Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Chile sigue cacareando que OEA carece de competencia en reivindicación marítima boliviana

27 Mayo 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

4900794745_60f9b33e6b.jpg


Santiago, 26 May 2012 (Notimex).- El canciller de Chile, Alfredo Moreno, reiteró hoy que la Organización de Estados Americanos (OEA) "carece de competencia para intervenir en la pretensión reivindicatoria marítima boliviana".
"Entre Bolivia y Chile existe el Tratado de Paz y Amistad de 1904 que fijó los límites entre ambos países", dijo Moreno en una entrevista que publicó este sábado el diario El Mercurio.
El ministro de Relaciones Exteriores del gobierno del presidente Sebastián Piñera subrayó que "nuestra posición es y ha sido siempre que la OEA, por tanto, carece de competencia para intervenir en la pretensión reivindicatoria marítima boliviana".
Moreno respondió así a una consulta del rotativo en torno al clima que espera encontrar en la 42 Asamblea General de la OEA, que se llevará a cabo del 3 al 5 de junio próximo en Cochabamba, Bolivia.
Añadió que la reivindicación marítima es "un tema que compete a ambos países, y Bolivia sabe que Chile no está dispuesto a alterar un tratado vigente por más de 100 años".
Bolivia exige a Chile le conceda una salida soberana al mar, la cual perdió en la denominada Guerra del Pacífico (1879-1883), en la que aliada con Perú enfrentó a Chile.
Moreno indicó que el camino correcto es el diálogo entre ambos países y el respeto de los tratados vigentes.
"Lo primero que tenemos que hacer es respetar lo que ya acordamos y partiendo de esa base, los dos países pueden siempre encontrar cosas que sean mutuamente satisfactorias", afirmó.
Respuesta Boliviana del Ing. Jorge Edgar Zambrana, Analista de Historia :
El Pacto Americano celebrado en Washington en Abril de 1890 ha establecido que :   “ la teoria de la conquista será repudiada por el Derecho Internacional Americano y no se reconoce y se considera nula toda cesión de territorio hecha bajo amenaza de guerra o en presencia de fuerza armada. La Nación que hubiere hecho tales cesiones, tendrá derecho para exigir su devolución ”.   Chile está impidiendo, por medio de arbitraria ocupación militar del Departamento del Litoral de Bolivia, el cumplimiento de este pacto.   Basta consultar las Resoluciones de repudio a la teoria de la conquista territorial mediante invasión armada  en la Primera Conferencia Internacional Americana de 18 de Abril de 1890, y contra la guerra de agresión en la Sexta Conferencia Internacional Americana de 18 de Febrero de 1928. 
La Octava Conferencia Internacional Americana efectuada en Lima el 22 de diciembre de 1938 ha resuelto que: “Se reitera como principio fundamental del Derecho Público de América, que no tendrán validez ni producirán efectos jurídicos la ocupación y/o la adquisición de territorios ni ninguna otra modificación o arreglo territorial o de fronteras mediante la conquista por la fuerza, o que no sean obtenidas por medios pacíficos. No se reconoce situaciones derivadas de los hechos antes mencionados, compromiso que constituye un deber que no puede ser eludido unilateral ni colectivamente”.
Las normas consagradas por la OEA en abril de 1948 rezan: “La victoria no da derechos.  El territorio de un Estado es inviolable; no puede ser objeto de ocupación militar ni de otras medidas de fuerza tomadas por otro Estado, directa o indirectamente, cualquiera que fuere el motivo, aun de manera temporal. No se reconoce las adquisiciones territoriales o las ventajas especiales que se obtenga por la fuerza o por cualquier otro medio de coacción”.
La intransigencia y prepotencia chilenas han llegado al extremo de increpar a la comunidad americana de que no se entrometa en los asuntos de la reivindicación marítima de Bolivia.
La Convención de Viena acordada en 1968 declara nulo todo tratado cuya celebración se haya obtenido por la amenaza, la coacción o el uso de la fuerza.
Las Resoluciones 2131, 2160, 2625, 2734, 2799, 2936, 2949, 3175, 3176 (I,7) y 3314 de la ONU de los años 1965, 1966, 1970, 1971, 1972 y 1973 afirman y reafirman categóricamente que la usurpación de territorios por la fuerza es nula, inadmisible e ilegítima, por lo cual los territorios ocupados deben ser obligatoriamente devueltos .
No se puede hablar de una Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) si no se exige la justicia evidente para Bolivia y no se deja de ignorar la atroz iniquidad de haber enclaustrado a un pueblo hermano y entronizado en América la política corrupta a la que sólo apelan los pueblos destituidos de justicia y que invocan a su favor la conquista, la fuerza bruta, la invasión y la usurpación. El deber y el honor imponen a las naciones la necesidad de protestar en nombre de la civilización y hasta del género humano, contra un país que conculca los sanos principios de derecho y equidad. Guardar silencio, observar delicada neutralidad, es hacerse cómplice del atentado despojador, copartícipe de tamaña inmoralidad y alevosía.
Chile, culpable de nuestra clausura geográfica, tiene la llave del grillete de la prisión que detiene nuestro progreso. Basta de eufemismos y de frases almibaradas de la cortesía protocolar. Que América y el mundo sepan que Bolivia ya no está dispuesta a seguir soportando en silencio esta situación humillante. No podemos continuar siendo, como Nación, un ave sin alas.
Mediante presión militar, se obligó a firmar el nefasto y ominoso tratado de 1904, el mismo que adolece de múltiples deficiencias, como ser :   1) El tratado fue firmado bajo presión, violencia militar e intimidación.    2) Fue firmado en ausencia de autorización del pueblo de Bolivia; ese tratado es un contrasentido gravísimo que ha sido llevado a cabo por un grupo de políticos que no eran los verdaderos representantes del estado plurinacional de Bolivia. Es un tratado agresivo que estrangula con formas sutiles de coacción a un Estado débil para hacerle firmar concesiones a favor de Chile; por lo tanto es nulo, porque considerarlo inamovible sería consagrar la expoliación y la depredación como norma de derecho internacional, y eso no puede ser.   3) Este tratado fue rechazado por la Cámara de Senadores de Bolivia del año 1904, con el voto de seis departamentos contra dos que lo aprobaron; por tanto, ese documento tiene vicio de nulidad, siendo inicuo, vergonzoso, deshonroso, lesivo y oneroso para Bolivia, ya que mata la soberanía nacional, y ha establecido el protectorado, tutelaje y colonialismo chilenos;  todo por el voto inconsciente de 42 imbéciles chilenófilos contra 30 honorables que combatieron el triste pacto que ha mutilado de muerte a Bolivia.   4) Existe anexión de territorios sin justo título ( basta consultar el libro  "El tratado de 1904 : la gran estafa" de Rodolfo Becerra de la Roca y la tesis de ingreso a la Academia Boliviana de la Historia, “El tratado de 1904 con Chile”, de Manuel Frontaura Argandoña).    5) El Tratado es injusto porque ha sido impuesto después de una invasión militar de conquista, ávida de expansiones territoriales, y afecta vitalmente al pueblo boliviano al haberlo enclaustrado geográficamente, atropellando sus derechos obligándolo a vivir sin su ancestral acceso soberano al mar, perjudicando de ese modo su progreso.  6) Chile incumple las cláusulas de libre tránsito al fijar unilateralmente las tarifas del mismo.  Hasta la fecha, Chile no ha pagado un solo centavo de indemnización por las propiedades salitreras de ciudadanos bolivianos en el litoral usurpado. Chile no permite a Bolivia crear agencias aduaneras en Mejillones y Tocopilla. Las mercaderías en tránsito a Bolivia sufren constantes robos, pérdidas, perjuicios, y toda clase de obstáculos y violaciones en los puertos de Arica y Antofagasta. Para los gobiernos de Chile, los términos de libre tránsito irrestricto establecidos en el tratado de 1904 están sujetos a la interpretación arbitraria dictada por sus conveniencias.
 

Ing. Jorge Edgar Zambrana
Analista de Historia

 

Compartir este post

Comentar este post