Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

BRASIL - El sicariato es una tradición latifundista

20 Julio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Tania Jamardo: El sicariato es una tradición latifundista

 
  
 
La prestigiosa escritora y periodista brasileña Tania Jamardo Faillace, de Porto Alegre, comenta algunos hechos desconcertantes en torno a los asesinatos seriales que acompañaron el inicio de los debates parlamentarios sobre las reformas forestales en el Brasil...

por Tania Jamardo Faillace
Quien conoce el Sur de Pará, sabe que esos hechos son comunes. Que hasta hoy los terratenientes quemadores de matas, persiguen a agricultores y trabajadores de las florestas y de los asentamientos. Practican la tortura, la destrucción de sus cosechas tanto por el semeo aéreo de plantas nocivas a las culturas, la quema de sus humildes casas, y a lo mayor, asesinan a familias enteras. Eso cuando no se dan al disfrute de hacer esclavos a los migrantes del Nordeste. Tales horrores son denunciados desde los años 70 a los comités de amnistía internacional y de la sociedad anti-esclavista, y narrados en muchos libros sobre el Norte brasileño, pero las violencias prosiguen porque hay connivencia de autoridades y políticos locales.
Es esa gente que ha intentado destruir la legislación ambiental brasileña, utilizando los buenos servicios de un diputado del PcdoB (Partido Comunista do Brasil), Aldo Rebelo, irónicamente aliado del latifundio, cuando su partido, en los finales de los 60 e inicio de los 70, ha luchado bravamente en la selva amazónica contra la dictadura —Guerrilla del Araguaya, de inspiración maoísta— y cuyos combatientes, em su mayoría, fueron muertos, no en combate pero en prisión durante el gobierno militar (1964-84) , que ha también encarcelado en aquel periodo, por razones políticas, la que sería hoy la presidenta de la República de Brasil.
En el FSM de Belém do Pará, en 2009, hubo denuncias, llevadas junto al Ministerio de la Justicia de que las persecuciones persistían con la connivencia del gobierno regional, y de la fuerza pública, según los dictámenes de los grandes terratenientes, los mismos que no aceptan la preservación ambiental que pueda disminuir sus ganancias u obligarlos a pagar multas y a recuperar tierras degradadas.
El abucheo en el Congreso de los legisladores derechistas cuando se cumplía un homenaje póstumo a los ecologistas asesinados, equivale, pues, a una confesión de esa clase, de que prosigue sus violencias sin el menor remordimiento o cautela. Y la oreja cortada de la víctima constituye una vieja costumbre de los pistoleros al servicio de los terratenientes, para probar que ha sido cumplida la tarea asesina. Son relatados casos de colecciones de orejas conservadas en alcohol por parte de esos personajes.

Compartir este post

Comentar este post