Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - SOY EL NEGRO MIGUEL SI TE GUSTA BIEN Y SINO TAMBIÉN

3 Febrero 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

de Miguel Márquez

2179172498_8d9cd1e7a1.jpg

 

 

Nací y vivo en un país chiquito, donde nació y vive mucha  gente con mente chiquita.

Nací negro, oscurito, marroncito, donde nacen cada día muchos iguales a mí.

Soy un hombre “de color”, supongo que otros serán trasparentes

Fui el negro Miguel en la escuela, en el liceo, en mi trabajo Soy un Negro Divino para mi mujer y mis amigos y un negro de mierda para los que quisieran ser tan feliz como yo.

Soy afrodescendiente seguramente pues, mi bis abuela era negra como chupetín de alquitrán.

Ahora quieren quitarme mi identidad, de la cual me siento muy orgulloso, es más, me hubiera gustado tener la piel mucho más oscura.

Llamarme negro no me discrimina si yo tengo claro que lo soy y no trato de ocultarlo.

Andan por la ciudad los “taxis” hombres y mujeres tan negros como yo teñidos de rubio. Las peluquerías  a fuerza de laceados transforman las motas en sedosas cabelleras.

Tendidas al sol de Punta del Este o Cabo Polonio, intentan quedar negras dos albinas.

Hoy trabaje como un negro, ayer también y espero que mañana, muchos blancos no tienen trabajo.

Erradicar del diccionario palabras no cambia nada, porque sería muy fácil erradicar: la violencia, la pobreza, la desigualdad, la inseguridad.

Todos somos iguales es una gran mentira, yo no soy igual a nadie, YO SOY YO, con mis virtudes y mis defectos, no me metan en una casilla.

Dicen que soy un negro fallado, soy de Nacional, no toco el tambor, tengo una mujer y dos hijos rubios de ojos claros, gritan NEGRO por la calle y me doy vuelta, nunca vote al partido nacional (para no ser blanco)

Hay cosas mucho más importantes para quemar las pocas neuronas que nos quedan
Al pan, pan Al vino, vino ...Al negro, negro

Compartir este post

Comentar este post

Alcides Mló 02/03/2013 18:16


Buenazzo Negro, así son las cosas, como Ud. las dice y no todo esta pavada importada que desconoce lo bueno nuestro. No al racismo, no al correctismo, sí a la sana espontaneidad. Un abrazo