Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

La Vía Campesina en Cuba

6 Enero 2014 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

b_350_0_16777215_00___images_cuba.jpgLa agroecología puede duplicar la producción alimentaria de regiones enteras en 10 años, reduciendo al mismo tiempo la pobreza en el campo y reduciendo el cambio climático.”

Esta afirmación la hizo Olivier de Schutter, relator especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, presentando su informe en marzo 2011. Esta afirmación se basa en un trabajo de investigación en el mundo entero. En este informe, llamo con fuerza a los estados a adoptar políticas públicas ambiciosas en relación a la agroecología. 

Desde ya un buen tiempo se ha estado impulsando la agroecología dentro de La Vía Campesina (LVC), como paradigma para lograr la soberanía alimentaria. Prueba de esta dirección son las escuelas campesinas de agroecología existentes o en elaboración dentro del movimiento: actualmente son más de 40 en el mundo. Si bien estamos convencidos que la agroecologia es el camino, estos centros dan una respuesta a una pregunta que siempre nos parece más urgente: “como difundir la agroecología?”. En este contexto, el éxito del método "de Campesino a Campesino" en Cuba, a través de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), miembro de LVC, es un ejemplo inspirador para el movimiento. La ANAP y LVC organizaron el encuentro internacional bianual del "Moviemiento Agroecológico de Campesino a Campesino" entre de 17 al 24 de noviembre de 2013, y este fue una oportunidad para la Vía Campesina aprendiera mas de su experiencia exitosa.

De los 80 participantes extranjeros en el encuentro internacional (además de 200 cubanos y cubans), la mitad eran representantes de organizaciones miembros de la Vía Campesina: eran de América (Nicaragua, Panamá, Colombia, Brasil, Chile, Argentina, Haití, Estados Unidos, Canadá, México,…), y África (Mozambique, Mali, Zimbabue). La gran mayoría de ellos se quedaron una semana más para profundizar en el método de Campesino a Campesino, en un curso especial desiñado por los maestros/as de la ANAP. 

Campesino a Campesino: cuando la educación popular encuentra la agricultura

La transmisión del saber con Campesino a Campesino (CAC) rompe con la tradición vertical del técnico llegando al campo con su teoría para enseñar lo que debe hacer el "campesino ignorante." Aquí el protagonista es un campesino que tiene experiencias a compartir, desde su práctica en su propio terreno: el promotor. El es un nodo de reproducción de su conocimiento.

Nacido en Guatemala, llegado más tarde a México, Honduras y Nicaragua, es en la isla de Cuba que el método logró llegar a más familias: más de 100,000 en apenas 10 años. Logros que han podido conocer de cerca los participantes, visitando a fincas de promotores durante el encuentro internacional:

“Aprendí mucho, conocí a prácticas que no conocía como la lumbricultura, y la utilización de micro-organismos. Para mi es fundamental que estas técnicas sean conocidas por todo el mundo, por todos los campesinos.,"Mamadou Coulibaly (CNOP-LVC, Mali)

“Es la prueba que si se puede producir sano, sostenible, contrariamente al discurso que se escucha muchas veces que sería muy lento, que no puede competir.” Nury Martinez Silva (FENSUAGRO-LVC, Colombia)

Aprendiendo de la experiencia de la ANAP

b_350_0_16777215_00___images_semillascuba.jpg


En el centro Necito Pérez, los maestros de la ANAP transmitieron lo que ellos y ellas hacen en términos de formación de formadores. Presentaron de forma dinámica los principios de base del CAC, así que técnicas como el diagnostico participativo, permitiendo de analizar una finca con indicadores, para identificar los problemas y clasificar la finca según su nivel de integración agroecológica. Se elaboraron en trabajo de grupo propuestas de talleres para tratar temas específicos como: conservación de suelos, crianza sostenible de animales, manejo ecológico de plagas, producción y conservación de semillas locales,… 

Sin embargo, los participantes tenían niveles muy diferentes en términos de práctica de educación popular, y el curso permitió identificar esta necesidad de ampliar la formación en este sentido en los procesos de LVC, hasta en el curso mismo, como lo expresaron algunos formadores.

“Creo que se desperdicio la oportunidad para conocernos más en el curso, porque había mucha gente nueva, y la estructura del curso fue muy tradicional”,Yorlis Luna Delgado (IALA Mesoamérica, Nicaragua)

Si un principio se demarcó particularmente, sería el primero del CAC: empezar despacio y en pequeño. Lograr rápidamente un resultado motiva a la persona, y es un factor esencial para la reproducción de esta experiencia, como de su ampliación, el próximo paso...

“Personas pequeñas haciendo cosas pequeñas en espacios pequeños pueden cambiar el mundo.”, Eduardo Galeano.

Más que un método, un movimiento social

Pero lo que impresiona en Cuba es el factor de reproducción logrado de estas experiencias pequeñas. El "periodo especial" vivido por Cuba desde la caída de la Unión Soviética hizo urgente la necesidad de producir fuera del modelo convencional, sin necesidad de insumos externos indisponibles por el bloqueo económico. Pero la transformación de un método pedagógico en movimiento social parece ser una llave para entender su éxito.

“Pues esto me impresionó. Creía que era una política de estado la agroecología en Cuba pero ahora me he dado cuenta que es una decisión del ANAP! Una organización que existe desde 1961 y que toda su dirección asumió la responsabilidad de implementar la agroecología y el método.” Nury Martinez Silva (FENSUAGRO-LVC, Colombia)

“Si el movimiento es fuerte, el estado no tiene otra opción que de apoyarlo”, Mamadou Coulibaly (CNOP-LVC, Mali)

Como organización la ANAP no solo implementó el método como tal existía, con promotores y facilitadores organizando las formaciones, sino que añadió la función de coordinador, un cuadro de la ANAP quien actua a nivel municipal, así que hizo muchas alianzas con instituciones e investigadores en los territorios locales. Todo el sistema está facilitado por la estructura de producción en cooperativas, los facilitadores actuando a este nivel, de forma voluntaria a menos que la cooperativa decide pagarlos.

La relación ANAP-Vía Campesina 

b_350_0_16777215_00___images_anap1.jpgDurante un encuentro con la dirección de la ANAP, los delegados extranjeros de LVC presentaron sus planos a futuro, su compromiso con la ANAP y  Cuba e hizo algunos pedidos a la ANAP.

La formación de una red de escuelas campesinas de agroecología en LVC tiene un lugar central en el futuro. De estas escuelas, las africanas en Mali, , Mozambique, y Zimbabue, y las nuevas escuelas latino-americanas de Colombia (IALA región andina) y Nicaragua (IALA Mesoamérica), así como una escuela provincial de Colombia, estuvieron representadas en Cuba. Esta red quiere tener un mapeo, sistematizar las experiencias y socializarlas. 

LVC se declaró solidario con Cuba, para parar el bloqueo, se comprometió a ofrecer su apoyo internacional. Al mismo tiempo, pidió a la ANAP ampliar su presencia dentro de LVC, dado su caso ejemplar en el empeño de la agroecologia. Se pide que la ANAP juegue un papel importante en la construcción de la red de escuelas.

A la conclusión del curso, muchos hablaron del amor que sintieron por el pueblo cubano. Compartimos valores, dijo Ariel de CNA-LVC Colombia: ¡dignidad, solidaridad, amor y unión!

Repensando la agroecología… 

 
“Sería interesante hacer un inventario de la prácticas agroecológicas en cada país, y que nos encontramos a partir de allí, para dar un contenido a la agroecología, validarlo. Y llegar a un catalogo de las buenas prácticas dentro de LVC. Con esto, lo podemos defender en cualquier lugar y en primero en nuestros países”,
Mamadou Coulibaly (CNOP-LVC, Mali)

b_350_0_16777215_00___images_repensando.jpgSe pudo ver a lo largo del evento que todavía falta trabajo en asentar lo que entendemos por agroecología, sobre su carácter sistémico, integral, holístico. Varias veces se pude percibir que todavía es visto como mera técnica. La agroecología es tradicionalmente presentada como puesta sobre tres pilares: la técnica agrícola, la investigación y la parte de la militancia que la identifica como movimiento social. Una pregunta que surge del método Campesino a Campesino podría ser la siguiente: no sería la educación popular un cuarto pilar fundamental de la propuesta agroecológica? No sería este método, esta filosofía educativa, una condición necesaria para llegar a la difusión de la agroecología? Como la educación popular nos permite repensar nuestras organizaciones y sus estructuras de poder? Como puede modificar las técnicas agrícolas, valorizándolas por su carácter popular? Como puede cambiar la investigación científica, mirando al campesino como el científico del campo? En otras palabras, no sería la agroecología más coherente si la miramos en todos sus aspectos sobre la luz de la educación popular? Esto significaría que no se puede dejar de lado la pedagogía, sino más bien colocarla al centro de todos nuestros procesos, no solo educativos, sino también de organización y de investigación.

Velitas desde Cuba para el mundo

b_350_0_16777215_00___images_velitas.jpgSin duda, falta mucho camino para lograr hacer de la agroecología el nuevo paradigma de la agricultura mundial, a pesar del reconocimiento público de esta necesidad a través de la ONU. Frente a esto, las dos semanas pasadas con la ANAP en Cuba dejaron tanto enseñanzas como preguntas para LVC. ¿Cómo aplicar Campesino a Campesino a su contexto particular, dentro de países dominados por el neo-liberalismo? ¿Cómo forzar nuestros gobiernos en todos los niveles a adoptar nuestra definición de la agroecología, como LVC lo está logrando con la soberanía alimentaria? ¿Cómo orientar las políticas públicas hacía este objetivo de mayor importancia¿

Me voy de aquí pensando que la primera tarea que tengo que cumplir después de este curso es reunir mi organización y la dirección de la organización, para compartir los conocimientos, para que ellos se entusiasman tanto como yo, para empezar a colocar esto en práctica con nuestras organizaciones de base.”, Nury Martinez Silva (FENSUAGRO-LVC, Colombia.

¡Globalicemos la lucha, globalicemos la agroecología, globalicemos la esperanza!

Sébastien Meyer, Rencontre des Continents asbl, enviado epescial para LVC.

Compartir este post

Comentar este post