Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Cuanto nos cuesta la Iglesia Católica a los Argentinos....

8 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 Domingo, 05 de septiembre de 2010 a las 16:42

http://4.bp.blogspot.com/_w8EYiKdmZdI/TEQ1Ru9jZwI/AAAAAAAAAPQ/HzO1_Guzkms/s400/dios.jpg"Paga el Estado. Hoy el Estado nacional aporta unos 34 millones de pesos por año a la Iglesia Católica. Con ello paga los sueldos de obispos titulares, auxiliares y eméritos, asignaciones para seminaristas mayores, parroquias de frontera y jubilaciones de sacerdotes, entre otros rubros. Para tomar un ejemplo: según la Ley 21.950 –del gobierno de la dictadura encabezada por Jorge Rafael Videla−, un obispo recibe un salario del Estado equivalente al 80% de la remuneración de un juez de primera instancia. Hoy esa ecuación arroja un guarismo de entre 12 mil y 13 mil pesos mensuales, aunque desde organismos oficiales aseguran que los sueldos de los obispos no superan los 8000. Cuando se jubilan, más allá de que no haya aportes previsionales, reciben un ingreso equivalente al 70% del sueldo del presidente de la Nación (unos 16.300 pesos). Eso – previsto por otra ley de Videla, la 21.540 − equivale hoy a 11.400 pesos. O sea que un obispo recibe el monto de 12 jubilaciones mínimas (cada una es de 895 pesos). Estos dineros, la supervivencia de una docena de jubilados, los percibe exclusivamente el culto católico, y quedan fuera de ese beneficio los demás credos. En un minucioso arsenal de defensa frente a este tema tan conflictivo y terrenal, la Conferencia Episcopal Argentina, mediante un programa denominado Compartir <www.compartir.com.ar>, sostuvo que “el aporte del Estado representa menos del 7% de los ingresos que tiene la Iglesia Argentina”. Si da por cierto este índice, el presupuesto que manejaría la Iglesia católica argentina ascendería a 457.142.857 pesos anuales. Pero ese es otro tema. Lo concreto es que además de los recursos que la “religión oficial” recibe en forma directa del Estado están aquellos que se deducen en forma indirecta: la Iglesia no paga ni impuestos inmobiliarios, ni Impuesto a las Ganancias, aunque sí abona los servicios (luz, gas, teléfono). Estos beneficios sí alcanzan a otros cultos.

Más plata. Estos recursos son nada si se los compara con que el Estado destina a los colegios confesionales. Según datos del Ministerio de Educación de la Nación, durante el año 2009 las provincias –el sistema está derivado a cada una de ellas desde los ’90− destinarán a los colegios privados en materia de subsidios alrededor de 53 mil millones de pesos. Si se toma como referencia que –según los presupuestos de cada una de las provincias− se destina alrededor del 13% a la educación privada, los colegios no estatales habrían recibido de los estados provinciales la impresionante cifra de 6900 millones de pesos (1000 millones más que en 2008). Y si se lo proyecta al año en curso, en que según datos de la cartera educativa nacional, esos fondos alcanzarían los 64 mil millones de pesos destinados desde los erarios provinciales. O sea, unos 8770 millones de pesos irán para la educación privada. Allí se incluyen los 450 millones de pesos que van a ese sector de los 3 mil millones de pesos que el Estado Nacional gira a las provincias por el Fondo de Incentivo Docente y compensaciones salariales para llegar al mínimo establecido desde la Nación. ¿Cuánto de ese dinero va a la educación confesional? Esa es la pregunta del millón. O de los miles de millones. No hay cifras claras. Pero sí pueden hacerse  algunas deducciones. Según datos de 2008, suministrados por el Ministerio de Educación nacional, en el país hay 9114 colegios privados. De esos, 3638 son confesionales (incluye todos las religiones, aunque la mayoría son católicos), 3220 no confesionales y 2256 aparecen sin especificar. Si se toma la proporción que se da entre los que sí están identificados, alrededor del 53% de los colegios privados serían confesionales. Poco más de la mitad. A partir de esas estimaciones, los colegios religiosos de la Argentina recibirían este año alrededor de 4648 millones de pesos. Cifra que pagarán todos los argentinos, los religiosos y los que no lo son. Los que envían a sus hijos a colegios privados o públicos. Los ricos y los pobres.  Todos los argentinos pagarán a las escuelas religiosas el equivalente a 5.193.296 jubilaciones mínimas, o 25.822.000 Asignaciones Universales por Hijo. Suficiente dinero para armarse contra las políticas más endemoniadas. Poder para hacer campañas mediáticas, lobby sobre legisladores y funcionarios, recolecciones de firmas por todo el país, para llevar estudiantes a la convocatoria santificadora. Lo que sea. Poder real y poder simbólico. Todo un arsenal. "

Gabriel Michi, Periodista. 

Compartir este post

Comentar este post