Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Chile, Purita Mamá y alimento Nutricomp ADN: cuando las instituciones del Estado fallan

3 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Rodolfo J. Novakovic.*

alim1.gif

Las bebidas lácteas en polvo que a diario consumen los chilenos, sean suplementos o alimentos para regímenes especiales, corresponden —por lo general— a una mezcla de proteínas, hidratos de carbono, aceites, vitaminas y minerales, más otros ingredientes menos abundantes tales como fibras, prebióticos, etc. Uno de los aspectos más sensibles a la hora de elaborar productos, como el caso de Nutricomp ADN y Leche Purita Mamá, es lograr una buena estabilidad de los aceites seleccionados, evitando que ellos entren en contacto directo ya sea con los minerales presentes en el premix mineral, o con la luz, el calor o el oxígeno.

Cuando las grasas se oxidan (descomponen), generan una serie de subproductos, tales como peróxidos, aldehídos y cetonas, muy nocivos para la salud, haciendo del alimento un producto adulterado, peligroso, nocivo y con apreciable menoscabo en sus propiedades alimenticias. Analicemos brevemente, las ventajas y desventajas de los aceites MCT y el Omega-3, así como sus riesgos en su oxidación.

Los aceites MCT se derivan del aceite de coco y poseen ácidos grasos de 6, 8, 10 y 12 carbonos, entregando el doble de la energía inmediata que aportan los carbohidratos; además estos aceites no se depositan como grasa corporal. Durante un tiempo los médicos y nutricionistas pensaron en los aceites MCT como la solución eficaz para el tratamiento terapéutico de personas con incapacidad para absorber las grasas —enfermedad conocida como Esteatorrea—. No obstante los efectos terapéuticos han sido menores de lo esperado porque su uso no va asociado con un incremento del peso corporal, por razones que se desconocen.

Por otra parte, en personas —sobre todo en lactantes— con defectos en el metabolismo lipídico, los aceites MCT están contraindicados. De igual manera, un suministro único y exclusivo de MCT de ocho carbonos no está recomendado porque éstos tienen la capacidad de traspasar la barrera hematoencefálica, pudiendo provocar graves problemas cerebrales. También estos aceites están contraindicados en personas con enfermedades hepáticas o con pancreatitis hemorrágica, además que sobredosis de MCT pueden producir fiebre, cefalea, dolor abdominal, fatiga, hepatomegalia, anemia y alteraciones en la coagulación sanguínea.

Por otro lado, los aceites poliinsaturados, del tipo Omega-3, a pesar de los comprobados efectos beneficiosos para las personas en general, y para el desarrollo cerebral y de la retina de un recién nacido, son muy inestables y extremadamente susceptibles de ser dañados por el calor, por la luz y por el oxígeno, tornándose en aceites rancios, oxidados. Por otro lado, la oxidación del Omega-3 produce radicales libres que pueden jugar un rol fundamental en el desarrollo del cáncer así como otras enfermedades degenerativas.

Por ello, los aceites Omega-3 no deben ser calentados, no se recomienda mezclarlos directamente dentro de los alimentos o bebidas lácteas en polvo, sino que deben ser encapsulados y guardados en un envase en un ambiente refrigerado. Finalmente, la literatura científica recomienda no administrar aceite Omega-3 en conjunto con la Vitamina A y D, debido al daño que pueden provocar en el organismo al no ser solubles en agua, razón por la cual los suplementos normales que contienen Omega-3 no se les adiciona estas dos vitaminas.          

alim2.jpg

No obstante, y pese a las anteriores recomendaciones técnicas, dos instituciones del Estado de Chile, bajo las cuales figuran las marcas de dos bebidas lácteas, Nutricomp ADN y Leche Purita Mamá, respectivamente, son responsables de agregar cantidad no determinada de aceites MCT y gran contenido de aceite Omega-3, provocando alteraciones organolépticas en el alimento además de alteraciones metabólicas entre los consumidores.

En efecto, la marca Nutricomp ADN desde el año 2005 y hasta septiembre de 2015, figura en los registros como perteneciente al Rut e iniciación de actividades de Tesorería Regional Metropolitana. Como se ha publicado en otros artículos anteriores, las empresas Watt's y B. Braun Medical, cambiaron las antiguas grasas por otras nuevas, presuntamente del tipo MCT, resultando en la oxidación de las mismas, al reaccionar éstas con el mineral potasio, las que al ser consumidas por la población dejó con secuelas y daños irreparables a algunos, provocando la muerte en otros consumidores.

Por otro lado, el Fondo Nacional de Salud (FONASA), dueño de la marca Leche Purita, decidió modificar las antiguas grasas de Leche Purita Fortificada agregándole otras nuevas; esta vez aceite Omega-3, pasando la bebida láctea a denominarse Leche Purita Mamá. Los esperados resultados benéficos no fueron tales, puesto que durante las pruebas de control, efectuadas por la empresa Watt's S.A. y por el Dr. Atalah de la Universidad de Chile, el Omega-3 se oxidó y descompuso la mezcla al reaccionar dicho aceite con el premix de minerales, en especial con los minerales hierro y bobre; ambos muy importantes para combatir la anemia y mejorar la oxigenación de los glóbulos rojos de la madre y del feto o del recién nacido.

Por increíble que pueda parecer, en lugar de desistirse de agregar estos aceites inestables dentro de la bebida láctea, FONASA autorizó a que se contraviniera lo dispuesto en el Reglamento Sanitario de Alimentos (RSA) y demás normativas, y sin advertir a las madres y consumidores, decidió eliminar de Leche Purita Mamá los minerales Fe y Cu, lo cual constituye un hecho de máximo cuidado, puesto que si una madre embarazada o que está amamantando no consume una dieta con estos dos minerales, no sólo tendrá el riesgo de padecer cuadros de anemia sino que afectará directamente el desarrollo del feto o del lactante.  

alim3.gif

Los dos casos descritos, Nutricomp ADN y Leche Purita Mamá, presentan la siguiente disyuntiva: o se incumple con la normativa vigente eliminando uno o más minerales del premix, lo cual “salva” las grasas, impidiendo que éstas se oxiden, o bien se cumple con el RSA, respecto de dichos minerales, lo que conlleva a la descomposición de las nuevas grasas, transformando la bebida láctea en un “producto adulterado, nocivo, peligroso y con abierto menoscabo en sus propiedades alimenticias o medicinales”, acción que es un delito en si, penada por la ley, aún cuando no haya resultado de muerte.

Como reflexión sólo queda señalar que, dos entidades del Estado como Tesorería y FONASA, tenedores, respectivamente, de la marca registrada Nutricomp ADN y Leche Purita Mamá, debiendo ser un ejemplo de buen comportamiento y cuidado para con la ciudadanía, han demostrado una total indiferencia hacia las mismas leyes y normativas que nos son exigibles al resto de los ciudadanos. La ley se presume conocida por todos, pero es más exigible aún para abogados, para nuestras autoridades y para las Instituciones del Estado, estas últimas garantes de nuestros derechos ciudadanos.  


* Físico e Ingeniero Físico.

 

Tomado de Sur y Sur

Compartir este post

Comentar este post