Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Pretendida Represa El Diquis en Costa Rica quiere imponerse al caballazo

28 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

  
 

La idea de la faraónica represa tiene más de 50 años: primero se llamó Boruca, luego Veraguas y ahora Diquis; el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha replanteado una y otra vez su diseño y ahora se habla de un embalse de unas 6.800 hectáreas, la mitad del embalse originalmente proyectado. Para el año 2000, las obras, valoradas en $1.500 millones, comenzarían a ejecutarse a partir del año 2003 y siete años después la central entraría en operaciones. Como el ICE no posee los recursos económicos para financiar el proyecto, se ha venido buscando alianzas estratégicas con grandes empresas extranjeras, dentro del marco de la política neoliberal predominante.

"La presidenta Laura Chinchilla para no afectar el megaproyecto El Diquis y posiblemente otros proyectos hidroeléctricos y algunos otros en agenda de la presidencia para "desarrollar" territorios indígenas, quiere saltarse a la garrocha la Consulta a los Indígenas. Queda claro que no es nuevo o diferente tal vez lo que esperábamos con este mencionado proyecto. Muchas veces se ha discutido por qué el estado lo legisladores y poder ejecutivo cuestiona que los indios no estamos unidos o no hay una misma posición al respecto."

Hoy, la hidroeléctrica más grande del Istmo es El Cajón (300 megavatios), ubicada en Honduras. En Costa Rica, es Angostura (Turrialba), con 177 MW.

 

Los opositores a la represa 

 

Los opositores al proyecto advierten una amenaza a su patrimonio cultural, a la historia y a su ecología.

A la laguna Carci, en territorio Térraba, los nativos la consideran sagrada e intocable, pero según los teribes el proyecto Diquís la borraría del mapa pues está dentro del área de embalse.

Para los indígenas, hombre y montaña son uno, por ello tocar la naturaleza es herir su cuerpo. Además, una tercera parte del territorio por inundar es bosque primario y secundario, el resto pastizales.

Pero si de incógnitas hablamos, la cultural es una tan compleja como la historia de esos pueblos: es nuestro segundo escenario de análisis.

Sólo la construcción del proyecto supone la llegada de 3.500 trabajadores, foráneos y locales. El tema es más delicado, tratándose de una zona tan rica.

 

Los nativos lo consideran un golpe bajo el embalse, tal vez por que es la tierra de sus ancestros.

Casualmente los palenques han visto de cerca el tercer escenario de discordia: el de la legalidad.

Exposiciones, talleres, como sea, la información ya circula en las calles de la región: el ICE habla de 2 instrumentos para hacerse de los terrenos inundables tales como la expropiación o la reubicación.

La reacción de los 1.100 vecinos y propietarios de tierras de las 7 comunidades que quedarán bajo el agua y de los 8 pueblos que serán parcialmente inundados son diversas. La reubicación de los pueblos es apenas una posibilidad, pero todo queda sujeto a lo que digan las autoridades ambientales y judiciales del país.

Unos le resisten a marcharse, otros tienen algún asomo de esperanza y hay quienes son más optimistas. La cuenta regresiva ya comenzó: para unos se trata de un conteo hacia el despegue, pero para otros es un viaje sin regreso.

Precioso pasado precolombino sería afectado por megarepresa tica

 

Osa resguarda en sus sitios arqueológicos una gran cantidad de esferas de piedra precolombinas, esculturas indígenas monumentales únicas en el mundo pues solo se han encontrado en el delta del Diquís. Se pretende que Unesco  declare patrimonio mundial al delta del Diquís, la planicie regada por los ríos Térraba y Sierpe, en Osa.

Palmar Sur, Osa. septiembre de 2007 En nuevas excavaciones efectuadas en Finca 6 –donde están las esferas de piedra en su sitio original–, un equipo de arqueólogos del Museo Nacional de Costa Rica encontró los restos de una vivienda precolombina que data del año 1.150 después de Cristo y se halla en buen estado de conservación. Se trata del segundo palenque indígena precolombino hallado en el sitio: el primero se ubica a 80 metros de esta estructura y fue desenterrado en el 2005, también en unas excavaciones científicas del Museo Nacional.

  Esferas de piedra Costa Rica Las enigmáticas esferas de piedra de Costa Rica Alberto Sibaja A. sibowak@ice.co.cr. RESUMEN. El Delta del Diquís, ubicado en el pacifico Sur de Costa Rica, ... www.rupestreweb.info/esferas.html - En caché - Similares

Mujeres teribes se pronuncian a favor de Ley de Autonomía | Amauta Mujeres teribes se pronuncian a favor de Ley de Autonomía. Publicado el: Lunes, 9 de agosto del 2010. Artículo publicado en Amauta con permiso de la autora ...
revista-amauta.org/.../mujeres-teribes-se-pronuncian-a-favor-de-ley-de-autonomia/ -

 

   

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN DE MUJERES ORCUO DBON MANO DE TIGRE TÉRRABA

por Elides Rivera Navas

Que significa no dar trámite al proyecto de ley sobre la autonomía expediente 14352  de los pueblos indígenas de Costa Rica porque según afecta el mega  proyecto de inversión EL GRAN DIQUIS.

Una vez más vemos como en Costa Rica se violentan los derechos humanos de los pueblos indígenas en su diversidad. La forma de cómo está el estado acostumbrado a abordar temas de legislación y derechos indígenas.

Según la legislación indígena vigente en este país dice textualmente que los territorios o reservas indígenas son inalienables, intransferibles, únicos y exclusivos de estos pueblos originarios.

En año 92 se ratifica el convenio 169 de la OIT en nuestro país, de igual manera año 2007 en el mes de noviembre se firma la declaración universal de los derechos humanos indígenas del cual Costa Rica también es parte, sin embargo cada día es más decadente la aplicación de estos derechos en nuestro país. Este proyecto de Ley 14352 tiene aproximadamente 20 años de estar en la corriente legislativa, se ha consultado dos veces para nosotros esto es mucho recurso económico humano y técnico para que los políticos lo hayan utilizado para campañas políticas. Como mujeres indígenas fieles creyentes en la defensa en nuestros derechos originarios es importante que se defina el destino de este expediente.

Así tomaremos medidas o nuevos caminos para ejercer derechos indígenas aplicables. En consecuencia, según este proyecto no se estaría por mandato de la presidenta de la Republica Doña Laura Chinchilla para no afectar el megaproyecto El Diquis y posiblemente otros proyectos hidroeléctricos y algunos otros en agenda de la presidencia para desarrollar territorios indígenas. Queda claro que no es nuevo o diferente tal vez lo que esperábamos con este mencionado proyecto. Muchas veces se ha discutido por qué el estado lo legisladores y poder ejecutivo cuestiona que los indios no estamos unidos o no hay una misma posición al respecto.

Pero como vamos a estar unidos si el estado por medio de sus instituciones oficiales como ADIs, CONAI, DINADECO las fortalece con recursos económicos y de oficialistas en la toma de decisiones de nuestros territorios, aunque no entiendan que son derechos indígenas, o que es una persona no indígena usurpando tierras indígenas.

Cuando analizamos que en Costa Rica se han firmado muchas leyes, decretos, convenios y declaraciones que amparan a estos pueblos en su derecho, a la naturaleza, educación, salud, gobernabilidad indígena, a derecho a decidir sobre lo que afecta positivo o negativo a la población indígena. Pero cuando pedimos que se aplique lo que dice estos instrumentos legales en la materia que sea, lo primero que nos piden como requisito si una es afiliada a la asociación de desarrollo si lleva algún documento firmado por el presidente o la presidenta de la ADI.

Si no aquí le atendemos cuando traiga estos documentos que pedimos así es como el consejo municipal de Buenos Aires se ha dado a la facultad de enviar un acuerdo a los diputados pidiendo que no se apruebe el proyecto de ley 14352 o de lo contrario que se le cambie el nombre a ley de esclavitud de los indígenas.

Como no van a pedir esto si estudiamos cada uno de los concejales todos son poseedores en tierras indígenas y no de buena fe como lo están demostrando.

Como mujeres indígenas, madres, hermanas y compañeras de nuestros hermanos luchadores que hemos trabajado, analizado cada palabra o frase para garantizar la vida a nuestros hijos, hijas, nietos y nietas. A lo largo de este tiempo en la elaboración de este proyecto pedimos que se defina a corto tiempo es necesario para el bienestar de nuestros pueblos.

Elides Rivera Navas pertenece a la Asociación de Mujeres Indígenas

revista-amauta.org/.../08/autonomia-1024x768.jpg

Los defensores de la represa

Los defensores de la obra hablan de empleo, auge del turismo y mucho respeto por el nativo, al punto que las 1.100 personas por reubicar debido a la construcción del embalse son campesinas, no indígenas.

Esta obra fue declarada de interés público en febrero de 2008 por el gobierno de Óscar Arias y al parecer su objetivo es ampliar la capacidad energética del país, cifrada en 2.100 megavatios en la actualidad por lo que desean duplicarla en un plazo de 10 años.

Lo que fue tierra de indios por siglos en poco tiempo albergaría el proyecto hidroeléctrico más grande del Istmo: una obra de 1.850 o 2.000 millones de dólares, lo cual es casi lo mismo y daría margen a "la mordida" de reglamento de los lobbistas. Se dice que abastecerá a 1 millón de familias y suplirá una creciente demanda del 6% anual. Se dice que la capacidad productiva de Diquís, en el río El General, sería de 622 megavatios y equivaldría a la tercera parte del parque eléctrico del país (2.000 megavatios)

El ICE reconoce el impacto y asegura que tomará medidas para mitigar los efectos, como por ejemplo la reforestación: miles de árboles (¿?) que se plantarán pronto en los alrededores.

Otra medida consiste en tratar las aguas utilizadas en la producción de electricidad, de tal manera que retornen al cauce del río Térraba con características químicas similares.

Sin embargo, hay aún situaciones que son una incógnita: preguntas que deberá resolver el estudio de impacto ambiental que el ICE presentará a la Secretaría Técnica Ambiental (SETENA) a más tardar en julio del 2011.

Ubicación 

El proyecto El Diquís y se ubica al sur de Costa Rica, entre Buenos Aires, Osa, y Pérez Zeledón.La represa se emplazaría unos 4 kilómetros aguas arriba del puente sobre el tramo superior del río General, cerca del Brujo. 4 kilómetros de la carretera Interamericana Sur quedararían bajo el agua.

Ingeniería

Un túnel de 11 kilómetros transportaría las aguas del embalse a la casa de máquinas ubicada muy cerca de Palmar Norte. Una vez utilizadas para la producción eléctrica, un túnel de descarga reintegrará esas aguas al curso del río Grande de Térraba. El Diquís creará un embalse de 55 kilómetros cuadrados con el río General y reubicará a 1.100 personas.

El lago guardará agua de un año seco a uno húmedo. Aunque esa laguna es menor que la de Arenal, su potencia será 2,6 veces mayor gracias a que el agua entrará a las turbinas, instaladas bajo tierra, luego de una caída de 290 metros.

La obra cuesta $1.850 millones, más que cualquier obra pública en la historia del país (la ampliación del canal de Panamá, por ejemplo, cuesta $5.250 millones). Pese a su alto costo, el precio de la energía producida en El Diquís será uno de los más bajos: $0,07.

 

 


        

 

 

Estudios preliminares

Aunque la obra como tal no ha arrancado, ya el ICE trabaja en estudios técnicos, ambientales y sociales para valorar la viabilidad del proyecto: la meta es comenzar a construirlo en el 2016. Cada palazo y cada movimiento de tierra deja al descubierto 2 clamores en toda la región: uno a favor de la obra y otro en contra.

El ICE alega estar en una fase de exploración técnica, social y ambiental, de hecho los estudios de impacto ambiental apenas serían presentados ante SETENA a finales de año 2010.

 

Reubicar gente para hacer planta El Diquís cuesta $60 millones

  • Compra de tierras representa el 3% del costo total de la planta de $2.000 millones.
  • Instituto tendrá que ejecutar 1.500 expropiaciones para desarrollar proyecto.



La reubicación de las familias que viven en parte de los terrenos donde se va a construir la planta hidroeléctrica El Diquís le costará al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) unos $60 millones.

Esto representa el 3% del costo total de la inversión, que se calcula en unos $2.000 millones.

El Instituto necesitará 55.000 hectáreas para desarrollar el proyecto, lo cual obligará al traslado de 1.200 personas, incluyendo algunos pobladores indígenas.

Además, la institución tendrá que ejecutar 1.500 expropiaciones y trasladar a más de 260 familias cuyas tierras serán anegadas.

La empresa estatal está buscando terrenos en pueblos cercanos para trasladar a estos pobladores.

A cada finquero se le pagará su propiedad, pero el ICE tampoco descarta que tenga que ayudar en la reinstalación de los pueblos.

“Estamos obligados a ayudarle a la gente; si tenemos que construir lo haremos, pero son decisiones que se tomarán en común con ellos”, expresó Pedro Pablo Quirós, presidente ejecutivo del Instituto.

Por ejemplo, la entidad reparó 75 kilómetros de caminos de lastre que le servirán para la construcción de la planta y a los vecinos.

Para el funcionario, las expropiaciones constituyen una etapa compleja en el desarrollo del megaproyecto y es la principal amenaza para terminar en la fecha fijada.

Por ahora, el Instituto está abierto a comprar las fincas de aquellos propietarios que tengan interés en venderlas en forma inmediata, pero les permitirá mantenerse en ellas y explotarlas hasta que se construya el embalse.

El Diquís es el más grande de los proyectos energéticos del ICE. Desplazará al complejo Arenal-Corobicí -Sandillal como la mayor generadora del país y será una de las tres más grades del istmo.

La hidroeléctrica tendrá una capacidad instalada de 630 megavatios (MW) y su entrada en operación está prevista para diciembre del 2016. El ICE aportará entre 20% y 25% de la inversión. Confusión. Otro de los escollos que ha tenido que superar el Instituto en este proyecto es la falta de títulos de propiedad en algunas de las localidades indígenas por expropiar.

En ese campo, dijo Quirós, han hecho un trabajo muy meticuloso, por unos dos años, para hablarle a la gente del registro de propiedad porque algunos vecinos desconocen totalmente esa figura.

Para hacer más viable el proceso de negociación e información con los vecinos donde tendrá influencia el proyecto, la institución ha establecido comités locales.

La compra de las tierras para desarrollar la planta se considera parte de la inversión del proyecto.

El Instituto todavía está analizando diversos esquemas de financiamiento para determinar cuál sería el más apropiado.

Una de las posibilidades en estudio es realizar la inversión en asocio con una compañía extranjera.

El ICE ya conoce del interés que tienen empresas chinas, brasileñas y mexicanas de asociarse para participar en la inversión.


Fuente: http://www.nacion.com/2010-03-29/ElP...is2311997.aspx

La exportación eléctrica

El ICE forma parte del proyecto SIE-PAC para interconectar todo el sistema electrico del istmo y la idea es vender excedentes a los paises vecinos.

 

El Diquís sustituye el gran proyecto Boruca

El ICE escogió la planta El Diquís para sustituir al ambicioso proyecto hidroeléctrico Boruca porque tiene impactos sociales y ambientales mucho menores.

 

La diferencia entre el antiguo boruca y el diquis... el azul es el embalse de la primera proupuesta, el naranja es el nuevo

Ambas obras se desarrollarían con ríos de la zona sur (aún inexplotada por el sector eléctrico) y constituían importantes soluciones para abastecer la demanda de energía del país.

La idea de Boruca nació en los 60 para abastecer una posible industria de aluminio en la zona y, luego, se le consideró vital para la expansión eléctrica nacional.

Sin embargo, ese proyecto obligaba a movilizar 2.500 personas, mientras que El Diquís, a 1.100.

El embalse de Boruca habría cubierto 12.500 hectáreas, de las cuales una tercera parte eran territorios indígenas. El Diquís, en cambio, inunda 6.800 hectáreas, de las cuales solo el 12% son indígenas.

La laguna del primer proyecto incluso habría inundado importantes comunidades indígenas como Rey Curré.

Boruca también obligaba a reconstruir 38 kilómetros de la carretera Interamericana sur y, el Diquís, solo 3,6 km.

Otra desventaja de la obra nacida en la década de los 60 es que retenía casi la totalidad del río Grande de Térraba y afectaba en forma directa los humedales Térraba-Sierpe.

Eso no quiere decir que El Diquís no afecte ese humedal, pero los técnicos del ICE prevén que el efecto será menor.

Pese a todas estas diferencias, la potencia de ambos proyectos no es muy diferente. Boruca era de 832 megavatios y El Diquís, de 631 megavatios.

Greivin Mayorga, director de Proyectos del ICE, dijo que Boruca no queda descartado, pues se podría desarrollar en el futuro. El Diquís fue escogido en el 2006 luego de un estudio técnico.

Instituto ofrece a 1.100 personas reubicar sus pueblos
Esteban Oviedo | eoviedo@nacion.com
El ICE identifica lugares para reubicar a 1.100 personas cuyos pueblos serán inundados por el proyecto El Diquís, en la zona sur.

La entidad encontró 17 sitios con características similares a las zonas por anegar, pero desea que los mismos afectados los escojan.



Entre los pueblos que serán inundados están El Ceibo, Parcelas, La Tinta, Ocochovi, Caracol, San Miguel, Remolino y La Gloria. En ellos, viven 268 familias, de las cuales 36 son indígenas.

Evelio Fallas, vecino de El Ceibo dedicado a vender productos que siembra en sus tierras, espera que el proyecto promueva el turismo.

Él espera ser reubicado en la Fila Brunqueña, en donde podría dedicarse a ese nuevo negocio. “Ojalá que no haya desventajas porque queremos que sea lo mejor para toda la ciudadanía, especialmente para los niños”, agregó.

Al igual que Fallas, varias personas consultadas dijeron estar informadas del proyecto, no expresaron una oposición radical y esperan beneficios.

El ICE también tiene un equipo de profesionales en busca de yacimientos arqueológicos en un radio de 90 kilómetros cuadrados.

La entidad, además, evalúa cómo minimizar los efectos de la reducción del caudal del río General a partir del punto en el que se colocará la presa que creará el embalse.

Ese cauce alimenta al Grande de Térraba, el cual a su vez nutre los humedales de Sierpe. El General tiene un caudal promedio de 177 metros cúbicos por segundo, pero solo le quedarán de 16 a 20 m³.

Elías Alfaro, funcionario del ICE, prevé que el efecto no será tan fuerte porque, 20 kilómetros después de la presa, el Térraba es alimentado por el río Coto Brus.

Grevin Mayorga, director de Proyectos del ICE, sostuvo que la intención es tener un acercamiento transparente con los afectados: “Cualquiera puede sesgar la opinión si la gente no está informada”. El funcionario adujo que estas comunidades se han sentido abandonadas por el Estado y ahora la entidad busca encontrar soluciones a sus problemas y desarrollar nuevas actividades.

Esteban Oviedo | eoviedo@nacion.com

 

Sala IV declara sin lugar recurso contra PH El Diquis en Térraba

Sostiene no irrespetar convenio 169 de OIT sobre pueblos indígenas

Fuente: elpais.cr  | 19/06/2010
 

San José (elpais.cr) - La Sala Constitucional declaró sin lugar un recurso de amparo interpuesto por indígenas de Térraba, en el sur de Costa Rica, contra el Proyecto Hidroeléctrico El Diquis, del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Según el voto 9536-10, los recurrentes alegan que el Proyecto Hidroeléctrico El Diquis se ubica en el Cantón de Buenos Aires, Provincia de Puntarenas, y el megaproyecto consiste en una represa sobre el río Térraba, en la zona de la desembocadura del río Veraguas, en territorio indígena.

Manifiestan que esa obra provocará impactos ambientales como la pérdida de la biodiversidad acuática del río Grande de Térraba, que según el mismo Instituto recurrido en caso de desarrollarse generará una disminución en las poblaciones de especies acuáticas. 

Indica que el río se verá afectado en su caudal y en la calidad de sus aguas,  asimismo el proyecto provocará la pérdida de ecosistemas terrestres de la cuenca del Río Grande de Térraba, la disminución y pérdida de prestación de bienes y servicios ambientales que se desarrollan en este.

“Este Tribunal considera que no existe fundamento para variar el criterio vertido en esta sentencia. Por lo tanto, no se constata irrespeto del convenio no. 169 de la organización internacional del trabajo, ya que, como se mencionó, el proyecto está apenas en una de sus fases iniciales, por lo que no se puede concluir que, hasta esta etapa, se hubieran irrespetado el mencionado convenio”, justifica la Sala IV.

Sobre la presunta violación al artículo 50 de la Constitución Política, sostiene que  al comprobarse que el Proyecto Hidroeléctrico El Diquís, presentado ante la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA), se encuentra en proceso de evaluación ambiental, por lo que constituye una de sus fases iniciales, el cual fue aprobado mediante la resolución número 2174-2007-SETENA del 7 de noviembre de 2007 de SETENA, así como las obras iniciales.

“El Tribunal considera que los cuestionamientos de los recurrentes no han encontrado sustento probatorio en este expediente”, asegura el voto.

“Por consiguiente, no se acreditó que los recurridos hayan iniciado obras que dañen el ambiente y la fauna del territorio indígena con este proyecto, ya que, como se mencionó, se encuentra en la fase de estudios de impacto ambiental y técnicos en la cuenca del Río Terraba, por lo que no es la etapa constructiva sino la fase de investigación”, sostiene.

Agrega que el recurso de amparo resulta prematuro, “pues, por el momento no se ha concretado ninguna violación a los derechos fundamentales de los presuntos agraviados que se demanda a partir de una posible concreción de un proyecto hidroeléctrico, procede declarar sin lugar el recurso”.

El Recurso de Amparo fue planteado, el 10 de marzo anterior, por Enrique Rivera Rivera, vecino de la Comunidad Indígena de Térraba y Byron Reyes Ortiz, de esa misma comunidad, contra el Instituto Costarricense de Electricidad.

De acuerdo con la información, el área del embalse o zona que quedaría bajo las aguas sería de 6009 hectáreas, tendrá un nivel máximo de 320 metros sobre el nivel del mar y producirá 3500 gwh por año.

Indican que dicha obra es una represa de "aprovechamiento por derivación del agua", esto significa que "la casa de maquinas" donde se localizarán las turbinas que transforman la energía, no estarían ubicadas en el sitio de la represa, sino 2 kilómetros aguas abajo de Palmar Norte.

Rivera y Reyes señalan que para transportar el agua será necesaria la construcción de un túnel de 13.2 kilómetros de largo que atravesaría las montañas hasta una caverna subterránea donde estará "la casa de maquinas" y luego a través de otro túnel descargar el agua en el Río Térraba a 16 kilómetros del Humedal Térraba Sierpe.

Actualmente, el proyecto cuenta con los permisos de preinversión, inversión, estudios geológicos y factibilidad otorgados por la SETENA.

Los recurrentes manifestaron que esa obra provocará impactos ambientales como la pérdida de la biodiversidad acuática del río Grande de Térraba, que según el mismo Instituto recurrido en caso de desarrollarse generará una disminución en las poblaciones de especies  acuáticas.

De acuerdo con informes el río Grande de Térraba se verá afectado en su caudal y en la calidad de sus aguas, ya que la represa retendrá cerca del 55% del agua total de la cuenca, o sea, que río abajo habrá la mitad del agua que existe en la actualidad.

Agregan que el proyecto provocará la pérdida de ecosistemas terrestres de la cuenca del Río Grande de Térraba, la disminución y pérdida de prestación de bienes y servicios ambientales que se desarrollan en este.

Asimismo, ocasionará implicaciones negativas en el Humedal Térraba Sierpe debido a que los humedales marinos, estuarinos y palustrinos de la cuenca baja de los ríos Térraba y Sierpe, constituyen un hábitat de vital importancia como sitios de alimentación, reproducción y refugio para una gran diversidad de fauna y flora silvestre.

Reyes y Rivera Mencionan que la autoridad recurrida está violentando los derechos humanos de los pueblos indígenas consagrados en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ya que el mismo establece que los pueblos indígenas "deberán tener el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe el proceso de su desarrollo", y las autoridades recurridas no ha consultado ni informado a los indígenas que quieren hacer en sus territorios.

Por último con el desarrollo del Proyecto Hidroeléctrico El Diques, informan que “se van a inundar pueblos indígenas, lo que causaría una vez más la pérdida de tierra - declaradas legalmente como territorios indígenas - por parte de estas comunidades, ya que según documentos oficiales del Instituto accionado, el proyecto inundaría totalmente entre 600 a 1000 hectáreas del territorio indígena de Térraba y entre 57 y 73 hectáreas del territorio indígena China Kichá, pueblos que no han sido debidamente consultados por parte del recurrido y ni siquiera cuentan con información básica del proyecto para saber cual será su destino. Comunidades campesinas como Ceibo, Las Pilas, Remolino, Llano Grande, La Gloria, La Tinta, Ocochovi y Colinas quedarían bajo el agua, al igual que muchas parcelas ubicadas en la margen derecha del río y aproximadamente 1068 personas tendrían que ser reubicadas”.

              

Los representantes indígenas consideran que tal actuación lesiona los derechos fundamentales consagrados en los artículos 45 y 50 de la Constitución Política, por lo que solicitan se declare con lugar el recurso y se ordene la paralización total de la obra.

Foto Principal: 1319353
En el 2000 empleados del ICE trabajaban en el proyecto Boruca.
 

Plan Boruca tuvo oposición de indígenas 30 años
ICE desiste de construir gran planta hidroeléctrica en zona sur

Instituto opta por proyecto de planta más pequeña y de menor impacto
Estiman que nueva generadora de energía operará en el año 2016

Pasan los años y los lobbistas vuelvena desempolvar sus faraónicos proyectos

 

------

Escribió para El Polvorin Blog Malcolm Allison

malcolm.allison@gmail.com

 

Compartir este post

Comentar este post