMANO CRITICA "IDEOLOGO ANTIRELIGIOSO"

CIUDAD DEL VATICANO, 19 (ANSA) - El Osservatore Romano, diario de la Santa Sede, criticó hoy la postura ideológica de José Saramago, el escritor portugués premio Nobel de Literatura muerto ayer en las islas Canarias, afirmando que se declaraba preocupado por las Cruzadas pero parecía del todo indiferente ante los crímenes del comunismo.
    Saramago, escribió el crítico Claudio Toscani, era "un hombre y un intelectual sin ninguna admisión metafísica, clavado hasta el último momento en su obstinada confianza en el materialismo histórico, alias el marxismo".
    "Habiéndose lúcidamente autocolocado de la parte de la cizaña en el campo de grano evangélico, declaraba perder el sueño ante el mero pensamiento de las Cruzadas o de la Inquisición, olvidándose el recuerdo del Gulag, de las purgas, de los genocidios, de los 'samizdat' (textos clandestinos difundidos en la Unión Sioviética, NDR) culturales y religiosos", agregó Toscani.
    La alusión a la Inquisición se refiere al modo en el que Saramago reaccionó, en 1998, a las críticas lanzadas por el Osservatore Romano contra la atribución del Nobel a su obra, cuando sostuvo que "el verdadero escándalo es la Inquisición".
    En ese entonces, el diario de la Santa Sede sostuvo que "su fe veterocomunista puesta duramente a la prueba por el derrumbe de sus ídolos unido al derrumbe de los muros, cerró para Saramago los horizontes de la esperanza, de la justicia distributiva, y es así que ahora tenemos la muerta estación del nihilismo, de la protesta inútil, que alcanza también lo sagrado y lo religioso".
    Saramago fue enfrentado severamente por la Iglesia Católica portuguesa por su "El Evangelio según Jesucristo". Fue después de ello que el escritor fijó su residencia en las Canarias, donde murió el viernes. (ANSA). MRZ

 

El Vaticano condena otra vez a Saramago tras su muerte

Le acusa de "populismo extremista" y le define como "ideólogo antirreligioso"

 

Ni elogio fúnebre ni nota necrológica neutra. Fiel a su historia, el Vaticano ha dedicado hoy a José Saramago, fallecido el viernes a los 87 años en Lanzarote, un ataque denigratorio, una condena de un tono casi sarcástico, que suena casi a celebración por la muerte de uno de los intelectuales que más lúcidamente ha condenado los abusos cometidos en nombre de la religión y la hipocresía y contradicciones de la Iglesia de Roma.

El artículo dedicado al autor de 'Memorial del convento' por el diario oficial de la Santa Sede, L'Osservatore Romano, se titula La omnipotencia (relativa) del narrador, está firmado por Claudio Toscani y mezcla reflexiones sobre su tarea de intelectual de izquierdas con descalificaciones del tipo "populista extremista".

La pieza subraya la "ideología antirreligiosa" de Saramago, a quien define como "un hombre y un intelectual de ninguna capacidad metafísica, (y que vivió) agarrado hasta el final a su pertinaz fe en el materialismo histórico, alias marxismo". Para añadir: "Colocándose lúcidamente de la parte de la cizaña en el evangélico campo de trigo, (Saramago) se declaraba insomne por las cruzadas, o por la inquisición, olvidando el recuerdo de los 'gulag', de las purgas, de los genocidios, de los 'samizdat' (panfletos de la Rusia soviética) culturales y religiosos".

Por lo que respecta a la religión, continúa la nota, "uncida como estuvo siempre su mente por una desestabilizadora banalización de lo sagrado y por un materialismo libertario que cuanto más avanzaba en los años más se radicalizaba, Saramago no dejó nunca de sostener una simplificación teológica inquietante: si Dios está en el origen de todo, él es la causa de todo efecto y el efecto de toda causa".

La estocada posterior es durísima. "Un populista extremista como él, que se hacía cargo del porqué de los males del mundo, habría debido antes que nada aplicar el problema a todas las estructuras humanas erróneas, desde las histórico-políticas a las socioeconómicas, en vez de saltar al detestado plano metafísico y culpar, de manera demasiado cómoda y carente de cualquier otra consideración, a un Dios en el que nunca creyó debido a su omnipotencia, a su omnisciencia, a su omnipresencia".

El artículo critica de modo especial la novela 'El Evangelio según Jesucristo', con la cual, dice L'Osservatore Romano, el Premio Nobel de Literatura lanzó "un reto a la memoria del cristianismo de la cual no se sabe qué se puede salvar si, entre otras cosas, Cristo es hijo de un padre imperturbable que lo manda al sacrificio, que parece entenderse mejor con Satanás que con los hombres, y que domina el Universo con poder pero sin misericordia".

"Irreverencias aparte", concluye la pieza, "la esterilidad lógica, antes que teológica, de tales asuntos narrativos no produce la buscada deconstrucción ontológica, sino que se retuerce en una parcialidad dialéctica tan evidente como para impedirle alcanzar cualquier objetivo creíble".

 

El pais.es

 

El periódico del Vaticano recuerda a Saramago como "populista y extremista"

 

ROMA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -


   El diario del Vaticano, 'L'Osservatore Romano', publicó este sábado un artículo en el que califica de "populista y extremista" al Nobel de Literatura portugués José Saramago, fallecido el viernes en su casa de Lanzarote. El obituario, titulado 'La (presunta) omnipotencia del narrador', arremete contra la ideología "antireligiosa" y "marxista".

   "Fue un hombre y un intelectual concesión metafísica, anclado hasta el final en una obstinada confianza en el materialismo histórico, en el marxismo. Lúcidamente posicionado en la parte de la cizaña en el campo de trigo de la evangelización, se declaró insomne de preocupación por las cruzadas o la inquisición, olvidando los gulags, las purgas, el genocidio, los samizdat culturales y religiosos", argumenta el texto, firmado por Claudio Toscani.

   El artículo repasa la vida y obra de Saramago y se detiene en 'El Evangelio según Jesucristo', novela que considera "irreverente", un "desafío a la memoria del cristianismo".

   "Y en cuanto a la religión, atada como estuvo siempre su mente por una destabilizadora trivialización de lo sagrado y por un materialismo libertario que cuanto más avanzaba en años más se radicalizaba, Saramago no abandonó nunca su incómoda simplicidad teológica: si Dios es la fuente de todo, Él es la causa de todo efecto y el efecto de toda causa", escribe Toscani.

   "Un extremista populista como él, que se hizo cargo del porqué del mal en el mundo, debería haber abordado en primer lugar el problema de las erróneas estructuras humanas, de las histórico-políticas a las socio-económicas, en vez de saltar al plano metafísico y culpar con demasiada facilidad y sin mayor consideración a un Dios en el que él nunca había creído a causa de Su omnipotencia, de Su omnisciencia, de su clarividencia", añade.

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post