Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Colombia: AÚN ALCANZAREMOS LA ESPERANZA

6 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

POR: JHON JAIRO SALINAS

quindío


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REDEPAZ Quindío

En estos días, nuestras laderas han sido consumidas por el fuego. El sol intenso convierte todo en un seco pajonal; el cual al incendiarse, empuja hacia arriba manojos de candela que pretenden quemar el aire y el espacio sideral. Algunos terrenos se han oscurecido como manchones de carbón acumulado el verano a sido intenso y la lluvia bastante esquiva. Sin embargo en estas tierras tan benignas, en medio de este verano canicular, los arrayanes se despojan de su vestuario y, de sus lánguidos chamizos brotan, como el agua en el oasis, refulgentes flores amarillas, moradas y rojas. Arrayanes y ocobos seducen los ojos que los miran y tapizan los caminos con sus flores caídas, cual alfombra de color iridiscente.

Mientras la naturaleza se incendia por el verano, la sociedad Colombiana se incendia por el escalonamiento de la guerra, ningún sitio está vedado, todo lo sagrado es profanado. Los corazones se insuflan de odio y plomo.

Del campo ya no brotan hortalizas, frutas y legumbres si no fogonazos de metralla, rugidos de motosierra tasajeando manos, pies y cabezas de humildes campesinos. Los pájaros emplumados fueron reemplazados por metálicos aviones que esparcen glifosato y hongos asesinos que carcomen árboles, tuestan pastizales, envenenan las aguas e intoxican la tierra. Todo en nombre de un tal PLAN COLOMBIA que cuesta 7500 millones de dólares, de los cuales el 90% servirán para escalonar la guerra y el resto para aliviar las quemaduras que dejen los venenos, las bombas, la metralla y el desplazamiento campesino.

Al igual que en el campo, en la ciudad el conflicto se agudiza, la economía nos atosiga. Más impuestos, más desempleo, 20% de la población sin en que trabajar,

Más reformas tributarias, más prostitución, más drogadicción, más pobreza, los cinturones de miseria polulan como las moscas. El neoliberalismo o apertura económica acabó con la producción de café, con la producción de arroz, de algodón, de sorgo y millo; casi todo lo que comemos es importado y cada vez más costoso, por ello cada vez comemos menos y tenemos que pagar más y nuestras cocinas están vacías al tenor de tanta pobreza. El Estado se desentiende de sus funciones básicas, por ello asfixia a los hospitales y a la educación imponiendo actos legislativos; privatizar es la palabra de moda.

Pero como todo no puede imponerse por que los de a pie se levantan y pelean, entonces, e! congreso aprueba leyes de seguridad para deslegitimar la protesta, la movilización, el derecho a la libre sindicalización y asociación. En las universidades asesinan y desaparecen estudiantes por hacer valer el derecho a la educación pública gratuita, a los trabajadores les matan sus líderes por hacer valer reivindicaciones y sus derechos laborales, a los niños los mata la desnutrición y a las mujeres la tristeza.

Este país es un rugidero de muerte, al lado de hermosos paisajes naturales y exuberantes ríos, como cascadas danzarinas. Los de arriba aúpan la guerra para que los de abajo se enfrenten. Los políticos hablan de guerra por que no es con sus hijos, ni con su familia; es el pobre pueblo el que se mata. Pero ¿Qué hacer en medio de tanta desolación, pobreza, desempleo y abandono?

Todavía no podemos regalar una flor, darnos un abrazo, soñar con nuevas alboradas de brillantes gotas de rocío; por eso, nosotros venimos a hablar con el lenguaje de la paz, de la tolerancia, con el lenguaje de manos que se estrechan, no para ser dos manos, si no para ser manos unidas, como dijera el poeta GONZALO ARANGO nosotros somos los de la Guacamaya, la de plumas multicolor como el arco iris, los de la Kinich Kakmó, como le dicen nuestros indígenas al ave de fuego de rostro solar, para mencionarla como el ave de colores, con ojos brillantes y pura como el agua que nace de nuestras montañas.

Somos los indoblegables luchadores por la paz, los que creemos en nuevas alternativas que produzcan un mejor ser humano, digno de estas hermosas tierras; por lo tanto no creemos que aumentando helicópteros halcón negro se mejora el país. Tampoco dedicando cinco billones más para la guerra, se alcanzará la paz, por el contrario, será el dinero el que se debe invertir en la paz, pero no la paz de las palomas, ella es solo un símbolo de Noé, quien la envió a mirar si ya había desaparecido el diluvio, y ella trajo una rama de olivo. Tampoco la paz de las banderitas blancas, ellas son solo un símbolo que se agita en este mar de sangre. No, nosotros, los de REDEPAZ, los de la guacamaya, anhelamos una paz sin hambre, con empleo productivo, con equidad social, sin intolerancia política, sin niños inhalando pegante y sin ancianos olvidados y mendigos. Una paz con pan y trabajo. Una paz que no sea mezquina, ni de solo silenciamiento de fusiles, si no una paz tan grande como la que anhelamos después de tantas guerras.

 

Una paz que renueve la esperanza, como dijera el maestro JUAN RULFO:

"Uno ha creído a veces, en medio de este camino sin orillas, que nada habría después; que no se podría encontrar nada al otro lado, al final de esta llanura rajada de grietas y de arroyos secos. Pero, sí hay algo. Hoy un pueblo, se oye que ladran los perros y se siente en el aire el olor del humo, y se saborea ese olor de la gente como si fuera una esperanza".

 

Esa esperanza se traduce, para la mayoría de los Colombianos, en una paz integral con justicia social, equitativa y solidaria.

ALAS DE COLIBRÍ

 

Hoy propongo fundar, un partido de sueños

Taller donde reparar alas de colibrí;

Se admiten tarados, enfermos... gordos sin amor

Tullidos, enanos, vampiros y días sin sol.

 

Hoy quiero patrocinar; el cantor desahuciado

Esa crítica masa de Dios; que no es pos ni moderna.

Se admiten proscritos, rabiosos, pueblos sin hogar;

Desaparecidos, deudores de la banca mundial.

 

Por una calle descarada, por una mano

Bien apretada............alas, alas

 

Hoy voy hacer asamblea de flores marchitas

De desechos de fiesta infantil,

De piñatas usadas

De sombras en pena del reino natural

Que otorgan licencia a cualquier artefacto de amor.

Por el levante,

Por el poniente,

Por un deseo,

Por tanta noche,

Por el sol diario,

En compañía y

En solitaria.

(Silvio Rodríguez)

 

Y terminamos recogiendo las frases celebres de ese gran maestro y pensador latinoamericano del siglo XIX JOSÉ MARTI: "Que nuestros sueños y nuestras utopías, se conviertan en las realidades del mañana" y que la tan anhelada paz que queremos los colombianos se convierta en la realidad de hoy".

Compartir este post

Comentar este post