Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

BOTNIA Y AUTOMOTORES EN URUGUAY

15 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

En todos lados se "cuecen habas"... - 14/07/2010



Se habla mucho de Botnia pero no se controla a los autos

Pablo Ramos | Gerente general de General Motors



 Su primer trabajo fue en AFE mientras cursaba la carrera de ingeniería industrial mecánica en la Universidad de la República. Pasó también por la constructora Ciemsa hasta que decidió presentarse a un llamado público para General Motors. Ingresó a esa empresa en 1996 y desde entonces su tarea es fortalecer la posición de mercado de Chevrolet, la marca más vendida en Uruguay desde 2003. A sus 39 años dirige una empresa que facturó US$ 102 millones en 2009, está casado, tiene dos hijas y es fanático de Nacional.

POR SEBASTIÁN PANZL | spanzl@elpais.com.uy


¿Cuándo comenzó la venta de autos Chevrolet en Uruguay?


En 1925 a través de un representante. Pocos años después General Motors se instaló con una planta en Sayago donde se fabricaron autos hasta que explotó la crisis de la tablita en la década del 80. En ese momento la empresa se retiró y aquí quedó el representante GE.MO. hasta 1994, cuando General Motors decidió retornar al país porque la representación no estuvo a la altura de las expectativas.

¿Qué marcas manejan en Uruguay?

Por el momento estamos focalizados sólo en Chevrolet. De todos modos, analizamos apuntar a otros segmentos más premium con otras de las marcas que maneja la corporación pero no hay nada confirmado. En un momento, estudiamos la posibilidad de Hummer, Cadillac y Opel, pero no se trata de traer para probar porque es una decisión muy seria y, si no tenemos la garantía de que es un negocio a 50 años, no lo vamos a hacer.

La venta de esos autos de alto valor ha crecido en los últimos años...

Sí, siempre pasa en los años de recuperación económica porque la gente se anima a saltar a otro segmento pero también es el primer rubro en bajar sus ventas cuando hay problemas. Hoy en día perfectamente podríamos traer marcas como Opel o Cadillac y se venderían, pero hay que tener respaldo porque yo no puedo más adelante decirle a mis clientes "no resultó el negocio". No es serio tomar ese tipo de decisiones así y hoy lo estamos viendo: en el mercado hay un montón de gente que está lanzando marcas por las oportunidades que da la demanda actual, pero que no vemos sostenibles a largo plazo.

¿Por qué cree eso?

El mercado uruguayo es muy pequeño para ofrecer 52 marcas como hoy. Cuando pase este pico de ventas, el volumen no va a dar para muchas de ellas y alguna va a quedar en el camino. Ya lo vimos en 1998 cuando mucha gente apostó a opciones como Lada, Skoda, Oltcit o Polonez, que ya no existen y esos autos no tienen valor de reventa porque ningún cliente los quiere. Esa gente perdió gran parte de su inversión y esto va a volver a pasar porque hoy hay muchas más marcas que en ese momento y con mucho menos volumen. Con lo cual, a la mínima variación, mucha gente se va a quedar sin respaldo y sus autos van a perder muchísimo valor. Es una locura. ¡Ni en Argentina ni en Brasil se venden 52 marcas!

¿Qué explica que haya tantas marcas?

La falta de restricciones. En Uruguay no hay una política automotriz que obligue a los importadores a validar su producto. En primer lugar, no hay una ley para regular las emisiones y, aunque se habla mucho de Botnia (hoy UPM), no hacemos controles sobre algo que está en nuestras manos. El efecto invernadero importa en todo el mundo menos acá, aunque se habla mucho del "Uruguay Natural". En materia de seguridad tampoco hacemos ningún filtro y afecta al costo país por la cantidad de lesionados y muertos. ¿Por qué algunas de estas marcas que aparecen en Uruguay no se venden ni en Europa, ni en Estados Unidos, ni en Brasil ni en Argentina? Porque no cumplen ninguna de esas exigencias. Acá alguien que vaya a comprar lavarropas o corchos y vea la oportunidad de ponerse a vender autos, lo hace sin que nadie le pregunte cuánto va a contaminar ni qué seguridad ofrece.

El buen comportamiento de la región, ¿afecta el abastecimiento del mercado local?

Sí, porque Brasil tuvo récord de ventas el año pasado y aún tiene una industria un 5% mayor en este semestre, Argentina está 20% por encima y en Uruguay el crecimiento es de 100%, lo que hace que la capacidad productiva se vea limitada y haya una entrega de productos atrasada. La tendencia es falta de productos y precios que van a ir aumentando por esta demanda insatisfecha.

¿Desde cuándo lidera Chevrolet las ventas?

Desde 2003. Nosotros terminamos 2002 en tercer lugar en la mitad de una crisis pero ante las mismas condiciones que el resto. Ya en 2003 cerramos liderando el mercado con 25% cuando decidimos salir un poco de la competencia de precios y trabajar la marca, que era muy sólida. El año pasado vendimos 6.100 unidades con una facturación de US$ 102 millones. Nuestra estrategia es lanzar cada vez productos más premium porque nuestro cliente está creciendo.

¿Cómo llegó a ser gerente general?

En 2004 repatriaron al gerente brasileño que estaba acá y quedé como gerente general. En base a los buenos resultados que obtuvimos, en 2006 me ofrecen ser el gerente de marketing de Argentina donde estuve tres años y ahora volví como gerente general pero reportando al presidente en Argentina. Tenía posibilidades de crecer con oportunidades en Colombia o Israel, pero luego de la crisis que sufrimos el año pasado, la corporación tenía que reducir costos y la mayoría de los funcionarios internacionales volvimos a nuestras unidades.
Bajando 20% los impuestos venderíamos 50% más

En 2009 se vendieron 28.000 autos nuevos ¿Se puede crecer en 2010?

Sin dudas. Este año estamos frente a un semestre récord con una industria al doble comparada con el mismo período de 2009. Las proyecciones hablan de la venta de 40.000 unidades como piso para este año. En cuánto a Chevrolet, a esta altura del año teníamos una participación de mercado de 20% y hoy estamos con más de 27%. Este año estaríamos vendiendo por encima de 10.000 unidades, algo que no pasó en toda nuestra historia.

¿Cómo cree que ayudaría una rebaja impositiva?

Hoy el gobierno tiene una recaudación muy buena por la venta de automóviles y de cada vehículo que se vende en Uruguay el 50% va a las arcas del Estado. Uruguay es un mercado que podría aumentar un 50% respecto a lo que es hoy por las condiciones macro económicas actuales pero no logra ese crecimiento por el tema impositivo. Disminuyendo los impuestos un 20%, lograríamos vender 50% más y para el gobierno sería un excelente negocio. Además, ayudaría a atraer inversiones para el país de autopartistas y ensamblajes.
Foto El Polvorín

Compartir este post

Comentar este post